alerta Si el documento se presenta incompleto en el margen derecho, es que contiene tablas que rebasan el ancho predeterminado. Si es el caso, haga click aquí para visualizarlo correctamente.
 
DOF: 16/12/2016
CIRCULAR Modificatoria 21/16 de la Única de Seguros y Fianzas

CIRCULAR Modificatoria 21/16 de la Única de Seguros y Fianzas. (Continúa en la Tercera Sección)

Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos Mexicanos.- Secretaría de Hacienda y Crédito Público.- Comisión Nacional de Seguros y Fianzas.

CIRCULAR MODIFICATORIA 21/16 DE LA ÚNICA DE SEGUROS Y FIANZAS
(Disposiciones 5.1.3., 5.3.1., 5.5.11., y 6.3.8.; Anexos 5.1.5-a, 5.1.6-a, 5.3.1., 5.5.11. y 6.3.8.)
La Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, con fundamento en lo dispuesto en los artículos 366, fracción II, 369, fracción I, 372, fracciones V, VI y XLII, 373 y 381 de la Ley de Instituciones de Seguros y de Fianzas, y
CONSIDERANDO
Que el 4 de abril de 2013 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el "Decreto por el que se expide la Ley de Instituciones de Seguros y de Fianzas y se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley sobre el Contrato de Seguro", a través del cual, en términos de su Artículo Primero, se expide la Ley de Instituciones de Seguros y de Fianzas.
Que el 19 de diciembre de 2014, se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Circular Única de Seguros y Fianzas, mediante la cual se dan a conocer las disposiciones de carácter general que emanan de la Ley de Instituciones de Seguros y de Fianzas, sistematizando su integración y homologando la terminología utilizada, a fin de brindar con ello certeza jurídica en cuanto al marco normativo al que las instituciones y sociedades mutualistas de seguros, instituciones de fianzas y demás personas y entidades sujetas a la inspección y vigilancia de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas deberán sujetarse en el desarrollo de sus operaciones.
Que con el objetivo de brindar mayor certeza jurídica en cuanto al marco normativo al que deberán sujetarse las entidades antes mencionadas, la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas ha estimado necesario realizar algunas modificaciones y adiciones relacionadas con aspectos técnicos y operativos de la Circular Única de Seguros y Fianzas.
Que resulta necesario precisar el tratamiento aplicable para el cálculo de reservas técnicas y requerimiento de capital de solvencia, así como el registro contable de aquellos seguros de vida de largo plazo en los que existe la constitución de un fondo conformado por el ahorro del asegurado, y el pago de la prima puede realizarse con cargo a dicho fondo.
Que para aquellas instituciones de seguros y sociedades mutualistas de seguros que utilicen los métodos estatutarios para la valuación de la reserva de riesgos en curso y de la reserva para obligaciones pendientes de cumplir por siniestros ocurridos no reportados y de gastos de ajuste asignados al siniestro, resulta necesario dar a conocer los parámetros de mercado para fines de la valuación de dichas reservas.
Que toda vez que ya no resulta aplicable la presentación de una metodología para la estimación de curvas de tasas de interés equivalentes que reflejen el promedio de las tasas de interés técnico previstas originalmente para la valuación de la reserva de riesgos en curso ("Tasa Técnica Pactada"), resulta necesario derogar la Disposición 5.5.11. de la Circular Única de Seguros y Fianzas y su correspondiente Anexo 5.5.11.
Que para los seguros de terremoto y los de huracán y otros riesgos hidrometeorológicos, es necesario precisar la forma en que se determinará la pérdida máxima probable para aquellos riesgos que por sus características no pueden ser valuados con las bases técnicas establecidas para el cálculo de la prima de riesgo y la pérdida máxima probable (denominados riesgos no valuables), incluyéndose al respecto, la definición de este tipo de riesgos y el procedimiento de cálculo de la pérdida máxima probable.
Por lo anteriormente expuesto, la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas ha resuelto expedir la siguiente
modificación a la Circular Única de Seguros y Fianzas, en los siguientes términos:
CIRCULAR MODIFICATORIA 21/16 DE LA ÚNICA DE SEGUROS Y FIANZAS
(Disposiciones 5.1.3., 5.3.1., 5.5.11. y 6.3.8.; Anexos 5.1.5-a, 5.1.6-a, 5.3.1., 5.5.11. y 6.3.8.)
PRIMERA.- Se modifican las Disposiciones 5.1.3, 5.3.1. y 6.3.8. para quedar como se indica a continuación:
5.1.3.   ...
I. a IV. ...
V.   ...
Tratándose de operaciones a recibo, los compromisos deberán valuarse conforme a la naturaleza de la obligación y al plazo de cobertura previsto en el contrato, es decir, considerando la temporalidad de la obligación establecida en el mismo. En ese sentido, la reserva de riesgos en curso deberá valuarse conforme al plazo y la prima de cada recibo si el compromiso es sólo por el plazo establecido en el recibo, o bien, valuarse de acuerdo a la temporalidad prevista en el contrato si la prima del recibo cubre únicamente el riesgo correspondiente de una fracción del plazo de la obligación, en cuyo caso la valuación de la reserva de riesgos en curso deberá calcularse conforme al plazo del contrato y no el del recibo. Para estos efectos deberá hacerse una estimación del ingreso de primas futuras a efecto de registrarlas como un deudor por prima. Lo previsto en el presente párrafo, no será aplicable a aquellos seguros de vida de largo plazo en los que existe la constitución de un fondo conformado por el ahorro del asegurado, y el pago de la prima puede realizarse con cargo a dicho fondo;
VI.  ...
VII. ...
Tratándose de aquellos seguros de vida de largo plazo en los que existe la constitución de un fondo conformado por el ahorro del asegurado, y el pago de la prima puede realizarse con cargo a dicho fondo, la reserva de riesgos en curso no podrá ser, en ningún caso, inferior al valor del fondo alcanzado al momento de la valuación.
VIII. a XI. ...
          ...
5.3.1.   ...
          ...
La Institución de Seguros o Sociedad Mutualista que se ubique en el supuesto de la presente Disposición, deberá aplicar, para efectos de valuación de sus reservas, los parámetros financieros y técnicos determinados con la información del mercado, que se indican en los Anexos 5.3.1, 5.3.3-a y 5.3.3-b.
6.3.8.   ...
I.    ...
II.   ...
III.   La variable se calculará como:
 

SEGUNDA.- Se deroga la Disposición 5.5.11. de la Circular Única de Seguros y Fianzas.
TERCERA.- Se modifican los Anexos 5.1.5-a, 5.1.6-a. y 6.3.8; se adiciona el Anexo 5.3.1., y se deroga el Anexo 5.5.11., todos de la Circular Única de Seguros y Fianzas.
CUARTA.- Se modifica la "RELACIÓN DE ANEXOS" de la Circular Única de Seguros y Fianzas para hacer referencia al Anexo 5.3.1. denominado "Parámetros de mercado para fines de la valuación de las reservas de riesgos en curso y para obligaciones pendientes de cumplir por siniestros ocurridos no reportados y de gastos de ajuste asignados al siniestro, empleando el método estatutario" y se elimina la referencia al Anexo 5.5.11. denominado "Forma y términos para la presentación de la metodología para la estimación de curvas de tasas de interés equivalentes que reflejen las tasas de interés técnico previstas originalmente para la valuación de la reserva de riesgos en curso ("Tasa Técnica Pactada")" por virtud de su derogación.
TRANSITORIA
ÚNICA.- La presente Circular Modificatoria entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.
Lo anterior se hace de su conocimiento, con fundamento en los artículos 366, fracción II, 369, fracción I, 372, fracciones V, VI y XLII, 373 y 381 de la Ley de Instituciones de Seguros y de Fianzas.
 
Atentamente
Sufragio Efectivo. No Reelección.
Ciudad de México, 28 de noviembre de 2016.- La Presidenta de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, Norma Alicia Rosas Rodríguez.- Rúbrica.
ANEXO 5.1.5-a.
BASES TÉCNICAS PARA EL CÁLCULO DE LA PRIMA DE RIESGO Y LA PÉRDIDA MÁXIMA
PROBABLE PARA LOS SEGUROS DE TERREMOTO
La prima de riesgo y la pérdida máxima probable correspondiente a la cartera de pólizas en vigor de los seguros de terremoto, deberán calcularse mediante el procedimiento técnico e información que se indican a continuación.
PARTE I
DE LAS BASES TÉCNICAS PARA LA DETERMINACIÓN DE LA PRIMA DE RIESGO Y LA PÉRDIDA
MÁXIMA PROBABLE DE LOS SEGUROS DE TERREMOTO.
Capítulo 1: Amenaza sísmica
1.    Generalidades
La identificación de las amenazas que pueden afectar una región constituye uno de los primeros pasos en el análisis de riesgo. El conocimiento de las condiciones regionales de ocurrencia de eventos peligrosos, así como las características reportadas sobre eventos históricos, proveen una primera idea del potencial de los fenómenos que amenazan la región, y permiten conocer, de manera preliminar y aproximada, los periodos de retorno de los eventos más importantes.
El análisis de amenaza está basado en la frecuencia histórica de eventos y en la severidad de cada uno de ellos. La severidad se mide mediante parámetros de intensidad válidos para una ubicación geográfica específica. Una vez que se definen los parámetros de amenaza, es necesario generar un conjunto de eventos estocásticos que definen la frecuencia y severidad de miles de eventos, representando así la ocurrencia de la amenaza en la región.
Los avances actuales en el desarrollo y presentación de la información geográfica y georreferenciada permiten adelantos importantes en la visualización y entendimiento de las amenazas y de los eventos que las generan. El manejo de esta información por medio de capas en los Sistemas de Información Geográfica (SIG) permite la automatización de los procesos de cálculo de riesgo, así como una visualización ambiciosa y comunicación simple y ágil de resultados. Sin embargo, el cálculo de las capas de amenaza generalmente recae en programas especializados que no necesariamente son parte de los SIG.
El cálculo de la amenaza exige la generación de eventos estocásticos, cada uno con una frecuencia de ocurrencia definida, y que entre todos representen de manera adecuada las diferentes combinaciones de intensidad y ubicación geográfica de las posibles fuentes generadoras de amenaza. Se deben desarrollar modelos analíticos probabilistas para cada uno de los fenómenos naturales tales como sismo, huracanes, lluvias intensas, inundaciones, deslizamientos y volcanes, entre otros, y que la evaluación de cada amenaza se haga en términos de parámetros de intensidad que estén correlacionados con los daños observados.
Identificación de amenazas y análisis de información histórica
Para una adecuada caracterización de cada amenaza es necesario realizar un análisis exhaustivo de la información histórica y registros globales y de la región con relación a su ocurrencia y afectación. El objetivo es obtener una base de datos que nos permita determinar la frecuencia e intensidades observadas y generar curvas de intensidad-frecuencia. Para años y décadas recientes existirá en general información más confiable e instrumental, y para periodos más largos contaremos con información histórica que nos permite al menos fijar algunos parámetros de recurrencia de los eventos de mayor intensidad.
Análisis probabilista
El objetivo principal del análisis probabilista de amenazas es proporcionar la información necesaria para
calcular el riesgo con incertidumbres para diferentes periodos de retorno. El cálculo de la amenaza se basa en eventos que siguen la distribución de intensidad-frecuencia observada. Para cada uno de los peligros se construye un conjunto de escenarios estocásticos cada uno de ellos calificado con su frecuencia y severidad con base en la mejor información disponible al igual que en la opinión general de expertos de cada campo.
Como resultado de la evaluación completa de cada amenaza se obtiene una base de datos (resultados) que contiene todos los posibles escenarios de esta amenaza y que son mutuamente excluyentes y colectivamente exhaustivos.
Sismicidad mundial
Los sismos se definen como el proceso de liberación súbita de energía mecánica acumulada dentro de la corteza terrestre a lo largo de largos periodos de tiempo. Su efecto inmediato es la transmisión de la energía liberada en el punto de origen del sismo o foco al terreno circundante mediante vibración.
La amenaza sísmica de una región determinada depende de un gran número de variables, algunas de las cuales son difíciles de cuantificar. Sin embargo, se han desarrollado modelos que permiten estimar las variables involucradas en el cálculo de la amenaza sísmica, lo cual permite dar un tratamiento científico al problema.
2.    Actividad sísmica en México
 
México es uno de los países del mundo con mayor actividad sísmica. Según datos estadísticos, se registran más de 90 sismos por año con magnitud superior a 4 grados en la escala de Richter, lo que equivale a un 6 por ciento de todos los movimientos telúricos que se registran en el mundo. Durante el siglo XX se presentaron sismos de elevada intensidad en cada una de las décadas que han causado daños materiales considerables y de número de muertos. Se citan a continuación los de mayor intensidad y que han causado mayor número de víctimas fatales. La Figura 2 muestra las zonas donde ocurren los sismos en México.
 
En México, el Eje Neovolcánico no es paralelo a la trinchera. Esto es algo anormal en comparación con otras zonas de subducción en el mundo y es muy probable que se deba a la morfología de la placa de Cocos. Gracias a los esfuerzos de varios investigadores ha habido un avance significativo en el conocimiento de la morfología de la placa subducida bajo el continente (Singh et al., 1985b; Suárez et al., 1990; Ponce et al., 1992; Singh y Pardo, 1993; Pardo y Suárez, 1993, 1994). Las evidencias sugieren una subducción con un ángulo de 45 ° en Jalisco (Figura 4a), casi horizontal en Guerrero (Figura 4b), con un ángulo de 12 ° en Oaxaca y de 45 ° en Chiapas. El contorno de los 80 a 120 km de profundidad de la zona de Benioff aproximadamente coincide con la línea de los volcanes. Existe una evidencia, aunque no definitiva, que la placa continental entre la costa grande de Guerrero y el Valle de México está en un estado de esfuerzo tensional, contrariamente a lo esperado (Singh y Pardo, 1993).
3.    Cálculo de la amenaza sísmica
El cálculo de la amenaza sísmica emplea las definiciones y métodos presentados anteriormente, para establecer el nivel de peligro esperado en un sitio o zona determinada, bajo la influencia de la actividad sísmica de fuentes aledañas identificadas. Históricamente los ingenieros, geólogos y sismólogos se han preocupado por desarrollar metodologías de cálculo que representan cada vez mejor el comportamiento de las fuentes, el tránsito de las ondas dentro del medio rocoso, la respuesta de los suelos y la respuesta estructural en el sitio de interés. De esta manera, es posible identificar dos metodologías primordiales de evaluación de amenaza, que engloban los esfuerzos realizados en el pasado en diferentes estudios en el ámbito mundial.

Figura 4 Ángulo de inclinación de la placa de Cocos debajo de la de Norteamérica: (a) 45 ° en Jalisco y (b) 12 ° en Guerrero
 
Análisis determinista de amenaza sísmica
Durante muchos años el análisis determinista de amenaza sísmica (Deterministic Seismic Hazard Analysis DSHA) fue la herramienta primordial de la ingeniería sísmica para la evaluación de la amenaza en una zona determinada. El uso del DSHA implica la definición de un escenario particular, en el cual se basa la estimación del movimiento del terreno y los efectos secundarios relacionados. El escenario se define como un sismo de magnitud conocida, el cual sucede en un sitio determinado. Los pasos a seguir, para llevar a cabo un DSHA, son:
1.     Caracterización de las fuentes generadoras de terremotos con influencia en el sitio de análisis. Se requiere definir cada fuente en términos de su geometría y sismicidad.
2.     Selección de la distancia de la fuente al sitio. Generalmente se toma la menor distancia existente entre la fuente y el lugar de análisis.
3.     Selección del sismo de análisis, el cual representa de la mejor manera el potencial sísmico de la fuente en consideración, en términos de la intensidad en el sitio bajo estudio. Se debe escoger a partir de comparación de los niveles de intensidad generados por sismos históricos de la región, o de otras regiones con características neotectónicas similares, de tal manera que sea posible definir una magnitud del sismo de análisis para las distancias anteriormente definidas.
4.     Selección de las funciones de atenuación que permitan caracterizar completamente la amenaza en el sitio. Según el alcance del análisis se requerirán funciones de atenuación de aceleración, velocidad, desplazamiento, componentes espectrales de los anteriores parámetros, duración, o cualquier otro parámetro.
El DSHA indica el peor caso posible del efecto sísmico en el sitio de análisis. Cuando se emplea el DHSA para la evaluación de la amenaza en estructuras primordiales, puede estimarse la mayor intensidad que puede afectar dichas estructuras. Sin embargo, no se toma en cuenta cuál es la probabilidad de ocurrencia de ese evento, si es probable o no que ocurra en el sitio escogido, qué tan probable es que suceda a lo largo de un período determinado, ni cuál es el grado de incertidumbre asociado a las variables involucradas en el problema.
En general, el análisis determinista no se emplea ni se recomienda como herramienta única del análisis de la amenaza sísmica. Puede ser usado principalmente como herramienta de calibración de modelos más refinados, siempre y cuando se cuente con información histórica suficiente, o para el análisis retrospectivo de eventos históricos específicos.
Análisis probabilístico de amenaza sísmica
En la últimas décadas se ha desarrollado el enfoque probabilístico en los análisis de amenaza sísmica, con el fin de involucrar de manera analítica la incertidumbre asociada con las variables que intervienen en el peligro sísmico de una región. Parámetros como la frecuencia de ocurrencia de determinado sismo, la probabilidad de que ocurra en un sitio específico, probabilidades de excedencia de intensidades sísmicas, etc., son incluidos en los modelos de cálculo, para conformar un análisis probabilístico de amenaza sísmica (PSHA por sus siglas en inglés). Los pasos a seguir para llevar a cabo un PSHA son:
1.     Caracterización de las fuentes generadoras de terremotos con influencia en el sitio de análisis, en términos de su geometría y distribución de probabilidad de puntos de inicio de la ruptura en el área de falla definida. Es usual asumir una distribución de probabilidad uniforme, lo cual implica que la ocurrencia de sismos se espera con igual probabilidad en cualquier lugar de la geometría de fuente definida. Determinación de la sismicidad de las fuentes consideradas, a partir del registro histórico de eventos ocurridos sobre la geometría anteriormente definida (catálogo sísmico), y de información y estudios de neotectónica y paleosismología para la fuente. La sismicidad se establece por medio de una curva de recurrencia de magnitudes, la cual es una relación específica para cada fuente, que indica cual es la tasa de excedencia de una magnitud sísmica particular.
2.     Selección de las funciones de atenuación que permitan caracterizar completamente la amenaza en el sitio. Según el alcance del análisis se requerirán funciones de atenuación de aceleración, velocidad, desplazamiento, componentes espectrales de los anteriores parámetros, duración, etc. Debe involucrarse la incertidumbre asociada a la estimación de los parámetros, generalmente indicada en cada modelo de atenuación.
3.     Finalmente se combinan las incertidumbres asociadas a localización, tamaño y atenuación y se obtiene una curva de amenaza, la cual indica la probabilidad que una intensidad específica sea igualada o excedida en un periodo de tiempo determinado.
 
Herramientas computacionales existentes
Existe una diversidad de herramientas computacionales y aplicaciones en software para la evaluación de la amenaza sísmica. La mayoría de esta aplicaciones se basan en modelos de amenaza probabilística (PSHA), brindando diferentes utilidades en términos de definición de fuentes sísmicas, sismicidad y relaciones de atenuación de movimiento fuerte. La Tabla 1 presenta algunos ejemplos de los principales sistemas existentes y en el Anexo CRISIS se presenta el manual de uso de este sistema elaborado en la UNAM.
Tabla 1 Algunas herramientas computacionales
Programa
Descripción
Método de cálculo
Referencia
EZ-FRISK
Programa de cálculo para estimar amenaza sísmica, respuesta local, manipulación de señales sísmicas, obtención de señales consistentes con espectros de respuesta determinados. Cuenta con archivos predeterminados de fuentes sísmicas, sismicidad y atenuación.
- Amenaza sísmica: PSHA
- Respuesta local de suelos: Método lineal equivalente
Risk Engineering Inc.
http://www.ez-frisk.com
HAZUS-MH
Programa de cálculo de riesgos por diversas amenazas naturales (Sismo, Huracán, Inundación)
PSHA
FEMA
http://www.fema.gov /plan/prevent/hazus/
OpenSHA
Sistema en código Open Source para el cálculo de amenaza sísmica.
PSHA
USGS- SCEC
http://www.opensha.org/
CRISIS2007
Sistema para la integración de la amenaza sísmica en una zona determinada. Permite la definición de fuentes, sismicidad, atenuación y sitios de análisis.
PSHA / DSHA
Instituto de Ingeniería. UNAM
 
Procedimiento de análisis
Los pasos de la metodología utilizada en el modelo de amenaza sísmica son los siguientes:
(1)   Definición y caracterización de las fuentes sismogénicas principales: a partir de la información geológica y neotectónica se define la geometría de las fuentes sismogénicas.
(2)   Asignación de parámetros de sismicidad a las diferentes fuentes sísmicas: con base en el catálogo sísmico histórico se asignan los parámetros de sismicidad a cada fuente.
(3)   Generación de un conjunto de eventos estocásticos compatible con la distribución de ubicación, profundidad, frecuencias y magnitudes: a partir de toda la información anterior, se genera un conjunto de eventos sísmicos por medio de un muestreo basado en división recursiva de la geometría de las fuentes, y se asignan parámetros de sismicidad a cada segmento de manera ponderada según su aporte de área en el área total. Para cada segmento se generan una serie de escenarios de diversas magnitudes, cuyas probabilidades de ocurrir se calculan a partir la curva de recurrencia de magnitudes específica de esa fuente.
(4)   Modelo de atenuación de parámetros de movimiento del terreno: se seleccionan las leyes de atenuación que mejor representen las condiciones del movimiento entre las fuentes y los sitios donde se calcula la amenaza, ya sean leyes existentes en la literatura o creadas con información y datos locales.
(5)   Generación de mapas de amenaza de eventos representativos: se generan los mapas de distribución espacial de intensidad sísmica (valores espectrales) para cada evento.
(6)   Amplificación de parámetros de amenaza por efectos de sitio: la respuesta dinámica de depósitos de suelo modifica las características del movimiento en amplitud, contenido de frecuencias y duración. El efecto de amplificación y deamplificación de la intensidad por efecto de los depósitos de suelo blando superficiales se cuantifica por medio de cocientes de espectros de respuesta de manera que modifican directamente los mapas calculados en el paso (5).
(7)   Aplicación del modelo probabilístico de amenaza sísmica: obtención de mapas de amenaza sísmica para diferentes periodos de retorno.
 
 
Integración espacial
 
Para realizar la integración espacial, el programa CRISIS asume que, dentro de una fuente, la sismicidad está uniformemente repartida por unidad de área. Para considerar correctamente esta suposición, se realiza una integración espacial subdividiendo las fuentes originales por medio de una función recursiva. Una vez divididas en subfuentes, la sismicidad asociada a cada subfuente se asigna a un punto, y la integración espacial adopta la forma de una suma. Las fuentes son polígonos en tres dimensiones. Primero, el área se divide en triángulos, y estos triángulos se siguen subdividiendo hasta que se llega a cualquiera de las dos siguientes condiciones:
1)    El tamaño del triángulo es más pequeño que un valor dado, el "tamaño mínimo del triángulo". Esto es, el triángulo se subdivide si es demasiado grande.
2)    El cociente de la distancia fuente a sitio y el tamaño del triángulo es mayor que el cociente "Distancia Mínima/Tamaño del Triángulo". En otras palabras, el triángulo se subdivide si el sitio no está suficientemente lejos.
Nótese que las fuentes están modeladas como áreas y no como líneas. Esto se debe a que la zona de subducción en México tiene un contacto entre las placas de entre 80 y 120 km, por lo que las fuentes modeladas como áreas representan mejor la sismicidad.

Atenuación de los parámetros de amenaza
Una vez determinada la tasa de actividad de cada una de las fuentes sísmicas, es necesario evaluar los efectos que, en términos de intensidad sísmica, produce cada una de ellas en un sitio de interés. Para ello se requiere saber qué intensidad se presentaría en el sitio en cuestión, hasta ahora supuesto en terreno firme, si en la fuente ocurriera un temblor con magnitud dada. A las expresiones que relacionan magnitud, posición relativa fuente-sitio e intensidad sísmica se les conoce como leyes de atenuación. Usualmente, la posición relativa fuente-sitio se especifica mediante la distancia focal, es decir, la distancia entre el foco sísmico y el sitio. Las leyes de atenuación pueden adoptar formas muy diversas. En este caso se utilizan diversas leyes de atenuación dependiendo del tipo de sismo. Como se verá más adelante, se considera que las intensidades sísmicas relevantes son las ordenadas del espectro de respuesta , (pseudoaceleraciones, 5% del amortiguamiento crítico), cantidades que son aproximadamente proporcionales a las fuerzas laterales de inercia que se generan en las estructuras durante sismos.
El cálculo de la intensidad sísmica no puede considerarse determinista puesto que tiene incertidumbre. Por esta razón, se supone que la intensidad sísmica es una variable aleatoria de distribución lognormal con mediana dada por la ley de atenuación y desviación típica del logaritmo natural igual a , como se aprecia en la Figura 8.
En este trabajo se clasifican las fuentes sísmicas en dos grupos: fuentes activas o intraplaca y fuentes de subducción. A cada uno de estos tipos de fuentes está asociada una ley de atenuación diferente. Se utilizan leyes de atenuación espectrales que toman en cuenta el hecho de que la atenuación es diferente para ondas de diferentes frecuencias, con lo cual es posible calcular el espectro de respuesta esperado dadas una magnitud y una distancia. Las siguientes son las leyes de atenuación adoptadas:
 
1.     Temblores costeros. Se utiliza, para la aceleración máxima del terreno provocada por temblores generados en la costa sur del Pacífico, la ley de atenuación de Ordaz et al. (1989). Esta ley fue construida a partir de numerosos registros de aceleración obtenidos por la Red Acelerográfica de Guerrero, que incluyen los del gran temblor del 19 de septiembre de 1985. La relación entre la aceleración máxima del terreno y las ordenadas del espectro de respuesta a otros periodos se obtiene del modelo teórico de fuente y trayecto reportado por Singh et al. (1989).
2.     Temblores de profundidad intermedia. Se emplea en este caso un modelo de atenuación desarrollado por García et al. (2005). Esta fue construida de 16 sismos con magnitudes que se encuentran entre 5.2 y 7.4 y profundidades entre 35 y 138 km (Figura 9).

