DOF: 06/06/2003

Resolución final del examen para determinar las consecuencias de la supresión de la cuota compensatoria definitiva impuesta a las importaciones de sosa cáustica líquida, mercancía actualmente clasificada en la fracción arancelaria 2815.12.01 de la Tarifa de la Ley de los Impuestos Generales de Importación y de Exportación, originarias de los Estados Unidos de América, independientemente del país de procedencia.

Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos Mexicanos.- Secretaría de Economía.

  RESOLUCION FINAL DEL EXAMEN PARA DETERMINAR LAS CONSECUENCIAS DE LA SUPRESION DE LA CUOTA COMPENSATORIA DEFINITIVA IMPUESTA A LAS IMPORTACIONES DE SOSA CAUSTICA LIQUIDA, MERCANCIA ACTUALMENTE CLASIFICADA EN LA FRACCION ARANCELARIA 2815.12.01 DE LA TARIFA DE LA LEY DE LOS IMPUESTOS GENERALES DE IMPORTACION Y DE EXPORTACION, ORIGINARIAS DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA, INDEPENDIENTEMENTE DEL PAIS DE PROCEDENCIA.

  Visto para resolver el expediente administrativo E.C. 10/00, radicado en la Unidad de Prácticas Comerciales Internacionales de la Secretaría de Economía, en lo sucesivo la Secretaría, se emite la presente Resolución final del examen para determinar las consecuencias de la supresión de la cuota compensatoria definitiva de referencia teniendo en cuenta los siguientes:

RESULTANDOS

  Resolución definitiva

   El 12 de julio de 1995 se publicó en el Diario Oficial de la Federación, en lo sucesivo DOF, la resolución definitiva del procedimiento de investigación antidumping sobre las importaciones de sosa cáustica líquida, mercancía clasificada en la fracción arancelaria 2815.12.01 de la entonces Tarifa de la Ley del Impuesto General de Importación, originarias de los Estados Unidos de América, independientemente del país de procedencia.

  Monto de la cuota compensatoria

   En la resolución a que se refiere el punto anterior, la Secretaría determinó que las importaciones de sosa cáustica líquida originarias de los Estados Unidos de América, cuyos precios sean inferiores al valor normal de referencia de $147.43 dólares de los Estados Unidos de América por tonelada métrica, están sujetas al pago de la cuota compensatoria que resulte de la diferencia entre el precio de exportación de la mercancía y el valor normal de referencia; para estos efectos, se considerará precio de exportación el precio a nivel fábrica (ex-works).

  Aviso sobre la eliminación de cuotas compensatorias

   El 29 de febrero de 2000, se publicó en el DOF el Aviso sobre eliminación de cuotas compensatorias, a través del cual se comunicó a los productores nacionales y a cualquier persona que tuviera interés, que las cuotas compensatorias definitivas impuestas a los productos listados en dicho aviso se eliminarían a partir de la fecha de vencimiento que señala en el mismo, salvo que el productor nacional interesado solicitara un examen debidamente fundado y motivado para determinar si de eliminarse la cuota compensatoria definitiva se repetiría o continuaría el dumping y el daño, con una antelación prudencial a la fecha mencionada, o que esta Secretaría lo iniciara de oficio. Dentro del listado de referencia se incluyó a la sosa cáustica líquida.

  Presentación de la solicitud

   El 26 de mayo de 2000, Cloro de Tehuantepec, S.A. de C.V., en lo sucesivo Cloro de Tehuantepec, e Industria Química del Istmo, S.A. de C.V., en lo sucesivo Química del Istmo, solicitaron el inicio del examen para determinar las consecuencias de la supresión de la cuota compensatoria definitiva impuesta a las importaciones de sosa cáustica líquida, originarias de Estados Unidos de América, independientemente del país de procedencia.

  Prevención

   El 24 de julio de 2000, Cloro de Tehuantepec y Química del Istmo, presentaron respuesta a la prevención formulada por la Secretaría el 26 de junio de 2000.

  Solicitantes

   Cloro de Tehuantepec y Química del Istmo son empresas están legalmente constituidas conforme a las leyes de los Estados Unidos Mexicanos. El objeto social de la primera es comprar, vender, importar, exportar, elaborar, distribuir, maquilar y beneficiar, metales, metaloides, minerales no metálicos, cloro, sosa cáustica, así como productos químicos y petroquímicos en general y llevar a cabo los procesos industriales relacionados con la producción y manufactura de dichos productos, mientras que el de la segunda es comprar, vender, arrendar, adquirir, traspasar, ceder, explotar, denunciar, operar, administrar, explotar, beneficiar y en general negociar, en cualquier otra forma con propiedades, negocios y concesiones mineras de cualquier índole, aún en reservas nacionales, y con minas de toda clase de metales, metaloides y minerales no metálicos incluyendo la explotación de domos, pozo y depósitos de sal, salmueras, jales y terrenos. El domicilio de dichas empresas es Río Duero número 31, colonia Cuauhtémoc, código postal 06500 México, D.F. y ambas participan con más del 25 por ciento de la producción nacional.

  Aviso sobre la presentación de solicitud de examen de cuotas compensatorias

   El 1o. de agosto de 2000, se publicó en el DOF el Aviso sobre la presentación de solicitudes de examen para determinar si la supresión de las cuotas compensatorias daría lugar a la continuación del dumping y del daño, entre las que se encuentra la sosa cáustica líquida.

  Información sobre el producto

  Descripción

   El producto objeto de examen se denomina comercialmente como sosa cáustica líquida, hidróxido de sodio en disolución acuosa, es un producto de uso genérico ampliamente conocido en el medio químico, se presenta como una solución de tacto jabonoso, sumamente corrosiva, poco soluble en alcohol, forma sales con todos los ácidos y reacciona con las soluciones de sales metálicas precipitando el hidróxido de metal. Dicho producto se identifica por las siguientes propiedades: su punto de ebullición es de 145 °C, su presión de vapor es de 6.3 mm Hg a 40 °C, tiene una densidad de vapor de 2.12 a 4 °C, es soluble en agua al 100 por ciento y su gravedad específica es de 1.53 kilogramos por litro.

  Tratamiento arancelario

   De acuerdo con la nomenclatura arancelaria de la Tarifa de la Ley de los Impuestos Generales de Importación y de Exportación (TIGIE) la mercancía sujeta a cuota compensatoria se clasifica en la fracción arancelaria 2815.12.01 y se describe como hidróxido de sodio en disolución acuosa (lejía de sosa o soda cáustica). En la fracción arancelaria la unidad de medida es el kilogramo, en tanto que en México y en los EUA se utiliza principalmente la tonelada métrica y la tonelada corta, respectivamente.

   A partir del Decreto que establecía la entonces TIGI, publicado en el DOF el 18 de diciembre de 1995, las importaciones del producto clasificado en la fracción arancelaria 2815.12.01 originarias de países con los que no se tenían acuerdos comerciales se sujetaron a un arancel ad valorem de 5 por ciento.

   Conforme al Tratado de Libre Comercio de América del Norte, las importaciones clasificadas en la fracción 2815.12.01 originarias de los EUA y de Canadá se sujetaron al código de desgravación C . Mediante dicho código, la desgravación se llevará a cabo en diez etapas anuales iguales a partir del 1 de enero de 1994 sobre una tasa arancelaria base de 5 por ciento, de tal forma que el producto quedará libre de arancel a partir del 1 de enero del año 2003.

  Proceso productivo

   La sosa cáustica y el cloro son coproductos que se obtienen mediante la conversión electroquímica de una solución de sal (cloruro de sodio), lo que significa que no puede producirse uno de dichos productos sin que se obtenga el otro, en virtud de que los mismos están ligados tanto en la materia prima como en el proceso productivo.

   Los procesos de producción mediante los cuales se obtiene la sosa cáustica requieren como insumos energía eléctrica y sal industrial (cloruro de sodio) y se efectúan de la siguiente forma: la sal industrial se disuelve en agua hasta formar una solución (salmuera) con una concentración de 300 a 320 gramos por litro; dicha solución es tratada químicamente con el fin de eliminar impurezas y posteriormente es enviada a celdas electrolíticas en donde se produce la disociación de la molécula de cloruro de sodio por medio del paso de corriente eléctrica directa, de tal forma que los productos resultantes se dirigen al ánodo o al cátodo. El resultado del proceso químico descrito se conoce como Unidad Electrolítica (ECU), la cual está constituida por 53 por ciento de sosa cáustica y 47 por ciento de cloro.

   Las solicitantes señalaron que la naturaleza de la reacción catódica depende del proceso especifico que se utilice. Al respecto, indicaron que para la producción electrolítica de cloro-sosa cáustica existen los procesos denominados de celda de mercurio, de celda de diafragma y de celda de membrana; las diferencias entre dichos métodos consisten básicamente en la forma de separar la molécula de cloruro de sodio. Adicionalmente, indicaron que el proceso de celda de mercurio es el más antiguo de los métodos indicados y actualmente la mayor parte de las plantas que se construyen utilizan el proceso de membrana por ser el menos contaminante y no necesariamente porque la utilización del mismo implique una disminución de costos.

   En el proceso de celda de mercurio este metal actúa como cátodo en el cual se produce una amalgama con sodio y en el ánodo se depositan iones de cloro; además se desprende cloro en estado gaseoso. Posteriormente, en un reactor separado llamado descompositor o desgregador la amalgama de sodio reacciona con agua y se produce hidrógeno en estado gaseoso y solución de sosa cáustica al 50 por ciento con poco contenido de cloruro de sodio; dicha solución es enfriada y filtrada para remover el grafito y mercurio y posteriormente es enviada a los tanques de almacenamiento. Asimismo, la solución de cloruro de sodio utilizada es recirculada una vez que es concentrada con sal sódica adicional hasta alcanzar la concentración necesaria y que es declorinada y purificada mediante un proceso de precipitación y filtración.

   En el proceso de celda de diafragma, el área de la celda electrolítica donde se encuentra el ánodo está separada de la del cátodo mediante un diafragma de asbesto permeable. La solución de cloruro de sodio es introducida al compartimiento correspondiente al ánodo, desde el cual fluyen iones de sodio, de cloruro de sodio y poca agua hacia el cátodo a través del diafragma, mientras que en el ánodo se depositan iones de cloro, a la vez que se produce cloro e hidrógeno en estado gaseoso.

   Una vez obtenida la solución de sosa cáustica y cloruro de sodio ésta es retirada de la celda y posteriormente la sal contenida en la misma es eliminada mediante evaporación, obteniéndose sosa cáustica líquida al 50 por ciento con un peso máximo de cloruro de sodio de 1 por ciento. Asimismo, la sal separada de la solución de sosa cáustica se utiliza para saturar solución diluida de cloruro de sodio o para preparar nueva solución de este producto.

   En el proceso de celda de membrana el ánodo y el cátodo están separados por una membrana renovable de catión-ión permeable, en virtud de lo cual solamente pasan a través de dicha membrana iones de sodio y un poco de agua hacia el cátodo, depositándose en el ánodo iones de cloro; asimismo, se libera cloro e hidrógeno en estado gaseoso. La sosa cáustica obtenida mediante este proceso tiene una concentración de 30 a 35 por ciento, con un contenido de cloruro tan bajo como el obtenido en el proceso de mercurio, en razón de lo cual debe ser concentrada una vez que es retirada de la celda electrolítica. La solución de cloruro de sodio gastada es recirculada una vez que se le agregó sal sódica para alcanzar la concentración necesaria y que ha sido declorinada y purificada.

   El cloro en estado gaseoso que se obtiene en los procesos referidos, junto con oxígeno en cantidad mínima, es enfriado, secado y se licua mediante compresión para su manejo y almacenamiento. Este producto se consume básicamente a través de las empresas que se encuentran integradas verticalmente en su cadena productiva, se transporta en carros tanque de ferrocarril y únicamente una mínima parte del mismo se envasa a presión en cilindros de acero. Sin embargo, en virtud de la peligrosidad de este producto y por consiguiente la complejidad de su manejo, no se almacena en grandes cantidades.

   En cuanto al hidrógeno en estado gaseoso que se desprende como resultado de la reacción, éste es enfriado, comprimido y utilizado como combustible suplementario en las calderas y, en el caso del proceso de mercurio, adicionalmente se usa para retirar el mercurio comprimido, una vez que ha sido enfriado.

   El resultado de los procesos de producción descritos es una solución de sosa cáustica al 50 por ciento y agua en la misma proporción; dicha solución es lo que se conoce como sosa cáustica líquida y de la cual, mediante la evaporación, se obtiene la sosa cáustica sólida, misma que es enfriada y solidificada para obtenerla en forma de escama, perla o bloque.

  Usos

   Las empresas solicitantes indicaron que la sosa cáustica se utiliza en la fabricación de productos químicos para controlar el pH, neutralizar ácidos y como catalizador y limpiador de gas, así como en la producción de pulpa y papel, jabón, detergentes, productos de limpieza, celulósicos tales como rayón, celofán y éteres de celulosa. Asimismo, se utiliza en la mercerización y limpieza de algodón, y en la industria del petróleo y gas natural tiene un uso como removedor de contaminantes ácidos del proceso de aceite y gas. Adicionalmente, la sosa cáustica se utiliza en el procesamiento de alimentos, textiles, metales y aluminio, así como en la elaboración de cristal, en la refinación de aceites vegetales, en la recuperación de hule, para desengrasado de metales, en preparaciones de adhesivos, como removedor de pintura, como desinfectante, en el lavado de botellas de vidrio y como estabilizador de hule látex e hipoclorito de sodio.

   En cuanto al cloro, este producto es de color amarillo-verdoso en estado gaseoso y ámbar en estado líquido. Dicho producto se utiliza en la producción de productos petroquímicos, químicos orgánicos e inorgánicos clorados, agentes blanqueadores para papel, tejidos y telas. Asimismo, es usado en la fabricación de pesticidas, refrigerantes, anticongelantes, compuestos antidetonantes, plásticos, hules sintéticos, adhesivos, blanqueador doméstico, farmacéuticos, procesamiento de alimentos, para purificar agua y desinfectar aguas negras.

  Resolución de inicio

   Una vez cubiertos los requisitos previstos en los artículos 49, 50 y 52 de la Ley de Comercio Exterior, en lo sucesivo LCE, y 75 de su Reglamento, en lo sucesivo RLCE, el 19 de diciembre de 2000, se publicó en el DOF la resolución de inicio del examen para determinar las consecuencias de la supresión de las cuotas compensatorias definitivas impuestas a las importaciones de sosa cáustica líquida, originarias de los Estados Unidos de América, independientemente del país de procedencia, para lo cual se fijó como periodo de examen el comprendido del 1 de enero al 31 de diciembre de 1999.

  Convocatoria y notificaciones

   Mediante la publicación a que se refiere el punto anterior, la Secretaría convocó a los importadores, exportadores y a cualquier persona que considerara tener interés jurídico en el resultado de este examen, para que comparecieran a manifestar lo que a su derecho conviniese y a presentar los argumentos y pruebas que estimaran pertinentes, conforme a lo dispuesto en los artículos 53 de la LCE y 164 del RLCE.

   Asimismo, con fundamento en los artículos 53 de la LCE y 142 del RLCE, la autoridad instructora notificó la resolución de inicio de este examen a la solicitante, al gobierno de los Estados Unidos de América y a las empresas importadoras de que tuvo conocimiento, corriéndoles traslado a éstas últimas de la solicitud y sus anexos, así como del formulario oficial de examen, con el objeto de que presentaran la información requerida y formularan su defensa.

  Prórrogas

   El 14 de febrero de 2001, se otorgó prórroga a las empresas productoras y comercializadoras Petrocel, S.A. y Univex, S.A. de C.V., en lo sucesivo Petrocel y Univex, respectivamente, a la Cámara Nacional de las Industrias de la Celulosa y el Papel, a la Cámara Nacional de la Industria de Aceites, Grasa, Jabones y Detergentes y a la Cámara Nacional de la Industria Textil para presentar argumentos y pruebas.

   Derivado de la convocatoria y notificaciones descritas en los puntos 25 y 26 de esta resolución comparecieron en tiempo y debidamente acreditadas Petrocel y Univex, ambas con domicilio en avenida de los Insurgentes número 619-7o. piso, colonia Nápoles, C.P. 03810, México, D.F., la Cámara Nacional de las Industrias de la Celulosa y del Papel, con domicilio en Privada San Isidro número 30, colonia Reforma Social, 11650, México, D.F., la Cámara Nacional de la Industria de Aceites, Grasas, Jabones y Detergentes, con domicilio en Calle Córdoba número 10, colonia Roma 06700, México, D.F. y la Cámara Nacional de la Industria Textil, con domicilio en Plinio número 220, colonia Los Morales Chapultepec, 11510, México, D.F.

Argumentos y Medios de Prueba de las Empresas Comparecientes

  Importadoras

  La Cámara Nacional de la Industria de la Celulosa y el Papel, la Cámara Nacional de la Industria de Aceites, Grasas, Jabones y Detergentes, Petrocel y Univex

   Mediante escritos de fecha 7 y 8 de marzo de 2001, las anteriores personas morales argumentaron lo siguiente:

A. La producción de sosa cáustica en México y en los Estados Unidos de América se determina por la demanda de cloro, sin embargo, las empresas solicitantes pretenden hacer creer a las autoridades que lo que determina la oferta de cloro en México es la demanda de sosa cáustica.

