DOF: 13/09/1996
PROGRAMA de Salud Reproductiva y Planificación Familiar 1995-2000.
.
Diario Oficial de la Federación 1996

PROGRAMA DE SALUD REPRODUCTIVA Y PLANIFICACION FAMILIAR 1995-2000

ÍNDICE

PRESENTACIÓN

INTRODUCCIÓN

I.        DIAGNÓSTICO

II.       OBJETIVOS

III.      METAS

IV.     ESTRATEGIAS GENERALES Y LÍNEAS DE ACCIÓN

V.      SEGUIMIENTO, EVALUACIÓN E INVESTIGACIÓN

ANEXO            BIBLIOGRAFÍA

PRESENTACIÓN

El Plan Nacional de Desarrollo 1995-2000 presentado por el Presidente de la República, Ernesto Zedillo Ponce de León, considera a la salud reproductiva y a la planificación familiar como ejes estratégicos del desarrollo del país.

Como una de las primeras acciones sustantivas de la Reforma del Sector Salud se instaló, el 15 de febrero de 1995, el Grupo Interinstitucional de Salud Reproductiva, con el propósito de consolidar los logros que en esta área prioritaria de la salud se han dado en México en los últimos años, fortalecer de una manera integral las acciones de sus diversos componentes y contribuir al crecimiento armónico de la población y al mejoramiento de la calidad de vida y al bienestar individual y familiar de los mexicanos.

El Programa de Salud Reproductiva y Planificación Familiar 1995-2000 es producto del consenso del Grupo Interinstitucional de Salud Reproductiva. La nueva visión de este programa se aparta de los conceptos aislados de atención materno-infantil y de planificación familiar, para evolucionar hacia un concepto integral que se plasma en un ambicioso programa de acción con objetivos y metas concretas.

La implantación del Programa de Salud Reproductiva y Planificación Familiar se articula con el proceso de descentralización de los servicios de salud y se enriquece con el nuevo Modelo de Atención a la Salud para la Población Abierta, con lo que se garantiza el acceso a la información oportuna y a servicios de calidad a un mayor número de mexicanos. Para asegurar la ampliación de la cobertura se ha diseñado un Paquete Básico de Servicios de Salud, un conjunto de intervenciones irreductibles en materia de salud a los que toda persona tiene derecho y dentro del cual la salud reproductiva es un componente esencial junto con la medicina preventiva y la nutrición.

El debido cumplimiento de este programa constituye un reto formidable para todas las instituciones de los sectores público, social y privado y nos compromete a redoblar esfuerzos, optimar los recursos, desarrollar estrategias innovadoras y vigorizar las acciones de concertación para el logro de los objetivos. La salud reproductiva se consolida así en un derecho de todos los mexicanos y en un pilar de la dignidad humana.

El Secretario de Salud y Presidente del Grupo Interinstitucional de Salud Reproductiva, Juan Ramón de la Fuente.

INTRODUCCIÓN

En los últimos 20 años, México ha conseguido notables avances en materia de planificación familiar y atención materno infantil. Estos logros permitieron en un periodo relativamente corto disminuir la fecundidad y la natalidad, así como reducir la morbimortalidad infantil, materna y perinatal.

El impacto de estos programas se ha traducido en un crecimiento más armónico de la población y ha contribuido al incremento en la esperanza de vida al nacimiento; sin embargo, estos avances no han sido homogéneos en todo el territorio nacional y aún se tienen rezagos importantes, así como demandas y necesidades no satisfechas, particularmente en aquellas regiones con población que reside en comunidades rurales e indígenas de difícil acceso. Las prioridades actuales se centran en la atención a los grupos sociales vulnerables y de alto índice de marginación.

Dentro de los esfuerzos encaminados a fortalecer el desarrollo de nuestro país y de acuerdo con los lineamientos del Programa de Reforma del Sector Salud y los Programas Nacionales de Población y de la Mujer, se constituye el Programa de Salud Reproductiva y Planificación Familiar 1995-2000.

En este contexto, el concepto integral de salud reproductiva debe entenderse como el estado general de bienestar físico, mental y social en todos los aspectos relacionados con el sistema reproductor, sus funciones y sus procesos. La salud reproductiva es la capacidad de los individuos y de las parejas para disfrutar de una vida sexual y reproductiva satisfactoria, saludable y sin riesgos, con la absoluta libertad de decidir de una manera responsable y bien informada sobre el número y el espaciamiento de sus hijos.

Esta visión holística considera que toda la población debe tener acceso a la información amplia y a una gama completa de servicios de salud reproductiva asequibles y aceptables. La misión del nuevo Programa de Salud Reproductiva comprende pilares esenciales como la planificación familiar, la salud perinatal, la salud reproductiva de la población adolescente, la salud de la mujer, incluyendo el riesgo preconcepcional, detección oportuna y manejo de la infertilidad y neoplasias del tracto reproductor femenino, la atención al climaterio y la posmenopausia, así como la prevención, detección y manejo de las enfermedades de transmisión sexual, incluido el VIH/SIDA.

Un componente de particular relevancia es la incorporación de la perspectiva de género en todas las actividades de normatividad, educación-comunicación, prestación de servicios, investigación y evaluación en materia de salud reproductiva, tendientes a asegurar relaciones equitativas entre los géneros y con igualdad de oportunidades, para contribuir a la emancipación y defensa de los derechos de las mujeres, particularmente los sexuales y reproductivos.

La misión del Programa de Salud Reproductiva y Planificación Familiar se plasma en este programa de acción para el periodo 1995-2000, enfatizando que todas las acciones deben realizarse con un absoluto respeto a la dignidad y libre decisión de los individuos y de las parejas.

En el marco del Plan Nacional de Desarrollo 1995-2000 del Ejecutivo Federal, México se suma al consenso internacional que en materia de población y salud se alcanzó en los acuerdos derivados de la III Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (El Cairo, 1994), la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer (Pekín, 1995) y la Cumbre Mundial en Favor de la Infancia (Nueva York, 1990).

Uno de los retos que enfrenta nuestro país lo constituye la difusión del concepto integral de salud reproductiva entre toda la población; por eso, las instituciones de los sectores público, social y privado pondrán particular énfasis en dicho concepto en los procesos de comunicación educativa y comunicación social. Por otra parte, para asegurar la calidad en la prestación de los servicios se requiere fortalecer el desempeño de los trabajadores de nivel directivo y operativo de salud, a través de la capacitación permanente en todos y cada uno de los componentes de la salud reproductiva.

El Programa de Salud Reproductiva y Planificación Familiar de esta administración pública fue elaborado con la participación activa del Grupo Interinstitucional de Salud Reproductiva conformado por la Secretaría de Salud, el Instituto Mexicano del Seguro Social, el Programa IMSS-Solidaridad, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado, el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, los Servicios de Salud del Departamento del Distrito Federal, la Secretaría de la Defensa Nacional, la Secretaría de Marina, Petróleos Mexicanos, la Secretaría General del Consejo Nacional de Población, el Instituto Nacional Indigenista, la Secretaría de Educación Pública, así como por los siguientes organismos no gubernamentales: la Fundación Mexicana para la Planeación Familiar, la Federación Mexicana de Asociaciones Privadas de Salud y Desarrollo Comunitario, el Consejo de Orientación para Adolescentes, el Consejo de Planificación Familiar para la Juventud, la Iniciativa por una Maternidad sin Riesgos en México y el Grupo de Información en Reproducción Elegida.

El programa incluye un diagnóstico situacional de la salud reproductiva y la planificación familiar en México hacia fines de 1994, los objetivos generales y específicos, las metas de cobertura y de impacto, así como las estrategias generales y las líneas de acción. El documento señala las ventajas de la integralidad de la información y prestación de servicios al aprovechar los puntos de encuentro que fortalecen cada uno de los componentes de la salud reproductiva; se desglosan, además, los objetivos, metas y líneas de acción de cada uno de ellos.

El Programa de Acción está acorde con los lineamientos de las normas oficiales mexicanas actualmente vigentes en materia de salud reproductiva y planificación familiar.

Las estrategias y líneas de acción que permitirán el logro de los objetivos y las metas del Programa de Salud Reproductiva y Planificación Familiar serán promovidas y concertadas entre las instituciones del sector público y privado, así como con diversas organizaciones de la sociedad civil. Con ello se favorecerá la uniformidad en el diseño y cumplimiento de las políticas de salud para que la población mexicana alcance mejores niveles de bienestar.

Para enfrentar los retos de México en salud reproductiva se cuenta con una visión, un camino marcado y un fin último: la salud reproductiva de toda la población.

I. DIAGNÓSTICO

I.1 DINÁMICA DEMOGRÁFICA

México ha registrado en este siglo cambios sustanciales en su estructura y dinámica poblacional que lo han llevado a una transición demográfica. Entre los cambios más importantes destacan la reducción progresiva y continua de la mortalidad, particularmente de la infantil, el abatimiento de la fecundidad y el incremento de la esperanza de vida al nacimiento.

La tasa bruta de mortalidad se redujo de 27 por mil habitantes en 1930 a 4.6 en 1994, mientras que la mortalidad infantil en el mismo periodo pasó de una tasa de 176.4 por mil nacidos vivos a 30.3. La tasa global de fecundidad alcanzó en 1970 la cifra de 6.6 hijos por mujer y descendió a 2.9 hijos en 1994. En forma concomitante, la tasa bruta de natalidad que era de 44.8 nacimientos por mil habitantes en 1930, pasó a 43.5 en 1970 y a 25.6 en 1994.

Como resultado del avance de la ciencia y de la tecnología médicas, así como de la institucionalización de los servicios de salud pública y de seguridad social, la esperanza de vida al nacimiento -que en 1930 era de 36 años- se elevó a 72.6 en 1994. Este indicador muestra una diferencia significativa por sexo, ya que es mayor en las mujeres (75.8 años) que en los varones (69.4).

La transición demográfica se ha traducido en modificaciones importantes en la estructura de la pirámide de población, la cual muestra hacia finales de 1994 un angostamiento relativo en su base con mayor crecimiento de los grupos de adolescentes y de las mujeres en la etapa posreproductiva. Esta transición continuará hasta alcanzar bajas tasas de mortalidad, baja fecundidad y disminución del crecimiento poblacional, con lo que se conformarán pirámides de población de base angosta. Sin embargo, el cambio ocurre de manera heterogénea entre las diversas regiones del país; en efecto, algunas entidades federativas ya muestran indicadores de salud, sociales y demográficos cercanos a los que se observan en los países desarrollados, en tanto que otras se encuentran muy rezagadas.

De manera paralela a la transición demográfica, nuestro país enfrenta un proceso de transición epidemiológica que se traduce en cambios en las prioridades de atención a la salud. Mientras que en 1940 predominaban las enfermedades infecciosas y parasitarias como principales causas de muerte, en la actualidad la mayor parte de las defunciones obedecen a enfermedades no transmisibles, donde destaca el incremento de las enfermedades crónico-degenerativas (enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus y neoplasias malignas).

Las implicaciones de la transición demográfica, con un crecimiento poblacional aún elevado en números absolutos, muestran que además de las necesidades y demandas no satisfechas en salud reproductiva y planificación familiar, particularmente en el área rural (comunidades de menos de 2500 habitantes), emergen nuevos desafíos como la atención a la salud sexual y reproductiva de la población adolescente y la atención de las mujeres en la etapa posreproductiva. Asimismo, subsiste el reto de eliminar el rezago en las enfermedades de la pobreza como las afecciones maternas y perinatales y las derivadas de la desnutrición.

I.2 PLANIFICACIÓN FAMILIAR

El descenso de la tasa global de fecundidad ha ocurrido en México esencialmente a expensas de la práctica de métodos anticonceptivos. La prevalencia de uso de estos métodos aumentó del 30% registrado en 1976, a casi el 64% de las mujeres unidas en edad fértil en 1994; pero este indicador varía significativamente según diversos factores sociales y demográficos: mientras que en 1992 la prevalencia era del 70% en las localidades urbanas, en el medio rural era de 44%, una diferencia de 26 puntos porcentuales. A pesar de que esta diferencia ha disminuido en los últimos años, en las áreas rurales se observan patrones de uso de métodos anticonceptivos muy bajos, incluso inferiores a los alcanzados en 1982 en todo el país, lo que refleja la magnitud del reto que enfrentan los servicios de planificación familiar en dichas localidades.