Figura 9.  Ley de atenuación (García et al., 2005) de la aceleración máxima del suelo (Amax) para temblores de profundidad intermedia
3.     Temblores superficiales. Para modelar la atenuación de los temblores superficiales, tanto los que ocurren en el Eje Neovolcánico como los que se presentan en la parte noroeste del país, se utilizan leyes de atenuación construidas con datos registrados en California (Abrahamson y Silva, 1997).
4.     Temblores costeros afectando la zona firme del Valle de México. Se sabe que aun el terreno firme del Valle de México está afectado por amplificaciones debidas, casi seguramente, a la constitución del subsuelo profundo de la cuenca. Esto hace que no exista propiamente "terreno firme" en el D.F., por lo que es necesario modelar la atenuación de las ondas de una manera específica. Para ello se utilizan las leyes de atenuación de Jaimes et al. (2006) construidas con datos registrados exclusivamente en la estación Ciudad Universitaria de la Ciudad de México durante la ocurrencia de temblores costeros.
A manera de ejemplo, en la Figura 10 se muestran dos grupos de curvas de atenuación para periodos estructurales de 0.0 y 1 segundos. Las curvas superiores corresponden a sismos de mayor magnitud que las curvas inferiores. En cada gráfica se aprecia el efecto de la magnitud del sismo y es claro que sismos pequeños son poco eficientes para generar ondas de periodo largo.

 

 
 
4.    Modificación de la amenaza sísmica por efectos de sitio
Las condiciones locales del terreno afectan las características del movimiento sísmico. Lo descrito en el capítulo 3 nos permite conocer la intensidad sísmica en cualquier sitio en roca. Sin embargo, en general, nos interesa conocer la intensidad sísmica en cualquier tipo de suelo. Esto se logra a partir del movimiento en roca, considerado como de referencia, multiplicado por un factor que considera los efectos de sitio. Este factor se puede obtener mediante modelos matemáticos o valores empíricos, pero en cualquier caso lo que se obtienen son funciones de transferencia espectrales, las cuales permiten conocer el valor de amplificación por el cual se deben modificar las aceleraciones espectrales calculadas en roca. Estas funciones de transferencia deben construirse para diferentes valores de aceleración máxima del terreno con el fin de tener en cuenta el efecto no lineal de degradación de los suelos.
Definición de efectos de sitio
Los efectos de sitio son las alteraciones que sufren las ondas sísmicas debido a cambios en la geología local, es decir, en la geometría y composición de la superficie, incluyendo la presencia de depósitos superficiales compuestos por arcillas o arenas. Las modificaciones producto de estos factores se dan en la duración, amplitud y contenido de frecuencia de los movimientos. La correcta cuantificación de los efectos de sitio es indispensable para la elaboración de atlas de riesgos, estimación de pérdidas y diseño de construcciones.
Tipos de efectos de sitio
Existen efectos de sitio que solamente modifican las características del movimiento sísmico como los ocasionados por la presencia de topografías distintas a una superficie plana (montañas, cañones, entre otros), o por la presencia de valles con arcillas con contenidos de agua. Pero existen otros efectos de sitio, donde existen depósitos de arena o pendientes inestables, que ocasionan la falla del suelo con asentamientos o desplazamientos súbitos y permanentes.
a)    Topografía del terreno
La superficie irregular del terreno puede provocar amplificación o de amplificación del movimiento. Esto se presenta en cañones, montañas, pendientes, cimas y simas. Los detalles de los efectos de sitio dependerán de la topografía, del tipo de onda sísmica y de su ángulo de incidencia. Existen muy pocas mediciones instrumentales de estos efectos y dependemos de modelos matemáticos para estimarlos.
b)    Presencia de depósitos de arcillas
En valles aluviales o lacustres, se presenta amplificación dinámica debido al contraste de la velocidad del suelo superficial con respecto a los depósitos más profundos. Entre mayor sea el contraste, mayor será la amplificación. Dependen también de la geometría tridimensional del valle aluvial. Debido a una extraña costumbre generalizada o a una curiosa coincidencia, es común clasificar los suelos en zona I, zona II y zona III. Esto significa que en general habrá suelos con las siguientes características: Terreno firme, formado por suelos bien compactados con velocidades de ondas de corte arriba de 500, Transición o intermedio, formado por suelos con características entre suelos firmes y blandos, y Blandos o lacustres, formado por depósitos superficiales que experimentan amplificación dinámica. Debido a las características dinámicas de esta amplificación, la mejor manera de caracterizarla es mediante cocientes de espectros de respuesta, es decir, cuantas veces se amplifica, con respecto a terreno firme, la aceleración para un amortiguamiento y un periodo estructural.
c)    Presencia de estratos y depósitos de arenas
En estos depósitos se puede presentar el fenómeno de licuación en el cual el suelo pierde su capacidad de carga debido al aumento de la presión de poro. En algunos casos la licuación de estratos completos de arena han provocado enormes deslizamientos de tierra (sismo de Alaska, 1964). Su estudio se impulsa por los daños causados por el sismo en Nigata, Japón. Es más factible su ocurrencia en arenas sueltas que en compactas, y más factible en arenas con granulometría uniforme. Si ocurre a profundidad causa flujo vertical de agua que se manifiesta en pequeños volcanes. Los estudios que se pueden realizar para conocer los peligros de licuación son pruebas de penetración y estudio de agua subterránea, como pruebas de campo, y estudios de densidad relativa y de tamaño de partículas en el laboratorio.
También es factible la ocurrencia de asentamiento de arenas secas; esto se puede conocer con estudios de resistencia a la penetración y de densidad relativa.
d)    Deslizamientos y deslaves
Provocados por las fuerzas sísmicas que encuentran perfiles inestables. Son los responsables de gran parte de los daños en vías de comunicación como carreteras.
 
e)    Cambios en estructura superficial
Debidos a heterogeneidad en los materiales que forman la superficie del terreno en sitios poco distantes entre sí. Esto es particularmente relevante para estructuras largas como puentes y conductos ya que las características del movimiento sísmico afectarán de manera distinta a los diversos apoyos. Estos cambios geológicos no deben confundirse con un fenómeno cada vez más común que es la presencia de grietas en la superficie debidas a la extracción excesiva de agua de pozos, comúnmente confundidas con fallas sísmicas.
Identificación y medición de efectos de sitio
Existen distintos métodos para conocer o estimar el peligro potencial de los efectos de sitio. Estos estudios serán indispensables para la elaboración de reglamentos urbanos y de diseño de estructuras y para la construcción de presas, plantas nucleares, puentes de grandes claros y, en general, para desarrollos civiles importantes.
a)    Métodos experimentales
Observaciones macrosísmicas. De sismos históricos registrados en códices, relatos, periódicos, libros y tradición oral, entre otros, y sismos recientes que han causado grietas, licuación y fallas de obras civiles.
Microtremores o microtemblores. Instrumentos muy sensibles que miden velocidad causada por ruido ambiental provocado por tráfico, sismos lejanos o pequeños, vibraciones terrestres. Las mediciones tienen que realizarse durante varias horas y con distintas condiciones. En general sirve para obtener periodos dominantes del suelo en sitios con presencia de depósitos de arcilla; funciona mejor con periodos dominantes de terreno largos.
Movimientos débiles. Causados por explosiones artificiales, nucleares, réplicas, sismos pequeños. No es muy eficiente cuando el suelo tiene comportamiento no lineal ya que los valores de amplitud son mayores, y los periodos medidos menores que los que se presentan durante sismos intensos.
Movimientos fuertes. Es el movimiento sísmico durante terremotos intensos, Se necesita estar perfectamente listo para captar la ocurrencia de eventos muy esporádicos. Se obtienen registros de aceleración. Es la mejor alternativa para medir efectos de sitio aunque resulta costoso y de cuidadoso mantenimiento.
Observaciones de campo y estudios en sitio. En numerosas ocasiones se pueden reconocer mediante vuelos, inspecciones y fotografías aéreas fallas y otras características que ayuden a conocer mejor los posibles efectos de sitio. De igual manera, los estudios geológicos, geofísicos y de mecánica de suelos.
b)    Modelos y métodos numéricos
Las soluciones matemáticas a problemas generales de acústica y elastodinámica han sido aplicadas para estudiar la difracción de ondas sísmicas en valles aluviales y topografías. Las soluciones analíticas son exactas y no se requieren de procesos numéricos. Su desventaja es que solo se aplican para geometrías sencillas, como círculos o semicírculos, lo que no es común encontrar en la realidad. A pesar de estas limitaciones, estas soluciones han servido como base para calibrar los métodos numéricos que son los que prometen modelar casos reales.
Los métodos numéricos son los más conocidos. Se basan en formulaciones de elementos finitos, diferencias finitas (basados en ecuaciones diferenciales) y elementos de frontera (basado en ecuaciones integrales con condiciones de frontera).
Modelado de topografías
Durante el arribo de las ondas sísmicas se produce en la superficie o campo libre una amplificación constante. El tamaño de esta amplificación dependerá del tipo de onda que se estudie. Por ejemplo, para ondas SH el valor es dos, uno por la onda que incide y otro por la onda que rebota. Para otro tipo de ondas el cálculo es más complejo pero esencialmente es el mismo.
Ante la presencia de una irregularidad en la superficie terrestre como lo es una montaña o un cañón, las ondas sísmicas incidentes sufrirán una alteración. La solución a este problema consiste en sumar la respuesta del campo libre más la debida a las ondas difractadas por la irregularidad. En estos casos es posible que ante ciertas combinaciones la respuesta en algunos sitios de la irregularidad sea menor que la de campo libre, lo que significa una deamplificación del movimiento.
Típicamente se han calculado amplificaciones en topografías de dos a tres veces la de campo libre, pero se han observado, a partir de registros obtenidos durante sismos, amplificaciones de hasta 10 veces para algunas frecuencias. En general, las amplificaciones son mayores en las crestas que en las bases, y son complejas y sin tendencias claras en las pendientes. Utilizando modelos 3D se aprecia que la dispersión provocada por topografías depende de su geometría, del tipo de onda incidente y del azimut; se observa también enfocamiento de ondas en algunos sitios y resonancia múltiple.
 
La relevancia de estudiar la influencia de estos efectos es que movimientos sísmicos intensos pueden incrementarse por efectos de sitio que provoquen deslaves y desprendimientos. Por ello, el estudio de topografías con métodos numéricos nos puede arrojar resultados importantes sobre fenómenos locales de amplificación.
Amplificación dinámica en valles aluviales: modelos 1D, 2D ó 3D
Cuando las ondas sísmicas chocan con estratos de menor velocidad tienen que ganar amplitud para conservar la energía. Por ello, entre mayor sea el contraste de propiedades entre la roca o suelo firme y los estratos blandos mayores serán los efectos de amplificación. Al contraste de propiedades se le conoce como contraste de impedancias, que es el cociente de la velocidad de las ondas de corte y la densidad de la roca entre las mismas propiedades pero del suelo. Pero la amplificación no solo dependerá del contraste mencionado sino de la forma del valle y de la incidencia de las ondas.
Para conocer en forma teórica la amplificación dinámica en cualquier suelo blando es necesario recurrir a modelos de propagación de ondas. El método más sencillo para cuantificar la amplificación dinámica en suelos es el modelo 1D. Este modelo considera que los estratos tienen una extensión horizontal infinita, lo que implica que el valle no tiene bordes ni cambios en la distribución horizontal de los sedimentos. Desafortunadamente, todos los valles presentan distribución irregular de estratos y dimensiones finitas, por lo que para conocer mejor su comportamiento sísmico se requiere de modelos en dos (2D) y tres (3D) dimensiones y así poder explicar los patrones de amplificación. Estos modelos son en general más sofisticados que el 1D y requieren de mayores recursos matemáticos, numéricos y de cómputo. Si bien las simplificaciones del modelo 1D parecerían grandes y burdas, muchos de los valles aluviales más relevantes en ingeniería sísmica, como el de México, tienen un comportamiento fundamentalmente unidimensional.
Los modelos 2D son sensiblemente más limitados pero también más prácticos que los 3D, tanto por los requerimientos de cómputo como por la obtención de las propiedades para alimentar al modelo. En el caso 2D, la solución más sencilla es para ondas SH que produce movimiento en el sentido perpendicular al plano de estudio; el problema es entonces escalar y se resuelven las ecuaciones de la acústica. Si se requiere estudiar el movimiento en el plano provocado por ondas SV, P o de Rayleigh, se requiere modelar las ecuaciones de la elastodinámica y el problema es ahora vectorial.
Aunque estos modelos, por flexibles y versátiles, pueden arrojar información conceptual y cualitativa de mucha utilidad, la calidad de los resultados dependerá de la información de las características de los suelos con la que se cuente como la densidad, la velocidad de las ondas de corte, el módulo de Poisson y el amortiguamiento.
5.    Amplificación dinámica en valles aluviales
Introducción
La amplificación de las ondas sísmicas en depósitos lacustres está controlada principalmente por las propiedades geotécnicas de los materiales que conforman el suelo, especialmente por sus características dinámicas, así como el espesor de las capas y la profundidad a la que se encuentra la base rocosa, (Aki, 1988, Borcherdt, 1994, Seed et al., 1997).
Un ejemplo dramático de efectos de sitio, es el que se presenta en el Valle de México, donde se registran amplificaciones de hasta 60 veces la registrada en terreno firme (Reinoso y Ordaz, 1999).
En el presente estudio, la estimación de los efectos de sitio se basa principalmente en la obtención de datos de vibración ambiental y en el uso de modelos matemáticos a partir de información de geotecnia en el análisis de acelerogramas disponibles en la zona de estudio.
Vibración ambiental
La técnica de vibración ambiental es una de las más usadas en la estimación de los efectos de sitio en los últimos años. Esto se debe a la facilidad y bajo costo con la que se puede obtener información acerca de las condiciones locales del terreno con la simple utilización de un equipo de registro (por ejemplo un acelerómetro).
La técnica utilizada para conocer la frecuencia del terreno es la propuesta por Nakamura, que establece que la frecuencia de un sitio dado, del cual se tienen registros de vibración ambiental, se puede conocer al realizar el cociente del espectro de Fourier de la señal en cualquiera de sus direcciones horizontales con respecto de la dirección vertical
En la Figura 12 se muestran tres señales correspondientes a las dos direcciones horizontales y a la dirección vertical de un registro de vibración ambiental, de las cuales se ha calculado su respectivo espectro de Fourier (graficas de la derecha, en fondo rojo).
 
Los cocientes espectrales de los componentes horizontales con respecto al vertical tienen, en teoría, una máxima amplitud que corresponde a la frecuencia predominante del terreno. Generalmente, para esta frecuencia, la curva muestra un pico bien definido por una forma característica. En la Figura 13 se muestra un ejemplo de un cociente en donde se identifica claramente la frecuencia dominante del sitio en 1.05 Hz (0.95 s). Estos picos son más definidos en suelos formados por depósitos blandos, mientras que son más anchos y con baja definición en terreno firme (Figura 14).
La identificación de la frecuencia predominante del suelo mediante esta técnica, funciona de manera adecuada, sobre todo cuando el contraste entre las propiedades de los depósitos de suelo y el semiespacio o estrato (en particular la velocidad de las ondas profundo resistente es grande; sin embargo, no sucede lo mismo con la amplitud relativa. En algunas zonas donde se ha aplicado la técnica con fines de microzonificación, los resultados muestran valores de amplificación satisfactorios comparados con los obtenidos de mediciones de movimiento fuerte (Lermo et al., 1991; Lermo y Chávez- García, 1994b), mientras que para la mayoría, las diferencias son muy importantes y los resultados obtenidos con la técnica de Nakamura son poco confiables (Gutiérrez y Singh, 1992). Existen casos en que la identificación de la frecuencia predominante no resulta obvia, lo que con alta probabilidad significa que es terreno firme, pero también es posible que la energía proveniente de las fuentes de excitación no sea lo suficientemente grande como para provocar un movimiento intenso para observar los efectos de sitio en el registro; en este caso se deberán hacer varias mediciones en distintas circunstancias para verificar que el sitio es terreno firme.

Figura 12 Señales correspondientes a las direcciones horizontales (primeras dos ventanas) y vertical (tercera ventana), a las cuales se les ha calculado su respectivo espectro de Fourier (gráficas de la derecha, en fondo rojo)

 



Se ha visto que los valores de frecuencia obtenidos mediante esta técnica presentan dispersiones que pueden llegar a ser del orden de hasta 30% respecto a los valores que se obtendrían utilizando información proveniente del análisis de acelerogramas (Reinoso y Lermo, 1991), por lo que se deberá considerar esta incertidumbre.
El uso de estudios de vibración ambiental resulta económico y los resultados se obtienen con relativa facilidad y rapidez, y supera, sobretodo en el conocimiento del periodo del suelo, a otros procedimientos.
Modelo del suelo a partir de datos geotécnicos
El uso de modelos de propagación de ondas a partir de los datos geotécnicos del suelo es una de las principales técnicas utilizadas para conocer la amplificación dinámica del sitio. Esta técnica supone que el suelo está formado por estratos que tienen espesor uniforme, y que las propiedades de densidad, coeficiente de amortiguamiento y velocidad de onda de corte de cada estrato es también uniforme. El modelo plantea que el suelo está conformado por estratos que se extienden infinitamente en dirección horizontal hacia todas las direcciones, y por eso se le llama conoce como modelo unidimensional, ya que sólo importa la dimensión vertical; se supone, además, que estos estratos de suelo se encuentran sometidos a la acción de ondas S que se propagan verticalmente.
El espesor y la densidad de los estratos pueden conocerse a partir de pruebas de origen geotécnico (por ejemplo, sondeos de penetración estándar) y de pruebas de laboratorio. Las velocidades de ondas de corte de los estratos se obtienen mediante correlaciones entre los parámetros obtenidos de las pruebas geotécnicas y dichas velocidades (Ovando y Romo, 1991; Ohta y Goto, 1976), o mediante pruebas dinámicas realizadas para tal fin (prueba de sonda suspendida).
En estas expresiones la velocidad generalmente está en función del número de golpes que se obtiene de una prueba de penetración estándar; en el caso de las expresiones de Ovando y Romo (1991) determinadas para las arcillas del valle de México, la velocidad depende también del grado de consolidación del suelo. La limitación en el uso de estas expresiones viene del hecho de que el suelo que se analiza debe tener
propiedades mecánicas y dinámicas similares a los suelos a partir de los cuales se obtuvieron las correlaciones.

Figura 15 Perfil estratigráfico del suelo (obtenido por medio de una prueba de penetración estándar), y ejemplo de perfil de velocidades de onda de corte , obtenido a partir de la correlación propuesta por Otha y Goto (a la derecha, las gráficas mostradas no están correlacionadas entre sí)
El resultado del análisis de un modelo geotécnico del suelo, es su función de transferencia, que representa la respuesta dinámica del terreno en función de la frecuencia, hasta la profundidad explorada en el sondeo geotécnico. Estas funciones de transferencia se desarrollan a partir de modelos matemáticos unidimensionales del suelo utilizando el método de Haskell (SHAKE 91).
En vista de que sólo se mide la amplificación hasta la profundidad explorada, ésta juega un papel muy importante en la capacidad del modelo para predecir la respuesta de los depósitos reales. Esta es una de sus principales limitaciones, ya que en la mayoría de los casos, los sondeos se realizan a poca profundidad. Teniendo esto en mente, un modelo que considere sólo algunos metros del depósito de suelo, resulta poco confiable al momento de establecer las características dinámicas del terreno.
Mediante el modelo unidimensional del suelo puede conocerse fácilmente la amplificación esperada, sin embargo, al estar limitada su profundidad, la frecuencia obtenida muchas veces no equivale a la correspondiente a las características dinámicas del terreno. Esta limitación hace que sea necesario que se cuente con información adicional, que la mayoría de las veces es un estudio de vibración ambiental, y si es el caso, se puede recurrir a la información acelerométrica disponible del sitio.
 

Cuando se cuenta por lo menos con un estudio adicional, y conocida la frecuencia del sitio, el modelo del suelo se puede ajustar de manera que se reproduzca la frecuencia obtenida mediante este estudio, pudiéndose aminorar las limitaciones que esta técnica implica.
En la Figura 17 se muestra un ejemplo de dos estudios de diferente origen realizados en la misma ubicación, los cuales pueden combinarse para determinar los efectos de sitio.

Figura 17 Estudios de vibración ambiental y geotécnico (sondeo de penetración estándar, SPT) realizados en ubicaciones contiguas, que se complementan en el cálculo de los efectos de sitio
 

Cuando las velocidades de los estratos de suelo se determinan por medio de pruebas dinámicas, la confiabilidad del modelo es mayor; sin embargo, estas pruebas tienen limitaciones de profundidad de exploración y, como se ha señalado, no es muy útil conocer muy bien las velocidades de los primeros estratos cuando los depósitos van más allá de la profundidad explorada.
A diferencia de un estudio geotécnico, que reporta datos en puntos discretos del terreno, un estudio geofísico reporta datos para un perfil transversal a lo largo o ancho del terreno, por medio de los llamados tendidos de refracción, lo que permite visualizar la variación de las características dinámicas del terreno en forma continua. Un tendido consiste en la colocación de geófonos (sensores de velocidad de alta frecuencia) a lo largo de una línea sobre la superficie del terreno y espaciados uniformemente. Mientras más largo sea el tendido, mayor puede ser la profundidad explorada en el terreno, la cual puede llegar hasta los 150 m o más, dependiendo de la fuente de energía provocada artificialmente durante la prueba (punto de tiro).
Los resultados de pruebas geofísicas también muestran la variación de las propiedades de los estratos con la profundidad, aunque muchas veces no es posible definir con precisión el límite inferior del último estrato registrado. De la misma forma, no es posible conocer detalladamente la variación de las características de los estratos más superficiales del terreno, lo cual sí es posible mediante sondeos geotécnicos.
 

Figura 19 Perfil de velocidades de ondas de corte obtenidas de una prueba de cono eléctrico
Análisis de acelerogramas
La técnica de analizar la información acelerométrica registrada durante eventos sísmicos importantes es una de las más confiables en la estimación de efectos de sitio. El análisis consiste en determinar el cociente espectral de amplitudes de Fourier entre un sitio instrumentado en terreno blando y un sitio instrumentado en terreno firme, el cual se toma como referencia. De esta forma, se puede inferir el movimiento en los sitios de terreno blando por medio de los cocientes empíricos obtenidos para los temblores disponibles (Singh et al, 1988; Reinoso, 1991; Pérez Rocha et al., 2000).
El procedimiento común para la ejecución de esta técnica en México consiste en la consulta la Base Mexicana de Sismos Fuertes. Esta base consta de un catálogo de información de los sismos registrados por la red acelerométrica correspondiente al sitio.
Generalmente, en cada ciudad que cuenta con una red acelerométrica, se establece una estación en terreno firme que se considera como referencia, esto se hace con la intención de conocer el nivel de amplificación que se tiene en un sitio de terreno blando o intermedio (en el caso de la ciudad de México, este sitio se estableció en la estación ubicada en Ciudad Universitaria, CU).
Una vez que se cuenta con la información deseada correspondiente la estación o estaciones de interés, se dispone la ejecución del análisis, consistente en efectuar cocientes de los espectros de Fourier del registro en suelo blando, entre el espectro de Fourier correspondiente del sitio de referencia. Este procedimiento da como resultado la función de transferencia empírica del sitio, que es comparable a las funciones de transferencia obtenidas mediante la técnica de vibración ambiental, con la diferencia que se trata de sismos reales, por lo que se puede tener la certeza de que los datos obtenidos son muy confiables cuando se cuenta con la información acelerométrica suficiente.
 