B. Toda vez que más del 70 por ciento de los procesos de producción de sosa cáustica en los Estados Unidos de América son de diafragma y el 18 por ciento son del tipo de membrana, estos procesos se localizan en la zona del golfo en donde se originan las exportaciones con destino a México, por lo que el valor reconstruido debería tomar en cuenta sólo la información correspondiente de las plantas productivas localizadas en esta zona geográfica de los Estados Unidos de América y no el promedio nacional, tal y como lo hacen las solicitantes.

C. Tanto el cloro como la sosa cáustica son coproductos obtenidos de las mismas materias primas a lo largo del mismo proceso productivo, por lo que la forma óptima de medir si la sosa cáustica se comercializa a través de operaciones comerciales normales es llevando a cabo una comparación de transacciones a nivel ECU (Unidad Electrolítica) en los Estados Unidos de América con sus costos totales de producción dentro de un periodo representativo.

D. Las importaciones de sosa cáustica originarias de los Estados Unidos de América se incrementaron para cubrir la demanda del mercado nacional, ya que el problema estructural de la falta de demanda de cloro impide que se aumente la capacidad instalada para producir más sosa cáustica.

E. La decisión de no incrementar la capacidad instalada de producción de sosa cáustica en México ha propiciado que, para poder satisfacer las necesidades del mercado doméstico, las solicitantes hayan tenido que desabastecer a sus clientes en el extranjero, mediante reducciones en sus exportaciones, tendencia que se observa a partir de 1996 y se agudiza en 1999.

F. La cuota compensatoria otorga a los productores nacionales poder sustancial en el mercado de la sosa cáustica para determinar su nivel de precios domésticos de venta con indiferencia del comportamiento internacional del ciclo económico.

G. A partir de 1996, el nivel del Consumo Nacional Aparente superó la capacidad instalada para producir sosa cáustica en México, por lo que las solicitante y sus clientes han tenido que recurrir a las importaciones del producto sujeto a examen para cubrir sus necesidades crecientes.

H. Mientras la demanda de cloro no se incremente tanto para el mercado nacional como para el de exportación, la capacidad instalada de sosa cáustica está limitada y por lo tanto se refleja en una insuficiencia para cubrir el Consumo Nacional Aparente que muestra un incremento constante.

I. Los precios del producto investigado en México deben seguir las tendencias de los precios en los Estados Unidos de América ya que de no hacerlo la industria nacional no maximizará utilidades, o en su defecto corre el riesgo de ser desplazada, sin necesidad de que existan prácticas desleales.

J. No hay justificación para que continúe la vigencia de la cuota compensatoria impuesta a las importaciones de sosa cáustica líquida, originarias de los Estados Unidos de América, ya que no hay suficiente abasto nacional ni las inversiones en proceso para hacerlo.

   Para acreditar lo anterior, dichas personas morales presentaron:

A. Copia certificada de los instrumentos notariales números 10243 y 12401 pasados ante la fe del notario público número 141 en México, D.F.

B. Copia certificada del instrumento notarial número 19912 pasado ante la fe del notario público número 19 en México, D.F. y segundo testimonio de la escritura pública 100,630 pasado ante la fe del notario público 48 en México, D.F.

C. Copia certificada de las escrituras públicas número 2065 y 31502 pasada ante la fe de los notarios públicos número 10 y número 60 en Monterrey, Nuevo León.

D. Copia certificada de los instrumentos notariales 19,570 y 48,604 pasadas ante la fe de los notarios 88 y 19, respectivamente, en México, D.F.

E. Consumo nacional aparente de cloro y sosa cáustica en toneladas y porcentuales de 1993 a 1999, con base en el Anuario Estadístico de la Industria Química Mexicana de 1999.

F. Capacidad instalada de sosa cáustica de 1995 a 1999, en los Estados Unidos Mexicanos con base en el Anuario Estadístico de la Industria Química Mexicana de 1999.

G. Producción, consumo aparente, importación, exportación y capacidad instalada de cloro de 1994 a 1999, en los Estados Unidos Mexicanos con base en el Anuario Estadístico de la Industria Química Mexicana, edición 2000.

H. Copia de la publicación CMAI/Chlor-Alkali Market Report, en lo sucesivo CMAI, número 79, del 29 de diciembre de 2000, con traducción.

I. Copia de un documento denominado Sectores usuarios de sosa cáustica en México , elaborado con datos del Anuario Estadístico de la Industria Química Mexicana de 1999.

J. Información sobre importaciones definitivas del producto investigado por país, valor y volumen de 1997 a 1999, elaborado con datos del Sistema de Información Comercial de México.

K. Respuesta al formulario oficial para examen de empresas importadoras.

  Cámara Nacional de la Industria Textil

   Mediante escrito del 8 de marzo de 2001, esta Cámara argumentó lo siguiente:

A. El costo relacionado con el transporte del producto investigado es muy alto en relación directa con su valor, lo que permite a las empresas productoras tener mercados regionales prácticamente independientes y bien definidos a lo largo de la República Mexicana, constituyéndose en una importante barrera para abastecerse directamente de otro productor independiente.

B. La confirmación de la cuota compensatoria impuesta a las importaciones de sosa cáustica refuerza la posibilidad de que las empresas productoras puedan realizar prácticas monopólicas en perjuicio de los usuarios.

   Para acreditar lo anterior, la misma presentó lo siguiente:

A. Copia certificada de la escritura 13, 911 pasada ante la fe del notario público No. 69 en México, D.F.

B. Estudio relativo al entorno nacional, producción interna, cuotas compensatorias, sector textil y déficits en el consumo de sosa, producción, capacidad instalada para la producción de sosa, producción contra consumo de sosa elaborado por la Cámara Nacional de la Industria Textil con datos del Anuario Nacional de la Industria Química.

   Mediante diversos escritos presentados del 14 al 23 de mayo,18 de julio, 6 de octubre y 1o. de noviembre de 2001, en respuesta a los requerimientos formulados por la Secretaría, comparecieron agentes aduanales y empresas importadoras para presentar pedimentos y facturas y demás documentos de internación al país de diversas operaciones de importación.

Argumentos y Pruebas Complementarias

  Prórrogas

   Las empresas Química del Istmo y Cloro de Tehuantepec solicitaron prórroga para la presentación de argumentos y pruebas complementarias, mismo que les fue otorgada para el día 20 de agosto de 2001.

  Solicitantes

  Química del Istmo y Cloro de Tehuantepec

   El 20 de agosto de 2001, estas empresas argumentaron lo siguiente:

A. Los argumentos de las Cámaras, Petrocel y Univex sobre el mercado mexicano están basados en estadísticas de la Asociación Nacional de la Industria Química que no están actualizadas para comprender el final del periodo de investigación.

B. El crecimiento de las importaciones de sosa cáustica de los Estados Unidos de América en 1999 a precios discriminados, provocó la disminución de la producción nacional de sosa cáustica y consecuentemente la producción de cloro, y no fue la disminución en la producción de cloro lo que causó desabasto de sosa cáustica en el mercado nacional y el incremento de las importaciones de sosa cáustica.

C. Los Estados Unidos de América son un exportador neto de sosa cáustica y para el año 2002 se estima un incremento de más del 7 por ciento en el volumen de las exportaciones, lo cual constituye una clara amenaza de daño a la producción nacional.

D. En virtud de que el valor del ECU, producto de las ventas domésticas y de exportación a terceros países de los Estados Unidos de América, así como las ventas domésticas de dicho país durante el año de 1999, resultaron por debajo del costo de producción, no se realizaron en condiciones de operaciones comerciales normales y reflejan pérdidas sostenidas durante un periodo razonable, la opción viable para determinar el valor normal es el valor reconstruido.

E. Las importaciones de sosa cáustica originarias de los Estados Unidos de América en condiciones de discriminación de precios han tenido efectos negativos respecto de los precios nacionales ya que han bajado en forma anormal, y han impedido el alza razonable de los mismos.

F. El crecimiento de las importaciones durante el periodo de 1995 a 1999, provocó el desplazamiento de la producción nacional en el mercado mexicano durante el año de 1999.

G. Existe la probabilidad fundada de que las exportaciones de los excedentes de sosa cáustica líquida norteamericana se destinen a México, en razón de que la zona del Golfo de los Estados Unidos de América concentra el 80 por ciento de la capacidad de producción de sosa cáustica líquida y el costo de transporte a México es inferior al costo de transporte destinado a cualquier otro país del mundo.

   Para acreditar lo anterior, Química del Istmo y Cloro de Tehuantepec presentaron reporte de mercado de las estadísticas de sosa cáustica de la publicación del CMAI No. 85 del 18 de junio de 2001, con traducción al español.

  Importadores

  Cámara Nacional de las Industrias de la Celulosa y del Papel y Cámara Nacional de la Industria de Aceites, Grasas, Jabones y Detergentes

   El 2 y 9 de agosto de 2001, respectivamente, estas Cámaras manifestaron:

A. La única solución de mercado de las solicitantes es que se incremente la demanda de cloro en México para que se aumente la capacidad instalada, producción y oferta de sosa cáustica.

B. La capacidad instalada de sosa no es ni será suficiente para satisfacer el consumo, mientras no exista demanda de cloro.

C. El mantenimiento de la cuota compensatoria no beneficia a las solicitantes y refuerza la posibilidad real de que puedan implementar prácticas monopólicas en detrimento de los sectores productivos y empresas que dependen de ellas para abastecerse de las materias primas que requieren.

   Para acreditar lo anterior, las mismas presentaron lo siguiente:

  A. Instrumental de actuaciones.

  B. La presuncional en su doble aspecto legal y humano.

  Cámara Nacional de la Industria Textil

   El 13 de agosto de 2001, esta Cámara presentó los siguientes argumentos:

A. Se deben considerar diversos escenarios en el contexto de que la demanda interna supera no sólo la oferta sino también la capacidad instalada nacional, además de la poca probabilidad o poca disposición de los productores de sosa cáustica líquida de incrementar la capacidad instalada en el futuro próximo, misma que propiciará e incrementará la insuficiencia de oferta doméstica.

B. Las importaciones de sosa cáustica originarias de Estados Unidos de América se realizan a precios iguales o superiores a los de venta de la producción nacional.

C. Los precios domésticos tenderían a mantenerse o a incrementarse como resultado de las importaciones, alineándose a los precios internacionales. Los posibles beneficios extraordinarios que pensaban tener los productores nacionales por la insuficiencia de oferta desaparecen por el incremento en la competencia.

   Para acreditar lo anterior, dicha Cámara presentó lo siguiente:

A. Copia de la publicación CMAI No. 84 del 31 de mayo de 2001, con traducción al español.

B. Actualización del estudio realizado por la Cámara Nacional de la Industria Textil, respecto a la sosa cáustica.

C. La instrumental de actuaciones consistente en las que integran e integren el expediente, ofreciéndose muy en particular todas y cada una de las posiciones de la Cámara, así como el estudio presentado por la misma en conjunto con la Cámara Nacional de Aceites, Grasas, Jabones y Detergentes, la Cámara de Celulosa y el Papel y Petrocel.

D. La presuncional en su doble aspecto, legal y humana, en todo en cuanto beneficie a los intereses de su representada.

  Requerimientos de información

   El 22 y 26 de junio de 2001 se otorgó prórroga a las empresas Cloro de Tehuantepec, Química del Istmo, a la Cámara Nacional de la Industria de Aceites, Grasas, Jabones y Detergentes, a la Cámara Nacional de la Industria Celulosa y el Papel, y a Petrocel para dar respuesta a los requerimientos de información formulados por la Secretaría, la cual venció el 11 de julio de 2001.

  Cloro de Tehuantepec y Química del Istmo

   En respuesta a los requerimientos de información formulados por la Secretaría, el 13 de junio de 2001 las solicitantes presentaron información sobre:

A. Cifras de ventas nacionales del producto investigado en toneladas base del 100 por ciento por sector usuario durante el primer y segundo semestre de 1997 a 1999, elaborado por Química del Istmo.

B. Cifras de costos, ventas y utilidades de cloro y sosa por separado de 1997 a 1999, en dólares y en moneda nacional, elaborado por Química del Istmo.

C. Cifras relativas a costos de ventas de sosa por sector durante el primero y segundo semestre de 1997 a 1999, elaborado por Cloro de Tehuantepec.

D. Cifras de costos ventas y utilidades, costos de ventas más gastos de operación de sosa, cloro y ECU de 1997 a 1999 en dólares y en moneda nacional, elaborado por Cloro de Tehuantepec.

  Petrocel, Cámara Nacional de la Industria de la Celulosa y del Papel y la Cámara Nacional de la Industria del Aceite, Grasas, Jabones y Detergentes

   En respuesta a los requerimientos de información formulados por la Secretaría, el 12 de junio de 2001 estas personas morales manifestaron que Petróleos Mexicanos, en lo sucesivo PEMEX, requiere esporádicamente cloro para producir cloruro de vinilo, por lo que las solicitantes están reduciendo su producción de cloro y en consecuencia de sosa cáustica. Asimismo, presentaron información sobre las proyecciones de la industria de sosa cáustica en los Estados Unidos de América para 2001 a 2004 con base en la publicación CMAI No. 84 del 31 de mayo de 2001.

  Pruebas Supervenientes

   Mediante escritos presentados el 19 de marzo y 1o. de abril de 2002, las solicitantes presentaron pruebas con carácter de superveniente consistentes en explicación de los informes de sosa cáustica y cloro con base en información de CMAI al 28 de febrero de 2002, e información del Independent Commodity Information Service, London Oil Reports, en lo sucesivo ICISLOR, al 15 de marzo de 2002; convocatoria de Petróleos Mexicanos publicada el 5 de julio de 2001 en el DOF, para la ingeniería de detalle y construcción de una planta que tendrá como finalidad incrementar la capacidad de producción de cloruro de vinilo; precios de sosa cáustica publicados por el CMAI a finales de febrero de 2002; carta de Petroquímica Pajaritos, S.A. de C.V., en lo sucesivo Petroquímica Pajaritos, dirigida a Química del Istmo de fecha 29 de enero de 2002; copia del informe del fallo de licitación publicado en el DOF el 28 de febrero de 2002, correspondiente a la convocatoria para la licitación de carácter internacional para la realización de una obra de ingeniería de detalle y construcción de la ampliación de la planta de derivados clorados III , su integración y puesta en operación en Petroquímica Pajaritos, publicada en el DOF el 5 de julio de 2001. Derivado de lo anterior y en cumplimiento al artículo 230, último párrafo del Código Fiscal de la Federación, de aplicación supletoria, la Secretaría concedió 5 días a las Cámaras referidas, Petrocel y Univex, para que manifestaran lo que a su derecho conviniese. Al respecto, manifestaron:

  Manifestaciones de las Cámaras, Petrocel y Univex respecto de las pruebas supervenientes

A. La convocatoria para la obra de ingeniería de detalle, procura y construcción de la ampliación de la planta de derivados clorados en Petroquímica Pajaritos, fue publicada en el DOF el 5 de julio de 2001, fecha anterior al cierre del periodo probatorio.

B. La supuesta prueba superveniente se pretende hacer consistir en la publicación del 28 de febrero de 2002 que contiene el fallo de la convocatoria de PEMEX, para la construcción de una planta para incrementar la producción de cloruro de vinilo la cual no tiene relación con la litis planteada.

C. Las pruebas supervenientes traen como conclusión eventos de naturaleza incierta con relación a la sosa cáustica, a la vez que no son parte de la litis. Las solicitantes presumen que: el fallo implicará mayores ventas de cloro a PEMEX; habrán de invertir cuantiosos recursos para incrementar su capacidad instalada; mayores volúmenes de producción de cloro implicará una mayor producción de sosa; las importaciones de sosa de los Estados Unidos de América se realizarán en condiciones de discriminación de precios, y estos volúmenes se verán afectados por la supresión de la cuota compensatoria. Para que las conclusiones de las solicitantes se concreticen tienen que ocurrir una sucesión de eventos inciertos e hipotéticos, por lo que se deberá concluir el procedimiento y declarar la eliminación de las cuotas compensatorias.

  Requerimientos de información en relación con las pruebas supervenientes

   Con fecha 1o. de abril de 2002, la Secretaría requirió a las solicitantes mayores elementos que sustenten los efectos potenciales sobre los indicadores económicos y financieros de la producción nacional considerando la supresión o mantenimiento de la cuota compensatoria, afectación de precios y proyectos de inversión.

   Con fecha 24 de abril de 2002, las solicitantes dieron respuesta al requerimiento de información.

  Opinión de la Comisión de Comercio Exterior

   Declarada la conclusión de la investigación de mérito, el 3 de abril de 2003 la Secretaría presentó el proyecto de resolución final ante la Comisión de Comercio Exterior, en lo sucesivo la Comisión, con fundamento en los artículos 58 de la LCE y 83 fracción II del RLCE, y el Secretario Técnico de la Comisión, una vez constado que había quórum en los términos del artículo 6 del RLCE, procedió a celebrar la sesión de conformidad con el orden del día.