El incremento en el uso de metodología anticonceptiva se ha dado en todos los grupos etáreos, aunque en adolescentes y parejas unidas menores de 20 años la prevalencia y continuidad de uso aún es baja.

La distribución en el uso de métodos anticonceptivos ha variado de manera notable en los últimos años. En la década de los setenta se utilizaban mayoritariamente los anticonceptivos hormonales orales de dosis intermedias y los métodos naturales, mientras que en la actualidad la preferencia es hacia la oclusión tubaria bilateral y el dispositivo intrauterino medicado con cobre, seguidos por los anticonceptivos hormonales, tanto orales (dosis bajas) como inyectables, y los métodos de barrera, incluido el condón.

PORCENTAJE DE MUJERES EN EDAD FÉRTIL UNIDAS

QUE USAN MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS, SEGÚN

TIPO DE MÉTODO Y GRUPOS DE EDAD

1976-1992

                             1976     1979     1982       1987     1992

Tipo de método

Métodos modernos        23.1      32.0      41.5        44.8      55.0

Cualquier método           30.2      37.8      47.7        52.7      63.1

Grupos de edad

      15-19                          14.2      19.2      20.8        30.2      36.4

      20-24                          26.7      37.4      45.7        46.9      55.4

      25-29                          38.6      44.5      56.5        54.0      65.7

      30-34                          38.0      49.6      59.8        62.3      70.1

      35-39                          37.9      42.8      57.6        61.3      72.6

      40-44                          25.1      33.3      42.9        60.2      67.4

      45-49                          11.8      16.3      22.1        34.2      50.5

FUENTE: Programa Nacional de Población 1995 - 2000.

Los métodos de regulación de la fertilidad tradicionales y naturales muestran un descenso porcentual en su aceptación y uso.

La participación activa del varón en la planificación familiar ha mostrado recientemente un incremento discreto, pero significativo, particularmente después de la introducción de técnicas y estrategias contemporáneas en algunas instituciones del Sector Salud.

COBERTURA EN ANTICONCEPCIÓN POSEVENTO

OBSTÉTRICO EN EL SECTOR PÚBLICO

1992 - 1994

AÑO                          PORCENTAJE DE

                                COBERTURA

1992                                                    48

1993                                                    50

1994                                                    51

FUENTE: Estadísticas de servicio: SSA, IMSS e ISSSTE.

El Programa de Planificación Familiar se ha fortalecido en los últimos años con la incorporación a nivel interinstitucional de estrategias puntuales para la provisión de métodos anticonceptivos seguros, efectivos y aceptables.

Debe destacarse la amplia cobertura del Programa de Anticoncepción Posevento Obstétrico (posparto, trans y poscesárea y posaborto), el que utiliza métodos que no interfieren en la lactancia materna, lo que representa una oportunidad de encuentro con el Programa de Hospital Amigo del Niño y de la Madre del componente de salud perinatal. En aquel programa, el uso del dispositivo intrauterino medicado con cobre ha contribuido a aumentar el espaciamiento intergenésico. De acuerdo con los registros institucionales de información, la cobertura anticonceptiva posevento obstétrico ha tenido un discreto avance en los últimos años; hasta alcanzar en 1994 un valor de 51% en el Sector Público.

La incorporación reciente de la vasectomía sin bisturí, un novel procedimiento que se ofrece en el primer nivel de la atención, ha logrado una creciente demanda entre la población masculina tanto en el ámbito urbano como en el rural.

La provisión de información y servicios de salud sexual y anticoncepción para las/los adolescentes representa un punto de encuentro con otros pilares de la salud reproductiva, como la prevención y manejo de las enfermedades de transmisión sexual y la salud integral para este grupo etáreo. Finalmente, el acceso y oferta de tecnología anticonceptiva contemporánea, que se ha iniciado en los últimos años en poblaciones rurales, fortalecerá este componente prioritario de la planificación familiar.

Durante los últimos años se ha implantado y fortalecido la comunicación educativa y social en planificación familiar, así como la capacitación en tecnología anticonceptiva, incluido el proceso de orientación-consejería. Estos elementos se constituyen en un factor esencial para brindar información veraz y servicios de calidad que permiten a las parejas ejercer el derecho a decidir de manera responsable y libre el número y espaciamiento de sus hijos(as).

Dentro del concepto de planificación familiar, se incluye la provisión de información y servicios a las parejas infértiles. En nuestro país se estima que entre 8% y 12% de las parejas en edad reproductiva presentan infertilidad. Algunas causas de infertilidad son prevenibles y con el avance de la ciencia y tecnología médicas la gran mayoría se pueden corregir. Si bien las instituciones de salud del Sector Público cuentan con centros para la atención de la pareja infértil en el segundo y tercer nivel, la información, prevención, manejo o referencia de estos casos no se realizan en el primer nivel de la atención. Por otra parte, debe subrayarse que no existe hasta este momento normatividad oficial uniforme para la atención con calidad de los casos de infertilidad en todos los niveles, tanto en el Sector Público como en el privado.

I.3 SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA DE LOS/LAS ADOLESCENTES

En los últimos años la población adolescente se ha incrementado de manera notable, por lo que actualmente representa el 23.2% de la población total del país. Para 1994 se estimaba una población de 20.9 millones de adolescentes, de los cuales 10.4 eran mujeres y 10.5 varones.

EDAD MEDIA A LA PRIMERA UNIÓN DE LAS MUJERES DE 15 A 49 AÑOS ALGUNA VEZ UNIDAS, SEGÚN TAMAÑO DE LA LOCALIDAD, 1992

                             TAMAÑO DE LA                                                EDAD

                                  LOCALIDAD                                             MEDIA

                                       Menos de 2,500 habs.                       17.90

                                       2,500 a 19,999 habs.                         18.74

                                       20,000 a 99,999 habs.                       19.44

                                       100,000 y más habs.                          19.90

                                       T O T A L                                               19.17

FUENTE:  INEGI, Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica, 1992.

El análisis del comportamiento reproductivo de la población indica que ni la edad media a la primera unión (19 años) ni la edad al nacimiento del/la primer(a) hijo(a) (21 años) han experimentado un cambio significativo en los últimos años y que existen diferencias muy acentuadas por lugar de residencia.

Debe señalarse también que la fecundidad de las mujeres de 15 a 19 años ha registrado un descenso. La tasa específica de fecundidad en este grupo de edad se redujo de 132 nacimientos por mil mujeres en 1978, a 78, en 1994. Las estadísticas vitales de 1993 muestran un total de 454,900 nacimientos de mujeres menores de 20 años, lo que representa un 16% del total de nacimientos registrados en el país. Un porcentaje elevado de embarazos en la adolescencia no son planeados y muchos de ellos no son deseados. El embarazo no planeado tiene un enorme impacto, no solamente en términos de salud sino que además dificulta el proceso de educación, desarrollo y autonomía de las/los adolescentes. Los embarazos en la adolescencia temprana se acompañan frecuentemente de una mayor incidencia de morbilidad y mortalidad materna y perinatal, especialmente en poblaciones más vulnerables.

La mortalidad neonatal estimada para el quinquenio 1987-1991 fue de 25 por mil nacimientos en mujeres adolescentes, una cifra significativamente mayor que la mortalidad neonatal general (19 defunciones por mil nacidos vivos). La mortalidad materna para las mujeres menores de 20 años (3.4 defunciones por 10,000 nacidos vivos) es 6% mayor que la correspondiente al grupo de mujeres de 20 a 24 años (3.2).

La prevalencia de uso de métodos anticonceptivos entre adolescentes con vida sexual activa ha aumentado en los últimos años. En el año de 1992 se estimaba que un 36.4% de las mujeres unidas de 15 a 19 años usaba algún método anticonceptivo. Entre los métodos utilizados se encuentran los anticonceptivos hormonales (40.3%), el dispositivo intrauterino (33.5%) y los métodos de barrera, incluido el condón (8.7%).

Por otra parte, de acuerdo con el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica, las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes en 1993 para la población menor de 25 años fueron candidiasis, tricomoniasis y gonorrea. En el periodo 1990-1993, el número de casos de enfermedades de transmisión sexual para el grupo menor de 14 años aumentó un 19% y para el grupo de 15 a 24 años se incrementó un 14%. En el caso del SIDA, se ha incrementado su frecuencia en poblaciones de 10 a 19 años y particularmente en la de 20 a 29 años, lo que indica una importante exposición al riesgo durante la adolescencia.

Las demandas y necesidades no satisfechas entre la población adolescente en términos de educación formal, comunicación educativa y social, así como la prestación de servicios en salud sexual y reproductiva constituyen un reto formidable, cuya atención no puede ser postergada.

CASOS NUEVOS DE ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

EN POBLACION DE 5 A 24 AÑOS. 1993

                                                                                                               EN TODA

              ENFERMEDAD                                    5 a 14              15 a 24     SUBTOTAL         LA POBLACIÓN

- Candidiasis urogenital                                      3,892                 25,821                           29,713                 96,725

- Chancro blando                                             33                     193                               226                     618

- Hepatitis vírica B                                         257                       75                               332                     743

- Herpes genital                                             196                     760                               956                        3,087

- Infección gonocócica del                                  1,020                  5,567                            6,587                 20,691

  tracto genitourinario

- Linfogranuloma venéreo                                   8                     112                               120                     364

- SIDA                                                           57                     587                               644                        5,095

- Sífilis adquirida                                             32                     598                               630                        1,947

- Sífilis congénita                                              0                        0                                  0                       41

- Tricomoniasis urogenital                                   2,651                 27,562                           30,213               102,855

TOTAL                                                             8,146                 61,275                           69,421               232,166

FUENTE: SSA. Dirección General de Epidiemiología, Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica.

1.4 SALUD PERINATAL

Los servicios de atención perinatal son ofrecidos por las instituciones del sector público, social y privado. La cobertura total de atención prenatal fue de 93% en el periodo 1989-1994; el 94.6% de las atenciones fue proporcionado por médicos, el 1.3% por enfermeras y el 4% por parteras tradicionales. Debe destacarse que a nivel nacional tres de cuatro mujeres que recibieron atención prenatal durante 1989 y 1994, tuvieron cuatro o más revisiones durante su embarazo, pero que entre la población de mujeres sin escolaridad o con primaria incompleta un porcentaje muy elevado no recibió ninguna atención.

DISTRIBUCIÓN PORCENTUAL DE MUJERES EN EDAD FERTIL

CON HIJO NACIDO VIVO SEGÚN NÚMERO DE REVISIONES PRENATALES

1989 - 1994

                        Número de Revisiones Prenatales

CARACTERISTICAS Ninguna                1 a 3           4 a 6         7 a 9       10 a 12 Más de 12         TOTAL

ESCOLARIDAD

Sin escolaridad                     21.2          35.0          14.5          28.6              0.7                  0.0          100.0

Primaria incompleta              12.8          26.6          33.8          23.3              1.1                  2.4          100.0

Primaria completa                  5.2          19.5          36.0          31.2              4.2                  3.9          100.0

Secundaria y más                  2.1          10.3          30.9          44.7              8.0                  4.0          100.0

LOCALIDAD

Menos de 2500                      8.8          25.6          32.1          29.3              3.0                  1.2          100.0

2500 y más                           6.1          15.7          31.9          36.8              5.4                  4.1          100.0

TOTAL                                  6.8          18.4          32.0          34.7              4.8                  3.3          100.0

Fuente SSA. Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil, 1994

La desnutrición en las mujeres embarazadas, particularmente en los grupos más vulnerables de la población, constituye un factor importante de riesgo en la salud materna y perinatal. La Encuesta Nacional de Nutrición (1988) indicó que el 28.6% de las mujeres en edad reproductiva presentó bajo peso corporal, mientras que el 35.1% tenía sobrepeso. La prevalencia de anemia ferropriva es importante entre la población de mujeres gestantes.

