alerta Si el documento se presenta incompleto en el margen derecho, es que contiene tablas que rebasan el ancho predeterminado. Si es el caso, haga click aquí para visualizarlo correctamente.
 
DOF: 28/06/2017
MODELO Educativo para la Educación Obligatoria

MODELO Educativo para la Educación Obligatoria.

Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos Mexicanos.- Secretaría de Educación Pública.

Modelo Educativo para la Educación Obligatoria
Educar para la libertad y la creatividad
CONTENIDO
Siglas y acrónimos
Presentación
Resumen Ejecutivo
Introducción
I.     EL PLANTEAMIENTO CURRICULAR
I.1    La vigencia del humanismo
I.2    Los desafíos de la sociedad del conocimiento
I.3    Los avances en el campo de la investigación educativa y el aprendizaje
I.4    El planteamiento curricular de la educación obligatoria
I.5    Ambientes propicios para el aprendizaje
I.6    Principios pedagógicos de la labor docente
II.    LA ESCUELA AL CENTRO DEL SISTEMA EDUCATIVO
II.1   Hacia un escuela que favorezca la cultura del aprendizaje
II.2   La escuela como una comunidad con autonomía de gestión
II.3   Asistencia, acompañamiento y supervisión pedagógica
II.4   Participación social en la educación
II.5   Infraestructura, equipamiento y conectividad
III.    FORMACIÓN Y DESARROLLO PROFESIONAL DE LOS MAESTROS
III.1  Desafíos para los docentes del siglo XXI
III.2  La docencia como profesión
III.3  Formación continua para docentes
III.4  Formación inicial
IV.   INCLUSIÓN Y EQUIDAD
IV.1  Un planteamiento curricular incluyente
IV.2  Condiciones equitativas para las escuelas
IV.3  Atención a niños, niñas y jóvenes indígenas e hijas e hijos de jornaleros agrícolas migrantes
IV.4  Transición de la educación especial a la educación inclusiva
IV.5  Igualdad de género en el sistema educativo
IV.6  Becas, segundas oportunidades y otros esfuerzos focalizados para fomentar trayectorias educativas completas
 
V.    LA GOBERNANZA DEL SISTEMA EDUCATIVO
V.1  La colaboración entre ámbitos de gobierno
V.2  El papel del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE)
V.3  La relación entre la autoridad educativa y el magisterio
V.4  El poder legislativo
V.5  Participación de las familias en la educación
V.6  El CONAPASE
V.7  Organizaciones de la Sociedad Civil, academia y sector productivo
V.8  La administración del sistema educativo
REFLEXIONES FINALES: UN MODELO EDUCATIVO PARA EL SIGLO XXI
Referencias
ANEXO
·   Glosario
CUADROS
Cuadro 1. Rasgos esperados del estudiante al término de cada nivel educativo
Cuadro 2. Principales innovaciones del Modelo Educativo
Cuadro 3. Habilidades socioemocionales
Cuadro 4. Autonomía curricular en la educación básica
Cuadro 5. Ejemplo de movilización de principios pedagógicos
Cuadro 6. Calendario Escolar Flexible
Cuadro 7. Autonomía de Gestión Escolar
Cuadro 8. El Sistema de Información y Gestión Educativa (SIGED)
Cuadro 9. Servicio de Asistencia Técnica a la Escuela (SATE)
Cuadro 10. Los padres de familia y su corresponsabilidad para poner a la escuela al centro del sistema educativo.
Cuadro 11. Vinculación de la educación media superior con el Sector Productivo.
Cuadro 12. @prende 2.0
Cuadro 13. Escuelas al CIEN
Cuadro 14. Servicio Profesional Docente
Cuadro 15. Consejo Nacional de Fomento Educativo (CONAFE)
Cuadro 16. Mecanismo de Coordinación Regional en Materia Educativa
Cuadro 17. Sistema Nacional de Evaluación Educativa
ILUSTRACIONES
lustración 1. Componentes curriculares de la educación básica
Ilustración 2. Marco Curricular Común
Ilustración 3. Esquema de organización curricular de la educación obligatoria
Ilustración 4. Estrategia Nacional de Formación Continua
Ilustración 5. Relación entre el fortalecimiento de las instituciones formadoras, la formación de docentes y estudiantes del SEN.
Ilustración 6. Esquemas de movilidad docente y estudiantil de las Escuelas Normales.
Ilustración 7. Organización de los Consejos de Participación Social en la Educación
 
Siglas y acrónimos
AEL
Autoridad Educativa Local
ANMEB
Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica
ATP
Asesor Técnico Pedagógico
CAPFCE
CIDE
CONAGO
CONALEP
Comité Administrador del Programa Federal de Construcción de Escuelas
Centro de Investigación y Docencia Económicas
Conferencia Nacional de Gobernadores
Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica
CONALITEG
Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos
CONAPASE
CTE
CTZ
Consejo Nacional para la Participación Social en la Educación
Consejos Técnicos Escolares
Consejos Técnicos de Zona
DOF
EB
Diario Oficial de la Federación
Educación Básica
ECEMS
Espacio Común de la Educación Media Superior
EMS
Educación Media Superior
ENLACE
Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares
EXCALE
Examen para la Calidad y el Logro Educativo
INEA
Instituto Nacional para la Educación de los Adultos
INEE
Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación
INEGI
INIFED
Instituto Nacional de Estadística y Geografía
Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa
LGE
Ley General de Educación
LGSPD
Ley General del Servicio Profesional Docente
MCC
Marco Curricular Común
MEVyT
Modelo de Educación para la Vida y el Trabajo
PIPE
Programa Interdisciplinario sobre Política y Prácticas Educativas
PISA
Programa para la Evaluación Internacional de los Estudiantes
PLANEA
Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes
RIEB
Reforma Integral de Educación Básica
RIEMS
Reforma Integral de la Educación Media Superior
SATE
Servicio de Asistencia Técnica a la Escuela
SEN
Sistema Educativo Nacional
SEP
Secretaría de Educación Pública
SIGED
Sistema de Información y Gestión Educativa
SINEMS
Sistema Nacional de Educación Media Superior
SNB
SNEE
Sistema Nacional de Bachillerato
Sistema Nacional de Evaluación Educativa
SNTE
Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación
SPD
Servicio Profesional Docente
STEM
Science, Technology, Engineering y Mathematics que en español se traduce como Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas.
TIC
UNAM
Tecnologías de la Información y la Comunicación
Universidad Nacional Autónoma de México
 