  El Secretario Técnico concedió el uso de la palabra al representante de la Unidad de Prácticas Comerciales Internacionales, en lo sucesivo UPCI, con el objeto de que expusiera de manera oral el proyecto de resolución final del examen para determinar las consecuencias de la supresión de las cuotas compensatorias definitivas impuestas a las importaciones de sosa cáustica, mercancía clasificada actualmente en la fracción arancelaria 2815.12.01 de la TIGIE, originarias de los Estados Unidos de América, independientemente del país de procedencia, que previamente remitió a esta Comisión para que se hiciera llegar a los miembros, con el fin de que en esta sesión emitieran sus comentarios.

  En uso de la palabra el representante del la UPCI, expuso y explicó en forma detallada el caso en particular con el objeto de dar a conocer a esta Comisión los motivos por los cuales se presentó el proyecto en el sentido de extender la vigencia de la cuota compensatoria definitiva, por cinco años más.

  Nuevamente en uso de la palabra, el Secretario Técnico de la Comisión de Comercio Exterior, preguntó a los integrantes de esta Comisión si tenían alguna observación, al respecto el representante de la Comisión Federal de Competencia se manifestó en contra del proyecto por no estar de acuerdo con la metodología utilizada para determinar el valor normal del producto investigado; posteriormente se sometió a votación el proyecto de resolución el cual se aprobó por mayoría.

CONSIDERANDO

  Competencia

   La Secretaría de Economía es competente para emitir la presente resolución, conforme a lo dispuesto en los artículos 16 y 34, fracciones V y XXX de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal; 5o., fracción VII y 67 y 70 de la Ley de Comercio Exterior; 11.3 y 11.4 del Acuerdo relativo a la aplicación del artículo VI del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio de 1994, y 1o., 2o., 4o. y 14 fracciones I y V del Reglamento Interior de la Secretaría de Economía.

  Legitimación

   De acuerdo con información presentada por las solicitantes consistente en una carta de la Asociación Nacional de la Industria Química, A.C., en lo sucesivo ANIQ, Cloro de Tehuantepec y Química del Istmo representan más del 25 por ciento de la producción nacional de sosa cáustica líquida, por lo que se cumple con lo dispuesto en los artículos 40 y 50 de la LCE y 60 del RLCE.

  Derecho de defensa y debido proceso

   Conforme a la LCE y el RLCE, las partes interesadas tuvieron amplia oportunidad para presentar excepciones, defensas y alegatos en favor de su causa, de acuerdo a las formalidades legales esenciales del procedimiento administrativo.

   Con fundamento en el artículo 230 del Código Fiscal de la Federación, de aplicación supletoria, se admitieron para análisis las pruebas que con carácter superveniente presentaron las solicitantes, ya que la carta de Petroquímica Pajaritos dirigida a Química del Istmo y el fallo de licitación publicado en el DOF el 28 de febrero de 2002, correspondiente a la convocatoria para la licitación de carácter internacional para la realización de una obra de ingeniería de detalle y construcción de la ampliación de la planta de derivados clorados III , su integración y puesta en operación en Petroquímica Pajaritos, son hechos sucedidos con posterioridad al cierre del segundo periodo probatorio, lo cual ocurrió el 20 de agosto de 2001.

  Examen sobre la repetición o continuación de la discriminación de precios

   Las empresas Petrocel y Univex, así como la Cámara Nacional de la Industria de Aceites, Grasas, Jabones y Detergentes y la Cámara Nacional de las Industrias de la Celulosa y del Papel, argumentaron que para efectos de concluir si la industria de cloro-sosa cáustica en los Estados Unidos de América vende a pérdida es necesario tomar en cuenta el concepto de transitoriedad y considerar el precio imperante a lo largo de todo el ciclo económico (entre 6 y 8 años) para estos productos, calculado mediante el precio anual promedio del ECU del ciclo económico comparado con su costo total anual promedio del ciclo.

   Con respecto a lo señalado en el párrafo anterior, es necesario aclarar que la Secretaría consideró únicamente los precios de la sosa cáustica líquida y los comparó con sus respectivos costos, los cuales fueron obtenidos mediante la metodología que se describe en los párrafos 64 al 67 de la presente resolución, toda vez que este es el único producto objeto del presente examen. Por ello, realizar la prueba de ventas a pérdida considerando a la unidad electrolítica (ECU) resulta improcedente, ya que el resultado se vería afectado por distorsiones ocurridas en el mercado del cloro.

   De conformidad con el artículo 2.2.1 del Acuerdo relativo a la Aplicación del Artículo VI del Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio de 1994, en lo sucesivo Acuerdo Antidumping, la Secretaría analizó las ventas tanto en el mercado interno de los Estados Unidos de América como a las de terceros mercados y constató que tales ventas se efectuaron durante un periodo prolongado, en cantidades sustanciales y a precios que no permiten recuperar los costos dentro de un plazo razonable, tal como se explica en los párrafos 71 a 74 de la presente resolución.

   Las personas morales que se mencionan en el párrafo 52 de la presente resolución argumentan que el valor normal sólo debió considerar 2 de los 3 procesos productivos a los que se hace referencia en el párrafo 65 de la presente resolución, debido a que estos procesos se ubican fundamentalmente en la zona geográfica de los Estados Unidos de América de donde se originan las exportaciones a los Estados Unidos Mexicanos.

   La Secretaría considera que el argumento mencionado en el párrafo anterior no tiene fundamento jurídico alguno, ya que, de conformidad con el artículo 31 de la LCE, el valor normal de las mercancías que se exportan a México es el precio comparable de una mercancía idéntica o similar que se destine al mercado interno del país de origen y no el precio de dicha mercancía en la zona geográfica de la cual se exporta a México.

  Análisis de discriminación de precios

   Dentro del periodo probatorio otorgado por la Secretaría en el desarrollo de este procedimiento, ninguna empresa exportadora compareció para presentar argumentos y pruebas que desvirtuaran la determinación de la autoridad descrita en la resolución de inicio de examen, publicada en el DOF el 19 de diciembre de 2000, en el sentido que de revocarse la cuota compensatoria se continuaría la práctica de discriminación de precios.

   En consecuencia, la Secretaría realizó el análisis de discriminación de precios con base en los hechos de los que tuvo conocimiento, de conformidad con lo establecido por los artículos 54 de la LCE y 6.8 del Acuerdo Antidumping. Tales hechos fueron la información proporcionada por las empresas solicitantes en sus respuestas al formulario oficial de investigación y a la prevención formulada por la Secretaría.

   Las solicitantes presentaron argumentos y pruebas para demostrar que durante el periodo objeto de examen las importaciones de sosa cáustica líquida originarias de los Estados Unidos de América han estado ingresando a los Estados Unidos Mexicanos a precios inferiores a su valor normal.

  Precio de exportación

   Con el fin de acreditar referencias del precio de exportación, las solicitantes presentaron documentos privados relacionados con actividades de importación de sosa cáustica líquida, los cuales representan el 51% de las importaciones definitivas totales de ese producto en los Estados Unidos Mexicanos en el periodo comprendido entre enero y diciembre de 1999. En dichos documentos se reporta el precio a nivel fábrica (ex fábrica).

   Como se mencionó en el párrafo 32 de la resolución de inicio, considerando el volumen abarcado en la muestra de documentos privados relacionados con actividades de importación, la Secretaría determinó que dicha información es representativa del total de las importaciones de sosa cáustica líquida en el periodo examinado.

   Con fundamento en el artículo 40 del RLCE, la Secretaría calculó el precio de exportación promedio ponderado para el periodo sujeto de examen. La ponderación refiere la participación de cada una de las ventas en el volumen total de los documentos privados de importación.

  Valor normal

   En términos de los artículos 31 y 32 de la LCE y 2.2 del Acuerdo Antidumping, las solicitantes descartaron emplear como base del valor normal los precios de venta para consumo en el mercado interno de los Estados Unidos de América, así como los precios de exportación de los Estados Unidos de América a terceros mercados. Según la información aportada por las solicitantes, en ambos casos los precios de venta no corresponden a operaciones comerciales normales puesto que proceden de transacciones a pérdida.

  Costo de producción

   Las solicitantes basaron su análisis en un estudio de mercado de una publicación especializada. Dicho estudio señala que existen 3 diferentes procesos de producción para la Unidad Electrolítica (ECU) en los Estados Unidos de América, por lo cual presentaron información de costos y gastos para cada uno de los procesos de producción durante el periodo de examen. El costo de producción reportado por las solicitantes está integrado por los costos de mano de obra, el costo de materiales, los gastos indirectos de fabricación y la depreciación de activos destinados a la producción. Por su parte, los gastos generales incluyen los de venta y administración.

   De acuerdo con la información presentada por las solicitantes, los procesos de producción de la ECU utilizados en los Estados Unidos de América, en orden de participación en los volúmenes de producción son: Diafragma, Membrana y Mercurio.

   Para obtener los costos de producción de la sosa cáustica líquida, debido a que tanto la sosa cáustica líquida como el cloro forman parte de las llamadas Unidades Electrolíticas y se producen de manera conjunta, el estudio distribuyó el costo total (costo de producción más gastos generales) de una Unidad Electrolítica entre ambos productos. Como base de prorrateo se utilizó la participación física de cada producto en la cantidad de material que se obtiene por unidad (1.12 toneladas métricas de sosa cáustica líquida más 1 tonelada métrica de cloro). Por consiguiente, a la sosa cáustica líquida se le asignó el 53 por ciento del costo total de una Unidad Electrolítica [(1.12 / 2.12) por 100 ].

   Una vez obtenido el costo de producción mensual para la sosa cáustica líquida por proceso productivo, se obtuvo el costo de producción mensual promedio ponderado para la sosa cáustica líquida. La ponderación refiere la participación de cada uno de los procesos productivos a que hace referencia el párrafo 65 de la presente resolución en la capacidad productiva total de los Estados Unidos de América, durante el periodo de examen.

   Conforme al estudio de mercado a que hace referencia el párrafo 64 de la presente resolución, en los Estados Unidos de América existen dos tipos de mercado para la sosa cáustica líquida de acuerdo con el tipo de transacción que se realiza, operaciones spot y de contrato. Con base en las cifras reportadas en dicho estudio las solicitantes argumentaron que debido a que alrededor del 95% de las operaciones de compraventa de sosa cáustica líquida en los Estados Unidos de América se realizan en el mercado de contratos, el precio de contrato debía considerarse como único precio representativo del mercado doméstico.

   Como se señaló en el párrafo 40 de la resolución de inicio, la Secretaría no aceptó el argumento de las solicitantes ya que si los precios spot también se observan en el mercado, no existe ningún fundamento jurídico para descartar dichos precios. Por ello, para efectos de la comparación de los precios internos y los costos de producción del producto investigado la Secretaría empleó el promedio ponderado de los precios de la sosa cáustica spot y de contrato. La ponderación refiere la participación del volumen de ventas en el mercado de los Estados Unidos de América.

   Las referencias de precios internos en el mercado de los Estados Unidos de América proceden del estudio de mercado a que hace referencia el párrafo 64 de la presente resolución. De acuerdo con el estudio, dichas referencias reflejan los precios mensuales efectivamente observados en ese mercado.

   En los términos del artículo 2.2.1. del Acuerdo Antidumping, la Secretaría realizó la comparación entre los precios de venta en el mercado interno de los Estados Unidos de América y los costos totales de producción a nivel mensual para la sosa cáustica líquida y encontró que los precios de venta en el mercado interno de los Estados Unidos de América se determinaron por debajo del costo total de producción.

   En consecuencia, la Secretaría procedió a analizar la información referente a los precios de exportación de los Estados Unidos de América a terceros mercados, utilizando referencias de precios que también proceden del estudio de mercado a que hace referencia el párrafo 64 de la presente resolución.

   En los términos del artículo 2.2.1. del Acuerdo Antidumping, la Secretaría realizó la comparación entre los precios de exportación de los Estados Unidos de América a terceros mercados y los costos totales de producción a nivel mensual a que se refieren los párrafos 66 y 67 de la presente resolución.

   Derivado del análisis que se menciona en el párrafo anterior, la Secretaría comprobó que únicamente en 3 de los 12 meses del periodo de examen los precios se ubicaron ligeramente por arriba de sus respectivos costos totales de producción mensual, mientras que en los 9 meses restantes los precios se ubicaron muy por debajo del costo total de producción mensual; sin embargo, ninguno de los precios mensuales se encuentra por arriba del costo promedio correspondiente al periodo objeto de examen, razón por la cual la Secretaría concluyó que los precios de exportación a terceros mercados también se realizaron por debajo de costos.

   Como resultado del análisis a que se refieren los párrafos 63 al 74 de la presente resolución y de conformidad con los artículos 31 de la LCE y 2.2 del Acuerdo Antidumping, la Secretaría determinó el valor normal con base en la alternativa de valor reconstruido en el país de origen.

  Utilidad

   Para el cálculo de la utilidad aplicable al valor reconstruido, las solicitantes utilizaron una publicación especializada de los Estados Unidos de América que emite información financiera del sector de química básica. Dicha publicación incluye algunos de los principales productores de sosa cáustica líquida en los Estados Unidos de América.

   La Secretaría cálculo el valor reconstruido aplicable a los productos investigados utilizando la información de costos y gastos referidos en los párrafos 64 al 67 de la presente resolución, y el margen de utilidad obtenido con base en la publicación a que hace referencia el párrafo anterior.

  Discriminación de precios

   Con base en los argumentos, metodología y pruebas descritas en los párrafos del 48 al 73 y de conformidad con el artículo 11.3 del Acuerdo Antidumping, la Secretaría determinó que existen elementos suficientes para suponer que de revocarse las cuotas compensatorias definitivas, los exportadores de los Estados Unidos de América continuarían la práctica de discriminación de precios en sus exportaciones de sosa cáustica líquida a los Estados Unidos Mexicanos.

   Conforme al artículo 83 fracción I, inciso B del RLCE, la Secretaría no puede revelar públicamente la información presentada con carácter confidencial.

Examen sobre la repetición o continuación del daño

  Análisis de la supresión de la cuota compensatoria

   De conformidad con el artículo 11.3 del Acuerdo antidumping, la Secretaría procedió a analizar los argumentos y pruebas proporcionados por las partes comparecientes, así como la información que se allegó la Secretaría, con el fin de determinar si existen elementos para acreditar que la eliminación de la cuota compensatoria definitiva daría lugar a la continuación o a la repetición del daño a la rama de producción nacional del producto similar.

  Examen sobre la continuación del daño a la industria nacional

   Para efectos de la determinación sobre la continuación del daño a la rama de producción nacional de sosa cáustica, la Secretaría evaluó el comportamiento de 1996 a 1999 del mercado internacional, el mercado nacional, las importaciones, los precios y los indicadores pertinentes que influyeron en la situación de la industria.

  Mercado Internacional

   Con base en información proporcionada por las solicitantes y de la que se allegó la Secretaría obtenida de la publicación World Sosa Supply/Demand Balance, 2000/2001, World Chlor-Alkali Analysis publicado por Chemical Market Associates, Inc., (CMAI) la Secretaría observó que en el periodo de 1994 a 1999, la demanda, producción y capacidad instalada mundial de sosa cáustica registraron una tasa media de crecimiento anual (TMCA) similar: mientras que la demanda mostró una TMCA de 2.5 por ciento al pasar de 39,209 a 44,150 miles de toneladas, la producción mundial aumentó de 39,232 a 44,096 miles de toneladas, lo que significó una TMCA de 2.4 por ciento, por su parte la capacidad instalada mundial registró la misma tasa al incrementarse de 48,635 a 54,760 miles de toneladas.

   Al respecto, la Secretaría observó que en el periodo 1994-1997 la oferta y la demanda crecieron a una TMCA de 3.5 y 3.7 por ciento, respectivamente, las cuales fueron superiores a la tasa a la que creció la capacidad instalada mundial de sosa cáustica de 2.2 por ciento, mientras que en el periodo 1997-1999 se observó un comportamiento contrario: la capacidad instalada mundial se incrementó a una TMCA de 2.7 por ciento y la producción y demanda registraron crecimientos promedio de 0.7 y 0.5 por ciento, dicha asimetría se reflejó en una disminución de 0.8 por ciento en la capacidad utilizada de 1998 a 1999 al pasar de 81.3 a 80.5 por ciento y significó que la capacidad libremente disponible se incrementara de 10,032 a 10,664 miles de toneladas.

   Asimismo, en el periodo 1994-1999 la producción de sosa cáustica de los Estados Unidos de América representó en promedio el 30 por ciento de la producción mundial. En particular, en 1999 la producción de dicho país representó 30 por ciento de la producción total y participó con el 26 por ciento de la capacidad instalada mundial, lo que evidencia, de acuerdo con las solicitantes, que la utilización de la capacidad en dicho país es superior al promedio de la utilización de la capacidad en el resto del mundo.

   Las solicitantes indicaron que en 1999 el comercio internacional de la sosa cáustica alcanzó la cifra de 2.4 millones de toneladas, de las cuales el 70.2 por ciento correspondieron a exportaciones de los Estados Unidos de América. De acuerdo con CMAI, World Petrochemical Conference 1999, se estima que en el año 2003 las exportaciones de dicho país ascenderán a 3.8 millones de toneladas, las cuales representarán el 60 por ciento de las exportaciones totales, de manera que se espera que su alta participación en el comercio mundial continúe.

