DOF: 12/07/1995
RESOLUCION final de la investigación antidumping sobre las importaciones de sosa cáustica lí­quida, mercancí­a comprendida en la fracción arancelaria 2815.12.01 de la Tarifa de la Ley del Impuesto General de Importación, originaria y procedente de los Estados Unidos de América.
.
Diario Oficial de la Federación 1995

Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos Mexicanos.- Secretaría de Comercio y Fomento Industrial.

RESOLUCION FINAL DE LA INVESTIGACION ANTIDUMPING SOBRE LAS IMPORTACIONES DE SOSA CAUSTICA LIQUIDA, MERCANCIA COMPRENDIDA EN LA FRACCION ARANCELARIA 2815.12.01, DE LA TARIFA DE LA LEY DEL IMPUESTO GENERAL DE IMPORTACION, ORIGINARIA Y PROCEDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA.

Visto para resolver el expediente administrativo 44/93, radicado en la Unidad de Prácticas Comerciales Internacionales de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial, de conformidad con los siguientes:

RESULTANDOS

Presentación de la solicitud

1. El 7 de octubre de 1993, las empresas Cloro de Tehuantepec, S.A. de C.V., e Industria Química del Istmo, S.A. de C.V., a través de su representante legal, solicitaron ante la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial, en adelante la Secretaría, la aplicación de cuotas compensatorias y el inicio de la investigación antidumping correspondiente, sobre las importaciones de sosa cáustica líquida originaria y procedente de los Estados Unidos de América.

2. A decir de las solicitantes, dichas importaciones, en el periodo comprendido de enero a junio de 1993, se efectuaron en condiciones de prácticas desleales de comercio internacional, en su modalidad de discriminación de precios, según su interpretación de los artículos 28 y 30 de la Ley de Comercio Exterior, en lo sucesivo la Ley.

Empresas solicitantes

3. Cloro de Tehuantepec, S.A. de C.V., e Industria Química del Istmo, S.A. de C.V., constituidas conforme a las leyes mexicanas, con domicilio para oír y recibir notificaciones en Río Duero 31, colonia Cuauhtémoc, México, Distrito Federal, código postal 06500. El objeto social de ambas empresas es la fabricación y distribución de productos químicos básicos, entre los que se encuentra la sosa cáustica líquida. Ambas compañías forman parte de la industria química básica y en conjunto representan el 86 por ciento de la producción nacional de sosa cáustica líquida.

Información del producto

A. Información general

4. La sosa cáustica líquida es un material químico sumamente corrosivo de consistencia jabonosa. Se utiliza como reactivo químico generador de sodio y disolvente tanto de materiales grasos como de residuos orgánicos.

5. Una característica muy importante de la sosa es que es un coproducto del cloro, esto es, no puede producirse uno sin que se produzca el otro, dado que están íntima e indisolublemente ligados en la materia prima y en el proceso productivo por el que se obtienen.

B. Proceso productivo

6. El proceso de producción de la sosa cáustica requiere de dos insumos principales: energía eléctrica y sal industrial. La sal industrial es disuelta en agua hasta lograr una concentración del orden de 300 a 320 gramos por litro, esta solución, denominada salmuera, es tratada químicamente con objeto de eliminar impurezas y posteriormente es enviada a celdas electrolíticas que, por medio del paso de corriente eléctrica directa, provocan la reacción de disociación de la molécula de cloruro de sodio dirigiéndose los productos resultantes al cátodo y ánodo de las celdas. Cuando la sosa cáustica líquida producida no alcanza una concentración del 50 por ciento por la tecnología utilizada, se sujeta a un proceso ulterior de evaporación hasta obtener tal concentración. Para su comercialización, el cloro obtenido en este proceso es sujeto a un proceso de secado, compresión y licuación.

7. El resultado del proceso químico descrito, considerado por unidad producida, se conoce como "unidad electrolítica", la cual está constituida en 53 por ciento de sosa cáustica y 47 por ciento de cloro. En otras palabras, por cada tonelada métrica de cloro producida necesariamente se obtendrán 1.12 toneladas métricas de sosa cáustica. Ambos productos elaborados en la cantidad señalada constituyen precisamente la "unidad electrolítica".

C. Tratamiento arancelario

8. El producto investigado se denomina comercialmente sosa cáustica líquida, de acuerdo con la nomenclatura de la Tarifa de la Ley del Impuesto General de Importación, se define como hidróxido de sodio en disolución acuosa (lejía de sosa cáustica) y se clasifica en la fracción arancelaria 2815.12.01. La importación de esta mercancía está libre de permiso previo y sujeta a un impuesto ad valorem del 4.5 por ciento, como resultado del proceso de desgravación establecido en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte a partir del 1o. de enero de 1994, quedando libre de gravamen a partir del 1o. de enero del año 2003.

Consumidores

9. Los principales consumidores del producto investigado son las industrias química orgánica y petroquímica, las fabricantes de jabones y detergentes, celulosa y papel, textiles, bebidas y alimentos.

Inicio de la investigación

10. Cubiertos los requisitos previstos en la Ley y en el Reglamento de la Ley de Comercio Exterior, en adelante el Reglamento, el 8 de noviembre de 1993 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la resolución mediante la cual se aceptó la solicitud y se declaró el inicio de la investigación antidumping sobre las importaciones de sosa cáustica, originaria y procedente de los Estados Unidos de América.

Periodo de investigación

11. Las empresas Industrias Resistol, S.A. de C.V., y Vulcan Materials Company, solicitaron la ampliación del periodo de investigación, argumentando que los precios de la sosa en el mercado tienen un comportamiento cíclico, y que el periodo corto que se utilizó, no es suficiente para que la autoridad tenga un concepto claro del mercado atípico del producto. Sin embargo, la Secretaría consideró que en virtud de que la duración de un ciclo es indefinible, resulta suficiente y representativa una fase del mismo, además de que ninguna de las empresas aportó datos suficientes al expediente que justificaran tal ampliación. Por lo que con base en la información y pruebas aportadas por las solicitantes, la Secretaría fijó como periodo de investigación el comprendido del 1o. de enero al 30 de junio de 1993.

Notificaciones

12. De conformidad con los artículos 53 de la Ley y 142 del Reglamento, la autoridad instructora procedió a notificar a las empresas de que tuvo conocimiento, el inicio de la investigación, corriéndoles traslado de la solicitud y de sus anexos, así como del formulario oficial de investigación con el objeto de que argumentaran su defensa y presentaran la información requerida. De igual forma, notificó al Gobierno de los Estados Unidos de América.

Convocatoria

13. Mediante la publicación a que hace referencia el punto 10 de esta Resolución, la Secretaría convocó a los importadores, exportadores y a cualquier persona que estimara tener interés jurídico en el resultado la investigación para que comparecieran a manifestar lo que a su derecho conviniera.

Resolución preliminar

14. Como resultado del análisis de la información y pruebas aportadas por las empresas comparecientes y de las indagatorias practicadas por la Secretaría, se publicó en el Diario Oficial de la Federación del 23 de junio de 1994 la resolución preliminar, misma que de conformidad con el artículo 142 del Reglamento, fue oportunamente notificada a las partes interesadas, así como al gobierno de los Estados Unidos de América, para que presentaran la información adicional, medios de prueba y defensas que a su derecho conviniese. Mediante esta resolución se determinó imponer las siguientes cuotas compensatorias provisionales:

A. Para las importaciones de la empresa Vulcan Materials Company de los Estados Unidos de América: 24 por ciento.

B. Para las importaciones de cualquier otra empresa exportadora de los Estados Unidos de América: 116 por ciento.

Reuniones técnicas de información

15. Con fechas 30 de junio, 4 de julio y 9 de septiembre de 1994, respectivamente, la Secretaría celebró reuniones técnicas de información a solicitud de Cloro de Tehuantepec, S.A. de C.V., e Industria Química del Istmo, S.A. de C.V., y con la empresa Vulcan Materials Company, para dar a conocer la metodología empleada para la determinación preliminar de los márgenes de dumping y del daño causado a la producción nacional.

