alerta Si el documento se presenta incompleto en el margen derecho, es que contiene tablas que rebasan el ancho predeterminado. Si es el caso, haga click aquí para visualizarlo correctamente.
 
DOF: 12/05/2015
ACUERDO por el que se da a conocer el plan de manejo pesquero de pepino de mar café (Isostichopus badionotus) y lápiz (Holothuria floridana) en la península de Yucatán

ACUERDO por el que se da a conocer el plan de manejo pesquero de pepino de mar café (Isostichopus badionotus) y lápiz (Holothuria floridana) en la península de Yucatán.

Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos Mexicanos.- Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.

ENRIQUE MARTÍNEZ Y MARTÍNEZ, Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, con fundamento en los artículos 12, 14, 26 y 35 fracciones XXI y XXII de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal; 4o. de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo, 8o, fracción II, 20 fracción XI, 29 fracción XV, 36 y 39, de la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables; 1o., 3o., 5o. fracción XXII y 48 del Reglamento Interior de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación; Primero, Segundo y Tercero del Decreto por el que se establece la organización y funcionamiento del Organismo Descentralizado denominado Instituto Nacional de Pesca; y 1o., 4o. y 5o. del Estatuto Orgánico del Instituto Nacional de Pesca y
CONSIDERANDO
Que la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables confiere a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, por conducto del Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA), la facultad para la elaboración y actualización de los Planes de Manejo Pesquero.
Que los Planes de Manejo tienen por objeto dar a conocer el conjunto de acciones encaminadas al desarrollo de la actividad pesquera de forma equilibrada, integral y sustentable; basadas en el conocimiento actualizado de los aspectos biológicos, ecológicos, pesqueros, ambientales, económicos, culturales y sociales que se tengan de ella, que en su conjunto son el anexo del presente instrumento.
Que para la elaboración de los Planes de Manejo, el INAPESCA atiende a lo requerido por el Consejo Nacional de Pesca y los Consejos Estatales de Pesca y Acuacultura a que corresponda, por lo que he tenido a bien expedir el siguiente:
ACUERDO POR EL QUE SE DA A CONOCER EL PLAN DE MANEJO PESQUERO DE PEPINO DE MAR
CAFÉ (Isostichopus badionotus) Y LÁPIZ (Holothuria floridana) EN LA PENÍNSULA DE YUCATÁN.
ARTÍCULO ÚNICO.- El presente Acuerdo tiene por objeto dar a conocer el Plan de Manejo Pesquero de Pepino de Mar Café (Isostichopus badionotus) y Lápiz (Holothuria floridana) en la Península de Yucatán.
TRANSITORIO
ÚNICO.- El presente Acuerdo entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.
México, D.F., a 16 de febrero de 2015.- El Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, Enrique Martínez y Martínez.- Rúbrica.
PLAN DE MANEJO PESQUERO DE PEPINO DE MAR CAFÉ (Isostichopus badionotus) Y LÁPIZ (Holothuria
floridana) EN LA PENÍNSULA DE YUCATÁN
ÍNDICE
1. Resumen ejecutivo
2. Marco jurídico
3. Ámbitos de aplicación del Plan de Manejo
3.1. Ámbito biológico
3.2. Ámbito geográfico
3.3. Ámbito ecológico
3.4. Ámbito socioeconómico
4. Diagnóstico de la pesquería
4.1. Importancia
4.2. Especies objetivo
4.3. Captura incidental y descartes
4.4. Tendencias históricas
 