Figura 20 Estaciones correspondientes a la Red Acelerométrica del Valle de México. La estación CU representa el sitio de referencia en terreno firme de la red, en tanto que TL, ubicada en la zona de Lago (suelo blando), representa un sitio en el que se pretenden estimar los efectos de sitio por medio del cociente de los espectros de Fourier correspondientes a sus direcciones horizontales, con respecto a los correspondientes de la estación CU
Efectos de sitio en la Ciudad de México y Acapulco
Efectos de sitio en la ciudad de México
Lo anterior es particularmente importante en la Ciudad de México donde las amplificaciones por efectos de sitio son notables y únicas en el mundo. También existen amplificaciones importantes en la ciudad de Acapulco en donde existe evidencia de comportamiento no lineal del terreno. Estos efectos también pueden encontrarse en otras ciudades de la República Mexicana, aunque en menor medida. Para considerar los efectos de sitio se emplea la función de amplificación del suelo que se define como el cociente de los espectros en el sitio (en suelo blando) con los espectros en suelo firme o roca.
La Ciudad de México cuenta con más de 100 sitios dotados de instrumentos de registro de movimiento fuerte o acelerómetros. Para caracterizar la respuesta en estos sitios se utilizan cocientes de espectros de respuesta promedio los cuales se interpretan como funciones de transferencia entre cada sitio instrumentado y el sitio de referencia. Los cocientes espectrales se calculan analizando registros obtenidos durante sismos previos. Aunque estos cocientes no tienen un significado físico, se han utilizado con éxito para reproducir los espectros de respuesta de sitios en zona de lago a partir de espectros de respuesta en sitios en terreno firme. En la Figura 21 se muestra, a manera de ejemplo, los para tres sitios (Central de Abastos, cd, Secretaría de Comunicaciones y Transportes, sc, y Viveros de Coyoacán, vi) obtenidos durante dos sismos: el 19 de septiembre de 1985, con línea continua, y el 25 de abril de 1989, con línea punteada. Los sismos utilizados para los cocientes abarcan muchas magnitudes y distancias focales, lo que permite tomar en cuenta directamente los efectos en la amplificación del movimiento debidos a estos factores.
 

 
Se encuentran relaciones funcionales entre cada uno de los parámetros de las estratigrafías encontradas en el punto anterior con el periodo fundamental del sitio, de tal manera que en otros sitios de la ciudad, donde no se cuenta con registros, sea posible estimar la función de transferencia del suelo con el conocimiento de su periodo y con ayuda del modelo de Haskell.
Efectos de sitio en otras localizaciones
Para otros sitios de la República Mexicana en que las condiciones del suelo no han sido tan estudiadas como en la Ciudad de México, se estima el movimiento a partir de funciones de transferencia promedio obtenidas de movimientos sísmicos registrados en roca, suelos firmes y suelos blandos en diferentes partes del mundo (Figura 24). Para este propósito se toman en cuenta los estudios hechos por Miranda (1991 y 1993a). La función de transferencia de roca a suelo firme está dada por

 

Figura 24 Funciones de transferencia
Recomendaciones sobre las distintas técnicas para estimar efectos de sitio
Sin lugar a dudas, la estimación de los efectos de sitio no es una tarea fácil, sin embargo, la existencia de diferentes métodos aplicables a esta tarea, hace que se tengan más posibilidades de determinar de forma confiable el efecto de amplificación que ocasiona la presencia de estratos de suelo blandos en la proximidad de la superficie del suelo.
Definitivamente lo idóneo sería que se tuviera una gran cantidad de datos acelerométricos en cualquier sitio del cual se quieran conocer sus características dinámicas. Sin embargo, el establecimiento de una red de registro sísmico no resulta tan fácil.
Ante esta situación, la implementación de la técnica de vibración ambiental ha ganado terreno, gracias a la practicidad con la que se puede obtener información de gran utilidad y fácil manipulación de prácticamente cualquier sitio. Sin embargo, ante las desventajas que muestra esta técnica, conlleva a que se deba contar con análisis alternos que ayuden a determinar de mejor manera tanto la frecuencia como el nivel de amplificación del terreno.
La elaboración de modelos matemáticos del suelo es una buena opción cuando se trata de modelar la amplificación del movimiento sísmico ante la presencia de estratos blandos, sin embargo, dadas sus limitaciones, por ejemplo, la profundidad de exploración de los sondeos muchas veces hace que al efectuar su modelo no se obtenga la verdadera respuesta del suelo.
Sin embargo, el caso anterior no sucede la mayor parte del tiempo, teniéndose en cambio, situaciones en las que solamente se cuenta con un determinado tipo de información, que casi siempre son estudios de vibración ambiental. En este caso, sería importante la ejecución de estudios geotécnicos o geofísicos que complementen al estudio de vibración ambiental.
El caso opuesto también se presenta, en este caso, es importante la ejecución de un estudio de vibración ambiental, por medio del cual se pueda estimar la frecuencia del sitio.
Finalmente se tiene el caso en el que sólo e cuenta con información acelerométrica. Esta situación puede no ser tan crítica, sin embargo, algunas veces no se tiene suficiente información que caracterice al sitio, por lo que es importante la ejecución de otro tipo de estudios.
En general, el mejor caso en la estimación de los efectos de sitio, es el que se presenta al contar con más de un tipo de estudio, ya que como se ha visto, estos estudios resultan en alto grado complementarios.
Ventajas y desventajas del estudio de vibración ambiental
Algunas de las ventajas de la aplicación del método de vibración ambiental se presentan a continuación:
·      Facilidad de ejecución del estudio.
·      Bajo costo.
·      Rapidez en la obtención de resultados.
·      La obtención de la frecuencia del sitio comúnmente es muy acertada, sobre todo en suelos blandos.
·      Se puede obtener información de manera práctica en lugares poco accesibles, o que no cuenta con una red acelerométrica local.
 
Algunas de las desventajas del método son:
·      No se tiene una buena aproximación de la amplificación en el sitio de estudio.
·      La respuesta obtenida depende del nivel de ruido que se tenga al momento de efectuar los registros de campo.
·      No es muy efectiva en sitios donde se presentan estratos de suelo muy consolidados, o en aquellos en los que se tienen intercalaciones de estratos blandos y firmes en el depósito de suelo, lo que conlleva, con frecuencia, a una mala interpretación de resultados.
Los datos registrados se ven fuertemente influenciados por las condiciones ambientales (temperatura, viento, humedad, lluvia, etc.).
Ventajas y desventajas del modelo matemático del suelo a partir de datos geotécnicos y geofísicos
Algunas de las ventajas de la aplicación de este método se enumeran a continuación:
·      Si se tiene un estudio previo (vibración ambiental, análisis de acelerogramas), se puede modelar eficientemente la amplificación que se presenta en el sitio de estudio.
·      La frecuencia del sitio puede ser fácilmente estimada.
Algunas de las desventajas del método son:
·      Depende de la profundidad de exploración de las pruebas que se ejecuten.
·      En muchas ocasiones, los datos reportados en estudios geotécnicos y/o geofísicos contienen errores, que si no son identificado, conllevan a errores en el modelo.
Depende de correlaciones que la mayor parte del tiempo corresponden a suelos de lugares con características diferentes.
Ventajas y desventajas del análisis de acelerogramas
Algunas de las ventajas de este método son las siguientes:
·      Se puede tener una estimación muy confiable sobre los efectos de amplificación que afectan a un sitio instrumentado.
·      Si la información con que se cuenta es abundante, se puede tener una mejor aproximación de las características dinámicas de un sitio.
Algunas de las desventajas del método son:
·      No es muy económica la instalación de una red de instrumentación sísmica.
·      El correcto funcionamiento de esta red depende del mantenimiento constante al que debe someterse el equipo de registro, lo que muy comúnmente se ignora.
·      La red de registro debe ser lo suficientemente densa, como para que se pueda obtener información suficiente con la que sea posible estimar la respuesta sitios cercanos que no cuenten con instrumentación, y que tengan características similares a las de los sitios instrumentados.
·      Se requiere de un gran número de registros de sismos importantes para que se tenga la suficiente información que caracterice al sitio, que considere sismos de diferente origen.
Muchas de las veces se supone que un sitio cercano a otro en el que se tiene instrumentación tienen la misma respuesta, lo que no necesariamente es cierto.
6.    Reconocimientos
Este documento ha sido elaborado a lo largo de varios años por los investigadores Mario Ordaz y Eduardo Reinoso.
7.    Referencias
Abrahamson N. A. and Silva W. J. (1997) "Empirical Response spectral attenuation relations for shallow crustal earthquakes", Seism. Res. Letters, vol. 68, pag., 94-127.
Acosta Chang J., Arellano Zepeda G., Ruiz Cruz E. "Microzonificación sísmica de Mexicali, Informe Final". CISESE, (2007).
Aki, K., "Local site effects in strong groun motion" Eartquake engeenering and soil dynamics II-Recent Advances in Ground Motion Evaluation (1988).
 
Alamilla, J., Esteva, L., García P. J. y Díaz L., O. (2001), "Simulating earthquake ground motion at a site, for given intensity and uncertain source location", Journal of Seismology, Vol. 5, No. 4, pp. 475-485.
Alfaro, A., Correlación entre el valor N del ensayo de penetración estándar y velocidad de ondas de corte para arcillas en Bogotá, Colombia. Epsilon, 008 (2007).
ASCE7-05, Minimum design loads for buildings and other structures, ASCE/SEI 7-05.
Avilés J and Pérez-Rocha L E (2005a), Design concepts for yielding structures on flexible foundation, Engineering Structures, Vol. 27, 2005.
Avilés J and Pérez-Rocha L E (2005b), Influence of foundation flexibility on R and C factors, Journal of Structural Engineering, ASCE, Vol. 131, No. 2, pp. 221-230, 2005.
Bard, P.Y., A.M. Duval, B. Lebrun, C. Lachet, J. Riepl., and D. Hatzfeld (1997), "Reliability of the H/V technique for site effects measurement and experimental assesment", Seventh International Conference on Soil Dynamics and Earthquake Engineering, Istambul, July, 19-24.
Bard, Pierre-Yves, "SESAME: Site Effects assessment using ambient excitations". European Commission, (2004).
Bazurro P. y Cornell C. (1999), "Disaggregation of seismic hazard", Bulletin Seismological Society of America, Vol. 89, No.2, pp. 501-520.
Borcherdt, R. D. "Estimates of site-dependent response spectra for design (methodology and justification)", Earthquake Spectra, 10 (1994).
Chapman M. (1995), "A probabilistic approach to ground-motion selection for engineering design", Bulletin Seismological Society of America, Vol. 85, No. 3, pp. 937-942.
Chopra A K (1995), Dynamics of Structures. Theory and Applications to Earthquake Engineering, Prentice Hall, 1995.
Clough R W y Penzien J (1975), Dynamics of Structures, McGraw-Hill, 1975.
Cornell C. (1968), "Engineering seismic risk analysis", Bulletin Seismological Society of America, Vol. 58, No. 5, pp. 1583-1606.
Dobry R y Gazetas G (1988), Simple method for dynamic stiffness and damping of floating pile groups, Geotechnique, Vol. 38, 1988.
Esteva, L. (1970), "Regionalización sísmica de México para fines de ingeniería", Series del Instituto de Ingeniería, No. 246.
EUROCÓDIGO 8. Disposiciones para el proyecto de estructuras sismoresistentes: Norma Europea Experimental; Comité Europeo de Normalización, Bruselas; Asociación Española de Normalización y Certificación, Madrid (1998).
Finn, W D L (1991), "Geotechnical engieneering aspects of microzonation", Proc, Fourth Int, Conf. on Seismic Zonation, Stanford, California, I, 199-259.
García, D. Singh S. K., Herráiz M., Pacheco J. F. y Ordaz M. (2005), "Inslab earthquakes of central Mexico: Q, source spectra and stress drop", Bulletin Seismological Society of America, Vol. 94, No. 3, pp. 789-802.
Gazetas G (1983), Analysis of machine foundation vibrations: state of the art, Soil Dynamics and Earthquake Engineering, Vol. 2, 1983.
Gazetas G, Foundation vibrations (1991), Foundation Engineering Handbook, Ed. H Y Fang, Van Nostrand Reinhold, 1991.
Gutiérrez, C and S K Singh (1992), "A site effect study in Acapulco, Guerrero, Mexico: comparison of results", Bull. Seism. Soc. Am. 78, 42-63.
Harmsen, S., y Frankel, A. (2001), "Geographic desaggregation of seismic hazard in the United States", Bulletin Seismological Society of America, Vol. 91, No. 1, pp. 13â26.
Haskell, N.H. "The dispersion of surface waves in multilayered media", Bulletin of the Seismological Society of America, Vol. 43, pp. 17-34, 1953.
Iervolino, I., y Cornell, C. A. (2005), "Record selection for nonlinear seismic analysis of structures", Earthquake Spectra, Vol. 21, No. 3, pp. 685-713.
 
Iglesias, A., Singh S. K., Pacheco, J. F. y Ordaz M. (2002), "A source and wave propagation study of the Copalillo, Mexico earthquake of july, 2000 (Mw=5.9): Implications for seismic hazard in Mexico city from Inslab earhquakes", Bulletin Seismological Society of America, Vol. 92, No. 3, pp. 1060-1071.
Iguchi M (1982), An approximate analysis of input motions for rigid embedded foundations, Transactions of Architectural Institute of Japan, No. 315, 1982.
Imai, T., "P and S velocities of the ground in Japan", Proc. 9th Int. Conf. Soil Mech. Found Eng. Tokio, 2 (1977).
Imai, T., y Yoshimura, Y., "Elastic wave velocity and soil properties in Sofa soil", Tushi-to-Kiso, 18, 1 (1970).
Ishikawa Y. y Kameda H. (1988), "Hazard-consistent magnitude and distance for extended seismic risk analysis", Proceedings of 9th World Conference on Earthquake Engineering, II, pp. 89-94.
Ishikawa Y. y Kameda H. (1991), "Probabilty-based determination of specific scenario earthquake", Proceedings of Four International Conference of Seismic Zonation, II, pp. 3-10.
Jaimes M. A. y Reinoso E. (2006), "Comparación del comportamiento de edificios en el valle de México ante sismos de subducción y falla normal", Revista de Ingeniería Sísmica, SMIS, No. 74, pp. 1-21.
Jaimes, M. A., Reinoso, E., y Ordaz, M. (2006), "Comparison of methods to predict response spectra at instrumented sites given the magnitude and distance of an earthquake", Journal of Earthquake Engineering, Vol. 10, No. 5, pp. 1-16.
Jaimes M. A., Reinoso E., y Ordaz M. (2007), "Empirical Green's function modified by attenuation for sources located at intermediate and far distances from the original source", Accepted for publication in Journal of Earthquake Engineering.
Japan Road Association. Specifications for Hiways Bridges, Part V, Seismic Desing (2002).
Jiménez, M. J., Giardini, D., Grunthal, G. and the SESAME Working Group (2001) "Unified seismic hazard modeling throughout the Mediterranean region", Bolletino di Geofisica Teorica ed Applicata.
Joyner, W.B. y Boore, D.M. (1981), "Peak horizontal acceleration and velocity from strong-motion records including records from the Imperial Valley, California", earthquakes, Bull. Seism. Soc. Am., 71, 2011-2038.
Kanai, K and Tanaka (1954), "Measurement of the microtremor", Bull Earthquake Res Inst. Tokyo Univ. 32, 199-209.
Kausel E and Tassoulas J L (1992), Program SUPELM Versión 2.0, Foundations Embedded in Layered Media: Dynamic Stiffnesses and Response to Seismic Waves, 1992.
Kausel E, Whitman R V, Morray J P y Elsabee F (1978), The spring method for embedded foundations, Nuclear Engineering and Design, Vol. 48, 1978.
Lachet, C. and P Y Bard (1994), "Numerical and theoretical investigations on the possibilities and limitations of Nakamura's technique", J. Phys. Earth., 42, 377-397.
Lermo, J., J. Diaz de Leon, E. Nava, and M. Macías (1991). "Estimación de periodos dominantes y amplificación relativa del suelo en la zona urbana de Colima". IX Congreso Nacional de Ingeniería Sísmica, Manzanillo, Colima.
Lermo, J. y F.J.Chávez-García (1994a), Are microtremors useful in site response evaluation?, Bull. Seism. Soc. Am., 84, 1350-1364.
Lermo, J. y F.J.Chávez-García (1994b), Site effect evaluation at Mexico City: dominant period and relative amplification from strong motion and microtremor records, Soil Dynamics and Earthquake Engineering, 13, 413-423.
Malhotra, P. K. (2003), "Strong-motion records for site-specific analysis", Earthquake Spectra, Vol. 19, No. 3, pp. 557â578.
McGuire R. K. (1995), "Probabilistic seismic hazard analysis and design earthquakes: closing the loop", Bulletin Seismological Society of America, Vol. 85, No. 5, pp. 1275-1284.
Midorikawa M., Okawa, I., Iiba, M., Teshigawara, M. "Performance-Based Seismic Design Code for Buildings in Japan".
 
Montalvo-Arrieta, J. (2002), "La respuesta sísmica del terreno firme en la Ciudad de México. Observaciones y modelos", Tesis de doctorado, Posgrado de Ingeniería, UNAM.
Mylonakis G, Nikolaou S and Gazetas G (2006), Footings under seismic loading: Analysis and design issues with emphasis on bridge foundations", Soil Dynamics and Earthquake Engineering, Vol. 26, 2006.
Nakamura Y (1989), "A method for dynamic characteristics estimation of subsurface using microtremors on the ground surface", QR of RTRI, 30, No.1, 25-33.
Nishenko S. P. y Singh S. K. (1987), "The Acapulco-Ometepec, México earthquake of 1907-1982: evidence for a variable recurrence history", Bulletin Seismological Society of America, Vol. 77, No. 4, pp. 1359-1367.
NTC-RCDF, (2004) Normas Técnicas Complementarias del Reglamento de Construcciones del Distrito Federal, Gaceta oficial del Distrito Federal, México, D. F., 6 de octubre del 2004.
Mario Ordaz (2005), Mapas de peligro sísmico en México con fines de calificación de equipo eléctrico, Instituto de Investigaciones Eléctricas (IIE), realizado para el IIE, México.
Ohba, S., y Toriumi, I. "Dynamic response characteristics of Osaka Plain." Proc. Annual Meeting, A. I. J. (1970).
Ohta, Y. y Goto, N. "Empirical shear wave velocity equations in terms of characteristics soil indexes". Earthq. Eng. Struc. Dyn. 6. (1978).
Okamoto, T., Kokusho, T., Yoshida, Y. y Kusunoki, K. "Comparisson of surface vs Subsurface wave sourse for P-S logging in sand layer". Proc. 44th Annual Conference , JSCE 3 (1989).
Ordaz, M. (2003), Degtra A4, Program for accelerograms analysis.
Ordaz, M., Aguilar, A. y Arboleda, J. (2003) "Crisis 2003: programa para el cálculo de peligro sísmico", Instituto de Ingeniería, Universidad Nacional Autónoma de México.
Ordaz, M., Miranda, E., Reinoso, E., y Perez-Rocha, L.E. (2000) "Seismic loss estimation model for México city", XII World Conference on Earthquake Engineering, Auckland, New Zealand.
Ordaz, M., Arboleda, J. and Singh, S.K. (1995), "A scheme of random summation of an empirical Green's function to estimate ground motions from future large earthquakes", Bull. Seism. Soc. Am., 85-6.
Ordaz, M. and Faccioli, E. (1994), "Site response analysis in the valley of Mexico: selection of input motion and extend of non-linear soil behaviour", EQ. Eng. Struct. Dyn., Vol.23, 895-908.
Ordaz, M., y Singh, S. K. (1992), "Source spectra and spectral attenuation of seismic waves from Mexican earthquakes, and evidence of amplification in the hill zone of Mexico City", Bulletin Seismological Society of America, Vol. 82, No. 41, 24-42.
Ordaz, M., Jara, J.M. y Singh, S.K. (1989) "Riesgo sísmico y espectros de diseño en el estado de Guerrero", Informe Interno No. 8782, Instituto de Ingeniería, UNAM.
Ordaz Schroeder, M., Veras Felipe, L. "Criterios generales para la definición de espectros sísmicos de sitio".
Ovando E y Romo MP (1991) "Estimación de la velocidad de onda S en la arcilla de la ciudad de México con ensayes de cono", Sismodinámica, 2.
Pérez A., Jaimes M.A. y Ordaz M. (2008), Spectral attenuation relations at soft sites based on existing attenuation relations for rock sites, Accepted for its publication in the Journal of Earthquake Engineering.
Perez-Rocha, Luis Eduardo (1999) "Respuesta sísmica estructural: efectos de sitio e interacción suelo-estructura" Ph.D. Thesis, Faculty of Engineering, UNAM.
Reinoso E. and Ordaz, M. (2001), "Duration of strong ground motion during Mexican earthquakes in terms of magnitude, distance to the rupture are and dominant site period," Earthquake Engineering and Structural Dynamic, Vol. 30, pp. 653-673.
Reinoso E. y Jaimes M.A. (2008), Criterios para obtener acelerogramas de diseño en sitios afectados por varias fuentes sísmicas. Enviado para su posible publicación a la revista de Ingeniería Sísmica.
Reinoso, E. y Lermo, J. (1991) "Periodos del suelo del valle de México medidos en sismos y con vibración ambiental", Proceedings of the IX National Conference on Earthquake Engineering, Manzanillo, Colima, México, pág. 2,149-2,156.
 
Reyes, C. (1999), "El estado límite de servicio en el diseño sísmico de edificios", Ph.D.Thesis, Faculty of Engineering, UNAM.
Roesset J M and Scaletti H (1979), "Nonlinear effects in dynamic soil-structure interaction", 3rd International Conference on Numerical Methods in Geomechanics, Aachen.
Rosenblueth, E., Ordaz M., Sánchez-Sesma, F.J. y Singh S.K. (1989), "Design Spectra for Mexico's Federal District", Earthquake Spectra, 5, 273-291.
Sadigh, K., Chang, C. Y., Egan, J.A., Makdise, F. y Youngs, R. R. (1997), "Attenuation relationships for shallow crustal earthquakes based on California strong motion data", Seismological Research Letters, Vol. 68, No. 1, pp. 180-189.
Schnable, P. B., Lysmer, J. y Seed, H. B. (1972)"SHAKE: a computer program for earhtquake response analysis of horizontally layered sites", UCB/EERC-72/12, University of California, Berkeley, december.
Seed H. B. e I. M. Idriss (1970), "Soil moduli and damping factors for dynamic response analyses", EERC-70-10 december.
Seed H. B., Wong R. T., Idriss I. M., y Tokimatsu K. (1986), "Moduli and damping factors for dynamic analyses ofcohesionless soils", Journal of Geotechnical Engineering, ASCE, vol 112, No. GT11, 1016-1032.
Seed, R. B., Chang, S. W., Dickenson, S. E., and Bray, J. D. "Site-Dependent Seismic Response Including Recent Strong Motion Data." Proc., Special Session on Earthquake Geotechnical Engineering, XIV International Conf. On Soil Mechanics and Foundtion Engineering, Hamburg, Germany, A. A. Balkema Publ. (1997).
SHAKE91: equivalent linear seismic response analysis of horizontally layered soil deposits, (1992), Developed by: P.B. Schnabel, J. Lysmer and H.B. Seed; Modified by: I. M. Idriss and J. I. Sun, Department of Civil & Environmental Engineering, University of California, Davis.
Singh, S. K., Apsel, R., Fried, J., and Brune J. N., (1982), "Spectral attenuation of SH waves along the Imperial fault", Bulletin Seismological Society of America, Vol. 72, No.6A, pp. 2003-2016.
Singh, S.K., Astiz, L. and Havskov, J. (1981) "Seismic gaps an recurrence period of large earthquakes along the Mexican subduction zone: a re-examination", Bull. Seism. Soc. Am., 71, 827-843.
Singh, S.K., Lermo, J., Domínguez, T., Ordaz, M., Espinosa, M., Mena , E., and Quaas, R " A study of amplification of seismic waves in the Valley of Mexico with respect to a hill zone site (CU)", Earthquake Spectra 4, 1988, pp. 653-673.
Singh, S.K., Ordaz, M., Anderson, J.G., Rodríguez, M., Quaas, R., Mena, E., Ottaviani, M., y Almora, D. (1989), "Analysis of near-source strong motion recordings along the Mexican subduction zone", Bull. Seism. Soc. Am., 79, 1697-1717.
Singh S.K., Suárez G. and Domínguez T. (1985) "The Oaxaca, México earthquake of 1931: Lithospheric normal faulting in subducted Cocos plate", Nature 317, 56-58.
SMIS (2000), Base Mexicana de Datos de Sismos Fuertes, Vol. 2., CD-ROM, Sociedad Mexicana de Ingeniería Sísmica.
Sociedad Mexicana de Ingeniería Sísmica, "Base nacional de datos de sismos fuertes". México, D. F. (2000).
Stewart JP, Kim S, Bielak J, Dobry R and Power MS (2003), Revisions to soil-structure interaction procedures in NEHRP design provisions. Earthquake Spectra 2003; 19: 677-696.
Tassoulas J L y Kausel E (1983), Elements for the numerical analysis of wave motion in layered strata, Journal of Numerical Methods in Engineering, Vol. 19, 1983.
Tsige M., García Flórez, I. "Propuesta de clasificación geotécnica del âEfecto Sitio' (Amplificación Sísmica) de las formaciones geológicas de la Región de Murcia" GACETA, 40 (2006).
Trifunac, M.D. and Brady, A.G. (1975), "A study on the duration of strong earthquake ground motion", Bulletin of the Seismological Society of America, 65, 3, June 1975, pages 581-626.
Zúñiga, R. (1994) "Main seismogenic sources zones in Mexico", Thecnical Report Proyect 89-0190 IPGH, Panamerican Institute of Geografy and History.
Veletsos A S (1993), Design concepts for dynamics of soil-structure interaction, Eds. P Glkan and R W Clough, Kluwer Academic Publishers, 1993.
 