   Asimismo, en 1999 se ubicaron como principales países exportadores de sosa cáustica después de los Estados Unidos de América, Reino de Arabia Saudita en el Medio Oriente y Japón en el Noreste de Asia. Por otra parte, los principales países importadores fueron Australia en el Sudeste de Asia y Jamaica, República de Venezuela, República Federativa de Brasil y República de Chile en Sudamérica; por su parte, a partir de 1998 Europa Occidental mantiene montos de importaciones similares al volumen de sus exportaciones.

  Mercado nacional

  Productores nacionales

   Las empresas productoras solicitantes Industria Química y Cloro de Tehuantepec, manifestaron que representan conjuntamente más del 25 por ciento de la producción nacional de sosa cáustica. A fin de sustentar su afirmación presentaron escrito de la Asociación Nacional de la Industria Química, A.C. en lo sucesivo ANIQ de fecha 19 de julio de 2000, en el cual se confirma su dicho.

   Con base en información aportada por las empresas productoras Industria Química y Cloro de Tehuantepec, la Secretaría observó que en 1999 su producción conjunta de sosa cáustica líquida representó el 82 por ciento de la producción nacional total. En virtud de lo anterior, las empresas referidas acreditaron la representatividad de la producción nacional en términos de lo dispuesto en los artículos 40 y 50 de la LCE, 60 del RLCE y 4.1 del Acuerdo Antidumping.

  Consumidores

   De acuerdo con la información proporcionada por las solicitantes la mayor parte de la sosa cáustica se consume por la propia industria química, seguida de distribuidores, industria jabonera y detergentes, Petróleos Mexicanos, embotelladores, industria del papel y celulosa y otros. De 1993 a 1998, el consumo de la industria química se ha incrementado de manera importante, mientras que la demanda de los otros sectores ha permanecido constante o ha disminuido.

  Canales de distribución

   La sosa cáustica es fácil de almacenar y transportar en grandes volúmenes, tanto por vía marítima como terrestre y más del 90 por ciento se comercializa en el mercado en estado líquido. De hecho, en el mercado internacional la sosa cáustica líquida se cotiza sobre una base del 100 por ciento de concentración, lo que significa que al adquirir una tonelada de sosa cáustica base 100 por ciento se reciben dos toneladas de la solución diluida al 50 por ciento. Sin embargo, la producción y oferta de la sosa cáustica dependen fundamentalmente de la demanda de cloro, en virtud del peligro que representa el almacenamiento en grandes cantidades y el manejo de este último producto.

   Adicionalmente, las solicitantes indicaron que las cadenas productivas del cloro se encuentran altamente integradas verticalmente, de las cuales la más importante es la que se deriva a partir del policloruro de vinilo, producto que se obtiene de la integración del dicloroetano y el monómero de cloruro de vinilo; asimismo, indicaron que dichas cadenas productivas se concentran en pocos productores. En lo que se refiere a la cadena productiva de la sosa cáustica, ésta presenta un menor grado de integración vertical y en términos generales dicho producto se comercializa como insumo en usos finales.

  Importaciones

   Las solicitantes manifestaron que los volúmenes que han observado las exportaciones de sosa cáustica de los Estados Unidos de América al mercado nacional son indicativos de que, aún con la cuota compensatoria, el mercado mexicano es un mercado atractivo para los exportadores norteamericanos y que el nivel de precios al que se han realizado las importaciones causó daño a la producción nacional en el periodo enero-diciembre de 1999.

   Asimismo, las empresas solicitantes manifestaron que las importaciones totales de sosa cáustica originarias de los Estados Unidos de América registraron un incremento en el periodo 1996-1999. Por otra parte, señalaron que mientras en el periodo 1996-1998 prácticamente el total de las importaciones fueron originarias de los Estados Unidos de América, en el año de 1999 las importaciones originarias de dicho país representaron el 91 por ciento del total y el restante 9 por ciento fueron originarias de la República de Venezuela.

   En relación con el comportamiento de las importaciones, las Cámaras y los Importadores señalaron que las importaciones de sosa cáustica originarias de los Estados Unidos de América han crecido en el periodo de 1995 a 1999, debido a que la capacidad instalada y la producción nacional de sosa cáustica son inferiores a la demanda interna. Asimismo, argumentaron que el crecimiento de las importaciones es congruente con la situación del mercado interno, toda vez que la capacidad instalada del ECU no se ha incrementado como resultado aparente, de entre otros factores, de la falta de dinamismo en la demanda de cloro.

   La decisión de no incrementar la capacidad instalada esta propiciando que para abastecer las crecientes necesidades del mercado interno las solicitantes hayan reducido sus exportaciones e incluso han iniciado un proceso creciente de importación para complementar su falta de capacidad instalada y de producción. Asimismo, señalaron que el incremento de las importaciones se explicó porque el precio promedio de las mismas fue superior al valor normal de referencia.

   En relación con los argumentos de las Cámaras y los Importadores, las solicitantes manifestaron que el crecimiento de las importaciones a precios discriminados en 1999 provocó la necesidad de reducir la producción nacional de sosa cáustica y consecuentemente la producción de cloro y no como lo explican los supuestos afectados. Además, las solicitantes indicaron que la contracción de la demanda de cloro no afecta el mercado de sosa cáustica, toda vez que el mismo es un mercado abierto, de tal manera que si las importaciones se realizan en condiciones leales no tendrían un efecto en el mercado de sosa.

   Al respecto, la Secretaría determinó que la información sobre el desempeño de la industria nacional en cuanto a los indicadores económicos no apoya el argumento utilizado por los productores nacionales, ya que el crecimiento del consumo interno no fue satisfecho con incrementos en la producción de sosa cáustica sino a través de la disminución de los inventarios y la reducción de las exportaciones, lo que se reflejó en que las ventas nacionales superaron crecientemente el volumen producido de 1997 a 1999, años en que se advierte un incremento substancial de las importaciones originarias de los Estados Unidos de América, incluyendo las efectuadas por los propias solicitantes.

   Para efectos del análisis de las importaciones de sosa cáustica líquida originarias de los Estados Unidos de América, la Secretaría consideró únicamente las importaciones definitivas, conforme a lo establecido en los puntos 101 y 102 de la resolución de inicio. Con base en la información aportada por las solicitantes y las cifras obtenidas del Sistema de Información Comercial de México (SICM), la Secretaría observó que las importaciones definitivas totales de sosa cáustica se incrementaron de 6,743 toneladas en 1995 a 83,838 toneladas en 1999, lo que significó un crecimiento de 1,143 por ciento. Asimismo, se observó que en 1999 las importaciones definitivas totales registraron un incremento de 57 por ciento en relación con el año anterior, al pasar de 53,340 a 83,838 toneladas.

   En relación con las importaciones definitivas de sosa cáustica originarias de los Estados Unidos de América, la Secretaría observó que éstas se incrementaron de 2,971 a 75,518 toneladas de 1995 a 1999, lo que significó un crecimiento de 2,442 por ciento, y que este último año las importaciones originarias de dicho país registraron un incremento de 42 por ciento en relación con 1998 al pasar de 53,254 a 75,518 toneladas. Asimismo, la Secretaría observó que en el periodo 1996-1998 prácticamente el total de las importaciones fueron originarias de los Estados Unidos de América y en el año de 1999 el 90 por ciento del total correspondieron a dicho país.

   Para efectos de determinar la penetración de las importaciones definitivas de sosa cáustica originarias de los Estados Unidos de América en el mercado mexicano, la Secretaria calculó el consumo nacional aparente de sosa cáustica a partir de la suma la producción nacional y las importaciones definitivas menos las exportaciones. A partir de lo anterior, la Secretaría observó que el incremento registrado por las importaciones definitivas originarias de los Estados Unidos de América se reflejó en un aumento de su participación en el mercado mexicano de sosa cáustica: mientras que en 1996 representaron el 8 por ciento, en 1999 su participación aumentó a 14 por ciento. En particular, en 1999 las importaciones definitivas de los Estados Unidos de América incrementaron su participación en 4 puntos porcentuales en relación con el periodo comparable anterior.

   En relación con el argumento de las Cámaras y los Importadores de que las solicitantes han iniciado un proceso creciente de importación para abastecer a sus clientes, la Secretaría solicitó a Cloro de Tehuantepec e Industria Química las razones a las que obedecieron dichas importaciones y su repercusión en las condiciones del mercado interno. Al respecto, Cloro de Tehuantepec, indicó que en 1999 realizó una importación originaria de los Estados Unidos de América por un volumen que representó menos del 1% del consumo nacional aparente y que el precio de dicha importación fue superior al nivel ex works establecido para la aplicación de la cuota compensatoria, por lo que no ha tenido una repercusión en el mercado interno.

   Por su parte, Industria Química manifestó que en 1999 no realizó importaciones originarias de los Estados Unidos de América y que las importaciones de dicho origen han sido realizadas fuera del periodo de investigación y a un precio superior al establecido para la aplicación de la cuota compensatoria, por lo que no han causado una distorsión en el mercado interno. Asimismo, dicho productor coincidió con Cloro de Tehuantepec, al manifestar que las importaciones las realizaron para abastecer a sus clientes y que tal hecho no tiene relevancia si los precios a que se realizan dichas importaciones son superiores al valor normal establecido como referencia.

   Al respecto, la Secretaría coincidió con los productores nacionales de que las importaciones que se realizaron a precios por arriba del valor normal de referencia no causan una distorsión en el mercado interno. En ese sentido y en relación con las importaciones de 1995 a 1999, la Secretaría observó a partir de la información del SICM que la proporción de las importaciones originarias de los Estados Unidos de América que incurrieron en pago por concepto de cuota compensatoria y por tanto se realizaron a precios inferiores al valor normal de referencia fue de 3 por ciento en 1995, 1 por ciento en 1996, de 58 por ciento en 1997, 4 por ciento en 1998 y para 1999 el 20 por ciento del volumen total de las importaciones de sosa cáustica originarias de los Estados Unidos de América incurrió en el pago por dicho concepto.

   Con base en lo establecido en los puntos 92 al 103 de la presente resolución, la Secretaría determinó que de 1995 a 1999 se observó un incremento de las importaciones de sosa cáustica originarias de los Estados Unidos de América en términos absolutos y en relación con el mercado interno. No obstante, la Secretaría consideró que la mayor concurrencia de las importaciones en el mercado fue motivada por la insuficiente capacidad instalada y producción de la industria nacional para abastecer el incremento en el consumo interno, y que una proporción importante de dichas importaciones se realizaron en condiciones que no distorsionaron el mercado interno.

  Precios

   Las solicitantes indicaron que en los Estados Unidos de América, las operaciones de compraventa de sosa cáustica se realizan fundamentalmente mediante operaciones spot y de contrato, las primeras corresponden a negociaciones de corto plazo y las segundas a transacciones de mediano y largo plazo. Con base en información de CMAI, las solicitantes argumentaron que el 95 por ciento de las operaciones de compraventa de sosa cáustica en los Estados Unidos de América medidas en volumen, se llevan a cabo en el mercado de contratos, por lo que el precio establecido en el mismo es el representativo en el mercado doméstico de dicho país. Asimismo, indicaron que el mercado de contratos es casi 20 veces más grande que el mercado spot, por lo que cualquier residual del primero genera movimientos bruscos en los precios del segundo.

   Adicionalmente, las solicitantes manifestaron que los precios promedio mensuales libre a bordo (FOB) de los Estados Unidos de América de contrato y spot para la zona del Golfo de México, reportados por CMAI, son los más representativos para las empresas que exportan a los Estados Unidos Mexicanos. Los precios referidos son similares a los precios ex-fábrica (ex-works) puesto que la mayor parte de las plantas productoras se localizan cerca de los puertos de exportación de dicho país, en consecuencia los costos de flete terrestre son mínimos en relación con el precio de venta.

   Las solicitantes señalaron que los precios domésticos y de exportación, en particular los precios spot, mostraron una alta volatilidad en el periodo 1995-1999. Al respecto, las solicitantes indicaron que de 1995 hasta mediados de 1997 se observó una disminución constante de los precios y a partir de entonces mostraron una recuperación que se mantuvo a octubre de 1998, cuando se observa nuevamente una disminución. Durante los meses de enero a septiembre de 1999 se registró un comportamiento descendente y después se recuperaron debido a la disminución de la oferta por problemas temporales de producción en varias plantas.

   Para efectos del análisis de los precios al que han concurrido las importaciones de sosa cáustica originarias de los Estados Unidos de América al mercado nacional de 1995 a 1999, las solicitantes utilizaron cifras correspondientes a importaciones totales. Adicionalmente, para el cálculo del precio de las importaciones definitivas originarias de los Estados Unidos de América correspondientes a 1999, se basaron en pedimentos y facturas representativas de más del 50 por ciento del volumen importado, debido al establecimiento del precio estimado en febrero de dicho año. Asimismo, argumentaron que los niveles que alcanzaron los precios de las importaciones de sosa cáustica líquida originarias de los Estados Unidos de América en 1999, ocasionaron la disminución de los precios internos nacionales, en particular de las solicitantes, y no permitieron el alza razonable de los mismos.

   Al respecto, las Cámaras y los Importadores manifestaron que el análisis de las solicitantes no toma en cuenta la existencia del ciclo económico, ya que las fluctuaciones que existen en el mercado de los Estados Unidos de América no se observan en los precios nacionales, por lo que la cuota compensatoria protege a la producción nacional de las partes bajas de dicho ciclo, lo que le permite obtener una mayor rentabilidad en relación con la industria de los Estados Unidos de América y les otorga poder sustancial en el mercado para determinar los precios internos con independencia del comportamiento del precio internacional.

   En relación con lo anterior, las solicitantes indicaron que los argumentos de las Cámaras y los Importadores deben ser desestimados y que no desacreditan que existe una probabilidad fundada de que los precios de las importaciones originarias de los Estados Unidos de América afecten los precios de las solicitantes. Adicionalmente, señalaron que los precios del SICM no reflejan el precio real en 1999, debido a que están influidos por los precios estimados.

   Con base en la información proporcionada por las solicitantes, la Secretaría observó que de 1994-1999 los precios de contrato y spot de la sosa cáustica en el mercado de los Estados Unidos de América mostraron un comportamiento errático derivado principalmente de los cambios ocurridos en la demanda y oferta en dicho país. Ambos precios mantuvieron una tendencia decreciente de 1995 a 1997, aumentaron en 1998 y nuevamente disminuyeron durante 1999. Asimismo, la Secretaría observó que de 1996 a 1999 el precio promedio del mercado spot se ubicó por debajo del precio promedio de contrato; en particular, en 1998 y 1999 el precio promedio del mercado spot se ubicó 19 y 14 por ciento por debajo del precio promedio del mercado de contratos, respectivamente.

   Con base en la información proporcionada por las empresas importadoras que respondieron al requerimiento de la autoridad y la obtenida del SICM, la Secretaría calculó los precios promedio a que concurrieron al mercado las importaciones definitivas originarias de los Estados Unidos de América de 1995 a 1999, esto es, incluyendo los gastos de internación, fletes internos y pago de impuestos y derechos. Cabe señalar que para 1999, debido a la existencia del precio estimado la Secretaría se basó únicamente en la información proporcionada por los Importadores, la cual se consideró representativa en virtud de que correspondió al 72 por ciento del volumen importado.

   La Secretaría observó que el precio promedio ponderado de las importaciones definitivas de sosa cáustica líquida originarias de los Estados Unidos de América registró una tendencia decreciente de 1995 a 1997: en 1996 el precio promedio registró un descenso de 54 por ciento en relación con el observado en 1995 y en 1997 en relación con 1996 disminuyó 13 por ciento. En cuanto al precio promedio observado en 1998 éste mostró un incremento de 88 por ciento en relación con el año anterior y en 1999 se redujo 12 por ciento respecto al nivel de 1998.

   Adicionalmente, la Secretaría observó que el precio promedio de las importaciones que incurrieron en el pago de las cuotas compensatorias disminuyó 40 por ciento de 1995 a 1996 y en 1997 respecto el año anterior se redujo en 47 por ciento, para 1998 aumentó en 87 por ciento y en 1999 disminuyó 19 por ciento en comparación con el lapso anterior. Por su parte, el precio promedio de las importaciones que no incurrieron en el pago de las cuotas disminuyó 53 por ciento en 1996 respecto al año anterior, en 1997 se redujo 6 por ciento, en 1998 aumentó 77 por ciento y en 1999 disminuyó 9 por ciento en relación con el año anterior.

   Por otra parte, con base en la información proporcionada por las solicitantes, la Secretaría observó que en 1998, en relación con el año anterior, el precio promedio ponderado de venta al mercado interno de la industria nacional y de las solicitantes registró un aumento de 6 por ciento y en 1999 el precio promedio disminuyó 4 por ciento con respecto al registrado en 1998.