Pruebas complementarias de las comparecientes

16. Para la fase final del procedimiento comparecieron las empresas Cloro de Tehuantepec, S.A. de C.V., Industria Química del Istmo, S.A. de C.V., Atlanta Química, S.A. de C.V., Industrias Resistol, S.A., Transmerquim de México, S.A. de C.V., Sales Inorgánicas, S.A. de C.V., Negociación Alvi, S.A. de C.V., Quimicompuestos, S.A. de C.V., Química y Representaciones Egloff, S.A. de C.V., y Vulcan Materials Company. Las comparecientes presentaron información, argumentos y pruebas complementarias que, junto con los exhibidos en la fase preliminar del procedimiento, fueron analizados por la autoridad investigadora en los términos expuestos en el capítulo de considerandos de esta Resolución.

Visitas de verificación

17. En cumplimiento a las formalidades del procedimiento y a lo dispuesto en los artículos 83 de la Ley y 146, 173 a 176 del Reglamento, la Secretaría llevó a cabo visitas de verificación a las empresas solicitantes Cloro de Tehuantepec, S.A. de C.V., e Industria Química del Istmo, S.A. de C.V., los días 18 y 19, y 20 y 21 de octubre de 1994, respectivamente, cuyo desarrollo circunstanciado consta en las respectivas actas administrativas que obran el expediente del caso, que para los efectos del procedimiento, constituyen documentos públicos de eficacia probatoria plena.

Audiencia pública

18. El día 28 de octubre de 1994, se celebró en oficinas de la Secretaría, la audiencia pública de la investigación, conforme a lo previsto en los artículos 81 de la Ley y 165 a 170 del Reglamento, en la que los representantes de las partes interesadas comparecieron y tuvieron oportunidad de manifestar, refutar e interrogar oralmente a sus contrapartes en todo lo que a su interés convino, como consta en el acta circunstanciada levantada por tal motivo, que obra en el expediente del caso.

Alegatos

19. De conformidad con los artículos 82, párrafo tercero de la Ley y 172 del Reglamento, la Secretaría declaró abierto el periodo de alegatos, procediendo a fijar un plazo a efecto de que las partes interesadas en la investigación manifestaran por escrito sus conclusiones sobre el fondo o sobre los incidentes acaecidos en el procedimiento, los cuales fueron valorados por la autoridad investigadora.

Opinión de la Comisión de Comercio Exterior

20. Declarada la conclusión de la investigación de mérito, y conforme a los artículos 58 de la Ley, y 83, fracción II de su Reglamento, la Secretaría presentó el proyecto de resolución final ante la Comisión de Comercio Exterior, la que en sesión del 8 de mayo de 1995, expresó su deseo de conocer en detalle el sistema de cuotas variables propuesto, y se pronunció favorablemente sobre el sentido de dicha resolución; y

CONSIDERANDO

Competencia

21. La Secretaría es competente para emitir la presente Resolución conforme a lo dispuesto en los artículos 16 y 34, fracciones V y XXX de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal; 1o., fracción II, inciso c, 2o., 3o., 4o., y 33, fracciones I y V, del Reglamento Interior de la misma dependencia.

Derecho de defensa y debido proceso

22. Las partes interesadas tuvieron oportunidad para presentar excepciones, defensas y alegatos en favor de su causa, mismos que fueron valorados con sujeción a las formalidades esenciales del procedimiento administrativo, y a la legislación de la materia.

Análisis de discriminación de precios

23. En el curso del procedimiento, tres empresas exportadoras legalmente acreditadas, comparecieron ante la Secretaría: Atlantic Chemical International, Inc., Occidental Chemical Corporation y Vulcan Materials Company. Las dos primeras manifestaron diversos argumentos pero no presentaron respuesta al formulario oficial de investigación. Vulcan Materials Company resolvió el formulario de manera completa pero no presentó la información que la Secretaría le requirió en la etapa final del procedimiento. Como se explica en los puntos 31 y 38 de esta Resolución, en ausencia de esta información, no fue posible establecer el margen de discriminación de precios para esta empresa sobre la base de los datos aportados por la misma. Por consiguiente, en los términos del artículo 54 de la Ley y el número 8 del artículo 6 del Acuerdo Relativo a la Aplicación del Artículo VI del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio, la Secretaría procedió según los hechos de que tuvo conocimiento. Asimismo, adoptó esta misma determinación para las dos empresas que no resolvieron el formulario, así como para las que no comparecieron en el curso del procedimiento. La Secretaría consideró como los hechos de los que tuvo conocimiento, el valor normal que resulta de aplicar la metodología que se describe en los puntos 24 a 36 de esta Resolución, sobre la base de la información presentada por los solicitantes, y el precio de exportación a los Estados Unidos Mexicanos que se obtiene de las estadísticas oficiales del Sistema de Información Comercial de México de la Secretaría.

A. Valor normal

24. En su ocurso inicial, las solicitantes probaron, de conformidad con los artículos 31 y 32 de la Ley y 42 del Reglamento, que los precios de venta en el país de origen deben descartarse para efectos de determinar el valor normal, en razón de que no corresponden a operaciones comerciales normales; es decir, reflejan pérdidas sostenidas; y a que no son suficientemente representativos, por lo que no permiten una comparación válida contra los precios de exportación a los Estados Unidos Mexicanos en particular. La primera condición contravendría lo dispuesto en el primer párrafo del artículo 31 de la Ley, en tanto que la segunda violaría lo previsto en el segundo párrafo de dicho artículo y en el 42 del Reglamento.

25. El producto objeto de la presente investigación es la sosa cáustica, aunque como se señaló en el punto 7 de la presente Resolución, la sosa cáustica se produce de manera conjunta con el cloro. Es decir, ambos bienes son coproductos derivados de un mismo proceso de fabricación. Como se explicó en el punto número 7 de esta Resolución, de una "unidad electrolítica" se obtiene 1.12 toneladas métricas de sosa (53 por ciento) y 1 tonelada métrica de cloro (47 por ciento).

26. En la resolución preliminar, la Secretaría distribuyó el costo de producción de la "unidad electrolítica" entre la sosa cáustica y el cloro conforme a la participación relativa de cada coproducto en el rendimiento total.

27. El costo de producción de sosa cáustica inferido de esta manera se comparó entonces contra los precios de venta internos del mismo bien, a fin de excluir las ventas a pérdida del cálculo del valor normal, conforme a lo dispuesto en el segundo párrafo del artículo 32 de la Ley. La Secretaría procedió a establecer el valor normal de acuerdo con el precio promedio ponderado de los precios restantes, es decir, los precios de las ventas con utilidades. Este procedimiento sólo se llevó a cabo respecto a la empresa Vulcan Materials Company, dado que éste fue el único exportador que resolvió adecuadamente el formulario de investigación en la etapa anterior del procedimiento. La Secretaría estableció el valor normal de los demás exportadores según los hechos de los que tuvo conocimiento, esto es, los cálculos de valor reconstruido realizados por los denunciantes de acuerdo con el método de asignación de costos con base en rendimientos.

28. Determinar si la sosa cáustica se vende a pérdida o no, tiene sentido siempre y cuando los productores examinen la rentabilidad de este bien independientemente de lo que ocurra con el cloro. Este no es el caso, ya que como se explicó anteriormente, ambos bienes son coproductos entre sí. Dado que la cantidad que se fabrica de cada uno de ellos no puede fijarse en forma individual, las decisiones de producción no pueden tomarse sino a nivel de la "unidad electrolítica"; es decir, considerando la sosa cáustica y el cloro a la vez. Esto implica que el horizonte de negocios relevante incluye por necesidad a ambos bienes, por lo que la evaluación de pérdidas o ganancias, tiene que referirse a los dos en conjunto. Puesto que de otra forma, las pérdidas o ganancias tienen que cuantificarse forzosamente por línea de producción. Tanto los exportadores como las solicitantes manifestaron estar de acuerdo con esta conclusión durante la audiencia pública que se menciona en el punto 18 de esta Resolución.

29. Por consiguiente, la Secretaría reexpresó la prueba de ventas a pérdida señalada en el artículo 32, párrafo 2o. de la Ley, descrita en el punto 27 de esta Resolución, a fin de llevarla a cabo en términos de la "unidad electrolítica"; es decir, la Secretaría comparó los ingresos derivados de la venta de los dos coproductos de la "unidad electrolítica" contra el costo de producción de ésta. Específicamente, la suma de los precios internos de 1.12 tonelada métrica de sosa cáustica y 1 tonelada métrica de cloro se cotejó contra el costo total de producción de la "unidad electrolítica" expresado también en toneladas métricas. El costo total de producción se definió como la suma del costo de producción propiamente dicho y los gastos generales y de ventas; a su vez ambos conceptos se definen en términos del artículo 46 del Reglamento.