Capítulo 2: Vulnerabilidad
1.    Generalidades
La vulnerabilidad se define como la predisposición de un sistema, elemento, componente, grupo humano o cualquier tipo de elemento, a sufrir afectación ante la acción de una situación de amenaza específica. Como tal, la vulnerabilidad debe evaluarse y asignarse a cada uno de los componentes expuestos y para cada uno de los tipos de amenazas considerados.
La vulnerabilidad estructural se refiere al daño o afectación que sufrirá un activo determinado ante una amenaza dada. Usualmente se mide en términos de un porcentaje medio de daño o valor económico requerido para reparar el bien afectado y llevarlo a un estado equivalente al que tenía antes de la ocurrencia del evento tomando en cuenta la incertidumbre asociada.
La vulnerabilidad se expresa por lo tanto en términos de la llamada "función de vulnerabilidad". La función de vulnerabilidad define la distribución de probabilidad de las pérdidas como función de la intensidad producida durante un escenario específico. Se define mediante curvas que relacionan el valor esperado del daño y la desviación estándar del daño con la intensidad del fenómeno amenazante.
Cada uno de los activos que conforman la base de exposición de componentes deberá tener asignada una función de vulnerabilidad para las pérdidas físicas.
Las funciones de vulnerabilidad pueden construirse mediante diferentes técnicas incluyendo:
·      Observaciones del comportamiento de diferentes tipos estructurales ante fenómenos que producen daños
·      Estudios experimentales de componentes estructurales sometidos a acciones externas que modelan los efectos de las amenazas a considerar
·      Estudios analíticos de componentes estructurales o de estructuras completas sometidos a acciones externas que modelan los efectos de las amenazas a considerar
·      Experiencia y opiniones de expertos
Por ejemplo, si los elementos o componentes de la construcción, tales como los acabados o los mismos contenidos, tienen funciones de vulnerabilidad similares a la de la estructura, pueden considerarse de manera simple como una proporción del valor total de la construcción y el análisis correspondiente con la función de vulnerabilidad asignada a la edificación. Por otro lado, los elementos o componentes tales como acabados o contenidos con funciones de vulnerabilidad muy diferentes pueden considerarse mediante la ponderación y modificación de la función de vulnerabilidad de la construcción, según los criterios del usuario para llevar a cabo esta aproximación.
Las funciones de vulnerabilidad para los tipos estructurales típicos y para los diferentes tipos de amenaza para cada país o región debe ser objeto de investigación y refinación permanente. El grado de precisión que se utilice en la función de vulnerabilidad definirá el grado de precisión de los resultados de riesgo. La utilización de funciones de vulnerabilidad de tipos constructivos similares con base en curvas propuestas en otros países o regiones es posible siempre y cuando se realice una validación y verificación de las mismas. Las universidades y centros de investigación deben estudiar y proponer las funciones de vulnerabilidad de cada país para cada uno de los componentes críticos de obras de infraestructura expuestos a riesgos.
2.    Vulnerabilidad sísmica
La función de vulnerabilidad define la distribución de probabilidad de las pérdidas como función de la intensidad producida durante un escenario específico, para lo cual es necesario definir las curvas que relacionan el valor esperado del daño y la desviación estándar del daño con la intensidad del fenómeno amenazante.
El daño se mide usualmente en términos de la relación media del daño RMD (MDR, Mean Damage Ratio en inglés) también llamada (Miranda, 1999), y corresponde en general al costo de reparación de la estructura para llevarla a un estado equivalente al que tenía antes de la ocurrencia del evento, medida como porcentaje de su valor de reposición total. Por otro lado, la intensidad sísmica puede ser la aceleración, velocidad, desplazamiento o cualquier otra, la que mejor correlación presente frente al nivel de daño del componente a considerar.
En el desarrollo metodológico que se presenta a continuación la intensidad sísmica se mide principalmente con la aceleración espectral, desplazamiento espectral y deriva de entrepiso. En la metodología se han tenido en cuenta diversos parámetros de intensidad sísmica que resultan adecuados para correlacionar con el daño de cada uno de los tipos estructurales característicos. Por ejemplo para edificaciones muy rígidas o frágiles, para muros, taludes y componentes estructurales específicos, resulta conveniente utilizar la aceleración máxima del terreno. En otros casos resulta de mayor sensibilidad la velocidad máxima del terreno o la deriva espectral.
 
Funciones de vulnerabilidad para sismo
Están dadas en términos de aceleración, velocidad o desplazamientos espectrales, es decir para diferentes periodos estructurales dominantes de vibración. Los valores espectrales están dados en general en términos de respuesta elástica de las estructuras para un amortiguamiento dado, generalmente el 5%.
Desde el punto de vista de la función de vulnerabilidad, la medida de intensidad que se selecciona corresponde en general al parámetro que mejor se ajuste a la representación de daño de cada construcción en particular. En general se utilizan las siguientes representaciones:
(a)   En estructuras rígidas, de poca altura, en mampostería estructural, adobe y materiales similares, el daño se correlaciona con la aceleración espectral inelástica. Para el caso de estructuras muy rígidas el parámetro que se utiliza normalmente es la aceleración máxima del terreno.
(b)   En estructuras de varios pisos con sistemas de marcos, combinados o sistemas de muros estructurales el daño se correlaciona con la deriva espectral inelástica de la edificación
La Figura 1 presenta dos ejemplos de funciones de vulnerabilidad, uno en términos de la aceleración espectral inelástica y otro en términos de deriva espectral inelástica.

Figura 1 Función de vulnerabilidad para marcos de concreto reforzado
Para tomar en cuenta la no linealidad de las estructuras, es decir, la variación de su comportamiento con la intensidad del sismo, se plantean coeficientes de modificación de los parámetros de intensidad que permitan pasar de valores inelásticos a elásticos equivalentes. Lo anterior obliga a que prácticamente cada tipo de componente tenga una función de vulnerabilidad diferente ya que si el comportamiento inelástico varia de una estructura a otra, por ejemplo por el número de pisos, irregularidad o cualquier otro factor, esto generará una función diferente.
Cuando una función de vulnerabilidad está planteada en términos de respuesta inelástica de la estructura (normalmente la deriva inelástica de entrepiso) es necesario modificar la función de vulnerabilidad y expresarla en términos derivas elásticas de entrepiso. La especificación de la amenaza correspondiente debe ser compatible con la función seleccionada.
La selección de funciones de vulnerabilidad debe hacerse teniendo en cuenta las siguientes precauciones:
(a)   La Relación Media de Daño, RMD, asignada a un elemento estructural individual no es la misma para toda una estructura. Es necesario establecer cuál es la RMD global a partir de RMD de componentes o elementos individuales.
(b)   El comportamiento global de la estructura puede variar significativamente con respecto al comportamiento de un elemento estructural dado, aún si este elemento es uno de los elementos principales de la estructura. En general es necesario realizar un análisis no lineal de la estructura global, teniendo en cuenta el comportamiento no lineal de algunos elementos estructurales claves dentro de la estructura. Los niveles de daño deben asignarse para toda la estructura.
(c)    La medida de intensidad de entrada en la función de vulnerabilidad puede establecerse en términos de valores espectrales (aceleración o desplazamiento) o en términos de valores de referencia como aceleración o velocidad máxima del terreno. En este caso es necesario realizar las transformaciones necesarias y garantizar que la información de amenaza es compatible con la intensidad de entrada a la función de vulnerabilidad.
 
 
 
 
 
 
Figura 7 Desviación estándar típica del daño
3.    Funciones genéricas de vulnerabilidad
Se considera que con las funciones de vulnerabilidad que se contemplan, se cubre el universo de infraestructura que abarca este proyecto. Para aquellas edificaciones que se consideran construidas a base de muros de mampostería, marcos de concreto o acero, como escuelas, guarderías, hospitales, hoteles, entre otros, la metodología empleada es aquella que se encuentra contenida en este documento.
Iglesias y edificios históricos
Debido a la cultura religiosa que ha predominado en México durante varios siglos, se han construido centenares de iglesias, las cuales generalmente albergan una gran cantidad de personas en los momentos de sus celebraciones. Es por esto que es importante conocer el comportamiento que éstas presentan durante la ocurrencia de un sismo, ya que por sus características estructurales y por el número de personas que las utilizan, una falla de la misma puede ocasionar grandes pérdidas, no solamente económicas, sino históricas, y peor aún, humanas.
 
Esta metodología también se ha empleado para estimar el nivel de daño en edificios ordinarios (Bernardini, 2000) y posteriormente para puentes (Gómez, 2006). Otra forma de emplear esta metodología es asociando los índices de vulnerabilidad a cada estructura, con lo anterior, es posible asociar una curva que permita correlacionar el daño esperado y la intensidad sísmica para cada valor del índice de vulnerabilidad.
Además de considerar la ocurrencia del daño en cada uno de los macroelementos, es importante verificar la correlación entre el daño presente estos y su tipología geométrica y constructiva. Esto es importante si la base de datos de daños con la que se cuente es considerablemente grande, sin embargo, algunos investigadores han llevado a cabo estos estudios donde relacionan diferentes características como el número de naves, las características de la planta central, las dimensiones de las iglesias, así como su edad, sin embargo, no han encontrado resultado que muestren una correlación definida de los parámetros anteriores.
Dentro de los mecanismos de falla que se están considerando en el inmueble se encuentran el desprendimiento de la fachada, la respuesta transversal de la(s) nave(s), como la vibración longitudinal de los muros junto con los arcos que sostienen el techo o las bóvedas.
Recordando una vez más que hasta el momento no existen datos suficientes para obtener una buena correlación entre el daño que se presenta en las iglesias y su tipología, en la Figura 8 se presenta una curva de vulnerabilidad que representa la pérdida esperada en las iglesias, la cual es independiente de la tipología
de las mismas.

Figura 8 Curvas de vulnerabilidad de iglesias históricas
En muchos estados de la República, existen construcciones que datan de la época virreinal, los cuales fueron construidos con piezas de roca maciza sin algún tipo de confinamiento, a este tipo de mampostería se le define como mampostería histórica. Es importante conocer el daño que este tipo de construcciones pueden presentar durante un evento sísmico debido a su valor histórico, por lo que en este apartado se define el daño esperado asociado.
Lo anterior se hace tomando las suposiciones y metodologías empleadas para las iglesias, ya que estás están construidas con el mismo material, sin embargo, los componentes de este tipo de edificios son diferentes, pues estos no presentan cúpulas o bóvedas, por mencionar algunas diferencias, por lo que hay que considerar como otro tipo de estructura a estas edificaciones.

Figura 9 Curva de vulnerabilidad de edificaciones de mampostería histórica
Teatros y auditorios
Los teatros y auditorios se caracterizan por ser construcciones de grandes claros cuyas cubiertas, por lo general son ligeras y cuyos muros presentan una altura considerable. Debido a lo anterior, estos sistemas estructurales tienen un comportamiento característico y la importancia de estimar su daño dada la ocurrencia de un evento sísmico se debe a la cantidad de personas que pueden ser afectadas si éste llega a fallar.
 
Para esto, se hizo uso de la literatura como lo que establece el documento HAZUS-MH MR3 (FEMA, 2003) y el ATC-13, los cuales, a través de estudios estadísticos, experimentales y analísticos, presentan diferentes funciones de fragilidad para los diferentes niveles de daño que se consideran.
Las probabilidades de daño presentadas en el reporte ATC-13 (ATC, 1985) se desarrollaron para la evaluación de daño sísmico para estructuras en California; sin embargo, se considera que los parámetros pueden ser aplicados a instalaciones de México con algunas consideraciones.
En el ATC-13, las probabilidades de daño se expresan en términos de las matrices de probabilidad de daño, las cuales describen las probabilidades de las instalaciones a tener cierto estado de daño ante una intensidad sísmica. El ATC-13 utiliza la escala de Mercalli modificada (MMI) de VI a XII para representar intensidad sísmica. En la Figura 10 se presentan las curvas de fragilidad empleadas para estos sistemas estructurales.

Figura 10 Curvas de vulnerabilidad teatros y auditorios
Las curvas de fragilidad no permiten calcular pérdidas, solamente estiman la probabilidad de alcanzar cierto estado de daño como función de la excitación, pero se desconoce el costo monetario (costo de reparación dividido por el costo de reemplazo). Estas funciones de fragilidad permiten calcular, a partir de matrices de probabilidad de daño, momentos estadísticos de la pérdida para valores de demanda conocidos.
Es por ello que a través de una matriz de probabilidad se pueden relacionar las probabilidades de estar o exceder un nivel de daño específico con la pérdida esperada asociada a una intensidad dada de una amenaza, en este caso, la amenaza sísmica.
Hasta el momento no existen datos suficientes para obtener una buena correlación entre el daño que se presenta en las teatros o auditorios con la tipología de los mismo, por esta razón, en la Figura 11 se presenta una curva de vulnerabilidad que representa la pérdida esperada en este tipo de estructuras, la cual es independiente de la tipología de las mismas.
 

Figura 11 Curvas de vulnerabilidad de teatros y auditorios
4. Referencias
Abrahamson N. A. and Silva W. J. (1997) "Empirical Response spectral attenuation relations for shallow crustal earthquakes", Seism. Res. Letters, vol. 68, pag., 94-127.
Alamilla, J., Esteva, L., García P. J. y Díaz L., O. (2001), "Simulating earthquake ground motion at a site, for given intensity and uncertain source location", Journal of Seismology, Vol. 5, No. 4, pp. 475-485.
ASCE7-05, Minimum design loads for buildings and other structures, ASCE/SEI 7-05.
ATC-13 (1985). "Earthquake damage evaluation for California", FEMA.
Avilés J and Pérez-Rocha L E (2005a), Design concepts for yielding structures on flexible foundation, Engineering Structures, Vol. 27, 2005.
Avilés J and Pérez-Rocha L E (2005b), Influence of foundation flexibility on R and C factors, Journal of Structural Engineering, ASCE, Vol. 131, No. 2, pp. 221-230, 2005.
Bard, P.Y., A.M. Duval, B. Lebrun, C. Lachet, J. Riepl., and D. Hatzfeld (1997), "Reliability of the H/V technique for site effects measurement and experimental assesment", Seventh International Conference on Soil Dynamics and Earthquake Engineering, Istambul, July, 19-24.
Bernardini, A. (ed.), (2000), The Vulnerability of Buildings: National Scale Evaluation of the Seismic Vulnerability of Ordinary Buildings (in Italian), CNR-Gruppo Nazionale per la Difesa dai Terremoti, Rome, 175 p.1CD-ROM
Federal Emergency Managment Agency, (2003), "HAZUS-MH MR3, Multi-hazard Loss Estimation Methodology, Earthquake model" Washington, D.C.
Gómez C., Barrera L. y Miranda D., (2006) "Metodología de estimación preliminar de la vulnerabilidad de puentes basada en procedimientos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Aplicación a puentes carreteros del Pacífico", Memorias del XV Congreso Nacional de Ingeniería Estructural, Pto. Vallarta, Méx.
Lagomarsino, S., y Podest, S., (2004), "Seismic vulnerability of ancient churches: I: Damage assessment and emergency planning", Earthquake Spectra, Vol. 20, No. 2, pp. 377â394
Lagomarsino, S., y Podest, S., (2004), "Seismic vulnerability of ancient churches: II: Statistical analysis of surveyed data and methods for risk analysis", Earthquake Spectra, Vol. 20, No. 2, pp. 395â412
Capítulo 3: Modelación probabilista del riesgo sísmico
1. Introducción
El desarrollo de procesos naturales que constituyan una amenaza para la población y la infraestructura expuesta en una región determinada, está inevitablemente asociado con pérdidas económicas y de vidas
humanas, siempre como función de la intensidad local que genera el evento amenazante, las condiciones de exposición y la vulnerabilidad de los elementos expuestos ante el evento. El crecimiento poblacional, la expansión de las ciudades y el desarrollo de proyectos de infraestructura han incrementado el número de activos expuestos en una región afectada por una gran diversidad de fenómenos naturales peligrosos.
Los devastadores impactos socioeconómicos sufridos durante las últimas décadas a raíz de desastres por fenómenos naturales, indican la alta vulnerabilidad que presentan las ciudades mexicanas, así como los niveles de protección financiera y social que se deben implementar para solventar el costo de las pérdidas económicas asociadas, no sólo referidas a las pérdidas directas, sino también a la disminución en la productividad de los sectores agrícola e industrial, la recesión en el ingreso tributario y la necesaria disposición de recursos para la atención de la emergencia.
A pesar de la considerable investigación que se ha desarrollado a nivel internacional con relación al impacto de los desastres en el desarrollo, la incorporación formalmente del riesgo de desastre en los procesos de planificación ha sido hasta ahora muy tímida. Aunque en nuestro país, como en la mayoría de los países en desarrollo, se incluyen en su presupuesto algunas partidas, principalmente para la preparación y atención de emergencias, y en algunos casos se hacen esfuerzos para orientar recursos hacia actividades de planificación referidas a la mitigación del riesgo, aún no se contabilizan las pérdidas probables por sucesos naturales como un componente permanente de su proceso presupuestario. Ahora bien, si no se contabilizan las pérdidas contingentes potenciales se carece de la información necesaria para considerar y evaluar alternativas para reducir o financiar dichas pérdidas. Como consecuencia, las políticas encaminadas hacia la reducción del riesgo no reciben realmente la atención que requieren.
El hecho de no contar con modelos o indicadores adecuados que permitan cuantificar de alguna manera el riesgo trae consigo implicaciones importantes: la más obvia es que al no valorar la exposición contingente ante las amenazas naturales se limita la capacidad del país para evaluar qué tan deseables son las herramientas de planeamiento para hacer frente al riesgo. Estas herramientas requieren que el riesgo esté razonablemente cuantificado como condición previa a su empleo. Si bien es posible adoptar decisiones de política con cierto tipo de aproximaciones o sin estimaciones probabilistas, el hecho de no cuantificar el riesgo cuando es posible hacerlo limita el proceso de toma de decisiones desde la perspectiva de la planificación física, la reducción y la financiación del riesgo.
2.    Análisis probabilista del riesgo
El análisis probabilista del riesgo tiene como objetivo fundamental determinar las distribuciones de probabilidad de las pérdidas que pueden sufrir los activos expuestos, como consecuencia de la ocurrencia de amenazas naturales, integrando de manera racional las incertidumbres que existen en las diferentes partes del proceso. La pregunta que el análisis probabilista de riesgos debe contestar es: dado que se tiene un conjunto de activos expuestos a los efectos de una o varias amenazas naturales, ¿con qué frecuencia se presentarán pérdidas que superen un valor dado?
Puesto que la frecuencia de los eventos catastróficos es particularmente baja, queda descartada la posibilidad de contestar la pregunta anterior formulando modelos puramente empíricos del proceso de ocurrencia de estos eventos. Esto obliga a la construcción de modelos probabilistas como el que aquí se describe en este trabajo. El procedimiento de cálculo probabilista consiste entonces, en forma resumida, en evaluar las pérdidas en el grupo de activos expuestos durante cada uno de los escenarios que colectivamente describen la amenaza, y luego integrar probabilísticamente los resultados obtenidos utilizando como factores de peso las frecuencias de ocurrencia de cada escenario.
El análisis probabilista del riesgo involucra incertidumbres que no pueden despreciarse y deben propagarse a lo largo del proceso de cálculo. El presente numeral describe las bases generales de cálculo para alcanzar el objetivo planteado.
Procedimiento para el análisis del riesgo
La evaluación de riesgo requiere de tres pasos de análisis, que se describen a continuación:
1.     Evaluación de la amenaza: se define un conjunto de eventos, con sus respectivas frecuencias de ocurrencia, que representan de manera integral la amenaza. Cada escenario contiene la distribución espacial de parámetros que permiten construir la distribución de probabilidad de las intensidades producidas por su ocurrencia.
2.     Definición del inventario de elementos expuestos: debe definirse el inventario de elementos expuestos, el cual debe especificar la localización geográfica del bien expuesto más los siguientes parámetros, que califican el elemento:
o    Valor físico o costo de reposición del bien
 
o    Valor humano o número de ocupantes estimado
o    Clase estructural a la que pertenece el bien
3.     Vulnerabilidad de las construcciones: debe asignarse a cada una de las clases estructurales una función de vulnerabilidad sísmica. Esta función caracteriza el comportamiento de la construcción durante la ocurrencia de sismos de cualquier tamaño. Las funciones de vulnerabilidad definen la distribución de probabilidad de las pérdidas como función de la intensidad producida. Se definen mediante curvas que relacionan el valor esperado del daño y la desviación estándar del daño con la intensidad del fenómeno.
Ecuación fundamental
Considerando el objetivo básico del análisis probabilista del riesgo expuesto anteriormente, es necesario plantear entonces la metodología específica de cálculo de las frecuencias de ocurrencia de niveles específicos de pérdidas asociados a los activos expuestos en lapsos determinados.
El riesgo por amenazas naturales es comúnmente descrito mediante la llamada curva de excedencia de pérdidas (loss curve) que especifica las frecuencias, usualmente anuales, con que ocurrirán eventos en que se exceda un valor especificado de pérdidas. Esta frecuencia anual de excedencia se conoce también como tasa de excedencia, y puede calcularse mediante la siguiente ecuación, que es una de las múltiples formas que adopta el teorema de la probabilidad total:
                                            (1)
 
 
Capítulo 4: Determinación de la prima de riesgo y la pérdida máxima probable.
1.    Entorno sísmico
En este apartado se describen las variables que definen el entorno sísmico de México y la manera de modelar su interacción.
1.1   Tectónica de México y las principales familias de sismos
 
Los grandes temblores en México a lo largo de la costa del Pacífico, son causados por la subducción de las placas oceánicas de Cocos y de Rivera bajo la placa de Norteamérica y por ello son conocidos como sismos de subducción. La placa de Rivera, que es relativamente pequeña, se desplaza bajo el estado de Jalisco con velocidad relativa de 2.5 cm/año frente a la costa de Manzanillo. Algunos trabajos recientes sugieren que esta velocidad podría alcanzar 5 cm/año (Kostoglodov y Bandy, 1994). La frontera entre las placas de Rivera y de Norteamérica es algo incierta, pero se estima que intersecta la costa de México cerca de Manzanillo (19.1 °N, 104.3 °W). Por otra parte, la velocidad relativa de la placa de Cocos con respecto al continente varía desde unos 5 cm/año cerca de Manzanillo hasta 7 cm/año en Chiapas. El terremoto de Jalisco del 3 de junio de 1932 que ocurrió sobre la interfaz de la placa de Rivera y la de Norteamérica (Singh et al, 1985a), muestra que una placa pequeña, joven y con una velocidad relativamente baja de subducción es capaz de generar grandes temblores. Este terremoto es el más grande que ha ocurrido en México en el presente siglo. En la Figura 1 se muestran las zonas en donde se generan estos sismos.

 

Figura 2: Zonas generadoras de sismos profundos
Aún menos frecuentes son los temblores que ocurren dentro de la placa continental Dependiendo de su ubicación, tales eventos pueden generar daños considerables en diversos asentamientos humanos. Dos ejemplos son: el temblor de Jalapa del 3 de enero de 1920 y el de Acambay del 19 de noviembre de 1912 En la Figura 3 se indican las zonas en donde ocurre este tipo de sismos.
Existe también lo que podría llamarse sismicidad de fondo, consistente en temblores con cuyo origen no puede asociarse a ninguna estructura geológica en particular. La ocurrencia de estos eventos también se considera, y las zonas donde se generan se muestran en la misma Figura 3.
En México, el Eje Neovolcánico no es paralelo a la trinchera. Esto es algo anormal en comparación con otras zonas de subducción en el mundo y es muy probable que se deba a la morfología de la placa de Cocos. Gracias a los esfuerzos de varios investigadores ha habido un avance significativo en el conocimiento de la morfología de la placa subducida bajo el continente (Singh et al., 1985b; Suárez et al., 1990; Ponce et al., 1992; Singh y Pardo, 1993; Pardo y Suárez, 1993, 1994). Los resultados indican una subducción con un ángulo de 45 ° en Jalisco, casi horizontal en Guerrero, con un ángulo de 12 ° en Oaxaca y de 45 ° en Chiapas. El contorno de los 80 a 120 Km de profundidad de la zona de Benioff aproximadamente coincide con la línea de los volcanes. Existe una evidencia, aunque no definitiva, de que la placa continental entre la costa grande de Guerrero y el Valle de México está en un estado de esfuerzo tensional, contrariamente a lo esperado (Singh y Pardo, 1993).
 
 
1.4   Efectos de la geología local
El efecto del tipo de suelo sobre la amplitud y la naturaleza de las ondas sísmicas ha sido reconocido desde hace mucho tiempo como crucial en la estimación del peligro sísmico. Esto es particularmente importante en la Ciudad de México, Acapulco y Oaxaca, donde las amplificaciones por geología local son notables y se cuenta con suficiente información para tomarlas en cuenta. Por ello, se dedicará especial atención al modelado de la amplificación por efectos de sitio en estas ciudades.
1.4.1 Efectos de sitio en la Ciudad de México
La Ciudad de México cuenta con alrededor de 100 sitios dotados de instrumentos de registro de movimiento fuerte o acelerómetros. Para caracterizar la respuesta en sitios instrumentados de la Ciudad de México se utilizarán cocientes de espectros de respuesta promedio (CER), los cuales se interpretan como funciones de transferencia entre cada sitio instrumentado y el sitio de referencia. Los cocientes espectrales se pueden calcular analizando registros obtenidos por la Red Acelerográfica de la Ciudad de México (RACM) durante sismos previos. Aunque estos cocientes no tienen un significado físico, se han utilizado con éxito para reproducir los espectros de respuesta de sitios en zona de lago a partir de espectros de respuesta en sitios en terreno firme. En la Figura 4 se muestran, a manera de ejemplo, los CER para tres sitios (Central de Abastos, cd, Secretaría de Comunicaciones y Transportes, sc, y Viveros de Coyoacán, vi) obtenidos durante dos sismos: el 19 de septiembre de 1985, con línea continua, y el 25 de abril de 1989, con línea punteada. Los sismos utilizados para los cocientes abarcan muchas magnitudes y distancias focales, lo que permite tomar en cuenta directamente los efectos en la amplificación del movimiento debidos a estos factores.
 

