alerta Si el documento se presenta incompleto en el margen derecho, es que contiene tablas que rebasan el ancho predeterminado. Si es el caso, haga click aquí para visualizarlo correctamente.
 
DOF: 23/01/2024
ACUERDO por el que se aprueba y publica la actualización de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios

ACUERDO por el que se aprueba y publica la actualización de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios.

Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos Mexicanos.- Secretaría de Energía.

MIGUEL ÁNGEL MACIEL TORRES, Secretario de Energía, con fundamento en los artículos 33 de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal; 14, fracciones I y II, 18, fracción II, 21, 26, 27, 28, 29 y 94, fracciones V y VI, de la Ley de Transición Energética y 4 del Reglamento Interior de la Secretaría de Energía, y
CONSIDERANDO
Que de conformidad con el artículo 33 de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, corresponde a la Secretaría de Energía establecer, conducir y coordinar la política energética del país, así como llevar a cabo la planeación energética a mediano y largo plazos;
Que el 24 de diciembre de 2015, se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Ley de Transición Energética, la cual tiene por objeto regular el aprovechamiento sustentable de la energía, así como las obligaciones en materia de Energías Limpias y la reducción de emisiones contaminantes de la Industria Eléctrica, manteniendo la competitividad de los sectores productivos;
Que los artículos 14, fracción I y 28 del ordenamiento referido, establecen que corresponde a la Secretaría de Energía aprobar y publicar la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios y llevar a cabo la actualización de la parte prospectiva de la misma;
Que el artículo 26 de la Ley de Transición Energética, dispone que la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios deberá ser revisada con una periodicidad anual, con la participación que corresponda a la Secretaría de Energía, la Comisión Reguladora de Energía, el Centro Nacional de Control de Energía y la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía, cuyo resultado y, en su caso las adecuaciones, se publicarán en el Diario Oficial de la Federación;
Que la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios deberá contener un componente prospectivo de largo plazo a 30 años y otro de mediano plazo para un período de 15 años, este último componente deberá actualizarse cada tres años, en términos de lo dispuesto por el artículo 29 de la Ley de Transición Energética;
Que el 2 de diciembre de 2016 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Acuerdo por el que la Secretaría de Energía aprueba y publica la actualización de la primera Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios, en términos de la Ley de Transición Energética;
Que el 7 de febrero de 2020 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Acuerdo por el que la Secretaría de Energía aprueba y publica la actualización de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios, en términos de la Ley de Transición Energética;
Que conforme a lo establecido en el artículo 18, fracción II, de la Ley de Transición Energética, la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía elaboró y sometió a la consideración de la Secretaría de Energía, la actualización de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios;
Que el 19 de mayo de 2023 se solicitó a los miembros del Consejo Consultivo para la Transición Energética, la emisión de opiniones y recomendaciones al proyecto de actualización de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios, mismas que fueron tomadas en consideración por la Secretaría de Energía;
Que a través del Grupo de Trabajo para la Revisión de la Estrategia, conformado por integrantes del sector, se llevaron a cabo sesiones de trabajo durante el mes de junio de 2023, con la finalidad de realizar la revisión cualitativa y cuantitativa de los ejercicios 2020, 2021 y 2022 del documento de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios publicado el 07 de febrero de 2020;
Que en sesión ordinaria del Consejo Consultivo para la Transición Energética, celebrada el 2 de agosto de 2023, los integrantes de dicho órgano colegiado tomaron conocimiento de la revisión y de la actualización de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios, así como del resultado de la revisión de dicho instrumento de planeación, y
Que dando cumplimiento a las disposiciones arriba señaladas de la Ley de Transición Energética, he tenido a bien emitir el siguiente
ACUERDO
ARTÍCULO ÚNICO. - La Secretaría de Energía aprueba y publica la actualización de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios, en términos de la Ley de Transición Energética, así como el resultado de la revisión efectuada a dicho Instrumento de Planeación.
TRANSITORIO
ÚNICO. El presente Acuerdo entrará en vigor el día de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.
Ciudad de México, a 15 de diciembre de 2023.- El Secretario de Energía, Ing. Miguel Ángel Maciel Torres.- Rúbrica.
ACTUALIZACIÓN DE LA ESTRATEGIA DE TRANSICIÓN PARA PROMOVER EL USO DE TECNOLOGÍAS Y
COMBUSTIBLES MÁS LIMPIOS
"Hacia una transición energética soberana de México"
2023
Actualización de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más
Limpios
1       INTRODUCCIÓN
2       MARCO NORMATIVO
3       DIAGNÓSTICO DE LA SITUACIÓN ACTUAL
3.1    ESTADO DE LA INDUSTRIA ELÉCTRICA
3.1.1     Abordaje Metodológico e Institucional (1)
3.1.2     Contribución e Importancia del sector eléctrico nacional
3.1.3     Capacidad instalada y generación de electricidad
3.1.4     Energías limpias en la generación de electricidad
3.2    GENERACIÓN DISTRIBUIDA
3.2.1     Energías fósiles en la generación de electricidad
3.2.2     Evolución del progreso de la eficiencia energética en la generación de electricidad
3.2.3     Evolución de los costos de generación por tecnología
3.3    ESTADO DEL CONSUMO FINAL DE ENERGÍA
3.3.1     Abordaje metodológico e institucional (2)
3.3.2     Tendencias de los energéticos que abastecen el consumo nacional de energía
3.3.3     Estructura y tendencias del consumo nacional de energía
3.3.4     Estructura del consumo final por energético
3.3.5     Consumo final por sector y usos finales
3.3.5.1   Sector transporte
3.3.5.2   Sector industrial
3.3.5.3   Sector residencial
3.3.5.4   Sector comercial y servicios
3.3.5.5   Sector agropecuario
3.3.6     Progreso de la eficiencia energética en el consumo nacional de energía
3.3.6.1   Intensidad energética primaria
3.3.6.2   Intensidad energética por transformación y consumo final
3.4    ESTADO DE LA CONTAMINACIÓN AMBIENTAL OCASIONADO POR LA INDUSTRIA ELÉCTRICA
3.4.1     Abordaje metodológico e institucional (3)
3.4.2     Impacto ambiental de la industria eléctrica en las emisiones nacionales
3.4.3     Evolución de las emisiones de GEI provenientes de la industria eléctrica
4       CUMPLIMIENTO DE LAS METAS DE LA ESTRATEGIA
4.1    AVANCE DE METAS DE LAS ENERGÍAS LIMPIAS
4.2    AVANCE DE LA META DE EFICIENCIA ENERGÉTICA
5       OBSTÁCULOS PARA LA TRANSICIÓN ENERGÉTICA EN MÉXICO
5.1    OBSTÁCULOS QUE ENFRENTAN LAS ENERGÍAS LIMPIAS Y LA EFICIENCIA ENERGÉTICA
5.1.1     Obstáculos para el desarrollo de las energías limpias
5.1.1.1   Hallazgos y obstáculos identificados por el CENACE
5.1.1.2   Hallazgos y obstáculos identificados por la CRE
5.1.1.3   Hallazgos y obstáculos identificados por la CFE
5.2    OBSTÁCULOS EN UNA PLANEACIÓN ORDENADA DEL PARQUE DE GENERACIÓN DEL SEN
5.2.1     Obstáculos a los que se enfrenta el desarrollo de las energías limpias para su interconexión al SEN
5.3    OBSTÁCULOS PARA EL IMPULSO DE LA EFICIENCIA ENERGÉTICA
6       ESCENARIOS PROSPECTIVOS Y METAS DE MEDIANO PLAZO
6.1    PROSPECTIVA DE GENERACIÓN DE ELECTRICIDAD CON ENERGÍAS LIMPIAS
6.1.1     Mecanismo de elaboración y coordinación institucional del escenario prospectivo de energías limpias
7       RESULTADOS DEL ESCENARIO PROSPECTIVO DE ENERGÍAS LIMPIAS
7.1    ACTUALIZACIÓN DE LAS METAS DE ENERGÍAS LIMPIAS A MEDIANO PLAZO
7.2    PROSPECTIVA DE EFICIENCIA ENERGÉTICA
7.2.1     Mecanismo de elaboración y coordinación institucional del escenario prospectivo de eficiencia energética
7.2.2     Resultados del escenario prospectivo de eficiencia energética
7.2.3     Actualización de la meta de eficiencia energética
8       POLÍTICAS Y LINEAS DE ACCIÓN HACIA LA TRANSICIÓN ENERGÉTICA.
8.1    LÍNEAS DE ACCIÓN DE LA ESTRATEGIA
8.1.1     Ahorro y uso eficiente de energía
8.1.1.1   Transporte
8.1.1.2   Industria
8.1.1.3   Edificaciones
8.1.1.4   Servicios públicos municipales
8.1.1.5   Agroindustria
8.1.2     Energías Limpias
8.1.2.1   Bioenergía
8.1.2.2   Energía eólica
8.1.2.3   Energía solar
8.1.2.4   Geotermia
8.1.2.5   Hidroenergía y Energías del Océano
8.1.2.6   Captura y Almacenamiento de Carbono
8.1.3     Desarrollo e impacto social
8.1.4     Desarrollo de infraestructura integradora
8.1.4.1   Redes inteligentes y Generación Distribuida
8.1.4.2   Almacenamiento de energía
9       CONCLUSIONES DERIVADAS DE LA ACTUALIZACIÓN DE LA ESTRATEGIA
10     Anexos
11     GLOSARIO
12     LISTA DE ACRÓNIMOS
13     ÍNDICE DE FIGURAS Y TABLAS
14     REVISIÓN ANUAL DE LA ESTRATEGIA DE TRANSICIÓN PARA PROMOVER EL USO DE TECNOLOGÍAS Y COMBUSTIBLES MÁS LIMPIOS
LISTADO DE TABLAS
LISTADO DE FIGURAS
RESUMEN EJECUTIVO
1 MARCO NORMATIVO
1.1 LEY DE TRANSICIÓN ENERGÉTICA
1.2 REGLAMENTO DE LA LEY DE TRANSICIÓN ENERGÉTICA
2 INTRODUCCIÓN
2.1 INTEGRACIÓN DEL GRUPO DE TRABAJO PARA LA REVISIÓN DE LA ESTRATEGIA
3 EVALUACIÓN CUANTITATIVA DE LA ESTRATEGIA DE TRANSICIÓN PARA PROMOVER EL USO DE COMBUSTIBLES Y TECNOLOGÍAS MÁS LIMPIOS
3.1 METAS DE ENERGÍAS LIMPIAS
3.1.1 Progreso de la meta de energías limpias
3.2 METAS DE EFICIENCIA ENERGÉTICA
3.2.1 Progreso de la meta de eficiencia energética
4 EVALUACIÓN CUALITATIVA DE LAS LÍNEAS DE ACCIÓN DE LA ESTRATEGIA
4.1 LÍNEAS DE ACCIÓN DE AHORRO Y USO EFICIENTE DE ENERGÍA
4.1.1 Transporte
4.1.2 Industria
4.1.3 Edificaciones
4.1.4 Servicios públicos municipales
4.1.5 Agroindustria
4.2 LÍNEAS DE ACCION DE ENERGÍAS LIMPIAS
4.2.1 Bioenergía
4.2.2 Energía Eólica
4.2.3 Energía Solar
4.2.4 Geotermia
4.2.5 Hidroenergía y energía oceánica
4.2.6 Captura y Almacenamiento de Carbono
4.3 LÍNEAS DE ACCIÓN EN DESARRALLO E IMPACTO SOCIAL
4.3.1 Desarrollo e impacto social
4.4 LÍNEAS DE ACCIÓN EN DESARROLLO DE INFRAESTRCTURA INTEGRADORA
4.4.1 Redes inteligentes y Generación Distribuida.
4.4.2 Almacenamiento de energía
5 CONCLUSIONES
6 RECOMENDACIONES
6.1 RECOMENDACIONES ESPECÍFICAS PARA FORTALECER LAS LÍNEAS DE ACCIÓN DE EFICIENCIA ENERGÉTICA HACIA 2026
6.1.1 Transporte
6.1.2 Industria
6.1.3 Edificaciones
6.1.4 Servicios públicos municipales
6.1.5 Agroindustria
6.2 RECOMENDACIONES ESPECÍFICAS PARA LAS LÍNEAS DE ACCIÓN DE ENERGÍAS LIMPIAS HACIA 2026.
6.2.1 Bioenergía
6.2.2 Energía Eólica
6.2.3 Energía Solar
6.2.4 Geotermia
6.2.5 Hidroenergía y energía oceánica
6.2.6 Captura y almacenamiento de carbono
6.2.7 Desarrollo e impacto social
6.2.8 Redes inteligentes y Generación Distribuida
6.2.9 Almacenamiento de energía
7 BIBLIOGRAFÍA
GLOSARIO
1 INTRODUCCIÓN
Desde la publicación de la Ley de Transición Energética (LTE) en 2015 se estableció que la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios (Estrategia) sería el instrumento rector de la política nacional en materia de obligaciones de energías limpias, aprovechamiento sustentable de la energía y mejora de la industria eléctrica en el mediano y largo plazo.
Entre los objetivos de dicho instrumento se encuentran: a) el establecer las metas y la hoja de ruta para la implementación de dichas metas; b) fomentar la reducción de emisiones contaminantes originadas por la industria eléctrica; y c) reducir, bajo criterios de viabilidad económica, la dependencia del país de los combustibles fósiles como fuente primaria de energía.
Durante la presente administración, la Secretaría de Energía (SENER) publicó el 7 de febrero de 2020 la Estrategia en el Diario Oficial de la Federación (DOF), en cumplimiento a lo establecido en la LTE. Sin duda, uno de los elementos más significativos de la Estrategia fue el establecimiento de metas de energías limpias y eficiencia energética, así como sus respectivos grados de cumplimiento para alcanzarlas.
De acuerdo con la Ley, la Estrategia deberá establecer metas a fin de que el consumo de energía eléctrica se satisfaga mediante un portafolio de alternativas que incluyan a la eficiencia energética y una proporción creciente de generación con energías limpias, en condiciones de viabilidad económica.
Asimismo, se establece que, a través de las metas de energías limpias y las metas de eficiencia energética, la SENER promoverá que la generación eléctrica proveniente de fuentes de energía limpia alcance los niveles establecidos en la Ley General de Cambio Climático (LGCC) para la Industria Eléctrica y, para ello, la Secretaría deberá considerar el mayor impulso a la eficiencia energética y a la generación con energías limpias que pueda ser soportado de manera sustentable bajo las condiciones económicas y del mercado eléctrico en el país.
En 2020, ambas metas fueron determinadas a partir de análisis prospectivos desarrollados por instituciones del sector energía, bajo la coordinación y el liderazgo de la SENER. En la Estrategia se incluyeron un componente prospectivo de largo plazo a 30 años y otro de mediano plazo a 15 años para las metas de energías limpias y eficiencia energética, siendo estos escenarios los que definieron las trayectorias de cumplimiento de éstas.
En seguimiento a lo anterior, la propia LTE prevé, en su artículo 29, una actualización de la componente de planeación de mediano plazo cada tres años. Esto permite detectar, mediante un nuevo proceso de planeación, cambios en el entorno y en las condiciones técnicas, científicas, tecnológicas, económicas, financieras, fiscales, ambientales y sociales de la infraestructura de explotación, producción, transformación, transmisión, distribución y uso final de la energía.
Con lo anterior, se busca detectar las nuevas condiciones que orienten un replanteamiento de las metas originales, considerando el acelerado cambio tecnológico, la integración de fuentes renovables en la matriz energética, así como el avance de las tecnologías más eficientes en equipos y sistemas consumidores de energía del país.
Bajo esta perspectiva, la SENER, con apoyo de la Comisión Nacional para Uso Eficiente de Energía (Conuee) y a tres años de su publicación, en congruencia con la LTE y su Reglamento, preparó el presente documento de actualización del componente de mediano plazo de la Estrategia.
Este documento es el resultado de un proceso de coordinación institucional conducido por la SENER, que consideró la integración de diversos elementos de referencia que sirvieron como punto de partida para la actualización de las metas de energías limpias y de eficiencia energética de la componente prospectiva de mediano plazo. Para ello se contó con la mejor información actualizada y disponible provista por distintas instituciones como la Comisión Reguladora de Energía (CRE), la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) y el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC).
Con estos elementos, la SENER y la Conuee integraron y prepararon el presente documento a fin de proporcionar, en primera instancia al Consejo Consultivo para la Transición Energética, un elemento que coadyuve a la toma de las mejores decisiones para seguir sentando las bases de una Transición Energética Soberana (TES) y, posteriormente, comunicar al público en general los factores de cambio que han incidido en el progreso de la transición energética del país, entendida ésta como la evolución planificada de la matriz energética de México.
La TES es el cambio racional y sustentable del actual sistema energético, industrial, tecnológico y económico fundado en la transformación de los recursos energéticos no renovables, hacia otro sistema energético basado en el aprovechamiento progresivo de la electricidad proveniente de las energías limpias.
Lo anterior requiere sustituir, en un escenario de planeación ordenado y durante las próximas décadas, la mayor parte de la energía primaria de origen fósil del sistema energético mexicano, para construir un nuevo sistema energético basado en energías limpias.
El progreso de la TES redefinirá constantemente las metas de las energías limpias y de la eficiencia energética.
2 MARCO NORMATIVO
En 2020, la SENER y la Conuee estructuraron el contenido de la Estrategia que se publicó el 7 de febrero de ese año, a partir de lo establecido en un conjunto de artículos de la LTE. Al igual que en esa ocasión, este documento de actualización de la componente de mediano plazo de la Estrategia tiene su origen en el artículo 29 de la LTE, que establece que la Estrategia también incluirá un componente de planeación de mediano plazo para un período de 15 años que deberá actualizarse cada tres años, una vez que haya sido realizado lo dispuesto en el artículo anterior respecto al componente de largo plazo cuando así corresponda.
En referencia a la cita anterior, el artículo 28 de la LTE señala que la Estrategia deberá contener un componente de largo plazo para un periodo de 30 años que defina los escenarios propuestos para cumplir las Metas de Energías Limpias y la Meta de Eficiencia Energética. Asimismo, este artículo señala que este componente deberá ser una prospectiva que contenga un conjunto de análisis y estudios sobre las condiciones técnicas, científicas, tecnológicas, económicas, financieras, fiscales, ambientales y sociales futuras de la infraestructura de explotación, producción, transformación, transmisión, distribución y uso final de la energía.
De acuerdo con la LTE se distingue que la componente de largo plazo de las metas de energías limpias y eficiencia energética únicamente se actualiza una vez por sexenio, en tanto la de mediano plazo se hará dos veces durante el sexenio. Esto queda señalado en el artículo 28 de la misma Ley que en su último párrafo señala que la parte prospectiva de la Estrategia deberá actualizarse dentro de los seis primeros meses de ejercicio de cada Administración Federal, en términos de la Ley de Planeación, cumpliendo con los requisitos de calidad establecidos en las mejores prácticas de este tipo de instrumentos.
A su vez, el proceso normativo de actualización de la Estrategia se establece en el Reglamento de la LTE, particularmente en el Título Tercero de los Instrumentos de Planeación, Capítulo I, de la Estrategia, artículo 5.
Dicho artículo establece que la actualización de la Estrategia se elaborará, aprobará y publicará, en términos de lo establecido en los Capítulos II y III del Título Tercero de la Ley, y conforme al procedimiento siguiente:
I.     La Conuee elaborará y propondrá a la Secretaría el proyecto de actualización de la Estrategia, durante los primeros dos meses de los plazos establecidos en los artículos 28, último párrafo y 29, primer párrafo de la Ley, según corresponda al componente de la Estrategia que se está actualizando;
II.     Una vez recibido el proyecto de actualización a que se refiere la fracción anterior por la Secretaría, ésta contará con un mes para solicitar al Consejo su opinión y, en su caso, las recomendaciones correspondientes, y
III.    Transcurrido el plazo previsto en la fracción anterior, la Secretaría contará con tres meses para revisar la congruencia del proyecto de actualización respecto de los Instrumentos de Planeación previstos en la Ley y en la Ley de Planeación, así como para aprobar y publicar la actualización de la Estrategia en el DOF.
Asimismo, el artículo 5 del Reglamento de la LTE señala que la SENER proporcionará a la Conuee escenarios prospectivos que incluyan elementos provistos por el Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias (INEEL), la CRE, el CENACE y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), y que servirán de referencia para la actualización de las metas de energías limpias y de eficiencia energética.
El siguiente párrafo del artículo 5 del Reglamento cita que los componentes prospectivos de largo y mediano plazo de la Estrategia serán elaborados por la Conuee con el apoyo de las unidades administrativas competentes de la SENER. Asimismo, tanto el diagnóstico como el componente prospectivo de las metas deberán considerar, además de lo previsto en la Ley, las tendencias históricas, al menos en los cinco años previos, así como la situación actual, identificando el contexto nacional e internacional, en los ámbitos macroeconómico, social, demográfico e institucional.
De igual manera, el último párrafo del artículo 5 del Reglamento señala que, para efectos de la elaboración del diagnóstico del componente de mediano plazo de la Estrategia, la SENER, a través de la Conuee, recurrirá a reconocidos expertos en términos del segundo párrafo de la fracción II del artículo 29 de la Ley.
Estos últimos dos párrafos del artículo 5 del Reglamento de la LTE, sirvieron como referencia para definir el contenido y alcance del presente documento de actualización de la componente de planeación de mediano plazo que se establece en el artículo 29 de la Ley. En este contexto, el contenido y el alcance se basan en las fracciones I y II del segundo párrafo del mismo artículo de la LTE que señala:
El componente de mediano plazo de la Estrategia deberá contener lo siguiente:
I.     Señalar las metas de Energías Limpias y eficiencia energética, así como su grado de cumplimiento;
II.     Establecer un diagnóstico exhaustivo de:
       a) El estado en el que se encuentre la Industria Eléctrica en general y la generación de electricidad mediante Energías Limpias en particular;
       b) El estado en el que se encuentre el consumo final de la energía;
       c) Los obstáculos a los que se enfrenta el desarrollo de las Energías Limpias;
       d) El estado de la contaminación ambiental ocasionada por la Industria Eléctrica de acuerdo con la información proporcionada por la SEMARNAT;
       e) La dependencia de las fuentes de energías fósiles para la generación primaria de electricidad y del progreso en la Eficiencia Energética, y
       f) La evolución tecnológica en materia de generación eléctrica y reducción de costos, así como otros elementos de tecnología que puedan aportar un valor añadido al Sistema Eléctrico Nacional (SEN).
Finalmente, es relevante establecer algunas consideraciones al presente documento con relación al marco normativo de la actualización de la componente de mediano plazo de la Estrategia, ya que no existen antecedentes a dicha actualización intermedia de la Estrategia realizadas por administraciones anteriores, bajo lo estipulado en la LTE. Estas consideraciones incluyen:
·  La Conuee integró el presente documento a fin de proporcionar, en primera instancia al Consejo Consultivo para la Transición Energética, un elemento que coadyuve a la toma de decisiones informadas, conforme lo estable la LTE y su Reglamento para atender las fracciones anteriormente mencionadas. Sin embargo, el artículo 29 de la misma Ley establece el desarrollo de otras fracciones (III, IV, V y VI) que no son materia de este documento, y para lo cual se establece que ...la Secretaría deberá recurrir a reconocidos expertos en la materia, quienes estudiarán y aportarán la información necesaria para el diagnóstico, así como también a los involucrados en la Industria Eléctrica, ya sea de carácter público o particular, quienes deberán ser convocados a través del Consejo y consultados mediante foros donde se apliquen las metodologías de consulta más adecuadas.
·  De manera consistente con el artículo 5 del Reglamento de la LTE, la SENER y Conuee acordaron que los rubros que integran la fracción II del artículo 29 de la LTE, que refieren al diagnóstico exhaustivo, fueron desarrollados con información histórica desde 2016 hasta la que dispongan las instituciones del sector energía al cierre de 2022, por lo que los rangos del análisis pueden variar según el rubro del análisis que se trate.
·  En cuanto a la actualización de la fracción I del artículo 29 de la LTE, que incluye las metas de energías limpias y eficiencia energética, así como su grado de cumplimiento, los escenarios prospectivos de la componente de mediano plazo fueron homologados para presentar la misma trayectoria de 15 años, aun cuando el año base histórico puede ser diferente entre cada una de las metas.
3 DIAGNÓSTICO DE LA SITUACIÓN ACTUAL
El contenido de esta sección se organizó a partir de los puntos establecidos en la fracción II del artículo 29 de la LTE. De esta manera se ha divido en tres secciones: 1) Estado de la Industria Eléctrica; 2) Estado del consumo final de la energía; y 3) Estado de contaminación ambiental ocasionado por la industria eléctrica. Cabe señalar que muchos de los conceptos usados en este apartado provienen de la Ley de la Industria Eléctrica (LIE), y fueron citados en los apartados correspondientes.
3.1 ESTADO DE LA INDUSTRIA ELÉCTRICA
3.1.1 Abordaje Metodológico e Institucional (1)
De acuerdo con el artículo 2 de la LIE, la Industria Eléctrica comprende las actividades de generación, transmisión, distribución y comercialización de la energía eléctrica, la planeación y el control del Sistema Eléctrico Nacional, así como la operación del Mercado Eléctrico Mayorista.
Por otro lado, y en relación con el diagnóstico, los puntos a los que refiere la fracción II del artículo 29 de la LTE, y que se analizaron en esta sección, fueron:
I.     El estado en el que se encuentra la Industria Eléctrica en general y la generación de electricidad mediante Energías Limpias en particular;
II.     la dependencia de las fuentes de energías fósiles para la generación primaria de electricidad y del progreso en la Eficiencia Energética, y
III.    la evolución tecnológica en materia de generación eléctrica y reducción de costos.
Bajo esta perspectiva, se delimitó el alcance del presente apartado a secciones que ilustraran los temas referidos en la LTE, tales como: a) Contribución e importancia del sector eléctrico nacional; b) Capacidad Instalada y generación de electricidad; c) Energías limpias en la generación de electricidad; d) Energías fósiles en la generación de electricidad; e) Evolución del progreso de la eficiencia energética en la generación de electricidad; y f) Costos de generación por tecnología.
Para esta sección, la información fue gestionada por la SENER y provino de la CFE, CRE y CENACE. En lo que corresponde a la parametrización del progreso de la eficiencia energética de la generación de electricidad, esta fue desarrollada por la Conuee a partir de indicadores de eficiencia energética que regularmente son establecidos en la industria eléctrica, usando siempre la misma información de las instituciones previamente mencionadas. Cabe señalar que, al momento de la elaboración del presente documento, se contó con cierres preliminares de registros a 2022 para toda la industria eléctrica.
3.1.2 Contribución e Importancia del sector eléctrico nacional
La electricidad es un insumo primario para la realización de actividades productivas, de transformación y de servicios del país, convirtiéndola en un bien final e indispensable para los consumidores y para el progreso nacional.
Lo anterior coloca al sector eléctrico como un promotor directo del desarrollo económico y social, y pone al Sistema Eléctrico Nacional (SEN) como un elemento central de la transición energética del país.
El primer aspecto valioso por observar es que la electricidad se ha convertido en la segunda fuente de energía más importante y usada en el consolidado total de los sectores del consumo final, que incluyen el transporte, el industrial, el residencial, el comercial-servicios y el agropecuario. De acuerdo con la serie de tiempo del Balance Nacional de Energía (BNE) de la SENER, mientras que en 2016 la electricidad abasteció 17.64% del total de los energéticos del consumo final del país, para 2021 su participación como fuente de energía se incrementó a 19.59% (Fig. 1).
FIGURA 1 PARTICIPACIÓN PORCENTUAL DE LA ELECTRICIDAD EN EL CONSUMO FINAL
ENERGÉTICO, 2016-2021