30. Ningún exportador presentó datos sobre el costo total de producción de la "unidad electrolítica" y el precio de venta del cloro en el mercado interno. En los términos del artículo 54 de la Ley y el número 8 del artículo 6 del Acuerdo relativo a la Aplicación del Artículo VI del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio, la Secretaría efectuó la prueba de venta a pérdida a nivel "unidad electrolítica" sobre la base de los hechos de los que tuvo conocimiento, y calificó como tales hechos la información sobre costo de producción, gastos generales y precios por "unidad electrolítica" aportada por las solicitantes. En el curso del procedimiento ninguna de las partes involucradas en la investigación presentó datos alternativos sobre este particular.

31. Asimismo, la Secretaría desechó los precios internos para sosa cáustica presentados por Vulcan Materials Company, en virtud de que dichos precios: no son comparables con el costo total de producción para la "unidad electrolítica" reportado por las solicitantes, y no son suficientes para establecer los ingresos por la venta de los dos coproductos. La Secretaría requirió a Vulcan Materials Company esta misma información por medio de una prevención, pero la empresa no la desahogó.

32. La Secretaría concluyó que, durante el periodo investigado, los ingresos por las ventas internas de los dos coproductos fueron inferiores al costo total de producción de la "unidad electrolítica". Esto quiere decir que, durante ese lapso, la sosa cáustica se vendió en el mercado interno a pérdida. La Secretaría consideró esta pérdida como de carácter sostenido, en ausencia de argumentos en sentido contrario. Por lo anterior, de acuerdo con lo previsto en el primer párrafo del artículo 31 de la Ley, la Secretaría desestimó establecer el valor normal de la sosa cáustica sobre la base de los precios de venta internos.

33. Asimismo, debido a la ausencia de información relevante, la Secretaría descartó determinar el valor normal para la sosa cáustica según el precio de venta a un tercer país; es decir, conforme a lo dispuesto en la fracción I del segundo párrafo del artículo 31 de la Ley. Ante esta situación, la Secretaría recurrió a establecer el valor normal para este bien según la opción de valor reconstruido, de acuerdo con lo previsto en la fracción II del segundo párrafo del artículo antes citado. El valor reconstruido se definió como la suma del costo de producción, gastos generales y un margen de utilidad. Estos tres rubros se definen de conformidad con el artículo 46 del Reglamento.

34. Como se argumentó anteriormente, la sosa cáustica tiene que considerarse conjuntamente con el cloro para fines de cuantificar pérdidas o ganancias. Por ende, si por razones procedimentales, las utilidades o las pérdidas por "unidad electrolítica" tienen que distribuirse entre los 2 coproductos, la asignación de utilidades por coproducto, en términos del costo de producción sobre esta misma base, debe ser igual a las utilidades o pérdidas a nivel "unidad electrolítica" relativas al costo de producción de la misma. Es decir, si las utilidades representan el 20 por ciento del costo de producción de la "unidad electrolítica" también deben representar el 20 por ciento del costo de producción de cada coproducto. Cualquier otro método de prorrateo sería enteramente arbitrario.

35. Para que las utilidades o las pérdidas sean proporcionalmente las mismas para la "unidad electrolítica" y para los dos coproductos, el costo de producción de la "unidad electrolítica" tiene que distribuirse entre ambos conforme a la participación que tiene cada uno en el valor total de ventas. El siguiente ejemplo demuestra este punto. Supongamos que por una "unidad electrolítica" se obtienen 120 dólares de los Estados Unidos de América, en los sucesivo dólares, y que 30 dólares (el 25 por ciento), proceden de la venta de 1.12 toneladas métricas de sosa cáustica y 90 dólares (el 75 por ciento) de la venta de 1 tonelada métrica de cloro. Si el costo de producción de la "unidad electrolítica" es de 100 dólares y éste se reparte entre los dos coproductos en términos de valor (25 por ciento / 75 por ciento), el costo de producción específico a la sosa cáustica sería de 25 dólares por 1.12 toneladas métricas, en tanto que el del cloro sería de 75 dólares por tonelada métrica. De acuerdo con estas cifras, las utilidades por "unidad electrolítica" relativas a su costo de producción serían de 20 por ciento o (120-100)/100 y este mismo factor se obtendría para cada coproducto [en el caso de la sosa cáustica 0.20=(30-25)/25 mientras que en el caso del cloro 0.20=(90-75)/ 75].

36. Por lo anterior, la Secretaría infirió el costo de producción específico a la sosa cáustica, asignándole una parte del costo de producción de la "unidad electrolítica" conforme a su peso relativo en el valor total de ventas. Por las razones que se explican en los puntos 30 y 31 de esta Resolución, y conforme a lo dispuesto en el artículo 54 de la Ley y el número 8 artículo 6 del Acuerdo relativo a la Aplicación del Artículo VI del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio, la Secretaría calculó el costo de producción, así como los gastos generales y el margen de utilidad, de acuerdo con los hechos de los que tuvo conocimiento. Tales hechos se describen en el punto 30 de esta Resolución.

B. Precio de exportación

37. La Secretaría desestimó los precios de exportación a los Estados Unidos Mexicanos presentados tanto por el exportador Vulcan Materials Company como por las solicitantes. En el primer caso, la autoridad investigadora rechazó los precios de exportación porque, aun cuando se trate de productos homogéneos, éstos no son comparables más que con el valor normal de la propia empresa, ya que no existen razones fundadas para suponer que las condiciones de venta de la empresa Vulcan Materials Company, son iguales a las que afectan a otras empresas. En el segundo caso, el rechazo de los precios de exportación se debió a que las solicitantes no justificaron los ajustes efectuados a la información fuente.

38. En particular, las solicitantes estimaron el precio de exportación a los Estados Unidos Mexicanos de acuerdo con el precio unitario de las importaciones de sosa cáustica procedentes de los Estados Unidos de América, según las cifras que reporta el Sistema de Información Comercial de México de la Secretaría para la fracción arancelaria 2815.12.01 de la Tarifa de la Ley del Impuesto General de Importación. Los solicitantes recalcularon este precio excluyendo ciertas transacciones, de carácter temporal, y lo ajustaron por flete marítimo. En esta etapa del procedimiento, la Secretaría concluyó que esta exclusión es improcedente, en razón a que las transacciones excluidas por los solicitantes son incongruentes con los registros de las exportaciones temporales a los Estados Unidos de América según el Sistema de Información Comercial de México de la Secretaría. Por otro lado, según la Dirección General que administra el Sistema de Información Comercial de México, los precios de exportación que se obtienen de esta base de datos están especificados en términos F.O.B., por lo que resulta innecesario ajustarlos por fletes y seguros internacionales.

39. Con base en lo anterior, la Secretaría determinó el precio de exportación a los Estados Unidos Mexicanos de acuerdo con el precio unitario citado en el párrafo anterior, sin incluir los ajustes realizados por los solicitantes.

C. Margen de discriminación de precios

40. De acuerdo con los artículos 30 y 31, fracción II de la Ley y 38 del Reglamento, y de la comparación del valor normal y el precio de exportación antes descritos, la Secretaría concluyó en forma definitiva que, durante el periodo investigado, la sosa cáustica originaria de los Estados Unidos de América se exportó a los Estados Unidos Mexicanos con un margen de discriminación de precios de 35.83 por ciento. Este margen es aplicable tanto para Vulcan Materials Company como para todos los demás exportadores.

Análisis de similitud del producto

41. De conformidad con el artículo 37, fracción II del Reglamento y en virtud de que las características físicas y técnicas, así como las funciones y usos finales del producto importado no difieren de los de la sosa cáustica líquida de producción nacional, mismos que se describen en los puntos 4 a 7 de esta Resolución, la Secretaría concluyó que tanto la sosa cáustica importada de los Estados Unidos de América como la de producción nacional son similares.

Análisis de Daño y Causalidad

I. Mercado internacional.

42. Los elementos utilizados por la Secretaría en el análisis del mercado internacional se obtuvieron de la información que obra en el expediente administrativo, aportada por las solicitantes.

43. De acuerdo con los elementos proporcionados por las partes interesadas, el cloro y la sosa son coproductos que enfrentan dificultades para su almacenamiento, debido al alto costo y riesgo que representa la acumulación de inventarios de cloro, así como al impacto negativo que tiene la acumulación de inventarios de sosa sobre los costos de operación. Debido a esto, la demanda de uno de los componentes de la "unidad electrolítica" determina el precio y la disponibilidad de ambos.