   Asimismo, al comparar el precio promedio ponderado de las importaciones definitivas originarias de los Estados Unidos de América con el precio promedio de venta al mercado interno de la industria nacional, la Secretaría observó que en 1996 y 1997 el precio de dichas importaciones se ubicó 35 y 40 por ciento por debajo del precio nacional. En 1998 el precio promedio ponderado de las importaciones definitivas de los Estados Unidos de América se ubicó 6 por ciento por arriba del precio promedio de venta al mercado interno de la industria nacional y para 1999 el precio de las importaciones fue inferior en 3 por ciento al precio nacional.

   Al respecto, la Secretaría advirtió que en 1998 y 1999, los precios de las importaciones de sosa cáustica originarias de los Estados Unidos de América que no incurrieron en el pago de cuotas compensatorias las cuales representaron el 96 y 80 por ciento del total importado, respectivamente se ubicaron 6 y 1 por ciento por arriba del precio promedio de venta al mercado interno de la industria nacional.

   Adicionalmente, la Secretaría observó que los precios nacionales no han seguido la tendencia de los precios registrados en los Estados Unidos de América, de 1996 a 1999 el nivel de los precios promedio de la industria nacional se ubicó consistentemente por arriba del precios de contrato de los Estados Unidos de América. En 1996 el diferencial entre el precio nacional y el de contrato fue de 12 por ciento, en 1997 aumentó a 62 por ciento, en 1998 se redujo al 14 por ciento y en 1999 se incrementó a 99 por ciento.

   Con base en el análisis descrito en los puntos 105 al 118 de la presente resolución, la Secretaría determinó que los movimientos a la baja registrados en los precios nacionales en 1999 no pueden atribuirse a la concurrencia de las importaciones de sosa cáustica originarias de los Estados Unidos de América, en virtud de que una proporción importante de las mismas se realizaron a precios superiores al valor normal de referencia y complementaron a la insuficiente producción nacional.

  Indicadores de la industria nacional

   Las solicitantes manifestaron que en el periodo 1994-1999 la capacidad de producción de sosa cáustica del mercado mexicano observó incrementos menores como resultado de expansiones en la capacidad de producción de una de las plantas productoras nacionales. En particular, la capacidad de producción de sosa cáustica en los Estados Unidos Mexicanos alcanzó la cifra de 518,200 toneladas en el año de 1999 y se distribuyó en las plantas Clorotec y Penwalt, las cuales pertenecen al grupo empresarial MEXICHEM, y en las plantas de Industria Química propiedad del grupo CYDSA.

   Las solicitantes argumentaron que en el periodo 1995-1999 el consumo nacional de la sosa cáustica líquida, generado fundamentalmente por la demanda de la industria química, registró un incremento de mayor magnitud que el observado por la oferta. Dicho consumo adicional fue cubierto básicamente con importaciones originarias de los Estados Unidos de América, las cuales observaron un crecimiento anual compuesto mayor al que observó el consumo y la producción y aumentaron sustancialmente su participación respecto a dichos indicadores, por lo que los productores nacionales observaron una pérdida de mercado, disminución de la producción y de la utilización de la capacidad instalada.

   Al respecto, las Cámaras y los Importadores manifestaron que de la comparación de los mercados de sosa cáustica y cloro en los Estados Unidos Mexicanos y los Estados Unidos de América se desprende que la producción de la sosa cáustica se determina por la demanda de cloro y su integración a diversas cadenas productivas y no al contrario como señalan las solicitantes. Además, en los Estados Unidos Mexicanos las exportaciones de cloro son significativamente mayores a las de sosa cáustica, lo que implica que la demanda de sosa sea mayor a la de cloro. La demanda de sosa cáustica fue más dinámica que la de cloro de 1995 a 1999, la primera creció a una TMCA de 8.7 por ciento y la segunda lo hizo en 3.6 por ciento y no guardan una relación de 1.12 como en la producción sino de 1.47. En tal virtud, la falta de demanda de cloro y la reducción en su producción nacional y exportación, han propiciado el estancamiento y reducción en la oferta interna de sosa cáustica.

   Adicionalmente, las Cámaras y los Importadores manifestaron que las importaciones han complementado a la producción nacional y no la han desplazado, debido a que el dinamismo del consumo de 1995 a 1999 ha sido mayor al de la producción pese a que la industria funcionó a partir de 1996 a plena capacidad y ésta no se incremento en todo el periodo. Asimismo, señalaron que la reducción de la producción de sosa cáustica en 1999 fue consecuencia de una reducción interna en la producción de cloro derivado de la caída en la demanda por exportaciones, dado lo complejo que resulta su manejo y almacenamiento, situación que no se presenta en los Estados Unidos de América porque usualmente es consumido directamente por empresas integradas verticalmente.

   Por otra parte, las Cámaras y los Importadores argumentaron que las exportaciones de los Estados Unidos de América a los Estados Unidos Mexicanos se incrementarán sólo en el monto necesario para complementar la insuficiencia de capacidad instalada y serán mayores en la medida en que la demanda y producción de cloro continúe reduciéndose, en virtud de que ello implicará una menor producción nacional de sosa cáustica. En ese sentido, señalaron que los usuarios de sosa cáustica deben importar este producto con independencia de su precio debido a que no existe el abasto nacional, ni la capacidad instalada para hacerlo, y tampoco lo existirá en los próximos años, ya que no se contemplan inversiones en proceso que indiquen que la capacidad instalada habrá de ampliarse en el futuro, o en su defecto, en un periodo razonable.

   Al respecto, las solicitantes señalaron que la información de la ANIQ no esta actualizada, ya que según dicha fuente la capacidad total de producción no cambió de 1994-1999, mientras que de acuerdo con la información de los productores tuvo un aumento de casi 6% en dicho periodo. Además, indicaron que el hecho de que se contraiga la demanda de cloro no afecta el mercado de sosa cáustica, toda vez que el mismo es un mercado abierto, de tal manera que si las importaciones se realizan en condiciones leales no tendrían un efecto en el mercado nacional de sosa cáustica.

   A partir de la información aportada por las solicitantes, las Cámaras y los Importadores, la Secretaría analizó los indicadores de la industria nacional. Al respecto, de 1996 a 1999 observó el siguiente comportamiento:

A. El consumo nacional aparente de sosa cáustica creció 10 por ciento, para 1999 el nivel de éste indicador superó a la capacidad instalada en 2 puntos porcentuales y a la producción nacional en 18 puntos porcentuales.

B. La capacidad instalada se incrementó 5 por ciento, mientras que la producción nacional disminuyó 3 por ciento; en 1999 respecto a 1998 la capacidad instalada registró un aumento de 3 por ciento y la producción se redujo en la misma proporción.

C. La utilización de la capacidad instalada disminuyó 7 puntos porcentuales al pasar de 94 a 87 por ciento. En particular en 1999 respecto a 1998, dicho indicador disminuyó 2 puntos porcentuales.

D. La participación de la producción nacional en el mercado mexicano disminuyó en 11 puntos porcentuales, al pasar de 96 al 85 por ciento;

E. Las ventas de sosa cáustica al mercado interno registraron un incremento de 9 por ciento, aunque su participación en el consumo nacional disminuyó 5 puntos porcentuales, al pasar de 93 a 88 por ciento.

F. Las exportaciones disminuyeron 82 por ciento, en 1999 en relación con el volumen observado en 1998 la reducción fue de 71 por ciento.

G. A partir de 1997 el volumen de las ventas al mercado interno fue superior a los niveles de producción alcanzados, lo que fue posible vía la salida de inventarios y la reducción de las exportaciones.

   En cuanto a los indicadores de sosa cáustica correspondientes a las empresas solicitantes, la Secretaría observó que de 1996 a 1999:

A. La capacidad instalada disminuyó cerca de 1 por ciento y la producción se redujo en 8 por ciento, en particular en 1999 el volumen producido tuvo una reducción de 5 por ciento respecto al año anterior.

B. La utilización de la capacidad instalada disminuyó 7 puntos porcentuales de 1996 a 1999 al pasar de 93 a 86 por ciento y 4 puntos porcentuales en 1999 en relación con la utilización registrada en 1998.

C. La participación de la producción en el consumo nacional disminuyó en 14 puntos porcentuales en el periodo referido al pasar de 84 a 70 por ciento.

D. Las ventas al mercado interno aumentaron 4 por ciento; sin embargo, en 1999 respecto a 1998 disminuyeron 5 por ciento. Las ventas de exportación registraron una disminución de 94 por ciento y en 1999 en relación con 1998 la reducción de este indicador fue de 90 por ciento.

E. Los inventarios disminuyeron 83 por ciento y el nivel de empleo se mantuvo prácticamente constante, ya que en dicho periodo disminuyó 1 por ciento.

   Por otra parte, en cuanto a los indicadores de cloro de la industria nacional, con base en la publicación Chlorine Supply/Demand Balance 2001 de CMAI, la Secretaría observó que la demanda de cloro en los Estados Unidos Mexicanos se mantuvo sin variaciones de 1995 a 1999 y fue inferior a la demanda de sosa cáustica en todos los años del periodo señalado. Asimismo, las exportaciones de cloro disminuyeron un 12 por ciento de 1995 a 1999 y su producción disminuyó un 2 por ciento en ese mismo periodo. En particular, la Secretaría observó que la producción de cloro de las solicitantes registró una tendencia decreciente de 1996 a 1999 al disminuir en 8 por ciento, en respuesta a una reducción de 11 por ciento en sus ventas totales.

   Asimismo, la Secretaría analizó de manera agregada la situación financiera de las empresas Cloro de Tehuantepec, e Industria Química. Para tal efecto, se consideró la información correspondiente a los estados financieros básicos auditados de los años 1997 a 1999, los estados de costos y utilidades de la sosa cáustica y el cloro, así como los costos fijos y variables reportados por las solicitantes. Con propósitos de comparabilidad, se actualizó la información financiera con base en el método de cambios en el nivel general de precios, de acuerdo con lo que prescribe el boletín B-10 de los principios de contabilidad generalmente aceptados, publicados por el Instituto Mexicano de Contadores Públicos, A.C.

   La Secretaría calculó la participación porcentual de las ventas internas de sosa cáustica en las ventas totales de la industria productora nacional de dicho producto con la finalidad de determinar la influencia que las ventas del producto similar tienen sobre las utilidades y la condición financiera de la industria. Al respecto, la Secretaría observó que la participación porcentual de las ventas internas de sosa cáustica fue de 42 por ciento en 1997 y 46 por ciento en 1998 y 1999; asimismo, al nivel de la ECU, la participación en los ingresos totales de la industria fue de 73 por ciento en 1997, 68 por ciento en 1998 y 69 por ciento en 1999. En tal virtud, la Secretaría determinó que los ingresos derivados de la operación de fabricación y venta de sosa cáustica, y por ende de la ECU, tiene un impacto importante sobre los resultados y condición financiera de la industria nacional.

   En 1998, las utilidades operativas de la industria nacional disminuyeron 8 por ciento con respecto a 1997, debido a que los ingresos totales registraron una contracción de 7 por ciento. En 1999, la utilidad de operación cayó 30 por ciento como consecuencia de la baja de 15 por ciento en los ingresos totales. La disminución de la utilidad de operación se reflejó en la reducción del margen operativo en ½ punto porcentual y 2½ puntos porcentuales en 1998 y 1999, respectivamente. Asimismo, en 1998 el rendimiento sobre la inversión se contrajo 1 punto porcentual debido a la disminución en el índice de rotación de los activos por menores ventas y para 1999, el rendimiento sobre la inversión disminuyó 3 puntos porcentuales al ubicarse en 9 por ciento, como reflejo de la baja en el margen de operación y la rotación del activo.

   En relación con la utilidad operativa de la sosa cáustica, en 1998 creció 46 por ciento en relación con 1997, debido a que los costos de venta y gastos de operación disminuyeron 16 y 29 por ciento respectivamente, en tanto que los ingresos por ventas totales de sosa crecieron 0.5 por ciento en términos reales, por lo que el margen de operación mostró un comportamiento positivo, pasando de 27 por ciento en 1997 a 39 por ciento en 1998, es decir, 12 puntos porcentuales más que el año anterior. Para 1999, las utilidades operativas registraron una contracción de 16 por ciento, debido a que el ingreso por ventas disminuyó 14 por ciento, y aun cuando los costos de venta y gastos de operación descendieron 12 y 20 por ciento, ello no logró compensar el efecto adverso del ingreso por ventas, lo cual se reflejó en que el margen de ganancia operativa cayera 2 puntos porcentuales ubicándose en 37 por ciento.

   Por otra parte, en 1998 los resultados de operación del cloro se ubicaron en pérdidas, como consecuencia de la disminución en 31 por ciento de los ingresos por ventas, lo que se reflejó en que el margen de operación disminuyera 21 puntos porcentuales, quedando en 20 por ciento negativo. En 1999, las pérdidas de operación del cloro crecieron 6 por ciento, derivado de la reducción de 14 por ciento en el ingreso por ventas, lo que se tradujo en un deterioro adicional de 4 puntos porcentuales del margen operativo. En cuanto a la ECU, las utilidades de operación en 1998 mostraron un crecimiento de 6 por ciento, debido a que la reducción en los costos de venta y gastos de operación logró compensar la baja en el ingreso, lo que permitió el incremento de 3 puntos porcentuales del margen de operación para ubicarlo en 19 por ciento. Para 1999, la ECU registró una disminución de 24 por ciento en las utilidades de operación, debido principalmente a la disminución de 14 por ciento en el ingreso, a pesar de la reducción en los costos de venta y gastos de operación; lo que se reflejó en la baja de 2 puntos porcentuales en el margen operativo.

   En relación con la contribución al rendimiento sobre la inversión generada por la sosa cáustica la Secretaría observó que en 1998 se incrementó 5 puntos porcentuales para quedar en 16 por ciento, mientras que la de cloro registró una contracción de 4½ puntos porcentuales al ubicarse en 4 por ciento negativo y la de la ECU creció ½ punto porcentual al ubicarse en poco menos de 12 por ciento. Para 1999 la contribución al rendimiento sobre la inversión de la sosa cáustica disminuyó 2 puntos porcentuales, la del cloro se redujo ½ punto porcentual y la de la ECU se contrajo 2½ puntos porcentuales.

   En cuanto al comportamiento del flujo de efectivo, la Secretaría observó a partir del estado de cambios en la situación financiera de la industria que en 1998 el flujo de caja operativo disminuyó 108 por ciento, debido principalmente a la reducción de la utilidad neta y la menor generación de efectivo mediante capital de trabajo. Para 1999, la situación de déficit en el flujo de caja de operación se revirtió, en dicho año se registró un balance positivo como resultado de que la utilización de recursos en capital de trabajo neto disminuyó 89 por ciento y el flujo de efectivo se mantuvo en niveles similares a los de 1998, al disminuir tan solo 6 por ciento.

   Respecto a la capacidad para reunir capital de la industria, la Secretaría observó que en 1998 de acuerdo con la razón circulante, la industria estuvo en posición de cubrir 31 centavos de deuda de corto plazo mediante activos circulantes, lo que significó 9 centavos menos que en 1997 y para 1999, este índice registró un nivel de 33 centavos, es decir, 2 más que el año anterior. Asimismo, la razón de activos rápidos demuestra que en 1998 y 1999, la industria tuvo niveles de solvencia inmediata particularmente bajos de 26 y 29 centavos, respectivamente. El nivel de ambos índices y su comportamiento se traduce en un bajo nivel de solvencia de corto plazo.

   En relación con la posición de apalancamiento financiero de la industria, la Secretaría observó de acuerdo con la razón de endeudamiento de la industria que en 1998 se mantenía una deuda equivalente al 71 por ciento de la inversión total en activos, mientras que en 1999 dicha proporción se redujo ligeramente a 68 por ciento. La razón de pasivo total a capital contable en 1998 alcanzó un nivel de 2.45 veces de la inversión neta de la industria, mientras que para 1999 dicha relación disminuyó a 2.13 veces.

   Con base en lo establecido en los puntos 82 al 137 de la presente resolución, la Secretaría determinó que el comportamiento de los indicadores de la industria nacional de sosa cáustica en 1999 no puede atribuirse a la mayor concurrencia de las importaciones originarias de los Estados Unidos de América, en virtud de que factores relevantes como producción, ventas, utilización de la capacidad instalada e inventarios se vieron influidos de manera importante por la restricción técnica derivada de la producción y almacenamiento de cloro que caracterizo a la industria nacional.

   En tal virtud, se consideró que durante el periodo enero-diciembre de 1999 las importaciones originarias de los Estados Unidos de América complementaron la insuficiencia de la producción nacional para satisfacer el crecimiento del consumo interno y una proporción importante de las mismas se realizaron a precios por arriba del valor normal de referencia, de manera que el deterioro en los precios nacionales y en el ingreso por ventas no podría ser atribuible a tales importaciones. Por tanto, se había considerado que no se reunían los elementos suficientes para acreditar que se continuó causando daño a la industria nacional durante el periodo de 1995 a 1999 por causa de las importaciones de sosa cáustica originarias de los Estados Unidos de América, tomando en cuenta la existencia de un valor de referencia como medida para contrarrestar la práctica desleal.

  Examen sobre la repetición del daño a la industria nacional.