Figura 4: Cocientes de espectros de respuesta para tres sitios de la zona de lago de la Ciudad de México durante dos sismos: el del 19 de septiembre de 1985 (línea continua) y el del 25 de abril de 1989 (línea punteada)
Los cocientes sólo pueden estimarse para los sitios de suelo blando instrumentados en que se hayan obtenido registros sísmicos. Sin embargo, se necesita un CER en cada sitio para el que se requiera estimar las pérdidas; estos puntos, en general, no coinciden con los sitios instrumentados. Para obtener los cocientes en cualquier sitio de la ciudad será necesario desarrollar un procedimiento de interpolación con las siguientes bases: primero, las abscisas de la FTE (periodos) en puntos instrumentados se normalizan con respecto al periodo dominante del sitio. La información acerca de los periodos dominantes es obtenida usando técnicas de microtemblores, sondeos geotécnicos y registros de movimientos fuertes (Reinoso y Lermo, 1991). En la Figura 5 se muestra un mapa de la ciudad con curvas de igual periodo. Posteriormente las FTE normalizadas se utilizan en una interpolación bidimensional para obtener las FTE normalizadas en sitios arbitrarios. Finalmente, las FTE interpoladas se renormalizan con respecto al periodo dominante apropiado. Esta interpolación supondrá variaciones suaves en la velocidad promedio de las ondas S (o, alternativamente, profundidad de la capa dura), y será exacta para la respuesta unidimensional de un estrato. Sin embargo, los efectos bi o tridimensionales quedarán incluidos en vista de que las FTE se obtuvieron de registros reales.

Figura 5. Mapa de la Ciudad de México con curvas de igual periodo obtenidas con datos de sismos, de microtemblores y de propiedades del suelo.
 
1.4.2 Efectos de sitio en Acapulco
De acuerdo con el origen geológico de los suelos, la ciudad de Acapulco se encuentra dividida en las zonas que se muestran en la figura 6.

Figura 6. Zonas geológicas de Acapulco, Gro.
La evidencia sismológica indica que la amplificación de las ondas sísmicas por efectos de la geología local es esencialmente diferente en cada una de las cuatro zonas, lo cual será considerado en la estimación de los efectos de sitio en Acapulco.
Para esta estimación se recurrirá a métodos empíricos, es decir, métodos que hacen uso de la información de movimientos fuertes registrados en la ciudad, cuyo resultado son los cocientes espectrales de respuesta (CER).
Para sitios no instrumentados se recurrirá a técnicas adecuadas de interpolación, como las que se señalaron en el inciso anterior.
Se tomarán en cuenta los efectos de no-linealidad del suelo que se presentan para eventos de alta intensidad.
1.4.3 Efectos de sitio en Oaxaca
Para la estimación de los efectos de sitio en Oaxaca se utilizó la información disponible por varios autores quienes realizaron una recopilación muy completa de geología, vibración ambiental, geotecnia y análisis de estaciones acelerográficas. Con base en esta información fue posible determinar un mapa de periodos de sitio.
 

Figura 7. Mapa de periodos del suelo de la ciudad de Oaxaca.
Las amplificaciones fueron determinadas tomando en cuenta los modelos unidimensionales del suelo a partir de 11 estudios de mecánica de suelos y con los cocientes espectrales de las estaciones. Al igual que en el estudio de Acapulco se usaron suposiciones de la estratigrafía del suelo para obtener funciones de amplificación en sitios diferentes a donde se localizan las estaciones y los sondeos de geología. En la Figura 7 se muestran algunas funciones de amplificación obtenidas en varios sitios de Oaxaca.
1.4.4 Efectos de sitio en otras localidades
Para otros sitios de la República Mexicana en que las condiciones del suelo no han sido estudiadas detalladamente, se estimará la amplificación a partir de funciones de transferencia promedio obtenidas de movimientos sísmicos registrados en roca, suelos firmes y suelos blandos en diferentes partes del mundo. Para este propósito se tomarán en cuenta los estudios hechos por Miranda (1991 y 1993a). La función de trasferencia de roca a suelo firme estará dada por

2.    Vulnerabilidad estructural
La vulnerabilidad de una estructura es la relación entre la intensidad del movimiento sísmico, en este caso la seudoaceleración espectral, y el nivel de daño. El parámetro que se utilizará como indicador del nivel de daño en una estructura es la distorsión máxima de entrepiso, la cual se define como la relación entre el desplazamiento relativo entre dos niveles, dividido entre la altura de entrepiso.
Existe un número importante de estudios que han concluido que este parámetro de respuesta es el que tiene mejor correlación con el daño estructural y con el daño no estructural (Alonso et al., 1996; Bertero et al., 1991; Moehle, 1992 y 1996; Miranda, 1997; Priestley, 1997; Sozen, 1997). Los procedimientos de estimación de daño basados en intensidades de Mercalli Modificada, que es una medida subjetiva del daño en una región, quedan explícitamente excluidos.
 
 
2.3   Daños en contenidos, pérdidas consecuenciales y convenio expreso.
Para los daños en contenidos se considera que las pérdidas son debido a múltiples modos de falla. Se consideran los modos de falla para cada contenido (volteo, balanceo o deslizamiento) y el daño causado a contenidos por componentes no estructurales (p.e. caída de plafones, techo suspendido, ductos). No se incluye la estimación de pérdidas de contenidos debido al daño causado por el golpeteo del objeto con otro objeto, por los daños provocados por algún incendio o por daño en los contenidos por el efecto de agua al ocurrir la rotura de la tubería de agua. Para fines prácticos el daño en los contenidos está asociado a uso del inmueble.
Para las pérdidas consecuenciales se considera que están completamente correlacionados con los daños en el inmueble. Para los bienes bajo convenio expreso se considera que el valor esperado del daño bruto, dada una intensidad, es la mitad del que se presenta en el inmueble, mientras que la varianza es la que resulta de aplicar la ecuación 2.8. Por lo que respecta a pérdidas consecuenciales, se supondrá que tienen la misma densidad de probabilidad que los daños en el inmueble.
3. Evaluación de pérdidas por sismo para fines de seguros
En esta sección se describen los procedimientos para evaluar pérdidas netas en carteras de compañías de seguros especialmente en los aspectos propios de la operación del seguro de terremoto.
La cartera de una compañía de seguros estará, en general, formada por una o más pólizas, y cada póliza por una o más ubicaciones. En la siguiente sección se describen los tipos de póliza considerados,
dependiendo de las modalidades de operación del seguro en cada uno de ellos.
3.1 Tipos de póliza considerados
3.1.1 Pólizas individuales
Se trata del caso más común y más simple: a cada póliza corresponde una sola ubicación, por lo que el proceso de ajuste de las pérdidas se lleva a cabo individualmente para cada inmueble en cada uno de los cuatro rubros (edificio, contenidos, consecuenciales y bienes bajo convenio). El proceso de ajuste de las pérdidas, es decir, el proceso mediante el que se calcula la pérdida neta total para la compañía de seguros asociada a la póliza, se lleva a cabo de la siguiente manera:
1)    Se determina la pérdida bruta por rubro para cada ubicación.
2)    Se determina la pérdida neta por rubro en cada ubicación mediante la aplicación del efecto del deducible, coaseguro, límite de primer riesgo y retención individual correspondientes a cada rubro. Se hace notar que la retención es única, es decir, el porcentaje de retención es igual para todos los rubros.
3)    Se suman las pérdidas netas para todas las ubicaciones y rubros.
3.1.2 Pólizas colectivas agrupadas
Se trata de una póliza con cobertura en capas que ampara a un grupo de ubicaciones probablemente numeroso y disperso geográficamente. No existen, en este tipo de póliza, deducibles, coaseguros, retenciones o límites de primer riesgo individuales ni por rubro. El proceso de ajuste de las pérdidas en este caso se lleva a cabo de la siguiente manera:
1)    Se determina la pérdida bruta para cada ubicación y rubro.
2)    Se suman las pérdidas brutas de todas las ubicaciones y rubros amparados por la póliza
3)    Para determinar la pérdida neta para la compañía de seguros, se aplica sobre esta suma de pérdidas el efecto de una cobertura formada, en general, por una estructura de capas que incluyen sus retenciones y límites.
3.1.3 Pólizas colectivas semi-agrupadas
Se trata de una póliza con cobertura en capas que cubre las pérdidas que resultan en un grupo de ubicaciones después de la aplicación de deducibles y coaseguros individuales y por rubro. El proceso de ajuste de las pérdidas en este caso se lleva a cabo de la siguiente manera:
1)    Se determina la pérdida bruta para cada ubicación y rubro.
2)    Se determina la pérdida semi-neta en cada ubicación y rubro mediante la aplicación del efecto de deducible y coaseguro individuales; no existen, para este tipo de póliza, límites de primer riesgo ni retenciones individuales.
3)    Se suman las pérdidas semi-netas de todas las ubicaciones amparadas por la póliza
4)    Sobre esta suma de pérdidas semi-netas se aplica el efecto de una cobertura formada, en general, por una estructura de capas que incluye retenciones y límites.
3.2   Cálculo de pérdida bruta de una edificación individual y para un rubro específico
 
 
 
 
 
 
 
 
 
PARTE II
DE LA INFORMACIÓN PARA LA VALUACIÓN DE LA PRIMA DE RIESGO Y LA PÉRDIDA MÁXIMA PROBABLE DE LOS SEGUROS DE TERREMOTO.
Capítulo 1: Descripción de campos del Sistema R
1.    Introducción
El sistema R está diseñado para ser alimentado con datos obligatorios y optativos. Los datos obligatorios son aquellos que son indispensables para calcular la prima de riesgo y la pérdida máxima probable. Los optativos son aquellos que sin que sean indispensables, proporcionarán información adicional que permitirá calcular la prima de riesgo y la pérdida máxima probable de manera más precisa. En los casos en que el usuario no proporcione alguno de los datos obligatorios, el sistema R no realizará la estimación de la prima de riesgo o la pérdida máxima probable para ese inmueble, en tanto que cuando el usuario no indique alguno o algunos de los datos optativos procederá a realizar el cálculo de la prima de riesgo y la pérdida máxima probable mediante supuestos conservadores.
2.    Bienes asegurados
El sistema R calculará las pérdidas de inmueble, contenidos, pérdidas consecuenciales y bienes asegurados bajo convenio expreso de manera independiente. A continuación se define cada uno de ellos.
Inmueble
Es lo que compone la estructura, la cimentación, instalaciones y acabados. Es decir, todo aquello que forma parte del edificio.
Contenidos
Son los bienes que dan uso al inmueble. En general se pueden mover fácilmente dentro del edificio o de un inmueble a otro.
Pérdidas consecuenciales
Son las pérdidas que serían causadas por el tiempo en que permanece en imposibilidad de uso el inmueble debido a los daños causados por el evento.
Bienes asegurados bajo convenio expreso
Son bienes que generalmente pueden quedar asegurados, mediante convenio expreso entre el Asegurado y la institución aseguradora, fijando sumas aseguradas por separado y mediante el cobro de prima adicional correspondiente.
Para el manejo de estos bienes, el sistema R contiene formas simplificadas para cuantificar la siniestralidad esperada y la pérdida máxima probable.
3.    Tipo de carteras
3.1   Pólizas Individuales
Las pólizas individuales corresponden aquéllas en las que se asegura un solo bien, y no comparten límites, deducibles o coaseguros con otras. Son analizadas de forma separada.
3.2   Pólizas Colectivas
Las colectivas son aquellas en que se aseguran varios bienes ya sea en una misma ubicación o que pertenezcan a una cartera geográficamente distribuida en varias poblaciones pero que estén amparados bajo las mismas condiciones contractuales. Este tipo de pólizas se divide en 2 (agrupadas y semiagrupadas)
3.2.1 Pólizas agrupadas: Se refiere al grupo de pólizas aparadas bajo límite, deducible y coaseguro en común.
3.2.2 Pólizas semi-agrupadas: Se refiere al grupo de pólizas aparadas bajo límite, pero el deducible y coaseguro independiente para cada una.
3.3   Riesgos no valuables
Los riesgos no valuables son aquellos riesgos que por sus características, no pueden ser valuados con las bases técnicas establecidas en el presente Anexo.
En el caso de pólizas que amparen este tipo de riesgos, la pérdida máxima probable de retención deberá calcularse como se indica a continuación:
 
Para cada póliza, como el monto que resulte de multiplicar el factor de Pérdida Máxima Probable (FPML), obtenido de dividir la Pérdida Máxima Probable bruta (PMLbruta) de las pólizas en vigor que hayan sido valuadas mediante la aplicación de las bases técnicas a que se refiere el presente Anexo, entre las sumas aseguradas brutas de dichas pólizas (SAbruta), por la suma asegurada retenida (SARETi) de la póliza de que se trate.
En caso de que alguna Institución de Seguros o Sociedad Mutualista no cuente con pólizas en vigor susceptibles de ser valuadas conforme a las bases técnicas establecidas en el presente Anexo, deberá utilizar como factor de Pérdida Máxima Probable (FPML), el 9%.
Para estos efectos se considerarán riesgos no valuables, los siguientes:
I.     Pólizas que cubran riesgos de reaseguro tomado de entidades aseguradoras del extranjero;
II.     Pólizas que cubran riesgos sobre bienes que se ubiquen en el extranjero;
III.    Pólizas que cubran bienes ubicados en territorio nacional, pero que no cuenten con las características de construcción regular que se requieren para que puedan ser valuados con las bases técnicas contenidas en el presente Anexo, y
IV.   Pólizas que, aun cuando correspondan a edificaciones de construcción regular con las características previstas en las bases técnicas establecidas en el presente Anexo, y que contando con toda la información sobre los bienes asegurados, sean cubiertas por los seguros de terremoto en condiciones o modalidades especiales que no puedan ser valuadas bajo dichas bases técnicas.
En el caso de pólizas que amparen bienes en territorio nacional que, aun correspondiendo al tipo de edificaciones de construcción regular con las características previstas en las bases técnicas establecidas en este Anexo, sean aseguradas en condiciones tales que se carezca de la información mínima requerida que permita la correcta aplicación de las bases técnicas del presente Anexo, la pérdida máxima probable de retención deberá calcularse, para cada póliza, como el monto que resulte de multiplicar el factor de Pérdida Máxima Probable (FPML), obtenido de dividir la Pérdida Máxima Probable bruta (PMLbruta) de las pólizas en vigor que hayan sido valuadas mediante la aplicación de las bases técnicas a que se refiere el presente Anexo, entre las sumas aseguradas brutas de dichas pólizas (SAbruta), por la suma asegurada retenida (SARETi) de la póliza de que se trate.
En caso de que alguna Institución de Seguros o Sociedad Mutualista no cuente con pólizas en vigor susceptibles de ser valuadas conforme a las bases técnicas establecidas en el presente Anexo, deberá utilizar como factor de Pérdida Máxima Probable (FPML), el 9%.
4.    Definición de datos tabla TB_Incisos
Los datos que requiere el sistema R estarán dentro de un archivo de Access, también conocido como "Cartera", con un nombre y tipo de dato específico. Estos nombres se indican en la tabla de incisos, en donde los datos deben ser exactamente iguales a los indicados. La tabla TB_Incisos es la que contiene todas las ubicaciones a evaluar, por lo que esta tabla se utiliza en carteras con pólizas independientes y con pólizas colectivas.
INFORMACIÓN DE INCISOS
Tabla TB_Incisos
Grupo
No.
Campo
Tipo de dato
Valores
Requerido
De
referencia
1
NUM_REGISTRO
Número Entero
1 a 3,000,000
Obligatorio
2
NUM_POLIZA
Alfanumérico
 
Obligatorio
3
RAMO
Alfanumérico
SISMO
Obligatorio
 
4
FECHA_INICIO
Fecha
01/01/1900 a 31/12/2080
Obligatorio
 
5
FECHA_FIN
Fecha
01/01/1900 a 31/12/2080
Obligatorio
 
6
INM_VALOR_ASEGURABLE
Moneda
0 a billones
Obligatorio
 
7
CONT_VALOR_ASEGURABLE
Moneda
0 a billones
Obligatorio
 
8
CONSEC_VALOR_ASEGURABLE
Moneda
0 a billones
Obligatorio
 
9
CONVENIO_VALOR_ASEGURABLE
Moneda
0 a billones
Obligatorio
 
 
10
PORCENTAJE_RETENCION
Porcentaje
0 a 100
Obligatorio
 
11
TIPO_PRIMER_RIESGO
Enumerado
(ver definición)
Obligatorio
 
12
COMB_LIMITE_MAXIMO
Moneda
0 a billones
Obligatorio
 
13
INM_LIMITE_MAXIMO
Moneda
0 a billones
Obligatorio
 
14
CONT_LIMITE_MAXIMO
Moneda
0 a billones
Obligatorio
 
15
CONSEC_LIMITE_MAXIMO
Moneda
0 a billones
Obligatorio
 
16
CONVENIO_LIMITE_MAXIMO
Moneda
0 a billones
Obligatorio
Financieros
17
COMB_DEDUCIBLE
Porcentaje
0 a 100
Obligatorio
 
18
INM_DEDUCIBLE
Porcentaje
0 a 100
Obligatorio
 
19
CONT_DEDUCIBLE
Porcentaje
0 a 100
Obligatorio
 
20
CONSEC_DEDUCIBLE
Porcentaje
0 a 100
Obligatorio
 
21
CONVENIO_DEDUCIBLE
Porcentaje
0 a 100
Obligatorio
 
22
COMB_COASEGURO
Porcentaje
0 a 100
Obligatorio
 
23
INM_COASEGURO
Porcentaje
0 a 100
Obligatorio
 
24
CONT_COASEGURO
Porcentaje
0 a 100
Obligatorio
 
25
CONSEC_COASEGURO
Porcentaje
0 a 100
Obligatorio
 
26
CONVENIO_COASEGURO
Porcentaje
0 a 100
Obligatorio
De
localización
27
CLAVE_PAIS
Número Entero
52
Obligatorio
28
CODIGO_LOCALIZACION
Número Entero
01000 a 99999
*Obligatorio
29
LONGITUD
Grados
-117.5000 a -86.5000
Opcional
30
LATITUD
Grados
14.5000 a 33.0000
Opcional
De la
estructura
31
NUM_PISOS
Número Entero
1 al 55
Obligatorio
32
CLASE_SISMO
Alfanumérico
 (ver definición)
Obligatorio
33
USO_INMUEBLE
Número Entero
1 al 34
Obligatorio
34
AÑO_CONSTRUCCION
Número Entero
De 1,325 al 2,040
Opcional
35
COLUMNAS_CORTAS
Número Entero
0 ó 1
Opcional
36
SOBREPESO
Número Entero
0 ó 1
Opcional
37
GOLPETEO
Número Entero
1 al 4
Opcional
38
ESQUINA
Número Entero
0 ó 1
Opcional
39
IRRE_ELEVACION
Número Entero
1 al 3
Opcional
40
IRRE_PLANTA
Número Entero
1 al 3
Opcional
41
HUNDIMIENTOS
Número Entero
0 ó 1
Opcional
42
DAÑOS_PREVIOS
Número Entero
0 ó 1
Opcional
43
FUE_REPARADO
Número Entero
0 ó 1
Opcional
44
FUE_REFORZADO
Número Entero
0 ó 1
Opcional
45
AÑO_REFUERZO
Número Entero
De 1,325 al 2,040
Opcional
* Campo obligatorio cuando no se tienen las coordenadas de lo contrario es opcional
INFORMACIÓN DE CARTERAS INDEPENDIENTES
La tabla está conformada por los siguientes datos:
 
·    Datos de referencia
·    Datos financieros de la póliza
·    Datos de localización
·    Datos de la estructura
4.1   Datos de referencia
En este grupo se establecen los datos necesarios para identificar el nombre o número del inmueble asegurado.
Número de registro (NUM_REGISTRO)
Dato obligatorio
Formato: números enteros
Es un número único tanto para las pólizas individuales y para las colectivas, que tiene por objeto ordenar y llevar un control dentro del sistema R de todas las ubicaciones. Lo anterior es indispensable para que el usuario identifique, tanto los errores, como los resultados por cada una de las ubicaciones.
Pólizas individuales. El número de registro será un número único y consecutivo que el usuario asigne a cada uno de los renglones (registros) de la base de datos, por lo que no habrá dos ubicaciones con el mismo número de registro ni números faltantes. Se recomienda que el primer registro inicie con el número "1".
Pólizas colectivas. Al igual que el caso anterior, el número de registro tendrá un número único y consecutivo. En el caso que se tenga los dos tipos de carteras, el número de registro en la cartera colectiva dará continuidad al último número de la cartera de pólizas individuales.
Número de póliza (NUM_POLIZA)
Dato obligatorio
Formato: caracteres alfanuméricos
Se refiere a la clave para identificar cada registro o póliza. Este dato es alfanumérico. Para las pólizas de inmuebles colectivos, todas las ubicaciones que estén amparadas por ésta, deberán llevar el mismo Número de póliza ya que este campo es el que identifica a qué póliza colectiva pertenece cada ubicación. Por lo mismo, este campo no deberá repetirse en otras pólizas colectivas. Para el caso de pólizas de inmuebles independientes este campo sólo es para referencia propia del usuario.
Nombre del peligro (RAMO)
Dato obligatorio
Formato: caracteres alfanuméricos
Se deberá definir el nombre del peligro o amenaza que se desea valuar. El objetivo de este campo es definir qué peligros o amenazas va a considerar el sistema R en la evaluación, de acuerdo al tipo de licencia adquirida.
Para considerar el peligro sísmico en los cálculos, en el campo RAMO se debe escribir el texto SISMO.
4.2 Datos financieros
En este grupo se describen los datos técnicos que son establecidos comúnmente en la póliza o que se obtienen en el proceso de suscripción y de reaseguro.
Fecha de inicio (FECHA_INICIO)
Datos obligatorios
Formato: dd/mm/aaaa
Este dato se refiere a la fecha de inicio de vigencia de la póliza que asegura el bien. El sistema R por convención considerará el día de inicio de la vigencia de 24 horas; si la fecha de corte coincide con la fecha de inicio de una póliza, el sistema R toma como vigente dicha póliza.
Pólizas de inmuebles colectivos. Estos campos pueden quedar vacíos en la tabla TB_Incisos, ya que el sistema R no los tomará en cuenta. Este dato se debe indicar en la tabla TB_DatosGenerales, dentro del campo FechaInicio.
 