44. La empresa exportadora Occidental Chemical Corporation argumentó que solamente el almacenamiento del cloro es costoso por su alto riesgo, no así el almacenamiento de la sosa. En la audiencia pública, las solicitantes confirmaron que efectivamente el almacenamiento de la sosa no es de alto riesgo, pero agregaron que si los inventarios de dicho producto crecen considerablemente y su almacenamiento se prolonga en el tiempo, se tendrían que utilizar depósitos y almacenes cuya renta elevaría los costos de operación, lo que impactaría negativamente las utilidades.

45. De acuerdo con la información disponible, la oferta de sosa cáustica en el mercado internacional responde de manera exactamente proporcional a la evolución de la oferta de cloro, por lo que los precios de éstos varían asimétricamente. En efecto, un aumento en la producción de cloro en respuesta a un incremento de su precio, inducido por un choque exógeno en la demanda de este bien, tiene como consecuencia automática un exceso de oferta en el mercado de sosa que, ceteris paribus, deprime el precio de este componente.

46. Las oscilaciones internacionales de los precios del cloro se deben a externalidades como restricciones de tipo ambiental y a los ciclos económicos. En efecto, a partir de 1980 se establecieron en Estados Unidos de América restricciones ambientales en la utilización del cloro, mismas que incentivaron a los productores de este insumo a la utilización de productos sustitutos. De acuerdo con las revistas especializadas aportadas por Industrias Resistol, S.A., y Vulcan Materials Company, como resultado de estas restricciones, a mediados de la década referida, los productores internacionales de cloro optaron por integrar la cadena de transformación de cloro. De este modo, procedieron a convertir el cloro a "ethylene dichloride (EDC)", el cual podían exportar o transformar a "vinyl chloride (VCM)" y "polyvinyl chloride (PVC)". Esta integración permitió a los productores de cloro eludir el problema de su almacenaje y tener una mayor colocación de sus productos, dado que la demanda de estos bienes derivados empezó a crecer aceleradamente. En 1985 las exportaciones de EDC-VCM-PVC excedieron las 750,000 toneladas cortas; en 1990 crecieron a más de 1.1 millón de toneladas y en 1992 sobrepasaron los 1.5 millones de toneladas. Para 1993 las exportaciones se estimaron en más de 1.8 millones de toneladas.

47. Como resultado de estos movimientos, los precios de la sosa y el cloro empezaron a colocarse en la posición inversa de años anteriores: el precio del cloro ascendió y el de la sosa descendió abruptamente. De acuerdo con revistas especializadas, el precio de exportación de la sosa cáustica líquida en la región del Golfo disminuyó de abril de 1992 a abril de 1993, de 240 dólares por tonelada seca a 80 dólares por tonelada seca, es decir, 66.6 por ciento. Por su parte, el precio del cloro VCM de exportación en Estados Unidos de América se incrementó de 280 dólares por tonelada a 362 dólares por tonelada métrica, es decir, 29.3 por ciento durante el mismo periodo.

48. En el mercado europeo, la sosa cáustica líquida registró un descenso de precios similar al observado en Estados Unidos de América, de abril de 1992 a abril de 1993, el precio spot de la sosa cáustica líquida en el Mediterráneo se contrajo 65.2 por ciento.

49. Sin embargo, en 1994 el precio de la sosa cáustica experimentó nuevamente un repunte, hecho acreditado por Industrias Resistol, S.A., y aceptado en la audiencia pública por las solicitantes. De acuerdo con las fuentes documentales puestas a disposición de la Secretaría, se observó que el movimiento cíclico recesivo de los precios de la sosa cáustica en el mercado mundial alcanzó su punto más bajo en septiembre de 1993, y a partir de esa fecha su cotización internacional experimentó una recuperación sostenida, de tal modo que durante el periodo de septiembre de 1993 a julio de 1994, los precios spot de exportación en Estados Unidos de América se incrementaron en 1,900 por ciento y se ubicaron en niveles similares al precio vigente en febrero de 1993, es decir la sosa cáustica spot se cotizó en 240 dólares por tonelada métrica durante el mes de julio de 1994.

50. Es importante destacar que en el mercado internacional los precios del producto investigado se comercializan bajo las modalidades de precio de contrato y de precio spot. El precio de contrato está determinado por el volumen de toneladas métricas involucradas en la transacción, dicho volumen determina si el contrato es largo, medio o suplementario; el precio de contrato es revisable generalmente en forma trimestral, semestral o anual, asegurando tanto al vendedor como al comprador, volúmenes y precios estables durante un cierto periodo de tiempo. Los precios de contrato involucran volúmenes de compra muy grandes que según la información de las solicitantes, representan el 90 por ciento de las transacciones en el mercado. La otra modalidad de precios, el precio spot, está determinado por las circunstancias existentes en el mercado en el momento de hacer la transacción.

51. De acuerdo con las fuentes documentales especializadas aportadas por la empresa Vulcan Materials Company, Estados Unidos de América es el país líder en la producción de cloro a nivel internacional, al elaborar el 39.9 por ciento de la producción total mundial, en segundo lugar se ubica Alemania quien elabora el 13.8 por ciento de la producción mundial y en tercer sitio se encuentra Canadá al producir el 6.5 por ciento.

52. Estados Unidos de América es el país exportador de sosa cáustica líquida más importante a nivel mundial, durante 1992 exportó 1,063,453 toneladas métricas secas y su principal mercado de exportación fue Australia donde colocó el 28.7 por ciento de sus ventas externas totales, en tanto que a Canadá y a Jamaica vendió el 19.4 y 11 por ciento de sus exportaciones totales, respectivamente. Durante el mismo año, México ocupó el octavo lugar de importancia como mercado de destino de las exportaciones de Estados Unidos de América al absorber el 3.5 por ciento del volumen total exportado, es decir 38,100 toneladas métricas secas de acuerdo con las mismas fuentes.

II. Mercado nacional.

53. La industria nacional de sosa cáustica se encuentra integrada por cinco empresas productoras: Cloro de Tehuantepec, S.A. de C.V., Industria Química del Istmo, S.A. de C.V., Pennwalt, S.A. de C.V., Pennwalt del Pacífico, S.A. de C.V., y Productos San Cristóbal, S.A. de C.V., las dos primeras empresas, que son las solicitantes de esta investigación, participaron respectivamente con el 58.56 y el 27.85 por ciento de la producción nacional correspondiente al periodo investigado, de enero a junio de 1993, por lo que en forma conjunta representaron el 86.41 por ciento de la producción nacional. En consecuencia, la Secretaría consideró que la información de los productores solicitantes fue representativa de la producción nacional en el periodo investigado.

54. La Secretaría verificó la información de las empresas solicitantes y no encontró diferencias significativas que la invalidaran; sin embargo, para mayor precisión, decidió utilizar en su análisis la información que se obtuvo de la propia verificación.

55. En relación a la información relativa a la producción nacional, la Secretaría decidió utilizar los datos del Anuario Estadístico de 1994 de la Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ). Estos datos de producción nacional difieren de los presentados por las solicitantes, pero dado que éstos no aclararon la fuente utilizada se consideró a la información de la Asociación Nacional de la Industria Química como la mejor disponible.

56. Las solicitantes señalaron que sus clientes principales se ubican en la industria química en general. La empresa Industrias Resistol, S.A., quien acreditó su interés jurídico, también es consumidora del producto y cliente de las solicitantes.

57. De acuerdo con la información disponible, el producto investigado se distribuye directamente de los productores al consumidor o por intermedio de empresas comercializadoras. Las empresas comercializadoras adquieren el producto también vía importaciones o mediante la compra a otro intermediario de acuerdo a criterios de disponibilidad y seguridad en el suministro del producto, así como de los precios y condiciones de crédito. En el periodo investigado, las empresas comercializadoras que comparecieron como importadores, adquirieron la sosa cáustica líquida en un 92 por ciento de exportadores y en un 8 por ciento de productores o intermediarios nacionales.

58. El mercado nacional de sosa cáustica sufrió una contracción durante el periodo investigado en relación con periodos comparables previos. En efecto, el consumo nacional aparente correspondiente al periodo investigado se redujo 8.1 por ciento respecto del primer semestre del año anterior. A su vez, el consumo nacional aparente del primer semestre de 1992 bajó 7.6 por ciento respecto al primer semestre de 1991.