La prevalencia de VIH en mujeres embarazadas es de una en 3,000 casos y se estima que ocurren 500 embarazos por año en mujeres infectadas, con una tasa de transmisión vertical de 25%. Con el diagnóstico oportuno y el tratamiento adecuado se puede evitar el contagio intrauterino en el 69% de los casos.

DISTRIBUCIÓN PORCENTUAL DE MUJERES EN EDAD FÉRTIL CON HIJO

NACIDO VIVO SEGÚN COBERTURA DE ATENCIÓN DEL PARTO, POR TIPO DE AGENTE

1989 - 1994

                                                        TIPO DE AGENTE

CARACTERÍSTICAS                                                  Médico       Enfermera          Partera          Otro      Nadie         TOTAL

ESCOLARIDAD

Sin escolaridad                                                 68.8                  0.0              25.0        4.3            1.9          100.0

Primaria incompleta                                          75.2                  2.8              18.5        1.4            2.1          100.0

Primaria completa                                             88.7                  2.7                8.0        0.4            0.2          100.0

Secundaria y más                                            95.7                  1.2                2.5        0.4            0.2          100.0

LOCALIDAD

Menos de 2500                                                 82.4                  2.2              12.8        1.4            1.2          100.0

2500 y más                                                     88.7                  1.8                8.1        0.7            0.7          100.0

TOTAL                                                            87.0                  1.9                9.4        0.9            0.8          100.0

FUENTE: SSA, Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil, 1994.

Se estima que de un 6 a un 18% de los embarazos tiene un factor concomitante de riesgo que requiere, al igual que las emergencias obstétricas, detección oportuna y referencia a centros con capacidad resolutiva.

Por lo que toca a la atención del parto o cesárea, el 87% de los casos fue atendido por personal médico, el 2% por enfermeras(os), el 9% por parteras y el 2% por personas no capacitadas. Esta distribución presenta grandes diferencias si se toma en cuenta la escolaridad de la mujer o su lugar de residencia. Del total de partos atendidos entre 1989 y 1994, el 76% se resolvió por vía vaginal y el 24% restante mediante operación cesárea.

De conformidad con la Organización Mundial de la Salud, el bajo peso al nacer se considera como el factor más importante en relación con la morbilidad y mortalidad perinatal. La proporción de niños con peso de menos de 2500 gramos se estimó en 9% en el periodo 1989-1994.

La incidencia y prevalencia de los defectos al nacimiento representa un problema de salud, ya que se ha documentado que aproximadamente uno de cada 50 recién nacidos vivos y uno de cada 9 recién nacidos muertos presenta uno o más defectos congénitos mayores, lo que constituye una de las primeras causas de morbilidad y mortalidad perinatal e infantil. Algunos de los defectos al nacimiento son prevenibles, como el caso del retraso mental secundario por hipotiroidismo congénito, defectos de cierre del tubo neural, así como por otros factores externos como el uso inadecuado de medicamentos o la exposición a tóxicos durante el embarazo.

Para la detección temprana y tratamiento oportuno del hipotiroidismo congénito, se estableció en el Sector Público el Programa de Prevención de Retraso Mental por Hipotiroidismo Congénito. Durante 1994 este programa operó en 350 unidades médicas que brindan atención obstétrica en el Sistema Nacional de Salud. En dicho año se realizó el tamizaje en 127,000 recién nacidos(as), con lo que se detectaron 70 casos de hipotiroidismo congénito, lo que denota una frecuencia alta en nuestro país.

Por otra parte, con el objetivo de apoyar, fomentar y rescatar la cultura y la práctica de la lactancia materna, en 1991 las instituciones de salud del Sector Público adoptaron la estrategia propuesta por la OMS y UNICEF denominada Hospital Amigo del Niño. Esta iniciativa se transformó en nuestro país en Hospital Amigo del Niño y de la Madre ampliando las intervenciones requeridas en atención materna para lograr la certificación. Esta estrategia gerencial de apoyo a la salud perinatal incluye la anticoncepción posevento obstétrico y constituye un punto de encuentro con la planificación familiar. El número de hospitales inscritos y certificados se ha incrementado notablemente en los últimos años.

PROGRAMA HOSPITAL AMIGO DEL NIÑO Y DE LA MADRE

HOSPITALES INSCRITOS Y RECONOCIDOS POR INSTITUCIÓN 1994

  INSTITUCIÓN                                                  INSCRITOS RECONOCIDOS

SISTEMA NACIONAL DE SALUD                                  542                            319

SSA                                                                                       234                             85

IMSS                                                                                      142                             52

ISSSTE                                                                                   42                                8

IMSS Solidaridad                                                                  57                             50

SDN                                                                                         18                                0

SM                                                                                            16                                3

DDF                                                                                         11                                0

PEMEX                                                                                    21                             21

DIF                                                                                             1                                1

HOSPITALES PRIVADOS                                                  27                                0

TOTAL                                                                                  569                           220

FUENTE: Dirección General de Salud Reproductiva: Sistemas Institucionales de Información.

Para contribuir a la disminución de la mortalidad por tétanos neonatal, se han establecido estrategias de capacitación dirigidas a los agentes de salud y parteras tradicionales, lo cual ha sido un instrumento muy valioso para reducir la incidencia de este padecimiento en áreas rurales.

La tasa de mortalidad materna ha mostrado un descenso importante. En 1922 era de 108 muertes por 10,000 nacidos vivos registrados, en 1990 era 20 veces menor (5.4) y en 1994 era de 4.8. Es necesario subrayar que la tasa de mortalidad materna es mayor que la informada debido a un subregistro importante de muertes maternas. Los retos mayores de la salud perinatal son la disminución de la mortalidad materna y perinatal, particularmente porque la mayor parte de las causas de mortalidad materna son prevenibles.

MORTALIDAD MATERNA SEGÚN PRINCIPALES CAUSAS

1980 - 1994

CAUSA                                                                       1980                   1990                   1994

                                                        TASA         %         TASA       %         TASA         %

1.- Aborto                                                                  0.8        8.4            0.4      6.6            0.3        6.7

2.- Causas obtétricas directas                                     8.5      89.9            5.0    92.1            4.4      90.6

×     Hemorragia del embarazo y parto                       1.7      17.8            1.2    23.1            1.2      24.1

×     Toxemia del embarazo                                       2.1      22.4            1.4    25.5            1.3      27.4

×     Infecc. aparto genitourinario en

embarazo                                                        0.0        0.4            0.0      0.6            0.0        0.3

×     Parto Obstruido                                                0.0        0.5            0.1      1.6            0.1        1.2

×     Complicaciones del puerperio                             0.9        9.1            0.6    10.6            0.5      10.4

×     Las demás directas                                          3.8      39.7            1.7    30.7            1.3      27.1

3.- Causas obstétricas indirectas                                 0.2        1.7            0.0      1.3            0.1        2.7

TOTAL                                                                      9.5    100.0            5.4  100.0            4.8    100.0

Tasa por 10,000 N.V.R.

FUENTE: SSA-DGEIE, Salud Materno Infantil. Perfiles de salud No.1, Series Monográficas.

SSA-DGEI, Mortalidad. Aspectos relevantes, 1993,

La tasa de mortalidad neonatal también se ha reducido en forma significativa durante los últimos años. En 1980 ocurrieron 31.7 muertes neonatales por 1,000 nacidos vivos registrados, mientras que en 1993 la tasa fue de 14.7. La mortalidad en el periodo neonatal temprano (mortalidad hebdomadal) se redujo en ese mismo periodo en 22.1%, mientras que la mortalidad neonatal tardía (8 a 28 días) mostró una disminución de 50%. El reto en mortalidad neonatal es el de incidir en las muertes tempranas, particularmente aquellas causadas por hipoxia o asfixia al nacimiento.

MORTALIDAD POR CIERTAS AFECCIONES ORIGINADAS

EN EL PERIODO PERINATAL

1991

                                     CAUSA                                                                       TASA                 %

1. Hipoxia, asfixia y otras afecc. respirat. del feto o recién nacido                                       48.2              59.3

2. Complic. obstétricas que afectan al feto o al recién nacido                                                4.8                6.0

3. Crecimiento lento, desnutrición e inmadurez fetal                                                              4.7                5.8

4. Traumatismo del nacimiento                                                                                           3.3                4.0

5. Enfermedades de la madre que afectan al feto o al

    recién nacido                                                                                                               1.0                0.9

6. Enfermedad hemolítica del feto o del recién nacido                                                           0.5                0.7

7. Otras causas                                                                                                             18.9              23.3

TOTAL                                                                                                                          81.4            100.0

Tasa por 1,000 N.V.R.

FUENTE: SSA-DGEIE, Salud Materno Infantil. Perfiles de Salud No. 1, Series Monográficas.

La muerte intrauterina (mortalidad fetal) también ha mostrado un descenso en los últimos años. La tasa de mortalidad fetal en 1987 fue de 13.4 por 1,000 nacidos vivos registrados y disminuyó a 10.1 en 1993.

TASA DE MORTALIDAD PERINATAL

1980 - 1993

                                                          MORTALIDAD

                         AÑO            FETAL                     NEONATAL

                                                     TOTAL       TEMPRANA            TARDIA

1980                                                    13.4          16.0                    10.8                    5.2

1990                                                    10.8          11.5                      8.8                    2.7

1993                                                    10.1            9.7                      7.6                    2.1

Tasa por 1,000 N.V.R.

FUENTE: SSA-DGEI, Mortalidad 1993; Perfiles Estadisticos No. 8,

Series Monográficas.

I.5 RIESGO PRECONCEPCIONAL

El embarazo en las edades extremas de la vida y la concurrencia de enfermedades crónico-degenerativas en la mujer gestante constituyen factores de riesgo que contribuyen a incrementar la mortalidad materna y perinatal. Las enfermedades crónicas como la hipertensión arterial, nefropatías, diabetes mellitus y diabetes gestacional se enlistan entre los factores más importantes de riesgo preconcepcional. La diabetes mellitus en particular representa un problema importante debido a su alta prevalencia en algunas regiones del país.

Por lo anterior es indispensable que la información y prestación de servicios en salud reproductiva se realice con enfoque de riesgo.

I.6 ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

La prevención y manejo oportuno de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) constituye uno de los pilares fundamentales de la salud reproductiva, ya que este tipo de enfermedades afecta a la población de 15 a 49 años de edad, son causa de infertilidad femenina y masculina y se vinculan muy estrechamente con los otros componentes de la salud sexual y reproductiva.

INCIDENCIA DE LAS PRINCIPALES ENFERMEDADES DE

TRANSMISIÓN SEXUAL, 1990 - 1994

CAUSA                                                                   1990 1992                               1994

                                                      CASOS           TASA              CASOS           TASA            CASOS           TASA

Candidasis urogenital                                                 72,718    84.77                     91,850   105.85                 123,341   136.79

Tricomoniasis urogenital                                             94,226   109.84                   103,304   119.05                 106,471   118.08

Infección gonocóccica                                               19,870    23.16                     19,609    22.60                   24,085    26.71

Herpes genital                                                            2,927      3.41                      3,004      3.46                    5,978      6.63

Sífilis adquirida                                                           3,685      4.30                      2,553      2.94                    1,991      2.21

Chancro blando                                                       766            0.89                   638            0.74                 665            0.74

Linfogranuloma venéreo                                           242            0.28                   243            0.28                 265            0.29

Sífilis congénita                                                        71              ----                     55               ---                   27               ---

FUENTE: SSA-Dirección General de Epidemiología, Revista SIDA/ETS, 1995.

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), la más reciente ETS, apareció en la década de los ochenta para convertirse en una verdadera pandemia. En México, el número de casos notificados de SIDA de 1983 a 1994 asciende a más de 21,000. El comportamiento epidemiológico del SIDA muestra una tendencia ascendente lenta de 1983 a 1985, una etapa francamente ascendente con un incremento exponencial de 1986 a 1993 y a partir de 1994 una disminución con tendencia a la estabilización.