Fecha de terminación (FECHA_FIN)
Datos obligatorios
Formato: dd/mm/aaaa
Este dato se refiere a la fecha de fin de vigencia de la póliza que asegura el bien. El sistema R por convención considerará el último día de vigencia de la póliza de cero horas; si la fecha de evaluación de la reserva coincide con la fecha de finalización de una póliza, el sistema R la considerará fuera de vigencia.
Pólizas de inmuebles colectivos. Estos campos pueden quedar vacíos en la tabla TB_Incisos, ya que el sistema R no los tomará en cuenta. Este dato se debe indicar en la tabla TB_DatosGenerales, dentro del campo FechaFin.
Valor asegurable inmueble (INM_VALOR_ASEGURABLE)
Datos obligatorios
Formato: número [en moneda]
Es el valor real o de reposición del inmueble según se hubiera contratado. Para el caso de pólizas que no sean a "primer riesgo" estos valores deben corresponder a las sumas aseguradas establecidas en la póliza.
En el caso de las pólizas hipotecarias, el valor asegurado debe corresponder al valor real o de reposición del inmueble según se hubiera contratado y no al saldo insoluto del crédito.
Valor asegurable contenidos (CONT_VALOR_ASEGURABLE)
Datos obligatorios
Formato: número [en moneda]
Es el valor real o de reposición de los contenidos según se hubiera contratado. Para el caso de pólizas que no sean a "primer riesgo" estos valores deben corresponder a las sumas aseguradas establecidas en la póliza.
Valor asegurable pérdidas consecuenciales (CONSEC_VALOR_ASEGURABLE)
Datos obligatorios
Formato: número [en moneda]
Es el valor real o de reposición de las pérdidas consecuenciales según se hubiera contratado. Para el caso de pólizas que no sean a "primer riesgo" estos valores deben corresponder a las sumas aseguradas establecidas en la póliza
En el caso de pérdidas consecuenciales, el valor asegurable debe ser el monto de la exposición anual, es decir, el valor estimado de las pérdidas que se producirían durante un año.
Valor asegurable bienes convenio expreso (CONVENIO_VALOR_ASEGURABLE)
Datos obligatorios
Formato: número [en moneda]
Es el valor real o de reposición de los valores por convenio expreso según se hubiera contratado. Para el caso de pólizas que no sean a "primer riesgo" estos valores deben corresponder a las sumas aseguradas establecidas en la póliza
Porcentaje de retención del valor asegurable (PORCENTAJE_RETENCION)
Dato obligatorio
Formato: 0 a 100 [por ciento]
Es el porcentaje que representa la obligación que quedará a cargo de la institución de seguros una vez descontada la parte de obligaciones cedidas en contratos de reaseguro proporcional, respecto de la obligación total suscrita en un contrato de seguro.
Pólizas de inmuebles colectivos. Debido a que el porcentaje de retención es el mismo para todos los inmuebles considerados en la póliza, el campo, dentro de la tabla TB_Incisos, puede estar vacío para cada uno de los bienes asegurados ya que el sistema R lo ignorará. El porcentaje de retención que se aplicará a los inmuebles se deberá indicar en la tabla TB_Capas, en el campo Retencion.
Tipo de primer riesgo (TIPO_PRIMER_RIESGO)
Dato obligatorio
 
Formato: número entero enumerado
Es el esquema del límite máximo de responsabilidad cuando actúa de manera combinada para varios rubros. En la tabla se muestran todas las posibles combinaciones para este campo, donde los cuatro dígitos representan de manera esquemática la condición del límite para cada rubro. El número "1" en cada una de las cuatro posiciones indica el rubro que presenta un límite combinado; el número "0" indica el rubro donde no se combina el límite máximo de responsabilidad, por lo que este límite se considera independiente en ese rubro. Para más información ver la definición de Límite máximo combinado.
INFORMACIÓN DE CAMPOS EN TIPO PRIMER RIESGO
Descripción de Tipo primer riesgo
Valores
Inm
Cont
Cons
Conv
Descripción
0000
0
0
0
0
Límites independientes para cada rubro
0001
0
0
0
1
Límite en Convenio
0010
0
0
1
0
Límite en Pérdidas consecuenciales
0011
0
0
1
1
Límite combinado en Pérdidas consecuenciales y Convenio
0100
0
1
0
0
Límite en Contenidos
0101
0
1
0
1
Límite combinado en Contenidos y Convenio
0110
0
1
1
0
Límite combinado en Contenidos y Pérdidas consecuenciales
0111
0
1
1
1
Límite combinado en Contenidos, Pérdidas consecuenciales y Convenio
1000
1
0
0
0
Límite en Inmueble
1001
1
0
0
1
Límite combinado en Inmueble y Convenio
1010
1
0
1
0
Límite combinado en Inmueble y Pérdidas consecuenciales
1011
1
0
1
1
Límite combinado en Inmueble, Pérdidas consecuenciales y Convenio
1100
1
1
0
0
Límite combinado en Inmueble y Contenidos
1101
1
1
0
1
Límite combinado en Inmueble, Contenidos y Convenio
1110
1
1
1
0
Límite combinado en Inmueble, Contenidos y Pérdidas consecuenciales
1111
1
1
1
1
Límite combinado en Inmueble, Contenidos, Pérdidas consecuenciales y Convenio
La descripción anterior muestra todas las posibles combinaciones del primer riesgo, aunque es posible que algunas de ellas no se lleven en la práctica.
En las pólizas individuales este campo es obligatorio, por lo que se debe indicar el tipo primer riesgo que presenta la póliza.
En las pólizas colectivas no se requiere especificar el tipo a primer riesgo ya que estos valores son globales para los cuatro rubros. En estos casos, el límite se deberá indicar en el campo LimiteMaximo de la tabla TB_Capas.
Se entenderá que una póliza está contratada a primer riesgo cuando el límite máximo de responsabilidad sea inferior al valor asegurable del bien.
Límite máximo combinado (COMB_LIMITE_MAXIMO)
Dato obligatorio
Formato: número [en moneda]
Es el valor máximo o el límite máximo de responsabilidad que tiene la aseguradora en la combinación de los rubros de inmueble, contenidos, pérdidas consecuenciales y convenio expreso. Este campo opera de manera conjunta con el campo de tipo de primer riesgo descrito anteriormente.
Límites independientes
Si el campo tipo primer riesgo es igual a "0000", significa que no existe un límite combinado. Es decir, el límite funciona de manera independiente para cada uno de los cuatro rubros. En estos casos este campo
puede dejarse vacío ya que el sistema R lo ignorará y calculará las pérdidas considerando el límite que se presente de manera independiente en: INM_LIMITE_MAXIMO, CONT_LIMITE_MAXIMO, CONSEC _LIMITE_MAXIMO y CONVENIO_LIMITE_MAXIMO.
Límite combinado
Si el campo tipo primer riesgo es diferente de "0000" significa que la póliza presenta un límite combinado en al menos uno de los rubros, por lo que este monto deberá capturarse en este campo y será la combinación de los rubros que tengan "1" en el tipo primer riesgo.
Por ejemplo, si se tiene un tipo primer riesgo "1100", significa que hay un límite combinado para Inmueble y Contenidos y que deberá indicarse en COMB_LIMITE_MAXIMO, y límites independientes para Consecuenciales y Convenio, que a su vez se indicarán en CONSEC _LIMITE_MAXIMO y CONVENIO_LIMITE_MAXIMO, respectivamente.
Para calcular las pérdidas, el sistema R aplica el límite de responsabilidad al mismo tiempo que el deducible y antes de aplicar coaseguro.
Límite del inmueble (INM_LIMITE_MAXIMO)
Datos obligatorios
Formato: número [en moneda]
Es el valor máximo que la aseguradora está obligada a pagar en las coberturas de Inmuebles a lo previsto en el contrato de seguro.
Para el cálculo de las pérdidas el sistema R aplica el límite de responsabilidad al mismo tiempo que el deducible y antes de aplicar coaseguro.
Pólizas de inmuebles colectivos. Este dato se deberá indicar en la tabla TB_Capas en el campo LimiteMaximo ya que es global para toda la póliza.
Límite en contenidos (CONT_LIMITE_MAXIMO)
Datos obligatorios
Formato: número [en moneda]
Es el valor máximo que la aseguradora está obligada a pagar en las coberturas de Contenidos de acuerdo a lo previsto en el contrato de seguro.
Para el cálculo de las pérdidas el sistema R aplica el límite de responsabilidad al mismo tiempo que el deducible y antes de aplicar coaseguro.
Pólizas de inmuebles colectivos. Este dato se deberá indicar en la tabla TB_Capas en el campo LimiteMaximo ya que es global para toda la póliza.
Límite en pérdidas consecuenciales (CONSEC_LIMITE_MAXIMO)
Datos obligatorios
Formato: número [en moneda]
Es el valor máximo que la aseguradora está obligada a pagar en las coberturas de Pérdidas consecuenciales de acuerdo a lo previsto en el contrato de seguro.
Límite en bienes bajo convenio expreso (CONVENIO_LIMITE_MAXIMO)
Datos obligatorios
Formato: número [en moneda]
Es el valor máximo que la aseguradora está obligada a pagar en las coberturas de Convenio de acuerdo a lo previsto en el contrato de seguro.
Para el cálculo de las pérdidas el sistema R aplica el límite de responsabilidad al mismo tiempo que el deducible y antes de aplicar coaseguro.
Pólizas de inmuebles colectivos. Este dato se deberá indicar en la tabla TB_Capas en el campo LimiteMaximo ya que es global para toda la póliza.
Deducible combinado (COMB_DEDUCIBLE)
Datos obligatorios
 
Formato: 0 a 100 [por ciento]
Es el porcentaje del valor asegurable que quedará a cargo del asegurado en caso de siniestro. Este campo opera de manera conjunta con el campo tipo de primer riesgo, dependiendo de las combinaciones que se tienen para cada rubro, el sistema R obtiene el porcentaje combinado.
En caso de contratos que prevean deducibles expresados en otras modalidades, la aseguradora deberá recalcularlo mediante criterios técnicos a términos porcentuales del valor asegurable. Para el cálculo de las pérdidas, el sistema R aplica el deducible al mismo tiempo que el límite de responsabilidad y antes de aplicar coaseguro.
Pólizas colectivas. Este dato es global para toda la póliza y se deberá indicar en la tabla TB_Capas, renglón Deducible del campo LimiteMaximo.
Deducible inmueble (INM_DEDUCIBLE)
Datos obligatorios
Formato: 0 a 100 [por ciento]
Es el porcentaje del valor asegurable del inmueble que quedará a cargo del asegurado en caso de siniestro.
En caso de contratos que prevean deducibles expresados en otras modalidades, la aseguradora deberá recalcularlo mediante criterios técnicos a términos porcentuales del valor asegurable. Para el cálculo de las pérdidas, el sistema R aplica el deducible al mismo tiempo que el límite de responsabilidad y antes de aplicar coaseguro.
Pólizas colectivas. Este dato es global para toda la póliza y se deberá indicar en la tabla TB_Capas, en el renglón Deducible del campo LimiteMaximo.
Deducible contenidos (CONT_DEDUCIBLE)
Datos obligatorios
Formato: 0 a 100 [por ciento]
Es el porcentaje del valor asegurable de los contenidos que quedará a cargo del asegurado en caso de siniestro.
En caso de contratos que prevean deducibles expresados en otras modalidades, la aseguradora deberá recalcularlo mediante criterios técnicos a términos porcentuales del valor asegurable. Para el cálculo de las pérdidas, el sistema R aplica el deducible al mismo tiempo que el límite de responsabilidad y antes de aplicar coaseguro.
Pólizas colectivas. Este dato es global para toda la póliza y se deberá indicar en la tabla TB_Capas, en el renglón Deducible del campo LimiteMaximo.
Deducible por pérdidas consecuenciales (CONSEC_DEDUCIBLE)
Datos obligatorios
Formato: 0 a 100 [por ciento]
Es el porcentaje del valor asegurable de las pérdidas consecuenciales que quedará a cargo del asegurado en caso de siniestro.
En caso de contratos que prevean deducibles expresados en otras modalidades, la aseguradora deberá recalcularlo mediante criterios técnicos a términos porcentuales del valor asegurable. Para el cálculo de las pérdidas, el sistema R aplica el deducible al mismo tiempo que el límite de responsabilidad y antes de aplicar coaseguro.
En el caso específico de pérdidas consecuenciales, el deducible que corresponde al periodo de espera, el cual se expresa comúnmente en días, deberá traducirse a un valor porcentual dividiendo el número de días que comprende dicho periodo, entre 365.
Pólizas colectivas. Este dato es global para toda la póliza y se deberá indicar en la tabla TB_Capas, en el renglón Deducible del campo LimiteMaximo.
Deducible bienes bajo convenio expreso (CONVENIO_DEDUCIBLE)
Datos obligatorios
 
Formato: 0 a 100 [por ciento]
Es el porcentaje del valor asegurable de los bienes bajo convenio expreso que quedará a cargo del asegurado en caso de siniestro.
En caso de contratos que prevean deducibles expresados en otras modalidades, la aseguradora deberá recalcularlo mediante criterios técnicos a términos porcentuales del valor asegurable. Para el cálculo de las pérdidas, el sistema R aplica el deducible al mismo tiempo que el límite de responsabilidad y antes de aplicar coaseguro.
Pólizas colectivas. Este dato es global para toda la póliza y se deberá indicar en la tabla TB_Capas, en el renglón Deducible del campo LimiteMaximo.
Coaseguro combinado (COMB_COASEGURO)
Datos obligatorios
Formato: 0 a 100 [por ciento]
Es el porcentaje de participación del asegurado en el riesgo. Este campo opera de manera conjunta con el campo tipo de primer riesgo, dependiendo de las combinaciones que se tienen para cada rubro el sistema R obtiene el porcentaje combinado.
Para el cálculo de las pérdidas el sistema R aplica primero el deducible y el límite de responsabilidad y después el coaseguro.
Pólizas colectivas. Este dato es global para toda la póliza y se deberá indicar en la tabla TB_Capas en el campo Coaseguro.
Coaseguro inmueble (INM_COASEGURO)
Datos obligatorios
Formato: 0 a 100 [por ciento]
Es el porcentaje de participación del asegurado en el riesgo del inmueble. Para el cálculo de las pérdidas el sistema R aplica primero el deducible y el límite de responsabilidad y después el coaseguro.
Pólizas colectivas. Este dato es global para toda la póliza y se deberá indicar en la tabla TB_Capas, campo Coaseguro.
Coaseguro por contenidos (CONT_COASEGURO)
Datos obligatorios
Formato: 0 a 100 [por ciento]
Es el porcentaje de participación del asegurado en el riesgo de los contenidos. Para el cálculo de las pérdidas el sistema R aplica primero el deducible y el límite de responsabilidad y después el coaseguro.
Pólizas colectivas. Este dato es global para toda la póliza y se deberá indicar en la tabla TB_Capas, campo Coaseguro.
Coaseguro por pérdidas consecuenciales (CONSEC_COASEGURO)
Datos obligatorios
Formato: 0 a 100 [por ciento]
Es el porcentaje de participación del asegurado en el riesgo de las pérdidas consecuenciales. Para el cálculo de las pérdidas el sistema R aplica primero el deducible y el límite de responsabilidad y después el coaseguro.
Pólizas colectivas. Este dato es global para toda la póliza y se deberá indicar en la tabla TB_Capas, campo Coaseguro.
Coaseguro bienes bajo convenio expreso (CONVENIO_COASEGURO)
Datos obligatorios
 
Formato: 0 a 100 [por ciento]
Es el porcentaje de participación del asegurado en el riesgo del convenio expreso. Para el cálculo de las pérdidas el sistema R aplica primero el deducible y el límite de responsabilidad y después el coaseguro.
Pólizas colectivas. Este dato es global para toda la póliza y se deberá indicar en la tabla TB_Capas, campo Coaseguro.
4.2   Datos de localización
Este grupo de datos permitirá que el sistema R determine la localización con distintos niveles de aproximación de cada inmueble asegurado. Con esta localización se calculará el peligro o amenaza ante todos los eventos. De igual manera, cuando se trate de carteras con varias ubicaciones o inmuebles, se deberá indicar la localización de cada una de ellas.
Se tendrá especial atención para que la localización que se indique sea precisamente la del inmueble y no de la oficina matriz de la empresa o el domicilio fiscal o del lugar al que se envía la póliza
El sistema R considera dos posibles formas para localizar una ubicación:
1.     Ubicación aproximada, por código postal (código de localización). El código postal es un dato poco preciso para determinar la localización de la estructura, pero es muy fácil de conseguir.
2.     Ubicación precisa, por coordenadas geográficas (longitud y latitud). Aunque es deseable que todas las ubicaciones tengan su coordenada geográfica, se recomienda que al menos en los inmuebles que se consideren más importantes de la cartera, tengan este dato. Las coordenadas geográficas, como se verá más adelante, se pueden obtener actualmente con herramientas fácilmente disponibles.
Clave del País (CLAVE_PAIS)
Datos obligatorios
Formato: número entero [52]
Es la clave del país que se ingresa para que el sistema R, identifique los archivos y consideraciones que utiliza cada país en particular. El sistema R tiene configuraciones para poder correr uno o más países, esto dependerá de la licencia adquirida y las necesidades del usuario.
La clave que utiliza el sistema R en México es 52.
Código postal (CODIGO_LOCALIZACION)
Dato obligatorio cuando no se tienen las coordenadas
Formato: número entero [del 01000 al 99999]
Es un número entero compuesto de cinco dígitos que está asociada a un área geográfica del país. Cada posición, leída de izquierda a derecha, permite identificar una zona específica dentro de la República Mexicana. Generalmente las dos primeras posiciones corresponden a la Entidad Federativa o a la Delegación en el caso del Distrito Federal. La tercera posición indica una ciudad importante, un municipio o una de las diez áreas en que está dividida postalmente cada Delegación del Distrito Federal. La cuarta representa un municipio o colonia de una ciudad y la quinta un conjunto de manzanas o el número específico de una dependencia. Sin embargo, los códigos postales no fueron creados para localizar edificaciones sino, evidentemente, como una herramienta para repartir correo, por lo que no es posible asignarles a todos ellos un solo par de coordenadas.
Coordenada geográfica de longitud (LONGITUD)
Coordenada geográfica de latitud (LATITUD)
Datos opcionales
Formato: número [longitud -117.5000 a -86.5000 grados, latitud 14.5000 a 33.0000 grados]
Ubicación del inmueble en términos de coordenadas geográficas, en notación decimal (los minutos y segundos deben cambiarse a esta notación). Debido a que un grado es aproximadamente equivalente a 100 km, deben incluirse por lo menos cuatro decimales para tener una precisión mínima de +10 m.
 

Imágenes 1a y 1b. Formas para conocer las coordenadas de una ubicación: (a) dispositivo GPS (usado por el instituto de ingeniería durante la inspección de los daños) y (b) imagen de una ubicación en Google Earth donde se aprecia que es posible fijar las coordenadas precisas de prácticamente cualquier ubicación.
Las coordenadas geográficas se pueden obtener:
·      En gabinete, con ayuda de planos muy detallados.
·      En campo (Imagen 2a), con ayuda de dispositivos GPS (Global Positioning Systems). En este caso debe tomarse en cuenta que la resolución de algunos dispositivos puede variar por decenas de metros, lo que sería particularmente grave si las coordenadas indicadas caen por error en el mar, lo que para el sistema R no es aceptable y optaría por localizar el edificio con el código postal.
·      Por Internet, con herramientas como Google Earth (Imagen 2b). En este caso se debe personalizar para que muestre las coordenadas en grados decimales, ya que la opción por omisión es grados-minutos-segundos.
·      En caso de que se indiquen coordenadas geográficas, el sistema R asumirá que esta información es precisa y no tomará en cuenta el código postal. Sin embargo, si la combinación de coordenadas latitud-longitud se encuentra fuera de las costas del país, el sistema R advertirá del error y localizará la estructura con el código postal.
4.4 Datos de la estructura
El siguiente grupo de datos le permitirá al sistema R determinar la vulnerabilidad de cada una de las estructuras dentro de la base de datos. El sistema R calcula el riesgo para dos tipos de edificaciones: industriales y no industriales. Cada uno de estos dos tipos puede considerar distintos tipos estructurales y tener características particulares, lo que puede arrojar un riesgo también distinto.
Existen dos grupos de datos que ayudarán a definir esta vulnerabilidad: 1) Dato técnico para conocer el tipo estructural y 2) Datos de otras características estructurales
1.    Dato técnico para conocer el tipo estructural
Se utiliza específicamente para asignar el tipo estructural. Algunos ejemplos de estos sistemas son estructuras formadas por marcos de concreto, marcos de acero, losa plana, muros de concreto y muros de mampostería, entre otros.
El campo donde se ingresa el tipo estructural es:
CLASE_SISMO
2.    Datos de otras características estructurales
Estos datos brindarán información adicional sobre algunas características particulares que definen, con mucha mayor precisión, la vulnerabilidad de la estructura asegurada. Algunos ejemplos de estas características son inmuebles que presentan irregularidades en planta y elevación, ubicación en esquina, si presentan hundimientos diferenciales o sobrepeso, entre otros.
Los campos dentro de este grupo son los siguientes:
 
NUM_PISOS
AÑO_CONSTRUCCION
COLUMNAS_CORTAS
SOBREPESO
GOLPETEO
ESQUINA
IRRE_ELEVACION
IRRE_PLANTA
HUNDIMIENTOS
DAÑOS_PREVIOS
FUE_REPARADO
FUE_REFORZADO
AÑO_REFUERZO
Número de pisos (NUM_PISOS)
Dato obligatorio
Formato: número entero [1 al 55]
Corresponde al número de pisos que tiene el edificio que se quiere evaluar. El número de pisos se debe contar a partir de la planta baja, sin incluir sótanos. En caso de que el edificio se ubique en una loma y por la pendiente del terreno esté escalonado, el número de pisos debe de contarse a partir del piso más bajo. Cuando existan mezzanines se deben contar éstos como pisos. Algunos ejemplos de estos casos se muestran en la Imagen siguiente.

Imagen. Ejemplos de edificios con diferente número de pisos.
Tipo Estructural (CLASE_SISMO)
Dato obligatorio
Formato: caracteres alfanuméricos
El tipo estructural es el conjunto de elementos capaces de resistir cargas en las construcciones sin que exista una deformación excesiva. Para el sistema R, es indispensable definir el tipo estructural de los edificios y naves industriales, ya que de esto dependerá su comportamiento ante los fenómenos naturales. Este comportamiento se expresa mediante funciones de vulnerabilidad para cada tipo.
En la siguiente tabla se describen los diferentes tipos estructurales que contempla el sistema R. El dato que se indica en la columna "Nombre" es la que se ingresa en el campo CLASE_SISMO.
INFORMACIÓN DE NOMBRES DE TIPOS ESTRUCTURALES
 
Tipo estructural
Nombre
1
Muros de carga de mampostería
SMex_Muros_01
2
Marco de concreto
SMex_Marcos_01
3
Marcos y muros de concreto
SMex_Marcos_02
4
Marco de concreto contraventeado
SMex_Marcos_03
5
Columnas y losas planas de concreto
SMex_LosaPlana_01
6
Columnas y losas planas de concreto con muros
SMex_LosaPlana_02
7
Columnas y losas planas de concreto con contraventeo
SMex_LosaPlana_03
8
Muros y losas planas de concreto
SMex_LosaPlana_04
9
Marcos de acero
SMex_Marcos_04
10
Marcos de acero contraventeado
SMex_Marcos_05
11
Marcos de acero con muros de concreto
SMex_Marcos_06
12
Estructura prefabricada de concreto
SMex_Prefabricada_01
13
Industrial con cubierta con cubierta ligera con claros pequeños no rigidizada
SMex_Industrial_01
14
Industrial con cubierta ligera con claros pequeños rigidizada
SMex_Industrial_02
15
Industrial con cubierta ligera con claros medianos no rigidizada
SMex_Industrial_03
16
Industrial con cubierta ligera con claros medianos rigidizada
SMex_Industrial_04
17
Industrial con cubierta ligera con claros grandes no rigidizada
SMex_Industrial_05
18
Industrial con cubierta ligera con claros grandes rigidizada
SMex_Industrial_06
19
Industrial con cubierta pesada con claros pequeños no rigidizada
SMex_Industrial_07
20
Industrial con cubierta pesada con claros pequeños rigidizada
SMex_Industrial_08
21
Industrial con cubierta pesada con claros medianos no rigidizada
SMex_Industrial_09
22
Industrial con cubierta pesada con claros medianos rigidizada
SMex_Industrial_10
23
Industrial con cubierta pesada con claros grandes no rigidizada
SMex_Industrial_11
24
Industrial con cubierta pesada con claros grandes rigidizada
SMex_Industrial_12
Nota: En el Anexo 1 se hace una descripción más detallada de cada una de estos tipos estructurales.
Uso del inmueble (USO_INMUEBLE)
Dato obligatorio
Formato: número entero [1 al 30]
Se debe seleccionar el uso principal del edificio de acuerdo a la Tabla Catálogo de uso de inmueble. Si en el catálogo no se encuentra la opción exacta, se deberá seleccionar la que de acuerdo al criterio del usuario se aproxime más al uso de la estructura.
La importancia de indicar el uso se debe a que el diseño de las estructuras está en función del mismo, por lo que el sistema R también toma en cuenta estas consideraciones. El uso del edificio es importante también porque define el tipo de contenidos y su vulnerabilidad.
Es común que una misma póliza contenga varios inmuebles con diferentes usos. En estos casos se recomienda introducir cada uno de ellos, con su respectiva clave, para que el cálculo de las pérdidas sea más preciso.
CATÁLOGO DE USO DE INMUEBLE
Clave
Uso del inmueble
1
Almacén
2
Banco
3
Biblioteca
4
Central de Comunicaciones
5
Central Eléctrica
6
Centro Comercial
7
Comercio
8
Depósito de Sustancias Explosivas
9
Depósito de Sustancias Inflamables
10
Depósito de Sustancias Tóxicas
11
Escuela
12
Estacionamiento
13
Fábrica
14
Funeraria
15
Hangar
16
Hospital
17
Hotel
18
Industria
19
Laboratorio
20
Librería
21
Museo
22
Oficina Gubernamental
23
Oficina Privada
24
Restaurante
25
Servicios de Emergencia
26
Terminal de Transporte
27
Tienda de Departamentos
28
Vivienda (Casa habitación convencional)
29
Otro
30
Gasolineras
 
De los usos mostrados en la tabla anterior, se distinguen tres grupos, aquellos de estructuras tipo edificio, tipo industrial y otros. A continuación se describen de manera general los dos primeros.
·     Tipo Edificio. Es el tipo más común. Se utiliza principalmente para oficinas, viviendas, escuelas, hospitales, pequeños comercios, entre otros. Consta de columnas, trabes, muros y losas rígidamente unidas en todos los niveles.
·     Tipo Industrial. Sistemas estructurales que en general se usan para fábricas, talleres, almacenes, bodegas y plantas de ensamble, entre otras. Algunas edificaciones de uso comercial pueden tener una estructura tipo industrial, como casi todas las tiendas de autoservicio formados por estructuras de grandes claros de un solo nivel.
Fecha de construcción (AÑO_CONSTRUCCION).
Dato opcional
Formato: número entero [De 1325 al 2040]
 
Especifica la fecha de construcción del inmueble. El año de construcción refleja indirectamente el reglamento de construcción que se empleó para su diseño. Con el paso del tiempo, los reglamentos de construcción han tenido modificaciones importantes, especialmente para algunos tipos estructurales en lo relativo al diseño por sismo. Para conocer el año de construcción del edificio se puede preguntar al dueño o recurrir a los planos estructurales o arquitectónicos.
Columna corta (COLUMNAS_CORTAS).
Dato opcional
Formato: número entero [0 ó 1]
Se deberá definir si la estructura:
1.    tiene columnas cortas
0.    no tiene columnas cortas
Se le llama columna corta a aquella cuya altura se reduce por la presencia de elementos arquitectónicos adosados a ella. Estos elementos arquitectónicos generalmente son pretiles, faldones o muros de media altura que están ligados a la columna, pudiendo ser de mampostería (ladrillo o block) o de concreto. Generalmente las columnas cortas, si existen, se pueden identificar en las fachadas, aunque pudieran existir en el interior del edificio.
Para que una columna se clasifique como columna corta deberá haber una relación entre la altura del pretil y la altura del entrepiso mayor o igual que 0.25, es decir, la altura del pretil deberá ser de al menos una cuarta parte de la altura de la columna. Además, el pretil y la columna deberán estar en íntimo contacto.
La presencia de columnas cortas en una estructura la hace más vulnerable, por lo que será de vital importancia que se identifique su posible existencia, lo que puede resultar relativamente sencillo.
Sobrepeso (SOBREPESO).
Dato opcional
Formato: número entero [0 ó 1]
Se deberá definir si el edificio:
1.    tiene sobrepeso
0.    no tiene sobrepeso
Las estructuras son diseñadas para un nivel de carga de acuerdo al uso que se le dará al inmueble. Sin embargo, algunos cambios en el uso durante su vida útil pueden implicar un cambio importante en la carga que se le impone a la estructura. Un ejemplo de esto es el caso de un edificio que fue diseñado en la década de los años 60's para oficinas y hoy se ocupa como bodega de almacenamiento de telas.
Otra situación que implicaría sobrepeso, se localiza en aquellas oficinas en las que existen archivos de papeles y documentos de forma abundante, en gran parte del área del edifico y en los niveles superiores del mismo. Se deberá indicar que el inmueble tiene sobrepeso sólo cuando éste se encuentre en un área mayoritaria de su superficie.
Posibilidad de golpeteo (GOLPETEO).
Dato opcional
Formato: número entero [1 al 4]
Se definirá si el edificio tiene posibilidades de golpeteo durante un sismo, de acuerdo a la tabla Catálogo posibilidad de golpeteo. El golpeteo entre edificios puede causar daños importantes a uno o ambos de los edificios que intervienen en el mismo. Para que estos no se golpeen entre sí durante un sismo intenso, la separación libre entre los edificios debe ser aproximadamente 3 cm por cada piso en el edificio de menor altura. Si la separación libre entre ambos edificios es menor, se debe indicar al Sistema R que sí existe la posibilidad de golpeteo del edificio con algún edificio vecino.
CATÁLOGO POSIBILIDAD DE GOLPETEO
Clave
Posibilidad de golpeteo
1
Con edificios de menor altura
2
Con edificios de igual o de mayor altura
3
Con edificios de menor y mayor altura
4
No hay posibilidad de golpeteo
 
Para ejemplificar una manera de predecir si existirá golpeteo, en la siguiente figura se muestran dos edificios, uno de 11 niveles y otro de 7 niveles. La separación libre existente entre ellos es de 14 cm, pero se estima que el edificio pequeño tendrá un desplazamiento máximo de 7 niveles x 3 cm/nivel = 21 cm. Como la separación existente de 14 cm es menor que los 21 cm recomendados, entonces contemplar que existe la posibilidad de golpeteo entre estos dos edificios durante un sismo intenso.