4.5. Disponibilidad del recurso
4.6. Unidad de pesca
4.7. Infraestructura de desembarco
4.8. Proceso e industrialización
4.9. Comercialización
4.10. Indicadores socioeconómicos
4.11. Demanda pesquera
4.12. Grupos de interés
4.13. Estado actual de la pesquería
4.14. Medidas de manejo existentes
5. Propuesta de manejo de la pesquería
5.1. Imagen objetivo al año 2022
5.2. Fines
5.3. Propósito
5.4. Componentes
5.5. Líneas de acción
5.6. Acciones
6. Implementación del Plan de Manejo
7. Revisión, seguimiento y actualización del Plan de Manejo
8. Programa de investigación
9. Programa de inspección y vigilancia
10. Programa de capacitación
11. Costos y financiamiento del Plan de Manejo
12. Glosario
13. Referencias
14. Anexo
1. Resumen ejecutivo
El pepino de mar, es un recurso marino que hace algunos años no tenía valor alguno en los mercados locales y que ha cobrado particular importancia por ser apreciado en otros países, como los asiáticos, donde desde hace siglos son consumidos y forman parte de su cultura y tradiciones, estos países viven un desabasto que mueve sus intereses a las poblaciones de pepino de mar no explotadas de otras naciones. Una vez que algún importador asiático detecta una población importante de pepino de mar en cualquier parte del mundo, en cuestión de días puede promover una nueva pesquería (Toral-Granda et al. 2008); la cual frecuentemente está acompañada de fuertes cambios económicos, sociales y ambientales; no siempre favorables a la comunidad en donde se desarrolla. Se reconocen dos especies de pepino de mar de importancia comercial en la región sureste del Golfo de México: café (Isostichopus badionotus) (Selenka, 1867) y lápiz (Holothuria floridana) (Pourtals, 1851). La abundancia de estas poblaciones en las costas de la península de Yucatán bien puede soportar una pesquería comercial de pequeña escala. Sin embargo, es necesario que todos los sectores involucrados se comprometan en el manejo adecuado del recurso, ya que se ha observado drásticas disminuciones de las poblaciones después de cada temporada de pesca. La estrategia que se plantea en este Plan de Manejo Pesquero (PMP), para el aprovechamiento sustentable de pepino de mar café (I. badionotus) y lápiz (H. floridana) es por medio del establecimiento de cuotas de captura. Este esquema incluye medidas auxiliares como: temporada de veda para proteger la época de reproducción de las dos especies, establecimiento de tallas mínimas, designación de zonas de refugio para juveniles, control de las artes de pesca, particularmente el uso del compresor, sitios autorizados de desembarque y establecimiento del esfuerzo pesquero real que fomente la pesca responsable y autocontrol de las comunidades. El presente PMP es el resultado del esfuerzo de análisis, intercambio de conocimiento e información, coordinación y colaboración entre todos los actores que intervienen en la pesquería; a través de la participación ordenada y siguiendo una metodología rigurosa. Permitiendo identificar los componentes, líneas de acción y acciones, que permitirán alcanzar el propósito que comparte el sector, y contribuir a los
fines. Se han establecido los indicadores biológicos, sociales y económicos que guiarán el monitoreo y evaluación del desempeño de la pesquería para hacer los ajustes necesarios a través del tiempo y transitar hacia el aprovechamiento sustentable del pepino de mar en las costas de la península de Yucatán.
2. Marco jurídico
Este Plan de Manejo Pesquero se apega al Artículo 27 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la propiedad de las tierras y aguas comprendidas dentro de los límites del territorio nacional, corresponde originariamente a la Nación, por lo que corresponde a ésta el dominio directo de todos los recursos naturales de la plataforma continental y los zócalos submarinos, de igual manera son considerados propiedad de la misma las aguas de los mares territoriales en la extensión y términos que fije el derecho internacional; las aguas marinas interiores, las de las lagunas y esteros que se comuniquen permanentemente o intermitentemente con el mar; las de los lagos interiores de formación natural que estén ligados directamente a corrientes constantes; así como las de los ríos y sus afluentes directos o indirectos, el Sector Pesquero es estratégico y prioritario para el desarrollo del país porque, además de ofrecer los alimentos que consumen las familias mexicanas y proveer materias primas para las industrias manufacturera y de transformación, se ha convertido en un importante generador de divisas al mantener un gran dinamismo exportador. Esta riqueza biológica de los mares mexicanos puede traducirse en riqueza pesquera y generadora de empleos, siendo oportuno que su potencial sea explotado atendiendo los principios de sustentabilidad y respeto al medio ambiente. Además de la pesca, la acuacultura y la maricultura son actividades que también demandan de un impulso ante su desarrollo aún incipiente, por lo que los Planes de Manejo Pesquero se encuentran apegados a lo establecido en nuestra Carta Magna, a la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables en los artículos 4 fracción XXXVI, 36 fracción II y 39, al Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 y a la Carta Nacional Pesquera 2012.
La Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables (LGPAS), reconoce a la pesca y la acuacultura como actividades que fortalecen la soberanía alimenticia y territorial de México, considerándolas de importancia para la seguridad nacional y prioritaria para el desarrollo del país. Estableciendo los principios de ordenamiento, fomento y regulación del manejo integral y el aprovechamiento sustentable de la pesca y la acuacultura, considerando los aspectos sociales, tecnológicos, productivos, biológicos y ambientales.
Definiendo las bases para la ordenación, conservación, la protección, la repoblación y el aprovechamiento sustentable de los recursos pesqueros y acuícolas, así como la protección y rehabilitación de los ecosistemas en que se encuentran dichos recursos. Indicando los principios para ordenar, fomentar y regular el manejo integral. Promueve el mejoramiento de la calidad de vida de los pescadores y acuicultores del país a través de los programas que se instrumenten para el sector pesquero y acuícola. Procura el derecho al acceso, uso y disfrute preferente de los recursos pesqueros y acuícolas de las comunidades y propone mecanismos para garantizar que la pesca y la acuacultura se orienten a la producción de alimentos. Además es un Plan de Manejo con enfoque precautorio, acorde con el Código de Conducta para la Pesca Responsable, del cual México es promotor y signatario, y es congruente con los ejes estratégicos definidos por el Presidente de la República para la presente administración, que serán el soporte para el nuevo Plan Nacional de Desarrollo.
Adicionalmente a la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables, otras leyes concurrentes son: a) Ley Federal sobre Metrología y Normalización, concerniente a la emisión de Normas reglamentarias de las pesquerías; b) Ley General de Sociedades Cooperativas que rige la organización y funcionamiento de las sociedades de producción pesquera, y c) Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA), relativa a la preservación y restauración del equilibrio ecológico y protección al ambiente y acervo biológico del País.
Dentro de los instrumentos creados para apoyar la Política Nacional Pesquera se encuentran los Planes de Manejo Pesquero (PMP) definidos como el conjunto de acciones encaminadas al desarrollo de la actividad pesquera de forma equilibrada, integral y sustentable; basadas en el conocimiento actualizado de los aspectos biológicos, pesqueros, ambientales, económicos, culturales y sociales que se tengan de ella. En este caso la LGPAS señala que el Instituto Nacional de Pesca es el encargado de elaborar dichos planes.
De conformidad con las disposiciones de la NOM-009-PESC-1994, que establece las épocas y zonas de veda para la captura de las diferentes especies de la flora y fauna acuáticas, en aguas de jurisdicción federal de los Estados Unidos Mexicanos, y mediante Acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 30 de marzo de 2012, se estableció temporada de veda para las especies de pepino de mar de mayor abundancia e importancia comercial en la región (pepino de mar café I. badionotus y lápiz H. floridana), la cual ha sido modificada por Acuerdos publicados en el DOF el 25 de abril de 2013, 25 de noviembre de 2013, nueve de diciembre de 2013, ocho de abril de 2014 y 24 de abril de 2014 . Adicional a estos Acuerdos, el 24 de agosto de 2012 se publicó en el DOF la incorporación del pepino de mar de la península de Yucatán en la Carta Nacional Pesquera (CNP), donde se recomiendan como medidas de manejo, periodos de veda y asignación de cuotas de captura.
 
3.Ámbitos de aplicación del Plan de Manejo
3.1. Ámbito biológico
Los pepinos de mar u holoturios forman partes del phylum Echinodermata (del griego "echino", espina y "derma", piel), pertenecen a un grupo de organismos invertebrados deuterostomados con un endoesqueleto calcáreo de origen mesodérmico, compuesto con placas independientes articuladas o libres "no articuladas". Las clases que se encuentran dentro del phylum Echinodermata incluyen a las estrellas de mar (Clase Asteroidea), erizos, galletas de mar (Clase Echinoidea), lirios de mar (Clase Crinoidea) y pepinos de mar (Clase Holothuroidea) (Hendler et al., 1995). Los holoturios ingieren y deponen sedimentos sobre los fondos marinos, fenómeno conocido como bioturbación, sin embargo, no se alimentan de ellos, sino que extraen sus nutrientes (Conde, 1997). Al alimentarse cumplen un rol importante en el fondo marino, porque limpian y oxigenan la arena superficial removiéndola con sus tentáculos y pasándola a través de su tracto digestivo, lo cual permite la vida de otros animales marinos que forman parte de la cadena trófica. En los lechos marinos donde habitan, la capa superficial está oxigenada, más limpia y llena de vida. Los sitios donde se llegan a extinguir los pepinos de mar, quedan desérticos y sin vida (Purcell et al., 2010). Los pepinos de mar son un recurso altamente vulnerables a la sobrepesca debido a que: a) son organismos de escasa movilidad y lento crecimiento; b) se distribuyen en parches, por lo que la pesca puede afectar el reclutamiento natural y a los stocks de desove; b) para su captura y procesamiento no es necesario la utilización de equipo sofisticado y c) presenta un alto valor económico debido a su demanda (Ferdouse 1999; Conand 2001; Lovatelli et al. 2004; Toral-Granda et al. 2008; Purcell et al. 2010).
Son dos las principales especies de pepino de mar de importancia comercial en la península de Yucatán: el pepino café o ballenato (I. badionotus) y el pepino lápiz o negro (H. floridana).
Posición taxonómica
Reyno: Animalia
Phylum: Echinodermata
Clase: Holothuroidea
Orden: Aspidochirotida
Familia: Stichopodidae
Género: Isostichopus
Especie: I. badionotus (Selenka, 1867).
Nombre común: Pepino café o ballenato.
Posición taxonómica
Reyno: Animalia
Phylum: Echinodermata
Clase: Holothuroidea
Orden: Aspidochirotida
Familia: Holothuriidae
Género: Holothuria
Especie: H. floridana (Pourtals, 1851).
Nombre común: Pepino negro o lápiz.
Isostichopus badionotus (pepino café).- Es una especie grande que puede llegar hasta los 45 cm de longitud. Se diferencia por la presencia de numerosas y conspicuas verrugas oscuras en la superficie del dorso y por la papila cónica y gruesa que sobresale del margen ventro-lateral. La pared corporal es muy gruesa y rígida y exuda una capa delgada de mucus al ser extraído del agua. La boca se localiza ventralmente, está rodeada por 20 tentáculos agudos y fuertes con gruesos pedúnculos. Se encuentra desde el borde de baja mar hasta los 65 m de profundidad. Puede procesar 44 kg por año de sedimentos. Es una especie con desarrollo indirecto, el cual consiste en la presencia de tres estadios larvarios: larva auricularia, con tres sub-estadios, seguidos de doliolaria, una etapa de transición y larva pentáctula, misma que después de asentarse, da lugar a un juvenil bentónico. Se ha comprobado que bajo condiciones de laboratorio durante la época de reproducción, cada hembra dependiendo de su talla, puede desovar varias veces, con al menos un desove por mes y una fecundidad promedio de 200,000 huevos por desove con un máximo y un mínimo de 1'066,000 y 13,500 huevos, respectivamente (Zacarías-Soto et al. 2013). Los huevos son fertilizados por los machos al expulsar sus gametos aproximadamente una hora antes que las hembras. La fecundación de los ovocitos del pepino de mar café (I. badionotus) es externa y una vez que los huevos fertilizados se transforman en larvas planctónicas de nado libre en la columna de agua, transcurren de 19 a 22 días para transformarse en larva pentáctula (Zacarías-Soto et al. 2013) y asentarse en sitios en donde existan
condiciones propicias en términos de sustrato, alimento y condiciones ambientales. Durante la etapa juvenil, el pepino se alimenta de diatomeas y detritus de algas calcáreas tales como Jania adherens. Los juveniles poseen hábitos crípticos y permanecen aproximadamente 8 meses ocultándose bajo las rocas o entre arrecifes de coral. Al alcanzar tallas mayores, los pepinos se desplazan hacia arenales cercanos para alimentarse de detritus vegetal y continuar con su proceso de crecimiento, maduración y reproducción (Poot-Salazar, 2014).
Los parámetros obtenidos de la relación longitud-peso de organismos colectados durante 2009 y 2010 frente a las costas de Yucatán, muestran que el crecimiento del pepino de mar café (I. badionotus) es de tipo alométrico. La longitud asintótica estimada para esta especie es de 38 cm y un coeficiente de crecimiento de 0.20 año-1 (Poot-Salazar et al. 2014a), con una longevidad de 8.4 años. Se estima una mortalidad natural (M) de 0.55 año-1 para esta especie en Yucatán (Poot-Salazar, 2014).
Durante muestreos realizados en 2009 y 2010, el mayor porcentaje de individuos indiferenciados del pepino de mar café (I. badionotus) se registró en los meses de julio 2009 y febrero 2010, mientras que en los meses de junio, julio, agosto y septiembre 2010 se pudieron diferenciar todos los sexos (Fig. 1), y se obtuvo una proporción sexual de 1:1.