FUENTE: Conuee con información de la SENER, BNE (2021).
Aun cuando la electricidad ha incrementado su participación en la matriz energética, en el periodo de análisis la contribución de la industria eléctrica en la economía nacional se ha visto afectada. Esto se debió principalmente a la pandemia provocada por el Coronavirus SARS-CoV-2 (COVID-19), que afectó gran parte de las actividades productivas del sector secundario de la economía nacional.
De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la actividad económica de la industria eléctrica(1) ha tenido una reducción anual de 3.4% por año entre 2016 y 2022, siendo una de las más afectadas, al igual que el promedio de las actividades secundarias que disminuyeron a 0.5% por año en el mismo periodo (Fig. 2).
FIGURA 2 TASAS MEDIAS DE CRECIMIENTO ANUAL EN DIFERENTES SECTORES ECONÓMICOS, 2016-2022

FUENTE: Conuee con información del INEGI.
Tomando como referencia el año 2016 como una base 100 de los valores económicos de las distintas actividades económicas y de la industria eléctrica en términos constantes, se puede observar que la industria eléctrica se vio menos afectada en el primer año de la pandemia, comparada con otras actividades; sin embargo, para 2021 cayó al punto más bajo del periodo de análisis, mostrando posteriormente signos de una recuperación hacia 2022 (Fig. 3).
FIGURA 3 TENDENCIA DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO ACUMULADO DE LA INDUSTRIA ELÉCTRICA, 2016-2022
 

FUENTE: Conuee con información del INEGI.
A pesar de lo anterior, el progreso hacia la Transición Energética Soberana, así como la expansión sustentable de la industria eléctrica nacional, no se ha detenido, lo cual se puede observar a través de un conjunto de variables que dan cuenta del estado en que se encuentra la industria eléctrica en general. Muchas de estas variables son publicadas anualmente por la SENER, a través del Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (PRODESEN).
Así, la industria eléctrica presentó los siguientes avances entre 2016 y 2022 (Fig. 4):
·  La capacidad de generación del SEN creció 2.9% en promedio anual, dentro de lo cual la capacidad de energías limpias y energías renovables crecieron a 6.8%, en ambos casos respectivamente.
·  La generación de electricidad creció 1.1% por año; sin embargo, destaca que la generación de energías limpias y de energías renovables crecieron a 8.6% y 9.1% respectivamente, en el mismo periodo.
·  Las líneas de transmisión y distribución de electricidad crecieron en su extensión dentro del territorio nacional. Por un lado, la Red Nacional de Transmisión (RNT) creció en su longitud en 1.0% anual, en tanto las Redes Generales de Distribución (RGD) lo hicieron al 1.1% en el mismo periodo.
·  En el caso de los indicadores de Confiabilidad en las Redes Generales de Distribución, el Tiempo Total Promedio de Interrupción por Usuario (SAIDI), pasó de 62.42 en 2018, a 42.18 en 2022; mientras que la Frecuencia Media de Interrupción por Usuario (SAIFI), pasó de 1.18 en 2018, a 0.92 en 2022.
·  En cuanto a la población electrificada, México alcanzó una cobertura 99.29% del total en 2022.
FIGURA 4 TASAS DE CRECIMIENTO ANUAL DE LAS PRINCIPALES VARIABLES DE LA INDUSTRIA
ELÉCTRICA, 2016-2022

1 Valor registrado a 2021.
FUENTE: Conuee con información de CFE y SENER, PRODESEN (2018-2032, 2023-2037), varios años.
Cuando se analizan estos avances se debe poner en perspectiva la extensión territorial del país y el tamaño de la población, además de lo significativo que ha sido llevar electricidad a la mayor parte de la población a lo largo y ancho del territorio nacional. De acuerdo con el INEGI, México cuenta con una extensión territorial de 1,964,375 km2, distribuidos en una superficie continental e insular; al mismo tiempo el INEGI contabilizó alrededor de 126 millones de habitantes en el último censo de 2020. Por lo anterior, ha sido significativo avanzar en todos los eslabones de la cadena de valor del sector eléctrico y progresar paralelamente hacia la transición energética del país, aún en tiempos de pandemia.
3.1.3 Capacidad instalada y generación de electricidad
La capacidad instalada de generación eléctrica del país, sin considerar abasto aislado, se contabilizó en 87,130 Megawatts (MW) al cierre de 2022, de los cuales 36% correspondió a la capacidad de las energías limpias, tomando en consideración las definiciones de la fracción XXII, del artículo 3 de la LIE. Durante el periodo de análisis, la capacidad de generación de las energías limpias creció constantemente dentro del SEN, ya que esta representaba 28.8% en 2016 (Fig. 5).
FIGURA 5 CAPACIDAD INSTALADA DE GENERACIÓN ELÉCTRICA EN MÉXICO, 2016-2022
(Megawatts)

FUENTE: Conuee con información de SENER, PRODESEN (2018-2032, 2023-2037), varios años.
En el caso de la generación de electricidad ha ocurrido algo similar, las energías limpias representaban 20.3% del total generado en 2016, y para 2022 el consolidado de la generación eléctrica por energías limpias alcanzó 31.2% del total(2). Por el contrario, las tecnologías convencionales han disminuido su participación respecto al total en el mismo periodo (Fig. 6).
FIGURA 6 GENERACIÓN DE ENERGÍA ELÉCTRICA NETA INYECTADA A LA RED EN MÉXICO, 2016-
2022
(Gigawatts-hora)
 

FUENTE: Conuee con información de SENER, PRODESEN (2018-2032, 2023-2037), varios años. Valores redondeados.
3.1.4 Energías limpias en la generación de electricidad
Parte de la complejidad en la expansión del SEN es la integración de una gran diversidad de tecnologías y modalidades que coexisten a lo largo del país, todas ellas enfocadas a garantizar el suministro de electricidad en todas las regiones.
El avance de las metas de generación con energía limpia se da en un contexto de desplazamiento en el mercado eléctrico mayorista de las tecnologías de generación convencionales en el SEN. En este sentido, comparando la generación de electricidad de las tecnologías de ciclo combinado, fotovoltaica y eólica entre 2016 y 2022, se observan como estas son las que más incrementaron su participación en el total. Por el contrario, las tecnologías carboeléctricas y termoeléctrica convencional a vapor presentaron disminuciones en sus despachos de energía a la red (Fig. 7).
FIGURA 7 COMPARATIVO DE GENERACIÓN DE ELECTRICIDAD POR TECNOLOGÍAS EN EL SEN
ENTRE 2016 Y 2022
(Gigawatts-hora)

1 Fotovoltaica incluye Generación Distribuida, abasto aislado y Fideicomiso de Riesgo Compartido (FIRCO).
2 Reporte de Avance de Energías Limpias (Anexo 3, PRODESEN 2023-2037)
FUENTE: Conuee con información de SENER, PRODESEN (2018-2032, 2023-2037), varios años.
El incremento de la participación de la generación bruta de electricidad proveniente de energías limpias se ha logrado a partir de distintas fuentes y tecnologías, que alcanzaron un total de 106,171 Gigawatts-hora (GWh) en 2022. En 2016, la energía proveniente de hidroeléctricas era por mucho la principal fuente de electricidad, seguida por la central nucleoeléctrica de Laguna Verde y el conjunto de unidades de generación eólica. Para 2022 el incremento de la generación eléctrica a partir de plantas eólicas y fotovoltaicas desplazaron en poco tiempo a la energía nuclear al cuarto sitio de importancia entre las fuentes de energías limpias del país (Fig. 8).
FIGURA 8 GENERACIÓN NETA DE ELECTRICIDAD A PARTIR DE ENERGÍAS LIMPIAS, 2016-2022
(Gigawatts-hora)

1 Fotovoltaica incluye Generación Distribuida, abasto aislado y Fideicomiso de Riesgo Compartido (FIRCO).
2 Reporte de Avance de Energías Limpias (Anexo 3, PRODESEN 2023-2037).
FUENTE: Conuee con información de SENER, PRODESEN (2018-2032, 2023-2037), varios años.
Cabe señalar que esta evolución en la generación de energías limpias corresponde a las cifras oficiales publicadas por la SENER e incluye la generación distribuida de pequeña escala, los sistemas financiados por el Fideicomiso de Riesgo Compartido (FIRCO), así como la aportación de la energía cinética aprovechada por el permisionario Ferrocarriles Suburbanos a partir de frenos regenerativos.
3.2 GENERACIÓN DISTRIBUIDA
En cuanto a la Generación Distribuida (GD) y los Contratos de Interconexión de Pequeña y Mediana Escala (CIPyME) que operaron de 2007 a 2022, se tiene que han ido cobrando cada vez más importancia en el país, y presentan un crecimiento exponencial. La energía producida por generación distribuida reportó 4,093.6 GWh a 2022, lo que equivale a un crecimiento del 104.2% en promedio anual respecto al 2016, que registró una energía producida de 56 GWh (Fig. 9).
FIGURA 9 EVOLUCIÓN DE ENERGÍA PRODUCIDA DE GENERACIÓN DISTRIBUIDA, 2016 - 20221

1 A partir de 2018, se registra la información de la estimación de generación solar distribuida del PRODESEN 2022-2036.
2 Para 2022 los valores de enero a junio son reales y de julio a diciembre son estimados. Incluye eólica, solar FV, biomasa y biogás.
FUENTE: Conuee con información de SENER, PRODESEN (2018-2032, 2023-2037), varios años.
Asimismo, el número de contratos de interconexión de GD ha crecido 49.9% en promedio por año entre 2016 y 2022, pasando de 29,556 a 334,9841, mientras que la capacidad instalada de GD ha tenido un crecimiento promedio anual del 48.3%, llegando a un total de 2,629.8 MW instalados en 2022 (Fig. 10).
FIGURA 10 EVOLUCIÓN DE LA CAPACIDAD INSTALADA DE GENERACIÓN DISTRIBUIDA, 2007 - 2022.
(Megawatts)
 

1Contiene información de Contratos de Interconexión y capacidad instalada del ejercicio 2019, reportada por CFE distribución en los informes correspondientes al primer y segundo semestre del 2020.
2Contiene información de Contratos de Interconexión y capacidad del ejercicio 2021, reportada por CFE Distribución correspondiente al primer semestre del 2022.
FUENTE: Conuee con información de la CRE.
La tecnología solar es predominante cuando se trata de sistemas de GD, ya que a 2022 representó el 99.3% de la capacidad total instalada de GD con 2,613 MW. Sin embargo, hay otros contratos de interconexión que incluyen la participación de diversas tecnologías, tales como: biogás, biomasa, cogeneración, eólica, así como otras que usan gas, diésel y combustóleo como principal energético; y, finalmente, hidroeléctricas de pequeña capacidad (Fig. 11).
FIGURA 11 CAPACIDAD INSTALADA DE GENERACIÓN DISTRIBUIDA POR TECNOLOGÍA, 20221

1Se omitieron los energéticos: Hidroeléctrica con 0.009 MW y Diésel / Combustóleo con 0.072 MW.
FUENTE: Conuee con información de la CRE.
3.2.1 Energías fósiles en la generación de electricidad
De acuerdo con la LTE, uno de los aspectos a analizar en el diagnóstico es la dependencia de las fuentes de energías fósiles para la generación primaria de electricidad. Este rubro tiene sus complejidades y puede prestarse a confusiones si se quiere empatar con el seguimiento de la meta de energías limpias, ya que algunas tecnologías limpias reconocidas en la LIE, como la cogeneración eficiente, pueden consumir algún combustible y aprovechar el calor residual obtenido, por lo que parte de la generación es asignada al combustible primario de origen.
Cabe señalar que el PRODESEN fue la base del análisis en las secciones anteriores de este capítulo; sin embargo, hacia adelante se muestran los resultados obtenidos del procesamiento de la información proveniente de diversas instituciones.
Al respecto, la Conuee procesó la información proporcionada por la CFE para la generación de electricidad y los consumos de calor por fuente fósil en sus centrales termoeléctricas con cifras de cierre preliminar a 2022. Asimismo, se procesaron las bases de datos anuales de todos los permisionarios de la CRE, excluyendo los importadores, centrales de CFE y todos aquellos que no generaron entre los años 2016 y 2022, únicamente considerando permisos vigentes en operación.
Como resultados del análisis en este rubro, se observa lo siguiente (Fig. 12):
La dependencia de energías fósiles para generación de electricidad ha pasado de 81.5% en 2016 a 75.5% en 2022, lo cual muestra una reducción en uso de combustibles fósiles para generar la mayor parte de electricidad del país. Basado en la información de la CFE, los PIE y permisionarios de la CRE, la generación con fuentes fósiles pasó de 260,691 GWh en 2016 a 261,542 GWh en 2022, prácticamente muy similar.
El gas natural sigue siendo la base de los combustibles fósiles para la generación de electricidad, y ha desplazado al uso de otros combustibles fósiles tales como el combustóleo y el carbón. Del total de la generación de electricidad dependiente de combustibles fósiles, el gas natural pasó de 73.4% (191,435.3 GWh) en 2016 a 88.3% (230,973 GWh) en 2022. En este rubro, se encuentra la electricidad generada por la CFE, los PIE, así como por otros permisionarios mediante ciclos combinados y otras tecnologías como turbinas de vapor, turbinas de gas, motores de combustión interna, algunos de ellos con configuraciones y esquemas de cogeneración.
El coque de petróleo se ha utilizado por dos permisionarios que operan y poseen la tecnología de lecho fluidizado para su autoabasto. Esta fuente de energía representó 1.5% del total generado con fuentes fósiles en 2022, y está por encima de la generación a base de diésel en el mismo año, la cual representó 1.2%.
Bajo lo reportado a la CRE, se identificó el uso de otros combustibles fósiles que fueron utilizados por algunos permisionarios para la generación de electricidad durante el periodo de análisis, tales como gas LP, etano y aceites residuales, sin embargo, fueron poco significativos respecto al total.
FIGURA 12 GENERACIÓN BRUTA DE ELECTRICIDAD DEPENDIENTE DE ENERGÍAS FÓSILES, 2016-
20221

1Incluye CFE, los PIE y permisionarios de la CRE.
FUENTE: Conuee con información de la CFE y la CRE.
3.2.2 Evolución del progreso de la eficiencia energética en la generación de electricidad
Existen distintos indicadores utilizados internacionalmente para evaluar el progreso de la eficiencia energética en el sector eléctrico. En la generación de electricidad, los principales indicadores que monitorean el progreso de la eficiencia energética se enfocan en la transformación de la energía primaria a la electricidad, basado en un análisis de entradas y salidas en equivalentes energéticos, donde la generación bruta se toma como referencia para las salidas. Este tipo de indicador puede presentarse en términos agregados de un sistema eléctrico, por agregados de tecnologías de generación o por combustible primario de generación eléctrica.
Otros indicadores de eficiencia energética se enfocan en evaluar la productividad o disposición para suministrar la electricidad al mercado donde se producirán nuevos bienes y servicios. En este rubro se encuentran dos tipos de indicadores: uno que calcula el porcentaje que representan los usos propios de energía en las instalaciones respecto a la generación bruta, y otro que monitorea la cantidad de pérdidas respecto a la generación neta de electricidad.
En cuanto al primer indicador, y en estricto apego a lo requerido por la LTE en relación con el progreso de la eficiencia energética en centrales eléctricas dependientes de fuentes fósiles, se procesaron los datos proporcionados por la CFE y la CRE, a fin de determinar la eficiencia de transformación térmica promedio nacional para el periodo de análisis. Esta eficiencia de transformación térmica indica la cantidad de energía aprovechada para generar electricidad en relación con cada unidad ingresada a la unidad o central eléctrica como insumo a partir de un combustible fósil. Entre los resultados obtenidos se observó lo siguiente:
La eficiencia promedio nacional de conversión térmica de generación eléctrica se ha incrementado de 41.2% a 43.6% (Figura 13). Esto incluye todas plantas termoeléctricas que requieren como insumo principal a los principales combustibles fósiles como son gas natural, combustóleo, carbón y diésel.
La eficiencia promedio nacional de conversión térmica mediante tecnologías que usan gas natural presenta los valores más altos durante el periodo de análisis. En este rubro se encuentran los ciclos combinados de la CFE y los PIE, así como algunas termoeléctricas convencionales y unidades turbogás que operaron entre 2016-2022.
La eficiencia energética ha mejorado en el régimen térmico de algunas centrales y de esta forma su porcentaje de energía libre de combustible fósil, que se genera por uno o varios ciclos termodinámicos secuenciales inferiores que aprovechan el calor residual de una máquina térmica en un ciclo termodinámico principal que utiliza como combustible gas natural o combustibles más limpios; sin que esto represente la utilización de ningún otro tipo de combustible fósil adicional o suplementario.
Asimismo, el enfriamiento auxiliar ha sido clave para mejorar la eficiencia energética y la obtención de energía limpia en centrales térmicas.
Las centrales y unidades de generación que usaron combustóleo mantuvieron una eficiencia de conversión entre 33.7% y 34.6% durante el periodo de análisis. En este rubro se encontraron principalmente las termoeléctricas convencionales y las unidades de combustión interna, principalmente.
Las centrales carboeléctricas mostraron rendimientos térmicos entre 33.2% y 35.7% durante el periodo de análisis. Esto incluyó la parte proporcional de las tecnologías duales de CFE.
En el caso de las tecnologías a diésel, las eficiencias promedio oscilaron entre 24.5% y 31.5% durante el periodo. En este promedio se consideran una gran variedad de tecnologías con rangos diferentes de eficiencias, ya que el diésel se ocupa en tecnologías como las centrales carboeléctricas, termoeléctricas convencionales, duales, combustión interna, turbogás, en ciclos combinados y en unidades móviles.
A continuación, se muestra la tendencia de la eficiencia energética de transformación asociada al uso de combustibles fósiles (Fig. 13).
FIGURA 13 PROGRESO DE LA EFICIENCIA ENERGÉTICA EN LA CONVERSIÓN DE ELECTRICIDAD A
PARTIR DE COMBUSTIBLES FÓSILES, 2016-20221