CASOS NUEVOS DE SIDA POR AÑO DE NOTIFICACION

1983 - 1994

                                                      TASA*                     RAZON              PORCENTAJE

AÑO                                       CASOS                    DE                            DE                  DE CASOS

                                              INCIDENCIA         MASCULINIDAD              EN MUJERES

1983                                               6                  0.08                            0.0                              0.0

1984                                               6                  0.08                            0.0                              0.0

1985                                              29                    0.4                          14.1                              6.9

1986                                            146                    3.1                          30.1                              3.3

1987                                            518                    6.4                          11.1                              8.1

1988                                            905                  10.9                            6.1                            13.0

1989                                               1,605            19.0                            6.1                            15.0

1990                                               2,587            31.0                            5.1                            16.0

1991                                               3,154            37.1                            5.1                            15.0

1992                                               3,210            37.0                            6.1                            15.0

1993                                               5,057            57.2                            6.1                            14.0

1994                                               4,111            45.6                            6.1                            13.0

Tasa por 1,000,000 de habitantes

FUENTE: SSA-Dirección General de Epidemiología, Registro Nacional

            de Casos de SIDA.

Debido a que la mayor parte de los métodos anticonceptivos no brindan protección en la transmisión de ETS, se deberán fortalecer las acciones de información educativa en sexualidad en todos y cada uno de los componentes del Programa de Salud Reproductiva y Planificación Familiar.

I.7 PREVENCIÓN Y DETECCIÓN DE NEOPLASIAS DEL TRACTO REPRODUCTOR DE LA MUJER

El cáncer cérvico-uterino y el mamario constituyen causas importantes en la mortalidad de las mujeres en nuestro país. Las acciones en información y prestación de servicios tendientes a su prevención, diagnóstico temprano y manejo/referencia oportunos están vinculadas estrechamente en la fase operativa del Programa de Salud Reproductiva y Planificación Familiar.

DEFUNCIONES POR CÁNCER DE MAMA

RESPECTO A LA MORTALIDAD GENERAL

1980 - 1993

AÑO                                                         DEFUNCIONES                     TASA                  PESO

                                                                                              RELATIVO

1980                                                                             1,226                  1.8                      0.3

1985                                                                             1,672                  2.2                      0.4

1990                                                                             2,230                  2.7                      0.5

1991                                                                             2,379                  2.8                      1.0

1993                                                                             2,718                  3.1                      0.6

Tasa por 100,000 habitantes

FUENTE: SSA-DGEIE, Tumores. Perfiles Estadisticos No. 7, Monográfica 1994

I.8 CLIMATERIO Y POSMENOPAUSIA

Como consecuencia del notable incremento en la esperanza de vida al nacimiento en nuestro país, un número considerable (aproximadamente siete millones) de mujeres pasarán una parte importante de su vida en la condición posmenopáusica. Las diversas manifestaciones del síndrome climatérico y las complicaciones de la atrofia urogenital, la ateroesclerosis, la etapa posmenopáusica que incluye la pérdida mineral ósea que conduce a osteoporosis y alteraciones psicológicas demandan información y servicios desde el primer nivel de la atención. Estas acciones constituyen un importante componente de la salud reproductiva.

I.9 PERSPECTIVA DE GÉNERO EN LA SALUD REPRODUCTIVA

Las construcciones culturales y subjetivas en función de las cuales la diferencia biológica hombre-mujer se traduce en desigualdad social suponen la asignación de funciones y responsabilidades sociales que se expresan centralmente en los ámbitos de la sexualidad y la reproducción. La división del trabajo según el sexo establece un criterio según el cual se asigna a la mujer la responsabilidad del ámbito doméstico, el cuidado de las personas -niños(as), ancianos(as), enfermos(as)- y la responsabilidad en la reproducción biológica, al mismo tiempo que se asigna a los varones el rol de proveedores, ubicados por definición en el ámbito público y orientados hacia la competencia y el ejercicio del poder, funciones todas definidas por la cultura, no por la biología.

La diferente valoración social de lo femenino y lo masculino, y la división sexual del trabajo, determinan inequidades sociales entre varones y mujeres que se expresan en diferencias en el acceso a los recursos, la información y prestación de servicios, en el grado de autonomía que cada uno(a) tiene, en el papel que desempeñan en la familia y en la sociedad y en la valoración de retribución social de su trabajo, lo que a su vez se traduce de diferentes maneras en la salud reproductiva de la población con especiales desventajas para las mujeres.

Debido a su estatus legal y cultural, las mujeres enfrentan rezagos que es necesario atender para contribuir al mejoramiento de su condición. Por ello, se requiere alentar la apropiación y el ejercicio de sus derechos sexuales y reproductivos, así como promover la responsabilidad de los varones en el ejercicio de su sexualidad y en la reproducción incluyendo el ciudado de los hijos(as). De igual manera, es necesario reconocer la forma en que los patrones culturales de la masculinidad-feminidad se constituyen en factores que afectan la salud sexual y reproductiva de varones y mujeres. Los esquemas culturales que identifican la maternidad como el núcleo fundamental de ser mujer favorecen los embarazos en edades extremas, la multigravidez y los embarazos de alto riesgo al centrar la autoestima, la aceptación y el reconocimiento social en la función reproductiva de las mujeres. De igual manera, la legitimación social de las relaciones de poder al interior de la pareja obstaculiza la toma de decisiones en cuanto al ejercicio pleno de su sexualidad, la regulación de su fertilidad y una atención pre y posnatal adecuada. Esta desvaloración de la mujer también le impide establecer relaciones de equidad y de autonomía con otros actores sociales, entre los cuales se encuentran quienes prestan servicios de salud, lo que repercute en la calidad de la atención. Por ello, elevar la calidad de la atención en los servicios de salud reproductiva requiere promover el ejercicio de derechos, dignidad, autonomía y asegurar la adquisición de poder de las mujeres en la toma de decisiones y desmitificar muchos de los esquemas de la masculinidad que se constituyen en factores de riesgo para unos y otras.

II. OBJETIVOS

II.1 PLANIFICACIÓN FAMILIAR

Objetivo general

Garantizar a toda la población el acceso universal a información, orientación y servicios de alta calidad de planificación familiar en el contexto amplio de la salud reproductiva, con opciones múltiples de métodos anticonceptivos efectivos, seguros y aceptables para todas las fases de la vida reproductiva, que permitan el libre ejercicio del derecho a decidir el número y espaciamiento de los/las hijos(as) y mediante un procedimiento de consentimiento informado. Los servicios deberán ser proporcionados con absoluto respeto a la dignidad de las personas y de las parejas de acuerdo con los lineamientos de la Norma Oficial Mexicana de los Servicios de Planificación Familiar (NOM-005-SSA2-1993) y atendiendo a la diversidad cultural y étnica del país.

Objetivos específicos

         Dentro del marco integral de la salud reproductiva, fortalecer y ampliar la cobertura y calidad de la información, educación y comunicación de las acciones en planificación familiar, así como la prestación de los servicios, para cubrir las necesidades y demandas no satisfechas, con particular énfasis en las áreas rural, rural dispersa y urbano marginada.

         Contribuir a la disminución de los niveles de fecundidad, lo cual se logrará a través de una amplia acción intersectorial, que promueva la participación laboral y política de las mujeres y que aumente su escolaridad e información, en especial la relativa a la sexualidad y reproducción. Las instituciones de salud tendrán la responsabilidad de incrementar la prevalencia de uso de métodos anticonceptivos efectivos, seguros y aceptables para así contribuir a modular en forma armónica el crecimiento demográfico del país.

         Reducir el número de embarazos no deseados, no planeados o de alto riesgo, contribuyendo a la prevención del aborto y a la disminución de la morbimortalidad materna y perinatal.

         Contribuir a ampliar el espacio intergénesico a través del reforzamiento y la ampliación de la cobertura de la práctica anticonceptiva posevento obstétrico.

         Fortalecer la estructura familiar, propiciando una actitud responsable de los hombres y de las mujeres hacia la sexualidad y la reproducción.

         Fomentar la participación activa del varón en la planificación de la familia y su corresponsabilidad en las decisiones sexuales y reproductivas.

         Reforzar y ampliar las acciones de diversificación de métodos anticonceptivos modernos, facilitando su acceso a la población rural.

         Ampliar la cobertura y calidad de los servicios comunitarios de salud reproductiva y planificación familiar.

         Extender la cobertura de los servicios de planificación familiar en las comunidades indígenas, de acuerdo con sus percepciones y preferencias.

         Consolidar y fomentar la oferta de servicios de calidad de planificación familiar en las unidades de primer y segundo nivel de la atención.

         Diseñar estrategias especiales para proporcionar servicios de anticoncepción a grupos específicos de la población.

         Ofrecer servicios para la prevención, diagnóstico, manejo y referencia a las parejas infértiles desde el primer nivel de la atención.

         Mantener un proceso de información que garantice el correcto uso de los métodos anticonceptivos.

II.2 SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA DE LOS/LAS ADOLESCENTES

Objetivo general

Proteger y propiciar el ejercicio de los derechos de la población adolescente a la información, educación, comunicación y servicios de salud sexual y reproductiva con una visión integral que fomente actitudes y conductas responsables y que permita a este grupo etáreo de la población asumir su sexualidad de una manera autónoma, consciente y sin riesgos, así como incrementar su autoestima. Las acciones en salud sexual y reproductiva de los/las adolescentes deberán salvaguardar las condiciones de intimidad, confidencialidad y consentimiento basado en una información correcta.

Objetivos específicos

         Ampliar la cobertura de información, educación y servicios específicos para la atención de la salud integral de los/las adolescentes con énfasis en salud sexual y reproductiva a través de una amplia concertación interinstitucional e intersectorial, a fin de promover estilos de vida sana.

         Prevenir los embarazos no deseados, el aborto y las enfermedades de transmisión sexual, incluido el VIH/SIDA, en la población adolescente y promover el uso del condón.

         Proporcionar información amplia y servicios de calidad en anticoncepción con énfasis en métodos de barrera a aquellos(as) adolescentes que hayan iniciado vida sexual.

         Proporcionar información y servicios de alta calidad para las adolescentes embarazadas con énfasis en consejería y anticoncepción posevento obstétrico.

II.3 SALUD PERINATAL

Objetivo general

Garantizar el derecho de las mujeres a información apropiada y servicios de calidad en salud perinatal, que incluyan el fomento de la nutrición materna, control prenatal con énfasis en los embarazos de alto riesgo, en la prevención de las enfermedades de transmisión sexual, incluido el VIH, en el manejo de las complicaciones del aborto, así como atención adecuada del parto, acceso a los servicios obstétricos de emergencia, atención del puerperio, orientación-consejería en anticoncepción posevento obstétrico con total respeto a los derechos reproductivos, atención del/la recién nacido(a) y lactancia materna exclusiva. La misión primordial de la salud perinatal en el contexto integral de la salud reproductiva es lograr una maternidad sin riesgos en la población.

Objetivos específicos

         Disminuir la morbilidad y mortalidad materna y perinatal.

         Ampliar la cobertura de la información y servicios con calidad y oportunidad en la vigilancia y atención del embarazo en todos los niveles de atención.

         Fortalecer estrategias alternas en la promoción de cuidados durante el embarazo y en la atención perinatal con énfasis en la detección oportuna y referencia de embarazos de alto riesgo en las áreas rural y urbano-marginada.

         Promover la eliminación de la violencia doméstica contra las mujeres embarazadas y crear mecanismos para identificar los casos en los que acuden a consulta prenatal, así como tomar medidas para su especial tratamiento.

         Desarrollar estrategias para la atención oportuna de las emergencias obstétricas, incluidas las complicaciones del aborto.

         Brindar servicios de calidad en la atención del parto, puerperio y del/la recién nacido(a) limitando la práctica de la operación cesárea con base en indicaciones médicas precisas y de conformidad con la Norma Oficial Mexicana para la Atención de la Mujer durante el Embarazo, Parto y Puerperio y del Recién Nacido (NOM-007-SSA2-1993).

         Disminuir la incidencia de la anemia ferropriva en las mujeres gestantes.

         Disminuir la incidencia de tétanos neonatal asociado con la atención del parto en zonas de riesgo.