Figura 1.  Porcentaje mensual de machos, hembras e individuos indiferenciados de pepino de mar café (Isostichopus badionotus) frente a las costas del poniente de Yucatán (Julio 2009 a Diciembre 2010) (Fuente: Poot-Salazar, 2014).
De acuerdo con el Índice Gonadosomático (IGS) estimado mensualmente con individuos colectados frente a la costa poniente de Yucatán, la actividad reproductiva comprende desde abril hasta octubre, presentando su máximo en los meses de junio, julio y agosto (Poot-Salazar et al., 2014b; Ardisson-Herrera, 2012) (Fig. 2).

Figura 2.  Índice gonadosomático (IGS) promedio ( ± error estándar) de pepino de mar café (I. badionotus) de julio de 2009 a mayo de 2011. Las líneas punteadas marcan el inicio y final de la veda que protege el máximo pico de actividad reproductiva (Fuente: Poot-Salazar, 2014).
La talla de primera madurez sexual es de 23.3 cm de longitud dorsal y el peso eviscerado (Pe) estimado de primera madurez fue 232 g (Fig. 3), lo cual equivale a 346 g en peso entero. Otros autores han reportado
para esta especie en Panamá y Venezuela tallas de primera madurez de 15 cm y 18 cm, respectivamente (Guzmán et al., 2003), mientras que en Cuba se reportan valores de talla y peso de primera madurez sexual de 22 cm y 300 g, respectivamente (Aleaga et al., 2005).
Holothuria floridana (pepino lápiz o negro).- Es una especie de forma tubular (fusiforme), de colores café oscuro con manchas naranja y negro. Cuando son recién colectados tienen una consistencia rígida; al conservarse en agua marina normalmente expulsa sus vísceras; su apariencia es de una superficie granulosa sin presentar grandes verrugas (Norma Mexicana, 2009). Tiene preferencia por fondos fangosos en aguas someras de 0 a 12 m de profundidad. Consume aproximadamente 30 kg por año de sedimentos y es la especie que predomina en toda la costa del Estado de Campeche. Esta especie de holoturia es una de las más comunes en las aguas poco profundas del Atlántico occidental. Los adultos viven sobre la arena, el fango o las rocas; los juveniles se fijan debajo de los escombros o salientes coralinas. Un individuo puede desplazarse alrededor de medio metro por día, llenado su tracto digestivo 3 o 4 veces con arena de la cual extrae materia orgánica. Común en el Caribe, Bahamas y Florida, igualmente; en Bermuda, Carolina del Sur y Brasil (Humann y Deloach, 2002).

Figura 3.  a) Talla y b) peso de primera madurez sexual de pepino de mar café (I. badionotus) frente a la costa de Yucatán (julio 2009 a diciembre 2010) (Fuente: Poot-Salazar, 2014).
Ramos-Miranda et al. (2012) reportaron las fases de maduración gonádica para hembras de H. floridana en las costas de Campeche durante octubre de 2010 a diciembre de 2011. Con base en sus resultados, se observó que el periodo donde mayormente se presentaron hembras maduras a desovadas (fases III a V), con baja representatividad de organismos en fases iniciales (fases I y II) fue de febrero a junio, lo que podría considerarse como el periodo de desove para esta especie. Es importante mencionar que las hembras parcialmente desovadas (fase IV) estuvieron presentes durante todo el periodo de muestreo, pero con diferentes proporciones en cada mes, encontrándose las mayores frecuencias en el mes de enero y las menores en julio. Esto sugiere que el pepino de mar lápiz (H. floridana) desova parcialmente durante todo el año (Fig. 4).De acuerdo con Ramos-Miranda et al. (2012), la talla a la cual el 50% de la población de hembras de pepino de mar lápiz (H. floridana) alcanza la madurez sexual es de 11 cm longitud dorsal y un peso de
60.03 g (Fig. 5).