Presentación
En diciembre de 2012, las principales fuerzas políticas del país pusieron en marcha un proceso de profunda transformación: la Reforma Educativa. Esta reforma elevó a nivel Constitucional la obligación del Estado Mexicano de mejorar la calidad y la equidad de la educación, es decir que todos los estudiantes se formen integralmente y logren los aprendizajes que necesitan para desarrollar con éxito sus proyectos de vida en un mundo globalizado, como lo exige la sociedad del siglo XXI.
Como parte de la Reforma, tal como lo mandata el artículo 12º transitorio de la Ley General de Educación, se realizó una revisión del modelo educativo en su conjunto, que incluyó los planes y programas, los materiales y los métodos educativos.
Este replanteamiento inició en el primer semestre de 2014, con 18 foros de consulta regionales sobre el modelo educativo vigente, seis de ellos sobre la educación básica, e igual número para la educación media superior y educación normal. Adicionalmente, se realizaron tres reuniones nacionales en las cuales se presentaron las conclusiones del proceso. En total, participaron más de 28,000 personas y se recibieron cerca de 15,000 documentos con propuestas.(1)
Con estas estas aportaciones, en julio de 2016 la SEP presentó un planteamiento para la actualización del modelo educativo, compuesto de tres documentos:
1.     Carta sobre los Fines de la Educación en el Siglo XXI. Expone de manera breve qué mexicanas y mexicanos se buscan formar con el nuevo Modelo Educativo.
2.     Modelo Educativo 2016. Explica, en cinco grandes ejes, el modelo que se deriva de la Reforma Educativa, es decir la forma en que se propone articular los componentes del sistema para lograr el máximo logro de aprendizaje de niñas, niños y jóvenes.
3.     Propuesta Curricular para la Educación Obligatoria 2016. Contiene un planteamiento curricular para la educación básica y la media superior, y abarca tanto la estructura de los contenidos educativos como los principios pedagógicos que la sustentan.
A partir de la convicción de que el mejoramiento de la educación es un desafío que requiere de la participación de todos y de que un modelo educativo tiene que conformarse como una política de Estado, la SEP sometió los tres documentos al análisis y discusión de todos los actores involucrados en la educación. Esta consulta buscó el fortalecimiento de las propuestas, y se llevó a cabo del 20 de julio al 30 de septiembre, en las siguientes modalidades:
-      15 foros nacionales con más de 1,000 representantes de distintos sectores: la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO), el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), la Cámara de Senadores, la Cámara de Diputados, organizaciones de la sociedad civil, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), directores de escuelas normales, académicos, especialistas en política educativa, empresarios, la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), el Consejo Nacional de Participación Social en la Educación (CONAPASE), directores de escuelas particulares, hablantes de lenguas indígenas, y niñas, niños y jóvenes.
·   Más de 200 foros estatales en las 32 entidades federativas con casi 50,000 asistentes.
·   Discusiones en los Consejos Técnicos Escolares de la educación básica, de los cuales más de 17,400 colectivos docentes compartieron sus comentarios a través del portal dispuesto para este objetivo.
·   Discusiones en las Academias de la educación media superior, en las que participaron 12,800 colectivos docentes.
Una consulta en línea con más de 1.8 millones de visitas y 50,000 participaciones. Este proceso de consulta permitió una amplia y comprometida participación social de niñas, niños y jóvenes, docentes, madres y padres de familia, académicos y representantes de distintos sectores de la sociedad, así como de las propias autoridades educativas. En total, se capturaron más de 81, 800 registros, 298, 200 comentarios y 28 documentos externos elaborados por distintas instituciones. El Programa Interdisciplinario sobre Política y Prácticas Educativas (PIPE) del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) recopiló, ordenó y sistematizó en un informe las aportaciones, opiniones y propuestas hechas alrededor de los documentos presentados por la SEP.(2)
De forma paralela, el CONAPASE llevó a cabo una consulta en línea para capturar las opiniones de madres y padres de familia.(3) Con el apoyo de las autoridades educativas locales, se obtuvieron más de 28,000 respuestas(4) que fueron sistematizadas por el mismo Consejo.
Al término de la consulta, la Carta sobre los Fines de la Educación en el Siglo XXI y el Modelo Educativo 2016 se enriquecieron a partir de las conclusiones recogidas en el informe del CIDE. En el reporte se resumen las aportaciones de miles de personas en las que se reconocieron los aciertos y también se identificaron las áreas de oportunidad de la propuesta.
Entre los principales aciertos se señalaron la introducción de un enfoque humanista; la selección de aprendizajes clave; el énfasis en las habilidades socioemocionales; la descarga administrativa; y el planteamiento de una nueva gobernanza. Entre los principales retos, se informó la necesidad de mejorar la calidad y la articulación entre niveles; la pertinencia real de la formación del docente; la claridad en los objetivos esperados; y la definición del camino a seguir tras la presentación del documento para llevar lo planteado a la práctica.
Todas estas aportaciones contribuyeron a precisar la visión del Modelo Educativo y de los nuevos planes y programas de estudio. En particular, destacan los siguientes puntos que se incorporan en el Modelo:
1.     En la Carta sobre los Fines de la Educación en el Siglo XXI
o     Mejor relación horizontal entre los aprendizajes esperados entre cada nivel educativo y mayor vinculación entre estos y los contenidos de planes y programas de estudio.
o     Mejor gradualidad entre los niveles educativos expresada en los perfiles de egreso para guiar los esfuerzos de padres, docentes y autoridades educativas.
o     Reconocimiento explícito de la educación en lenguas indígenas.
2.     En el Modelo Educativo para la Educación Obligatoria (antes Modelo Educativo 2016)
o     Mejor explicación de las condiciones del sistema educativo que hicieron necesaria la Reforma Educativa. Se explicita el mandato de revisión del modelo educativo que dio lugar a la realización de los foros de 2014, cuyas conclusiones sirvieron para la definición de los fines de la educación y una mejor articulación de los componentes del sistema.
o     Presentación de las principales innovaciones del Modelo Educativo.
o     Articulación explícita de los objetivos, aprendizajes y contenidos de la educación básica y la media superior.
o     Reconocimiento de la diversidad de contextos y modalidades en que se desarrollan las comunidades educativas y sus implicaciones para los planteamientos del Modelo Educativo; tal es el caso de las escuelas rurales, comunitarias, multigrado, telesecundarias y telebachilleratos y, la situación educativa particular de jornaleros agrícolas y niñas, niños y jóvenes migrantes.
o     Fortalecimiento de la perspectiva de inclusión y equidad como un componente transversal del sistema educativo.
o     Mayor reconocimiento de los aciertos del modelo anterior.
o     Mayor hincapié en una formación docente pertinente y de calidad como condición necesaria para la innovación educativa.
o     Presentación de nuevas modalidades de formación para la transformación de las prácticas pedagógicas; así como en la importancia de la formación didáctica en disciplinas específicas.
o     Mayor reconocimiento y fortalecimiento del trabajo colaborativo entre los docentes.
o     Más énfasis en la necesidad de la formación en administración y gestión para los directivos.
o     Reconocimiento de la importancia de delinear una ruta de implementación del Modelo Educativo.
o     Incorporación de explicaciones y descripciones de los componentes clave del currículo, como las habilidades socioemocionales, la autonomía curricular, la autonomía de gestión, la participación social en la educación y la evaluación educativa, entre otros.
o     Definición de los conceptos empleados tanto en la Carta sobre los Fines de la Educación en el Siglo XXI, como en el Modelo Educativo para la Educación Obligatoria.
Sin lugar a dudas, la consolidación del Modelo Educativo a nivel nacional será un proceso gradual y muchos de los cambios aquí planteados requerirán de tiempo para su maduración. No obstante, en continuidad del proceso de transformación que inició con la iniciativa de reforma constitucional en materia educativa el 10 de diciembre de 2012, ha sido posible fortalecer sus bases y encauzar su desarrollo para hacer de la transformación de la educación un proyecto con arraigo nacional.
Resumen Ejecutivo
 