         Fomentar la cultura y práctica de la lactancia materna exclusiva en los primeros meses de la vida.

         Fortalecer la detección temprana y el manejo oportuno de los defectos al nacimiento prevenibles y de incidencia elevada.

         Mejorar la calidad del registro de la morbilidad y mortalidad materna y perinatal y fortalecer el estudio y el dictamen de su causalidad.

II.4 RIESGO PRECONCEPCIONAL

Objetivo general

Prevenir y manejar los factores de riesgo preconcepcional que resulten en fallas reproductivas.

Objetivos específicos

         Otorgar servicios especiales de salud reproductiva a las mujeres en edad fértil que presenten factores de riesgo preconcepcional.

         Proporcionar información y educación para la prevención de complicaciones obstétricas en mujeres en las que se detecte factores de riesgo preconcepcional.

II.5 ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

Objetivo general

En el marco integral de la salud reproductiva, ampliar el acceso de la población a información apropiada y servicios de calidad para la prevención, diagnóstico temprano y manejo oportuno de las enfermedades de transmisión sexual. En el caso de VIH/SIDA, colaborar con las instancias normativas a la prevención, diagnóstico y referencia de casos.

Objetivos específicos

         A través de la comunicación educativa y social, promover entre la población conductas y prácticas que le permitan asumir su sexualidad de manera responsable, consciente y sin riesgos.

         Fortalecer la prestación de servicios para el diagnóstico, manejo y referencia de las enfermedades de transmisión sexual con énfasis en el primer nivel de atención y en las áreas rurales.

         Contribuir en el nivel operativo a fortalecer las acciones de prevención, diagnóstico y referencia del VIH/SIDA, con énfasis en población de alto riesgo.

II.6 PREVENCIÓN Y DETECCIÓN DE NEOPLASIAS DEL TRACTO REPRODUCTOR DE LA MUJER

Objetivo general

En el marco integral de salud reproductiva colaborar con las instancias normativas a la prevención, detección temprana y referencia de casos del cáncer cérvico uterino y mamario con énfasis en el primer nivel de atención y en el área rural.

Objetivos específicos

         Fortalecer las acciones de prestación de servicios para la prevención y detección oportuna de carcinomas cérvico uterino y mamario a lo largo de la vida reproductiva y en la posmenopausia.

         Incrementar la calidad de la toma de muestras y de su análisis para la detección oportuna.

II.7 CLIMATERIO Y POSMENOPAUSIA

Objetivo general

Mejorar la salud de las mujeres en la etapa posreproductiva.

Objetivo específico

         Instrumentar acciones de comunicación educativa y social, así como de prestación de servicios en diferentes niveles de atención, para el manejo del síndrome climatérico y la condición posmenopáusica con el fin de prevenir sus complicaciones.

II.8 PERSPECTIVA DE GÉNERO EN LA SALUD REPRODUCTIVA

Objetivo general

Contribuir a disminuir las inequidades de género que afectan el acceso a la información y educación de las mujeres, propiciando su potenciación y autonomía para mejorar y preservar su salud sexual y reproductiva.

Objetivos específicos

         Asegurar la incorporación de la perspectiva de género en los servicios de salud reproductiva y planificación familiar.

         Asegurar el consentimiento informado en la prestación de servicios de planificación familiar.

         Fomentar la colaboración efectiva entre instituciones públicas, organizaciones no gubernamentales y grupos comunitarios y locales en la concepción, ejecución, coordinación y evaluación de los programas.

         Mejorar la relación proveedor-usuario con perspectiva de género, escuchando a las mujeres y promoviendo una relación cálida, personalizada y con alto contenido humanístico.

III. METAS

Las metas para el Programa de Salud Reproductiva y Planificación Familiar 1995-2000 se establecieron de acuerdo con los lineamientos del Programa Nacional de Población y del Programa de Reforma del Sector Salud para el mismo periodo. Las metas responden a los objetivos planteados y se dividen en metas de cobertura y metas de impacto.

COBERTURA POR ENTIDAD FEDERATIVA DE

MUJERES UNIDAS EN EDAD FÉRTIL

AÑO 2000

             Entidad                                                                                     %

         Federativa

Aguascalientes                                                                  66.4

Baja California                                                                   76.9

Baja California Sur                                                            78.8

Campeche                                                                          68.6

Coahuila                                                                             76.4

Colima                                                                                 73.9

Chiapas                                                                              62.6

Chihuahua                                                                          74.6

Distrito Federal                                                                  76.8

Durango                                                                              67.9

Guanajuato                                                                         64.0

Guerrero                                                                              61.1

Hidalgo                                                                                68.7

Jalisco                                                                                 68.3

México                                                                                  76.4

Michoacán                                                                          66.7

Morelos                                                                               72.3

Nayarit                                                                                 75.1

Nuevo León                                                                        77.3

Oaxaca                                                                                59.9

Puebla                                                                                 61.9

Querétaro                                                                            62.1

Quintana Roo                                                                     69.5

San Luis Potosí                                                                 63.8

Sinaloa                                                                                74.6

Sonora                                                                                 73.5

Tabasco                                                                              72.1

Tamaulipas                                                                        71.7

Tlaxcala                                                                               67.3

Veracruz                                                                              67.4

Yucatán                                                                               65.3

Zacatecas                                                                           67.8

III.1 PLANIFICACIÓN FAMILIAR

Metas de cobertura

La prevalencia de uso de métodos anticonceptivos con respecto a las mujeres unidas en edad fértil deberá aumentar a 70.2% para el año 2000. Para alcanzar esta meta, se requerirá incrementar la prevalencia en el área rural a 57% y mantener la del área urbana por arriba del 70%.

El cumplimiento de esta meta representa alcanzar un número absoluto de 12.6 millones de usuarias(os) en el año 2000. Deberá darse particular atención a la reducción de las necesidades y demandas no satisfechas con énfasis en los grupos más vulnerables de la población.

Para incrementar la calidad en la prestación de los servicios de planificación familiar, la oferta de métodos anticonceptivos deberá ser lo suficientemente amplia para cubrir las necesidades, percepciones y demandas de la población usuaria. Para el año 2000, la cobertura de anticoncepción posevento obstétrico deberá incrementarse al 70%, el número de vasectomías sin bisturí como un método anticonceptivo no reversible para el varón deberá duplicarse y se incrementará el acceso a métodos anticonceptivos modernos en el área rural.

En los servicios de planificación familiar se incluyen la prevención, el diagnóstico y el manejo de la infertilidad, por lo que se deberá proporcionar atención de calidad, en los diferentes niveles, a todas las parejas e individuos que así lo demanden.

Para contribuir al fortalecimiento y consolidación de una cultura demográfica y de salud reproductiva integral con pleno respeto a las decisiones informadas de los/las usuarios(as), que propicie la satisfacción de las preferencias reproductivas de hombres y mujeres, se proporcionará información suficiente, veraz y oportuna a toda la población sobre las ventajas de la planificación familiar y del acceso a los servicios.

Metas de impacto

Para fortalecer el crecimiento armónico de la población y el desarrollo sostenido del país, la tasa global de fecundidad deberá disminuir a 2.4 hijos por mujer en el año 2000. De esta manera, el Programa de Planificación Familiar contribuye a incrementar la calidad de vida y el bienestar de los individuos y de las familias mexicanas.

A través de la ampliación de la cobertura de los servicios y de la comunicación educativa y social, se postergará la edad de la madre al nacimiento del/la primer(a) hijo(a) y se ampliará el espacio intergenésico; con estos dos comportamientos, se favorecerá la terminación temprana de la fecundidad.

III.2 SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA DE LOS/LAS ADOLESCENTES

Metas de cobertura

La información, educación y comunicación sobre salud sexual y reproductiva de la población adolescente constituye el eje central de la atención a este grupo etáreo de la población, por lo que se proporcionará información amplia a todos los/las adolescentes para propiciar el autocuidado de su salud, prevenir embarazos no deseados y no planeados, así como reducir la incidencia del aborto y de las enfermedades de transmisión sexual.

Para el año 2000 deberá ampliarse la cobertura de servicios específicos de atención a la salud integral de los/las adolescentes poniendo énfasis en la salud sexual y reproductiva en las instituciones del Sistema Nacional de Salud. La prevalencia de uso de métodos anticonceptivos entre los/las adolescentes que ya hayan iniciado una vida sexual se incrementará al 60% con particular cuidado en el uso de estrategias que prevengan los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual. Los servicios para la población adolescente deberán incluir atención de calidad durante las etapas prenatal, del parto y del puerperio, así como en las complicaciones del aborto al 100% de las adolescentes embarazadas; a la vez se reforzará la orientación-consejería sobre anticoncepción posevento obstétrico.

Metas de impacto

La meta prioritaria de impacto en la atención de la salud sexual y reproductiva de los/las adolescentes para el año 2000 es que este grupo de la población asuma su sexualidad de manera responsable y sin riesgos. Los embarazos no deseados en mujeres menores de 20 años deberán reducirse en un 50%, lo cual, aunado a la atención de calidad de las adolescentes embarazadas, contribuirá a disminuir la morbilidad y mortalidad materna y perinatal en este grupo etáreo. Con esto se contribuirá a mejorar la calidad de vida de la población adolescente y se facilitará su acceso a las oportunidades de educación y empleo.

III.3 SALUD PERINATAL

Metas de cobertura

Para el año 2000, el acceso universal a información y servicios integrales de salud reproductiva favorecerá una maternidad sin riesgos en las mujeres embarazadas, con énfasis en los grupos más vulnerables de la población. Se deberá hacer hincapié en el manejo adecuado de los embarazos de alto riesgo y en la prevención de las enfermedades de transmisión sexual y de la transmisión vertical por el VIH. La atención prenatal de calidad deberá otorgarse mediante el enfoque de riesgo con un mínimo de cinco consultas durante el embarazo e incluirá orientación adecuada a las mujeres sobre los cuidados y signos de riesgo. Se dará tratamiento a todas las embarazadas que acudan a consulta prenatal y presenten anemia ferropriva. En las poblaciones de riesgo deberá aplicarse el esquema completo de toxoide tetánico al 100% de las embarazadas.

La atención del parto y del puerperio deberá ser proporcionada a todas las mujeres embarazadas; este servicio estará a cargo de personal capacitado en las áreas urbanas y rurales, incluyendo a las parteras tradicionales; a la vez, se fortalecerá la orientación-consejería posevento obstétrico. La operación cesárea en la resolución del trabajo de parto deberá limitarse a indicaciones precisas y a la reducción de su frecuencia a menos del 20% en el año 2000. Se ampliarán los servicios de prevención y manejo de las complicaciones del aborto y se reforzará el proceso de orientación-consejería en anticoncepción posaborto.

Con el fin de prevenir el retraso mental secundario a hipotiroidismo congénito y otros defectos al nacimiento prevenibles, se ampliará en el año 2000 la cobertura del tamiz neonatal al 50% de los/las recién nacidos(as) atendidos(as) en las instituciones del Sector Salud.

Para incrementar la calidad de la atención perinatal y fomentar la cultura y la práctica de la lactancia materna y el alojamiento conjunto se fortalecerá la iniciativa Hospital Amigo del Niño y de la Madre. Para el año 2000, todas las unidades del Sector Salud que proporcionen atención obstétrica deberán estar certificadas.

Para contribuir a la salud perinatal y disminuir la morbilidad y mortalidad materna y perinatal se constituirán los comités nacionales y estatales interinstitucionales de lactancia materna y para el estudio de la mortalidad materna y perinatal. Estos últimos deberán complementarse con comités a nivel jurisdiccional y hospitalario en todo el país. Durante el periodo 1995-2000, se mejorará el registro de la mortalidad materna y perinatal con el fin de disminuir el subregistro existente.

Metas de impacto

Con los servicios e información en salud perinatal se reducirá, para el año 2000, la tasa de mortalidad materna en un 50% y la tasa de mortalidad hebdomadal en un 20% con respecto a los registros de 1990. Se disminuirá la anemia ferropriva en el 70% de las embarazadas con control prenatal. Se reducirá a menos del 7% la tasa de bajo peso al nacimiento y se eliminará la mortalidad por tétanos neonatal. La prevalencia de lactancia materna exclusiva en los primeros cuatro meses de la vida se incrementará a 85% para el año 2000.