Los parámetros estimados del modelo de crecimiento de von Bertalanffy, para individuos de pepino de mar lápiz (H. floridana) colectados en Banco Chinchorro, Quintana Roo, fueron: longitud asintótica 57.9 cm de longitud total y un coeficiente de crecimiento de 0.21 año-1; la tasa de mortalidad natural estimada con la ecuación de Beverton-Holt fue de 0.72 año-1 (De la Fuente-Betancourt et al., 2001). La proporción sexual registrada en la zona de Campeche ha sido aproximadamente de dos hembras por cada macho (Flores et al., 2011).
3.2. Ámbito geográfico
Las dos especies de pepinos de mar con potencial para pesca comercial se distribuyen ampliamente en toda la península de Yucatán. Los objetivos del presente plan de manejo pesquero, se aplicarán a las actividades de extracción de estas especies en un polígono que inicia en la costa a partir de un punto ubicado a 34 Km al suroeste de Champotón, Campeche, localizado a los 18 º 55' 44.8" latitud norte, 91 º 19' 22.2"
longitud oeste; esta línea imaginaria se extiende 50 Km mar adentro hacia el noroeste, donde cambia de rumbo hacia el norte prolongándose 200 Km, donde cambia nuevamente de rumbo hacia el este, tratando de mantener sus aristas de forma paralela a la línea de costa hasta el punto ubicado al sur-este de Cabo Catoche, Quintana Roo, localizado a los 21 º 17' 08.8" latitud norte, 86 º 48' 57.4" longitud oeste. El criterio para establecer el límite marino del polígono fue la profundidad, considerando que la máxima profundidad a la que trabajan los pescadores de la flota ribereña son 30 m, por lo que el polígono se trazó de forma paralela a la costa siguiendo la isobata de los 35 m en promedio. La tabla 1 presenta las coordenadas de la poligonal del presente plan de manejo pesquero (Fig. 6).
Tabla 1.  Coordenadas de los puntos que forman la poligonal del Plan de Manejo Pesquero de pepino de mar café (Isostichopus badionotus) y lápiz (Holothuria floridana) en la península de Yucatán.
Referencia
Latitud norte
Longitud oeste
001
18 º 55' 44.76"
91 º 19' 22.14"
002
19 º 14' 02.64"
91 º 31' 37.74"
003
19 º 26' 40.86"
91 º 15' 40.14"
004
19 º 44' 44.88"
91 º 08' 31.08"
005
20 º 09' 01.2"
91 º 05' 31.5"
006
20 º 26' 06.24"
91 º 00' 39.54"
007
20 º 42' 06.3"
90 º 52' 06.3"
008
21 º 00' 22.62"
90 º 41' 02.58"
009
21 º 20' 11.22"
90 º 23' 30.12"
010
21 º 29' 26.70"
89 º 56' 57.36"
011
21 º 34' 07.62"
89 º 34' 01.50"
012
21 º 38' 33.84"
89 º 12' 06.12"
013
21 º 42' 11.82"
88 º 50' 02.76"
014
21 º 50' 09.78"
88 º 30' 04.2"
015
21 º 53' 58.26"
88 º 09' 08.22
016
21 º 49' 40.98"
87 º 51' 15.78"
017
21 º 49' 29.70"
87 º 33' 42.24"
018
21 º 52' 59.58"
87 º 12' 15.18"
019
21 º 46' 20.28"
86 º 49' 20.76"
029
21 º 32' 55.68"
86 º 44' 06.06"
021
21 º 19' 15.06"
86 º 42' 54.78"
022
21 º 17' 08.82"
86 º 48' 57.42"
 
Actualmente, sólo es posible capturar pepino de mar café (I. badionotus) y únicamente en el estado de Yucatán, para lo cual se han establecido cuatro zonas de pesca (Figura 6):
ZONA I.- del faro de Yalkubul a la frontera entre Yucatán y Quintana Roo (21 °31'17"N y 88 °37'00"O; 21 °29'21"N y 87 °32'00"O).
ZONA II.- de San Crisanto al faro de Yalkubul (21 °21'08"N y 89 °10'20"O; 21 °31'17"N y 88 °37'00"O).
ZONA III.- de Chuburná Puerto a San Crisanto (21 °15'21"N y 89 °50'40"O; 21 °21'08"N y 89 °10'20"O).
ZONA IV.- de la frontera entre Campeche y Yucatán a Chuburná Puerto (20 °50'33"N y 90 °24'12"O; 21 °15'21"N y 89 °50'40"O).
 