El modelo que se deriva de la Reforma Educativa, es decir, la forma en que se articulan los componentes del sistema, desde la gestión hasta el planteamiento curricular y pedagógico, tiene como fin último una educación de calidad con equidad donde se pongan los aprendizajes y la formación de niñas, niños y jóvenes en el centro de todos los esfuerzos educativos. En cumplimiento del Artículo 12º transitorio de la Ley General de Educación y con base en un proceso de diagnóstico, discusión y deliberación pública, la SEP da a conocer el Modelo Educativo para la Educación Obligatoria, que explica cómo la reorganización del sistema educativo en cinco grandes ejes contribuirá a que niñas, niños y jóvenes de nuestro país desarrollen su potencial para ser exitosos en el siglo XXI.
I. El planteamiento curricular. Se plasma un perfil de egreso, que indica la progresión de lo aprendido desde el preescolar hasta el bachillerato, que implica también el primer ejercicio de articulación formal para la educación obligatoria. A partir de un enfoque humanista, y con base en hallazgos de la investigación educativa, se introducen las directrices del nuevo currículo de la educación básica, el cual se concentra en el desarrollo de aprendizajes clave, es decir, aquellos que contribuyen al desarrollo integral de los estudiantes y que les permiten aprender a lo largo de la vida. Adicional a los campos de la formación académica, se incorpora el desarrollo personal y social de los estudiantes como parte integral del currículo, con énfasis especial en el desarrollo de las habilidades socioemocionales. Al mismo tiempo, se otorga a las escuelas un margen inédito de autonomía curricular, con lo cual podrán adaptar los contenidos educativos a las necesidades y contextos específicos de sus estudiantes y su medio. Finalmente, para la educación media superior se diseñó un proceso de actualización a fin de que el Marco Curricular Común tenga una mejor selección de contenidos y se concrete en el desarrollo de los aprendizajes clave.
II. La Escuela al Centro del Sistema Educativo. Se plantea que la escuela es la unidad básica de organización del sistema educativo y debe enfocarse en alcanzar el máximo logro de aprendizaje de todos sus estudiantes. Por ello, es indispensable, pasar gradualmente de un sistema educativo que históricamente se ha organizado de manera vertical a uno más horizontal para construir un sistema compuesto por escuelas con mayor autonomía de gestión, es decir con más capacidades, facultades y recursos: plantillas de maestros y directivos fortalecidas, liderazgo directivo, trabajo colegiado, menor carga administrativa, infraestructura digna, acceso a las Tecnologías de la Información y la Comunicación, conectividad, un presupuesto propio, asistencia técnico-pedagógica de calidad, y mayor participación de los padres y madres de familia.
III. Formación y desarrollo profesional docente. Se concibe al docente como un profesional centrado en el aprendizaje de sus estudiantes, que genera ambientes de aprendizaje incluyentes, comprometido con la mejora constante de su práctica y capaz de adaptar el currículo a su contexto específico. Para lograrlo, se plantea el Servicio Profesional Docente como un sistema de desarrollo profesional basado en el mérito, anclado en una formación inicial fortalecida, con procesos de evaluación que permiten ofrecer una formación continua pertinente y de calidad.
IV. Inclusión y equidad. El sistema educativo en su conjunto debe eliminar las barreras para el acceso, la participación, la permanencia, el egreso y el aprendizaje de todos los estudiantes. Mediante el reconocimiento de su contexto social y cultural, la educación debe ofrecer las bases para que independientemente de su lengua materna, origen étnico, género, condición socioeconómica, aptitudes sobresalientes o discapacidad de cualquier tipo, los estudiantes cuenten con oportunidades efectivas para el desarrollo de sus potencialidades. La inclusión y la equidad deben ser principios básicos y generales que conduzcan el funcionamiento del sistema, al mismo tiempo que se toman medidas compensatorias para aquellos estudiantes que se encuentran en situación de vulnerabilidad.
V. La gobernanza del sistema educativo. Se definen los mecanismos institucionales para una gobernanza efectiva, basada en la participación de distintos actores y sectores de la sociedad en el proceso educativo y la coordinación entre ellos: el gobierno federal, autoridades educativas locales, el INEE, el sindicato, las escuelas, los docentes, los padres de familia, la sociedad civil y el Poder Legislativo.
La implementación del Modelo Educativo es un proceso a desarrollar de manera gradual, participativa y con la flexibilidad necesaria que tome en cuenta la gran diversidad que caracteriza a México. La meta es clara: que todas las niñas, niños y jóvenes reciban una educación integral de calidad que los prepare para vivir plenamente en la sociedad del siglo XXI.
Introducción
La necesidad de transformar el modelo educativo
Desde inicios del siglo XX hasta nuestros días, el sistema educativo mexicano se caracterizó por su estructura vertical y rígida. Como base de una nación en proceso de reconstrucción, centralizar la educación constituyó un paso indispensable para crear y sostener un sistema que llevara educación a prácticamente todos los rincones del país, y difundir los ideales de la Revolución y los valores del humanismo.(5)
No obstante, a casi un siglo de su diseño original, ese modelo educativo necesita renovarse, ya que no es
compatible con una sociedad cada vez más educada, plural, democrática e incluyente. El modelo no ha permitido reflejar cabalmente, en la organización y en los contenidos educativos, la variedad de perspectivas y culturas que preservan identidades diferentes, reflejo de la diversidad que nos caracteriza como nación.
En 1921, el Presidente Álvaro Obregón fundó la Secretaría de Educación Pública y designó a José Vasconcelos como su primer titular. Vasconcelos había sido el principal promotor de la creación de "un organismo central y provisto de fondos para que exista la posibilidad de una acción educativa, extensa e intensa, capaz de influir en la vida pública. Y [tocaría] a este organismo, generalmente llamado Ministerio de Educación, señalar las orientaciones generales técnicas y políticas de la enseñanza".(6)
En ese momento, el panorama educativo nacional enfrentaba enormes desafíos y carencias: la población del país era primordialmente rural y el analfabetismo era cercano al 70 %. Acorde a esa realidad, Vasconcelos puso en marcha un proyecto educativo que partió de una gran campaña alfabetizadora, la edición de libros de autores clásicos, la fundación de bibliotecas populares y de las Misiones Culturales que buscaban incorporar a la población indígena y al campesinado a la nación. A pesar de su breve gestión como Secretario de Educación Pública (1921-1924), la visión y la determinación de Vasconcelos hicieron posible establecer las bases del sistema educativo y dejar claros los propósitos que lo animarían durante las décadas sucesivas.
Quienes lo sucedieron al frente de la SEP, buscaron dar mayor pertinencia a la educación, para atender las necesidades de los campesinos y favorecer la pedagogía del "aprender haciendo". La multiplicación de este tipo de acciones logró el reconocimiento del modelo conocido como "Escuela Rural Mexicana". Durante el gobierno de Lázaro Cárdenas (1934-1940), se buscó democratizar el acceso a la educación, se impulsó el combate al analfabetismo, y se apoyó la educación rural y la indígena. Además, en este periodo se crearon escuelas vinculadas a centros de producción y se alentó la enseñanza técnica.(7) En 1934, se modificó el artículo constitucional -vigente desde 1917- para establecer el carácter socialista de la educación. Esta polémica reforma también amplió las facultades del gobierno federal, para controlar los distintos niveles del sistema educativo y vigilar el funcionamiento de las escuelas particulares.(8)
Con posterioridad al cardenismo, el Presidente Manuel Ávila Camacho (1940-1946) adoptó una posición más conciliadora. En 1940, se expidió la primera Ley Orgánica de Educación, reglamentaria del artículo 3°, la cual se reformó en poco tiempo (1942) para establecer la unidad de todas las escuelas primarias, rurales, urbanas y semiurbanas, y acabar con las atribuciones que hasta entonces habían tenido las entidades federativas en materia curricular. De esta manera nacieron los planes y programas de estudio nacionales, y únicos, para la primaria.
En 1943, Jaime Torres Bodet recibió el primero de dos nombramientos que tendría a lo largo de su vida como Secretario de Educación Pública. Inspirado en el legado de Vasconcelos, Torres Bodet planteó la extensión de la cobertura educativa a todo el territorio nacional, emprendió de nuevo una campaña de alfabetización y creó el Instituto Federal de Capacitación del Magisterio para impulsar su desarrollo profesional y promover el trabajo docente en el campo.
Paralelamente, en 1944 organizó la Comisión Revisora y Coordinadora de Planes Educativos, Programas de Estudio y Textos Escolares para unificar los planes y programas de primaria, y garantizar un piso mínimo de calidad en la educación. También creó el Comité Administrador del Programa Federal de Construcción de Escuelas (CAPFCE), para atender las crecientes necesidades de infraestructura educativa.
Durante 1946, el Secretario Torres Bodet lideró los trabajos para reformar nuevamente el Artículo constitucional con el fin de suprimir el carácter socialista de la educación, asentar su carácter nacional, y establecer como su fin último el desarrollo armónico de todas las facultades del ser humano a partir del amor a la Patria y los valores fundamentales. Esta reforma fue de la mayor relevancia, ya que dio orientación filosófica certera a la educación nacional hasta nuestros días.
En su segundo periodo al frente de la SEP, durante el gobierno del Presidente Adolfo López Mateos (1958-1964), Torres Bodet introdujo el sentido de la planeación de largo plazo en el quehacer educativo, con el "Plan Nacional para el Mejoramiento y la Expansión de la Educación Primaria", mejor conocido como "Plan de Once Años". Además, creó un instrumento que resultaría primordial para la educación de los mexicanos: el libro de texto gratuito. Con la fundación, en 1959, de la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos, la sociedad tuvo acceso a los libros de texto, no solamente como herramienta para reforzar los contenidos comunes en la educación de todo el país, sino como una medida de equidad y de apoyo a las familias que no tenían recursos para adquirirlos.