   Por otro lado, la Secretaría procedió a evaluar si de eliminarse la cuota compensatoria (en forma de valor de referencia) existía la probabilidad real de que se repitiera el daño que propició el establecimiento de las medidas antidumping. Para efectos de la determinación sobre la repetición del daño a la industria nacional en caso de eliminarse la cuota compensatoria definitiva a las importaciones de sosa cáustica originarias de los Estados Unidos de América, la Secretaría evaluó la información disponible relativa al comportamiento de la industria del país exportador, las proyecciones sobre el comportamiento de las importaciones y los precios, los efectos en los indicadores y en los proyectos de inversión de la industria nacional.

  Industria de sosa cáustica de los Estados Unidos de América.

   A partir de la información proporcionada por las partes comparecientes y la que se allegó la Secretaría, la Secretaría analizó el comportamiento y las perspectivas de la industria de sosa cáustica de los Estados Unidos de América, con el fin de determinar la existencia de capacidad libremente disponible o un aumento inminente y sustancial de la misma que pudiera dirigirse al mercado mexicano en caso de suprimirse las cuotas compensatorias.

   Con base en la publicación especializada World Chlor-Alkali Analysis, CMAI Issue 2000, US Caustic Average Annual Capacities , las solicitantes indicaron que en 1999 la capacidad instalada de producción de sosa cáustica en los Estados Unidos de América fue de 14.3 millones de toneladas y se distribuyó en 43 plantas; no obstante, 3 empresas productoras concentraron prácticamente el 60 por ciento de dicha capacidad.

   Asimismo, el 46.5 por ciento de las plantas productoras de sosa cáustica en los Estados Unidos de América, las cuales concentran el 79.6 por ciento de la capacidad de producción de dicho país, se localizan en los Estados de Texas, Luisiana y Alabama ubicados cerca del Golfo de México, lo que les proporciona una clara ventaja para la exportación.

   En el periodo 1997-1999 los mayores incrementos en la capacidad de producción de sosa cáustica en los Estados Unidos de América se registraron precisamente en los Estados de Texas, Luisiana y Alabama; además, el aumento de la capacidad instalada previsto para el 2000 y 2001, de magnitud semejante o incluso mayor al observado, se registrará en dichos estados referidos, lo que indica que las ventajas de producción y comercialización de la zona del Golfo de México continúan determinando la localización de las plantas.

   Asimismo, las solicitantes señalaron que la capacidad total de producción de sosa cáustica en los Estados Unidos de América registró incrementos sostenidos mayores al 2 por ciento de 1997 a 1999, lo cual se explicó básicamente por el incremento de la capacidad instalada de producción que registraron las plantas ubicadas en los Estados de Texas, Luisiana y Alabama.

   Al respecto, con base en información aportada por las solicitantes la Secretaría observó que la capacidad instalada de producción de sosa cáustica en los Estados Unidos de América aumentó 10 por ciento de 1994 a 1999 y que en el periodo 1997-1999, las empresas ubicadas en los Estados de Texas, Luisiana y Alabama expandieron en forma conjunta su capacidad instalada en 1,203 miles de toneladas, mientras que las empresas del estado de Washington la disminuyeron en 183 mil toneladas. Asimismo, en los años 2000 y 2001 se estima que las empresas ubicadas en los estados de Texas, Luisiana y Alabama incrementen conjuntamente en 711 mil toneladas su capacidad instalada; por su parte, las empresas del estado de Washington la disminuirán en 83 mil toneladas.

   Con base en la publicación World Sosa Supply/Demand Balance, 2000/2001, World Chlor-Alkali Análisis publicado por CMAI, la Secretaría observó que en el periodo de 1994 a 1999, la demanda, producción y capacidad instalada mostraron un comportamiento creciente. En correspondencia con el aumento que registró la capacidad instalada de producción de sosa cáustica en los Estados Unidos de América, la producción de dicho producto observó un incremento de 11 por ciento de 1994 a 1999. El mayor aumento de la producción en relación con el observado por la capacidad instalada se tradujo en una mayor utilización de la capacidad instalada: mientras que en 1994 la tasa de utilización fue de 92 por ciento, en 1999 se ubicó en 93 por ciento.

   Por otra parte, la demanda interna de sosa cáustica en el mercado de los Estados Unidos de América registró un incremento de 11 por ciento de 1994 a 1999. Sin embargo, aun cuando la producción y la demanda de sosa cáustica registraron la misma tasa de crecimiento en el periodo 1994-1999, en términos absolutos la producción ha sido mayor a la demanda en los años comprendidos del lapso indicado. De hecho, en 1994 y 1999 la demanda de sosa cáustica en el mercado de los Estados Unidos de América representó el 91 por ciento de la producción.

   Las solicitantes argumentaron que el excedente de sosa cáustica en el mercado norteamericano se explica fundamentalmente por lo siguiente: a) la producción y oferta de la sosa cáustica está en función de la demanda de cloro, la cual en gran parte es creada por las mismas empresas productoras en virtud de su alto nivel de integración en la cadena productiva de este producto, b) la complejidad en el manejo y almacenamiento del cloro, c) en el proceso de producción de la ECU, se obtiene 1.12 toneladas de sosa cáustica y 1 tonelada de cloro y d) la demanda de cloro ha sido mayor que la de la sosa cáustica.

   La Secretaría observó que la demanda de cloro en el mercado de los Estados Unidos de América se incrementó en 8.9 por ciento de 1994 a 1999. Asimismo, se observó que en dichos años la demanda de cloro superó en volumen la demanda de sosa cáustica: mientras que en 1994, 1995 y 1996 fue mayor en 8, 7 y 9% respectivamente, en 1997 fue 3 por ciento y en 1998-1999 la demanda fue superior en 5 por ciento.

   Asimismo, las solicitantes argumentaron que aun cuando la demanda de sosa cáustica en el mercado de los Estados Unidos de América ha sido el 85 por ciento de la capacidad de producción en los últimos años y que la utilización de esta capacidad ha sido cercana a 95 por ciento, el excedente de la capacidad instalada de producción y de la producción sobre la demanda doméstica se traduce en una capacidad libremente disponible de dicho país para exportar a los Estados Unidos Mexicanos y al resto del mundo.

   Al respecto, la Secretaría observó que en el periodo de 1994 a 1999, la capacidad libremente disponible de los Estados Unidos de América, definida como la capacidad instalada menos la producción, registró una disminución del 11 por ciento. Asimismo, la Secretaría observó con base en la información proporcionada por las solicitantes y de la que se allegó sobre producción nacional, importaciones y exportaciones, así como de la obtenida del Sistema de Información Comercial de México, que en 1999 el monto de la capacidad libremente disponible de los Estados Unidos de América representó el 212 por ciento de la producción nacional y 180 por ciento del consumo nacional aparente del mercado mexicano.

   Asimismo, la Secretaría observó que en 1999 la magnitud del excedente de la producción sobre la demanda doméstica de sosa cáustica que se registró en los Estados Unidos de América, representó el 259 por ciento de la producción nacional y 220 por ciento del consumo nacional aparente del mercado mexicano. Dichas magnitudes podrían incluso aumentar en virtud de que se estima que la demanda de cloro en relación con la de sosa cáustica será cada vez mayor y hará, en consecuencia, que el superávit de sosa cáustica se incremente en el mercado norteamericano.

   Las solicitantes argumentaron que el desequilibrio entre producción y demanda de sosa cáustica en los Estados Unidos de América se ha absorbido principalmente mediante ventas al mercado externo. Al respecto, con base en información de U.S. Deparment of Commerce, Bureau of the Census , indicaron que en el periodo 1994-1999 el destino principal de las exportaciones de los Estados Unidos de América fueron Canadá, Australia y Jamaica. En el caso de las exportaciones de sosa cáustica de los Estados Unidos de América a los Estados Unidos Mexicanos, éstas registraron una disminución de 1992 a 1995; sin embargo, a partir de 1996 la participación del mercado nacional en las exportaciones norteamericanas ha sido superior a la observada en años anteriores a 1993.

   Adicionalmente, las solicitantes señalaron que las exportaciones de sosa cáustica de los Estados Unidos de América registraron movimientos sumamente bruscos de un año a otro. En particular, indicaron que la participación de Canadá en las exportaciones norteamericanas disminuyó 16.5 puntos porcentuales en 1995 en relación con la observada en 1994; asimismo, la participación de Australia descendió 21.4 puntos porcentuales en 1994 en relación con la que registró en 1993 y 9.5 puntos porcentuales en 1997 con respecto a la que observó el año anterior; por lo que respecta a la participación de la República Federal de Alemania ésta disminuyó 4.7 puntos porcentuales en 1999 con respecto a la que registró en 1998.

   A partir de lo indicado en el punto anterior, las solicitantes argumentaron que existe una fuerte volatilidad en el volumen total de las exportaciones de los Estados Unidos de América de sosa cáustica y en el destino de las mismas. Asimismo, señalaron que las magnitudes en que los países referidos disminuyeron su participación en las exportaciones de los Estados Unidos de América representaron una proporción considerable del comercio mundial.

   Con base en información de la publicación World Chlor Alkali Analisys, CMAI Issue 2001/2000, United States Caustic Soda Supply/Demand Balance , proporcionada por las solicitantes, la Secretaría se percató que las exportaciones de sosa cáustica de los Estados Unidos de América se incrementaron 11 por ciento de 1994 a 1999 y representaron en los años del periodo referido al menos el 10 por ciento de su producción. Cabe señalar que en 1997 en relación con el año anterior, las exportaciones de dicho país registraron una disminución del 28 por ciento, descenso que coincidió con el significativo aumento de la demanda interna en los Estados Unidos de América en dicho año.

   Asimismo, con base en información aportada por las solicitantes sobre las exportaciones de sosa cáustica de los Estados Unidos de América, desglosadas por país de destino, la Secretaría observó que las exportaciones al mercado mexicano registraron el siguiente comportamiento: en 1996 en relación con 1995 se incrementaron 199 por ciento; en 1997 con respecto al año anterior disminuyeron 30 por ciento, en 1998 en relación con 1997 registraron un descenso de 3 por ciento y en 1999 en relación con el año de 1998 aumentaron 49 por ciento. Asimismo, de 1994 a 1999 registraron un incremento de 230 por ciento.

   Las solicitantes manifestaron que la alta volatilidad en cuanto a volumen y destino de las exportaciones de los Estados Unidos de América observada en el periodo de 1995 a 1999, derivada de las variaciones en la demanda de los países importadores y la necesidad de reasignar los volúmenes a otros mercados, ejerce presiones a la baja en los precios de exportación e induce a dicho país a incurrir en prácticas desleales de comercio internacional.

   De acuerdo con las solicitantes, dicho comportamiento se explica por la baja proporción que representan las exportaciones en la demanda total del mercado de los Estados Unidos de América que es de 10 a 12 por ciento en contraposición al 90 por ciento que significan las exportaciones de sosa cáustica para la demanda de Arabia Saudita. Dicho diferencial y el tamaño de su demanda interna le confieren a dicho país ventajas cuando se presentan condiciones débiles del mercado, en virtud de lo cual los exportadores de los Estados Unidos de América pueden elegir exportar sosa cáustica a un precio incremental o a un costo variable y dejar su mercado doméstico fuera del impacto de los bajos precios de exportación.

   Adicionalmente, las solicitantes señalaron que en razón de que la industria de sosa cáustica es sumamente intensiva en capital, los costos variables representan en todas las tecnologías de producción menos del 37 del costo total, razón por la cual en 1999 los precios pudieron bajar hasta niveles que permitieron cubrir solamente dichos costos.

   En relación con las perspectivas sobre el comportamiento de la industria de sosa cáustica de los Estados Unidos de América argumentado por las solicitantes en la solicitud de inicio del examen, las Cámaras y los Importadores argumentaron en su primer escrito de comparecencia lo siguiente:

A. Los excedentes no implican necesariamente prácticas desleales, sino más bien causan ciclos económicos que se manifiestan en movimientos en los precios de los productos y que en este caso por tratarse de los principales productores y exportadores mundiales su comportamiento afecta los precios internacionales.

B. El ciclo de precios para la sosa cáustica en los Estados Unidos de América tuvo su punto mínimo en dos trimestres de 1999 y que afines de ese año se observa un incremento en los precios y se proyecta una tendencia ascendente en los mismos a lo largo del 2001, lo que implica una reducción de los presuntos excedentes y una disminución en el monto disponible a exportar. Por lo que de ocurrir las exportaciones, éstas se darán a precios superiores.

C. Existen pronósticos más actualizados de CMAI (Chlor-Alkali Market Report de fecha 29 de diciembre de 2000) que indican que los excedentes tenderán a disminuir como resultado del incremento en la demanda a fines de 2000 y hasta el 2002, por lo que se reducirán los excedentes de exportación.

   Posteriormente, en respuesta a un requerimiento de la Secretaría sobre proyecciones actualizadas de los indicadores económicos de la industria de sosa cáustica de los Estados Unidos de América y como parte de sus alegatos en el segundo periodo probatorio, las Cámaras y los Importadores manifestaron, con base en lo publicado en Chlor-Alkali Market Report de fecha 31 de mayo de 2001, lo siguiente:

A. Las exportaciones de los Estados Unidos de América para el primer trimestre del 2001 son las menores en los últimos tres años.

B. Las importaciones de sosa cáustica se han incrementado fuertemente en los Estados Unidos de América durante el primer trimestre de 2001, fundamentalmente en la costa oeste.

C. La capacidad instalada en la costa oeste se ha reducido debido al cierre de plantas y que las importaciones no son suficientes para compensar la mitad de la producción perdida por dichos cierres.

D. La producción se ha reducido en el acumulado enero-abril de 2001 en cerca de 10 por ciento respecto al mismo periodo del 2000 y que la estimación para el final del año es que se reducirá la producción 5.1 por ciento respecto al año anterior.

E. Lo establecido en incisos anteriores reafirma que en 1999 no existió una probabilidad fundada del incremento de las importaciones en el futuro inmediato como argumentaron las solicitantes que sucedería en el 2000 y 2001, ni lo hará entre el 2001 y el 2005.

   En relación con lo argumentado por las Cámaras y los Importadores, las solicitantes manifestaron que a partir de un reporte más actualizado de CMAI (Chlor-Alkali Market Report de fecha 18 de junio de 2001) se verifica que los Estados Unidos de América es un exportador neto de sosa cáustica, las exportaciones triplican las importaciones y que se estima un incremento de las exportaciones para el 2002, lo que constituye una amenaza de daño para la industria nacional. Asimismo, indicaron que las importaciones de los Estados Unidos de América corresponden a la zona oeste y que las exportaciones se efectúan básicamente de la región del Golfo.

   Por otro lado, argumentaron que las estimaciones más recientes ratifican que existirá una mayor capacidad libremente disponible en los Estados Unidos de América, lo que se traducirá en excedentes de sosa cáustica y que existe la posibilidad fundada de que se destinen al mercado mexicano en condiciones de discriminación de precios. Además, señalaron que aún el pronóstico más agresivo presentado en la solicitud de inicio sobre el comportamiento de las importaciones resultó inferior al volumen real observado en las estadísticas comerciales, lo que implica que podría esperarse que los pronósticos para los años siguientes también estuvieran subestimados, por lo que debieran considerarse conservadores.

   Por su parte, la Secretaría se allegó de información del estudio 2001 World Chlor Alkali Analysis de CMAI correspondiente a las proyecciones del 2000 al 2005 de los indicadores económicos de la industria de sosa cáustica de los Estados Unidos de América. A partir de dicha información, la Secretaría observó que del 2000 al 2005 se estima que la capacidad instalada, producción, exportaciones y demanda interna de sosa cáustica crecerán a una TMCA de 2.1, 3.3, 7.4 y 2.3 por ciento respectivamente. Asimismo, la Secretaría advirtió que la capacidad libremente disponible del 2000 al 2005 disminuirá a una tasa media de 31.7 por ciento.

   Adicionalmente, la Secretaría observó que las proyecciones proporcionadas por las solicitantes sobre el comportamiento de industria de sosa cáustica en los Estados Unidos de América del 2000 al 2002 indican que en dichos años la capacidad instalada y la producción disminuirán 2 y 0.5 por ciento, respectivamente. Por su parte, las exportaciones se reducirán en 5 por ciento y la demanda interna crecerá 0.5 por ciento. Asimismo, con base en el comportamiento de los indicadores mencionados, la Secretaría advirtió que la capacidad libremente disponible disminuirá 21 por ciento entre el 2000 y el 2002.

   No obstante, la Secretaría advirtió que las estimaciones proporcionadas por la solicitante para el periodo del 2000 al 2002 indican que aun cuando se reduzca la capacidad libremente disponible de la industria de sosa cáustica de los Estados Unidos de América para el 2002 respecto al 2000, ésta representará el 210 por ciento de la producción nacional y el 179 por ciento del consumo nacional aparente de 1999. Asimismo, la información obtenida por la Secretaría sustenta que la tendencia creciente en las exportaciones de los Estados Unidos de América continuará en los próximos años.

   Las solicitantes argumentaron que aun cuando existe la probabilidad de que los Estados Unidos de América pudiesen dirigir exportaciones de sosa cáustica hacia el Sudeste Asiático, la principal región importadora de este producto, los exportadores norteamericanos cuentan con ventajas en términos de transporte y logística para dirigir sus exportaciones hacia los países del Continente Americano. En particular, el mercado mexicano se vuelve un mercado atractivo en virtud de su cercanía. De hecho, las empresas productoras de sosa cáustica ubicadas en los estados de Texas, Alabama y Luisiana, cerca del Golfo de México, cuentan con ventajas que les otorga su ubicación para comercializar en el mercado nacional la sosa cáustica.