Figura 6.  Área de aplicación del Plan de Manejo Pesquero de pepino de mar café (Isostichopus badionotus) y lápiz (Holothuria floridana) en la península de Yucatán. Los números romanos indican las zonas de pesca actuales de pepino de mar café (I. badionotus) en el litoral del estado de Yucatán.
3.3.Ámbito ecológico
Isostichopus badionotus (pepino de mar café).- Se ha reportado que esta especie habita en lechos de pastos marinos de Thalassia y Syringodium (Miller y Pawson 1984). Sin embargo, frente a la costa de Yucatán se le encuentra en fondos llamados localmente "blanquizales", los cuales están constituidos por zonas con arena, cordilleras de laja y algas, principalmente de los géneros Padina, Halimeda y Penicillium y cerca de corales duros de la familia Faviidae, principalmente Manicina sp. y Solenastrea sp., junto con erizos del género Echinometra y estrellas de mar de los géneros Echinaster, Oreaster y Luidia (Poot-Salazar, 2014). También es común observarlos en fondos con pastos marinos frente a las localidades de Dzilam de Bravo y San Felipe (Espinoza-Méndez et al. 2012). Esta especie se ha encontrado a profundidades desde 6 m a más de 20 m frente a la costa de Yucatán (Espinoza-Méndez et al. 2012; Poot-Salazar et al. 2013). La temperatura promedio a esas profundidades durante los años 2009-2010, fue de 25 ºC y de 23 a 26 ºC durante los años 2012-2013 (Espinoza-Méndez et al. 2012; Poot-Salazar et al. 2013).
Holothuria floridana (pepino lápiz o negro).- Esta especie habita en fondos más someros y lodosos con pastos marinos de Thalassia testudinum y Syringodium filiforme, donde la temperatura del agua puede alcanzar los 31 ºC y las mayores abundancias se registran entre profundidades de 1 m a 3 m, aunque pueden encontrarse hasta 10 m. Es común encontrarla entre algas de los géneros Laurencia y Halimeda (Miller y Pawson 1984). En las costas de Yucatán, se le puede encontrar en el interior de lagunas costeras. Zetina-Moguel et al. (2002) observaron que esta especie era abundante en la Ría de San Felipe, Yucatán, durante el año 2000. Actualmente, las mayores abundancias se encuentran frente a la costa de Isla Arena, Campeche. En los fondos lodosos y de profusa vegetación, estos organismos se entierran (Zetina-Moguel et al., 2002). Esto confirma que las dos principales especies de pepino de mar tienen una distribución espacial diferenciada,
definida por la profundidad y por la composición y tipo de fondo.
Los pepinos de mar tienen un papel ecológico muy importante en los ambientes donde se presentan, ayudan a reciclar el detritus y algunas especies que se entierran en los sedimentos facilitan la oxigenación de las capas superiores, por lo que juegan un papel importante en la bioturbación. La ingestión, procesamiento y expulsión del detritus o sedimento marino por parte de los holoturios destruye su estratificación y modifica su estabilidad físico-química. Además ejercen una influencia fundamental en la estructura de la comunidad micro bentónica, entre otras razones, por inhibir el crecimiento de larvas que se fijan en ese substrato (Conde, 1997). Debido a lo anterior, se conoce a los pepinos de mar como limpiadores del fondo marino. Su actividad en el sedimento descomponiendo el detritus contribuye a favorecer la reincorporación de elementos minerales del bentos a través de los ciclos bio-geoquímicos de los nutrientes en el mar, fenómeno esencial para la vida sobre el bentos. Además tiene un efecto de mezcla y producción de mucus que beneficia el desarrollo de otros microorganismos en el bentos. En la composición de sus deposiciones se advierte una concentración de varios elementos (entre ellos, nitrógeno, carbono y fósforo) que puede ser varias veces mayor que en el material exterior. Ello se ha verificado tanto en pepino de mar michelín (Holothuria mexicana) como en café (I. badionotus). Las deposiciones de los segundos pueden contener hasta el doble de nitrógeno que el sedimento circundante, mientras en el primero se ha medido que alcanza hasta un 27% (Conde, 1997).
Los pepinos de mar son consumidos por una variedad de predadores, particularmente invertebrados como estrellas de mar, cangrejos y algunos gasterópodos (Purcell et al. 2010). Los individuos juveniles son presa de peces y se cree que algunas aves, tortugas y mamíferos los consumen ocasionalmente. Como mecanismo de defensa, tanto el pepino de mar café (I. badionotus) como lápiz (H. floridana), contraen su cuerpo adoptando alguna de las dos estrategias siguientes: (i) expulsa las vísceras para confundir al predador (estas especies no cuentan con túbulos de Cuvier) o (ii) lisan su cuerpo por acción de las saponinas u holoturinas, sustancias líticas presentes en la pared corporal. Estas sustancias líticas, también se encuentran en unas estructuras llamadas túbulos de Cuvier en otras especies de pepinos de mar (Stabili et al., 1992), sin embargo el café (I. badionotus) y lápiz H. floridana carecen de dichas estructuras pero las sustancias están presentes en su pared corporal y tracto digestivo. Las saponinas son tóxicas para algunos organismos, por lo que las utilizan como defensa. Esta segunda estrategia es lo que los pescadores locales denominan como "babeo del pepino", quienes saben que cuando esto ocurre deben devolverlo al mar para evitar afectar al resto de la captura presente en la embarcación (Hernández et al., 2012).
3.4. Ámbito socioeconómico
La pesquería de pepino en la península de Yucatán, es de gran importancia por la demanda creciente del producto en el mercado internacional, los precios son cada vez mayores, y representa un ingreso de divisas al país.
Esta pesquería representa una nueva fuente de empleos temporales, por lo que brinda ingresos adicionales a las comunidades pesqueras, y a un gran número de personas involucradas en el procesamiento y transporte, de poblados aledaños a las zonas de pesca, o algunas familias de Chiapas, Tabasco y Veracruz (Ardisson, 2012). Las poblaciones costeras de Yucatán y Campeche cuya actividad económica depende en gran medida de la pesca, son: Celestún (55% de la población), Progreso (30%), Dzilam de Bravo (66%), Telchac (50%), Río Lagartos y San Felipe (50%) e Isla Arena (casi el 100% de la población depende de esta actividad, seguida del turismo en temporada alta). En Hunucmá, únicamente el 14% de la población depende de la actividad pesquera (Ardisson et al., 2012).
La extracción del pepino de mar es mediante buceo semiautónomo con el equipo denominado "hooka", y en la operación de pesca intervienen por lo general tres pescadores que desempeñan roles específicos que pueden ser intercambiados: el buzo, el manguerero y el motorista. Por lo general, para la captura intervienen dos buzos y las ganancias finales obtenidas por kilogramo se reparten entre todos los integrantes de la embarcación, algunas veces de forma equitativa y otras veces con un mayor porcentaje a quienes realizan la actividad de buceo.
El comercio internacional tiene como destinos: los Ángeles, California, Tucson, Arizona, Miami, Florida y Hong Kong. Las presentaciones en las que se comercializa en estos mercados son: 80% seco, salado o en salmuera; 13% congelado; 6% vivo, fresco o enfriado; 1% preparado o preservado. En el mercado nacional los principales destinos son: México, D.F., Ciudad Juárez, Chihuahua, Tijuana, Baja California. Los precios por kg durante las temporadas de pesca 2012-2014 han sido: en la presentación fresco desde $28.00 a $55.00, y en la presentación de salmuera o salado los precios oscilan de $270.00 a $370.00. El precio que se paga por el pepino de mar café (I. badionotus) y lápiz (H. floridana) en Hong Kong China SAR es de USD 203 a 402 y de USD 64 a 106 por kilogramo de producto seco salado, respectivamente (Purcell et al. 2012).
En el año 2012, en la región del Golfo de México y Mar Caribe se obtuvo una producción de pepino de mar de 1,283.01 t de peso desembarcado, de las cuales en Yucatán se capturaron 861.38 t, en Campeche 405 t y Veracruz 16.71 t, con valor total de 11,718.04 miles de pesos (CONAPESCA, 2013). En el año 2013, la
producción fue de 2,649 t únicamente en Yucatán, con un valor total de 64,298.07 miles de pesos (CONAPESCA, 2014).
4. Diagnóstico de la pesquería.
4.1. Importancia
A pesar de que en México no se consume pepino de mar, es un recurso de gran valor comercial en diversos países asiáticos. Las capturas de pepino de mar se han expandido y su valor comercial incrementado a nivel mundial, conduciendo a la sobreexplotación del recurso en los principales países productores del mundo (Purcell, 2014). La disminución en la biomasa de muchas poblaciones de pepino de mar es preocupante, ya que una vez presente esta tendencia, aun con la clausura de la pesca, la recuperación puede ser muy lenta, incluso tardar décadas (Uthicke et al., 2004). Actualmente, el 81% de las pesquerías regionales de pepino de mar están sobreexplotadas y el 35% no están reguladas (Anderson et al. 2011).La mayoría de las especies con importancia comercial pertenecen al orden Aspidochirotida y de las 377 especies pertenecientes a este orden, el 4% de ellas se encuentran amenazadas de acuerdo a la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza). Dentro de este porcentaje se incluyen siete especies en la categoría "en peligro de extinción" y nueve en la categoría "vulnerables" (Purcell et al. 2014). De acuerdo a la información de la UICN, el 29% de las 377 especies se consideran de preocupación menor y el 66% presentan datos insuficientes (Purcell et al. 2014).
La demanda mundial de los holotúridos ha incentivado el interés de grupos privados y sociales mexicanos para su extracción, procesamiento y comercialización. Su extracción en la península de Yucatán, estuvo operando desde el año 2000 hasta el año 2012 bajo el esquema de "pesca de fomento" (Salas et al. 2011). En abril del 2013 se autorizaron los primeros permisos de "pesca comercial" (DOF: 25/04/2013), sujetos a las medidas de manejo establecidas en la Carta Nacional Pesquera. Esta pesquería representa una nueva fuente de empleos temporales que brinda ingresos adicionales a las comunidades pesqueras y un gran número de personas que se involucran en el procesamiento y transportación, incluso de comunidades aledañas a las zonas de pesca, o algunas familias provenientes de Chiapas, Tabasco y Veracruz (Ardisson et al., 2012). El ingreso neto aproximado de una persona que trabaja durante las seis semanas de pesca del pepino de mar en Yucatán, es de $250.00 M.N. a $400.00 M.N. diarios, tan solo por eviscerar durante tres horas, mientras que un "sancochador" (persona encargada de procesar el producto) llega a ganar de $800 a $900 diarios por una jornada de 4 a 9 horas de trabajo. Sin embargo, la derrama económica no es únicamente para aquellos que trabajan y procesan el recurso, también beneficia a diligencieros, cargadores, congeladoras, gasolineras, fábricas de hielo, pequeños comercios de comida, de venta de productos para buceo, ferreterías, fabricantes de cazuelas, básculas y de balanzas, entre otros.
Considerando la vulnerabilidad del recurso a la sobreexplotación (por su lenta tasa de crecimiento y tasa de reproducción), el ingreso económico que significa para las familias que se benefician de su uso pesquero y la importancia de su rol ecológico en el bentos marino, es urgente generar estrategias efectivas para su manejo y administración dentro de un marco legal que garantice: 1) el aprovechamiento sostenible de las especies comercializables en la península de Yucatán, 2) la distribución equitativa de los beneficios que la actividad pesquera genera y 3) la permanencia y no degradación del beneficio ecológico que el recurso mantiene en el mar.
4.2. Especies objetivo
Las especies objetivo son: pepino de mar café (I. badionotus) y lápiz (H. floridana). Estas especies tienen una distribución espacial diferenciada: en el caso del pepino de mar café (I. badionotus), se encuentra desde 6 a más de 20 m de profundidad en lechos de pastos marinos, aunque en la costa de Yucatán se localizan en fondos constituidos por zonas con arena, cordilleras de laja y algas; por su parte el pepino de mar lápiz (H. floridana), en mayor número concurren en fondos más someros y lodosos en profundidades de 1 a 3 m, aunque pueden encontrarse hasta 10 m, y en el interior de lagunas costeras.
El pepino de mar lápiz (Holothuria floridana) se puede extraer con equipo de buceo autónomo (SCUBA), sin embargo en el caso del pepino de mar café (I. badionotus), al inicio de la temporada la captura se realiza a profundidades de 6 a 18 m. y conforme el recurso comienza a agotarse los buzos realizan la captura a profundidades de casi 30 m.
4.3. Captura incidental y descartes
 