59. En marzo de 1991 se registró una explosión en la planta de derivados clorados III de Petróleos Mexicanos lo que provocó la suspensión total de sus operaciones. De acuerdo con la información de las solicitantes, dado que Petróleos Mexicanos consume alrededor de un 60 por ciento de la producción nacional de cloro, este accidente afectó negativamente la producción nacional de su coproducto, la sosa cáustica líquida. Como resultado de esta situación fue necesario realizar considerables importaciones de sosa cáustica líquida hasta abril de 1992, fecha en la cual se reanudaron las operaciones de la planta de derivados clorados III de Petróleos Mexicanos lo que permitió la recuperación de la producción nacional.

60. Ante la necesidad de evaluar las condiciones del mercado en periodos estrictamente comparables, y con el propósito de evitar que la perturbación exógena antes descrita provocara una distorsión en sus conclusiones, la Secretaría centró su análisis de daño a la industria nacional, en el periodo comprendido entre el segundo trimestre de 1993 y el segundo trimestre de 1992, observando la evolución de las siguientes variables críticas: importaciones, precios en el mercado doméstico y producción nacional.

III. Análisis de daño y causalidad.

61. Con el fin de determinar si por los efectos de la práctica de discriminación de precios, las importaciones investigadas causaron daño a la producción nacional de mercancías similares, según lo señalado en los artículos 41 de la Ley y el 64 del Reglamento, la Secretaría analizó el volumen de las importaciones objeto de discriminación de precios, el efecto de sus precios sobre el mercado interno y los efectos consiguientes sobre la industria nacional. De dicha evaluación se obtuvieron los resultados descritos en las secciones siguientes.

A. Evolución de las importaciones investigadas objeto de discriminación de precios.

62. De conformidad con los artículos 41 fracción I de la Ley y 64 fracción I del Reglamento, la Secretaría procedió a evaluar la evolución de las importaciones investigadas. Los datos de valores y volúmenes de importación contenidos en el Sistema de Información Comercial de México de la Secretaría, provienen de una fracción arancelaria específica, por lo que la información ahí reportada es adecuada para realizar el análisis de las importaciones del producto investigado.

63. En el periodo investigado las importaciones de sosa cáustica provenientes de los Estados Unidos de América alcanzaron más del 99 por ciento de las importaciones totales, teniendo en los periodos previos porcentajes de participación similares. Las importaciones restantes, menos del 1 por ciento del total, provinieron esencialmente del Reino Unido y, en proporciones mínimas, de Alemania, Canadá y Japón.

64. Las solicitantes señalaron que las importaciones a precios discriminados provinieron de Estados Unidos de América y señalaron a diez empresas exportadoras, de las cuales sólo 6 comparecieron ante esta Secretaría. Unicamente dos de ellas aceptaron haber efectuado exportaciones a México. La empresa Transmarketing Houston Inc., afirmó que no realizó exportaciones a México durante el periodo investigado; sin embargo, la empresa importadora Transmerquim, S.A. de C.V., manifestó haber realizado importaciones provenientes de Transmarketing Houston Inc., incluso superiores a las exportaciones realizadas por Vulcan Materials Company.

65. Las importaciones realizadas durante el segundo trimestre de 1993 crecieron 12 por ciento respecto de las importaciones correspondientes al segundo trimestre de 1992.

66. Durante el segundo trimestre de 1993, la participación de las importaciones en el consumo nacional aparente fue de 15.15 por ciento, lo que representa un aumento de 2.46 puntos porcentuales en relación con la participación de 12.82 por ciento registrada durante el segundo trimestre de 1992.

67. De acuerdo con la información de los exportadores y los importadores que comparecieron, las importaciones concurrieron al mercado mexicano para abastecer a intermediarios que suministran el producto investigado a la industria química en general o bien a productores directos de la misma.

68. Algunos importadores se han abastecido tanto de exportadores como de oferentes nacionales; asimismo, las empresas consumidoras del producto investigado realizaron importaciones en periodos previos al investigado y aparecen en el listado de clientes de las empresas solicitantes para el periodo de investigación. Es decir, las importaciones de sosa cáustica líquida procedentes de Estados Unidos de América concurrieron al mismo mercado que la producción nacional para abastecer a la misma industria consumidora por ser un producto sustituto. Lo anterior permite a la Secretaría establecer, para efectos del artículo 64 fracción I del Reglamento, que dichas importaciones han utilizado los mismos canales de distribución y se dirigen a los mismos consumidores actuales o potenciales de los productores nacionales.

B. Efecto de las importaciones sobre precios.

69. Las solicitantes argumentaron que los bajos niveles de los precios de importación en condiciones de discriminación de precios, impactaron negativamente en los precios vigentes en el mercado nacional y los presionaron a la baja, toda vez que las empresas consumidoras del bien utilizaron, en sus negociaciones de compra con los productores nacionales, al precio de importación como referencia.

70. En relación con el nivel y comportamiento de los precios de las importaciones investigadas y sus efectos sobre los precios internos. De conformidad con los artículos 41 fracción II de la Ley y 64 fracción II, incisos A, E y D, del Reglamento, la Secretaría procedió a analizar los argumentos y pruebas aportadas por las partes, así como las cifras oficiales del Sistema de Información Comercial de México de la Secretaría, llegando a los resultados que se detallan en los siguientes puntos:

71. Los precios de las importaciones provenientes de los Estados Unidos de América se comportaron hacia la baja: entre el segundo trimestre de 1992 y el segundo trimestre de 1993, el precio promedio ponderado de dichas importaciones disminuyó de 216.58 dólares por tonelada métrica a 91.84 dólares por tonelada métrica, es decir, 57.59 por ciento.

72. De acuerdo con las cifras del Sistema de Información Comercial de México de la Secretaría, los precios de las importaciones mantuvieron una tendencia descendente durante todo 1993, registrando un precio promedio ponderado de 127.86 dólares por tonelada métrica en el primer trimestre y de 91.84 dólares por tonelada métrica en el segundo trimestre.

73. El precio de importación que se obtuvo a partir de los datos contenidos en el Sistema de Información Comercial de México de la Secretaría, al cual se le añadió un arancel de 5 por ciento y derechos de trámite aduanero equivalentes al 0.8 por ciento, resultó ser de 97.17 dólares por tonelada métrica durante el segundo trimestre de 1993. De acuerdo con la información proporcionada por los importadores que comparecieron ante esta Secretaría, así como por la empresa Vulcan Materials Company, que aportó datos al respecto, el precio de exportación incluye fletes desde la planta exportadora hasta la frontera de Brownsville o Laredo, que son los puntos aduaneros por donde entró a México el producto importado.

74. Con el fin de comparar al mismo nivel comercial los precios nacionales con los de importación, a partir de los documentos de costo de importación de sosa cáustica presentados por las solicitantes, la Secretaría determinó que el principal componente del costo de internación a México fue el del flete marítimo entre la frontera de Estados Unidos de América y Veracruz, Ver., que es de 20 dólares por tonelada métrica de acuerdo con un indicador de flete proporcionado por una empresa naviera.

75. No fue posible determinar el resto de los componentes del costo de colocación del producto en México, a partir de la información disponible. Por este motivo, la Secretaría consideró que el precio comercialmente comparable con el precio que enfrentaron los importadores en el mercado nacional fue de 117.17 dólares por tonelada métrica, esto es, el precio en frontera registrado en el Sistema de Información Comercial de México de la Secretaría para el segundo trimestre de 1993; 97.17 dólares por tonelada métrica, más el costo de transportación al puerto de Veracruz de 20 dólares por tonelada métrica.

76. El precio del producto nacional se ubicó en el segundo trimestre de 1993, en un precio mayor por tonelada métrica, que comparado con el precio por tonelada métrica correspondiente al segundo trimestre de 1992, da como resultado un deterioro del mismo.

77. Al comparar el precio de importación por tonelada métrica con el precio vigente por tonelada métrica en el mercado nacional, resulta que el precio de importación fue inferior al precio nacional en el periodo investigado.

78. En suma, efectivamente se presentó un deterioro de los precios nacionales asociado a una disminución de los precios de importación, mismos que se ubicaron en el mercado nacional con un considerable diferencial respecto a los precios de los productores nacionales.