   Además, las solicitantes señalaron que las variaciones en la demanda de sosa cáustica en los Estados Unidos de América, derivadas de que la producción de este producto se ajusta a las condiciones de la demanda del cloro, equivalen al total o una parte sustancial del total del mercado mexicano, por lo que dicho país ha contado y contará con volúmenes significativos del producto referido para exportar a los Estados Unidos Mexicanos, mismos que aumentan año con año.

   Con base en lo descrito en los puntos 142 al 170 de la presente resolución, la Secretaría concluyó que la información relativa al comportamiento de los indicadores económicos de la industria de sosa cáustica en los Estados Unidos de América en el periodo de 1995 a 1999 y las perspectivas sobre los mismos correspondientes al periodo 2000-2005 apoyan la existencia de capacidad libremente disponible en dicho país, así como la probabilidad de un incremento en las exportaciones, las cuales podrían destinarse al mercado mexicano de suprimirse las cuotas compensatorias.

  Efectos en la industria nacional y proyectos de inversión

   Las solicitantes presentaron tres escenarios para estimar las magnitudes en que se incrementarán las importaciones definitivas de sosa cáustica originarias de los Estados Unidos de América al mercado mexicano en el periodo 2000-2004, los cuales se describen en los puntos 159 y 160 de la resolución de inicio. Asimismo, conforme se establece en los puntos 161 al 166 de la resolución de inicio, las solicitantes estimaron la magnitud que observarían el consumo nacional aparente, la producción nacional y las exportaciones, de incrementarse las importaciones de sosa cáustica originarias de los Estados Unidos de América en condiciones de discriminación de precios.

   Al respecto, las solicitantes argumentaron que, derivado de los escenarios proyectados, se observa que en los años 2000 y 2001 se presentan condiciones similares a las que prevalecieron en 1999 y que en los años de 2002 a 2004 la producción nacional se deteriorará aún más debido al desplazamiento por parte de las importaciones. La situación referida se explica en virtud de que, de acuerdo con la publicación especializada CMAI, se estima que a partir del año 2002 los Estados Unidos de América incrementarán sus exportaciones de sosa cáustica debido a los montos de excedentes que registrará de este producto.

   En relación con lo manifestado por las solicitantes, las Cámaras y los Importadores argumentaron que la información proporcionada para el 2000 y las proyecciones más actualizadas para el 2001 demuestran que en dichos años no se concretizó el peligro inminente sobre la producción nacional que las solicitantes alegaron ocurriría con posterioridad a 1999 y que las perspectivas hasta el 2004 indican que no se concretará ninguna amenaza de daño.

   Asimismo, las Cámaras y los Importadores manifestaron que las características del mercado mexicano de sosa cáustica cambiaron drásticamente de 1993 a 1999, por lo que si se extrapola el comportamiento de las variables capacidad instalada, producción, consumo nacional aparente interna e importaciones para los próximos años, se apreciaría una mayor brecha entre la demanda interna y la producción nacional que, de no satisfacerse con las importaciones se afectarían a un impresionante número de empresas y sectores productivos. Ante la insuficiente capacidad para abastecer el mercado interno y las perspectivas de que dicha situación continuará en los próximos años, toda vez que no existen inversiones en proceso que indiquen un aumento de la capacidad en el futuro, las importaciones complementarían la producción nacional y no le causan ni amenazan causar daño a la industria.

   Por otra parte, las Cámaras y los Importadores argumentaron que las proyecciones de 2000 al 2004 para los precios de la sosa cáustica publicadas en Chlor-Alkali Market Report del 29 de diciembre de 2000 presentan un escenario distinto al que proporcionaron las solicitantes, de lo que se concluye la no existencia de amenaza de daño.

   En relación con lo manifestado por las Cámaras y los Importadores, las solicitantes señalaron que tales argumentos se basan en suposiciones y conjeturas. Asimismo, destacaron que durante el procedimiento los productores nacionales acreditaron fehacientemente la probabilidad fundada de que las importaciones aumenten en forma substancial, que existe una capacidad libremente disponible y que tal capacidad tendrá como resultado que las exportaciones en condiciones de discriminación de precios se dirijan a nuestro país, que los precios a los que se realizan y se espera que realicen las importaciones repercutirán en forma sensible en los precios de la industria nacional y el impacto negativo en futuras inversiones dando como resultado el desplazamiento de la producción nacional.

   Con base en información obtenida de la publicación 2001 World Chlor-Alkali Analysis de CMAI, la Secretaría advirtió que las proyecciones de precios de la sosa cáustica en los Estados Unidos de América estimaban que se mantendría por arriba de los 150 dólares por tonelada y registrará un incremento de 14 por ciento del 2000 al 2005. Asimismo, sobre el comportamiento de la industria mexicana de sosa cáustica para el 2000-2005 indicaban que la capacidad instalada se mantendría constante, mientras que la producción crecería 10 por ciento, lo que se reflejaría en un aumento de 9 puntos porcentuales en la utilización de la capacidad instalada.

   Las estimaciones sobre el comportamiento de la producción indicaban que sería insuficiente para satisfacer el crecimiento de 21 por ciento del mercado interno, por lo que la necesidad de complementar dicha demanda con importaciones continuaría. Esto es, el déficit en el mercado nacional alcanzaría el 29 por ciento del consumo nacional aparente para el 2005, por lo que el nivel necesario de importaciones para abastecer la demanda nacional sería superior al nivel histórico de participación de las importaciones estadounidenses.

   De acuerdo con dicha publicación, el comportamiento estimado de los indicadores productivos de sosa cáustica se explicaba por la disminución proyectada en el consumo de cloro en el mercado interno de 5 por ciento del 2000 al 2005 y una caída en las exportaciones de 93 por ciento, lo que solamente permitiría un aumento de 10 por ciento de la producción, manteniendo la capacidad instalada al mismo nivel que la registrada en 1999.

  Perspectivas del mercado de sosa cáustica con pruebas supervinientes

   No obstante, el 19 de marzo y el 1o. abril de 2002, las empresas solicitantes comparecieron para ofrecer pruebas supervenientes en relación con el examen para determinar las consecuencias de la supresión de la cuota compensatoria definitiva impuesta a las importaciones de sosa cáustica líquida originarias de los Estados Unidos de América. Al respecto, las solicitantes manifestaron:

A. PEMEX inició un proceso de ampliación de su planta de clorados III, con miras a incrementar la capacidad de producción de cloruro de vinilo, cuyo principal insumo es el cloro. De acuerdo con los productores nacionales lo anterior fue de su conocimiento hasta los primeros meses de 2002, a través de la carta suscrita por el Director de Petroquímica Pajaritos y confirmado a través de la publicación en el DOF del 28 de febrero de 2002 del fallo de la licitación de carácter internacional para la realización de la obra consistente en la ingeniería de detalle, procura y construcción de la ampliación de la planta de derivados clorados III, su integración y puesta en operación en Petroquímica Pajaritos.

B. Derivado de lo anterior, se modifican las perspectivas del mercado mexicano de cloro y sosa cáustica en los próximos años. Al respecto, los productores nacionales proporcionaron estimaciones sobre los efectos en la oferta de cloro y sosa cáustica, así como la repercusión en el mercado nacional de los cambios previstos en la industria nacional de sosa cáustica.

C. La modificación en la tendencia y las perspectivas de los precios en el mercado de sosa cáustica en los Estados Unidos de América según revelan las publicaciones recientes de CMAI e ICIS LOR, así como el cambio en las proyecciones de los indicadores económicos de la industria de sosa cáustica en dicho mercado. Al respecto, proporcionaron la relación de precios mensuales de contrato y spot de CMAI de enero de 1995 a febrero de 2002 y los precios semanales bajo, alto y promedio de exportación spot publicados por ICIS-LOR de 1998 a marzo de 2002.

   El 12 de abril de 2002, la Cámara Nacional de la Industria de Aceites, Grasas, Jabones y Detergentes, la Cámara Nacional de la Industria Textil, la Cámara Nacional de la Industria de la Celulosa y el Papel y las empresas Petrocel, y Univex, comparecieron para manifestar lo siguiente:

A. Las pruebas supervenientes proporcionadas por las solicitantes son eventos de naturaleza incierta con relación a la sosa cáustica. La publicación del fallo de la licitación es el único hecho cierto en la información que presentan las solicitantes, a partir del cual derivan que: a) tal fallo les implicará necesariamente mayores ventas de cloro a PEMEX; b) que al no contar con capacidad productiva para satisfacer dicha mayor demanda por el cloro habrán de invertir cuantiosos recursos para incrementar su capacidad instalada; c) que dichos mayores volúmenes de producción de cloro implicará una mayor producción de sosa cáustica; d) que las importaciones de sosa cáustica originarias de los Estados Unidos de América en el futuro próximo se realizarán bajo discriminación de precios, y e) que éstos mayores volúmenes de sosa cáustica habrán de ser afectados por la supresión de la cuota compensatoria que aún se encuentra en vigor.

B. La posibilidad de que las solicitantes pudieran abastecer los requerimientos de PEMEX es remota, ya que no cuentan con la capacidad instalada para aumentar la producción de cloro. Además, las solicitantes no señalan los volúmenes de cloro que podrían venderle a PEMEX y solo mencionan la posibilidad de suministrarle una mayor cantidad.

C. Actualmente, no existe un proyecto de ampliación de la capacidad instalada, ya que estarían enterados los consumidores de sosa cáustica y de cloro, por lo que es hipotético y sin sustento que tal incremento en la proveeduría se vaya a dar en el futuro próximo. Asumiendo que las solicitantes se encuentren evaluando la conveniencia de realizar inversiones en la ampliación de capacidad, una inversión de la dimensión requerida pudiera estar lista al menos en un par de años más, aunque este suceso es poco probable y se desconoce si las solicitantes lo llevarían a cabo.

D. Las solicitantes desprenden de lo hipotético de producir mayores cantidades de cloro, que producirían mayores cantidades de sosa cáustica. No obstante, la limitación en la producción de cloro de 1995 al 2001 propició un déficit en la oferta interna de sosa cáustica ante el incremento de su demanda, la cual ha sido cubierta con importaciones crecientes. Por lo que aún en el improbable caso de un incremento de la capacidad instalada de cloro, y una consecuente mayor producción no se solucionaría el déficit interno de sosa para los próximos años.

   La Secretaría requirió a las solicitantes que proporcionaran la siguiente información:

A. Mayores elementos sobre los efectos que a raíz de las pruebas supervenientes presentadas se tendrían sobre los indicadores relevantes de la rama de producción nacional, considerando dos escenarios, la supresión o el mantenimiento de la cuota compensatoria definitiva a las importaciones de sosa cáustica originarias de los Estados Unidos de América.

B. La forma en que los precios internos se verían afectados en el futuro inmediato como resultado del cambio en la tendencia de las cotizaciones spot y de contrato en los Estados Unidos de América, así como mayores elementos que indicarán la disminución en el precio de la importaciones en el periodo reciente.

C. La existencia de proyectos de inversión aprobados o en proceso de aprobación relacionados con la ampliación de la capacidad instalada para la producción de cloro-sosa y la información financiera de dichos proyectos.

   En respuesta al requerimiento de la Secretaría, las solicitantes proporcionaron la siguiente información:

A. Estados de resultados para el año 2002 en relación con los resultados reales del año 2001 bajo dos escenarios. En el primero de ellos, se supone que la eliminación de la cuota tiene efectos solamente sobre el precio de venta en el mercado nacional. En el segundo escenario se combina el efecto de una baja en el precio interno y una disminución en el volumen de venta de acuerdo con la participación en el mercado nacional de sosa cáustica. Asimismo, proporcionaron el cálculo de un precio de indiferencia (con y sin cuota compensatoria) entre el precio interno de venta y el precio de importación al mismo nivel comercial.

B. En relación con el comportamiento de los precios, las solicitantes manifestaron que de acuerdo con las series publicadas por CMAI e ICIS- LOR en el transcurso de 2002 se ha observado una caída dramática en las cotizaciones, lo que se ha traducido en la reducción de los precios de las importaciones de sosa cáustica originarias de los Estados Unidos de América en el mercado nacional y se está reflejando en la disminución de los precios nacionales y que éstos eventualmente coincidirán con los precios spot. En razón de lo anterior, la tendencia decreciente que se observa derivará en una crisis de magnitud mayor que la de 1999 y demuestra la alta probabilidad de que en el futuro se repitan fases bajas del ciclo.

C. Proyectos de inversión para la ampliación de la capacidad productiva de cloro-sosa, que incluye información correspondiente volumen de producción adicional de cloro, el monto de la inversión, el tiempo de vida, una tabla con flujos netos anuales, el periodo y la tasa de descuento de dichos flujos, el valor presente neto y la tasa interna de rendimiento.

   La Secretaría analizó los argumentos y pruebas presentadas por las solicitantes, así como las réplicas de las Cámaras y los Importadores. A partir de la información de la que dispuso, la autoridad dividió su análisis en los siguientes apartados: perspectivas del mercado de sosa cáustica, precios e impacto en la industria nacional.

  Perspectivas de la oferta y demanda de sosa cáustica

   La Secretaría determinó que los argumentos presentados por las solicitantes en relación con el comportamiento estimado del mercado de sosa cáustica en los EUA confirman la evaluación descrita en los puntos 142 al 171 de la presente resolución, en el sentido de que la industria de sosa cáustica de los Estados Unidos de América dispone de una significativa capacidad libremente disponible, lo que indica la probabilidad del incremento de las exportaciones en condiciones de dumping al mercado mexicano.

   En particular, en la información disponible destaca que hacia el 2004 los Estados Unidos de América dispondrán de una capacidad instalada que representaría por lo menos 25 veces la capacidad total de la industria nacional; incluso, si solo se considera la capacidad libremente disponible en los Estados Unidos de América (capacidad menos producción) ésta significaría el 41 por ciento del consumo interno y el 44 de la producción nacional.

   Además es necesario considerar que el potencial exportador (capacidad instalada menos demanda interna) en los EUA se estima en aproximadamente 3 millones toneladas para el 2004, lo que representa más de cuatro veces la demanda del mercado mexicano y la producción nacional proyectados para dicho año.

   Por otro lado, en relación con los argumentos y pruebas presentados por las solicitantes sobre la ampliación de la capacidad instalada de la planta de derivados clorados III, su integración y puesta en operación en Petroquímica Pajaritos y sus efectos en la industria nacional de sosa cáustica, la Secretaría determinó que las pruebas supervenientes presentadas por los productores nacionales indican la probabilidad real de que se registre una expansión en la capacidad instalada para la producción de cloro y por ende de sosa cáustica, a fin de abastecer los posibles requerimientos futuros de cloro que se generarían por parte de Petroquímica Pajaritos.

   Al respecto, la Secretaría desestimó el argumento de las Cámaras y los Importadores en el sentido que la ampliación de la planta de Petroquímica Pajaritos no tenga relación con el comportamiento del producto objeto de examen. En particular, la Secretaría consideró que el escrito emitido por Petroquímica Pajaritos y aportado por las solicitantes sustenta de manera objetiva la probabilidad de un incremento en la demanda de cloro, y dado que las importaciones de dicho producto se dificultan significativamente por la alta peligrosidad y costo que representa su transportación, se colige que tal demanda podría ser satisfecha por los productores nacionales. En tal virtud, para satisfacer dicha demanda se requerirá la expansión en la oferta de cloro, lo que deriva indubitablemente en un incremento de la oferta de sosa cáustica dado el carácter de coproductos entre ambas mercancías; cabe señalar que éste hecho está ampliamente sustentado en el expediente administrativo.

   Por otra parte, la Secretaría advirtió que la expansión de la demanda interna de cloro y en consecuencia una mayor producción de sosa cáustica reduciría el déficit en el abasto nacional de este insumo, y que aun cuando éste no desaparecería debido a la expansión prevista en el consumo, la ampliación en la capacidad instalada nacional y su operación a niveles óptimos disminuiría significativamente el volumen de importaciones requerido para equilibrar la oferta y demanda del mercado a un nivel inferior al registrado en 1996. Este hecho es relevante, pues revierte la tendencia observada en los últimos años, donde la reducción de la demanda de cloro propició la baja en el abasto de sosa cáustica.

  Precios

   En cuanto a los argumentos de las solicitantes sobre el comportamiento reciente de los precios spot y de contrato en los EUA y sus efectos depresivos en los precios de las importaciones, la Secretaría observó que en efecto, a partir de febrero de 2002 los precios spot de la sosa cáustica en el mercado de los Estados Unidos de América reportados por la publicación ICIS LOR registraron una abrupta y aguda disminución en relación con el nivel observado en el 2001. Es importante destacar que esta información contrasta con las proyecciones descritas en el punto 162 presentadas por las Cámaras y los importadores, y las estimaciones de que se allegó la Secretaría indicadas en el punto 178 de la presente resolución, las cuales indicaban un aumento de los precios de la sosa cáustica en los EUA.