A lo largo de las siguientes dos décadas, continuó la expansión de la cobertura educativa, así como con el fortalecimiento jurídico, institucional y operativo del sistema. El incremento acelerado de la población y la urbanización del país dieron lugar a la concentración de enormes recursos en las escuelas urbanas y a un fuerte impulso a la educación tecnológica. Por su parte, en el ámbito rural, aunque hubo avances, entre los que destaca la creación del Consejo Nacional de Fomento Educativo (CONAFE) en 1971, los esfuerzos dirigidos a modificar prácticas, métodos y contenidos de fortalecimiento del ejercicio magisterial, no fueron suficientes para cambiar la lógica del modelo educativo y hacer de la educación un verdadero motor de movilidad social.
En 1973, se estableció la Comisión Coordinadora de la Reforma Educativa con el objetivo de mejorar la educación primaria. Dicha comisión revisó los planes y programas de estudio, así los materiales y contenidos de los libros de texto gratuitos. Asimismo, se realizó un esfuerzo por descentralizar funciones de la SEP a partir de la creación de unidades de servicios regionales en las nueve zonas en las que fue dividido el país. Se publicó una nueva Ley Federal de Educación, en sustitución de la Ley Orgánica de Educación Pública de 1942.(9)
Durante esa misma década, la matrícula de la educación básica continuó su rápido crecimiento. La puesta en marcha de la Telesecundaria a partir de 1969 resultó fundamental para proveer este nivel educativo en el ámbito rural. Para atender la creciente demanda de la educación media superior, se abrieron nuevas opciones como el Colegio de Ciencias y Humanidades de la UNAM, el Colegio de Bachilleres y la preparatoria abierta. Además, se creó el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (CONALEP), con el fin de vincular a los estudiantes con el mundo laboral y se fundó la Universidad Pedagógica Nacional.
En los años ochenta, se fundó el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) y se pretendió avanzar en la descentralización de la educación básica y normal. Era evidente la necesidad de emprender una nueva etapa de desarrollo del sistema educativo y transferir responsabilidades a los gobiernos estatales en la prestación del servicio educativo; sin embargo, ésta se lograría hasta 1992.
A principios de los años noventa, se llevó a cabo la federalización de la educación básica en el marco del Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica (ANMEB). Bajo el nuevo arreglo institucional, la SEP preservó su facultad normativa para el diseño de planes y programas de estudio en la educación básica de todo el país, mientras que los gobiernos estatales asumieron la responsabilidad de operar los servicios educativos, lo cual les permitió atender de manera más cercana las necesidades educativas. No obstante, a pesar de la transferencia de cien mil escuelas de la federación a las autoridades locales, el sistema educativo mantuvo su carácter esencialmente vertical y prescriptivo, sin que se modificaran las prácticas en las aulas.
Durante los primeros años del siglo XXI, se hicieron esfuerzos de renovación curricular y articulación de la educación básica, desde el preescolar (obligatorio desde el 2002) hasta la secundaria (obligatoria desde 1993).(10) En 2011, se planteó la Reforma Integral de Educación Básica (RIEB) como una política de formación integral de los estudiantes a partir de un perfil de egreso con aprendizajes esperados.(11) Sin embargo, estas modificaciones curriculares resultaron superficiales debido a que los cambios necesarios en la gestión del sistema educativo y en la formación de los docentes no fueron suficientes para dar cabida a una verdadera transformación educativa.
La educación media superior se desarrolló, a diferencia de la educación básica, en múltiples subsistemas agrupados en tres grandes categorías: el bachillerato general, el bachillerato tecnológico y, más tarde, la formación profesional técnica. Durante la mayor parte del siglo XX, este nivel educativo tuvo una escasa cobertura que comenzó a acelerarse hasta finales de los años sesenta y, sobre todo, desde inicios de los noventa. En 2008, se diseñó la Reforma Integral de la Educación Media Superior (RIEMS) para impulsar el enfoque de educación por competencias y la articulación de los más de treinta subsistemas educativos, mediante el establecimiento del Marco Curricular Común (MCC) y el Sistema Nacional de Bachillerato (SNB).
Fue en 2012 que se reformó el Artículo constitucional y se estableció la obligatoriedad de la educación media superior. En este momento se planteó como meta alcanzar la cobertura universal para el ciclo escolar 2021-2022.(12) No obstante, a pesar de los avances tanto en materia curricular como en el aumento de la matrícula, las tasas de cobertura en este nivel seguían muy rezagadas respecto a la educación básica y un alto porcentaje de quienes iniciaban sus estudios los abandonaban.(13) Además persisten importantes retos para mejorar la calidad y la pertinencia de este nivel educativo.
Noventa y cinco años después de que Vasconcelos iniciara la construcción del sistema educativo, se ha cumplido en gran medida el propósito original de garantizar educación de manera generalizada a los mexicanos. De 1921 a la fecha, la tasa de analfabetismo se redujo de casi 70% al 5% y la escolaridad promedio de la población aumentó de uno(14) a 9.2 años, mientras que la cobertura de la educación primaria - obligatoria desde 1917- y de la secundaria es prácticamente universal. El sistema educativo mexicano es hoy uno de los más grandes del mundo, con 36.4 millones de estudiantes escolarizados en los diversos tipos, niveles y servicios que lo conforman, más de dos millones de docentes y cerca de 260 mil planteles educativos.(15)
En el siglo XXI, el primer gran desafío del Sistema Educativo Nacional (SEN) es mejorar la calidad de la educación, de manera que, como lo establece el Artículo constitucional, los materiales y métodos educativos, la organización escolar, la infraestructura educativa, y la idoneidad de los docentes y directivos garanticen el máximo logro de aprendizaje de los estudiantes. El bajo desempeño de la mayoría de los estudiantes mexicanos se ha evidenciado de manera reiterada en distintas pruebas, tanto nacionales (EXCALE/ENLACE/PLANEA) como internacionales (PISA), lo que da cuenta de la magnitud del reto.(16)
El segundo gran desafío es reducir las desigualdades estructurales que persisten en el sistema educativo. Estas brechas existen en todos los niveles, ya sea entre modalidades educativas, grupos sociales o regiones,(17) tanto en materia de acceso(18) como en el propio desempeño escolar(19). Estas desigualdades son el resultado de una compleja interacción de causas internas y externas al sistema educativo(20) y atenderlas requiere un esfuerzo transversal, así como medidas compensatorias para apoyar a las poblaciones en condiciones de vulnerabilidad y brindar a las escuelas y a sus comunidades escolares de mejores condiciones para encarar el reto educativo.
Crear un modelo educativo que enfrente estos desafíos y oriente las políticas, estrategias y prácticas de la educación obligatoria,(21) no es posible ni deseable a partir de cero. Por el contrario, se requiere reunir las aportaciones y experiencias que se han producido a lo largo del desarrollo del SEN, con la introducción de nuevos paradigmas que lo fortalezcan, articulen y permitan ponerlo en marcha.
A lo largo de la historia se puede entrever como la SEP, desde su creación, potenció la conducción federal de la educación. A pesar de procesos como la descentralización educativa, las escuelas se han mantenido dirigidas "desde fuera", sin mayor capacidad de decisión, con dificultades para articularse con su entorno e integrar de manera creativa y continua la participación social y, en particular, la de los padres y madres de familia.(22) Por ello, es necesario recordar permanentemente que la política educativa y la enseñanza están vinculadas. De ahí que el nuevo modelo ha de transformar los paradigmas para poner la escuela al centro del SEN, y mantener en todo momento como principal objetivo de todos los esfuerzos, los aprendizajes y el bienestar de niñas, niños y jóvenes de México.
La Reforma Educativa
Conscientes de la importancia de la educación para el futuro del país y de los retos que enfrenta, en diciembre de 2012 el Presidente de la República y las principales fuerzas políticas del país acordaron emprender una profunda Reforma Educativa que definiera como prioridad de todo esfuerzo educativo a las niñas, niños y jóvenes del país. Bajo este nuevo paradigma sería posible transitar hacia una educación de calidad para todos los mexicanos, y abonar a la construcción de un país más justo, libre y próspero.
Para ello, se reformaron los Artículos y 73° constitucionales, se modificó la Ley General de Educación, y se crearon la Ley General de Servicio Profesional Docente y la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).(23) Particularmente, se estableció como mandato que la educación que imparta el Estado sea de calidad, de tal manera que "los materiales y métodos educativos, la organización escolar, la infraestructura educativa, y la idoneidad de los docentes y los directivos garanticen el máximo logro de aprendizaje de los educandos",(24) incorporando, la evaluación como una herramienta clave para la mejora continua.
Al mismo tiempo, la Reforma estableció como obligación constitucional que esta educación de calidad ha de conjugarse con la equidad. Esto significa que todos los estudiantes, sin importar su origen, género o condición socioeconómica, o de discapacidad alguna, deben adquirir los conocimientos, habilidades, actitudes y valores necesarios para integrarse y participar activamente en la sociedad.(25)
Para cumplir con sus objetivos, la Reforma Educativa mandató en el Artículo 12º transitorio de la Ley General de Educación la revisión del Modelo Educativo en su conjunto, es decir de todos los elementos del sistema educativo, e incluyó de manera particular los planes y programas, los materiales y métodos educativos.(26)
La Reforma Educativa también estableció en el Artículo transitorio la obligación de transformar la organización del sistema educativo para fortalecer la autonomía de gestión de las escuelas, es decir, poner a la escuela al centro.
Los fines de la educación
El Modelo Educativo parte de una visión clara de los fines que debe tener la educación en el siglo XXI, y refrenda los principios que la Constitución establece en su Artículo y que la Ley General de Educación desarrolla en sus Artículos y 8º, al igual que los Artículos 57º, 58º y 59º de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes. En un mundo cada vez más interconectado, complejo y desafiante, existen numerosos retos para construir un México más libre, justo y próspero. En este contexto, la educación presenta una gran oportunidad para que cada mexicana y mexicano, y por ende nuestra nación, alcancen su máximo potencial.
 