1Incluye CFE y los PIE.
FUENTE: Conuee con información de la CFE y la CRE.
Respecto a la relación entre los consumos auxiliares y la generación bruta de las centrales reguladas por la CRE en el MEM, el porcentaje del indicador fue disminuyendo de 3.7% a 2.8% entre 2016 y 2022, haciendo más eficiente la disponibilidad en la generación neta de electricidad (Fig. 14). Esto incluye todas las Centrales Eléctricas mayores a 0.5 MW (de la CFE, de los PIE, de PEMEX y de los privados), las de centrales eléctricas de abasto aislado y las de Centrales Eléctricas que cuentan con Contratos de Interconexión Legado.
FIGURA 14 RELACIÓN CONSUMOS AUXILIARES Y GENERACIÓN NETA DE ELECTRICIDAD, 2016-
20221

1Incluye CFE, los PIE y permisionarios de la CRE.
FUENTE: Conuee con información de la CFE y la CRE.
Con el apoyo de CFE Distribución se obtuvo la información de pérdidas técnicas y no técnicas, con lo que se calculó la relación porcentual entre las pérdidas totales y la generación neta de electricidad. Lo que se observó en este indicador, es que las pérdidas totales oscilaron entre 10.5% y 11.3% entre 2016 y 2022. De acuerdo con el análisis, en 2022 se dispuso de menos generación neta debido a las pérdidas en la red, en relación con años anteriores (Fig. 15).
FIGURA 15 PORCENTAJE DE PÉRDIDAS DE ELECTRICIDAD POR DISTRIBUCIÓN RESPECTO A LA
GENERACIÓN NETA DE ELECTRICIDAD, 2016-20221

1Incluye CFE, los PIE y permisionarios de la CRE, cifras preliminares a 2022.
FUENTE: Conuee con información de la CFE y la CRE.
3.2.3 Evolución de los costos de generación por tecnología
El inciso f de la fracción II del artículo 29 de la LTE, refiere a la inclusión de un análisis sobre la evolución tecnológica en materia de generación eléctrica y la reducción de los costos de generación. En el despacho de los mercados eléctricos, así como en la planeación de la expansión de los sistemas eléctricos, usualmente se busca satisfacer las necesidades de la demanda de energía a un costo mínimo. Es decir, que existe una relación directa entre el despacho de las tecnologías de generación y sus costos, a partir de lo cual se busca una eficiencia económica en la operación de las centrales de generación y en la utilización de los recursos disponibles.
Para lo anterior, se utiliza el concepto de costo unitario de la generación de electricidad. El costo unitario de generación es el costo por producir un Megawatt-hora (MWh), y se trata de un costo nivelado(3) que está compuesto por tres partes: a) Costo de inversión; b) Costo del combustible, y c) Costo de operación y mantenimiento. Este costo involucra aspectos técnicos y económicos que definen una tecnología, tales como: costos de inversión, programa de inversiones, precio del combustible, factor de planta, eficiencia y otros.
Sin embargo, se debe tomar en cuenta que en una central generadora existen muchos valores técnicos y económicos que varían con los años, y que se relacionan con el cambio del valor del dinero en el tiempo; por ejemplo, el costo de combustible o el costo de la energía generada.
Con el apoyo de la CFE se obtuvieron los costos nivelados de generación en términos reales en cada año durante el periodo de análisis, a fin de entender la dinámica de los costos nivelados de las principales tecnologías de generación que despacharon en el mercado.
Para ilustrar la variabilidad de dichos costos se seleccionó una gráfica de cotizaciones, la cual ayuda a mostrar la dinámica ocurrida en cada tecnología (Fig. 16). La amplitud de las líneas verticales representa el rango entre el costo nivelado mínimo y el máximo observados durante el periodo 2016-2022, asimismo aquellas tecnologías cuya área del rectángulo presenta un color guinda significa que en 2016 tuvieron un valor mayor respecto al cierre de 2022, y viceversa, las de color dorado representan las que empezaron con un valor menor en 2016 y terminaron con un costo nivelado mayor al cierre de 2022.
En términos generales, lo que permite apreciar la gráfica de variación de costos nivelados es:
·  El ciclo combinado fue la tecnología con los costos de generación más bajos en todo el periodo de análisis.
·  Otras tecnologías que disminuyeron sus costos nivelados de generación entre 2016 y 2022 fueron: la solar fotovoltaica, eólica, hidroeléctrica, combustión interna y las turbogás aeroderivada e industrial.
 
·  Las tecnologías cuyos costos nivelados de generación se incrementaron entre 2016 y 2022, son la termoeléctrica convencional, carboeléctrica, nuclear, geotérmica y turbogás aeroderivada a diésel.
FIGURA 16 VARIACIÓN DE LOS COSTOS NIVELADOS DE GENERACIÓN DE ELECTRICIDAD POR
TECNOLOGÍA, 2016-20221
(USD/MWh)

1Los datos económicos están en dólares de cada año, y la generación de electricidad está en términos netos. En el caso de las tecnologías termoeléctrica convencional y geotérmica se incluyó el valor del agua.
FUENTE: Conuee con información de la CFE.
Al respecto, se tiene que considerar que un sistema eléctrico debe tener una cantidad suficiente de unidades generadoras disponibles para cubrir las variaciones de la demanda, desde la carga base hasta la carga pico, pasando por las de carga intermedia. Las unidades más eficientes, diseñadas para operar por largos periodos de tiempo, funcionarán la mayor parte del año; otras solo actuarán como respaldo y su operación anual quedará acotada a situaciones determinadas, como picos en la demanda o variabilidad en la generación de energía.
Las unidades para carga pico pueden entrar y salir de operación varias veces al día. Algunas de estas unidades son móviles y por su facilidad en el arranque se utilizan en situaciones de respaldo o emergencia. Además, se caracterizan por un bajo costo de inversión, pero un alto costo de generación.
Las unidades de carga intermedia operan generalmente de lunes a viernes y salen de operación durante las noches o fines de semana. Su eficiencia es más alta que las unidades de pico, pero menor a las de base.
Las unidades de base operan la mayor parte del año a toda su capacidad; sus costos de inversión son altos, mientras que los de generación son bajos. Por su complejidad, a este tipo de centrales les toma más tiempo responder a los cambios de la demanda.
De acuerdo con su situación geográfica, recursos naturales y características de la demanda, México requiere diferentes tipos de tecnologías para generar electricidad, por lo que operar solo las de costos nivelados de generación más bajos no es lo más adecuado ya que, además de la disponibilidad de la capacidad de generación, se deberá considerar la intermitencia en el caso de las energías renovables, entre otros factores.
Más allá de la operación de las centrales de la CFE y su balance en la red, la dinámica del mercado eléctrico es aún más compleja. De acuerdo con el artículo 94 de la LIE, el CENACE operará el MEM y los Generadores, Comercializadores y Usuarios Calificados Participantes del Mercado podrán realizar las transacciones de conformidad con las Reglas del Mercado. Invariablemente los precios de las transacciones celebradas en el MEM se calcularán por el CENACE con base en las ofertas que reciba, en los términos de las Reglas del Mercado.
Asimismo, el artículo 95 de la LIE cita que el MEM operará con base en las características físicas del SEN y se sujetará a lo previsto en las Reglas del Mercado, procurando en todo momento la igualdad de condiciones para todos los participantes del Mercado, promoviendo el desarrollo del SEN en condiciones de eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad, seguridad y sustentabilidad.
Además, el artículo 16, fracción I de la LTE, establece que corresponde al CENACE garantizar el acceso abierto y no indebidamente discriminatorio a la RNT y las RGD de las centrales eléctricas, incluyendo las energías limpias. La dinámica de las tecnologías y sus precios unitarios de referencia en el MEM es distinta respecto a la dinámica de los costos nivelados de generación por tecnología, sin embargo, ambas son complementarias para explicar el progreso de las energías limpias en el SEN, bajo una perspectiva de eficiencia económica.
Como se observa, los precios unitarios de referencia se presentan por tecnología. Los rangos de cada tecnología se representan con líneas que establecen los mínimos y máximos que se presentaron entre 2016 y 2022, en tanto el círculo en la línea ilustra los valores de cierre al año 2022. Al respecto se puede apreciar lo siguiente:
·  Las tecnologías de combustión interna, turbogás y termoeléctrica a vapor presentaron la mayor variabilidad en sus precios unitarios entre 2016 y 2022. Las tres anteriores, junto con las centrales geotérmicas alcanzaron sus precios unitarios máximos en el año 2022.
·  Las tecnologías eólica, solar, bioenergía y de ciclo combinado presentaron los precios unitarios más competitivos durante el último año del análisis. Esto es consistente con el aumento en la generación bruta a partir de las tecnologías eólicas, solar fotovoltaica y de ciclo combinado que se ha presentado en los últimos años dentro del SEN.
3.3 ESTADO DEL CONSUMO FINAL DE ENERGÍA
3.3.1 Abordaje metodológico e institucional (2)
En el marco de actualización de la Estrategia se deberá incluir dentro del diagnóstico exhaustivo un apartado que describa el estado en el que se encuentre el consumo final de la energía, conforme lo establece el artículo 29 de la LTE, fracción II, inciso b.
Por lo anterior, en este apartado se consideraron todas las cifras oficiales que produce la SENER y publica anualmente en el BNE. Este documento presenta las estadísticas energéticas a nivel nacional sobre el origen y destino de las fuentes primarias y secundarias de energía cada año, integrando las matrices del balance nacional y los diagramas de flujo entre la oferta y consumo de energía. Sin duda, el enfoque principal del análisis se concentra en el consumo final de la energía, es decir lo que ocurre en los sectores transporte, industrial, residencial, comercial-servicios y agropecuario.
Primero, se muestran las tendencias nacionales del consumo final de energía entre los años 2016 y 2021, toda vez que este último año representa, al momento de generar este documento, la versión más actualizada del BNE (2021). Al respecto, vale la pena mencionar que algunos de los conceptos metodológicos aplicados en la contabilización de los flujos energéticos entre la oferta y demanda de energía del BNE se incluyen en esta sección de consumo final de la energía, así como en un glosario final para facilitar su comprensión.
En la segunda parte del análisis desarrollado en esta sección, se muestran los principales indicadores de eficiencia energética con enfoque en los sectores del consumo final de la energía. Los indicadores de eficiencia energética evalúan el progreso de la eficiencia energética, y fueron desarrollados por la Conuee, a partir de las estadísticas energéticas del BNE, así como de otras variables referidas a actividades que propician el consumo de energía, y cuya integración se corresponde con metodologías internacionales que son comparables y adoptadas por otros países.
3.3.2 Tendencias de los energéticos que abastecen el consumo nacional de energía
De acuerdo con el BNE, México continuó siendo dependiente de mercados externos para abastecer los requerimientos energéticos del consumo nacional de energía durante el periodo 2016-2021. Esta condición se monitorea a partir del índice de independencia energética, que relaciona la producción nacional de energía y el consumo nacional de energía. Este indicador ha señalado una dependencia neta de energéticos provenientes de mercados externos desde 2015, condición que no se ha podido revertir hasta 2021, presentando coeficientes menores a la unidad, que reflejan la condición cuantitativa del análisis mencionado. Cabe resaltar que la medición de 2021 considera una nueva metodología, la cual toma en cuenta los datos de suministro calificado, porteo y pérdidas no técnicas de energía eléctrica (Fig. 17).
FIGURA 17 ÍNDICE DE INDEPENDENCIA ENERGÉTICA, PRODUCCIÓN Y CONSUMO NACIONAL DE
ENERGÍA, 2016-2021

FUENTE: Conuee con información de SENER. Metodología 2021 referida en el BNE 2021, pág. 39.
Este índice unidimensional y unitario, señala que la producción nacional de energía se encuentra cerca de 32% por debajo del punto de equilibrio para abastecer el consumo interno del país al 2021. Cabe destacar que la serie histórica del BNE muestra que 2021 fue el segundo año consecutivo con un incremento en la producción nacional de energía, revirtiendo 14 años de caídas consecutivas desde 2006.
Pese a la recuperación de la producción nacional de energía, desafortunadamente no se ha podido cambiar la configuración del saldo neto de la balanza comercial de todos los energéticos usados en el país en los últimos años, es decir, se siguen exportando principalmente energéticos primarios como el petróleo e importando casi todos los energéticos secundarios.
El comparativo del saldo neto de la balanza comercial de energía (primaria y secundaria) entre 2016 y 2021, muestra que el déficit se incrementó para energéticos secundarios como el gas natural, gasolinas, diésel, gas LP, querosenos y coque de petróleo, aun cuando 2021 fue un año afectado por la pandemia de COVID-19, causada por el virus SARS-CoV-2 (Fig. 18).
FIGURA 18 SALDO NETO DE LA BALANZA COMERCIAL POR FUENTE DE ENERGÍA, 2016 Y 2021
(Petajoules)

FUENTE: Conuee con información de SENER, BNE (2016 y 2021).
Pese al saldo neto de la balanza comercial de energéticos, un aspecto positivo ocurrido durante el periodo de análisis fue el crecimiento que tuvieron las energías renovables en la matriz energética nacional, ya que este rubro prácticamente se duplicó pasando de 651.7 Petajoules (PJ) en 2016 a 1,041.8 PJ en 2021 (BNE,2021), en la oferta interna bruta. Esto es significativo ya que la matriz energética de México está estructurada de manera predominante por el suministro de hidrocarburos.
Entre 2016 y 2021, la oferta interna bruta de energía tuvo una tasa media de crecimiento anual del 2.7%. Por su parte, se destaca la tasa media de crecimiento anual de las energías renovables, que fue de 9.8%, mientras que la tasa media de crecimiento anual del carbón y sus derivados disminuyó en 17.5% en promedio por año (Fig. 19).
FIGURA 19 OFERTA INTERNA BRUTA DE ENERGÍA POR TIPO DE FUENTE, 2016-2021

1Incluye biogás, biomasa, hidroenergía, energía geotérmica, eólica y solar.
FUENTE: Conuee con información de SENER, BNE (2016 y 2021).
3.3.3 Estructura y tendencias del consumo nacional de energía
De acuerdo con el BNE 2021, el consumo nacional de energía se compone básicamente del consumo del sector energético(4) y el consumo final total de energía,(5) aunque se incluyen también las recirculaciones de gas a pozos petroleros y otras diferencias estadísticas para fines de balanceo.
Entre 2016 y 2021, la estructura del consumo nacional de energía presentó cambios; sin embargo, estos pueden ser temporalmente resultado de los efectos ocasionados por la pandemia, ya que las estadísticas energéticas presentan tendencias atípicas en 2020 y 2021. La tasa media de crecimiento anual de consumo del sector energético ha aumentado 8.3% en este periodo, mientras que el consumo final de energía pasó de 60.9% en 2016 a 51.8% en 2021 (Fig. 20). Dentro del consumo final total, cada vez se tiene menor participación del consumo no energético, debido a la pérdida de productividad de las industrias petroquímica y química para elaborar productos de uso no energético, que utilizan principalmente gas natural, gas LP, y gasolinas y naftas como materias primas.
En el caso de la estructura del consumo propio del sector energético, la participación pasó de 33% a 39% en el periodo de análisis. En este rubro, destaca que el consumo por transformación se redujo de 62% a 58% para el año 2021.
FIGURA 20 DISTRIBUCIÓN DEL CONSUMO NACIONAL DE ENERGÍA, 2016 Y 2021
(Petajoules)

FUENTE: Conuee con información de SENER, BNE (2016 y 2021).
Históricamente, el consumo final total ha sido el segmento que ha consumido la mayor cantidad de energía en el país. En el año 2021 se ha observado un repunte en la transformación de energía y en los usos propios de las refinerías, plantas de gas, coquizadoras y centrales eléctricas, lo cual ha aumentado de manera significativa el consumo en el sector energético, con un crecimiento del 81.0% en comparación con el año anterior, pasando de 2,468.2 PJ (BNE, 2020) a 4,469.4 PJ (BNE, 2021). Por su parte, el consumo final ha aumentado un 21.9%, pasando de 4,432.6 PJ (BNE, 2020) a 5,402.3 PJ (BNE, 2021), de los cuales el consumo no energético representa apenas el 0.8% (Fig. 21).
FIGURA 21 TENDENCIA DEL CONSUMO DEL SECTOR ENERGÉTICO Y CONSUMO FINAL, 2016-2021
(Petajoules)

FUENTE: Conuee con información de SENER, BNE (2017-2021).
3.3.4 Estructura del consumo final por energético
Durante el periodo analizado, el consumo energético final experimentó una ligera disminución en la demanda de energía, especialmente al inicio de la pandemia causada por el virus SARS-CoV-2, alcanzando su punto más bajo. No obstante, se observó una recuperación a partir de 2021. En el último año, los sectores del transporte y residencial lograron superar los niveles de consumo de energía anteriores a la pandemia, mientras que los sectores de la industria, comercial-servicios y agropecuario aún se mantienen por debajo de dichos niveles. De esta forma, la participación del consumo final de energía por sector en 2021 fue la siguiente: transporte 51.5%, industria 26.9%, residencial 14.7%, comercial-servicios 2.7%, y agropecuario 3.3% (Fig. 22).
FIGURA 22 TENDENCIA DEL CONSUMO FINAL TOTAL DE ENERGÍA POR SECTOR, 2016-2021

FUENTE: Conuee con información de SENER, BNE (2017-2021).
En relación con la participación de las diversas fuentes de energía que abastecen los sectores de consumo final del país, entre 2016 y 2021 se presentó el crecimiento en el uso de electricidad, representando casi 20% del total del consumo energético. Sin embargo, es prematuro atribuir esta condición a algún cambio estructural, ya que 2021 continuó siendo un año atípico debido a la pandemia, por lo que hasta que el sector manufacturero recupere sus niveles de actividad económica se podrá establecer el papel que juega la electricidad en el consumo final de energía del país (Fig. 23).
FIGURA 23 ESTRUCTURA PORCENTUAL DEL CONSUMO FINAL POR TIPO DE ENERGÉTICO, 2016 Y
2021

FUENTE: Conuee con información de SENER, BNE (2017 y 2021).
En relación con la coyuntura anteriormente descrita, al analizar la estructura del consumo final energético por sector y fuente entre 2016 y 2021, se observan los desplazamientos en el uso de combustibles por la electricidad en los sectores finales, principalmente en los sectores industrial y residencial.
Como se mencionó anteriormente, el sector industrial podría estar experimentando una situación transitoria que depende de la recuperación económica. A medida que los efectos de la pandemia disminuyan y la gran y mediana industria se recupere, es posible que se produzca un aumento en el consumo de gas natural. Por otro lado, en el sector residencial se ha observado un efecto de sustitución de energéticos, según el BNE (2021). Se ha registrado una disminución en el consumo de gas LP debido a la adopción de energía solar térmica, y el confinamiento también ha impulsado el uso de electricidad en los hogares, aunque el consumo de esta última fue menor en 2021 en comparación con el año anterior. (Fig. 24).
FIGURA 24 CONSUMO FINAL ENERGÉTICO POR SECTOR1 Y FUENTE, 2016 Y 2021
 

1Se agrupó a los sectores residencial y comercial-servicios, dadas las similitudes de usos finales y los energéticos utilizados.
FUENTE: Conuee con información de SENER, BNE (2017 y 2021).
En este sentido, se observa que en el sector transporte el consumo final de energía ha experimentado variaciones principalmente debido al ligero incremento en la participación de combustibles alternativos como el gas natural comprimido (GNC) y la adopción de tecnologías más limpias como los vehículos híbridos y eléctricos, utilizados en el transporte privado y de pasajeros.
En el consolidado de los sectores residencial y comercial-servicios también se presentaron cambios en el uso de los energéticos en el comparativo entre 2016 y 2021. Al igual que en el sector industrial, se considera necesario esperar la estabilización de la economía y el término de la pandemia antes de dar por hecho un cambio estructural en los sectores de consumo final de energía del país. Pese a lo anterior, la electricidad se apuntaló como el primer energético más utilizado en los sectores residencial y comercial-servicios durante 2021, con representación del 33.45%, seguido del gas LP (31.91%), desplazando al tercer lugar el consumo de leña (26.10%). En términos de la transición energética, destaca el aumento en el uso de la energía solar para el calentamiento de agua sanitaria de estos sectores, ya que pasó de 1.0% en 2016 a 4.34% en 2021.
3.3.5 Consumo final por sector y usos finales
3.3.5.1 Sector transporte
El consumo de energía del sector transporte está relacionado con el crecimiento económico, el crecimiento poblacional y el aumento en las necesidades de movilidad, tanto de pasajeros como de mercancías en diferentes modalidades. Además, este sector se ha caracterizado históricamente por ser el más importante consumidor de energía en los usos finales. Este consumo se divide en cuatro modos o subsectores: autotransporte, ferroviario, marítimo y aéreo.
Durante el periodo de 2016 a 2021 ha representado entre el 46.84% y el 51.98% (Fig. 24) del consumo final de energía, e incluye a la demanda energética de los vehículos de motor que circulan dentro del territorio nacional y que son necesarios para el traslado de personas y bienes por tierra, aire y agua.
En el periodo de análisis, se observó un estancamiento, una contracción y una recuperación del consumo de energía del sector. El estancamiento se presentó durante 2019, donde la modalidad de autotransporte tuvo caídas considerables en los consumos de gasolinas y diésel. En el año 2020, hubo una disminución significativa en el consumo, atribuible al confinamiento por la pandemia de COVID-19, lo que provocó una reducción en los traslados y viajes. Posteriormente se presentó una recuperación de consumo de energía del sector hacia el año 2021 (Fig. 25).
FIGURA 25 CONSUMO DE ENERGÍA DEL SECTOR TRANSPORTE POR MODALIDAD, 2016-2021
(Petajoules)