   En efecto, la Secretaría observó que el precio promedio mensual del periodo enero-marzo de 2002 de la cotización spot de exportación en el Golfo de México fue 69 por ciento inferior a la del mismo periodo de 2001. Asimismo, el pronóstico de los precios para el 2002 indica que se ubicarán por debajo del valor normal de referencia lo que modifica las proyecciones de precios consideradas por la autoridad, indicadas en el punto 178 de la presente resolución, y revela un cambio en las tendencias previstas del mercado spot de los Estados Unidos de América.

   Para efectos de demostrar los efectos depresivos de la caída en las cotizaciones spot, las solicitantes proporcionaron pedimentos, facturas comerciales y cotizaciones de empresas exportadoras de los Estados Unidos de América. Al respecto, la Secretaría observó que los pedimentos y facturas comerciales indican una disminución significativa en los precios de las importaciones independientemente de que corresponden a operaciones temporales. Por otra parte, la autoridad observó en la cotización de la empresa exportadora de los Estados Unidos de América, que el nivel de precios para las exportaciones que se dirigirían al mercado mexicano en el segundo trimestre de 2002 refleja una disminución substancial respecto al bajo nivel registrado en los precios spot de enero-marzo y ubican al precio de exportación en un tercio del valor normal de referencia, lo que incentiva el incremento por nuevas importaciones en condiciones de dumping.

   A efectos de determinar si la tendencia depresiva de las cotizaciones spot se reflejó en los precios de las importaciones introducidas al mercado nacional, la Secretaría analizó el comportamiento registrado en el periodo enero-junio de 2002. A partir de la información obtenida de agentes aduanales y del Sistema de Información Comercial de México, la Secretaría observó que en el primer trimestre del año los precios de las importaciones todavía no reflejaban la caída de los precios spot de la sosa cáustica en los Estados Unidos de América; no obstante, a partir de abril del 2002 los precios de las importaciones registraron una disminución substancial, de manera que en el segundo trimestre del año el precio promedio de las importaciones originarias de Estados Unidos de América disminuyó 43 por ciento respecto al trimestre anterior y se ubicó 31 por ciento por debajo del valor normal de referencia. Lo anterior significó que a diferencia de periodos anteriores dichas importaciones estuvieron sujetas a cuotas compensatorias.

   En tal virtud, la Secretaría determinó que la información disponible permite apreciar que el efecto de la disminución en los precios del mercado spot de los Estados Unidos de América, de acuerdo con las publicaciones proporcionadas por las solicitantes, tuvo -a diferencia de lo ocurrido hasta antes del 2002 -un efecto real sobre los precios de las importaciones introducidas al mercado mexicano en el periodo enero-junio de 2002. Adicionalmente, la Secretaría observó que el volumen importado en el periodo abril-junio de 2002 fue superior en 14 por ciento al registrado en el periodo enero-marzo, lo que coincide con el efecto esperado en la demanda por importaciones como consecuencia de la disminución en las cotizaciones del mercado spot de los Estados Unidos de América.

   Por otra parte, tomando en cuenta que el nivel de las cotizaciones de enero-marzo de 2002 y el pronóstico sobre el comportamiento del precio spot proporcionado por las solicitantes para el tercer y cuarto trimestre de dicho año, la Secretaría determinó que las pruebas supervenientes aportadas por las solicitantes sustentan la existencia de la probabilidad fundada de que los precios de las importaciones se registren a precios significativamente bajos y en consecuencia incentiven un incremento en la demanda por dichas importaciones en condiciones lesivas para la industria nacional en el futuro inmediato. Cabe señalar que el nivel de los precios a que presumiblemente se realizarían las importaciones indica que además de concurrir en condiciones de dumping, no permitirían recuperar los costos de producción, tomando en cuenta la determinación sobre discriminación de precios establecida en el apartado correspondiente.

  Impacto en la industria nacional

   La Secretaría analizó las estimaciones proporcionadas por la industria nacional sobre los efectos del incremento de las importaciones en condiciones de dumping en los volúmenes y precios de venta, así como los escenarios de los estados de resultados proyectados para el año 2002, considerando la permanencia o la eliminación de la cuota compensatoria definitiva.

   Al respecto, la autoridad determinó que las proyecciones propuestas por la industria nacional y la metodología utilizada para las mismas es consistente y presenta de forma razonable los efectos probables en los indicadores económicos y financieros de la producción nacional, como resultado del ajuste en precios y cantidades inducido por la mayor concurrencia de importaciones de sosa cáustica en condiciones de dumping originarias de los Estados Unidos de América.

   La Secretaría evaluó los dos proyectos de inversión relacionados con la línea de producción de cloro-sosa proporcionados por la industria nacional. Al respecto, la Secretaría observó que uno de los proyectos de inversión tiene un valor presente neto positivo y una tasa interna de retorno superior a la tasa de descuento de los flujos de caja, por lo que según los datos planteados el proyecto de inversión sería factible.

   Por otra parte, de acuerdo con la información aportada por las solicitantes sobre otro proyecto de inversión, a través de una valoración por el método de flujo de efectivo descontado, dicho proyecto (incluyendo el valor de rescate) tiene un valor presente neto positivo que representa cerca del 60 por ciento de la inversión original, también observó que la tasa interna de rentabilidad es 11 puntos porcentuales mayor que la tasa de descuento de los flujos descontados (costo de capital).

   Para efectos de su evaluación, la Secretaría descontó los flujos de efectivo sin considerar el valor de rescate, toda vez que este último no se relaciona directamente con la generación de efectivo desde un punto de vista operativo. Al respecto, observó que el valor presente neto del proyecto es positivo y que la tasa interna de retorno es 5 puntos porcentuales mayor que la tasa de costo de capital utilizada para descontar los flujos de efectivo, por lo que el proyecto de inversión es rentable.

   Asimismo, con la finalidad de observar el efecto que tendría la eliminación de la cuota compensatoria sobre la rentabilidad del proyecto, la Secretaría recalculó los flujos de efectivo haciendo variar el precio de venta interno de la sosa cáustica. Dicho precio se obtuvo de restar el monto correspondiente al pago de la cuota compensatoria al precio de venta de la sosa cáustica libre a bordo planta (LAB) para cada uno de los años considerados en el proyecto de inversión, esto es, el monto en que difiere el precio de indiferencia con y sin cuota compensatoria.

   Al comparar los resultados de valor presente neto y la tasa interna de retorno, obtenidas bajo el supuesto de que la cuota compensatoria permanece y de que es suprimida, la Secretaría observó que se tendría una afectación en las ganancias generadas por dicho proyecto medidas en valor actual y la rentabilidad esperada serían menores al eliminarse la cuota compensatoria.

   Con base en lo establecido en los puntos 140 al 204 de la presente resolución, la Secretaría determinó lo siguiente:

A. Las solicitantes proporcionaron elementos de prueba suficientes para acreditar un cambio en las condiciones productivas de sosa cáustica, vía la ampliación de la capacidad instalada a efectos de abastecer el incremento probable en la demanda de cloro.

B. La industria de sosa cáustica de los Estados Unidos de América dispone de una sustancial capacidad libremente disponible y potencial exportador suficiente para abastecer la totalidad del mercado nacional, lo que aunado a su comportamiento exportador indica la probabilidad del aumento de las exportaciones en condiciones de dumping.

C. Los precios promedio de las importaciones originarias de los Estados Unidos de América observados en el lapso enero-junio de 2002 fueron significativamente menores a los registrados en periodos previos y contrastan con el nivel estimado en las proyecciones disponibles para la autoridad investigadora antes de la presentación de las pruebas supervenientes.

D. El cambio a la baja en las tendencias de los precios de exportación de Estados Unidos de América y su impacto en el mercado nacional permite sustentar que la mayor concurrencia de importaciones en condiciones desleales tendría efectos adversos en los precios, ventas e inversiones factibles de la industria nacional y amenazan su viabilidad.

E. En tal virtud, la Secretaría consideró que existen elementos suficientes para acreditar que la supresión de la medida Antidumping a las importaciones de sosa cáustica originarias de los Estados Unidos de América causaría la repetición del daño a la rama de producción nacional, en términos de lo dispuesto en el artículo 11.3 del Acuerdo Antidumping.

  ELEMENTOS ADICIONALES

   Las Cámaras y los Importadores señalaron que la cuota compensatoria existente, implementada como precio de referencia, fijo a lo largo del tiempo, protege a la producción nacional de las partes bajas del ciclo de precios (1999) y por otra que los enormes costos de transporte permiten que los precios domésticos sean mayores que los imperantes en los Estados Unidos de América. En este sentido, el mantenimiento de la cuota compensatoria le otorga a los productores nacionales poder sustancial en el mercado de sosa cáustica para determinar su nivel de precios domésticos de venta con indiferencia del comportamiento internacional del ciclo económico.

   Al respecto, las Cámaras y los Importadores argumentaron que el mantenimiento de las cuotas compensatorias consolidaría la posición de las solicitantes en el mercado relevante de la sosa cáustica, lo que les permitiría continuar aplicando prácticas monopólicas en este mercado. En virtud de lo siguiente:

A. El mercado mexicano de la sosa cáustica se encuentra fuertemente concentrado, solamente dos empresas son las que lo fabrican y una de ellas es por mucho la mayor participante en el mercado.

B. El costo del transporte de la sosa cáustica es muy alto, lo que le permite a las empresas productoras contar con mercados regionales prácticamente independientes y bien definidos en el territorio nacional, lo que se constituye en un monopolio y una fuerte barrera contra la opción de contar con la posibilidad de abastecerse de la sosa del otro productor independiente.

C. No existen productos substitutos económicamente viables para la sosa cáustica como materia prima en términos de los procesos productivos en las que se utiliza.

D. El exceso de demanda de sosa cáustica en los Estados Unidos Mexicanos respecto a la insuficiencia de capacidad instalada en los Estados Unidos Mexicanos, permite a las solicitantes implementar precios discriminados en los mercados que abastecen.

   Al respecto las solicitantes establecieron que la cuota compensatoria definitiva impuesta a las importaciones de sosa cáustica originaria de los Estados Unidos de América, permite que sólo cuando se presenta la discriminación de precios en las importaciones originarias de los Estados Unidos de América se active la aplicación de dicha cuota compensatoria. Dado el carácter cíclico del mercado de sosa cáustica, las condiciones de mercado no se ven afectadas cuando no se presentan condiciones discriminatorias de precios. Cabe señalar que en efecto, la modalidad de la cuota compensatoria evita el ingreso de las importaciones a precios en condiciones desleales de comercio internacional y ésta surte efecto sólo en estos casos.

  Conclusiones

   Con base en el examen realizado sobre el comportamiento del mercado internacional, de la industria de sosa cáustica liquida de los Estados Unidos de América, el mercado nacional, las importaciones, precios e indicadores económicos y financieros de la industria nacional, la Secretaría concluyó que la supresión de la cuota compensatoria definitiva establecida sobre las importaciones de sosa cáustica líquida originarias de los Estados Unidos de América daría lugar a la repetición del daño a la rama de producción nacional, lo que justifica la necesidad de mantener la aplicación de dicha medida. A partir, entre otros, de los siguientes elementos.

A. La carta suscrita por el Director de Petroquímica Pajaritos y la publicación en el DOF del 28 de febrero de 2002 del fallo de la licitación de carácter internacional para la realización de la obra consistente en la ingeniería de detalle, procura y construcción de la ampliación de la planta de derivados clorados III, así como su integración y puesta en operación en Petroquímica Pajaritos, constituyen elementos de prueba para acreditar un cambio, vía el incremento en la demanda de cloro, en las condiciones productivas de la industria nacional de sosa cáustica.

B. El comportamiento de los indicadores económicos de la industria de sosa cáustica de los Estados Unidos de América permite sustentar la existencia de una suficiente capacidad libremente disponible y potencial exportador de la industria de sosa cáustica de los Estados Unidos de América, que acreditan la probabilidad del incremento de las exportaciones en condiciones de dumping.

C. La modificación en las tendencias de los precios de la sosa cáustica en el mercado de los Estados Unidos de América y el comportamiento observado en los precios y volúmenes de las importaciones realizadas en el periodo enero-junio de 2002, permite sustentar la probabilidad fundada de un incremento en la demanda por nuevas importaciones y que los precios a que se realizarían las importaciones en el futuro inmediato se ubicarían a niveles lesivos para la industria nacional.

D. La evidencia con que cuenta la Secretaría permite sustentar que los precios a que probablemente se realizarían las importaciones de sosa cáustica originarias de los Estados Unidos de América, además de repetir la discriminación de precios observada en el pasado, no permitirían recuperar los costos de producción de dicho producto, por lo que a fin de concurrir al mercado internacional y deshacerse de sus excedentes los productores estadounidenses absorberían pérdidas en sus operaciones de exportación.

E. La información disponible en cuanto a los efectos en los indicadores de la industria nacional permite apreciar que la eliminación de la cuota compensatoria definitiva y la mayor concurrencia de las importaciones en condiciones de dumping tendría un impacto adverso sobre los precios, volúmenes de venta y participación de mercado, además de que se afectarían la viabilidad y rentabilidad esperada de los proyectos de inversión.

RESOLUCION

   Se declara concluido el procedimiento de examen y se determina la continuación de la vigencia de la cuota compensatoria definitiva impuesta mediante la resolución final a que se refieren los puntos 1 y 2 de esta resolución, a las importaciones de sosa cáustica líquida, actualmente clasificada en la fracción arancelaria 2815.12.01 de la Tarifa de la Ley de los Impuestos Generales de Importación y de Exportación, o por la que posteriormente se clasifique, originarias de los Estados Unidos de América, independientemente del país de procedencia, a partir del 13 de julio de 2000.

   La cuota compensatoria impuesta a las importaciones de sosa cáustica líquida originarias de los Estados Unidos de América, cuyos precios sean inferiores al valor normal de referencia de $147.43 dólares de los Estados Unidos de América por tonelada métrica, será la que resulte de la diferencia entre el precio de exportación de la mercancía y el valor normal de referencia, considerando precio de exportación el precio a nivel fábrica (ex-works) y se aplicará sobre el valor en aduana declarado en el pedimento de importación correspondiente.

   Compete a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público aplicar la cuota compensatorias a que se refiere el punto 2 de esta resolución, en todo el territorio nacional, independientemente del cobro del arancel respectivo.

   De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 66 de la Ley de Comercio Exterior, los importadores de una mercancía idéntica o similar a la sosa cáustica líquida, que conforme a esta resolución deban pagar las cuotas compensatorias señaladas en el punto 2 de esta resolución, no estarán obligadas a pagarla si comprueban que el país de origen de la mercancía es distinto a los Estados Unidos de América. La comprobación de origen de las mercancías se hará con arreglo a lo previsto en el Acuerdo por el que se establecen las normas para la determinación del país de origen de las mercancías importadas y las disposiciones para su certificación en materia de cuotas compensatorias publicado en el Diario Oficial de la Federación el 30 de agosto de 1994 y el Acuerdo que reforma y adiciona este diverso publicado en el Diario Oficial de la Federación de fecha 11 de noviembre de 1996, 12 de octubre de 1998, 30 de julio de 1999 y 30 de junio de 2000.

   Comuníquese esta resolución a la administración General de Aduanas del Servicio de Administración Tributaria de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, para los efectos legales correspondientes.

   Notifíquese a las Partes interesadas de que se tenga conocimiento.

   Archívese como caso total y definitivamente concluido.

   La presente resolución entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

  México, D.F., a 27 de mayo de 2003.- El Secretario de Economía, Fernando de Jesús Canales Clariond.- Rúbrica.


En el documento que usted está visualizando puede haber texto, caracteres u objetos que no se muestren debido a la conversión a formato HTML, por lo que le recomendamos tomar siempre como referencia la imagen digitalizada del DOF o el archivo PDF de la edición.
 


CONSULTA POR FECHA
Do Lu Ma Mi Ju Vi
crear usuario Crear Usuario
busqueda avanzada Búsqueda Avanzada
novedades Novedades
top notas Top Notas
quejas y sugerencias Quejas y Sugerencias
copia Obtener Copia del DOF
versif. copia Verificar Copia del DOF
enlaces relevantes Enlaces Relevantes
Contacto Contáctenos
filtros rss Filtros RSS
historia Historia del Diario Oficial
estadisticas Estadísticas
estadisticas Vacantes en Gobierno
estadisticas Ex-trabajadores Migratorios
INDICADORES
Tipo de Cambio y Tasas al 07/12/2021

DOLAR
21.2047

UDIS
7.059426

TIIE 28 DIAS
5.2325%

TIIE 91 DIAS
5.4175%

TIIE DE FONDEO
4.94%

Ver más
ENCUESTAS

¿Le gustó la nueva imagen de la página web del Diario Oficial de la Federación?

 

0.110712001508857610.jpg 0.192286001221699769.jpg 0.821786001312920061.gif 0.475545001508857915.jpg
Diario Oficial de la Federación

Río Amazonas No. 62, Col. Cuauhtémoc, C.P 06500, Ciudad de México
Tel. (55) 5093-3200, donde podrá acceder a nuestro menú de servicios
Dirección electrónica: www.dof.gob.mx

113

AVISO LEGAL | ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2021