Para lograrlo, la educación debe buscar la formación integral de todas las niñas, niños y jóvenes,(27) al mismo tiempo que cultive la convicción y la capacidad necesarias para contribuir a la construcción de una sociedad más justa e incluyente. El propósito de la educación básica y la media superior es contribuir a formar ciudadanos libres, participativos, responsables e informados, capaces de ejercer y defender sus derechos, que concurran activamente en la vida social, económica y política de México y el mundo. En otras palabras, el Modelo Educativo busca educar a personas que tengan la motivación y capacidad de lograr su desarrollo personal, laboral y familiar, dispuestas a mejorar su entorno social y natural, así como a continuar con su formación académica y profesional.
De manera más específica, todo egresado de la educación obligatoria debe ser una persona que:
·   Se exprese y comunique correctamente, de forma oral y escrita, con confianza, eficacia y asertividad, tanto en español, como en una lengua indígena, en caso de hablarla; sepa identificar ideas clave en textos para inferir conclusiones; sea capaz de comunicarse en inglés; emplee el pensamiento hipotético, lógico y matemático para formular y resolver problemas cotidianos y complejos; tenga la capacidad de análisis y síntesis; sepa argumentar de manera crítica, reflexiva, curiosa, creativa y exigente; se informe de los procesos naturales y sociales, de la ciencia y la tecnología, para comprender su entorno; sea competente y responsable en el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación; y tenga la capacidad y el deseo de seguir aprendiendo de forma autónoma o en grupo durante el transcurso de su vida.
·   Se conozca y respete a misma, asuma y valore su identidad, reflexione sobre sus propios actos, conozca sus debilidades y fortalezas, confíe en sus capacidades, sea determinada y perseverante; reconozca como iguales en dignidad y en derechos a todos los seres humanos, y sea empática al relacionarse con otras personas y culturas; sepa trabajar en equipo y tenga capacidad de liderazgo; en la solución de conflictos favorezca el diálogo, la razón y la negociación; cuide de su salud física y mental; tome decisiones razonadas y responsables que le permita adaptarse con rapidez y eficiencia a los cambios de su entorno; y sea capaz de diseñar y llevar a la práctica un plan para construir una vida plena.
·   Se oriente y actúe a partir de valores, se comporte éticamente y conviva de manera armónica; conozca y respete la ley; defienda el Estado de Derecho, la democracia y los derechos humanos; promueva la igualdad de género; valore la diversidad étnica, cultural y lingüística de nuestro país y del mundo; conozca las historias que nos unen, nos dan identidad y pertenencia a un territorio, en el marco de un contexto global; sienta amor por México; tenga creatividad y un sentido estético, aprecie la cultura y las artes; cuide el medio ambiente; participe de manera responsable en la vida pública y haga aportaciones al desarrollo sostenible de su comunidad, su país y el mundo.
Estas características deben desarrollarse a lo largo de la educación obligatoria, con metas específicas para cada nivel educativo que orienten los esfuerzos de maestros, padres de familia, estudiantes, autoridades educativas y comunidad, así como de la sociedad en general.
Cuadro 1. PERFIL DE EGRESO DEL ESTUDIANTE AL TÉRMINO DE CADA NIVEL EDUCATIVO
Ámbitos
Al término del
preescolar:
Al término de la
primaria:
Al término de la
secundaria:
Al término de la
educación media
superior:
Lenguaje y comunicación
Expresa emociones,
gustos e ideas en su
lengua materna, sea ésta
el español o una lengua
indígena. Usa el lenguaje
para relacionarse con
otras personas.
Comprende algunas
palabras y expresiones en
inglés.
Comunica sentimientos,
sucesos e ideas tanto de
forma oral como escrita
en su lengua materna,
sea ésta el español o
una lengua indígena; si
es hablante de una
lengua indígena también
se comunica en español,
oralmente y por escrito.
Describe en inglés
aspectos de su pasado y
entorno, así como
necesidades inmediatas.
Utiliza el español para
comunicarse con
eficacia, respeto y
seguridad en distintos
contextos y con
múltiples propósitos. Si
también habla una
lengua indígena, la
emplea de la misma
forma. Describe en
inglés experiencias,
acontecimientos,
deseos, aspiraciones,
opiniones y planes.
Se expresa con claridad en
español de forma oral y
escrita. Identifica las ideas
clave en un texto o
discurso oral e infiere
conclusiones a partir de
ellas, obtiene e interpreta
información y argumenta
con eficacia. Se comunica
en inglés con fluidez y
naturalidad.
 