Imágenes 3. Golpeteo
Edificio en esquina (ESQUINA).
Dato opcional
Formato: número entero [0 ó 1]
Se deberá definir si el edificio:
1.    inmueble ubicado en esquina
0.    no ubicado en esquina
Un edificio localizado en esquina es más vulnerable ante la acción de los sismos si los muros que colindan con las edificaciones vecinas son mucho más resistentes que los marcos (columna y trabes) de las fachadas, y no están adecuadamente desligados unos de los otros. De ser así, se tendrá un edificio con una gran irregularidad en planta, produciendo torsiones y un comportamiento indeseable, sobre todo en las fachadas que resultarán más flexibles y menos resistentes.
Cuando el edificio en esquina es simétrico o tiene los muros colindantes adecuadamente desligados de la estructura principal se tomará el criterio "0".
Irregularidad en altura (IRRE_ELEVACIÓN).
Dato opcional
Formato: número entero [1 al 3]
Se deberá especificar si el inmueble es irregular en su altura de acuerdo con el siguiente criterio:
1.    irregularidad nula
2.    poca irregularidad
3.    mucha irregularidad
 

Imagen. Irregularidad en altura
La estructura es más vulnerable cuando la distribución de los elementos resistentes en la altura del edifico no es uniforme.
Configuraciones típicas que calificarían a un edificio con alta irregularidad en elevación:
·      Edificios con un primer entrepiso muy alto en comparación con el resto de los pisos
·      Edificios con un entrepiso cualquiera mucho más alto que el resto de los pisos
·      Edificios en los que se suspende la altura en algún nivel y no ha sido desligado del resto de la estructura
·      Edificios en los que elementos estructurales importantes (columnas o muros) se suspenden antes de llegar a la cimentación
Irregularidad en planta (IRRE_PLANTA).
Dato opcional
Formato: número entero [1 al 3]
Se deberá definir la irregularidad en planta del inmueble de acuerdo con el siguiente criterio:
1.    irregularidad nula
2.    poca irregularidad
3.    mucha irregularidad
Las estructuras simples, simétricas y regulares, presentan en términos generales un mejor comportamiento que aquellas que no lo son. Bajo la acción de los sismos, las estructuras irregulares y asimétricas tienden a presentar movimientos de torsión que causan daños severos.
 

Imagen. Irregularidad en planta
Hundimientos diferenciales (HUNDIMIENTOS).
Dato opcional
Formato: número entero [0 ó 1]
Se deberá definir si el inmueble:
1.    tiene hundimientos diferenciales
0.    no tiene hundimientos diferenciales
Los hundimientos diferenciales generan efectos que pueden ser apreciables a simple vista ya sea por los desplomes de la estructura (inclinación con respecto a la vertical) o por agrietamientos diagonales en muros divisorios o muros de carga. Si los asentamientos son pequeños sólo afectarán a elementos no estructurales y acabados, con poca posibilidad de afectar la estabilidad de la estructura. Sin embargo, cuando los hundimientos diferenciales son grandes, y se aprecian a simple vista, sus efectos sobre los elementos de la estructura pueden ser considerables.
Los hundimientos diferenciales son más probables en zona de suelos blandos y pueden ser producidos a causa de un sismo, como consecuencia de la construcción de una edificación vecina o por defectos de la cimentación.

Imagen. Hundimientos diferenciales
Daños previos (DAÑOS_PREVIOS).
Dato opcional
Formato: número entero [1 al 3]
Se deberá definir si el inmueble ha sufrido daños previos de acuerdo con el siguiente criterio:
1.    inmueble sin daños previos
2.    daños previos ligeros
3.    daños previos severos
 
Una estructura que se ha dañado durante algún sismo ha manifestado su gran vulnerabilidad. Existe una clara evidencia de que aquellos edificios que colapsan o que tienen daños graves durante sismos intensos, es porque ya se habían dañado durante temblores previos.
En términos generales, será muy difícil identificar los daños estructurales de una edificación si es que ésta ha tenido un adecuado programa de mantenimiento. No obstante el buen mantenimiento no es señal de que la estructura vaya a tener un comportamiento satisfactorio en sismos futuros.
Es posible encontrar indicios de daños previos en aquellos lugares o partes de la estructura que generalmente quedan ocultos: muros de colindancia, ductos de instalaciones, cubos de escaleras o elevadores, sótanos y elementos estructurales tapados por plafones o acabados. La mejor manera de conocer si ha presentado algún tipo de daño es preguntando a los dueños u ocupantes, aunque esta información está limitada a los años más recientes. Si no se identifican claramente señales de daño estructural por sismos previos, se tomará el criterio 1 en este campo.
Reparación (FUE_REPARADO).
Dato opcional
Formato: número entero [0 ó 1]
Si ha tenido daños previos se deberá indicar si estos:
1.    sí fueron reparados
0.    no fueron reparados
Cuando una estructura fue dañada por algún sismo, pudo haber tenido reparaciones estructurales y no estructurales. En términos generales no será sencillo identificar el tipo de reparación que tuvo la edificación, aunque esto puede conocerse mediante la consulta de memorias de cálculo o realizando una inspección en sitios como muros de colindancia, ductos de instalaciones, cubos de escaleras o elevadores, sótanos, elementos estructurales tapados por plafones, etc. Si la reparación sólo consistió en el resane superficial de grietas, se deberá indicar que no fueron reparados, es decir, con el número "0". Reparar implica proveer de nuevo a la estructura su capacidad sismorresistente.
Reforzamiento (FUE_REFORZADO).
Dato opcional
Formato: número entero [0 ó 1]
Se deberá definir si la estructura:
1.    sí ha sido reforzada
0.    no ha sido reforzada
Desde el punto de vista estructural, reforzar es un paso más que reparar. Reforzar implica modificar y mejorar las características sismorresistentes de la edificación.
En la práctica profesional en México, las maneras más comunes que se han utilizado para el refuerzo de las estructuras han sido utilizando diagonales de contraventeo de perfiles de acero o cables, encamisado de columnas y trabes de concreto mediante celosías de acero o inclusión de muros de concreto. Normalmente estas reparaciones son tan generalizadas que no se pueden ocultar del todo, por lo que su identificación es relativamente sencilla, aunque en algunos casos podrán estar ocultas por acabados arquitectónicos. Es recomendable revisar cubos de escaleras y elevadores, fachadas laterales y posteriores.
Fecha de reforzamiento (AÑO_REFUERZO).
Dato opcional
Formato: número entero [De 1325 al 2040]
En caso de que la estructura haya sido reforzada, tal y como se describe en el punto anterior, se deberá indicar el año en que se realizó el refuerzo ya que en ella se encuentra implícito el código o reglamento de construcción vigente durante el refuerzo.
5.    Definición de datos para pólizas colectivas
En esta sección se establecen los datos que identifican las características de las pólizas colectivas y las pólizas con capas.
 
Las pólizas colectivas son aquellas que amparan dos o más inmuebles con un límite de responsabilidad único, por lo que al menos deben contener una capa que defina este límite o varias capas que definan los esquemas de reaseguro, comunes para todos los inmuebles.
Una póliza individual puede tener capas sólo si ésta comparte un límite máximo de responsabilidad único para todos sus rubros (inmueble, contenidos, consecuenciales y bienes bajo convenio), para lo cual se debe definir un encabezado igual al de las pólizas colectivas y de la misma manera los esquemas de capas para definir el reaseguro no proporcional. En resumen, una póliza individual pude tener capas sólo si se modela como una póliza colectiva de un solo registro.
La manera en que se ingresan las pólizas colectivas es utilizando la tabla TB_Incisos, descrita con anterioridad, y dos tablas adicionales, TB_Capas y TB_DatosGenerales. En términos prácticos, esta última se relaciona, mediante el número de póliza, con las otras dos tablas para formar las pólizas colectivas. La siguiente imagen muestra el diagrama entidad relación de las tablas.

Imagen. Diagrama entidad relación en pólizas colectivas
Cada uno de los incisos son vinculados a una sola póliza colectiva mediante un encabezado que contiene los datos de referencia de la misma, tal y como se muestra en la imagen siguiente:

Imagen. Relación de tablas entre TB_DatosGenerales y TB_Incisos
Este encabezado también se utiliza para definir las capas que indican los valores globales y las variables de reaseguro.

Imagen. Relación de tablas entre TB_DatosGenerales y TB_Capas
Tipo de datos
 
Los datos que requiere el sistema R estarán en archivos de Access con un nombre y tipo de dato específico. Estos nombres se indican en las tablas TB_Incisos, TB_Capas y TB_DatosGenerales, en donde los datos deben ser exactamente iguales a los indicados.
Debido a que la tabla TB_Incisos se describió anteriormente, en esta sección se hará la descripción de las tablas TB_Capas y TB_DatosGenerales.
INFORMACIÓN DE TIPO GENERAL PARA CARTERAS COLECTIVAS Y CON CAPAS
Tabla TB_DatosGenerales
Grupo
No.
Campo
Tipo de dato
Valores
Requerido
Generales
1
NumeroPoliza
Alfanumérico
 
Obligatorio
2
TipoPoliza
Número Entero
1 al 2
Obligatorio
3
FechaInicio
Fecha
01/01/2010 ó posterior
Obligatorio
4
FechaFin
Fecha
01/01/2011 ó posterior
Obligatorio
5
Ramo
Alfanumérico
 
Obligatorio
 
INFORMACIÓN DE TIPO FINANCIERO PARA CARTERAS COLECTIVAS Y CON CAPAS
Tabla TB_Capas
Grupo
No.
Campo
Tipo de dato
Valores
Requerido
Financiero
1
NumeroPoliza
Alfanumérico
 
Obligatorio
2
NumeroCapa
Alfanumérico
 
Opcional
3
Retencion
Porcentaje
0 a 100
Obligatorio
4
LimiteMaximo
Moneda
0 a billones
Obligatorio
5
Coaseguro
Porcentaje
0 a 100
Obligatorio
 
5.1 Definición de datos generales tabla TB_DatosGenerales
Es la tabla principal de las carteras colectivas, se relaciona con las tablas TB_Incisos y TB_Capas. La tabla TB_DatosGenerales contiene información general de todas las pólizas colectivas.
Número de póliza cómo llave primaria (NumeroPoliza)
Dato obligatorio
Formato: caracteres alfanuméricos
Es la clave que se utiliza para identificar cada póliza colectiva. Este dato debe ser único para esta tabla y no deberá repetirse, ya que con él se hacen las relaciones a las tablas TB_Incisos y TB_Capas.
Este campo se emplea para vincular una póliza colectiva con los inmuebles que pertenecerán a ella. Estos registros, contenidos en la tabla TB_Incisos, deberán tener exactamente el mismo número de póliza que el utilizado en este campo, incluyendo mayúsculas, minúsculas y caracteres especiales.
Tipo de póliza colectiva (TipoPoliza)
Dato obligatorio
Formato: número entero [1 ó 2]
Este campo identifica el tipo de póliza colectiva con las siguientes opciones:
1.     Semi-agrupadas: Comparten el mismo límite máximo de responsabilidad, y tanto el deducible como el coaseguro se toma de cada registro dentro de la tabla TB_Incisos.
2.     Agrupadas: Comparten el mismo límite máximo de responsabilidad, el deducible y coaseguro es de
manera global para toda la póliza.
Estas opciones son igualmente aplicables a las pólizas independientes que se modelan como colectivas y de esta manera poder ingresar esquemas de reaseguro por capas.
Fecha de inicio de póliza colectiva (FechaInicio)
Datos obligatorios
Formato: dd/mm/aaaa
Este dato se refiere a la fecha de inicio de vigencia de la póliza colectiva y tienen las mismas características que las fechas de vigencia de las pólizas individuales. El sistema, por convención, considerará el día de inicio de la vigencia de 24 horas; si la fecha de corte coincide con la fecha de inicio de una póliza, el sistema toma como vigente dicha póliza.
En una póliza colectiva el dato de fecha inicio de vigencia es de manera global para todos los registros que pertenecen a ella, por lo que deberá de indicarse en la tabla TB_DatosGenerales. Si este dato se ingresa en la tabla TB_Incisos, el sistema no lo tomará en cuenta.
Fecha de terminación de póliza colectiva (FechaFin)
Datos obligatorios
Formato: dd/mm/aaaa
Este dato se refiere a la fecha de fin de vigencia de la póliza colectiva y tiene la misma característica que la fecha de vigencia de las pólizas individuales. El sistema, por convención, considerará el último día de vigencia de la póliza de cero horas; si la fecha de evaluación de la reserva coincide con la fecha de finalización de una póliza, el sistema toma como fuera de vigencia dicha póliza. Para el caso de créditos hipotecarios que requieran un cálculo del mes completo deberá ponerse como fecha de terminación el primer día del mes siguiente.
En una póliza colectiva el dato de fecha fin de vigencia es de manera global para todos los registros que pertenecen a ella, por lo que deberá de indicarse en la tabla TB_DatosGenerales. Si este dato se ingresa en la tabla TB_Incisos, el sistema no lo tomará en cuenta.
Nombre del peligro (RAMO)
Dato obligatorio
Formato: caracteres alfanuméricos
Se deberá definir el nombre del peligro o amenaza que se desea valuar. El objetivo de este campo es definir qué peligros o amenazas va a considerar el sistema R en la evaluación, de acuerdo al tipo de licencia adquirida.
Para considerar el peligro sísmico en los cálculos, se deberá escribir el texto SISMO en el campo RAMO.
5.2 Definición de capas tabla TB_capas
En esta parte se explican los datos necesarios para ingresar un esquema de capas para definir el reaseguro no proporcional en pólizas colectivas o en una póliza individual (evaluada como una póliza colectiva de un solo registro).
Cada póliza pude tener un número diferente de capas, las cuales corresponden a diferentes contratos de reaseguro con varias compañías y con diferentes límites y prioridades. Las capas se definen por el número de renglones de la tabla correspondiente.
En la imagen siguiente se ilustra el ejemplo de dos pólizas con cuatro capas cada una. Las capas corresponden a una póliza semi-agrupada, indicada por la tabla superior y esquema izquierdo; y una póliza agrupada, tabla inferior y esquema derecho.
 

Imagen. Esquema de póliza con capas
Recuerde que en el campo TipoPoliza, "1" representa una póliza semi-agrupada y "2" una póliza agrupada.
Número de póliza (NumeroPoliza)
Dato obligatorio
Formato: caracteres alfanuméricos
Es la clave para identificar cada registro o póliza. Este dato es alfanumérico. Para las pólizas colectivas, todas las ubicaciones que sean amparadas por ésta, deberán llevar el mismo número de póliza ya que este campo es el que identifica a qué póliza colectiva pertenece cada ubicación.
Descripción del número de capa (NumeroCapa)
Dato obligatorio
Formato: caracteres alfanuméricos
Es la clave para identificar el número de capa de la póliza. Este dato es alfanumérico y por claridad se recomienda ingresar la palabra "Capa" seguido del número de capa que corresponda.
Generalmente las capas empiezan desde la Capa 1, pero para la definición del deducible en pólizas agrupadas se recomienda indicar la primera capa como Deducible, como se ilustra en la imagen Anterior.
 
Porcentaje de retención por capa (Retención)
Dato obligatorio
Formato: 0 a 100 [por ciento]
Es el porcentaje que representa la obligación que quedará a cargo de la compañía de seguros una vez descontada la parte de obligaciones cedidas en contratos de reaseguro a capas. En cada capa se debe definir un porcentaje de retención a excepción de la capa Deducible que corresponde al deducible de una póliza agrupada, por lo cual este campo debe quedar vacío.
Límite de la capa (LimiteMaximo)
Dato obligatorio
Formato: número [en moneda]
Es el valor máximo del que se hace responsable la reaseguradora en la capa que participa. Para que una capa quede completamente definida se debe conocer tanto el límite como la prioridad, que es la cantidad máxima que la aseguradora decide pagar. Por fines prácticos, la prioridad se toma como el límite de la capa anterior y en el caso de la primera capa, la prioridad es igual a cero. Pare el caso de pólizas agrupadas, el límite de la primera capa es el deducible de la póliza.
Coaseguro de la capa (Coaseguro)
Dato obligatorio
Formato: 0 a 100 [por ciento]
Es el porcentaje de participación del asegurado en el riesgo, para la capa correspondiente.
En caso de pólizas semi-agrupadas no es necesario ingresar este valor, ya que por definición estas pólizas toman el coaseguro de cada inmueble. En pólizas agrupadas el coaseguro de la capa Deducible debe quedar vacío, ya que como se indicó esta capa corresponde al deducible de la póliza.
6.    Definición de datos para las pólizas no valuables
Los datos que requiere el sistema R estarán en archivos de Access con un nombre y tipo de dato específico. El nombre de los campos para las pólizas no valuables se indican en la tabla TB_RiesgosNoValuables, en donde el tipo de dato debe ser exactamente al indicado.
INFORMACIÓN DE CARTERAS PARA RIESGOS NO VALUABLES
Tabla TB_RiesgosNoValuables
Grupo
No.
Campo
Tipo de dato
Valores
Requerido
De referencia
1
NUM_REGISTRO
Número Entero
1 a 3,000,000
Obligatorio
2
NUM_POLIZA
Alfanumérico
 
Obligatorio
3
TIPO_RIESGO
Número Entero
1 a 5
Obligatorio
4
DESCRIPCION
Alfanumérico
 
Obligatorio
Financiero
5
FECHA_INICIO
Fecha
01/01/1900 a 31/12/2080
Obligatorio
6
FECHA_FIN
Fecha
01/01/1900 a 31/12/2080
Obligatorio
7
SUMA_ASEGURADA
Moneda
0 a billones
Obligatorio
8
PRIMA_EMITIDA
Moneda
0 a billones
Obligatorio
9
FACTOR_RETENCION
Porcentaje
0 a 100
Obligatorio
 
6.1 Definición de carteras TB_RiesgosNoValuables
Número de registro (NUM_REGISTRO)
Dato obligatorio
Formato: números enteros
Es un número único que tiene por objeto ordenar y llevar un control de todas las ubicaciones dentro del sistema R. Al ser éste un número que no se repite, ayuda a identificar fácilmente cualquier registro de la cartera en el archivo de resultados por ubicación o en el archivo con el reporte de errores.
 
Número de póliza (NUM_POLIZA)
Dato obligatorio
Formato: caracteres alfanuméricos
Es la clave para identificar cada registro o póliza. Este dato es alfanumérico.
Tipo de riesgo (TIPO_RIESGO)
Dato obligatorio
Formato: número entero [1 al 5]
Se refiere a los tipos de riesgos no valuables. Las claves correspondientes se especifican en la tabla siguiente:
CATÁLOGO DE CARACTERÍSTICAS DE TIPOS DE RIESGO
Tipo de riesgo
Sección
Fracción/párrafo
1
3.3
I
2
3.3
II
3
3.3
III
4
3.3
IV
5
3.3
Párrafos penúltimo y último
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Descripción (DESCRIPCION)
Dato obligatorio
Formato: número entero [1 al 19]
Se refiere a las características de los tipos de riesgos no valuables. Las claves correspondientes se especifican en la tabla siguiente:
CATÁLOGO DE TIPO DE RIESGO
CLAVE
DESCRIPCIÓN
1
Aeropuertos
2
Sistemas de gas natural
3
Tuberías enterradas
4
Sistemas de instalaciones petroleras y petroquímicas
5
Sistemas eléctricos
6
Sistemas de drenaje (agua residual)
7
Presas
8
Plantas de tratamiento
9
Plantas potabilizadoras
10
Sistemas de suministro de agua potable
11
Puertos
12
Vías férreas
13
Puentes
14
Carreteras
15
Iglesias
16
Edificios históricos
17
Parques industriales
18
Teatros y auditorios
19
Otros.
 