III.4 RIESGO PRECONCEPCIONAL

Metas de cobertura

Durante el periodo 1995-2000 se implantarán estrategias de información y servicios tendientes a identificar, manejar y referir a todas las mujeres con riesgo preconcepcional, que sean usuarias de los servicios de salud reproductiva; asimismo, se fortalecerá la infraestructura instalada en la prestación de servicios de regulación de la fertilidad para la población de alto riesgo.

Metas de impacto

A través de este programa se reducirán en las mujeres con riesgos preconcepcionales las complicaciones desarrolladas durante la gestación en un 50%, la mortalidad por toxemia en un 25% y la mortalidad perinatal asociada a bajo peso al nacimiento en los/las hijos(as) de estas mujeres en un 20% con respecto a las cifras observadas en 1994.

III.5 ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

Metas de cobertura

Con el propósito de brindar los elementos para que se asuma la sexualidad de manera responsable y bien informada, durante el periodo 1995-2000 se ampliará la cobertura de comunicación educativa y social acerca de las principales enfermedades de transmisión sexual, su frecuencia, mecanismos de prevención y contagio, así como el reconocimiento temprano de síntomas.

En el marco de la salud reproductiva y la planificación familiar, durante el periodo 1995-2000 se ampliará la oferta de servicios de calidad en el primer nivel de atención para la prevención, diagnóstico temprano, tratamiento oportuno y referencia de las enfermedades de transmisión sexual, incluido el VIH/SIDA, con particular énfasis en los grupos con prácticas de riesgo. Los servicios deberán incluir el seguimiento epidemiológico de los contactos.

Durante el periodo 1995-2000 se ampliarán los servicios para la detección oportuna y manejo adecuado de sífilis en mujeres gestantes y se proporcionará atención oportuna al/la recién nacido(a).

Metas de impacto

Como resultado de las acciones de información y servicios de salud reproductiva, la incidencia de enfermedades de transmisión sexual en toda la población disminuirá en 30% para el año 2000. Durante el mismo periodo, se eliminará la sífilis congénita. En el caso del VIH/SIDA se contribuirá a la prevención, diagnóstico y referencia.

III.6 PREVENCIÓN Y DETECCIÓN DE NEOPLASIAS DEL TRACTO REPRODUCTOR DE LA MUJER

Metas de cobertura

Dentro del marco integral de salud reproductiva y a través de los servicios de información y atención a la salud de la mujer en las diferentes etapas de su vida, se contribuirá a la prevención, detección temprana y referencia de mujeres con carcinoma cérvico uterino y mamario en todos los niveles de la atención, garantizando la calidad en el tratamiento y seguimiento de los casos.

Metas de impacto

A través de estas acciones se reducirá la mortalidad por cáncer cérvicouterino 15% en un periodo de cinco años, y se contribuirá a fortalecer una cultura del autocuidado de la salud reproductiva.

III.7 CLIMATERIO Y POSMENOPAUSIA

Metas de cobertura

Durante el periodo 1995-2000 se implantará un programa de comunicación educativa y social sobre las características de esta etapa de la vida de las mujeres en la que cesa la función reproductiva. En este programa se advertirá de la sintomatología que conforma el síndrome climatérico y de las complicaciones a corto, mediano y largo plazo de la condición posmenopáusica. Además, se instrumentarán servicios de calidad con énfasis en el primer nivel de la atención para brindar orientación-consejería, manejo oportuno y referencia de las complicaciones.

Metas de impacto

A través de estos servicios se mejorará la calidad de vida en la etapa posreproductiva de las mujeres prolongando los años de vida saludable, disminuyendo los efectos deletéreos y previniendo las complicaciones.

III.8 PERSPECTIVA DE GÉNERO EN LA SALUD REPRODUCTIVA

Metas de cobertura

Al Programa de Salud Reproductiva y Planificación Familiar 1995-2000 se incorporará la perspectiva de género en todas sus acciones, incluyendo normatividad y asistencia técnica, prestación de servicios, capacitación, comunicación educativa, evaluación e investigación.

Metas de impacto

La incorporación del concepto de género contribuirá a disminuir las inequidades que afectan la relación médico-paciente y el ámbito de la salud reproductiva de la población, con lo que se propiciará el pleno ejercicio de sus derechos sexuales y reproductivos. Estas acciones favorecerán el cambio de actitudes y patrones culturales de quienes toman decisiones, de quienes prestan servicios y de toda la población, a fin de asegurar el fortalecimiento y autonomía de las mujeres y el mejoramiento de su condición en materia de salud en el contexto de una sociedad más justa y equitativa.

IV. ESTRATEGIAS GENERALES Y LÍNEAS DE ACCIÓN

Las estrategias generales que permitirán el cumplimiento de las metas y los objetivos del Programa de Salud Reproductiva y Planificación Familiar 1995-2000 serán promovidas de manera concertada entre las instituciones públicas y las organizaciones no gubernamentales que conforman el Grupo Interinstitucional, así como con el sector privado.

Las estrategias generales y líneas de acción de este programa se inscriben en el marco de la descentralización propuesto en el Programa de Reforma del Sector Salud 1995-2000, con la misión de ampliar la cobertura y mejorar la calidad de los servicios básicos privilegiando la atención a la población con mayor desventaja económica y social.

IV.1 ESTRATEGIAS GENERALES

IV.1.1 Descentralización de los servicios de salud reproductiva y planificación familiar

En la ruta hacia un nuevo federalismo que México se ha planteado como objetivo esencial de su desarrollo, se instrumentará la descentralización de los servicios de salud reproductiva y planificación familiar con particular atención a la población abierta. Esta nueva visión permitirá una mejor relación entre las autoridades federales y estatales, de tal manera que las entidades federativas cuenten con un margen de acción más amplio y una autodeterminación que les permitirá cumplir con los objetivos y las metas fundamentales del Programa de Salud Reproductiva y Planificación Familiar.

Para asegurar un proceso eficiente de descentralización del programa, se deberán instalar grupos interinstitucionales de salud reproductiva a nivel nacional y a nivel estatal. De estos grupos emanarán comités y programas específicos que respondan a los aspectos prioritarios de la salud reproductiva.

IV.1.2 Ampliación de la cobertura y mejoramiento de la calidad de los servicios

En congruencia con la descentralización y como un elemento primordial de equidad y justicia social, la información y los servicios de planificación familiar y salud perinatal deberán alcanzar a los/las mexicanos(as) que hasta ahora han tenido nulo o muy limitado acceso a servicios de salud. La estrategia se basa en la adopción del Paquete Básico de Servicios de Salud que se define como un conjunto mínimo e irreductible de intervenciones de salud para esa población en respuesta a sus necesidades prioritarias.

El nuevo Modelo de Atención a la Salud para Población Abierta responde a la necesidad de privilegiar los servicios a la población más vulnerable, por lo que a través del Programa de Salud Reproductiva se ampliará y fortalecerá la Estrategia de Extensión de Cobertura en Áreas Rurales (comunidades entre 500 y 2500 habitantes) y se contribuirá al desarrollo y operación del Programa de Ampliación de Cobertura para el área rural dispersa (comunidades con menos de 500 habitantes). Todas las estrategias y acciones dirigidas al componente comunitario deberán sustentarse en un proceso intenso de participación social vinculado a las instituciones responsables de proporcionar atención a la población abierta. La calidad en la información y prestación de servicios en salud reproductiva en las áreas rurales, urbano- marginadas y urbanas se logrará mediante un proceso adecuado de logística de insumos, capacitación permanente, comunicación interpersonal y seguimiento de los/las usuarios(as), así como del reforzamiento de las acciones de evaluación e investigación operativa. El respeto a los derechos sexuales y reproductivos será el eje conductor de todas las acciones.

La estrategia de ampliación de cobertura incluirá el diseño de esquemas innovadores que aprovechen los puntos de encuentro de los diferentes pilares de la salud reproductiva y la interacción con otros sectores de la administración pública en los niveles federal, estatal y municipal.

Para contribuir a mejorar la calidad de los servicios de salud se establecerán estrategias específicas para favorecer la comunicación interpersonal entre prestadores(as) de servicios y población usuaria, a fin de incrementar la competencia técnica del personal médico y paramédico para garantizar la disponibilidad oportuna de insumos en todos los centros de atención y para mejorar la organización y las condiciones de los servicios.

IV.1.3 Información, Educación y Comunicación (IEC)

La nueva visión de la Salud Reproductiva incorpora una serie de condiciones y compromisos entre los cuales destaca el asegurar el acceso a una información amplia, y a una gama completa de servicios de salud accesibles, asequibles y aceptables.

Este compromiso se convierte en un espacio privilegiado para perfilar la información, difusión, socialización, etc., generada por la oferta de información, educación y comunicación y para encaminar todos los esfuerzos hacia un solo propósito: que los usuarios accedan a los servicios al tiempo que los proveedores los promuevan y atiendan de mejor manera.

Los objetivos particulares de esta estretegia son:

Información:         Proveer y difundir mensajes y contenidos para que las diferentes audiencias conozcan, comparen, comprendan y utilicen los servicios de Salud Reproductiva.

Educación:            Preparar y evaluar procesos y materiales de enseñanza/aprendizaje para que los diferentes grupos modifiquen su concepción, actitudes y prácticas frente a la salud reproductiva.

Comunicación:    Establecer canales de interacción que permitan reforzar la atención y promover el interés hacia los mensajes informativos o educativos.

Para responder a las necesidades de información de los diferentes grupos de población y de los propios proveedores de servicios, se avanza en la diversificación de técnicas y materiales con una intención sinérgica y que se expresan a través de medios masivos: radio, televisión, materiales audivisuales, gráficos, promocionales exteriores, prensa, exposiciones, etc., y con particular interés a través de la comunicación interpersonal.

IV.2 LÍNEAS DE ACCIÓN

IV.2.1 Planificación familiar

         De acuerdo con el artículo 17 de la Ley General de Población vigente, la información, educación y los servicios de planificación familiar, incluidos los insumos anticonceptivos, serán gratuitos en todas las instituciones, dependencias y organismos del Sector Público.

         La información y la prestación de servicios en planificación familiar deberá realizarse con apego a la Norma Oficial Mexicana de los Servicios de Planificación Familiar, por lo que deberá difundirse ampliamente su contenido y vigilar su aplicación en los sectores público, social y privado.

         Diversificar y fortalecer las estrategias de información y comunicación educativa y social que promuevan una cultura demográfica y la adopción de actitudes y prácticas de planificación familiar, favoreciendo la postergación del primer nacimiento, el espaciamiento intergenésico y la terminación temprana de la reproducción. Asimismo, se promoverá el concepto de derechos sexuales y reproductivos.

         Ampliar la gama de métodos anticonceptivos efectivos y seguros para garantizar la satisfacción de las necesidades, percepción y preferencias de la población usuaria.

         Promover la prestación de servicios de planificación familiar con un enfoque de riesgo y dentro del marco integral de la salud reproductiva.

         Reforzar el consentimiento informado con las actividades de consejería e información sobre los diversos métodos anticonceptivos, con el fin de propiciar decisiones libres, responsables y bien informadas.

         Fortalecer las acciones para atender las demandas y necesidades no satisfechas de métodos anticonceptivos a través de la coordinación interinstitucional y del mejoramiento del acceso a información y servicios.

         Desarrollar mecanismos para identificar y abatir las diferencias en los niveles de uso de métodos anticonceptivos entre las distintas zonas geográficas y grupos sociales de la población.

         Promover la corresponsabilidad del varón en la toma de decisiones reproductivas e incorporarlo activamente al conocimiento y práctica de la anticoncepción masculina.

         Aumentar el número de centros con servicios de vasectomía sin bisturí en todas las instituciones del Sector Público, a través de la capacitación tutorial y descentralizada en la realización del procedimiento.

         Proporcionar orientación-consejería y servicios de planificación familiar posevento obstétrico (posparto, poscesárea y posaborto) y con consentimiento informado en todas las unidades médicas del primer y segundo niveles de atención que brinden estos servicios.