Pensamiento matemático
Cuenta al menos hasta
20. Razona para
solucionar problemas de
cantidad, construir
estructuras con figuras y
cuerpos geométricos, y
organizar información de
formas sencillas (por
ejemplo, en tablas).
Comprende los
fundamentos y
procedimientos para
resolver problemas
matemáticos y para
aplicarlos en diferentes
contextos. Tiene una
actitud favorable hacia
las matemáticas.
Amplía su
conocimiento de
técnicas y conceptos
matemáticos para
plantear y resolver
problemas con distinto
grado de complejidad,
así como para
proyectar escenarios y
analizar situaciones.
Valora las cualidades
del pensamiento
matemático.
Construye e interpreta
situaciones reales,
hipotéticas o formales que
requieren de la utilización
del pensamiento
matemático. Formula y
resuelve problemas,
aplicando diferentes
enfoques. Argumenta la
solución obtenida de un
problema con métodos
numéricos, gráficos o
analíticos.
 
Exploración y comprensión del mundo natural y social
Muestra curiosidad y
asombro. Explora el
entorno cercano, plantea
preguntas, registra
información, elabora
representaciones sencillas
y amplía su conocimiento
del mundo.
Reconoce algunos
fenómenos del mundo
natural y social que le
generan curiosidad y
necesidad de responder
a preguntas. Los explora
mediante la
investigación, el análisis
y la experimentación.
Conoce las principales
características de
algunas
representaciones y
modelos (por ejemplo,
mapas, esquemas y
líneas del tiempo).
Identifica una variedad
de fenómenos
naturales y sociales,
lee acerca de ellos, se
informa en distintas
fuentes, investiga a
partir de métodos
científicos, formula
preguntas de
complejidad creciente,
realiza análisis y
experimentos.
Sistematiza sus
hallazgos, responde a
sus preguntas y
emplea modelos para
representar los
fenómenos.
Comprende la
relevancia de las
ciencias naturales y
sociales.
Obtiene, registra y
sistematiza información,
consultando fuentes
relevantes, y realiza los
análisis e investigaciones
pertinentes. Comprende la
interrelación de la ciencia,
la tecnología, la sociedad y
el medio ambiente en
contextos históricos y
sociales específicos.
Identifica problemas,
formula preguntas de
carácter científico y
plantea las hipótesis
necesarias para
responderlas.
 
Pensamiento crítico y solución de problemas
Tiene ideas y propone
actividades básicas para
jugar, aprender, conocer
su entorno, solucionar
problemas sencillos y
expresar cuáles fueron los
pasos que siguió para
hacerlo.
Resuelve problemas
aplicando estrategias
diversas: Observa,
analiza, reflexiona y
planea con orden.
Obtiene información que
apoye la solución que
propone. Explica sus
procesos de
pensamiento.
Formula preguntas
para resolver
problemas. Se informa,
analiza y argumenta
las soluciones que
propone y fundamenta
sus conclusiones.
Reflexiona sobre sus
procesos de
pensamiento (por
ejemplo, a través de
bitácoras), se apoya
en organizadores
gráficos (por ejemplo,
tablas o mapas
mentales) para
representarlos y
evalúa su efectividad.
Utiliza el pensamiento
lógico y matemático, así
como los métodos de las
ciencias para analizar y
cuestionar críticamente
fenómenos diversos.
Desarrolla argumentos,
evalúa objetivos, resuelve
problemas, elabora y
justifica conclusiones y
desarrolla innovaciones.
Asimismo, se adapta a
entornos cambiantes.
Habilidades socioemocionales y proyecto de vida
Identifica sus cualidades y
reconoce las de otros.
Muestra autonomía al
proponer ideas para jugar
y aprender de manera
individual y en grupo.
Experimenta satisfacción
al cumplir sus objetivos.
Tiene capacidad de
atención. Identifica y
pone en práctica sus
fortalezas personales
para autorregular sus
emociones y poder
jugar, aprender,
desarrollar empatía y
convivir con otros.
Diseña y emprende
proyectos (por ejemplo,
mejorar sus
calificaciones o practicar
algún pasatiempo) de
corto y medio plazo.
Asume
responsabilidad sobre
su bienestar y el de los
otros y lo expresa al
cuidarse a mismo y
a los demás. Aplica
estrategias para
procurar su bienestar
en el corto, mediano y
largo plazo (por
ejemplo, hacer
ejercicio). Analiza los
recursos que le
permiten transformar
retos en
oportunidades.
Comprende el
concepto de proyecto
de vida para el diseño
de planes personales.
Es autoconsciente y
determinado, cultiva
relaciones interpersonales
sanas, se autorregula,
tiene capacidad de afrontar
la adversidad, actuar con
efectividad y reconoce la
necesidad de solicitar
apoyo. Tiene la capacidad
de construir un proyecto de
vida con objetivos
personales. Fija metas y
busca aprovechar al
máximo sus opciones y
recursos. Toma decisiones
que le generan bienestar
presente, oportunidades, y
sabe lidiar con riesgos
futuros.
 
Colaboración y trabajo en equipo
Participa con interés y
entusiasmo en actividades
individuales y de grupo.
Trabaja de manera
colaborativa. Identifica
sus capacidades, y
reconoce y aprecia las
de los demás.
Reconoce, respeta y
aprecia la diversidad
de capacidades y
visiones al trabajar de
manera colaborativa.
Tiene iniciativa,
emprende y se
esfuerza por lograr
proyectos personales y
colectivos.
Trabaja en equipo de
manera constructiva, y
ejerce un liderazgo
participativo y responsable,
propone alternativas para
actuar y solucionar
problemas. Asume una
actitud constructiva.
Convivencia y ciudadanía
Habla acerca de su
familia, de sus
costumbres y de las
tradiciones, propias y de
otros. Conoce reglas
básicas de convivencia en
la casa y en la escuela.
Desarrolla su identidad
como persona, como
miembro de su
comunidad, el país y el
mundo. Conoce, respeta
y ejerce sus derechos y
obligaciones. Favorece
el diálogo y contribuye a
la convivencia pacífica y
rechaza todo tipo de
discriminación y
violencia.
Se identifica como
mexicano y siente
amor por México.
Reconoce la
diversidad individual,
social, cultural, étnica y
lingüística del país, y
tiene consciencia del
papel de México en el
mundo. Actúa con
responsabilidad social,
apego a los derechos
humanos y respeto a
la ley.
Reconoce que la
diversidad tiene lugar en
un espacio democrático,
con inclusión e igualdad de
derechos de todas las
personas. Entiende las
relaciones entre sucesos
locales, nacionales e
internacionales, valora y
practica la
interculturalidad. Reconoce
las instituciones y la
importancia del Estado de
Derecho.
 