79. El precio del producto importado, procedente de los Estados Unidos de América, fue fijado en condiciones de discriminación de precios. Por lo que una vez que se analizaron los distintos argumentos, así como los procedimientos propuestos por las partes involucradas en la investigación, la Secretaría determinó un margen de discriminación de precios del 35.83 por ciento.

80. Las partes interesadas señalaron argumentos que relacionaban el comportamiento de los precios de la sosa en el mercado nacional, con el carácter cíclico del mercado internacional. En efecto, la empresa consumidora de sosa, Industrias Resistol, S.A., así como las empresas exportadoras Vulcan Materials Company y Occidental Chemical Corporation, y los importadores que comparecieron, coincidieron en señalar que los precios de la sosa cáustica, tanto en el mercado nacional, como en el internacional, se comportan de una manera cíclica y su determinación está relacionada con la producción y comercialización de cloro. Asimismo, argumentaron que en el periodo investigado los precios de la sosa cáustica líquida se encontraron en la parte baja de su ciclo a nivel internacional, pero a partir de 1994 se apreció una tendencia al alza que colocó los precios en la parte alta. Industrias Resistol, S.A., afirmó que debido a lo anterior, la discriminación de precios, de haber existido, en todo caso, ya habría desaparecido.

81. Las solicitantes, si bien en un principio reconocieron las oscilaciones contracíclicas de los precios, así como de sus ofertas, posteriormente, en respuesta a las anteriores argumentaciones de sus contrapartes, insistieron en que los mercados de sosa y cloro son autónomos, pues los coproductos "no se comercializan conjuntamente", es decir, "enfrentan demandas independientes". Añadieron que el precio comparativo al precio de importación, no puede ser el precio spot, pues solamente una pequeña parte de las transacciones totales del producto en los Estados Unidos de América, se desarrollan en este mercado, por lo que, en los términos de la Ley, no es representativo. Adicionalmente, aceptaron que los precios internacionales aumentaron desde el periodo de investigación.

82. La Secretaría constató, con base en la información proporcionada, que los precios de la sosa efectivamente tienen un comportamiento cíclico, hecho que fue reconocido por las distintas partes interesadas en la investigación. Dichos ciclos no manifiestan una periodicidad y duración constante, de tal manera que los agentes económicos saben que se encuentran en una fase determinada del ciclo, pero no cuál va a ser la duración de la misma. De ahí que estos elementos de incertidumbre, junto con los propios de la oferta y la demanda, son los que influyen en la fijación de precios en el mercado spot y definen su relación con los de contratos a largo y mediano plazo.

83. A partir de la información contenida en el expediente administrativo y la evaluación conjunta del comportamiento de diversos indicadores del mercado, la Secretaría concluyó que en virtud de tales fenómenos cíclicos, cuyos periodos son de duración incierta, a los consumidores nacionales de sosa les interesa tener una fuente de abasto estable en el largo plazo, por lo que no necesariamente aceptaron las ofertas agresivas en precio de los agentes distribuidores. No obstante lo anterior, en aquellos casos en que los consumidores no adquirieron el producto importado, sí emplearon el bajo precio ofrecido por los exportadores que discriminaron precios, vinculando al vigente en el mercado spot en los Estados Unidos de América, para presionar a sus proveedores nacionales y conseguir disminuciones en el precio del producto nacional. En conclusión, la Secretaría consideró que si bien el carácter cíclico de los precios nacionales de la sosa influye en su comportamiento, esta disminución cíclica no fue el único elemento que determinó su nivel en el mercado nacional, sino los precios de las importaciones en condiciones de discriminación, fueron los que impactaron negativamente en la fijación de precios del producto nacional.

C. Efectos de las importaciones investigadas sobre la producción nacional.

84. Las solicitantes argumentaron que el aumento de las importaciones, así como el de su participación en el mercado, impactaron en una disminución de la producción nacional y motivaron una acumulación de inventarios. Añadieron que el mercado mexicano es residual para los exportadores de Estados Unidos de América y de continuar la práctica de discriminación de precios en sus exportaciones de sosa cáustica a México habría desabasto de cloro en el mercado nacional.

85. Los exportadores argumentaron que en realidad, la producción de la sosa cáustica líquida está indisolublemente ligada a la producción del cloro, por lo que no puede analizarse la evolución de la producción de uno de los coproductos sin analizar las condiciones bajo las cuales se comercializa el otro. La empresa Industrias Resistol, S.A., añadió, sin aportar evidencia, que Petróleos Mexicanos impone las políticas sobre volúmenes de producción y precio del cloro, e incluso que frecuentemente el precio que paga Petróleos Mexicanos no corresponde al precio internacional, por lo que los productores de cloro se ven en la necesidad de incrementar el precio de sosa para obtener el balance en sus ingresos.

86. Los importadores y exportadores coincidieron en señalar que la producción nacional de sosa es deficitaria respecto a la demanda de la misma.

87. La Secretaría, de conformidad con los artículos 41 fracción III de la Ley y 64 fracción III del Reglamento, procedió a analizar los argumentos y pruebas aportadas por las partes interesadas, llegando a los resultados que se detallan en los puntos siguientes:

88. La producción nacional se dedicó fundamentalmente a satisfacer la demanda interna de sosa cáustica. De acuerdo con la información del Sistema de Información Comercial de México de la Secretaría y de la Asociación Nacional de la Industria Química, en el segundo trimestre de 1993, las exportaciones representaron solamente el 3.6 por ciento de la producción nacional.

89. Entre el segundo trimestre de 1992 y el segundo trimestre de 1993, la producción nacional de sosa cáustica líquida registró un descenso de 9.39 por ciento, que resultó superior a la caída de 5.16 por ciento, registrada por el consumo nacional aparente en el periodo de referencia. De este modo, la disminución de la producción nacional fue mayor a la caída en la demanda del producto.

90. Durante el segundo trimestre de 1993, la producción nacional dirigida al mercado interno representó el 82.05 por ciento del consumo nacional aparente, esta cifra representa una caída de siete puntos porcentuales respecto de la participación registrada en el segundo trimestre de 1992. En contraste, las importaciones provenientes de los Estados Unidos de América aumentaron su participación dentro del consumo nacional aparente de 12.69 por ciento a 15.15 por ciento en iguales periodos de referencia.

91. Entre el segundo trimestre de 1992 y el segundo trimestre de 1993 la relación entre la producción nacional y la capacidad instalada descendió de 24.81 a 22.39 por ciento. De este modo, la industria nacional incrementó su ya considerable nivel de capacidad ociosa.

92. Los inventarios promedio correspondientes al segundo trimestre de 1993, presentaron un importante crecimiento de 37.37 por ciento.

93. La producción conjunta de las solicitantes disminuyó del segundo trimestre de 1992 al segundo trimestre de 1993, en un 5 por ciento, es decir, 4 puntos porcentuales menos que el descenso de la producción nacional en su conjunto.

94. La participación de la producción de las solicitantes en el consumo nacional aparente no presentó modificaciones de consideración, pues en el mismo periodo disminuyó de 73.75 a 73.61 por ciento.

95. Con base en el artículo 66 del Reglamento, la Secretaría consideró en su análisis, al conjunto de la producción nacional y no solamente a las solicitantes; de esta manera, si bien la caída de la producción de las solicitantes fue menor a la caída de la demanda y éstas conservaron su participación en el mercado nacional, esto no niega el daño que en su conjunto experimentó la producción nacional. En efecto, las cifras relativas a producción y participación en el consumo nacional aparente de las solicitantes y de la producción en su conjunto, indican que en un contexto donde ésta resultó impactada negativamente, se experimentó una recomposición de la industria en la cual las empresas de menores dimensiones relativas, con menores economías de escala, son las que enfrentaron los mayores efectos negativos.

96. En relación a los argumentos que se refieren a la fijación de volúmenes y precios de cloro por parte de Petróleos Mexicanos, que mencionó la empresa Industrias Resistol, S.A., la Secretaría decidió evaluar estos argumentos en el apartado relativo a otros factores de daño.