         Incrementar la capacidad de oferta de los servicios en el primer nivel a través de la ampliación y adecuación de horarios, módulos de atención médico-quirúrgicos, unidades móviles y jornadas de planificación familiar.

         Proporcionar servicios de calidad en planificación familiar y salud sexual y reproductiva a grupos de la población en circunstancias especiales como son los/las discapacitados(as), víctimas de abuso sexual o violación y recluidos(as) en Centros de Readaptación Social.

         Diseñar e implantar estrategias de información, comunicación y servicios específicos adecuados a las demandas, percepciones y prioridades de la población rural dispersa, comunidades indígenas y áreas urbano-marginadas con respeto a la diversidad cultural y étnica y ampliando la oferta de métodos anticonceptivos modernos.

         Fortalecer la organización y operación de los servicios comunitarios, propiciando la movilización social y con estrecha vinculación a los servicios institucionales de salud.

         Reforzar las acciones de planificación familiar dirigidas a la población más vulnerable, en el contexto del paquete básico de servicios de salud.

         Establecer la normatividad oficial para el estudio y manejo de las parejas infértiles en los diferentes niveles de la atención y en los sectores público y privado.

         Elaborar guías simplificadas de diagnóstico y capacitar al personal prestador de servicios para la atención y referencia de casos de infertilidad en el contexto integral de la salud reproductiva, con énfasis en el primer nivel de la atención.

IV.2.2 Salud sexual y reproductiva de los/las adolescentes

         Establecer mecanismos permanentes de información, educación y comunicación multimedia sobre salud sexual y reproductiva dirigidos a la población adolescente, a través de la concertación interinstitucional, intersectorial y con organizaciones no gubernamentales.

         Conformar redes de centros de orientación y servicios integrales de salud con énfasis en salud sexual y reproductiva con criterios uniformes y sistemas de referencia para la atención de los/las adolescentes.

         Capacitar, a través de educación formal y mediante educación en servicio, a personal de diferentes disciplinas en la atención a la salud integral de los/las adolescentes.

         Implantar la prestación de servicios de regulación de la fertilidad con particular atención al seguimiento de los/las usuarios(as) y a la prevención de enfermedades de transmisión sexual.

         Establecer servicios de atención integral a las adolescentes embarazadas, incluyendo el manejo apropiado de las complicaciones del aborto y la orientación-consejería sobre anticoncepción posevento obstétrico.

         Promover el uso del condón entre los jóvenes para prevenir enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados.

IV.2.3 Salud perinatal

         Fortalecer las actividades de comunicación educativa y social para informar adecuadamente a la población sobre las características del curso normal del embarazo, parto y puerperio, de la importancia de la atención prenatal y del reconocimiento temprano de alteraciones durante la gestación. La información deberá incluir el acceso a los servicios de salud perinatal en los diferentes niveles de la atención.

         Capacitar a los/las prestadores(as) de servicios de salud perinatal en el manejo integral de la gestación bajo un enfoque de riesgo reproductivo, con particular énfasis en la población más vulnerable, incluida el área rural, urbano-marginada y las comunidades indígenas. La capacitación deberá realizarse de acuerdo con los lineamientos de la Norma Oficial Mexicana de Salud Perinatal y estableciendo mecanismos de vigilancia en su aplicación.

         Intensificar la promoción y prestación de servicios de calidad en atención prenatal, a la vez que se fomentará el autocuidado y la nutrición materna para detectar en forma temprana las complicaciones obstétricas y los padecimientos concurrentes con el embarazo.

         Establecer mecanismos eficientes de referencia oportuna para la atención de emergencias obstétricas.

         Fortalecer la atención oportuna y de calidad del aborto incompleto y sus complicaciones mediante estrategias terapéuticas apropiadas y complementadas con la orientación-consejería de anticoncepción posaborto.

         Inmunizar con toxoide tetánico a todas las mujeres embarazadas en zonas de riesgo y promover, además, la atención del parto limpio.

         Establecer un sistema de vigilancia que registre la frecuencia de la operación cesárea y permita el análisis de sus indicadores.

         Reforzar la atención de calidad durante el puerperio y proporcionar servicios de anticoncepción posparto y poscesárea con métodos que no interfieran con la lactancia materna.

         Fortalecer la capacitación del personal de todas las unidades que atienden eventos obstétricos en los cuidados del/la recién nacido(a) con énfasis en las técnicas de reanimación neonatal.

         Promover y capacitar a las mujeres en la etapa posparto en la práctica de la lactancia materna exclusiva y el alojamiento conjunto, a fin de asegurar su continuidad en, por lo menos, los primeros cuatro meses de la vida.

         Fortalecer los mecanismos tendientes a prevenir el retraso mental secundario a hipotiroidismo congénito y otros defectos al nacimiento que son prevenibles.

         Concertar y vigilar el adecuado funcionamiento de los comités nacionales, estatales y locales de lactancia materna, de estudio de la mortalidad materna y perinatal y de los subcomités de reanimación neonatal.

         Instrumentar acciones tendientes a disminuir el subregistro de la mortalidad materna y perinatal e incrementar la calidad del análisis de su causalidad.

         Vigorizar y vigilar en forma permanente el Programa Hospital Amigo del Niño y de la Madre mediante la capacitación, certificación y recertificación en las instituciones de los sectores público, social y privado.

IV.2.4 Riesgo preconcepcional

         Establecer la normatividad y los esquemas de capacitación para la detección y manejo del riesgo preconcepcional con particular atención a grupos vulnerables.

         Intensificar acciones preventivas de los diversos factores de riesgo preconcepcional, con énfasis en diabetes mellitus, hipertensión arterial y antecedentes de defectos de cierre de tubo neural, entre la población usuaria de los servicios de salud reproductiva.

IV.2.5 Enfermedades de transmisión sexual

         Instrumentar un programa permanente de comunicación educativa y social que propicie en toda la población cambios y actitudes en el ejercicio responsable y seguro de la sexualidad y proporcione información sobre las enfermedades sexualmente transmisibles.

         Incorporar en el primer nivel de la atención, información y servicios contra enfermedades de transmisión sexual mediante la capacitación apropiada en el marco de la atención integral en salud reproductiva. La prestación de servicios deberá realizarse con un enfoque sindromático para el diagnóstico temprano, manejo y referencia oportunos, a la vez que se fortalecerá la notificación y registro de nuevos casos.

         En el marco de la salud reproductiva, diseñar acciones de prevención, diagnóstico oportuno, referencia y notificación de nuevos casos de VIH/SIDA. Las acciones de información y servicios se realizarán de acuerdo con los lineamientos de la Norma Oficial Mexicana para la Prevención y Control de la Infección por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (NOM-010-SSA2-1993).

         Fortalecer estrategias de mercadeo social para la promoción, distribución y uso correcto del condón, particularmente en poblaciones de alto riesgo, a través de la movilización social.

IV.2.6 Prevención y detección de neoplasias del tracto reproductor de la mujer

         Instrumentar acciones y mecanismos de capacitación al personal prestador de servicios de salud reproductiva en la prevención, diagnóstico temprano y referencia de casos del carcinoma cérvico-uterino y de mama de acuerdo con los lineamientos de la NOM-014-SSA2-1994, con énfasis en el primer nivel de atención y en el área rural.

         Aprovechar los puntos de encuentro de la población usuaria con los servicios de salud reproductiva para promover el autocuidado y reconocimiento temprano de las neoplasias del tracto reproductor.

IV.2.7 Climaterio y menopausia

         Establecer la normatividad oficial para el estudio y manejo del síndrome climatérico y la condición posmenopáusica en todos los niveles de atención tanto en el sector público como en el privado.

         Capacitar al personal prestador de servicios a fin de que proporcione información y servicios de calidad para la atención del climaterio y posmenopausia en el marco integral de la salud reproductiva.

IV.2.8 Perspectiva de género en la salud reproductiva

         Establecer mecanismos de coordinación con otras instancias para contribuir al ejercicio pleno de los derechos de las mujeres, particularmente en cuanto a sus derechos sexuales y reproductivos.

         Implantar un programa de educación continua y vigilancia de la perspectiva de género al personal prestador de servicios de salud reproductiva.

V. SEGUIMIENTO, EVALUACIÓN E INVESTIGACIÓN

V.1 SEGUIMIENTO Y EVALUACIÓN

Una de las principales actividades de apoyo para lograr los objetivos y metas del Programa de Salud Reproductiva y Planificación Familiar es el establecimiento de criterios para la evaluación y seguimiento del mismo, con el fin de generar la información suficiente que permita formular acciones que contribuyan a la corrección oportuna de desviaciones y al logro de mejores resultados.

La evaluación del programa debe responder a las necesidades reales de información para apoyar la oportuna toma de decisiones, por lo que no sólo se debe enfocar a comparar los objetivos con los resultados, sino también a describir y analizar la forma en que fueron alcanzados dichos objetivos, lo cual indudablemente requiere de la incorporación de técnicas e indicadores de tipo cuantitativo y cualitativo.

Tomando en cuenta lo anterior y a fin de evaluar y dar seguimiento al Programa de Salud Reproductiva y Planificación Familiar, se realizarán las siguientes acciones: a) informes semestrales sobre la operación y el avance del programa en el Sistema Nacional de Salud; b) encuestas con representatividad nacional, estatal o regional para evaluar el impacto de los diferentes componentes del programa; c) estudios especiales para apoyar las actividades de planeación y evaluación de los diferentes programas y estrategias implantados en materia de salud reproductiva y planificación familiar.

V.1.1 Informes semestrales

Cada una de las instituciones que conforman el Sistema Nacional de Salud cuenta con un sistema de registro de las actividades que se desarrollan en sus centros de atención; a través de él se generan estadísticas básicas de servicio que se utilizan para determinar el avance de las actividades del programa, principalmente en términos de productividad y de cumplimiento de metas operativas. Adicionalmente, en cada institución se realizan acciones de supervisión y de monitoreo, lo cual permite identificar los obstáculos que enfrenta la operación del programa, así como la forma en que se desarrollan las acciones. De acuerdo con ello, se elaborará un informe semestral en el que se analizarán los principales resultados obtenidos a nivel nacional y por entidad federativa. Este informe será integrado por la Secretaría de Salud tomando como base los cuadros estadísticos que cada institución remitirá a la Dirección General de Salud Reproductiva (DGSR), con la concentración de los principales logros obtenidos durante un semestre.

Para definir el conjunto de datos que cada institución deberá turnar periódicamente a la DGSR, así como para establecer el tipo de indicadores que se integrarán en los informes semestrales, una de las primeras tareas a desarrollar será el análisis de los diferentes sistemas de información que se manejan en las instituciones del Sistema Nacional de Salud, así como de las definiciones de cada uno de los indicadores, lo cual permitirá determinar los criterios necesarios para conjuntar la información.

Paralelamente, cada institución elaborará un informe semestral con un análisis detallado del avance y de la operación del programa a nivel nacional y por entidad federativa, el cual también se enviará a la DGSR para enriquecer la evaluación del Programa en el Grupo Interinstitucional de Salud Reproductiva. En estos informes se resaltará el avance obtenido y las estrategias o actividades desarrolladas para tal efecto. Los indicadores de tipo cualitativo que se incorporen en estos documentos serán de gran utilidad para identificar la forma en que se desarrollan las acciones en cada institución, así como los principales problemas detectados. Asimismo, en cada institución se promoverá la evaluación del programa en los diferentes niveles administrativos con el fin de favorecer la oportuna corrección de desviaciones.

V.1.2 Encuestas con representatividad nacional, regional o estatal

Para analizar y valorar el impacto de las acciones de salud reproductiva en términos demográficos y de salud, así como en la calidad de los servicios y su interrelación con otro tipo de factores, se realizarán encuestas periódicas con representatividad nacional, estatal o regional. Este tipo de estudios permitirá identificar la participación del sector privado, la calidad de los servicios, así como la perspectiva de género de los prestadores de servicios y la cobertura real de cada institución, por lo que en el seno del Grupo Interinstitucional de Salud Reproductiva se definirá la periodicidad y representatividad de las encuestas, con base en las necesidades de información y en los compromisos establecidos. De manera particular, será necesario evaluar el impacto del programa a la mitad de la presente administración para ponderar las metas intermedias.