FUENTE: Conuee con información de SENER, BNE (2017 y 2021).
Pese a la pandemia, no se percibieron cambios estructurales en cada subsector que dieran origen a sustituciones entre energéticos. Cabe señalar que cada una de las modalidades del sector transporte está vinculada a un energético predominante. En el caso del autotransporte, se emplean principalmente gasolinas y diésel como combustibles principales. En el transporte aéreo, la turbosina es el combustible principal, mientras que en el transporte marítimo se utilizan diésel y combustóleo. Por otro lado, el transporte ferroviario se basa en el uso de diésel y electricidad (Fig. 26).
FIGURA 26 PARTICIPACIÓN PORCENTUAL DE COMBUSTIBLES DEL SECTOR TRANSPORTE POR
MODALIDAD EN 2021

 
1En transporte aéreo se incluye un consumo mínimo de gasolina.
FUENTE: Conuee con información de SENER, BNE (2021).
Los efectos en la actividad originados por el confinamiento de la pandemia de COVID-19 se pueden cuantificar en las cuatro modalidades del sector transporte, incluso distinguiendo los segmentos de pasajeros y carga (mercancías). Esta separación es esencial para explicar las diferentes caídas del consumo de energía que se presentaron en las modalidades durante este periodo del análisis. Para lo anterior, se utilizan los indicadores de pasajero por kilómetro recorrido (pasajero-km) y tonelada por kilómetro transportada (ton-km).
En México, es notable el predominio de la actividad de transporte de carga y pasajeros a través de carreteras. En este sentido, es importante destacar que el transporte de pasajeros por carretera experimentó una disminución del 48.1% entre 2019 y 2020, mientras que el transporte de carga por carretera se redujo en un 6.3% durante el mismo periodo (Fig. 27).
FIGURA 27 DISTRIBUCIÓN DE CARGA Y PASAJEROS TRANSPORTADOS POR MODALIDAD EN
MÉXICO, 2016-2021


1Ferroviario incluye trenes, metros y suburbanos.
2Aéreo se refiere a la actividad en vuelos nacionales.
FUENTE: Conuee con información del IMT y SCT.
Pese a lo anterior, la tendencia al incremento del número de vehículos automotores continuó durante el periodo de análisis. Entre 2016 y 2021, la flota vehicular ha crecido a ritmo de 5.8% anual (Fig. 28).
FIGURA 28 EVOLUCIÓN DEL PARQUE VEHICULAR EN CIRCULACIÓN, 2016-2021
(Millones de vehículos)

FUENTE: Conuee con información del INEGI.
Si bien, las afectaciones por la pandemia en el consumo de energía son varias y, como ya se señaló, el sector transporte no estuvo exento de las mismas, en términos de avances de la transición energética destaca que las ventas anuales de los vehículos híbridos y eléctricos siguieron en ascenso entre 2016 y 2022, con una ligera contracción en las ventas de 2020. Entre 2016 y 2022 se vendieron cinco veces más autos eléctricos e híbridos; mientras que en 2016 las ventas fueron de 8,265 vehículos, para 2022 se alcanzaron ventas anuales por 51,065 unidades (Fig. 29).
Contrario a lo anterior, la adquisición de vehículos ligeros convencionales con motores de combustión interna está experimentando una tendencia descendente (Fig.29), aunque las ventas anuales de vehículos híbridos y eléctricos siguen siendo significativamente inferiores en comparación.
FIGURA 29 VENTAS ANUALES AL PÚBLICO DE VEHÍCULOS LIGEROS NUEVOS, 2016-2022

1Incluye automóviles a gasolina, diésel, gas LP y GNC.
FUENTE: Conuee con información del INEGI.
3.3.5.2 Sector industrial
La industria es uno de los principales sectores por su contribución a la economía nacional, y por ende en el consumo nacional de energía. Este sector es el segundo más importante en el consumo final de energía después del sector transporte, y es el segundo en importancia por su contribución al Producto Interno Bruto (PIB) nacional, después del sector terciario. Al respecto, las actividades secundarias representan cerca de un tercio del PIB nacional en términos económicos. Asimismo, la industria ha representado, en promedio, cerca del 30% del consumo energético final en el periodo 2016-2021.
Como ya se mostró en los primeros apartados del capítulo, las actividades del sector secundario en la economía nacional fueron afectadas por la pandemia. En particular, los eventos que han marcado las tendencias de consumo de energía en las distintas actividades del sector fueron la pandemia de COVID-19 y el conflicto armado entre Rusia y Ucrania, ya que se presentó un déficit de materias primas en las cadenas de valor, así como una volatilidad de precios de los energéticos, generando una pérdida de capacidad productiva
por las condiciones de mercado, lo que se reflejó en el consumo de energía del sector en los últimos años (Fig. 30).
FIGURA 30 TENDENCIA DE LAS VARIABLES DE ACTIVIDAD Y CONSUMO ENERGÉTICO DEL SECTOR
INDUSTRIAL, 2016-2021

FUENTE: Conuee con información del INEGI y SENER, BNE (2021).
Las afectaciones por la pandemia en el sector industrial fueron diferentes en las actividades económicas. Entre las ramas industriales más afectadas se encontraron las industrias que fabrican equipo de transporte, que tuvieron una caída en su producción física de 22.4% entre 2019 y 2020. Si consideramos el corte de información a 2020, también hay caídas en la industria de metales básicos, la industria del papel, y la industria química, las cuales se vieron afectadas disminuyendo su producción física en 12.7%, 9.0% y 7.0% respectivamente entre 2016 y 2020 (Fig. 31).
FIGURA 31 TENDENCIA DE ÍNDICE DE PRODUCCIÓN FÍSICA DE LAS PRINCIPALES INDUSTRIAS,
2016-2021

1Industria del papel incluye también Impresión e industrias conexas.
2Industria química incluye también Industria del plástico y del hule.
FUENTE: Conuee con información del INEGI.
Sin duda, la pandemia provocó alteraciones en la contribución de cada energético en el consumo total de energía de la industria en México. Aún y cuando la electricidad y el gas natural siguen siendo los principales energéticos en la industria, su participación conjunta en la matriz energética del sector se redujo de 72.0% en 2016 a 65.6% en 2021, mientras que la del carbón, coque de petróleo, gas LP y bagazo de caña la incrementaron para el mismo periodo. (Fig. 32).
FIGURA 32 DISTRIBUCIÓN PORCENTUAL DEL CONSUMO DE ENERGÍA EN LA INDUSTRIA POR
FUENTE, 2016-2021

1Se refiere al consumo energético de carbón y coque del carbón
2Incluye querosenos, gasolinas y naftas, y energía solar.
FUENTE: Conuee con información de SENER, BNE (2021).
3.3.5.3 Sector residencial
El sector residencial representa el tercer lugar del consumo de energía en México, después del sector transporte y del sector industrial. El consumo de energía en los hogares abarca la energía utilizada en los edificios residenciales, incluidos aquellos localizados en zonas urbanas y rurales.
De acuerdo con el BNE de 2021, el consumo de energía del sector residencial se integra de cinco fuentes: leña, gas LP, electricidad, gas natural y energía solar. Respecto a las fuentes de energía, es importante mencionar que, a partir de 2017 se ha eliminado el uso de querosenos en este sector. Al agrupar los consumos por fuentes en energía térmica y eléctrica, se observa que se ha incrementado la participación de la electricidad en el total de los usos del sector residencial, lo que indica una transformación en el uso final de las fuentes de energía por parte de las familias. Así, mientras en 2016 la electricidad consumida en el sector representaba 28% del total, para 2021 su participación se incrementó a 31% (Fig. 33).
FIGURA 33 PORCENTAJE DEL CONSUMO DE ENERGÍA TÉRMICA Y ELÉCTRICA EN EL SECTOR
RESIDENCIAL, 2016-2021

FUENTE: Conuee con información de SENER, BNE (2021)
Históricamente, los usos térmicos representan la mayor parte del consumo de energía en el sector residencial mexicano, ya que incluye actividades como la cocción de alimentos y el calentamiento de agua. Los principales combustibles que se emplean para dichas actividades son: leña, gas LP y gas natural. En los últimos años, de acuerdo con la serie de tiempo del BNE, la energía solar ha tenido un crecimiento exponencial y ha sustituido parcialmente un segmento del consumo del gas LP y el gas natural destinado al calentamiento de agua, sin embargo, en el total de la matriz energética aún es poco significativa.
Pese al confinamiento originado por la pandemia, que significó que la mayoría de las personas pasaran
más tiempo en sus hogares, no se presentó una sustitución de energía eléctrica por térmica, ya que la participación de 2021 fue similar a la que se presentó antes del confinamiento en 2019.
Por otro lado, y de acuerdo con el INEGI, entre 2016 y 2020 continuó el incremento en la cantidad de equipos eléctricos y térmicos que poseen los hogares en México, a fin de satisfacer distintos usos finales de la energía. A continuación, se muestran las tasas de saturación(6) de los principales equipos consumidores de energía en los hogares, índice que permite observar la penetración en un mayor número de hogares en el tiempo (Fig. 34).
FIGURA 34 EVOLUCIÓN DE LA TASA DE SATURACIÓN DE LOS PRINCIPALES EQUIPOS
CONSUMIDORES DE ENERGÍA EN EL HOGAR 2016 y 2020
(Porcentaje de hogares con al menos un equipo respecto al total de hogares por año)

1La categoría "Calentador de agua" incluye los calentadores que utilizan gas LP y gas natural.
FUENTE: Conuee con información de ENIGH - INEGI.
3.3.5.4 Sector comercial y servicios
La distribución del consumo de energía del sector comercial y servicios, comparando los años 2016 y 2021, indica que la participación del sector público ha disminuido, en comparación con el sector comercial que ha aumentado. Específicamente y de acuerdo con la serie de tiempo del BNE, el sector comercial ha incrementado significativamente el consumo de gas LP, en comparación con la electricidad en los últimos cinco años (Fig. 35).
FIGURA 35 DISTRIBUCIÓN DEL CONSUMO DE ENERGÍA DEL SECTOR COMERCIAL Y SERVICIOS,
2016 Y 2021

1 Cifras menores a un digito significativo en los decimales aparecen como 0.0%, sin embargo, no significan ausencia de un valor.
FUENTE: Conuee con información de SENER, BNE (2021).
Dentro de los servicios públicos, uno de los más importantes es el alumbrado público, el cual, es un servicio prestado por las autoridades municipales.
De acuerdo con el Censo Nacional de Gobiernos Municipales y Demarcaciones Territoriales de la Ciudad de México del INEGI, el número de luminarias para alumbrado público municipal (APM) ha ido en aumento a nivel nacional. Mientras en 2014 en el país se contabilizaron 7.7 millones de luminarias de alumbrado público en todos los municipios, para 2020 se registraron 9.6 millones. Un aspecto positivo alrededor del incremento de luminarias instaladas para APM es que, de acuerdo con los datos reportados por la CFE, el consumo eléctrico por circuito de APM ha disminuido de 32.5 MWh/circuito en 2014 a 22.5 MWh/circuito en 2020, es decir, 30.8% menos en términos de consumo unitario (Fig. 36).
FIGURA 36 LUMINARIAS INSTALADAS PARA ALUMBRADO PÚBLICO A NIVEL NACIONAL Y
CONSUMO ELÉCTRICO UNITARIO, 2014-2020

FUENTE: Conuee con información del Censo Nacional de Gobiernos Municipales y Demarcaciones Territoriales de la Ciudad de México 2015, 2017, 2019 y 2021 del INEGI y datos de la CFE.
3.3.5.5 Sector agropecuario
El sector agropecuario es un sector estratégico en cuanto a seguridad alimentaria y exportación de productos primarios. En 2021 representó aproximadamente 3.4% del PIB nacional (FIRA,2021) y 3.5% (BNE, 2021) del consumo final de energía del país. Dentro de este sector se incluyen, de manera general, las actividades agrícolas, forestales, pecuarias y pesqueras.
La actividad principal de este sector es la agricultura, que representa cerca del 63% del PIB del sector agropecuario, en este rango de importancia siguen las actividades pecuarias con el 31% aproximadamente, las actividades de pesca y aprovechamiento forestal con alrededor del 2% y 4%, respectivamente en cada rubro.
Aunque se cuenta con datos económicos y productivos, el análisis energético de este sector carece de datos desagregados. En este sentido, en el subsector de la agricultura se pueden obtener más datos relacionados con el consumo de energía, ya que contiene información sobre áreas sembradas, cosechadas, irrigadas, además de la producción, con lo que se puede relacionar el consumo de diésel y electricidad con las actividades de siembra, cosecha y riego.
En el caso de la producción agrícola, ésta creció 5% de 2016 a 2017, después bajó 17% en 2018 y creció 21% en 2019 para después bajar de nuevo a 66% en 2020, y permanecer en el mismo nivel en 2021. Es importante resaltar que, a pesar de que la superficie sembrada irrigada representa 30% de la superficie sembrada, ha producido el 66% de la producción agrícola en 2021 (Fig. 37).
FIGURA 37 PRODUCCIÓN AGRÍCOLA EN SUPERFICIE IRRIGADA Y SUPERFICIE NO IRRIGADA, 2016 -
2021
 

FUENTE: Conuee con información del SIACON de la SADER.
Asimismo, la superficie sembrada mecanizada(7) ha venido desplazando a la que no lo está, por lo que la electricidad y el diésel forman parte importante en este sector, ya sea para el uso de equipos de bombeo, tractores y otra maquinaria, en tanto el gas LP se usa para el secado, sin embargo, la información de la superficie mecanizada se dejó de reportar en 2019, permaneciendo en 76% de la superficie sembrada, desde 2016.
Al analizar las principales variables del sector agrícola que dependen del consumo eléctrico (superficie irrigada y producción en superficie irrigada), se observa que prácticamente en la misma superficie productiva que es irrigada, el consumo de electricidad se ha incrementado en cerca de 20% durante el periodo 2016-2021, sin embargo, la cosecha de productos agrícolas cultivados bajo riego tuvo una baja significativa en 2021 respecto a 2016 (Fig. 38).
FIGURA 38 TENDENCIAS DE LAS VARIABLES PRODUCTIVAS DEL SECTOR AGRÍCOLA QUE
DEPENDEN DEL CONSUMO ELÉCTRICO1, 2016 - 2021

1En las leyendas se señalan las unidades de la variable que dio origen a la tendencia de cada índice.
FUENTE: Conuee con información de la CFE y del SIACON de la SADER.
3.3.6 Progreso de la eficiencia energética en el consumo nacional de energía
Una forma de evaluar y monitorear la evolución de la eficiencia energética es a través de indicadores. Estos indicadores relacionan la cantidad de energía utilizada para realizar una actividad o para obtener un servicio energético, lo que permite comparar los niveles de eficiencia energética en un periodo de tiempo definido.
Los indicadores de eficiencia energética dependen de la disponibilidad de información sectorial y estadísticas nacionales, dado que se estructuran mediante metodologías estandarizadas e internacionalmente aceptadas. Así, el nivel de agregación de la información define el tipo de indicador, que puede ir desde la eficiencia económica en el consumo de energía hasta la eficiencia técnica dada por la penetración de tecnologías con los mejores rendimientos energéticos.
En esta sección, y para fines del diagnóstico, únicamente se presentan los indicadores de eficiencia energética del primer nivel de agregación elaborados por la Conuee, debido a que en los últimos años la cantidad y calidad de las estadísticas energéticas y sectoriales disponibles es menor, por lo que no es posible demostrar mediante análisis de descomposición factorial los impactos de consumo evitado de energía.
Vale la pena advertir que los siguientes indicadores sólo cubren la tendencia de la eficiencia energética en relación con una eficiencia económica en los principales sectores de consumo final, lo cual incluye distorsiones económicas generadas por la pandemia, principalmente en los años 2020 y 2021.
3.3.6.1 Intensidad energética primaria
La intensidad energética primaria es el indicador de eficiencia energética más sencillo y aceptado internacionalmente para evaluar el progreso de la eficiencia energética en un país. Este indicador pretende monitorear el progreso de la eficiencia económica en el consumo de energía de un país, relacionándolo con su Producto Interno Bruto (PIB) en términos constantes.
En el caso de México, se observa que el PIB creció 0.07% en promedio por año entre 2016 y 2021, en tanto que el consumo nacional de energía promedió una tasa de crecimiento anual de 2.7% en el mismo periodo. De acuerdo con estas tendencias, se tiene que la intensidad energética primaria de México aumentó 2.6% en promedio anual entre 2016 y 2021. Así, la evolución de este indicador muestra una variación significativa en 2021, como resultado principalmente de desequilibrios que afectaron la economía nacional en el periodo de pandemia (Fig. 39).
FIGURA 39 EVOLUCIÓN DE LA INTENSIDAD ENERGÉTICA PRIMARIA Y EL PRODUCTO INTERNO
BRUTO, 2016-2021

FUENTE: Conuee con información del INEGI y SENER, BNE (2021)
3.3.6.2 Intensidad energética por transformación y consumo final
Al segmentar las tendencias en intensidades del sector transformación y consumo final energético, se observa que el primer sector tuvo mayor influencia en la intensidad energética primaria en el periodo de análisis. Así, la intensidad energética de transformación aumentó 5.7% promedio anual entre 2016 y 2021, mientras que la intensidad de consumo final aumentó a una tasa promedio anual de 0.1% en el mismo periodo (Fig. 40).
FIGURA 40 SEGMENTACIÓN DE LA INTENSIDAD ENERGÉTICA PRIMARIA, 2016-2021
 

FUENTE: Conuee con información del INEGI y SENER, BNE (2021).
Al continuar con la desagregación del consumo final de la energía, se observan tendencias diferentes entre las intensidades energéticas sectoriales. Estos indicadores tienen como característica reflejar comportamientos sectoriales más precisos, por lo que las afectaciones generales de la pandemia se minimizan, y sus impactos se pueden segmentar por sector de uso final de la energía.
Si bien las intensidades de consumo final pueden variar debido a diferentes factores como cambios tecnológicos, la adopción de nuevas prácticas o políticas y regulaciones energéticas, los comportamientos entre 2020 y 2021 pueden ser considerados atípicos en todos los sectores debido a cambios en la actividad, lo cual altera estos indicadores y los hace frágiles para considerarlos como parte de una tendencia o el registro de un cambio estructural en algún sector (Fig. 41).
FIGURA 41 EVOLUCIÓN DE LAS INTENSIDADES DE CONSUMO FINAL POR SECTOR, 2016-2021
(Gigajoules por Millones de pesos de 2013

FUENTE: Conuee con información del INEGI y SENER, BNE (2021).
Entre los años 2016 y 2021, las intensidades energéticas de cada sector de uso final han evolucionado de la siguiente manera:
·  Comercial y servicios se redujo 31%
·  Industrial disminuyó 27%
·  Agropecuario disminuyó 9.3%
·  Residencial aumentó 2.7%
·  Transporte aumentó 11.7%
En términos comparativos, es importante observar el comportamiento entre años contiguos durante el periodo de análisis, ya que estas diferencias muestran la corrección media de la actividad por un uso eficiente más generalizado, y este indicador en una base 100 permite calcular los ahorros de energía logrados o perdidos entre años consecutivos, más allá del coeficiente de intensidad energética que resulte en cada sector (Fig. 42).
FIGURA 42 TENDENCIAS ACUMULADAS DE LAS INTENSIDADES ENERGÉTICAS POR SECTOR DE
USO FINAL, 2016-2021

FUENTE: Conuee con información del INEGI y SENER, BNE (2021).
3.4 ESTADO DE LA CONTAMINACIÓN AMBIENTAL OCASIONADO POR LA INDUSTRIA ELÉCTRICA
3.4.1 Abordaje metodológico e institucional (3)
Al igual que la sección anterior, y en el marco de actualización de la Estrategia se debe incluir dentro del diagnóstico exhaustivo un apartado que describa el estado de la contaminación ambiental ocasionada por la industria eléctrica, conforme lo establece el artículo 29 de la LTE, fracción II, inciso d.
Si bien, la LTE menciona que se debe considerar la información proveniente de la SEMARNAT, para los fines del presente documento se consideró el marco institucional establecido en la LGCC, en su artículo 47, en relación con que el INECC es el encargado de elaborar el Inventario Nacional de Emisiones de acuerdo con los lineamientos y metodologías establecidos por el Acuerdo de París, la Convención, la Conferencia de las Partes y el Grupo Intergubernamental de Cambio Climático.
Por lo anterior, la SENER solicitó al INECC la información más actualizada y disponible que permitiera dimensionar el progreso e impactos ambientales ocasionados por la industria eléctrica nacional, en relación con el total de emisiones que se han registrado en el país.
Esta sección corresponde a un extracto de la información del Inventario Nacional de Emisiones de Gases y Compuestos de Efecto Invernadero (INEGyCEI) elaborado por el INECC, y que fue publicado de manera conjunta con la SEMARNAT.
A partir de la memoria de cálculo facilitada del INEGyCEI, la Conuee se enfocó en ilustrar el impacto ambiental de la industria eléctrica en años recientes. Para esto se incluyen dos apartados, uno para ubicar las emisiones de la industria eléctrica respecto al total nacional, y otro en relación con el total de emisiones derivadas de la quema de combustibles fósiles en el país.
3.4.2 Impacto ambiental de la industria eléctrica en las emisiones nacionales
Antes de comenzar con el análisis numérico, se debe considerar que el INEGyCEI es integrado por el INECC, quien elaborará sus contenidos de acuerdo con los siguientes plazos:
·  La estimación de las emisiones de la quema de combustibles fósiles se realiza anualmente;
·  La estimación de las emisiones, distintas a las de la quema de combustibles fósiles, con excepción de las relativas al cambio de uso de suelo, se realiza cada dos años, y
·  La estimación del total de las emisiones por las fuentes y las absorciones por los sumideros de todas las categorías incluidas en el Inventario se realiza cada cuatro años.
Lo anterior significa que hay distintos plazos para contar con consolidados nacionales de las emisiones totales para todos los años. Así, el último Inventario completo integró resultados hasta 2019. De acuerdo con el INEGyCEI más completo y actualizado, las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en el país, ascendieron a 759.5 Millones de toneladas de CO2 equivalente (Mt de CO2e) en 2019, lo cual fue 1.8% mayor respecto a 2015.
 