Fecha de inicio (FECHA_INICIO)
Datos obligatorios
Formato: dd/mm/aaaa
Este dato se refiere a la fecha de inicio de vigencia de la póliza que asegura el bien. El sistema R por convención considerará el día de inicio de la vigencia de 24 horas; si la fecha de corte coincide con la fecha de inicio de una póliza, el sistema R toma como vigente dicha póliza.
Fecha de terminación (FECHA_FIN)
Datos obligatorios
Formato: dd/mm/aaaa
Este dato se refiere a la fecha de fin de vigencia de la póliza que asegura el bien. El sistema R por convención considerará el último día de vigencia de la póliza de cero horas; si la fecha de evaluación de la reserva coincide con la fecha de finalización de una póliza, el sistema R la toma como fuera de vigencia.
Valor de la Suma asegurada (SUMA_ASEGURADA)
Datos obligatorios
Formato: número [en moneda]
Corresponde a la suma asegurada establecida en la carátula de la póliza.
Prima emitida (PRIMA_EMITIDA)
Datos obligatorios
Formato: número [en moneda]
Corresponde a la prima emitida de cada registro por evaluar. En el caso particular de las pólizas de "tipo de riesgo 5", será necesario que en este campo se reporte la prima de riesgo emitida.
Factor de retención (FACTOR_RETENCION)
Dato obligatorio
Formato: 0 a 100 [por ciento]
Es el porcentaje que representa la obligación que quedará a cargo de la institución de seguros una vez descontada la parte de obligaciones cedidas en contratos de reaseguro proporcional, respecto de la obligación total suscrita en un contrato de seguro.
7.    Definición de datos para los archivos de resultados
El sistema genera 3 archivos de salida que contienen información de los resultados de la evaluación, a continuación se describen cada uno de estos archivos.
7.1   Archivo de Errores
Genera el archivo de texto *_Errores.txt. Tal archivo listará los errores y advertencias detectados durante el proceso de generación de resultados (por ejemplo coordenadas no encontradas en el país, valores inválidos para cierto parámetro, etc.).
7.2   Archivo de Resultados Generales
 
Es un archivo Excel nombrado *_Resultados Generales_SISMO.xls que muestra la información de resultados indicando la fecha de creación, fecha de corte, los archivos analizados, valores asegurables, primas y PML.
7.3   Archivo de Resultados por ubicación
Es un archivo Excel nombrado *_Resultados por ubicacion_SISMO.xls y muestra la información referente a las primas por cada uno de los incisos. Cada registro de este archivo está integrado por datos identificados por las siguientes columnas:
NUMREG: Número de registro
Es el número de registro descrito en el capítulo 4.1 Datos de referencia que corresponde al campo NUM_REGISTRO
ZAGR: Zona de agrupación.
Este campo indica la zona de agrupación a la que pertenece cada uno de los registros evaluados. Esta zona de agrupación es la combinación del estado y zona sísmica, como se muestra en la tabla:
ZONA DE AGRUPACIÓN
ZAGR
CLAVE ESTADO
NOMBRE ESTADO
ZONA SISMICA
Zona_01
1
Aguascalientes
A
Zona_02
2
Baja California
B
Zona_03
2
Baja California
C
Zona_04
3
Baja California Sur
B
Zona_05
4
Campeche
A
Zona_06
4
Campeche
B
Zona_07
5
Coahuila
A
Zona_08
6
Colima
D
Zona_09
7
Chiapas
D
Zona_10
8
Chihuahua
A
Zona_11
9
Distrito Federal
E
Zona_12
9
Distrito Federal
F
Zona_13
9
Distrito Federal
G
Zona_14
9
Distrito Federal
H1
Zona_15
9
Distrito Federal
H2
Zona_16
10
Durango
A
Zona_17
11
Guanajuato
B
Zona_18
12
Guerrero
C
Zona_19
12
Guerrero
D
Zona_20
12
Guerrero
I
Zona_21
12
Guerrero
J
Zona_22
12
Guerrero
K
Zona_23
13
Hidalgo
B
 
Zona_24
14
Jalisco
B
Zona_25
14
Jalisco
C
Zona_26
14
Jalisco
D
Zona_27
15
México
B
Zona_28
15
México
B1
Zona_29
16
Michoacán
B
Zona_30
16
Michoacán
C
Zona_31
16
Michoacán
D
Zona_32
17
Morelos
B
Zona_33
18
Nayarit
B
Zona_34
19
Nuevo León
A
Zona_35
20
Oaxaca
C
Zona_36
20
Oaxaca
D
Zona_37
21
Puebla
B
Zona_38
22
Querétaro
B
Zona_39
23
Quintana Roo
A
Zona_40
24
San Luis Potosí
A
Zona_41
25
Sinaloa
B
Zona_42
26
Sonora
B
Zona_43
26
Sonora
C
Zona_44
27
Tabasco
B
Zona_45
28
Tamaulipas
A
Zona_46
29
Tlaxcala
B
Zona_47
30
Veracruz
A
Zona_48
30
Veracruz
B
Zona_49
30
Veracruz
C
Zona_50
31
Yucatán
A
Zona_51
32
Zacatecas
A
 
El dato "ZAGR" no se ingresa directamente en la tabla "TB_Incisos", sino que utiliza los datos de ubicación de cada uno de los registros de la cartera para obtenerla. Los datos que toma como referencia para obtener la zona de agrupación son el código postal y las coordenadas geográficas estos últimos fueron descritos en el capítulos 4.3 Datos de localización que corresponden a CODIGO_LOCALIZACION, LONGITUD y LATITUD
VALASEG: Valor asegurable
Es el total de los valores expuestos para Inmueble, contenidos, perdidas consecuenciales y convenio expreso
VALRET: Valor retenido
Se refiere al monto retenido en la cobertura de daños al inmueble, contenidos, perdidas consecuenciales y convenio expreso neto de la porción cedida en contratos de reaseguro proporcional
PR_T: Prima de riesgo total
Se refiere a la pérdida anual esperada total. Valor promedio de la perdida que se tendría en un año cualquiera, suponiendo que el proceso de ocurrencia de los sismos es estacionario y que las estructuras dañadas se les restituye su resistencia inmediatamente después de un sismo. El valor se muestra en moneda
PR_T_AM: Prima de riesgo total al millar
 
Se refiere a la prima de riesgo total antes mencionada, en este campo el valor se muestra al millar.
PR_R: Prima de riesgo retenida
Se refiere a la pérdida anual esperada retenida por la compañía de seguros, el valor promedio de la perdida retenida que se tendría en un año cualquiera, suponiendo que el proceso de ocurrencia de los sismos es estacionario y que las estructuras dañadas se les restituye su resistencia inmediatamente después de un sismo. El valor se muestra en moneda
PR_R_AM: Prima de riesgo retenida al millar
Se refiere a la prima de riesgo retenida antes mencionada, en este campo el valor se muestra al millar.
PR_T_DEV: Prima total devengada.
Se refiere a la porción de la prima total cuya vigencia ha transcurrido
PR_R_DEV: Prima retenida devengada.
Se refiere a la porción de la prima retenida cuya vigencia ha transcurrido
PR_T_NODEV: Prima total no devengada
Se refiere a la porción de la prima total cuya vigencia falta por transcurrir
PR_R_NODEV: Prima retenida no devengada.
Se refiere a la porción de la prima retenida cuya vigencia falta por transcurrir
PMAX_T: Pérdida máxima total.
Se refiere a las sumas de las pérdidas totales esperadas que se tendría del escenario más crítico.
PMAX_R: Pérdida máxima retenida.
Se refiere a las sumas de las pérdidas retenidas esperadas que se tendría del escenario más crítico.
Las columnas anteriores son las que se incluyen de manera predeterminada, es importante mencionar que también se puede agregar información de la cartera evaluada que el usuario requiera, ya que el sistema muestra en pantalla todos los campos de la cartera de los cuales hay que seleccionar los campos que se escribirán en este archivo de resultados.
Capítulo 2: Descripción de tipos estructurales
1.    Descripción de tipos estructurales
Los 24 tipos estructurales indicados en la tabla "Información de nombres de tipos estructurales", dentro del Capítulo 5 - Descripción de campos del Sistema R, se basan en cinco tipos principales: estructuras de muros, marcos, losa plana, estructuras prefabricada y estructuras para uso industrial. Como se verá más adelante, es posible que un tipo estructural sea de una combinación de más de uno de estos cinco tipos.
Cabe recordar que en la tabla TB_Incisos, es obligatorio indicar el tipo estructural de los edificios o naves industriales dentro del campo CLASE_SISMO, y con base a este dato se propondrá la función de vulnerabilidad correspondiente. Es por eso que se debe de indicar de manera acertada este dato para no sobre o subestimar su pérdida.
MUROS
SMex_Muros_01
Descripción: Muros de carga de mampostería. Sistema estructural tradicional para casas habitación, se compone principalmente de muros hechos con materiales como tabique recosido, tabicón, tabique de barro (macizo o hueco) y roca natural, entre otros, unidos con mortero. Los muros pueden estar confinados por dalas y castillos.
 

Figura A-1. Aunque este tipo estructural predomina en casa habitación, también se observa en construcciones para uso industrial
MARCOS (COLUMNAS Y TRABES)
SMex_Marcos_01
Descripción: Marcos de concreto. Sistema estructural construido principalmente por marcos de concreto reforzado, fabricados en situ, que se forman por la combinación vigas horizontales que forman el cabezal y columnas laterales, todo unido rígidamente. Debajo del marco no hay elementos estructurales que le ayuden a soportar las cargas, en ocasiones los marcos tienen muros divisorios de materiales ligeros o de mampostería pero desligados del marco que no contribuyen a la capacidad de resistencia de la estructura.

Figura A-2. Tipo estructural con columnas y trabes de concreto reforzado
 
SMex_Marcos_02
Descripción: Marcos de concreto con muros de concreto. Estructuras basadas principalmente en marcos de concreto reforzado (combinación de columnas y vigas) y muros de concreto reforzado, ambos fabricados en situ. Las cargas de gravedad son transportadas por las columnas y las fuerzas sísmicas laterales son resistidas por los marcos y muros.

Figura A-3. Tipo estructural con columnas, trabes y muros de concreto reforzado
SMex_Marcos_03
Descripción: Marcos de concreto contraventeado. Sistema estructural construido principalmente por marcos de concreto reforzado, fabricados en situ, que se forman por la combinación vigas horizontales que forman el cabezal y columnas laterales, todo unido rígidamente. El marco está reforzado exteriormente por uno o varios elementos diagonales de acero (contraventeos) que unen las equinas contrarias superior e inferior del marco, para darle a éste mayor resistencia lateral.

Figura A-4. Columnas y trabes de concreto con contraventeo: Izq. diagonales en el exterior y Der. diagonales en el interior
SMex_Marcos_04
 
Descripción: Marcos de Acero. Sistema estructural construido principalmente por marcos de acero que se forman por la combinación vigas horizontales que forman el cabezal y columnas laterales. Debajo del marco no hay elementos estructurales que le ayuden a soportar las cargas, en ocasiones los marcos tienen muros divisorios de materiales ligeros o de mampostería pero desligados del marco que no contribuyen a la capacidad de resistencia de la estructura.

Figura A-5. Columnas y trabes de acero estructural
SMex_Marcos_05
Descripción: Marcos de acero contraventeado. Sistema estructural construido principalmente por marcos de acero que se forman por la combinación vigas horizontales que forman el cabezal y columnas laterales. El marco está reforzado exteriormente por uno o varios elementos diagonales también de acero (contraventeos) que unen las equinas contrarias superior e inferior del marco, para darle a éste mayor resistencia lateral.

Figura A-6. Columnas y trabes de acero estructural con diagonales de acero
SMex_Marcos_06
 
Descripción: Marcos de acero con muros de concreto. Estructuras basadas principalmente en marcos de acero (combinación de columnas y vigas) y muros de concreto reforzado. Las cargas de gravedad son transportadas por las columnas y las fuerzas sísmicas laterales son resistidas por los marcos y muros.

Figura A-7. Columnas y trabes de acero estructural con muros de concreto
LOSAS PLANAS
SMex_LosaPlana_01
Descripción: Losas planas de concreto con columnas de concreto. Estructuras que no tienen trabes o vigas en su sistema estructural, así que su sistema de piso está apoyado directamente sobre las columnas de concreto reforzado fabricadas en situ. Estas estructuras son flexibles y vulnerables a acciones sísmicas.
SMex_LosaPlana_02
Descripción: Losas planas de concreto con columnas y muros de concreto. Estructuras que no tienen trabes o vigas en su sistema estructural, así que su sistema de piso está apoyado directamente sobre las columnas y muros de concreto reforzado fabricados en situ.
SMex_LosaPlana_03
Descripción: Losas planas de concreto con columnas y muros de concreto con contraventeo. Estructuras que no tienen trabes o vigas en su sistema estructural, así que su sistema de piso está apoyado directamente sobre las columnas y muros de concreto reforzado fabricadas en situ. El sistema está reforzado exteriormente por uno o varios elementos diagonales de acero (contraventeos) que unen las equinas contrarias superior e inferior de las columnas de concreto de un entrepiso a otro, para darle a éste mayor resistencia lateral.
SMex_LosaPlana_04
Descripción: Losas planas de concreto con muros de concreto. Sistema estructural que está formado principalmente por muros de concreto reforzado fabricados en situ y que su sistema de piso está apoyado directamente sobre muros de concreto.
 

Figura A-8. Losas planas de concreto con columnas de concreto: Izq. losa plana y Der. losa reticular
ESTRUCTURA PREFABRICADA
SMex_Prefabricada_01
Descripción: Estructura prefabricada de concreto. Sistema estructural hecho a base de piezas (trabes, columnas, muros, etc.) de concreto armado, las cuales tienen la característica de ser fabricadas en serie fuera de su ubicación final y de su posición definitiva. Las piezas se conjuntan mediante maniobras de montaje precisa y llegan a conforman el todo o la mayor parte de un edificio o construcción.

Figura A-9. Estructuras prefabricadas
INDUSTRIALES CON CUBIERTA LIGERA
SMex_Industrial_01
Descripción: Industrial con cubierta ligera con claros pequeños no rigidizada. Este sistema estructural es principalmente para naves industriales de diversos materiales (acero, concreto, mampostería, etc.) su estructura está hecha a base de marcos (vigas y columnas). Su cubierta es ligera y está constituida por alguno de los siguientes materiales: lámina metálica, lámina traslucida, lámina de asbesto, sistemas prefabricados de láminas y aislantes térmicos y láminas engargoladas. La longitud de los claros que cubren los marcos principales es de una distancia no mayor de 7m. Estas estructuras no están reforzadas lateralmente con algún elemento estructural como pueden ser muros (concreto, acero, mampostería, etc.) o diagonales de acero (contraventeos).
SMex_Industrial_02
Descripción: Industrial con cubierta ligera con claros pequeños rigidizada. Este sistema estructural es principalmente para naves industriales de diversos materiales (acero, concreto, mampostería, etc.) su estructura está hecha a base de marcos (vigas y columnas). Su cubierta es ligera y está constituida por alguno de los siguientes materiales: lámina metálica, lámina traslucida, lámina de asbesto, sistemas prefabricados de láminas y aislantes térmicos y láminas engargoladas. La longitud de los claros que cubren los marcos principales es de una distancia no mayor de 7m. Los marcos de estas estructuras están reforzados con elementos estructurales como muros (concreto, acero, mampostería, etc.) o diagonales de acero (contraventeos).
 
SMex_Industrial_03
Descripción: Industrial con cubierta ligera con claros medianos no rigidizada. Este sistema estructural es principalmente para naves industriales de diversos materiales (acero, concreto, mampostería, etc.) su estructura está hecha a base de marcos (vigas y columnas). Su cubierta es ligera y está constituida por alguno de los siguientes materiales: lámina metálica, lámina traslucida, lámina de asbesto, sistemas prefabricados de láminas y aislantes térmicos y láminas engargoladas. La longitud de los claros que cubren los marcos principales es de una distancia entre 7m y 12m. Estas estructuras no están reforzadas lateralmente con algún elemento estructural como pueden ser muros (concreto, acero, mampostería, etc.) o diagonales de acero (contraventeos).
SMex_Industrial_04
Descripción: Industrial con cubierta ligera con claros medianos rigidizada. Este sistema estructural es principalmente para naves industriales de diversos materiales (acero, concreto, mampostería, etc.) su estructura está hecha a base de marcos (vigas y columnas). Su cubierta es ligera y está constituida por alguno de los siguientes materiales: lámina metálica, lámina traslucida, lámina de asbesto, sistemas prefabricados de láminas y aislantes térmicos y láminas engargoladas. La longitud de los claros que cubren los marcos principales es de una distancia entre 7m y 12m. Los marcos de estas estructuras están reforzados con elementos estructurales como muros (concreto, acero, mampostería, etc.) o diagonales de acero (contraventeos).
SMex_Industrial_05
Descripción: Industrial con cubierta ligera con claros grandes no rigidizada. Este sistema estructural es principalmente para naves industriales de diversos materiales (acero, concreto, mampostería, etc.) su estructura está hecha a base de marcos (vigas y columnas). Su cubierta es ligera y está constituida por alguno de los siguientes materiales: lámina metálica, lámina traslucida, lámina de asbesto, sistemas prefabricados de láminas y aislantes térmicos y láminas engargoladas. La longitud de los claros que cubren los marcos principales es de una distancia mayor de 12m. Estas estructuras no están reforzadas lateralmente con algún elemento estructural como pueden ser muros (concreto, acero, mampostería, etc.) o diagonales de acero.
SMex_Industrial_06
Descripción: Industrial con cubierta ligera con claros grandes rigidizada. Este sistema estructural es principalmente para naves industriales de diversos materiales (acero, concreto, mampostería, etc.) su estructura está hecha a base de marcos (vigas y columnas). Su cubierta es ligera y está constituida por alguno de los siguientes materiales: lámina metálica, lámina traslucida, lámina de asbesto, sistemas prefabricados de láminas y aislantes térmicos y láminas engargoladas. La longitud de los claros que cubren los marcos principales es de una distancia mayor de 12m. Los marcos de estas estructuras están reforzados con elementos estructurales como muros (concreto, acero, mampostería, etc.) o diagonales de acero (contraventeos).

Figura A-10. Industriales de cubierta ligera: Izq. no rigidizada y Der. rigidizada
INDUSTRIALES CON CUBIERTA PESADA
SMex_Industrial_07
Descripción: Industrial con cubierta pesada con claros pequeños no rigidizada. Este sistema estructural es principalmente para naves industriales de diversos materiales (acero, concreto, mampostería, etc.) su estructura está hecha a base de marcos (vigas y columnas). Su cubierta es pesada y está constituida por alguno de los siguientes elementos: losas de concreto, elementos prefabricados de concreto y láminas tipo losa acero con capa de compresión de concreto, entre otros. La longitud de los claros que cubren los marcos principales es de una distancia no mayor de 7m. Estas estructuras no están reforzadas lateralmente con algún elemento estructural como pueden ser muros (concreto, acero, mampostería, etc.) o diagonales de acero (contraventeos).
 
SMex_Industrial_08
Descripción: Industrial con cubierta pesada con claros pequeños rigidizada. Este sistema estructural es principalmente para naves industriales de diversos materiales (acero, concreto, mampostería, etc.) su estructura está hecha a base de marcos (vigas y columnas). Su cubierta es pesada y está constituida por alguno de los siguientes elementos: losas de concreto, elementos prefabricados de concreto y láminas tipo losa acero con capa de compresión de concreto, entre otros. La longitud de los claros que cubren los marcos principales es de una distancia no mayor de 7m. Los marcos de estas estructuras están reforzados con elementos estructurales como muros (concreto, acero, mampostería, etc.) o diagonales de acero (contraventeos).
SMex_Industrial_09
Descripción: Industrial con cubierta pesada con claros medianos no rigidizada. Este sistema estructural es principalmente para naves industriales de diversos materiales (acero, concreto, mampostería, etc.) su estructura está hecha a base de marcos (vigas y columnas). Su cubierta es pesada y está constituida por alguno de los siguientes elementos: losas de concreto, elementos prefabricados de concreto y láminas tipo losa acero con capa de compresión de concreto, entre otros. La longitud de los claros que cubren los marcos principales es de una distancia entre 7m y 12m. Estas estructuras no están reforzadas lateralmente con algún elemento estructural como pueden ser muros (concreto, acero, mampostería, etc.) o diagonales de acero (contraventeos).
SMex_Industrial_10
Descripción: Industrial con cubierta pesada con claros medianos rigidizada. Este sistema estructural es principalmente para naves industriales de diversos materiales (acero, concreto, mampostería, etc.) su estructura está hecha a base de marcos (vigas y columnas). Su cubierta es pesada y está constituida por alguno de los siguientes elementos: losas de concreto, elementos prefabricados de concreto y láminas tipo losa acero con capa de compresión de concreto, entre otros. La longitud de los claros que cubren los marcos principales es de una distancia entre 4m y 8m. Los marcos de estas estructuras están reforzados con elementos estructurales como muros (concreto, acero, mampostería, etc.) o diagonales de acero (contraventeos).
SMex_Industrial_11
Descripción: Industrial con cubierta pesada con claros grandes no rigidizada. Este sistema estructural es principalmente para naves industriales de diversos materiales (acero, concreto, mampostería, etc.) su estructura está hecha a base de marcos (vigas y columnas). Su cubierta es pesada y está constituida por alguno de los siguientes elementos: losas de concreto, elementos prefabricados de concreto y láminas tipo losa acero con capa de compresión de concreto, entre otros. La longitud de los claros que cubren los marcos principales es de una distancia mayor de 12m. Estas estructuras no están reforzadas lateralmente con algún elemento estructural como pueden ser muros (concreto, acero, mampostería, etc.) o diagonales de acero.
SMex_Industrial_12
Descripción: Industrial con cubierta pesada con claros grandes rigidizada. Este sistema estructural es principalmente para naves industriales de diversos materiales (acero, concreto, mampostería, etc.) su estructura está hecha a base de marcos (vigas y columnas). Su cubierta es pesada y está constituida por alguno de los siguientes elementos: losas de concreto, elementos prefabricados de concreto y láminas tipo losa acero con capa de compresión de concreto, entre otros. La longitud de los claros que cubren los marcos principales es de una distancia mayor de 12m. Los marcos de estas estructuras están reforzados con elementos estructurales como muros (concreto, acero, mampostería, etc.) o diagonales de acero (contraventeos).

____________________________
 
ANEXO 5.1.6-a.
BASES TÉCNICAS PARA EL CÁLCULO DE LA PRIMA DE RIESGO Y DE LA PÉRDIDA MÁXIMA
PROBABLE DE LOS SEGUROS DE HURACÁN Y OTROS RIESGOS HIDROMETEOROLÓGICOS
La prima de riesgo y la pérdida máxima probable correspondiente a la cartera de pólizas en vigor de los seguros de huracán y/u otros riesgos hidrometeorológicos, deberán estimarse mediante el procedimiento técnico e información que se indican a continuación.
PARTE I
DE LAS BASES TÉCNICAS PARA LA DETERMINACIÓN DE LA PRIMA DE RIESGO Y LA PÉRDIDA MÁXIMA PROBABLE PARA LOS SEGUROS DE HURACÁN Y/U OTROS RIESGOS HIDROMETEOROLÓGICOS
Capítulo 1: Peligros hidrometeorológicos en México
 
 
 
 
 
 
 
Con la aplicación de la ecuación (2.4) se obtuvieron las curvas de daño para cualquier número de niveles en función de las curvas obtenidas para un nivel. Al igual que la expresión para un nivel, esta ecuación tiene como límite de aplicación la altura máxima del inmueble y a partir de este valor la pérdida es constante. En la Figura 2.2 se muestra un ejemplo de las funciones para uno, dos y tres niveles de un hotel tipo.

Figura 2.2 Función de vulnerabilidad ante inundación para un hotel tipo de uno, dos y tres niveles
 
 
La cartera de una compañía de seguros estará, en general, formada por una o más pólizas, y cada póliza por una o más ubicaciones. En la siguiente sección se describen los tipos de póliza considerados, dependiendo de las modalidades de operación del seguro en cada uno de ellos.
3.2 Tipos de póliza considerados
Como ya se indicó en el inciso 3.1, los cálculos sobre las pólizas deben realizarse para cada uno de los escenarios de todos los peligros y cada uno de los escenarios del mismo.
3.2.1 Pólizas individuales
Se trata del caso más común y más simple: a cada póliza corresponde una sola ubicación, por lo que el proceso de ajuste de las pérdidas se lleva a cabo individualmente para cada inmueble en cada uno de los cuatro rubros (edificio, contenidos, pérdidas consecuenciales y bienes bajo convenio expreso). El proceso de ajuste de las pérdidas, es decir, el proceso mediante el que se calcula la pérdida neta total para la compañía de seguros asociada a la póliza, se lleva a cabo de la siguiente manera:
1)    Se determina la pérdida bruta por rubro para cada ubicación.
2)    Se determina la pérdida neta por rubro en cada ubicación mediante la aplicación del efecto del deducible, coaseguro, límite de primer riesgo y retención individual correspondientes a cada rubro. Se hace notar que la retención es única, es decir, el porcentaje de retención es igual para todos los rubros.
3)    Se suman las pérdidas netas para todas las ubicaciones y rubros.
3.2.2 Pólizas colectivas agrupadas
Se trata de una póliza con cobertura en capas que ampara a un grupo de ubicaciones probablemente numeroso y disperso geográficamente. No existen, en este tipo de póliza, deducibles, coaseguros, retenciones o límites de primer riesgo individuales ni por rubro. El proceso de ajuste de las pérdidas en este caso se lleva a cabo de la siguiente manera:
1)    Se determina la pérdida bruta para cada ubicación y rubro.
2)    Se suman las pérdidas brutas de todas las ubicaciones y rubros amparadas por la póliza.
3)    Para determinar la pérdida neta para la compañía de seguros, se aplica sobre esta suma de pérdidas el efecto de una cobertura formada, en general, por una estructura de capas que incluyen sus retenciones y límites.
3.2.3 Pólizas colectivas semi-agrupadas
Se trata de una póliza con cobertura en capas que cubre las pérdidas que resultan en un grupo de ubicaciones después de la aplicación de deducibles y coaseguros individuales y por rubro. El proceso de ajuste de las pérdidas en este caso se lleva a cabo de la siguiente manera:
1)    Se determina la pérdida bruta para cada ubicación y rubro.
2)    Se determina la pérdida semi-neta en cada ubicación y rubro mediante la aplicación del efecto de deducible y coaseguro individuales; no existen, para este tipo de póliza, límites de primer riesgo ni retenciones individuales.
3)    Se suman las pérdidas semi-netas de todas las ubicaciones amparadas por la póliza.
4)    Sobre esta suma de pérdidas semi-netas se aplica el efecto de una cobertura formada, en general, por una estructura de capas que incluye retenciones y límites.
3.3 Cálculo de pérdida bruta de una edificación individual y para un rubro específico
En general, las pérdidas que se presentan durante un escenario hidrometeorológico en una ubicación dependen de las experimentadas en edificio, contenidos, consecuenciales y bienes bajo convenio expreso. Llamaremos , a las pérdidas brutas que se presentan en los rubros respectivos, expresadas como una fracción de los valores asegurados correspondientes. Llamaremos a las pérdidas así expresadas pérdidas relativas.
 
 
 
 
(Continúa en la Tercera Sección)
 
 

En el documento que usted está visualizando puede haber texto, caracteres u objetos que no se muestren debido a la conversión a formato HTML, por lo que le recomendamos tomar siempre como referencia la imagen digitalizada del DOF o el archivo PDF de la edición.