Es importante señalar que la evaluación del impacto de las acciones de planificación familiar en México es una actividad que por ley le corresponde al Consejo Nacional de Población, por lo que en el seno de este organismo se definirá el tipo y la periodicidad de las encuestas o estudios a desarrollar para este caso específico.

V.1.3 Estudios especiales

Con el fin de responder a necesidades específicas de información para definir, probar o evaluar la calidad de los servicios, programas y estrategias en materia de salud reproductiva, también se promoverá la realización de estudios especiales. Dichos estudios permitirán, entre otras cosas:

         Identificar las necesidades y demandas de la población en materia de salud reproductiva y planificación familiar -principalmente en los grupos de alto riesgo y poblaciones más desprotegidas- así como la manera más adecuada de satisfacerlas.

         Determinar los factores estructurales, programáticos y socioculturales que condicionan el desarrollo del programa.

         Generar información para definir si los proyectos específicos se llevan a cabo de acuerdo con su diseño original e identificar aquello que obstaculice o allane el desempeño de las actividades, a fin de fortalecer la prestación de los servicios.

         Evaluar la calidad y efectividad de los programas, en especial la relación médico-paciente desde la perspectiva de género, con el fin de promover la mejora continua de los servicios de salud reproductiva y planificación familiar.

V.2 INVESTIGACIÓN

La adecuada utilización de los recursos y la óptima aplicación de éstos en acciones encaminadas a promover la salud requieren de un sólido soporte teórico; en otras palabras, la planeación y programación de actividades deben estar fundamentadas en un conocimiento, previamente generado por estudios e investigaciones, de la dinámica, distribución y necesidades de la población a quien van dirigidas dichas acciones.

Para satisfacer de manera eficaz y eficiente las necesidades y demandas de la población en materia de salud reproductiva, es necesario tomar en cuenta una serie de recursos metodológicos y tecnológicos, los cuales pueden provenir de diferentes áreas del saber. El reto consiste en generar la adecuada interacción entre éstos, a fin de que cada uno contribuya dentro de su campo de acción a la resolución o explicación de problemas o fenómenos originados dentro de la misma población, así como a los surgidos en la organización de la respuesta que los servicios de salud brindan a dichos problemas o fenómenos.

De esta manera, el objetivo general de la investigación en Salud Reproductiva es promover, dirigir y coordinar la realización de investigaciones en las áreas biomédica, epidemiológica, operativa y sociodemográfica para colaborar en la definición, orientación y evaluación de programas y estrategias de los servicios de salud reproductiva.

Así, la investigación en salud reproductiva cuenta con un campo cuya amplitud puede ir desde la generación de nueva tecnología anticonceptiva, hasta el análisis de ciertos fenómenos poblacionales, pasando por el estudio de factores de riesgo y de las percepciones socioculturales observadas en diferentes regiones de nuestro país y por diferentes grupos sociales, todo lo cual influye o condiciona el comportamiento reproductivo.

Este último punto adquiere particular relevancia si se considera que el proceso de descentralización -el cual forma parte fundamental de la Reforma del Sector Salud- permitirá a cada entidad federativa una mayor participación en la toma de decisiones de acuerdo con sus propias necesidades.

La contribución que la investigación en salud reproductiva aporta a la respuesta con la que el Sistema Nacional de Salud cubre las necesidades y demandas mencionadas, se da a través de las siguientes líneas generales de investigación:

         Necesidades en salud reproductiva, lo cual se refiere a la búsqueda e identificación de demandas de la población, grupos de alto riesgo y poblaciones particularmente desprotegidas.

         Impactos globales del Programa Interinstitucional de Salud Reproductiva. En esta línea se trabaja en la estimación de los cambios que se originan al interior de la población a la que se dirigen los programas de salud reproductiva y que pueden ser atribuidos a dichos programas.

         Calidad y efectividad de los programas. Se logrará con tareas encaminadas a contribuir en la mejora continua en la calidad y calidez de los servicios de salud reproductiva desde la perspectiva de género.

         Factores determinantes del comportamiento y la salud reproductiva. Esta línea de trabajo pretende identificar patrones o percepciones estructurales, programáticos y socioculturales que condicionan el comportamiento reproductivo de la población y su vinculación con el Programa de Salud Reproductiva y Planificación Familiar.

         Realizar estudios para conocer la repercusión de la lactancia en el estado nutricional de las mujeres de los sectores menos favorecidos de la población.

         Investigación de problemas de salud pública de los cuales no hay registro, como es el caso de los abortos inducidos.

         Investigación biomédica, clínica y epidemiológica, que permita promover el desarrollo de nuevas opciones anticonceptivas tanto para el hombre como para la mujer, así como fortalecer los programas y estrategias en salud reproductiva, entre otras actividades.

ANEXO

BIBLIOGRAFÍA

Consejo Nacional de Población. Ley General de Población y Reglamento de la Ley General de Población. Secretaría de Gobernación. México, D.F., 1993.

Consejo Nacional de Población. Reconstrucciones de la Mortalidad 1930-1993 con Base en los Censos de Población y las Defunciones Registradas en el País. México, D.F., 1995.

Consejo Nacional de Población. Reconstrucciones de la Fecundidad 1960-1991 con Base en las Encuestas Nacionales EMF 1976, END 1982, ENFES 1987 y ENADID 1992. México, D.F., 1995.

Consejo Nacional de Población. Estimaciones de la Población Elaboradas con Base en Reconstrucciones de la Mortalidad y Fecundidad. México, D.F., 1995.

Del Río-Zolezzi A, Liguori AL, Magis-Rodríguez C, Valdespino-Gómez JL, García-García ML, Sepúlveda-Amor J. La Epidemia del VIH/SIDA y la Mujer en México. Salud Pública de México. 37:581. México, D.F., 1995.

García-Núñez J. Evaluación de Programas de Planificación Familiar. Guía Detallada para Administradores y Evaluadores. Pathfinder Internacional/Profamilia. Bogotá, 1995.

Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática. Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica, 1992. Metodología y Tabulados. INEGI. Aguascalientes, Ags., 1993.

Khanna J, Van Look PF, Guffin PD. Reproductive Health: a Key to a Brighter Future. Biennial Report 1990-1991. World Health Organization. Geneva, 1992.

Poder Ejecutivo Federal. Plan Nacional de Desarrollo 1995-2000. Secretaría de Hacienda y Crédito Público. México, D.F., 1995.

Poder Ejecutivo Federal. Programa Nacional de Población 1995-2000. Consejo Nacional de Población. México, D.F., 1995.

Poder Ejecutivo Federal. Programa de Reforma del Sector Salud 1995-2000. Secretaría de Salud. México, D.F., 1996.

Poder Ejecutivo Federal. Programa Nacional de la Mujer 1995-2000. Secretaría de Gobernación. México, D.F., 1996.

Secretaría de Salud. Estimaciones de la Mortalidad Neonatal 1987-1991 Elaboradas con Base en la ENADID 1992. México, D.F., 1995.

Secretaría de Salud. Estimaciones de Edad a la Primera Unión y al Nacimiento del Primer Hijo Elaboradas con Base en las Encuestas Nacionales EMF 1976, ENFES 1987, ENADID 1992. México, D.F., 1995.

Secretaría de Salud. Ley General de Salud. Dirección General de Asuntos Jurídicos - Secretaría de Salud. 2a. ed. México, D.F., 1992.

Secretaría de Salud. Mortalidad 1993. Dirección General de Información y Estadística- Secretaría de Salud. México, D.F., 1994.

Secretaría de Salud. Norma Oficial Mexicana de los Servicios de Planificación Familiar. NOM-005-SSA2-1993. Secretaría de Salud. México, D.F., 1993.

Secretaría de Salud. Norma Oficial Mexicana para la Atención de la Mujer durante el Embarazo, Parto y Puerperio y del Recién Nacido. NOM-007-SSA2-1993. Secretaría de Salud. México, D.F., 1993.

Secretaría de Salud. Norma Oficial Mexicana para el Control de la Nutrición, Crecimiento y Desarrollo del Niño y del Adolescente. NOM-008-SSA2-1993. Secretaría de Salud. México, D.F., 1993.

Secretaría de Salud. Norma Oficial Mexicana para la Prevención y Control de la Infección por Virus de la Inmunodeficiencia Humana. NOM-010-SSA2-1993. CONASIDA. México, D.F., 1993.

Secretaría de Salud. Norma Técnica No. 31, para la Prevención y Control de las Enfermedades de Transmisión Sexual en la Atención Primaria a la Salud. Diario Oficial de la Federación. Lunes 7 de julio de 1986. México, D.F., 1986.

Secretaría de Salud. Norma Oficial Mexicana para la Prevención, Tratamiento y Control del Cáncer del Cuello del Utero y Mamario en la Atención Primaria. NOM-014-SSA2-1994. Secretaría de Salud. México, D.F., 1995.

Secretaría de Salud. Programa Nacional de Acción en Favor de la Infancia 1995-2000. Comisión Nacional de Acción en Favor de la Infancia. México, D.F., 1995.

Secretaría de Salud. Proyecto de Norma Oficial Mexicana para la Vigilancia Epidemiológica. NOM-017-SSA2-1994. Diario Oficial de la Federación. Jueves 17 de noviembre de 1994. México, D.F., 1994.

Secretaría de Salud. Salud Materno Infantil. Perfiles de Salud No. 1, Series Monográficas. Dirección General de Estadística, Informática y Evaluación. México, D.F., 1993.

Secretaría de Salud. SIDA/ETS Boletín Mensual. Instituto Nacional de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos. Año 8, No. 3. México, D.F., marzo 1994.

Secretaría de Salud. Situación del SIDA en México. Datos actualizados hasta el cuarto trimestre de 1995. SIDA ETS No. 3, Separata I. Dirección General de Epidemiología- Consejo Nacional para la Prevención y Control del SIDA. México, D.F., noviembre 1995 - enero 1996.

Secretaría de Salud. Tumores. Perfiles Estadísticos No. 7, Series Monográficas. Dirección General de Estadística, Informática y Evaluación. México, D.F., 1994.

Van Look PFA, Pérez-Palacios G. Contraceptive Research and Development 1984 to 1994. The Road from Mexico City to Cairo and Beyond. World Health Organization. Oxford University Press. Delhi, 1994.


En el documento que usted está visualizando puede haber texto, caracteres u objetos que no se muestren debido a la conversión a formato HTML, por lo que le recomendamos tomar siempre como referencia la imagen digitalizada del DOF o el archivo PDF de la edición.
 


CONSULTA POR FECHA
Do Lu Ma Mi Ju Vi
crear usuario Crear Usuario
busqueda avanzada Búsqueda Avanzada
novedades Novedades
top notas Top Notas
quejas y sugerencias Quejas y Sugerencias
copia Obtener Copia del DOF
versif. copia Verificar Copia del DOF
enlaces relevantes Enlaces Relevantes
Contacto Contáctenos
filtros rss Filtros RSS
historia Historia del Diario Oficial
estadisticas Estadísticas
estadisticas Vacantes en Gobierno
estadisticas Ex-trabajadores Migratorios
INDICADORES
Tipo de Cambio y Tasas al 22/01/2021

DOLAR
19.7393

UDIS
6.629505

TIIE 28 DIAS
4.4615%

TIIE 91 DIAS
4.4295%

TIIE DE FONDEO
4.33%

Ver más
ENCUESTAS

¿Le gustó la nueva imagen de la página web del Diario Oficial de la Federación?

 

0.110712001508857610.jpg 0.192286001221699769.jpg 0.821786001312920061.gif 0.475545001508857915.jpg
Diario Oficial de la Federación

Río Amazonas No. 62, Col. Cuauhtémoc, C.P 06500, Ciudad de México
Tel. (55) 5093-3200, donde podrá acceder a nuestro menú de servicios
Dirección electrónica: www.dof.gob.mx

113

AVISO LEGAL | ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2019