D. Situación financiera.

97. De acuerdo con los estados financieros proporcionados por las empresas solicitantes, éstas experimentaron caídas considerables en la utilidad de operación y utilidad neta, mismas que se explican a partir de la disminución en los ingresos en ventas totales. Para evaluar el impacto de la práctica de discriminación de precios en estos indicadores financieros, la Secretaría, de conformidad con los artículos 41 fracción III de la Ley y 64 fracción III del Reglamento, procedió a calcular la caída en el ingreso que experimentaron dichas empresas por concepto de ventas del producto investigado. Los resultados encontrados fueron los siguientes: comparando las ventas de abril a junio de 1992 con las del mismo periodo de 1993, las ventas de sosa al mercado nacional de las empresas solicitantes, expresadas en valor, disminuyeron 29.5 por ciento, a pesar de que expresadas en volumen aumentaron 4.5 por ciento en los mismos periodos. Es decir, la caída en los precios nacionales tuvo repercusiones negativas en los ingresos por concepto de venta del producto investigado.

98. La Secretaría analizó los estados de resultados y las razones financieras de las empresas solicitantes y decidió no tomarlas en consideración, por las siguientes razones: la información financiera presentada por Cloro de Tehuantepec, S.A. de C.V., involucra a la totalidad de los productos que ésta elabora y si bien las ventas de sosa cáustica líquida participaron en un 71 por ciento dentro del renglón de ventas totales, los datos proporcionados se refieren al año de 1993 en su totalidad y no específicamente al periodo investigado; Industria Química del Istmo, S.A. de C.V., proporcionó información financiera que involucra a todos los productos que ésta elabora y la participación del producto investigado en las ventas totales fue únicamente del 31 por ciento; además, la información presentada, si bien se refiere específicamente al periodo investigado, no se encuentra auditada.

E. Otros factores de daño.

Margen de ganancia e impacto de las modalidades del mercado nacional de cloro en la sosa.

99. Uno de los factores que las solicitantes presentaron para demostrar la existencia de daño, fue la disminución de sus utilidades en la venta de sosa. Para el cálculo del margen de rendimientos, las solicitantes asignaron gastos de acuerdo con las proporciones físicas en las que se producen el cloro y la sosa. En efecto, dado que por cada tonelada métrica de cloro resultan 1.12 toneladas métricas de sosa, las solicitantes le asignaron a la sosa cáustica el 53 por ciento de los costos totales de producción de la "unidad electrolítica", mientras que al cloro le asignaron el 47 por ciento.

100. La mencionada operación de las solicitantes fue objetada por los importadores y exportadores, quienes argumentaron que las utilidades se calculan como un todo, debido al carácter de coproductos de las mercancías involucradas. Específicamente, señalaron que se debe comparar el costo total con la suma de los ingresos totales por la venta tanto de cloro como de sosa. Los importadores y exportadores argumentaron que, normalmente, el productor de la "unidad electrolítica" compensa la baja de precios del cloro con un alza en el precio de la sosa y a la inversa, de tal manera que siempre busca obtener una utilidad, no por separado, sino del conjunto total de sus ventas.

101. Para evaluar los dos métodos propuestos, la Secretaría requirió a las empresas solicitantes información relacionada con la producción y venta del cloro. Dichas empresas manifestaron que proporcionaban la información ad-cautelem toda vez que el cloro no era objeto de la investigación.

102. La Secretaría, de conformidad con los artículos 41 fracción IV de la Ley y 64 fracción IV y 65 del Reglamento, consideró necesario analizar además, las condiciones de producción y comercialización del cloro en el mercado nacional, en virtud del comportamiento contracíclico de ambos productos, amén de considerarlo necesario para conocer las condiciones de competencia específicas de la industria nacional de sosa cáustica.

103. Bajo estas consideraciones, la Secretaría procedió a analizar la información relativa al cloro en adición al resto de la información puesta a su disposición por las partes interesadas y a valorar hasta qué punto influyó en la baja de las utilidades mencionada por los solicitantes. Para la determinación de los costos de la sosa y el cloro, la Secretaría decidió tomar en consideración la información de costos verificada y consideró, por las razones expuestas en el análisis de discriminación de precios, que el método de asignación de costos propuesto por las solicitantes no es admisible y que el apropiado consiste en analizar el costo de la producción de la "unidad electrolítica" en su conjunto y compararlo con los ingresos que se obtienen de la venta tanto de la sosa, como del cloro, para la determinación de los rendimientos.

104. De acuerdo con la información de las solicitantes, sus pérdidas aumentaron de 2.94 por ciento a 11.94 por ciento, del primer semestre de 1992 al primer semestre de 1993.

105. Respecto al argumento que presentó Industrias Resistol, S.A., en relación a que los productores nacionales perjudicaron el balance de sus ingresos al fijar los precios del cloro sin correspondencia con los movimientos de los precios internacionales, beneficiando a los consumidores de este bien en detrimento de los consumidores de sosa, la Secretaría llegó a las conclusiones que se describen en el siguiente punto.

106. En periodos previos al investigado se observa una posición de precios nacionales arriba de los precios internacionales, tanto en la sosa como en el cloro. No obstante, mientras que son similares los movimientos de precios nacionales e internacionales de la sosa, en el caso del cloro, dichos movimientos guardan una diferencia considerable. En efecto, los ajustes de precios que realizaron las solicitantes en el caso del cloro, no correspondieron a los movimientos de precios en el mercado internacional; sin embargo, es claro que en el periodo investigado, la evolución de los precios internos de cloro fue favorable mientras que la evolución de los precios de sosa, que es el producto investigado, fue negativa.

Factores de competitividad

107. La empresa exportadora Vulcan Materials Company señaló que existen diferencias relacionadas con los sistemas de producción. Concretamente, indicó que en Estados Unidos de América, la sosa y el cloro se producen utilizando el sistema de membrana, mientras que en México el sistema usado por los solicitantes es el de diafragma y el de mercurio. Los importadores, así como la empresa Vulcan Materials Company, afirmaron que los productores nacionales no son competitivos debido a sus costos de la energía eléctrica, así como al elevado número de empleados y los costos de flete, sobre todo a la zona norte del país. Mencionaron que siempre ha habido déficit en sosa por "la mala calidad y pésima respuesta de los nacionales en el suministro".

108. Las solicitantes replicaron que los procesos productivos en Estados Unidos de América y en México son los mismos, pues el 90% de los productores en Estados Unidos de América utilizan la tecnología de diafragma y mercurio. Añadieron que, dado que el consumo unitario de producto y tecnología utilizada es la misma, son competitivos. Sin embargo, aceptaron que enfrentan costos mayores por los precios que impone la Comisión Federal de Electricidad en el consumo de energía eléctrica.

109. La empresa Vulcan Materials Company no aportó datos ni pruebas relativas a la representatividad del proceso de diafragma en los Estados Unidos de América, ni refutó las aseveraciones de los solicitantes, relativas a la utilización generalizada en Estados Unidos de América de la misma tecnología usada en México, por lo que la Secretaría concluyó que los insumos fundamentales del proceso productivo no cambian, que el principio químico en el que éste se basa es el mismo y que no hay diferencias sustanciales en la tecnología utilizada en ambos países.

110. Ahora bien, desde su escrito inicial, los productores nacionales reconocieron que los costos de los elementos primordiales del proceso productivo, la sal y la energía eléctrica, fueron considerablemente más altos que los de sus contrapartes norteamericanas. Así, de acuerdo con los datos proporcionados por las solicitantes, el promedio ponderado de sus costos durante el periodo investigado fue superior a los costos de los exportadores.

111. Por los anteriores elementos, la Secretaría concluyó que los costos que enfrentan los productores nacionales, si bien son impuestos exógenamente, efectivamente son mayores que los de sus competidores internacionales y por tanto les restan competitividad. No obstante, las prácticas de discriminación de precios de los competidores estadounidenses perjudican la posición de los productores nacionales al obligarlos a competir desde una posición vulnerable que sí es sostenible en condiciones de competencia leal.

112. La Secretaría consideró que si bien los factores relativos a competitividad y las políticas de precios y comercialización del cloro son otros problemas de la producción nacional independientes de los causados por la práctica de discriminación de precios, tienen efectos más graves sobre la industria nacional cuando se enfrentan a una competencia desleal. Es decir, la práctica de discriminación de precios agrava la situación de los productores nacionales, quienes además de enfrentar mayores costos en sus insumos, enfrentan precios distorsionados.

Conclusiones

113. Durante el periodo investigado la producción nacional resultó dañada por importaciones de sosa cáustica líquida en condiciones de discriminación de precios según lo demuestran los siguientes hechos:

A. En el periodo investigado, en un contexto de contracción de la demanda nacional, las importaciones aumentaron tanto en volumen como en participación en el mercado nacional.