Otras especies de pepino de mar que coexisten con las especies objetivo pueden ser extraídas de manera incidental, como pepino de mar michelin (H. mexicana), blanco (Astichopus multifidus), un híbrido entre lápiz (H. floridana) y michelin (H. mexicana) (Ramos-Miranda et al, 2012) y Holothuria arenicola.
4.4. Tendencias históricas
En noviembre del 2012 se incorporaron las especies de pepino de mar café (I. badionotus) y lápiz (H. floridana) a la Carta Nacional Pesquera, con lo que se dio inicio formal a la pesquería comercial de pepino de mar en la península de Yucatán. En años recientes y de manera intermitente (2000-2005) se han capturado cantidades considerables de pepinos de mar al amparo de permisos de pesca de fomento. En el año 2000 se otorgaron seis permisos de pesca de fomento a permisionarios y se autorizó la extracción de 154 toneladas. Sin embargo, a pesar de esta cuota total autorizada, la demanda por el recurso provocó una captura mayor. En los tres años siguientes se observó una drástica disminución de los bancos de pepino de mar, principalmente los que previamente habían sido localizados frente a los poblados de Río Lagartos, Dzilam de Bravo, Telchac y Progreso, Yucatán.
Tanto pescadores como algunos investigadores han mencionado que una probable causa de tal disminución se debió al efecto negativo provocado por el fenómeno de marea roja que se presentó en mayo y junio del 2008 (Salazar-Poot, et al. 2014a). Tal evento, que inició en el oriente de la península y se extendió por todo el litoral del Estado siguiendo las corrientes costeras, en dirección este-oeste, afectó gran parte de los hábitats, principalmente los bentónicos en toda la plataforma yucateca. Aunque esta hipótesis no pudo ser examinada, existen observaciones de investigadores y pescadores que señalan afectaciones significativas al fondo marino (Zetina-Ríos et al. 2008). Sin embargo, la pesca ilegal y conflictos entre pescadores por este recurso en el 2007 pudieron también contribuir a dicha disminución.
Posteriormente, en el año 2010 el INAPESCA realizó un estudio prospectivo de pepino de mar en toda la costa de Yucatán y Campeche. Los resultados mostraron la presencia de grandes bancos de pepino de mar café (I. badionotus) en la costa occidental de Yucatán, frente a los poblados de Sisal y Celestún, con menor abundancia en Progreso. Se observó que estos bancos se extendían hasta aguas más profundas en la costa norte del estado de Campeche, frente al poblado de Isla Arena. Estos estudios también mostraron la presencia de pepino de mar lápiz (H. floridana) en aguas más someras (<12 m de profundidad) frente a toda la costa del estado de Campeche, de sur a norte, a partir del poblado de Champotón hasta la reserva de Los Petenes, principalmente un gran banco frente al poblado de Isla Arena. Se observó que los bancos en la mayor parte de la costa de Campeche estaban fragmentados, lo que pareciera indicar que se trataba de bancos ya explotados por la pesca. A partir de dicho año y hasta el 2012, se capturó nuevamente el recurso bajo la modalidad de "pesca de fomento" y del 2013 a la fecha se captura con permisos de "pesca comercial".
La tabla 2 muestra la serie histórica de las cuotas de captura y número de embarcaciones autorizadas desde el año 2010 a la fecha. Del año 2010 al año 2012, la pesca se dio principalmente frente a las localidades de Celestún, Sisal e Isla Arena, mientras que en el año 2013 y la primera temporada del 2014, la pesca se sostuvo de los bancos presentes en Dzilam de Bravo, San Felipe y Río Lagartos. La segunda temporada de pesca del 2014 se realizó frente a las localidades de Celestún y Sisal, sin embargo, la captura no rindió las ganancias esperadas en esta zona debido a la constante pesca ilegal.
Tabla 2.  Serie histórica de las cuotas en toneladas y número de embarcaciones autorizadas para la captura de pepino de mar café (I. badionotus) y lápiz (H. floridana) en la península de Yucatán, Durante los años 2010, 2011, 2012, 2013 y 2014. Información proporcionada por ORPA Región Sur y Caribe.
 