Bajo esa métrica, las emisiones de GEI provenientes de las actividades del sector energía, integradas por la quema de combustibles en todos los sectores y las emisiones fugitivas durante la fabricación de combustibles, han representado cerca de dos terceras partes del total nacional entre 2015 y 2019. En el mismo periodo referido, las emisiones de GEI ocasionadas por las actividades de producción de electricidad y calor, llegaron a representar entre 19.6% y 23.3% del total nacional (Fig. 43).
FIGURA 43 PARTICIPACIÓN DE LA INDUSTRIA ELÉCTRICA EN LAS EMISIONES DE GEI
NACIONALES, 2015-2019

(Millones de toneladas de CO2e)
FUENTE: Conuee con información del INECC.
3.4.3 Evolución de las emisiones de GEI provenientes de la industria eléctrica
Con el apoyo del INECC se obtuvieron resultados preliminares de emisiones de GEI para el año 2020, con relación al rubro de quema de combustibles de todos los sectores. Este valor permite observar el comportamiento de las emisiones provenientes de la industria eléctrica entre 2015 y 2020 en el que la industria eléctrica presentó su máximo de emisiones durante 2016, cuando alcanzó emisiones por 172 Mt de CO2e (Fig. 44).
FIGURA 44 EMISIONES DE GEI DE LA INDUSTRIA ELÉCTRICA, 2015-2020
(Millones de toneladas de CO2e)

FUENTE: Conuee con información de INECC.
Aun cuando no se tiene el cierre de resultados de emisiones de GEI para el sector energía en la actualización a 2020 del INEGyCEI, ya que faltan las emisiones fugitivas provenientes de la fabricación de combustibles, se tiene una estimación de las emisiones netas del sector energía, que considera la quema de combustible para diversos objetivos, como la producción de electricidad, o el transporte. Resalta que, dentro de la industria de la energía, la producción de electricidad y calor cuenta con un mayor porcentaje de emisiones (Fig. 45).
FIGURA 45 EMISIONES DE GEI POR QUEMA DE COMBUSTIBLES DEL SECTOR ENERGÍA, 2020

1No incluye las emisiones fugitivas de GEI por fabricación de combustibles.
FUENTE: Conuee con información del INECC
4 CUMPLIMIENTO DE LAS METAS DE LA ESTRATEGIA
Este capítulo presenta la evolución y el grado de cumplimiento real que tuvieron las metas de energías limpias y de eficiencia energética, en comparación con lo que se estableció para cada una de ellas en la Estrategia publicada al inicio de la administración en 2020. En cada sección se señalan las diferencias entre el avance ocurrido en la realidad respecto a lo planeado para cada meta, asimismo se pretende explicar las principales causas que desviaron el logro del cumplimiento anual.
4.1 AVANCE DE METAS DE LAS ENERGÍAS LIMPIAS
Desde la publicación de la LTE en diciembre de 2015, se establecieron las metas de participación de energías limpias en la generación de electricidad para el sector energético de México a 2024. Dichas metas se encuentran en el artículo Tercero Transitorio de la LTE, el cual establece que: la SENER fijará como meta una participación mínima de energías limpias en la generación de energía eléctrica del 25 por ciento para el año 2018, del 30 por ciento para 2021 y del 35 por ciento para 2024.
TABLA 1 META DE PARTICIPACIÓN DE ENERGÍAS LIMPIAS EN LA GENERACIÓN DE ELECTRICIDAD A 2024
2024
2033
2050
35% de la generación
eléctrica total
39.9% de la generación
eléctrica total
50 % de la generación
eléctrica total
 
De acuerdo con lo reportado en las diferentes versiones públicas del PRODESEN, la participación de las energías limpias en la generación total de energía eléctrica pasó de 20.3% a 31.2% entre 2016 y 2022 (Fig. 46).
FIGURA 46 EVOLUCIÓN DE LA GENERACIÓN NETA DE ELECTRICIDAD CON ENERGÍAS LIMPIAS,
2016 - 2022

FUENTE: Conuee con información de SENER, PRODESEN (2018-2032 y 2023-2037), varios años.
En relación al grado de cumplimiento de la meta de generación de electricidad con energías limpias a mediano plazo, las acciones alineadas con la Estrategia han propiciado un crecimiento en esta, acercando a la meta del 35 % de participación para 2024, de acuerdo al documento publicado en 2023 y al PRODESEN 2023-2037 (Fig. 47).
FIGURA 47 AVANCE EN LAS METAS DE GENERACIÓN ELÉCTRICA NETA CON FUENTES LIMPIAS
2018-2024.

FUENTE: SENER, PRODESEN (2018-2032 y 2023-2037), varios años.
Entre las causas identificadas por la SENER, que impidieron el cumplimiento de los porcentajes planeados en la meta, se encuentran principalmente el impacto negativo de la emergencia sanitaria por causa de la epidemia generada por el virus SARS-CoV-2; el diferimiento de la fecha de entrada en operación de proyectos de generación privados y públicos; así como las distintas suspensiones judiciales a instrumentos de planeación que garantizarían una incorporación segura de centrales de generación intermitentes, entre otros.
4.2 AVANCE DE LA META DE EFICIENCIA ENERGÉTICA
Un error importante en el diseño de la LTE, es que definió una métrica indicativa para la meta de eficiencia energética, a diferencia de la generación con energías limpias. Sin embargo, desde la publicación de la Estrategia se explicó que existen tres tipos de metas nacionales de eficiencia energética que suelen usar los países: (a) intensidad energética primaria, (b) intensidad de consumo final y (c) consumo evitado por sector. En este sentido, y considerando las buenas prácticas internacionales y lo establecido en la LTE, la Conuee propuso a la SENER fijar la meta de eficiencia energética en términos de intensidad de consumo final, que tiene las siguientes ventajas:
·  Evitar superposiciones con la meta de energías limpias enfocada a la generación de electricidad, y evitar la superposición de las metas de cambio climático sobre la reducción de emisiones relacionadas a los compromisos nacionales en el Acuerdo de París.
·  Enfocar la meta hacia el segmento de consumo final energético y que corresponde hacia donde el Gobierno Federal, a través de la Conuee y SENER, dirigen sus esfuerzos en materia de políticas y programas de eficiencia energética.
·  Alineación de la meta nacional de eficiencia energética con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de la Organización de la Nacionales Unidas (ONU).
·  Comparabilidad con valores de otros países o regiones, ya que su metodología de cálculo es la misma que se ocupa en todo el mundo.
La intensidad de consumo final es un indicador de eficiencia energética que mide el progreso de ésta a través de la relación del consumo final de la energía respecto al PIB del país en términos constantes. Este indicador es principalmente un indicador de la productividad energética nacional, ya que mediante el análisis de cada sector es posible comparar al paso del tiempo si los sectores productivos de la economía consumen más o menos energía para producir el mismo valor en su actividad económica, o bien si el sector social del país destina una mayor o menor porción de su ingreso al pago de sus facturas energéticas.
La Estrategia de 2020 planteó como meta de eficiencia energética en el mediano plazo, una reducción de la intensidad de consumo final a una tasa promedio anual de 2.2% hasta el 2035, esto basado en el aprovechamiento de los potenciales factibles de ahorro de energía identificados por la Conuee, en los distintos sectores de consumo final de energía del país (Tabla 2).
TABLA 2 META DE EFICIENCIA ENERGÉTICA, 2020-2050
Metas de eficiencia energética
2020-2035
2035-2050
Tasa anual promedio de 2.2% de reducción
de la intensidad de consumo final
Tasa anual promedio de 2.5% de reducción
de la intensidad de consumo final de energía.
 
FUENTE: Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios, 2020.
Estas metas de eficiencia energética fueron resultado del modelado prospectivo de todos los sectores que integran el consumo final de energía del país, utilizando los mismos insumos que dieron origen a la trayectoria de la meta de generación de electricidad con energías limpias. Vale la pena mencionar que el escenario de consumo final de electricidad utilizado para las metas de eficiencia energética también fue consistente con el PRODESEN versión 2019-2033. En cuanto al año base utilizado para el consumo final de energía del país, correspondió a la información publicada en el BNE de 2017.
En términos del avance en la meta de eficiencia energética se observó un cumplimiento entre lo planeado y lo real hasta antes del inicio de la pandemia, es decir entre 2017 y 2019. Posterior a estos años, vino un estancamiento y un rebote en la meta hacia 2021. Entre las causas de la desviación de la meta de eficiencia energética en 2020 y 2021, se identifican las alteraciones en las dinámicas sociales, del sector transporte y los sectores productivos originadas por los efectos económicos y del confinamiento provocado por la pandemia.
Así, durante el periodo de análisis la intensidad de consumo final pasó de 299.0 a 300.8 GJ/millones de pesos de 2013 entre 2016 y 2021. En específico, la variación que se presentó de 10.1% en la intensidad de consumo final entre la planeada y lo real en 2021, afectó considerablemente el promedio del periodo 2017-2021, ya que se esperaba una reducción promedio anual de 2.2%, y por el contrario se presentó un incremento de 0.5% promedio anual (Fig. 48).
FIGURA 48 EVOLUCIÓN DE LA INTENSIDAD ENERGÉTICA DE CONSUMO FINAL, 2016 - 2021
(Gigajoules por Millones de pesos de 2013)