B. La producción nacional registró un descenso mayor a la caída de la demanda; redujo su participación dentro del consumo nacional aparente y experimentó una caída en términos absolutos; estos efectos impactaron negativamente la posición de los productores nacionales en el mercado mexicano.

C. Los precios de importación manifestaron una tendencia a la baja, se fijaron en condiciones de discriminación de precios y ampliaron su importante diferencial respecto a los precios nacionales; éstos asimismo, disminuyeron como efecto de la utilización de los precios distorsionados por la práctica de discriminación de precios de los exportadores estadounidenses como precios de referencia en el mercado nacional.

D. La existencia de otros factores que también repercutieron negativamente en la situación de la producción nacional, no desvirtúa la relación causal entre la práctica de discriminación de precios y su contribución al daño a la producción nacional en el periodo investigado.

Otras consideraciones.

114. En términos del artículo 88 de la Ley, la Secretaría vigilará que el monto de la cuota compensatoria proporcione una defensa oportuna a la producción nacional pero también evitará en lo posible el efecto negativo de la cuota sobre otros sectores de productores y consumidores nacionales. Por tanto, la Secretaría decidió evaluar los argumentos que ofrecieron las partes interesadas en relación a la imposición de una cuota compensatoria y sus modalidades de aplicación, obteniendo los resultados que se describen en los siguientes puntos.

115. Las solicitantes propusieron que la autoridad investigadora fije un valor mínimo de importación en lugar de una cuota compensatoria porcentual ad-valorem, para no cerrar el mercado a las importaciones que pudieran realizarse sobre bases de competencia leal. Consideraron que este valor mínimo debía ser el valor reconstruido LAB frontera, mismo que podría calcularse a partir de la información presentada en su solicitud de inicio de investigación.

116. Por otra parte, la empresa Industrias Resistol, S.A., así como algunos importadores y exportadores, argumentaron que la imposición de una cuota compensatoria podría tener efectos negativos sobre los productos nacionales que utilizan la sosa como insumo. Para demostrar lo anterior, la empresa Industrias Resistol, S.A., presentó su estructura de costos de producción de tripolifosfato de sodio, en donde los gastos por utilización de sosa constituyen el 13 por ciento del costo total. De acuerdo con su información, si la imposición de una cuota les imposibilitara la adquisición de la sosa se verían en la necesidad de utilizar un producto sustituto, en cuyo caso los costos se incrementarían en 10 por ciento.

117. La empresa Industrias Resistol, S.A., no puede considerarse representativa del sector productivo consumidor del producto, toda vez que consume solamente el 10 por ciento de la producción nacional de sosa dirigida al mercado interno, sin embargo, la Secretaría consideró que su información resulta indicativa y permite inferir fundadamente que la imposición de una cuota compensatoria ad-valorem en un mercado que según se demostró tiene amplios rangos de variaciones en sus precios, pueden impactar negativamente a los productores nacionales que usan sosa como insumo.

118. La Secretaría consideró que la aplicación de cuotas compensatorias en términos ad-valorem no cumpliría el objetivo de eliminar la distorsión provocada por la discriminación de precios, dado el carácter cíclico del mercado de la sosa cáustica, puesto que, si los precios de importación se situaran en una fase ascendente, la cuota compensatoria elevaría a niveles aún más altos los precios de las importaciones, sobrepasando los límites de protección efectiva contra la discriminación de precios.

119. Por lo expuesto, y teniendo a la vista los argumentos y las pruebas aportadas por los solicitantes, la Secretaría, con fundamento en el artículo 62 de la Ley, determinó adoptar un sistema de aplicación de cuotas compensatorias variables en función de un valor normal de 147.43 dólares por tonelada métrica, determinado en el curso de la investigación administrativa; por lo que es procedente emitir la siguiente:

RESOLUCION

120. Se declara concluido el procedimiento administrativo de investigación en materia de prácticas comerciales internacionales, en su modalidad de discriminación de precios y se modifica la resolución preliminar a que se refiere el punto 14 de esta Resolución, en el sentido de imponer cuotas compensatorias definitivas en los términos que se indican en el siguiente punto.

121. Las importaciones de sosa cáustica líquida originarias de los Estados Unidos de América y clasificadas en la fracción arancelaria 2815.12.01 de la Tarifa de la Ley del Impuesto General de Importación, cuyos precios sean inferiores al valor normal de referencia de 147.43 dólares de los Estados Unidos de América por tonelada métrica, pagarán la cuota compensatoria que resulte de la diferencia entre el precio de exportación de la mercancía y el valor normal de referencia; para estos efectos, se considerará precio de exportación el precio a nivel Ex-Works de la mercancía.

122. Los montos de las cuotas compensatorias que se determinen conforme al punto anterior no deberán rebasar el margen de discriminación de precios de 38.89 dólares de los Estados Unidos de América por tonelada métrica, equivalente al 35.83 por ciento, con fundamento en el artículo 8, número 3, del Acuerdo relativo a la Aplicación del Artículo VI del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio.

123. Las importaciones de sosa cáustica líquida cuyos precios sean iguales o superiores al valor normal de referencia de 147.43 dólares de los Estados Unidos de América por tonelada métrica, no estarán sujetas al pago de cuotas compensatorias.

124. Los importadores que hayan efectuado el pago de la cuota compensatoria o hayan presentado garantía en los términos del artículo 65 de la Ley de Comercio Exterior, podrán solicitar ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público la devolución de la diferencia a su favor o, en su caso, la cancelación de las garantías que hubieran exhibido ante la autoridad aduanera.

125. Compete a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público aplicar la cuota compensatoria a que se refieren los puntos 120 y 121 de esta Resolución, con independencia del cobro del arancel respectivo, en todo el territorio nacional.

126. De acuerdo con lo dispuesto por el artículo 66 de la Ley de Comercio Exterior, los importadores de una mercancía idéntica o similar a la sosa cáustica que conforme a esta Resolución deban pagar la cuota compensatoria mencionada en los puntos 120 y 121 de esta Resolución, no estarán obligados a pagarla si comprueban que el país de origen o procedencia de la mercancía es distinto a los Estados Unidos de América. La comprobación de origen de las mercancías deberá hacerse con arreglo a lo previsto en el Acuerdo por el que se establecen las normas para la determinación del país de origen de mercancías importadas y las disposiciones para su certificación, en materia de cuotas compensatorias, publicado en el Diario Oficial de la Federación del 30 de agosto de 1994.

127. Comuníquese esta Resolución a la Administración General de Aduanas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, para los efectos legales correspondientes.

128. Notifíquese a las partes interesadas.

129. Archívese como caso total y definitivamente concluido.

130. La presente Resolución surtirá sus efectos al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

México, D.F., a 26 de junio de 1995.- El Secretario de Comercio y Fomento Industrial, Herminio Blanco Mendoza.- Rúbrica.


En el documento que usted está visualizando puede haber texto, caracteres u objetos que no se muestren debido a la conversión a formato HTML, por lo que le recomendamos tomar siempre como referencia la imagen digitalizada del DOF o el archivo PDF de la edición.
 


CONSULTA POR FECHA
Do Lu Ma Mi Ju Vi
crear usuario Crear Usuario
busqueda avanzada Búsqueda Avanzada
novedades Novedades
top notas Top Notas
quejas y sugerencias Quejas y Sugerencias
copia Obtener Copia del DOF
versif. copia Verificar Copia del DOF
enlaces relevantes Enlaces Relevantes
Contacto Contáctenos
filtros rss Filtros RSS
historia Historia del Diario Oficial
estadisticas Estadísticas
estadisticas Vacantes en Gobierno
estadisticas Ex-trabajadores Migratorios
INDICADORES
Tipo de Cambio y Tasas al 07/12/2021

DOLAR
21.2047

UDIS
7.059426

TIIE 28 DIAS
5.2325%

TIIE 91 DIAS
5.4175%

TIIE DE FONDEO
4.94%

Ver más
ENCUESTAS

¿Le gustó la nueva imagen de la página web del Diario Oficial de la Federación?

 

0.110712001508857610.jpg 0.192286001221699769.jpg 0.821786001312920061.gif 0.475545001508857915.jpg
Diario Oficial de la Federación

Río Amazonas No. 62, Col. Cuauhtémoc, C.P 06500, Ciudad de México
Tel. (55) 5093-3200, donde podrá acceder a nuestro menú de servicios
Dirección electrónica: www.dof.gob.mx

113

AVISO LEGAL | ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2021