 
Pepino de mar café (I. badiontous)
Pepino de mar lápiz (H. floridana)
Año
Tipo de permiso
Cuota (t)
Embarcaciones
(número)
Cuota (t)
Embarcaciones
(número)
2010
Pesca de fomento
1,773.6
215
0
0
2011
Pesca de fomento
1,200 (1,080 Y, 120 C)
230 (200 Y, 30 C)
300
60
2012
Pesca de fomento
1,010 (860 Y, 150 C)
243 (213 Y, 30 C)
270
90 (30 de ellas capturan
además pepino de mar
café (I. badionotus)
20131
Pesca comercial
1,171
569
0
0
20132
Pesca comercial
797
429
0
0
20143
Pesca comercial
797
429
0
0
20144
Pesca comercial
350
140
0
0
1. Primera temporada: abril-mayo 2013, 2. Segunda temporada: noviembre-diciembre 2013, 3. Primera temporada: febrero-marzo 2014, 4. Segunda temporada: abril 2014. Y: Yucatán, C: Campeche
En las tablas 3 y 4, se muestran indistintamente los pesos desembarcados (fresco o eviscerado) de la captura y las cuotas autorizadas por año (del 2006 al 2014). Asimismo, cabe mencionar que la extracción, transportación y comercialización de pepino de mar de manera ilegal es elevada, por lo que la captura real es significativamente mayor que la oficial.
Tabla 3.  Serie histórica de captura en toneladas de pepino de mar café (I. badionotus) y lápiz (H. floridana) en el estado de Yucatán. Durante los años 2007, 2008 y 2009 no se autorizaron capturas.
Año
Captura
total
Pepino de mar café I.
badionotus
Pepino de mar lápiz H.
floridana
Cuota autorizada
2006
1541
154
0
154
2010
2,0622
2,062
0
1,6753
2011
1,0834
1,083
0
1,0805
2012
8617
861
0
8606
2013a
1,6848
1,684
0
1,7018
2013b
7958
795
0
7978
2014a
7948
794
0
7978
2014b
2898
289
0
3508
1. Cervera-Cervera, et al., (2007). 2. CONAPESCA (2010) 3.De Anda, et al. (2010). 4. CONAPESCA (2011).
5. INAPESCA (2011). 6. INAPESCA (2012). 7. CONAPESCA (2012).
8. ORPA Región Sur y Caribe (2014). a. Primera temporada. b. Segunda temporada.
Tabla 4.  Serie histórica de captura en toneladas de pepino de mar café (I. badionotus) y lápiz (H. floridana) en el estado de Campeche.
Año
Captura total
Pepino de mar café I.
badionotus
Pepino de mar lápiz
H. floridana
Cuota autorizada
2010
2111
0
211
0
2011
6322
183
449
4203
2012
450
105
300
4504
2013
0
0
0
0
2014
0
0
0
0
1. CONAPESCA (2010). 2. CONAPESCA (2011). 3. INAPESCA (2011). 4. INAPESCA (2012)
Es importante mencionar que la captura indiscriminada de pepinos de mar en otras partes del mundo, motivada por los altos precios que alcanzan en el mercado asiático ha provocado sobreexplotación acelerada de sus poblaciones (Ramofafia et al., 1997; Battaglene et al., 1999, 2002; Herrero-Perezrul, 2004; Lovatelli et al., 2004; Yuan et al., 2006) y en algunos casos la ha orillado al riesgo de la extinción (Purcell et al. 2014). En el Pacífico Mexicano, la explotación del pepino de mar comenzó durante la segunda mitad de la década de 1980, y en pocos años las poblaciones de estos animales se redujeron drásticamente debido a sobre-explotación. Estos hechos han motivado a la SAGARPA para desarrollar e implementar el marco legal y administrativo que garantice un aprovechamiento sostenible de las especies de pepino de mar en la Península de Yucatán, con la participación de los tres niveles de gobierno, así como los grupos de productores debidamente organizados.
4.5. Disponibilidad del recurso
 
Desde el año 2002, el personal técnico del INAPESCA ya había realizado una prospección de pepino de mar en cuatro zonas de la península de Yucatán, mediante seis campañas de buceo. Las densidades por especie para cada área de interés se muestran en la tabla 5.
Tabla 5.  Densidades de pepinos de mar (individuos ·m- ²), por especie y zona de estudio calculadas en el año 2002.
Especie/Localidad
Celestún
Telchac
Dzilam de Bravo
Río Lagartos
Pepino de mar café
(I. badionotus)
0.00006
0.00011
0.00005
0.00023
Pepino de mar lápiz
(H. floridana)
0.00254
 
 
 
 
Un año después, Zetina-Moguel, et al. (2003) reportaron una estimación de biomasa de 1,196 t para pepino de mar café (I. badionotus) y 1,016 t para pepino de mar lápiz (H. floridana), extrapoladas a una extensión de 597,000 ha. En el año 2006 se detectaron poblaciones de pepino de mar en la parte centro-poniente de las costas de Yucatán (Cervera et al., 2007). Las especies más comunes que se identificaron fueron pepino de mar café (I. badionotus), lápiz (H. floridana) y blanco (A. multifidus). En ese mismo año se autorizó una cuota para la extracción de pepino de mar de 250 t.
Para determinar el tamaño de la población de ambas especies se realizaron muestreos mediante buceo SCUBA en una red de estaciones que comprendió toda el área de distribución del recurso y se estimó la densidad y biomasa en cada estación. Con esta información se construyeron dos modelos espaciales para cada área de estudio donde se evaluó el recurso, uno con la variable densidad, en número de individuos ·m- ² y otro con biomasa en kg ·m-2. En total fueron seis áreas: Champotón, Villa Madero, Seyba Playa, Lerma-Campeche e Isla Arena, Campeche y El Palmar, Yucatán. Los modelos se construyeron con el método ordinario de interpolación geoestadística conocido como kriging, empleando el programa para computadora Arcmap 9.3 (ESRI 2010) (Tabla 6).
Tabla 6. Biomasa de diferentes bancos de pepino de mar café (I. badionotus) y lápiz (H. floridana) en las costas de Campeche y Yucatán estimada entre julio del 2010 y agosto del 2014.
Poblado
Especie
Superficie (ha)
Biomasa (t)
Fecha de
muestreo
Isla Arena, Camp.
H. floridana
26,502
6,341
Julio 2010
Sisal, Yucatán
I. badionotus
46,047
6,083
Julio 2010
Progreso, Yucatán
I. badionotus
 
614
Agosto 2010
Champotón, Camp.
H. floridana
5,538
108
Marzo 2011
Seyba Playa, Camp.
H. floridana
7,259
209
Marzo 2011
Villa Madero, Camp.
H. floridana
3,618
159
Marzo 2011
Lerma-Campeche, Camp.
H. floridana
8,591
416
Marzo 2011
Celestún, Yucatán
I. badionotus
 
3,394
Abril 2011
Isla Arena, Camp.
H. floridana
 
1,576
Junio 2012
Celestún, Yucatán
I. badionotus
 
1,825
Septiembre 2012
Río Lagartos, Yucatán
I. badionotus
 
5,853
Octubre 2012
Dzilam de Bravo, Yuc.
I. badionotus
 
4,130
Noviembre 2012
Celestún - Sisal, Yucatán
I. badionotus
40,386
3,261
Marzo 2013
Progreso, Yucatán
I. badionotus
11,920
995
Marzo 2013
Dzilam, Río y San Felipe, Yuc.
I. badionotus
39,945
5,667
Marzo 2013
Isla Arena, Campeche
H. floridana
32,712
2,413
Abril 2013
Isla Arena, Campeche
I. badionotus
 