FUENTE: Conuee con información del INEGI y SENER, BNE (2018-2021).
5 OBSTÁCULOS PARA LA TRANSICIÓN ENERGÉTICA EN MÉXICO
5.1 OBSTÁCULOS QUE ENFRENTAN LAS ENERGÍAS LIMPIAS Y LA EFICIENCIA ENERGÉTICA
Este apartado da cumplimiento al inciso c de la fracción II del artículo 29 de la LTE. Para ello, mediante la coordinación de la SENER, se instruyó a diversas instituciones del sector a designar enlaces que participaran en el proceso de actualización de la Estrategia. En este sentido la CRE, CENACE y CFE expresaron sus hallazgos y obstáculos identificados para el desarrollo de las energías limpias en el país, y en complemento la Conuee señaló aquellos que frenan el progreso de la eficiencia energética del país.
5.1.1 Obstáculos para el desarrollo de las energías limpias
La utilización de energías limpias es deseable para el cuidado del medio ambiente, ya que permite reducir el uso de combustibles fósiles que emiten grandes cantidades de contaminantes a la atmósfera, y por tanto aporta a la descarbonización de la economía nacional. Sin embargo, actualmente se identifican diversos obstáculos para su desarrollo cabal y a plenitud, desde económicos (costo de la tecnología), técnicos (eficiencia de producción de energía, almacenamiento), regulatorios (mercado y despacho eléctrico, conexión a la red), hasta sociales (uso de la tierra), e incluso otros factores ambientales, como cambios en los ecosistemas y pérdida de la biodiversidad.
Los obstáculos o barreras varían según el contexto y el tiempo en el que se presentan, y por lo tanto están
íntimamente relacionados en muchos casos con la modificación, reforzamiento o implementación de políticas específicas del país, así como la búsqueda de estrategias para eliminarlos.
En cumplimiento a la LTE, la SENER solicitó una perspectiva de los obstáculos que hoy enfrentan las energías limpias a la CFE, la CRE y el CENACE. A continuación, se presenta la lista de hallazgos y obstáculos identificados por cada una de las instituciones antes mencionadas, y se citan las posturas técnicas e institucionales respetando lo remitido a la SENER, como parte de un proceso de planeación democrático de la transición energética del país.
5.1.1.1 Hallazgos y obstáculos identificados por el CENACE
1.     El marco regulatorio actual no garantiza la integración gradual y bajo condiciones de viabilidad económica de las energías limpias en el SEN. Especialmente las Disposiciones administrativas de carácter general, como el Código de Red y las Bases del Mercado Eléctrico, que no consideran la integración de tecnologías de Redes Eléctricas Inteligentes, elementos de transmisión flexibles para las diferentes regiones del SEN, ni la incorporación de variantes que no se presentan de manera uniforme a lo largo del mismo.
2.     La política de Confiabilidad vigente debe transparentar los términos de robustez eléctrica y estabilidad que garanticen la Confiabilidad, en términos de Margen de Reserva y Requisitos de Potencia.
3.     Es necesario fortalecer los Estudios Electrotécnicos de Confiabilidad requeridos por el Manual para la Interconexión de Centrales Eléctricas y Conexión de Centros de Carga, ya que no incorporan requerimientos adicionales en zonas con alta penetración de energías limpias.
4.     Actualmente no se cuenta con el marco regulatorio que garantice un pago justo como servicio conexo a las Centrales Eléctricas que participen en la regulación secundaria, y a aquellas Centrales Eléctricas que den respaldo ante la incertidumbre en generación que presentan las energías limpias.
5.     Se debe desarrollar la normativa que permita incentivar la Flexibilidad Operativa tanto de los Recursos de Generación como de Transmisión.
6.     Se necesitan adecuaciones normativas para que el Mercado de Energía de Corto Plazo se garantice la Confiabilidad con la integración de las energías limpias.
7.     Tanto el Código de Red como las Bases del Mercado Eléctrico tienen grandes áreas de mejora en conceptos relacionados con robustez eléctrica y flexibilidad operativa, donde los cambios tendrán impacto en las propias Centrales Eléctricas de energías limpias y se requerirá que estas participen.
8.     Se requiere que la CRE, como establece la LIE, aplique infracciones y sanciones por incumplir las obligaciones relacionadas con la interconexión de nuevas Centrales Eléctricas establecidas en la LIE, su Reglamento, y las demás disposiciones legales y administrativas aplicables.
9.     Se requiere que la CRE como establece la LIE aplique infracciones y sanciones por dejar de observar, de manera grave a juicio de la misma, las disposiciones en materia de la Calidad, Confiabilidad, Continuidad y Seguridad del SEN de los Participantes del Mercado.
10.   Se requiere que la SENER con base en sus facultades del artículo 14 del Reglamento de la LIE, dé seguimiento a los proyectos instruidos al Transportista para garantizar la integración gradual y bajo condiciones económicas de las energías limpias.
11.   Se requiere que los procesos de licitación y construcción del Transportista sean más ágiles para que se cumpla con las fechas de entrada en operación de los proyectos instruidos que garanticen la integración gradual y bajo condiciones técnicas y económicas de las energías limpias.
12.   Los Programas de Ampliación y Modernización de la Red Nacional de Transmisión y de los elementos de las Redes Generales de Distribución que correspondan al MEM no incluyen información suficiente que permita a la SENER programar y ejecutar las obras necesarias para incorporar las energías limpias al SEN.
5.1.1.2 Hallazgos y obstáculos identificados por la CRE
1.     Se identifica la falta de regulación en materia de almacenamiento de energía conforme a lo establecido en el artículo 38, fracción IX, de la LTE, la cual establece que el Programa de Redes Eléctricas Inteligentes deberá identificar, evaluar, diseñar, establecer e instrumentar estrategias, acciones y proyectos en materia de redes eléctricas, entre las que se podrán considerar las siguientes: "IX. El desarrollo e integración de tecnologías avanzadas para el almacenamiento de electricidad y de tecnologías para satisfacer la demanda en horas pico". En este sentido, es importante resaltar que el almacenamiento de energía contribuiría a reducir la intermitencia que presentan algunas de estas tecnologías limpias como es el caso de las tecnologías eólicas y fotovoltaicas. Por otra parte, el almacenamiento de energía permite diferir inversiones en la RNT al gestionar la energía eléctrica durante los momentos de mayor congestión del SEN.
2.     Es necesario garantizar la seguridad de la instalación de Centrales Eléctricas de Generación Distribuida y establecer una metodología de contraprestación que refleje el beneficio económico para el Suministrador y la recuperación de la inversión de los particulares. Lo anterior, permitirá una mejor evolución de la Generación Distribuida en el país.
3.     Existen retrasos en la expansión de la Red Nacional de Transmisión y las Redes Generales de Distribución. En el contexto actual, la saturación en las redes derivado de las necesidades de elevadas inversiones en este tipo de infraestructura impide la integración a menores costos de las energías limpias, cuyo potencial las ubica alejado de los centros de consumo y requiere de infraestructura de transmisión para desahogar la energía generada.
4.     Es necesario fortalecer la coordinación interinstitucional del Gobierno federal y la comunicación con el sector privado para impulsar proyectos de eficiencia energética y aprovechamiento de las energías limpias.
5.     Falta de incentivos de los Gobiernos estatales y municipales en la asimilación de mejores prácticas de eficiencia energética a través del uso y aprovechamiento de las energías limpias.
6.     Falta de disponibilidad de herramientas de planeación como el Inventario Nacional de Energías Limpias y el Atlas Nacional de Zonas con Alto Potencial de Energías Limpias.
7.     Insuficiencia de promoción y difusión sobre energías limpias y de las actividades y facultades de las Instituciones para su desarrollo.
8.     Desconocimiento de los interesados sobre la secuencia en los trámites que deben realizar las dependencias del Gobierno Federal, Estatal y Municipal para el desarrollo de proyectos con energías limpias.
5.1.1.3 Hallazgos y obstáculos identificados por la CFE
Obstáculos para la implementación de las energías limpias en un contexto general
1.     Viabilidad de uso del recurso: Asociado con los desafíos por la variabilidad acerca de la disponibilidad de los recursos a lo largo del día y temporadas, lo que hace necesario considerar para el campo de aplicación en los sistemas de potencia, la modelación de la incertidumbre de este tipo de recursos, ya que aumenta la dificultad del modelado y, a su vez, se deben tener en cuenta los efectos de los otros tipos de generación.
2.     Diseño de infraestructura: Dotar de mayor flexibilidad a los sistemas de energía para facilitar la integración de las tecnologías de energías limpias. Por ejemplo, el diseño de las turbinas de generación de acuerdo con el aprovechamiento máximo de la energía del viento, en conjunto con las herramientas computacionales disponibles.
3.     Factor de Planta Bajo: Ese tipo de tecnologías presenta un Factor de Planta menor al de las tecnologías convencionales que utilizan combustibles fósiles ya que no pueden suministrar la electricidad siempre que se necesite. Asimismo, pueden no estar disponibles en horas de mayor demanda, por lo que el sistema requiere disponibilidad de otras centrales.
4.     Retos de conexión a la red eléctrica: Representado por los efectos de variabilidad y la necesidad de asegurar la confiabilidad de entrega del recurso eléctrico, aspecto que inicialmente este tipo de generación no puede asegurar sin involucrar un sistema de almacenamiento como los bancos de baterías o alternativas similares. Es necesario identificar sus efectos en las posibles contingencias de la red y en general de los transitorios propios de ella, en conjunto con el ajuste de la de frecuencia de dicho sistema. No proporcionan servicios conexos (reserva operativa y rodante, regulación de frecuencia, regulación de voltaje, arranque de emergencia, entre otros) que contribuyan a garantizar la calidad, confiabilidad, continuidad y seguridad del SEN.
5.     Retos de la transmisión y distribución de energía: La capacidad de transmisión requiere inversiones constantes en rehabilitación, junto con innovación tecnológica para el establecimiento de redes inteligentes.
6.     Retos económicos: En general, las energías limpias presentan un alto costo inicial asociado a su infraestructura y maquinaria, las energías limpias con alta variabilidad requieren una inversión adicional para compensar la intermitencia. A su vez, se debe buscar un equilibrio entre eficiencia y precio, asociado a que las tecnologías con mayor eficiencia de transformación de energía a electricidad en la práctica tienen un costo inicial elevado.
7.     Medio ambiente: Tener en cuenta los materiales con que se fabrican, tanto los efectos en la proveeduría (especialmente minerales) la disposición cuando se termine su vida útil y del efecto del medio ambiente en sus diferentes etapas. Además, considerar cambios de uso de suelo para instalar las centrales.
8.     Factor social y uso de terreno: Si bien, dentro de las energías limpias: la energía eólica y solar han cobrado importancia en los últimos años, la instalación de su infraestructura afecta a los habitantes de las zonas y terrenos circundantes (ya que se requiere de grandes extensiones de tierra), así como otras limitaciones. Tal es el caso de la energía eólica, donde, debido a la instalación de turbinas en el continente, se debe tener en cuenta el ruido generado por la rotación de las aspas y del no uso del terreno a excepción de ciertas aplicaciones. También hay que incluir el impacto visual de este tipo de tecnologías, así como, considerar los aspectos: social, cultural y de comportamiento (preferencias del consumidor y prejuicios sociales), tradiciones y dispersión de la población.
9.     Política Legal y Regulatoria: No contar con nuevas políticas ambientales y fiscales que incentiven a las compañías a reemplazar tecnologías antiguas por tecnologías limpias y tener un marco legal insuficiente, un sector altamente controlado, el choque de intereses, la inestabilidad política y la burocracia, provocan el retraso del desarrollo de estas energías limpias.
10.   Capital Humano: Carencia de instituciones profesionales, capacidad institucional limitada.
capacitación inadecuada y falta de personal calificado.
Cabe destacar que el actual marco regulatorio que obstaculiza la integración acelerada y planificada de las energías limpias, principalmente de las renovables, ha enfrentado resistencia de particulares, ante su necesaria modificación; lo que ha llevado a la judicialización y paralización de los cambios y ajustes, considerando únicamente criterios de competencia económica.
5.2 OBSTÁCULOS EN UNA PLANEACIÓN ORDENADA DEL PARQUE DE GENERACIÓN DEL SEN
En la actualidad, uno de los mayores obstáculos al que se enfrenta el desarrollo de energías limpias en México es la saturación de proyectos de energías intermitentes en varios puntos del Sistema Eléctrico Nacional (SEN), principalmente en el norte del país, donde el otorgamiento indiscriminado de permisos, sin criterios de planeación conforme a la demanda, llevó a la instalación desmedida de proyectos de generación eólicos y fotovoltaicos; ocasionado un debilitamiento en la red de transmisión, así como la falta de inercia y flexibilidad en la operación debido al desplazamiento de centrales térmicas que en su momento brindaban soporte y estabilidad al SEN.
La falta de estudios electrotécnicos que hubieran permitido medir la resiliencia que tenía el SEN durante la implementación de la llamada Reforma Energética del Presidente Enrique Peña Nieto, impidió pronosticar la capacidad de alojamiento de generación intermitente por región, permitiendo una planeación más ordenada de este tipo de tecnologías.
Actualmente, para mantener la estabilidad del SEN, el CENACE ha tenido a bien reducir el despacho de las centrales intermitentes, lo que conlleva a que este tipo de proyectos se vean afectados financieramente. De seguir permitiendo la instalación de centrales generadoras intermitentes, sin antes definir el nivel de resiliencia y capacidad de alojamiento regional, además de determinar las obras de refuerzos de red y de generación de respaldo que se requieren, para reducir los efectos de la intermitencia, dará como resultado una reducción mayor en el despacho de cada central.
Por lo anterior, el mayor obstáculo que enfrenta el desarrollo de energía limpias en el país, tratándose de generación intermitente, es la saturación de capacidad en las regiones y el debilitamiento de la red de transmisión por la balcanización de los enlaces. Para eliminar este obstáculo, se requiere realizar los estudios mencionados que definan una planeación ordenada y permita, como primer paso, desalojar toda la energía intermitente embotellada que existe y como un segundo paso una planeación de largo plazo de adiciones de capacidad de energías limpias que permitan atender el crecimiento de la demanda y mantener la seguridad, estabilidad, confiabilidad y flexibilidad del SEN.
5.2.1 Obstáculos a los que se enfrenta el desarrollo de las energías limpias para su interconexión al SEN
Por las características de las áreas de alto potencial de recurso eólico y los grandes requerimientos de espacios para concentrar grandes cantidades de paneles fotovoltaicos y alcanzar magnitudes considerables de energía, este tipo de centrales se ven obligadas a emplazarse en puntos lejanos de la red existente del sistema de transmisión, lo cual implica la construcción de líneas de transmisión de largas distancias.
Adicionalmente, los posibles puntos de interconexión no necesariamente garantizan la robustez requerida para subsanar los continuos cambios en las variables eléctricas, ocasionadas por la variabilidad del viento o presencia de nubosidades, lo cual podría implicar mayores requerimientos de infraestructura diseñados para garantizar la confiabilidad del sistema de transmisión.
Finalmente, al tratarse de centrales eléctricas a interconectarse con el sistema de transmisión, en puntos no necesariamente robustos, mediante sistemas basados en electrónica de potencia, requieren ser provistas de dispositivos complementarios diseñados para garantizar la confiabilidad del sistema eléctrico ante condiciones de falla.
Las centrales nucleoeléctricas e hidroeléctricas se interconectan al sistema de transmisión mediante tecnología con un alto grado de convivencia con los sistemas eléctricos, lo cual permite brindar mejores condiciones de seguridad comparadas con las tecnologías intermitentes, por lo cual, comúnmente no requieren dispositivos adicionales en el sistema de transmisión.
5.3 OBSTÁCULOS PARA EL IMPULSO DE LA EFICIENCIA ENERGÉTICA
La mejora de la eficiencia energética es una respuesta crucial a los acuciantes retos del cambio climático, el desarrollo económico y la seguridad energética que enfrentan muchos países. Es por ello que, el interés por promover la eficiencia energética ha crecido en México, y los usuarios de energía están cada vez más conscientes de los múltiples beneficios que conlleva. Este interés viene acompañado de una mejora sistemática de la eficiencia energética de productos y sistemas resultado de acelerados cambios tecnológicos, lo cual resulta en un creciente potencial de mejora. Sin embargo, más allá de los beneficios percibidos, para poder aprovechar el potencial que representa la eficiencia energética se requiere de políticas gubernamentales que aprovechen ese cambio tecnológico e influir, a través de promoción de mejores hábitos y prácticas y de incentivos económicos, en las acciones de millones de consumidores de energía, desde productores de energía, las grandes fábricas del sector industrial, comercios, unidades productivas de servicios, gobiernos locales, hasta hogares e individuos.
Conjuntar estos elementos y dirigirlos hacia políticas públicas es muy complicado, ya que se debe concebir a la eficiencia energética como parte de una serie de políticas transversales, como la industrial, la de medio ambiente, la de vivienda o la de desarrollo urbano, que van más allá del sector energía. Así, y dependiendo del nivel de articulación que tengan las políticas de eficiencia energética, así como de su importancia y/o prioridad en la política pública en cada país, es que van enfrentando diferentes barreras u obstáculos. En este sentido podemos identificar distintos niveles de obstáculos que limitan el progreso de la eficiencia energética en México:
1.     Limitado marco legal y programático que mantiene en bajo perfil, de carácter indicativo y con alcance transversal muy limitado a las políticas públicas de eficiencia energética y sus metas en el contexto actual de la Ley de Transición Energética.
2.     Limitada coordinación entre organismos responsables de acciones de política pública relacionadas directa o indirectamente con acciones que resultan en mejoras de la eficiencia energética de equipos y sistemas.
3.     Ausencia en la formulación de nuevas políticas y programas innovadores de Eficiencia Energética en sectores focalizados.
4.     Escaso y limitado financiamiento para programas que aceleran la introducción de tecnologías eficientes en usos finales intensivos en consumo energético.
Respecto a los primeros dos puntos, se tiene identificado como un obstáculo estructural de la política de eficiencia energética en México, el carácter indicativo de la eficiencia energética establecido en el Artículo 11 de la Ley de Transición Energética, que tiene como resultado la falta de articulación como una política transversal entre las políticas públicas de desarrollo económico del gobierno federal. Esto se refleja en la falta de un marco programático que asigne inversiones crecientes en eficiencia energética dentro los sectores gubernamentales con enfoque a los sectores productivos y social. Lo anterior limita la capacidad de sinergia interinstitucional, tanto en lo horizontal (es decir entre sectores del gobierno como energía, medioambiente, comunicaciones y transporte, desarrollo urbano, agropecuario, economía y hacienda pública) como lo vertical (es decir en niveles federal, estatal y municipal). En este sentido, la LTE, que es el instrumento que plasma el marco legal de las políticas públicas de eficiencia energética, al asignar dicho carácter indicativo a las metas de eficiencia energética, no las focaliza a sectores prioritarios, y no las establece como vinculatorias, como es el caso de las metas de cambio climático o de energías limpias.
En las mejores prácticas internacionales, la mayoría de las políticas se centran en la creación de mercados para equipos o infraestructuras que hacen un uso eficiente de la energía, así como en el desarrollo de capacidad para producir bienes y servicios energéticos eficientes. Entre las políticas de eficiencia energética más exitosas se encuentran: los Mecanismos de determinación de precios; Mecanismos de regulación y control (en particular las regulaciones técnicas aplicables a equipos y sistemas nuevos); Medidas fiscales e incentivos tributarios; Mecanismos promocionales y de transformación del mercado; Desarrollo tecnológico; Desarrollo comercial y creación de capacidades; así como los estímulos financieros.
Muchas de estas políticas se han implementado en México en las últimas tres décadas, por lo que en el país se han tenido grandes avances en materia de eficiencia energética. Sin duda, las Normas Oficiales Mexicanas de Eficiencia Energética han sido y son una de las políticas de eficiencia más exitosas con los mayores resultados costo-beneficios para el Gobierno y la sociedad, a través de los ahorros de energía logrados.
Sin embargo, los avances y resultados han tenido diferentes impactos en los sectores de consumo, ya que las políticas y programas de eficiencia energética no han tenido la continuidad que les haya permitido madurar y tener el alcance deseado.
Un programa que ha tenido continuidad por más de dos décadas es el programa de ahorro de energía en la Administración Pública Federal, cuyos resultados los ha capitalizado el Gobierno Federal a través de la reducción de las facturas energéticas de las dependencias y entidades.
Otros programas orientados a la sustitución de equipos que permiten la adopción acelerada de tecnologías eficientes han tenido como obstáculo un financiamiento limitado y sin la suficiente continuidad, lo que restringe el alcance y da una vida corta o intermitente en su ejecución.
En particular, la mejora de eficiencia energética en los sectores con mayores consumos de energía, como son el transporte y la industria, podrían ofrecer impactos ambiciosos al poseer mayores potenciales de ahorro de energía del país. En el caso de industria, puede haber regulaciones y políticas fiscales que hagan atractivas las prácticas e inversiones que se requieren para mejorar su eficiencia energética. En el caso del transporte, se requiere no solo una perspectiva transversal entre políticas públicas sectoriales (industria, energía, medio ambiente, gestión territorial e infraestructura, entre otras) y una gran coordinación a entre las instituciones, a los tres niveles de gobierno, con incidencia en esos temas.
Un obstáculo de carácter transversal que enfrenta el impulso de la eficiencia energética es la falta de información y estadísticas energéticas confiables, que permitan evaluar los potenciales de ahorro de energía en todos los usos finales de la energía y en cada sector. Esto también limita los procesos de evaluación de impactos de la eficiencia energética y sus políticas, así como la difusión de resultados y beneficios. Aunado a la falta de difusión y cuantificación de los impactos de la eficiencia energética, la escasez de profesionales capacitados en metodologías y modelado de la eficiencia energética se ha limitado su incorporación cabal en los procesos de planeación energética y ambiental. En particular, los ejercicios de planeación de expansión del SEN, no incluyen escenarios alternativos y consistentes que demuestren que la eficiencia energética
permitiría estabilizar el crecimiento de la demanda y consumo de electricidad, y el diferimiento de inversiones de capacidad instalada de generación eléctrica.
En definitiva, uno de los obstáculos más importantes a la eficiencia energética, fue la suspensión por parte del Poder Judicial del Programa Sectorial de Energía (2019-2024), que tuvo como consecuencia la suspensión del Programa Especial de Transición Energética (2019-2024), donde por vez primera se situaba a la eficiencia energética en el papel correspondiente dentro del Sistema Energético de México, como el primer elemento clave rumbo a la Transición Energética Soberana, y con indicadores reales y metas objetivo que hubiesen permitido alinear los ejes estratégicos de esta administración a la eficiencia energética, contribuyendo a superar la limitante indicativa de su diseño legal.
Los obstáculos para el impulso de la eficiencia energética deben ser enfrentados a partir del planteamiento original de la Estrategia de Transición para Promover el uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios en los temas de ahorro y uso eficiente de energía. Sin duda, retomar la buena práctica en el desarrollo de hojas de ruta en materia de eficiencia energética, es un preámbulo metodológico y sistemático para identificar oportunidades de nuevas políticas públicas de eficiencia energética, y trazar una ruta en la coordinación interinstitucional entre los niveles de gobierno, sector privado, académico, social y, en su caso. la cooperación internacional.
6 ESCENARIOS PROSPECTIVOS Y METAS DE MEDIANO PLAZO
La LTE establece que el componente de planeación de mediano plazo de la Estrategia deberá actualizarse cada 3 años, una vez que se haya elaborado el componente de largo plazo, cumpliendo con los requisitos de calidad en las mejores prácticas de este tipo de instrumentos. Asimismo, el Reglamento de la LTE señala que, para llevar a cabo la actualización de escenarios prospectivos, la SENER proporcionará a la Conuee, escenarios prospectivos realizados por diversas instituciones que servirán de referencia para la actualización de las metas de Energías Limpias y Eficiencia Energética de la Estrategia.
Al respecto, este capítulo presenta dos trayectorias prospectivas que permiten actualizar las metas de energías limpias y de eficiencia energética en el mediano plazo. En el primer caso, para actualizar las metas de generación de electricidad con energías limpias se tomó como referencia el escenario de planeación del Programa para el Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (PRODESEN) 2023-2037, desarrollado por la SENER y el CENACE. Para el caso de las metas de eficiencia energética se elaboró una nueva versión del escenario de Transición Energética Soberana (TES 2.0(8)) desarrollado por la Conuee, la Agencia de la Transición Ecológica de Francia (ADEME) y ENERDATA. Cabe mencionar que ambos escenarios son consistentes entre sí, ya que parten de las mismas premisas aprobadas por la SENER y de la misma línea base del consumo final de electricidad elaborado por el CENACE.
A continuación, se describe el mecanismo de elaboración y coordinación institucional, así como cada uno de los escenarios prospectivos obtenidos, cuyos resultados dan origen a las nuevas propuestas de las trayectorias de las metas de energías limpias y eficiencia energética, respectivamente.
6.1 PROSPECTIVA DE GENERACIÓN DE ELECTRICIDAD CON ENERGÍAS LIMPIAS
6.1.1 Mecanismo de elaboración y coordinación institucional del escenario prospectivo de energías limpias
El PRODESEN se ha convertido en el documento de planeación que refleja la política energética en materia de electricidad, así como los aspectos de la LTE que promueven el cumplimiento de los compromisos internacionales en materia de generación y aprovechamiento de Energías Limpias. Para integrar anualmente el PRODESEN, la CRE, el CENACE y la SENER desarrollan una serie de estudios detallados que permiten pronosticar la generación de electricidad que requerirá el país hacia los próximos años, entre ellos:
·  Pronósticos de demanda eléctrica tanto en potencia máxima demanda por región, como consumo de energía eléctrica, así como los precios de los insumos primarios de la industria eléctrica.
·  Programas Indicativos para la Instalación y Retiro de Centrales Eléctricas (PIIRCE)
·  Programas de Ampliación y Modernización de la Red Nacional de Transmisión y los elementos de las Redes Generales de Distribución que correspondan al MEM (PAMRNT)
·  Programa de Ampliación y Modernización de las Redes Generales de Distribución que no corresponden al MEM (PAMRGD)
Bajo el marco legal vigente de la industria eléctrica, la generación es una actividad en régimen de competencia, por lo que los PIIRCE no se consideran vinculatorios. Sin embargo, en la medida que se materializan los pronósticos de demanda, el PIIRCE se convierte en la referencia para la ampliación y modernización de la Red Nacional de Transmisión (RNT) y las Redes Generales de Distribución (RGD), dando viabilidad a diversos parámetros como el tamaño, ubicación, tipo de tecnología y fecha de entrada de operación de las Centrales Eléctricas.
Anualmente y de acuerdo con el marco legal vigente, el CENACE es responsable de elaborar, formular y proponer los PAMRNT a la SENER y a la CRE, para su autorización y opinión respectiva. Teniendo en cuenta que el PIIRCE es utilizado como insumo para determinar la expansión de la RNT y las RGD, cabe señalar que no se garantiza que se instalarán o retirarán las centrales eléctricas incluidas en el mediano y largo plazo, pero le permite al CENACE monitorear la incidencia de capacidades por región, detección de requerimientos por confiabilidad y necesidades de infraestructura que se requieran por la entrada potencial de centrales eléctricas cuya intensión sea interconectarse al SEN en el corto plazo.
Una vez establecida la propuesta del CENACE, la SENER determina como proyectos estratégicos de infraestructura dentro del PIIRCE, a un grupo de centrales eléctricas con base en el artículo 11, fracción XIII de la LIE. En el último proceso de planeación, la SENER estableció una capacidad adicional de centrales de diversas tecnologías que se incorporarían entre 2023 y 2026.
Esta gobernanza institucional permite desarrollar un ejercicio de planeación energética robusto con la fortaleza de una adecuada coordinación entre el PIIRCE, el PAMRNT y el PAMRGD desarrollados por el CENACE, y que facilita la actualización del PRODESEN de la SENER, ya que este resume aspectos y resultados importantes de cada estudio mencionado en congruencia con la política energética nacional.
7 RESULTADOS DEL ESCENARIO PROSPECTIVO DE ENERGÍAS LIMPIAS
A fin de pronosticar la configuración de una matriz de generación eléctrica que dé viabilidad a las metas de energías limpias, se partió de las capacidades adicionales consideradas estratégicas en el PIIRCE por la SENER.
Este primer bloque considera la problemática actual en la operación del SEN y la actualización para mantener su eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad, seguridad y sustentabilidad; asimismo permite continuar con la integración de centrales eléctricas con energías limpias renovables intermitentes, ya que es imperativo su desarrollo e implementación para satisfacer las necesidades del país y para el respaldo de centrales eléctricas variables e intermitentes sin energía cinética (inercia física) y con reducida capacidad de aportación al nivel de cortocircuito.
Estos proyectos alcanzan una capacidad adicional de 8,858 MW que se requiere instalar entre 2023 y 2026, a partir de un conjunto de tecnologías convencionales y limpias prioritarias, que evitarán en el corto plazo cortes de energía eléctrica, principalmente en las penínsulas, y al mismo tiempo permitirán que se continúe con la integración de los proyectos de generación con energías limpias renovables identificados actualmente y en desarrollo. Entre las tecnologías seleccionadas para estos proyectos se tienen ciclos combinados, combustión interna, turbogás, hidroeléctricas, solar fotovoltaico, bancos de baterías y geotermoeléctrica. A continuación, se muestra la distribución de las adiciones de capacidad requeridas por tecnología (Fig. 49).
FIGURA 49 ADICIONES DE CAPACIDAD NETA DE PROYECTOS ESTRATÉGICOS DE
INFRAESTRUCTURA ENTRE 2023 Y 2026

FUENTE: SENER, PRODESEN (2023-2037), con información del CENACE y la CFE.
Asimismo, el PIIRCE presenta adiciones de capacidad considerando un proceso de optimización para proyectos en etapa de estudios e indicativos, los cuales podrían considerarse entre 2027 y 2037. Para este periodo se prevé la incorporación de capacidades de tecnologías solar, eólicas, ciclos combinados, hidroeléctrica, nuclear y bancos de baterías asociados a capacidades solar fotovoltaico y eólicas. Además, durante este lapso del escenario prospectivo se analizan incorporaciones de capacidad neta a partir de tecnologías de ciclo combinado, las cuales se segmentan en un bloque que utilizarían mezclas 70%-30% de metano-hidrógeno, y otras centrales que serían dedicadas a gas natural, en regiones que cuenten con suficiencia del recurso (Fig. 50).
FIGURA 50 ADICIONES DE CAPACIDAD NETA DE PROYECTOS ESTRATÉGICOS DE
INFRAESTRUCTURA ENTRE 2027 Y 2037
 
(Megawatts)

FUENTE: SENER, PRODESEN (2023-2037), con información del CENACE y la CFE.
De esta manera, el PIIRCE estimado y publicado por la SENER, tomó como supuesto la revisión de los proyectos con contrato de interconexión, proyectos estratégicos de infraestructura y centrales eléctricas indicativas en consonancia con metas optimistas de cumplimiento de la política energética nacional y la reducción de emisiones de GEI, considerando proyectos de generación flexibles con tecnologías convencionales y asíncronos con el objetivo de promover la instalación de los recursos suficientes para satisfacer el suministro eléctrico y garantizar la confiabilidad del SEN.
Al integrar los resultados del escenario, se tiene que para el periodo 2023-2026, sólo se consideran los proyectos firmes con contrato de interconexión y los considerados estratégicos de infraestructura necesarios para cumplir con la política energética nacional del Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024; a partir de 2027 se integran proyectos que resultan del proceso de optimización de mediano y largo plazos (de la simulación generada por programas estadísticos), cuyo objetivo es abastecer el suministro eléctrico y garantizar la eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad y seguridad del SEN, así como el cumplimiento de metas de energías limpias establecidas en la LTE y la reducción de GEI de los compromisos internacionales, de tal manera que se minimice el costo total de la operación del SEN en el mediano y largo plazos.
Así, se prevé que hacia 2037 se alcance una capacidad neta instalada de generación de electricidad de 157,098 MW en el país, mediante una diversidad de tecnologías. Lo anterior significa un incremento de 69.8% de la capacidad neta en operación de 2022 (Fig. 51).
FIGURA 51 EVOLUCIÓN DE LA INTEGRACIÓN DE CAPACIDAD DE GENERACIÓN DE ELECTRICIDAD
DEL PIIRCE, POR TECNOLOGÍA PARA EL PERIODO 2022-2037
(Megawatts)

1 Considera la proporción de 70% de gas natural de los Ciclos Combinados con mezcla de hidrógeno y las conversiones de 12 proyectos CC 100% gas natural a: 70% de gas natural y 30% de hidrógeno.
2 Considera Ciclos Combinados con mezcla de hidrógeno en una proporción de 30%.
FUENTE: SENER, PRODESEN (2023-2037), con información del CENACE y la CFE.
Con la anterior capacidad instalada de tecnologías se estaría pronosticando una generación de electricidad entre 2023 y 2037. Dicha generación sería equivalente a 511 Terawatts-hora (TWh) en 2037, es decir 45.6% más que el cierre estimado de 2023. Durante el periodo, la base firme predominante la darán las tecnologías de ciclo combinado, sin embargo, se estima que el bloque de tecnologías de generación a base de energías limpias alcanzará una producción de 217.9 TWh en el 2037 (Fig. 52).
FIGURA 52 EVOLUCIÓN DE LA GENERACIÓN DE ELECTRICIDAD POR TECNOLOGÍA DEL PIIRCE
PARA EL PERIODO 2023-2037
(Terawatts-hora)

1 Considera una mezcla del 70% gas y 30% hidrógeno verde.
FUENTE: SENER, PRODESEN (2023-2037), con información del CENACE y la CFE.
7.1 ACTUALIZACIÓN DE LAS METAS DE ENERGÍAS LIMPIAS A MEDIANO PLAZO
De acuerdo con las tendencias en generación de energía, se pueden establecer las metas de generación con energías limpias hacia los siguientes 15 años. En la siguiente figura se puede observar cómo la generación con energías limpias crecerá en su participación respecto al total de la generación de electricidad esperada entre 2023-2037 (Fig. 53).
FIGURA 53 PARTICIPACIÓN DE ENERGÍAS LIMPIAS EN LA GENERACIÓN DE ELECTRICIDAD DEL
SEN, 2023-2037
(Gigawatts-hora)
 

FUENTE: Conuee con información del CENACE.
Hacia el cierre de la presente Administración se esperaría alcanzar por lo menos el 35.1% de participación de las energías limpias en el total nacional, lo cual daría cumplimiento a los transitorios de la LTE (Fig. 54).
FIGURA 54 TRAYECTORIA DE PROGRESO DE LA META DE GENERACIÓN DE ELECTRICIDAD CON
ENERGÍAS LIMPIAS EN EL SEN, 2023-20371
(Porcentaje respecto al total)