Apreciación y expresión artísticas
Desarrolla su creatividad
e imaginación al
expresarse con recursos
de las artes (por ejemplo,
las artes visuales, la
danza, la música y el
teatro).
Explora y experimenta
distintas
manifestaciones
artísticas. Se expresa de
manera creativa por
medio de elementos de
la música, la danza, el
teatro y las artes
visuales.
Analiza, aprecia y
realiza distintas
manifestaciones
artísticas. Identifica y
ejerce sus derechos
culturales (por
ejemplo, el derecho a
practicar sus
costumbres y
tradiciones). Aplica su
creatividad para
expresarse por medio
de elementos de las
artes (entre ellas, la
música, la danza y el
teatro).
Valora y experimenta las
artes porque le permiten
comunicarse, le aportan un
sentido de identidad y
comprende su contribución
al desarrollo integral de las
personas. Aprecia la
diversidad de las
expresiones culturales.
Atención al cuerpo y la salud
Identifica sus rasgos y
cualidades físicas y
reconoce las de otros.
Realiza actividad física a
partir del juego motor y
sabe que es buena para
la salud.
Reconoce su cuerpo.
Resuelve retos y
desafíos mediante el uso
creativo de sus
habilidades corporales.
Toma decisiones
informadas sobre su
higiene y alimentación.
Participa en situaciones
de juego y actividad
física, procurando la
convivencia sana y
pacífica.
Activa sus habilidades
corporales y las adapta
a distintas situaciones
que se afrontan en el
juego y el deporte
escolar. Adopta un
enfoque preventivo al
identificar las ventajas
de cuidar su cuerpo,
tener una alimentación
correcta y practicar
actividad física con
regularidad.
Asume el compromiso de
mantener su cuerpo sano,
tanto en lo que toca a su
salud física como mental.
Evita conductas y prácticas
de riesgo para favorecer
un estilo de vida activo y
saludable.
 
Cuidado del medio ambiente
Conoce y practica hábitos
para el cuidado del medio
ambiente (como por
ejemplo, recoger y
separar la basura).
Reconoce la importancia
del cuidado del medio
ambiente. Identifica
problemas locales y
globales, así como
soluciones que puede
poner en práctica (por
ejemplo, apagar la luz y
no desperdiciar el agua).
Promueve el cuidado
del medio ambiente de
forma activa. Identifica
problemas
relacionados con el
cuidado de los
ecosistemas y las
soluciones que
impliquen la utilización
de los recursos
naturales con
responsabilidad y
racionalidad. Se
compromete con la
aplicación de acciones
sustentables en su
entorno (por ejemplo,
reciclar y ahorrar agua)
.
Comprende la importancia
de la sustentabilidad y
asume una actitud
proactiva para encontrar
soluciones. Piensa
globalmente y actúa
localmente. Valora el
impacto social y ambiental
de las innovaciones y
avances científicos.
Habilidades digitales
Está familiarizado con el
uso básico de las
herramientas digitales a
su alcance.
Identifica una variedad
de herramientas y
tecnologías que utiliza
para obtener
información, aprender,
comunicarse y jugar.
Compara y elige los
recursos tecnológicos
a su alcance y los
aprovecha con una
variedad de fines de
manera ética y
responsable. Aprende
diversas formas para
comunicarse y obtener
información,
seleccionarla,
analizarla, evaluarla,
discriminarla y
organizarla.
Utiliza las Tecnologías de
la Información y la
Comunicación de forma
ética y responsable para
investigar, resolver
problemas, producir
materiales y expresar
ideas. Aprovecha estas
tecnologías para
desarrollar ideas e
innovaciones.
 
Los principales ejes del Modelo Educativo
El antiguo modelo educativo hizo posible la construcción de un sistema que fue pilar del desarrollo de México en el siglo XX pero, que por su verticalidad y sentido prescriptivo, dejó de ser adecuado para el siglo XXI. En contraste, el nuevo Modelo Educativo identifica a las niñas, niños y jóvenes como la razón de ser y el centro de todos los esfuerzos del SEN, de tal forma que reorganiza todos sus componentes para que todos los estudiantes puedan formarse integralmente.
El planteamiento pedagógico - las prácticas pedagógicas en el aula y el currículo- constituye el primer eje. Con base en un enfoque humanista y los avances de los estudios sobre el aprendizaje, el Modelo plantea un currículo que reconoce los desafíos de la sociedad del conocimiento, y por ello plantea enfocarse en los aprendizajes clave.
Para materializar la propuesta, se propone una reorganización que coloca a la escuela al centro del sistema educativo, ya que en ella convergen los recursos y esfuerzos de los distintos actores, y desde ahí impactan en las aulas y en los estudiantes. Este segundo eje del Modelo conlleva que las comunidades escolares cuenten con mejores condiciones, más apoyo, recursos y acompañamiento para progresivamente desarrollar las capacidades que requieren en el ejercicio responsable de una gestión escolar autónoma.
Al mismo tiempo, hacer realidad el nuevo planteamiento pedagógico en las aulas implica apoyar la formación de docentes- el tercer eje del modelo- no solo para que estén mejor preparados, sino para que sean partícipes en un proceso de desarrollo profesional permanente. Dentro del marco nacional que define la SEP, el objetivo es que los maestros construyan interacciones educativas significativas, con creatividad e innovación, a fin de estimular a los estudiantes a que alcancen los resultados esperados, en condiciones de equidad. Para ello se proyecta la consolidación de los procesos del Servicio Profesional Docente -evaluaciones, promociones, reconocimientos y formación continua-, así como el fortalecimiento de la formación inicial, con el objeto de atraer y retener en el sistema educativo a los mejores maestros.
El cuarto eje del Modelo se orienta a abatir las barreras dentro del sistema educativo que dificultan el aprendizaje y a crear las condiciones necesarias para que este planteamiento pedagógico sea una realidad para todas las niñas, niños y jóvenes de México, independientemente de su lengua, origen étnico y cultural, género, condición socioeconómica o discapacidad. Para ello, todos los elementos del Modelo Educativo -currículo, directores, docentes, padres y madres de familia, infraestructura, presupuesto, procesos, flujos de información, entre otros- deben responder al imperativo de la educación inclusiva y con equidad, como principios intrínsecos de la tarea educativa.
Finalmente, en su quinto eje, el Modelo establece los principios y mecanismos que permitirán una gobernanza efectiva y un funcionamiento adecuado del sistema educativo, dentro de un contexto que se caracteriza por la multiplicidad de los actores involucrados en la educación. Esto incluye, en primer lugar, la colaboración entre el gobierno federal y los gobiernos estatales, pero también la relación entre la autoridad educativa y el magisterio. Asimismo, el Modelo Educativo reconoce la importancia del papel que desempeñan el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), el Poder Legislativo, los padres de familia y otros actores de la sociedad civil.
Cuadro 2. Principales innovaciones del Modelo Educativo
Objetivo
Articula los componentes del sistema educativo. Se orienta hacia lo pedagógico a fin de brindar una educación de calidad y que los estudiantes alcancen su máximo potencial. Las niñas, niños y jóvenes son el centro de todos los esfuerzos educativos.
Fines de la educación
Se formulan de manera explícita para la educación obligatoria en su conjunto. A lo largo del trayecto escolar sirven de guía para estudiantes, docentes, padres, y sociedad en general.
Perfil de egreso de la educación obligatoria
Define una progresión mínima común de lo aprendido para todos los estudiantes de la educación obligatoria, la cual comprende la educación preescolar, primaria, secundaria y la educación media superior.
Selección de contenidos con articulación de aprendizajes esperados
Selección de los aprendizajes clave y su articulación con los contenidos. Incluye una mejor gradación de los logros de aprendizaje esperados, desde el nivel preescolar hasta el medio superior para una mayor relevancia y pertinencia de la educación obligatoria.
Incorporación del desarrollo de habilidades socioemocionales al currículo
Reconocimiento del papel central de las habilidades socioemocionales en el aprendizaje de niñas, niños y jóvenes, así como de la capacidad de las personas para relacionarse y desarrollarse como seres sanos, creativos y productivos.
 