440
Abril 2013
Campeche, Centro
H. floridana
 
642
Abril-Mayo 2013
Celestún - Sisal, Yucatán
I. badionotus
 
5,102
Agosto-Sep. 2013
Progreso, Yucatán
I. badionotus
 
1,013
Agosto-Sep. 2013
Dzilam de Bravo, Yuc.
I. badionotus
 
5,755
Agosto-Sep. 2013
Río Lagartos y San Felipe, Yuc.
I. badionotus
 
4,924
Agosto-Sep. 2013
Celestún - Sisal, Yucatán
I. badionotus
 
5,952
Febrero 2014
Río Lagarto y San Felipe, Yucatán
I. badionotus
 
876*
Agosto 2014
Fuente: INAPESCA, 2011, 2012, 2013a y 2014, * La evaluación se realizó en un área menor que en 2013
4.6. Unidad de pesca
La extracción del pepino de mar se realiza durante inmersiones de duración variable de buceo semi-autónomo empleando el equipo denominado "hooka", que consiste en un compresor de aire conectado a una manguera de presión con longitud variable (por lo general de 100 m) y un regulador que suministra aire a libre demanda del buzo. Por lo general el buzo trabaja a profundidades menores de 20 m, aunque existen especies cuya captura no requiere demasiado esfuerzo, como es el caso del pepino de mar lápiz (H. floridana) la cual se localiza cerca de la costa y se puede extraer con el uso de equipo de buceo autónomo (SCUBA). En el caso del pepino de mar café (I. badionotus), al inicio de las temporadas de pesca, cuando un nuevo banco es detectado y comienza a explotarse, la captura se realiza a profundidades de 6 a 18 m y conforme el recurso comienza a agotarse en los parches más someros, los buzos se alejan cada vez más de la costa para llegar a los parches donde el recurso se encuentra a profundidades de casi 30 m.
Se utilizan embarcaciones menores de fibra de vidrio de 20 a 22 pies de eslora, equipadas con motor fuera de borda de capacidad variable (40 a 75 Hp) y contenedores para almacenar el recurso.
Durante la operación de pesca intervienen por lo general tres pescadores que desempeñan roles específicos que pueden ser intercambiados: el buzo, el manguerero y el motorista. El primero extrae el recurso con ayuda de una red para colectar los pepinos; el manguerero es responsable de la seguridad del buzo, principalmente de cuidar el suministro de aire y mantener continua comunicación con él. El motorista se encarga de llevar al buzo a las zonas donde se encuentra la especie de interés. Por lo general se trabaja con dos buzos para obtener las máximas capturas en el menor tiempo posible.
Los compresores utilizados para la extracción del pepino de mar están diseñados de manera rústica y no cumplen con los requisitos que garanticen seguridad a los buzos. El compresor es de 5.5. HP con capacidad de aire de 80 a 120 lb/pulg ², manguera adaptada de 100 m a 150 m de longitud y resistencia de 500 lb/pulg ².
Los buzos no cuentan con instrumentos que les permita determinar la profundidad de la inmersión. Tampoco con la capacitación técnica para calcular paradas de seguridad que eviten enfermedades de buceo. Esta situación está provocando que existan un gran número de pescadores con descompresión y de pérdidas de vida. En la última temporada de pesca realizada en el 2013, se reportaron 30 descompresionados y cuatro decesos (Reporteros Hoy, 2014), aunque se cree que estas cifras pudieran ser mayores ya que no se reportan todos los casos ocurridos.
4.7. Infraestructura de desembarco
Debido a que esta es una nueva pesquería artesanal en la región y con la finalidad de facilitar el registro durante la temporada de pesca, la SAGARPA definió sitios de desembarco únicos en cada puerto. No obstante, los pescadores no los respetaron y se observó el desembarco de producto en un gran número de sitios que estaban estrechamente ligados a los lugares donde se realizaba el procesamiento. Debido a la relativa facilidad y requerimientos técnicos simples para procesar el recurso, los sitios donde se procesa están ampliamente distribuidos en los poblados donde se asignan los permisos de pesca. Sin embargo, a lo largo de las costas de Campeche y Yucatán, existe una infraestructura bien consolidada que permite la recepción, el procesamiento, almacenamiento y traslado de varios recursos pesqueros tales como pulpo y escama para su exportación. Por ello, los pescadores con permisos de pesca han utilizado las mismas instalaciones donde se reciben y procesan otras especies.
En la temporada de pesca del año 2012, los sitios de desembarque no correspondieron precisamente a los puertos de abrigo de las principales localidades. En la mayoría de los casos, estos sitios fueron las bodegas temporales alrededor de las escolleras, como en el caso de Progreso, Sisal y Celestún, Yucatán, o bien, a lo largo de toda la zona costera de captura del recurso, como en Isla Arena, Campeche. Durante ese año, se contabilizaron en total 90 bodegas: 50 en Celestún, 10 en Sisal, 13 en Progreso y 17 en Isla Arena (Ardisson et al. 2012).
4.8. Proceso e industrialización
El procesamiento del pepino de mar es un aspecto muy importante por tratarse de un producto que es exportado prácticamente en su totalidad; por lo cual, es transportado a lugares distantes en diferentes condiciones por tiempos prolongados. Se comercializa en una amplia gama de presentaciones, por ejemplo: eviscerado, precocido, en primer cocimiento, en salmuera, en segundo cocimiento y seco, y cabe mencionar que existen un gran número de variantes de cada presentación. Al igual que muchos organismos marinos, el
contenido de humedad de los pepinos de mar es muy elevado, por lo que la pérdida de peso provocada por el proceso de deshidratación es significativa. La tabla 7 presenta el porcentaje de peso perdido con respecto al peso original del organismo, a través de las diferentes etapas del procesamiento. Esta información es importante para mantener el registro y dar seguimiento a los volúmenes extraídos.
Tabla 7.  Porcentaje de equivalencias del peso en cada etapa del procesamiento, respecto al peso entero en pepino de mar café (I. badionotus) (Espinoza-Méndez et al. 2012).
Presentación o etapa de procesamiento
Porcentaje de peso
Entero
100
Eviscerado
67
Precocido
22
1er cocimiento
16
En salmuera
13
2o. cocimiento
13
Seco
7
 
Durante la temporada de pesca de fomento del 2012, el porcentaje de pérdida de peso por deshidratación a la presentación de precocido en los puertos de Progreso, Sisal y Celestún, Yucatán, varió del 24% al 22%, dependiendo de las condiciones específicas de los procedimientos empleados. La presentación "pre-cocido" requiere menor tiempo de deshidratación. Hasta el momento, el procesamiento se hace de manera empírica y depende principalmente de la experiencia del "cocinero", quien constantemente revisa el producto mediante observación y tacto. Los procedimientos de procesamiento son muy variables, tanto en tiempo de hervor e intensidad de la flama, condiciones que determinan el grado de deshidratación y calidad del producto. Se recomienda desarrollar estándares para el procesamiento, los cuales promoverán mejoras del producto, ventajas competitivas para los productores, mayor ordenamiento de la actividad y un mejor control y seguimiento de las cuotas autorizadas. Por esta razón, el sub-reporte del volumen mediante la facturación del producto comercializado en una presentación con menor pérdida de peso que el real, implicará un mayor impacto en la biomasa capturada.
En general, los procedimientos para deshidratar el pepino de mar son los siguientes: después de ser pesado, el producto fresco es depositado en contenedores con capacidad de hasta 100 kg. En la siguiente fase del proceso, un grupo de personas, generalmente mujeres, evisceran los pepinos de mar mediante un corte de tres centímetros aproximadamente en la parte ventral, iniciando a dos centímetros de la boca o del ano, en sentido opuesto; luego se presiona todo el cuerpo hacia el corte para extraer las vísceras. Como ya se mencionó, los organismos eviscerados son colocados en un perol con agua de mar hirviendo con flama constante, donde se mantienen durante 45 a 60 minutos, dependiendo del tamaño de los animales. Una vez hervidos, los organismos se escurren y son colocados en tarimas durante 24 horas para realizar el salado. Después se distribuyen en rejas metálicas o cribas de manera uniforme para asolearlos durante dos o tres días.
En cuanto a la infraestructura para el procesamiento del pepino de mar, las cooperativas y permisionarios de los puertos, realizan el trabajo en condiciones rústicas y cuentan con bodegas en diferentes condiciones. Mismas que pueden ser clasificadas en tres categorías según la infraestructura con la que cuentan: baja, intermedia y suficiente (Tabla 8). La problemática relacionada con la infraestructura es muy similar en todos los puertos donde se procesa el