1 considera la generación distribuida.
FUENTE: Conuee con información del CENACE.
7.2 PROSPECTIVA DE EFICIENCIA ENERGÉTICA
7.2.1 Mecanismo de elaboración y coordinación institucional del escenario prospectivo de eficiencia energética
Los escenarios de consumo final de energía fueron actualizados por la Conuee con el apoyo de la ADEME y la Consultora ENERDATA, bajo los acuerdos previos de cooperación técnica entre el Gobierno de Francia y el Gobierno de México, lo cual contó con la autorización de la SENER, ya que para la construcción de los escenarios de la Estrategia de 2020 se utilizó el modelo MedPro, y se adaptó a las condiciones de México.
El MedPro es un modelo bottom-up que mediante coeficientes técnico-económicos está diseñado para proyectar la demanda de energía y analizar a detalle los usos finales de la energía por sector de consumo, combinando en forma híbrida variables socioeconómicas y tecnológicas. Además, el modelo permite segmentar a través de un análisis de descomposición aquellos efectos provocados por variables no técnicas que también mueven el consumo de energía, facilitando la distinción del aporte neto de la eficiencia energética.
Una característica del MedPro es la flexibilidad de su configuración de acuerdo con la información disponible del país o región que se trate. Dicha configuración implicó seleccionar años base y los años de proyección, así como un nivel de detalle del modelo basado en los coeficientes técnicos conforme a la disponibilidad de información en México.
De esta manera, el modelo se habilitó bajo una configuración con coeficientes técnicos en cinco sectores de consumo final(9) (industria, residencial, servicios, transporte y agricultura) y ocho fuentes de energía (carbón, gas LP, gasolina, diésel, querosenos, turbosina, combustóleo, gas natural, electricidad y biomasa). Así, el modelo se configuró en una estructura arborescente que permite introducir series de tiempo del BNE que publica la SENER, las cuales son utilizadas para la calibración de las trayectorias. Una vez configurada la arquitectura del modelo a través de metodologías de balances de energía útil, se introducen todos los coeficientes técnico-económicos de usos finales de la energía recolectados por diversos estudios de la Conuee y entran en equilibrio con las estadísticas energéticas del consumo final.
La construcción del nuevo escenario de Transición Energética Soberana (TES 2.0) requirió de una combinación de modelos econométricos y modelos analíticos de simulación de coeficientes técnicos obteniendo dos escenarios complementarios:
·  Escenario de Línea base (LB), que representa las condiciones inerciales de consumo de energía por sector y fuente, así como la continuidad de políticas públicas de eficiencia energética vigentes en México; y
·  Escenario de Transición Energética Soberana (TES 2.0), que considera el reforzamiento de políticas públicas y programas de eficiencia energética vigentes que acelerarían el aprovechamiento óptimo de la energía en los sectores de uso final mediante la penetración de tecnologías identificadas con los mejores desempeños energéticos. Además, este escenario incluye tecnologías de usos finales de la energía que se han identificado como técnica y económicamente factibles en los sectores productivos y social, y que dado algún cobeneficio de la eficiencia energética identificado se introducirán en el país, aun sin programas o regulaciones de política pública consideradas al día de hoy.
Ambos escenarios proyectan el consumo final de energía, tomando como insumo el escenario macroeconómico proporcionado por la SENER a la Conuee, el cual es consistente con el que se desarrolló para el PRODESEN y el PIIRCE, descritos en la sección anterior. No obstante, el CENACE proporcionó el escenario de consumo final de electricidad a la Conuee, y esas proyecciones sectoriales se respetaron e introdujeron al MedPro para el periodo 2022-2036, como parte del escenario de LB.
Finalmente, el contraste de ambos escenarios ofrece el potencial técnico de ahorro de energía en cada sector de consumo final de energía por uso, bajo la premisa de que toda la población y los sectores productivos van adquiriendo las mejores tecnologías identificadas en el mercado nacional durante los primeros 15 años del escenario al 2050. Con estas trayectorias es posible identificar la intensidad de consumo final de energía a la que México podría llegar a aspirar durante el periodo de análisis prospectivo, y estableciendo con ello las metas de eficiencia energética.
7.2.2 Resultados del escenario prospectivo de eficiencia energética
Conforme lo establece la LTE, se actualizó la trayectoria de largo plazo y a partir de ello se toma el segmento de mediano plazo, por lo que se explican primero los resultados a 2050 y luego se puntualizan los aspectos del consumo de energía pronosticados para los siguientes 15 años.
Al respecto, se estima que el consumo final energético en el escenario de LB aumentará a una tasa anual de 2.1% hasta el año 2050, en tanto, el escenario de TES 2.0 presentaría una tasa de crecimiento de 0.03%, en ambos casos entre 2021 y 2050. A partir de estos resultados se identificó un potencial técnico factible de ahorro de energía de 45.5% entre los escenarios LB y TES 2.0 (Fig. 55). Cabe reiterar que este potencial existente es alcanzable bajo medidas de eficiencia energética y tecnologías que ya están disponibles, pero aún no se han generalizado a la población ni a los sectores productivos del país.
FIGURA 55 ESCENARIOS DEL CONSUMO FINAL ENERGÉTICO
(Petajoules)
 

FUENTE: Conuee, ADEME y ENERDATA.
Sin duda, la aportación que la eficiencia energética da a la autosuficiencia del sector energía es la capacidad de estabilizar el crecimiento del consumo final de energía de los sectores de uso final a través del acceso a tecnologías innovadoras y eficientes, incluyendo la gestión de patrones de uso de la energía, como ocurre en los países más desarrollados y como también ya ha ocurrido en México en algunos sectores y usos puntuales de la energía en años recientes.
Al analizar los resultados de los escenarios de consumo final de energía, también se realizó un análisis de descomposición que permite conocer la dinámica de factores de cambio que influyen en el consumo final de energía en cada sector. Si bien, se considera que habrá factores que llevarán a un incremento en el consumo de energía, proveniente del agregado de los sectores de uso final, tales como cambios en la actividad económica, crecimiento poblacional y la mejora en los estilos de vida, también se balancean por factores que influyen directamente en la disminución del consumo final de energía, como cambios estructurales y los ahorros de energía (Fig. 56).
FIGURA 56 ANÁLISIS DE DESCOMPOSICIÓN FACTORIAL DEL CONSUMO FINAL DE ENERGÍA HACIA
2050, AMBOS ESCENARIOS
(Petajoules)

FUENTE: Conuee, ADEME y ENERDATA.
En particular los impulsores para alcanzar la trayectoria hacia el 2050 del escenario de TES 2.0 serán:
·  El aumento significativo de la eficiencia energética de equipos y sistemas nuevos en el sector residencial.
·  La sustitución de equipos actualmente en operación por aquellos de alta eficiencia en los sectores industrial y comercial.
·  Un mayor uso del transporte público en los centros urbanos y reducción al máximo del uso del automóvil individual.
·  El incremento en los procesos de reciclado de industrias clave del país, así como un mayor interés por aprovechar cargas térmicas de calor residual.
·  La electrificación tanto como sea posible de los diferentes medios de transporte tanto públicos como privados.
Durante todo el periodo de análisis prospectivo el sector transporte seguirá dominando el consumo final de energía, seguido del sector industrial. El sector transporte será el que ofrece el mayor potencial hacia una posible estabilización del consumo de energía, ya que se identifica que un segmento importante de vehículos con rendimientos de combustible bajos aún se encuentra en circulación, los cuales estarían llegando al término de su vida útil que, combinado con la sustitución de vehículos privados nuevos de combustión interna en el mediano plazo, estarían moviendo el consumo del sector transporte. Posteriormente, la aportación de los vehículos híbridos y eléctricos adquieren proporciones significativas en el consumo del sector transporte (Fig. 57).
FIGURA 57 CONSUMO FINAL DE ENERGÍA POR SECTOR 2020-2050, AMBOS ESCENARIOS
(Petajoules)

FUENTE: Conuee, ADEME y ENERDATA.
Asimismo, en el sector transporte no se prevén cambios estructurales importantes que den factibilidad a un consumo de energía por debajo del escenario TES 2.0. En este sentido, el transporte de pasajeros y mercancías continuará siendo desarrollado por carreteras en ambos escenarios, seguido del transporte aéreo. Cabe señalar que el Escenario de Línea Base ya considera expansiones en el consumo eléctrico por la conclusión e incorporación del Tren Maya y el tren México-Toluca en los siguientes años, así como expansiones planeadas en el metro de la Ciudad México, el ferrocarril Suburbano, el tren ligero de Guadalajara y del Metrorrey de la Ciudad de Monterrey. Por lo que las oportunidades más significativas de reducción del consumo no se identifican por un efecto de sustitución por la electricidad en los primeros años del escenario, si no, más bien en la necesidad de incrementar la eficiencia promedio nacional de vehículos ligeros y pesados del país (Fig. 58).
Las consideraciones fundamentales que impulsarán el escenario TES 2.0 son:
·  El reordenamiento urbano que llevará a la redensificación de las zonas centrales en las ciudades, reduciendo necesidades de movilidad.
·  El desarrollo de infraestructura en las ciudades que favorece la movilidad multimodal, incluyendo un mayor uso de transporte público y del no motorizado.
·  El uso generalizado de las tecnologías de información y comunicación como herramienta que facilita la movilidad en las ciudades.
·  El crecimiento de la generación distribuida de electricidad en edificios, que incluye sistemas de almacenamiento y autos eléctricos, conectados a la red eléctrica bajo el esquema de redes inteligentes.
·  La electrificación masiva del transporte, tanto de personas como el de carga, así como el público y el privado.
FIGURA 58 CONSUMO FINAL DE ENERGÍA POR MODALIDAD DE TRANSPORTE 2020-2050, AMBOS
ESCENARIOS
(Petajoules)

FUENTE: Conuee, ADEME y ENERDATA.
En el caso del sector industrial se espera que continue siendo un sector de consumo intensivo de energía, especialmente en la transformación de materiales del país. En los últimos años la transformación tecnológica de la propia industria había modificado los procesos industriales, y por lo tanto su intensidad energética. Esto se debe, entre otros factores, a la necesidad del sector por adoptar las mejores prácticas para incrementar su productividad y mantener su competitividad en los mercados nacionales e internacionales.
En ambos escenarios del consumo de energía del sector industrial se señala que el gas natural y la electricidad seguirán siendo las principales fuentes para cubrir las necesidades energéticas de la industria. En el escenario base se estima que la electricidad se convertirá en el energético más importante del sector, ya que representará 43.5% de la demanda de energía en 2050, mientras que en el escenario TES 2.0 su participación en el consumo del sector llega a 39.7% (Fig. 59). Si bien, otros combustibles como el gas natural perderían un poco de importancia en la matriz energética del sector, el incremento del consumo de electricidad del sector no la convertirá en el principal energético, aun con lo documentado recientemente en la pandemia. Sin embargo, la electricidad será impulsada por la actividad de ramas industriales menos intensivas y que la utilizan como su principal fuente de energía, tales como la industria automotriz y las PyMEs del sector industrial.
En general, en el escenario de TES 2.0 se consideran medidas que buscan incrementar la eficiencia energética en distintos subsectores de la industria, entre las que se encuentran:
·  Implementación de Sistemas de Gestión de la Energía (SGEn).
·  Aprovechamiento de tecnologías de reciclaje para residuos industriales y productos derivados, así como la optimización de materiales y materias primas.
·  Automatización de los procesos de manufactura.
·  Implementación de sistemas de cogeneración para aprovechar la producción simultánea de calor útil y electricidad en la industria.
·  Sustitución masiva de equipos ineficientes u obsoletos.
·  Desarrollo e innovación de tecnologías para el ahorro de energía, principalmente en las industrias altamente intensivas.
·  Desarrollo de estándares de rendimiento energético para equipos y sistemas.
·  Aprovechamiento de energías renovables para producir calor de proceso y reducir consumos de combustibles fósiles.
FIGURA 59 CONSUMO FINAL DE ENERGÍA DEL SECTOR INDUSTRIAL 2020-2050, AMBOS
ESCENARIOS
(Petajoules)

FUENTE: Conuee, ADEME y ENERDATA.
Al estimar los impactos que las acciones de eficiencia energética podrían tener en los escenarios de consumo de energía del sector residencial, se obtiene una expectativa parecida a la del sector transporte, es decir que al optimizar el consumo energético en las viviendas habitadas se logrará que la energía requerida en 2050 sea muy similar a la actual, aun considerando que en el horizonte prospectivo crecerá la población, se esperan mejores condiciones de vida con más servicios energéticos de calidad e incluso una mayor demanda de energía por las condiciones climáticas en las viviendas, especialmente para el acondicionamiento de espacios.
Asimismo, la cocción de alimentos continuará siendo el servicio energético más intensivo hacia 2050 en ambos escenarios. Por su parte, el consumo de electricidad para el uso del aire acondicionado y los electrodomésticos crecerá a pesar del establecimiento y actualización de normas o estándares de eficiencia energética, lo cual tendrá su origen en incrementos en el número de equipos promedio por hogar y un aumento creciente por la necesidad de climatización de espacios en zonas cálidas del país. En el caso de la iluminación, seguirá disminuyendo su participación en el total del consumo del sector residencial, esto debido a una mayor penetración tecnológica de los LED's.
En el escenario de TES 2.0, la evolución del desempeño energético de los electrodomésticos, el reemplazo de los existentes por equipos más eficientes para los distintos usos finales en el hogar, así como la mayor penetración de los calentadores solares no sólo reducirá 36.8% la intensidad energética de las viviendas en 2050 respecto al escenario base, sino que se reducirá 22.2% el consumo de electricidad por vivienda en relación al promedio actual, aún con mayor tenencia de equipos electrodomésticos por hogar (Fig. 60).
FIGURA 60 CONSUMO FINAL DE ENERGÍA DEL SECTOR RESIDENCIAL 2020-2050, AMBOS
ESCENARIOS
(Petajoules)

 
FUENTE: Conuee, ADEME y ENERDATA.
El sector comercial y de servicios posee un potencial técnico de ahorro de energía de 52.8% que podría capturarse hacia 2050 (Fig. 61). A partir de información disponible en la Conuee, el principal potencial a nivel nacional dentro del sector terciario se encuentra en la iluminación y equipos eléctricos y electrónicos, seguido en importancia los usos térmicos y aire acondicionado. Sin duda, el caso del alumbrado público en años recientes es un ejemplo exitoso en relación a que las tecnologías eficientes de LED y la energía distribuida proveniente de sistemas fotovoltaicos continuarán disminuyendo los consumos energéticos de este servicio público hacia el futuro.
FIGURA 61 CONSUMO FINAL DE ENERGÍA DEL SECTOR COMERCIAL Y SERVICIOS 2020-2050,
AMBOS ESCENARIOS
(Petajoules)

FUENTE: Conuee, ADEME y ENERDATA.
En general, lo que muestran estos escenarios es una marcada tendencia hacia la electrificación de los usos energéticos que se va fortaleciendo, por lo que permanece como uno de los factores de cambio que más contribuirá a la transición energética y mitigación del cambio climático de México, así como se demuestra a nivel internacional, sin embargo, este crecimiento difícilmente será parecido al observado en las últimas tres décadas.
Por tanto, el consumo de electricidad del país seguirá en aumento, principalmente por la electrificación paulatina del sector transporte, que se logrará con políticas asociadas no solo a la tecnología de los vehículos sino también a un conjunto de transformaciones profundas en los modos de movilidad de personas y mercancías, pero también el sector industrial muestra tendencias crecientes de electrificación.
A partir de los resultados anteriores, y considerando lo establecido en la LTE, al hacer un acercamiento a la trayectoria de 15 años, se tiene que hay un potencial técnico de ahorro de energía de 31.2% respecto a los niveles actuales. En esa trayectoria los principales sectores que ofrecerán los mayores potenciales de ahorro de energía serán los sectores transporte e industrial (Fig. 62), por lo que se recomienda concentrar prioritariamente las siguientes políticas públicas de eficiencia energética hacia estos sectores.
FIGURA 62 COMPARACIÓN ENTRE LOS ESCENARIOS DE LINEA BASE Y TES 2.0 POR SECTOR EN
20361
(Petajoules)

1La suma puede no coincidir con los totales debido al redondeo de las cifras.
FUENTE: Conuee, ADEME y ENERDATA.
7.2.3 Actualización de la meta de eficiencia energética
La meta de eficiencia energética refleja la velocidad a la que se desacopla el consumo final de energía del crecimiento económico, lo que resulta en una mejora de la productividad energética del país. Esto implica que, al comparar las mejoras en la eficiencia energética entre el escenario de TES 2.0 y el escenario base, se observará un menor crecimiento del consumo de energía en el primero, en relación con el segundo, a pesar de experimentar el mismo crecimiento económico esperado.
Tomando como referencia los escenarios de consumo final de la energía realizados, se tiene que México podría estabilizar su crecimiento de consumo energético hacia los siguientes 15 años mediante medidas y tecnologías de eficiencia energética, siempre que se logren reducciones de 2.9% por año en la intensidad de consumo final.
Esta meta es viable aun en las condiciones de crecimiento económico y poblacional establecidas en el escenario macroeconómico establecido por la SENER para este ejercicio de planeación, toda vez que todas las tecnologías eficientes que fueron simuladas ya se encuentran disponibles en el mercado nacional (Fig. 63).
FIGURA 63 TRAYECTORIA DE PROGRESO DE LA META DE EFICIENCIA ENERGÉTICA, 2022-2036