Autonomía curricular en escuela
Cada comunidad escolar tendrá la facultad de diseñar parte del currículo, de acuerdo con las necesidades y los intereses de sus estudiantes y contexto.
Escuela al centro de la gestión del sistema educativo
La escuela se pone al centro del sistema educativo, por ser el espacio más inmediato a la realidad y necesidades de los estudiantes. Al mismo tiempo, los recursos se alinean para apoyar la organización y el funcionamiento de las escuelas y dotarlas de mejores condiciones. A su vez, la escuela centra su actividad en el logro de aprendizaje de todos y cada uno de los estudiantes.
Autonomía de gestión
Mayor autonomía para que la escuela tome decisiones responsables e informadas, orientadas a mejorar, de manera colectiva y en colaboración, la calidad del servicio educativo que ofrece, centrando su actividad en el logro de los aprendizajes de los estudiantes que atiende.
Asistencia, acompañamiento y supervisión pedagógica
Fortalecimiento de las funciones directivas, de supervisión, y de asistencia técnico-pedagógica, para que su orientación sea primordialmente pedagógica. El objetivo es, mediante el Servicio de Asistencia Técnica a la Escuela (SATE), acompañar a los docentes, en lo colectivo e individual, en la concreción curricular, la transformación de su práctica docente, la mejora continua del funcionamiento de la escuela, la evaluación interna de los aprendizajes, y la interpretación de evaluaciones externas.
Nuevos esquemas de formación continua docente
Se emplea la información generada por las evaluaciones docentes para diseñar una formación continua más diversa, pertinente, de calidad y orientada a la mejora de la práctica. Se aprovecha la vinculación con instituciones de educación superior y las TIC. Por otra parte se fortalece la formación continua centrada en la escuela (In situ).
Servicio Profesional Docente basado en el mérito
Consolidación del Servicio Profesional Docente (SPD) como un sistema en el cual el ingreso, la promoción y los estímulos se asignan exclusivamente con base en el mérito profesional.
Transversalidad de la inclusión y equidad
Los componentes del sistema educativo, se orientan a que todas las personas, sin importar su origen, género, condición socioeconómica o discapacidad, reciban una educación de calidad para el máximo logro de aprendizajes, focalizando recursos y esfuerzos en quienes se encuentran en rezago o están en riesgo.
Evaluar para mejorar
Con la creación del Sistema Nacional de Evaluación Educativa (SNEE), encabezado por el INEE, se incorpora la evaluación de todos los componentes del sistema educativo como una herramienta clave para la toma de decisiones y la mejora continua.
Gobernanza
Se reconoce que la educación, sus mecanismos y procesos, son tarea de todos y se explicitan los ámbitos de participación de cada grupo de actores: autoridades educativas locales, el INEE, el magisterio, el poder legislativo, las madres y padres de familia y otros actores de la sociedad civil.
 
I. EL PLANTEAMIENTO CURRICULAR
El nuevo planteamiento curricular implica el reordenamiento y la inclusión de los contenidos, así como la adopción de los métodos necesarios, para lograr la formación integral de las niñas, niños y jóvenes en el contexto del siglo XXI. En un mundo globalizado, plural y en constante cambio, este planteamiento debe aprovechar los avances de la investigación en beneficio de la formación humanista y buscar el equilibrio entre valores universales y la diversidad de identidades nacionales, locales e individuales.(28) Esa relación entre lo mundial y lo local es la clave para que los aprendizajes contribuyan a que cada persona sea capaz de insertarse en las diferentes comunidades a las que puede pertenecer, construir y transformar.(29) Por ello, nuestro sistema educativo debe formar personas conscientes de su individualidad dentro de la comunidad, el país y el mundo.
Hoy en día, el mundo se comprende como un sistema complejo en constante movimiento y desarrollo. A partir del progreso tecnológico y la globalización, la generación del conocimiento se ha acelerado de manera vertiginosa, y las fuentes de información y las vías de socialización se han multiplicado de igual forma. La inmediatez en el flujo informativo que hoy brindan internet y los dispositivos inteligentes, cada vez más presentes en todos los contextos y grupos de edad, era inimaginable hace una década.(30) A su vez estas transformaciones en la construcción, transmisión y socialización del conocimiento han impactado las formas de pensar y relacionarse de las personas. En ese contexto, resulta necesario formar al individuo para que sea capaz de adaptarse a los entornos cambiantes y diversos, desarrolle pensamientos complejos, críticos, creativos, reflexivos y flexibles, y resuelva problemas de manera innovadora.
 
Para lograrlo es importante superar la saturación de contenidos; buscar la interdisciplinariedad y la transversalidad; y mejorar la articulación entre niveles educativos, campos del conocimiento y áreas del desarrollo personal y social. Esta nueva focalización en los aprendizajes clave implica fortalecer en la educación obligatoria los conocimientos, habilidades, actitudes y valores que permiten aprender a aprender, es decir, continuar aprendiendo a lo largo de la vida. El replanteamiento de la organización de los conocimientos promueve su constante relación y evita una concepción del saber limitado a espacios fijos. Al mismo tiempo, busca conciliar las exigencias propias de un proyecto humanista.
1.1 La vigencia del humanismo
La filosofía que orienta al SEN se encuentra expresada en el Artículo de la Carta Magna. La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece que la educación es un derecho que debe tender al desarrollo armónico de los seres humanos. Desde este enfoque humanista, la educación tiene la finalidad de contribuir a desarrollar las facultades y el potencial de todas las personas, en lo cognitivo, físico, social y afectivo, en condiciones de igualdad; para que éstas, a su vez, se realicen plenamente y participen activa, creativa y responsablemente en las tareas que nos conciernen como sociedad, en los planos local y global. De ahí, que sea indispensable identificar los conocimientos, habilidades, actitudes y valores que niñas, niños y jóvenes requieren para alcanzar su pleno potencial.
La vida en sociedad requiere aprender a convivir y supone principios compartidos entre todas las personas. Por lo tanto, la fraternidad y la igualdad, la promoción y el respeto a los derechos humanos, la democracia y la justicia, la equidad, la paz, la inclusión y la no discriminación son principios que deben traducirse en actitudes y prácticas que sustenten, inspiren y legitimen el quehacer educativo. Educar a partir de valores humanistas implica formar en el respeto y la convivencia en la diversidad, en el aprecio por la dignidad humana sin distinción alguna, en las relaciones que promueven la solidaridad, y en el rechazo a todas las formas de discriminación y violencia.
En un planteamiento educativo basado en el humanismo, las escuelas y planteles no cesan de buscar y gestar condiciones y procesos para que todas y todos los estudiantes tengan la oportunidad de aprender. Así, las escuelas deben identificar y hacer uso efectivo de los recursos económicos, humanos y sociales disponibles, con el objetivo de desarrollar el máximo potencial de aprendizaje de cada estudiante en condiciones de igualdad.(31)
Asimismo, además de ser individuos que aprecian y respetan la diversidad, y rechazan y combaten toda forma de discriminación y violencia, es preciso que los estudiantes aprendan a reconocerse como personas que actúan en lo local, forman parte de una sociedad global y plural, y habitan un planeta cuya preservación es responsabilidad de todos. Esta visión se concreta en un contexto de constantes cambios y acelerada transformación de los conocimientos, culturas