FUENTE: Conuee, ADEME y ENERDATA.
8 POLÍTICAS Y LINEAS DE ACCIÓN HACIA LA TRANSICIÓN ENERGÉTICA.
Las políticas y acciones correspondientes a esta Actualización parten de la aplicación de las mejores prácticas internacionales, de los programas existentes y de las recomendaciones hechas por expertos en el sector durante el ejercicio de revisión anual, todo ello bajo los tres objetivos establecidos para la Estrategia de Transición:
·      Establecer las metas y la hoja de ruta para la implementación de las metas de eficiencia energética y Energías Limpias.
·      Fomentar la reducción de emisiones contaminantes originadas por la industria eléctrica.
·      Reducir bajo criterios de viabilidad económica, la dependencia del país de los combustibles fósiles como fuente primaria de energía.
Las líneas de acción de la Estrategia tienen los siguientes propósitos:
A.    Resolver los problemas identificados que obstaculicen el cumplimiento de las metas de energías limpias y eficiencia energética.
B.    Reducir bajo condiciones de viabilidad económica y sustentabilidad, la contaminación ambiental originada por la industria eléctrica.
C.    Reducir la dependencia del país de los combustibles fósiles como fuente primaria de energía en el mediano plazo.
D.    Promover el cumplimiento de las metas de energías limpias y eficiencia energética.
E.    Promover el desarrollo futuro de las energías limpias y sus tecnologías como elementos que contribuyen al desarrollo y bienestar socioeconómico del país.
Las líneas de acción que se plantean se identifican en cuatro vertientes:
·      Ahorro y uso eficiente de energía.
·      Aprovechamiento de energías limpias.
.      Desarrollo e Impacto social
·      Desarrollo de infraestructura integradora.
8.1 LÍNEAS DE ACCIÓN DE LA ESTRATEGIA
La configuración de un nuevo sistema energético con energías limpias requiere el diseño, implementación y evaluación de políticas públicas que garanticen marcos propicios para las acciones del sector público y privado, que incluyen metas con un plazo para alcanzarlos, regulaciones técnicas y económicas, desarrollo de capacidades institucionales y de recursos humanos, financiamiento y recursos, mecanismos de supervisión y seguimiento de acciones. Todo eso con base en la legislación y normatividad vigente, en conjunto con los planes de trabajo de las distintas dependencias del sector.
En esta perspectiva, las acciones de la Estrategia se definen bajo seis categorías: (1) investigación, desarrollo e innovación; (2) regulaciones; (3) instituciones; (4) desarrollo de capacidades y recursos humanos, y (5) mercados y financiamiento, más una categoría adicional para las energías solar y eólica en materia de (6) almacenamiento.
-   Investigación, desarrollo e innovación. Movilizar todos los recursos disponibles para acelerar la investigación, desarrollo, demostración e implementación de nuevas tecnologías es fundamental para una política de estado soberana para la transición energética.
-   Regulaciones. Las reglas que emite el Estado y que norman las actividades económicas y sociales de los particulares. Mediante estas reglas se pretende garantizar el funcionamiento eficiente de los mercados, generar certeza jurídica, garantizar derechos de propiedad, evitar daños inminentes o bien atenuar o eliminar daños existentes a la salud o bienestar de la población, a la salud animal y vegetal, al medio ambiente, a los recursos naturales o a la economía. Por ello, las regulaciones son las reglas o normas emitidas por el gobierno para garantizar beneficios sociales.
-   Instituciones. Las instituciones sirven para coordinar el diseño, implantación, operación y evaluación de las políticas, programas y proyectos. Ante un proceso dinámico y de largo alcance como lo que se plantea en la presente Estrategia, el marco institucional tiene que mejorar, evolucionar y adecuarse a necesidades cambiantes. Por el carácter complejo de estos procesos, es importante contar con una buena coordinación interinstitucional, que incluya la participación del sector privado y de otros actores relevantes para generar consenso y llevar adelante las políticas, programas y proyectos.
-   Capacidades técnicas y recursos humanos. El proceso de transición energética requiere un proceso de adopción masivo de tecnología y mejores prácticas que evolucionan y se modifican, generando nuevas oportunidades y necesidades. Por esta razón, es fundamental contar con recursos humanos suficientes y calificados que diseñen, implanten, operen y mantengan no sólo elementos tecnológicos sino también los programas y las políticas que se requieran.
-   Mercados y financiamiento. El principal costo de la energía renovable y de la eficiencia energética es el de la inversión, por lo que es necesario el financiamiento soberano para aprovecharlas, y éste debe tener condiciones para poder fluir de manera suficiente, a los menores costos de transacción y de acuerdo con las oportunidades que el cambio regulatorio y tecnológico permitan.
-   Almacenamiento. Uno de los retos de las energías renovables es la necesidad del aprovechamiento en sitio de la electricidad generada. En esta Actualización se añaden líneas en la materia de almacenamiento para así propiciar el desarrollo de las energías solares y eólicas, el fortalecimiento de su generación e incorporación a la matriz energética, y su contribución a la resiliencia energética del país.
8.1.1 Ahorro y uso eficiente de energía
Este conjunto de acciones se lleva a cabo en cinco sectores:
a.     Transporte
b.     Industria
c.     Edificaciones
d.     Servicios públicos municipales
e.     Agroindustria
Es necesario acelerar y dirigir esfuerzos de eficiencia energética nacional hacia los sectores transporte e industria, para estar en condiciones de cumplir con las metas establecidas, ya que éstos permitirán alcanzar 84% de la reducción del consumo final de energía hacia 2050, además de mantener vigentes las políticas actuales de eficiencia energética dirigidas a cambios tecnológicos de equipos del sector residencial y comercial-servicios.
Asimismo, se tiene en cuenta una marcada tendencia hacia la electrificación, ya que la electricidad es la forma de energía más fácil de controlar, transportar y distribuir; también es la más limpia en el punto de uso respecto a otros energéticos, por lo que será uno de los factores de cambio que más contribuya a la transición energética y mitigación del cambio climático a nivel nacional e internacional.
8.1.1.1 Transporte
El sector transporte, que es el mayor consumidor de energía a nivel nacional con el 46% del consumo energético final, es clave en el cumplimiento de metas de largo plazo en la transición energética. La evolución de este sector está determinada por la innovación tecnológica y la electrificación de procesos. Sin embargo, la electrificación del transporte no está relacionada sólo con el cambio tecnológico de los vehículos, sino también con la adaptación y crecimiento organizado de las ciudades, necesarios para una reducción en la emisión de CO2, y necesarios para el robustecimiento de las redes públicas de transporte y formas de movilidad alternativas (ej. Bicicleta).
Dada la complejidad y la gran variedad de factores que afectan al transporte, se establecen tres líneas generales de acción para la transición tecnológica y energética de este sector (Tablas 3, 4, 5 y 6):
· En tecnologías vehiculares eficientes.
· En infraestructura que facilite la integración de diversas modalidades de transporte.
· En urbanización, planeación de las ciudades y reducción de la necesidad de movilidad.
TABLA 3 ACCIONES EN TECNOLOGÍAS VEHICULARES EFICIENTES
Categorías
Líneas de Acción
Regulaciones y política
pública
· Ampliar y fortalecer las NOMs de rendimiento mínimo de combustible para todos los vehículos automotores.
· Ampliar y fortalecer las NOMs de calidad de combustibles de forma responsable y que permita una transición ordenada al uso de tecnologías y combustibles más limpios.
· Fortalecer la regulación del tránsito vehicular con base en rendimiento de combustibles.
· Fortalecer la política fiscal considerando las externalidades de los combustibles fósiles utilizados en el transporte.
· Promover el uso de vehículos híbridos, eléctricos y con tecnologías eficientes.
Capacidades técnicas y
recursos humanos
· Desarrollar programas de preparación de especialistas en eficiencia energética asociados a la manufactura en el sector.
Mercados y
financiamiento
· Promover el establecimiento de programas de renovación del parque vehicular que incluyan el uso de vehículos híbridos, eléctricos, con tecnologías eficientes, y que consideren el reciclaje de componentes.
. Promover un porcentaje de integración anual de parque vehicular eléctrico/hibrido
Investigación, desarrollo
e innovación
· Desarrollar un mapa de ruta para la sustitución gradual del uso de combustibles fósiles por tecnologías vehiculares eficientes y más limpias.
Las líneas de acción en cursivas son aquellas líneas de acción que fueron actualizadas, o bien, fueron añadidas. Mayor detalle: Revisión de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios.
TABLA 4 ACCIONES EN INFRAESTRUCTURA QUE FACILITE LA INTEGRACIÓN DE DIVERSAS
MODALIDADES DE TRANSPORTE.
Categorías
Líneas de Acción
Regulaciones y políticas
públicas
· Promover programas obligatorios de sustitución del parque vehicular del transporte público por vehículos de alto rendimiento energético, incluyendo vehículos híbridos y eléctricos.
· Desarrollar el marco regulatorio y normativo para la incorporación de infraestructura de carga de vehículos eléctricos al Sistema Eléctrico Nacional.
· Desarrollar políticas y normatividad para el mejoramiento y aprovechamiento de la infraestructura para las diversas modalidades de transporte, buscando su integración con el acceso a nuevas tecnologías.
Instituciones
· Establecer un programa nacional de fortalecimiento de instituciones municipales encargadas de la movilidad urbana.
· Fortalecer los esquemas de coordinación subnacional para facilitar la interconectividad del transporte público.
Capacidades técnicas y
recursos humanos
· Desarrollar programas de innovación para la formación y capacitación de especialistas en la planeación, desarrollo y operación de sistemas de movilidad multimodal y promover la participación de personal calificado en los proyectos de electrificación del transporte y electromovilidad.
Mercados y
financiamiento
· Promover el desarrollo de infraestructura para las diversas modalidades de movilidad.
Investigación, desarrollo
e innovación
· Fortalecer la capacidad de centros de investigación para apoyar el desarrollo, innovación, seguimiento y evaluación de tecnologías y modelos de movilidad urbana.
Las líneas de acción en cursivas son aquellas líneas de acción que fueron actualizadas, o bien, fueron añadidas. Mayor detalle: Revisión de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de
Tecnologías y Combustibles más Limpios.
TABLA 5 ACCIONES EN URBANIZACIÓN, PLANEACIÓN DE LAS CIUDADES Y REDUCCIÓN DE LA
NECESIDAD DE MOVILIDAD
Categorías
Líneas de Acción
Regulaciones y política
pública
· Fortalecer la política de expansión vertical urbana y de movilidad multimodal.
Instituciones
· Diseñar e implementar programas de fortalecimiento de capacidades de diseño y gestión de acciones de reordenamiento urbano en los gobiernos subnacionales.
Capacidades técnicas y
recursos humanos
· Desarrollar programas de formación de especialistas en la planeación, desarrollo y operación de planes y programas de reordenamiento urbano.
Mercados y
financiamiento
· Desarrollar infraestructura de movilidad y programas de reordenamiento urbano.
Investigación, desarrollo
e innovación
· Fortalecer la capacidad de los centros académicos y de investigación para el desarrollo, seguimiento y evaluación de programas de reordenamiento urbano.
 
TABLA 6 PRINCIPALES TECNOLOGÍAS EFICIENTES EN EL SECTOR TRANSPORTE
Tecnologías o
enfoques
sistemáticos
Grado de
madurez
Tendencia de
desarrollo
Costo de la tecnología
Nivel de uso de la
tecnología
Global
Global
Local
Global
Local
Global
Mejoras motrices y
de diseño
aerodinámico
Alto
Rápida
Medio
Medio
Alto
Alto
Vehículos Flex-Fuel
Alto
Rápida
Bajo
Bajo
Bajo
Medio
Autos eléctricos e
híbridos
Alto
Rápida
Alto
Alto
Bajo
Medio
Infraestructura para
la movilidad
Alto
Lenta
Alto
Alto
Bajo
Medio
Sistemas de
conducción
inteligente
Bajo
Lenta
Alto
Alto
Nulo
Bajo
FUENTE: Conuee con información de IEA e IRENA.
8.1.1.2 Industria
Las industrias han sido el motor del consumo de energía y sus instalaciones siguen siendo puntos de uso de grandes volúmenes de demanda de consumibles y electricidad, en especial para la transformación de materiales. En México, la industria se ubica como el segundo mayor consumidor de energía en el país (Tablas 7 y 8).
TABLA 7 ACCIONES EN INDUSTRIA
Categorías
Líneas de Acción
Regulaciones y política
pública
· Unificar criterios para requisitar información ambiental y energética para grandes usuarios de energía.
· Fortalecer la política fiscal con criterios de eficiencia energética y uso de energías limpias.
· Actualizar el marco regulatorio para fomentar el potencial de cogeneración eficiente y energías limpias.
· Homologar la regulación ambiental y de desempeño energético con socios comerciales.
· Desarrollar programas de incentivos, acreditaciones y reconocimientos para promover los Sistemas de Gestión de Energía (SGEn).
· Fortalecer y ampliar los programas de promoción para eficiencia energética y uso de energías limpias en PyMES y MiPyMEs.
Instituciones
· Fortalecer los sistemas y los programas asociados a certificaciones internacionales en materia de eficiencia energética y protección al ambiente aplicados a la industria.
· Fomentar los esquemas de funcionamiento de Empresas de Servicios Energéticos (ESCO) para instalaciones industriales del sector público y privado.
Capacidades técnicas y
recursos humanos
· Establecer programas de gran alcance para el desarrollo de capacidades nacionales para la implantación y certificación de SGEn.
· Establecer programas de capacitación permanente de cuadros directivos y de soporte para diseñar e implementar proyectos y programas de eficiencia energética y aprovechamiento de energías limpias en el sector industrial.
Mercados y
financiamiento
· Promover la implementación de SGEn en industrias, así como programas para la adopción de tecnologías que mejoren el nivel de eficiencia energética y reduzcan el impacto ambiental.
· Desarrollar mecanismos para impulsar la eficiencia energética en este sector.
Investigación, desarrollo
e innovación
· Desarrollar y fortalecer capacidades de investigación, adopción y asimilación tecnológica asociadas a materiales, equipos, sistemas y procesos de carácter industrial orientados a las necesidades de la industria nacional.
Las líneas de acción en cursivas son aquellas líneas de acción que fueron actualizadas, o bien, fueron añadidas. Mayor detalle: Revisión de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios.
TABLA 8 PRINCIPALES TECNOLOGÍAS EFICIENTES EN EL SECTOR INDUSTRIAL
Tecnologías o
enfoques
sistémicos
Grado de
madurez
Tendencia de desarrollo
Costo de
la
tecnología
Nivel de uso de la tecnología
Global
Global
Local
Global
Local
Global
Sistemas de
gestión de la
energía
Alto
Rápida
Alto
Medio
Bajo
Medio
Cogeneración
eficiente
Alto
Rápida
Medio
Medio
Bajo
Alto
Captura y
secuestro de
carbono
Medio
Lenta
Alto
Alto
Nulo
Demostrativo
Reciclaje y
aprovechamiento
de residuos
Alto
Moderada
Medio
Medio
Medio
Alto
Uso de las
mejores
tecnologías
disponibles (BAT)
Alto
Rápida
Alto
Alto
Medio
Alto
FUENTE: Conuee con información de IEA e IRENA.
8.1.1.3 Edificaciones
Los edificios son importantes consumidores de energía, en México representan alrededor de una quinta parte del total nacional. Su consumo de energía representa un área de oportunidad para la mejora de la eficiencia energética y para aprovechamiento de energías limpias (Tablas 9 y 10).
TABLA 9 ACCIONES EN EDIFICACIONES
Categorías
Líneas de Acción
Regulaciones y política
pública
· Integrar y aplicar códigos de conservación de energía en los reglamentos de construcción estatales y/o municipales para edificaciones nuevas o en reconversión.
· Mantener, actualizar y fortalecer las NOM de eficiencia energética y de instalaciones eléctricas, así como sus sistemas de evaluación de la conformidad.
· Promover la implementación de acciones de eficiencia energética, uso de energías limpias y la medición del desempeño energético en las edificaciones y el estado de sus instalaciones eléctricas.
· Implementar encuestas nacionales y regionales sobre características, equipamiento y patrones de consumo energético y estado de instalaciones eléctricas en edificaciones.
· Impulsar mecanismos de contratos de desempeño energético para edificios existentes en la Administración Pública.
· Establecer registros públicos de edificaciones que permitan caracterizar y monitorear su desempeño energético.
· Incluir criterios de desempeño energético en los procesos públicos de adquisiciones.
Instituciones
· Fortalecer las capacidades estatales y municipales para la integración y el cumplimiento de elementos de eficiencia energética y de instalaciones eléctricas en sus reglamentos de construcción y de manejo de programas de eficiencia energética en edificios.
Capacidades técnicas y
recursos humanos
· Desarrollar capacidades de modelado de desempeño energético en edificaciones en el sector de la construcción.
· Elaborar normas, programas de capacitación y esquemas de certificación de instaladores y constructores calificados para la instalación de tecnologías eficientes relacionadas con la envolvente térmica e instalaciones eléctricas.
· Establecer programas y/o instituciones para profesionalizar a los administradores energéticos de edificios.
Mercados y
financiamiento
· Fortalecer programas de financiamiento para la adquisición de productos y/o sistemas de alta eficiencia o de energía renovable en el equipamiento de edificios nuevos o existentes.
· Establecer reconocimientos a los productores y agentes que superan las normas de eficiencia energética en niveles de cumplimiento, a fin de impulsar las mejores prácticas de construcción energéticamente eficiente.
Investigación, desarrollo
e innovación
· Fortalecer las capacidades nacionales y regionales de investigación relativas al uso de energía en edificios.
Las líneas de acción en cursivas son aquellas líneas de acción que fueron actualizadas, o bien, fueron añadidas. Mayor detalle: Revisión de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios.
TABLA 10 PRINCIPALES TECNOLOGÍAS EFICIENTES EN EL SECTOR DE EDIFICACIONES
Tecnologías o
enfoques
sistémicos
Grado de
madurez
Tendencia de
desarrollo
Costo de la tecnología
Nivel de uso de la
tecnología
Global
Global
Local
Global
Local
Global
Envolvente térmica
Alto
Rápida
Medio
Medio
Bajo
Alto
Sustitución de
combustibles
Alto
Rápida
Bajo
Bajo
Medio
Alto
Termosolar y
bombas de calor
Alto
Rápida
Medio
Medio
Bajo
Alto
Cogeneración
eficiente
Alto
Rápida
Medio
Medio
Bajo
Medio
Reflectivas
Alto
Rápida
Bajo
Bajo
Bajo
Medio
Sistemas de
calefacción y
enfriamiento
eficientes
Alto
Rápida
Alto
Medio
Bajo
Alto
Cocinas,
electrodomésticos e
iluminación
eficiente
Alto
Rápida
Bajo
Bajo
Medio
Alto
FUENTE: Conuee con información de IEA e IRENA.
8.1.1.4 Servicios públicos municipales
En México el consumo energético de los servicios públicos representa el 0.7% del total nacional. Para los municipios, una parte importante de su presupuesto parte del costo del alumbrado público y bombeo de agua. El alto costo, junto con los niveles de endeudamiento de los municipios, dificulta la obtención de financiamiento para la eficiencia energética de la provisión de estos servicios (Tabla 11).
TABLA 11 ACCIONES EN SERVICIOS PÚBLICOS MUNICIPALES
Categorías
Líneas de Acción
Regulaciones y política
pública
· Actualizar normas técnicas relacionadas con el diseño y operación de servicios municipales con TIC integradas, asociadas al concepto de ciudades inteligentes.
Instituciones
· Fortalecer sistemas de información para la administración de servicios municipales.
· Fortalecer programas de asistencia técnica para la mejora de los servicios municipales.
· Promover la colaboración entre ayuntamientos y organismos operadores municipales para la promoción de mejores prácticas en el diseño y operación de servicios públicos municipales.
Capacidades técnicas y
recursos humanos
· Diseñar programas para el desarrollo de capacidades en materia de eficiencia energética y energías limpias de funcionarios responsables de los servicios municipales.
· Desarrollar programas de formación y capacitación de técnicos en instalación, operación y mantenimiento de equipos y sistemas asociados a servicios municipales.
Mercados y
financiamiento
· Fortalecer programas para la mejora de los servicios municipales en materia de uso y ahorro de la energía.
· Promover esquemas de contratos de desempeño en materia de eficiencia energética en servicios municipales.
· Desarrollar mecanismos para impulsar la eficiencia energética y el uso de energías renovables a nivel municipal.
Investigación, desarrollo
e innovación
· Desarrollar y fortalecer capacidades de investigación, desarrollo, adopción y asimilación tecnológica asociadas a TIC en servicios municipales.
Las líneas de acción en cursivas son aquellas líneas de acción que fueron actualizadas, o bien, fueron añadidas. Mayor detalle: Revisión de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios.
8.1.1.5 Agroindustria
El sector agropecuario representa el 3.3% del consumo final de energía en México. La industrial relacionada con la agricultura se enfrenta a una desigualdad considerable en el acceso a tecnologías e insumos, junto con un retraso tecnológico, lo que permite que el potencial de mejora considere el uso de energías limpias. (Tabla 12).
TABLA 12 ACCIONES EN AGROINDUSTRIA
Categorías
Líneas de Acción
Regulaciones y política
pública
· Fortalecer un marco de políticas coordinadas, estables y de largo plazo, para la implementación de acciones de eficiencia energética y el uso de energías limpias en la agroindustria.
· Desarrollar normas técnicas aplicables a equipos y sistemas utilizados en la agricultura.
· Fortalecer el cumplimiento de normas y regulaciones técnicas aplicables a sistemas de bombeo de agua.
Instituciones
· Fortalecer el cumplimiento de normas y regulaciones técnicas aplicables a sistemas de bombeo de agua.
Capacidades técnicas y
recursos humanos
· Desarrollar programas de capacitación en eficiencia energética y aprovechamiento de energías limpias en la agroindustria.
Mercados y
financiamiento
· Fortalecer programas de financiamiento para la adopción de tecnología que mejore la eficiencia energética y reduzca el impacto ambiental de equipos y sistemas utilizados en la agroindustria.
Investigación, desarrollo
e innovación
· Desarrollar y fortalecer capacidades de investigación, desarrollo, adopción y asimilación tecnológica asociadas a materiales, equipos, sistemas y procesos de carácter industrial orientados a las necesidades de la agroindustria.
Las líneas de acción en cursivas son aquellas líneas de acción que fueron actualizadas, o bien, fueron añadidas. Mayor detalle: Revisión de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios.
8.1.2 Energías Limpias
Este conjunto de acciones se lleva a cabo en seis sectores:
a. Bioenergía.
b. Energía eólica.
c. Energía solar.
d. Geotermia.
e. Hidroenergía y energías del océano.
f. Captura y almacenamiento de carbono.
8.1.2.1 Bioenergía
Dadas las actividades económicas y los recursos disponibles del país, la producción de bioenergía tiene un potencial importante de aprovechamiento y retos importantes en cuanto a manejo ambiental sustentable. De acuerdo con el Inventario Nacional de Energías Renovables (INERE), existe un potencial probado y probable de 436.8 MW y una generación anual de 2,141.3 GWh en 2022 (Tablas 13 y 14).
TABLA 13 ACCIONES EN BIOENERGÍA
Categorías
Líneas de Acción
Regulaciones y política
pública
· Fortalecer el marco de políticas para la producción sustentable de bioenergéticos, aumentando la certidumbre a la inversión.
· Establecer normas y regulaciones técnicas aplicables a la producción de bioenergéticos con criterios de sustentabilidad y con referencia a la calidad y manejo, esquemas de certificación y verificación de sus cadenas de valor.
· Armonizar marcos legales propicios para el aprovechamiento energético de los Residuos Sólidos Urbanos y el reciclaje de materiales, en todos los niveles de gobierno.
Instituciones
· Desarrollar e implantar un sistema nacional de gestión del uso sustentable del suelo que promueva que la tierra agrícola y forestal se utilice de manera equilibrada y sustentable.
· Fortalecer capacidades institucionales para la aplicación del marco jurídico relativo a la elaboración y aprovechamiento de los bioenergéticos.
· Promover el uso y adquisición de bioenergéticos en las empresas del sector público y privado.
· Promover el desarrollo y uso de bioenergéticos sostenibles de aviación por parte de las instituciones del sector público, en función de las capacidades nacionales.
Capacidades técnicas y
recursos humanos
· Desarrollar programas de capacitación en planeación y financiamiento de procesos y operación de tecnologías más avanzadas de pretratamiento, producción, mejora y aprovechamiento de bioenergéticos.
· Establecer programas y/o instituciones para profesionalizar a los certificadores y verificadores de cadenas de valor sustentables de los bioenergéticos.
Mercados y
financiamiento
· Evaluar el establecimiento de programas de financiamiento a las comunidades rurales que produzcan bioenergéticos, favoreciendo el uso de tierras degradadas no adecuadas para cosechas alimentarias.
· Fortalecer la promoción de programas de incentivos económicos y fiscales para el desarrollo de bioenergéticos y sus cadenas de valor.
· Promover la inversión para incrementar la participación de los biocombustibles en la matriz energética
· Evaluar la implementación de programas de financiamiento o incentivos para municipios y el sector privado para el aprovechamiento de los Residuos Sólidos Urbanos en la generación de energía.
Investigación, desarrollo
e innovación
· Fortalecer las capacidades nacionales y regionales de investigación para aprovechar bioenergéticos de segunda generación.
· Desarrollar y fortalecer la capacidad de análisis sobre el impacto económico y ambiental de la producción de bioenergéticos y sus ciclos de vida.
Las líneas de acción en cursivas son aquellas líneas de acción que fueron actualizadas, o bien, fueron añadidas. Mayor detalle: Revisión de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios.
TABLA 14 PRINCIPALES TECNOLOGÍAS EFICIENTES PARA EL APROVECHAMIENTO DE BIOENERGÍA
Tecnologías o
enfoques
sistémicos
Grado de
madurez
Tendencia de
desarrollo
Costo de la tecnología
Nivel de uso de la
tecnología
Global
Global
Local
Global
Local
Global
Estufas eficientes y
ahorradoras de leña
Alto
Rápida
Bajo
Bajo
Medio
Medio
Secado de biomasa
y Torrefacción
Alto
Rápida
Medio
Medio
Bajo
Alto
Biodigestores para
el aprovechamiento
de biogás
Alto
Rápida
Medio
Medio
Bajo
Alto
Biocombustibles
sólidos: Pellets
Alto
Rápida
Medio
Medio
Nulo
Alto
Gasificación para
producir hidrógeno
Bajo
Moderada
Alto
Alto
Nulo
Bajo
Biocombustibles de
primera y segunda
generación
Alto
Rápida
Medio
Bajo
Bajo
Medio
Biocombustibles
avanzados
Alto
Rápida
Alto
Alto
Nulo
Medio
FUENTE: Conuee con base en la IEA e IRENA.
8.1.2.2 Energía eólica
La energía eólica ha mostrado en los últimos cuatro años un crecimiento importante dentro de las energías renovables. Sin embargo, dentro de sus retos se encuentra su distribución y almacenamiento. En 2022, la energía eólica aporto 20,528.8 GWh de la generación neta total, con una contribución del 6.03 % de la misma, y un incremento aproximado del 75 respecto a su generación en 2018. (Tablas 15 y 16).
TABLA 15 ACCIONES EN ENERGÍA EÓLICA
Categorías
Líneas de Acción
Regulaciones y política
pública
· Establecer normas y estándares de calidad y desempeño para garantizar el funcionamiento de las tecnologías eólicas en condiciones locales de operación.
· Que los procedimientos para el otorgamiento de permisos estén alineados a una política de Confiabilidad y seguridad en el Sistema Eléctrico Nacional, así como de identificación de demanda.
· Mejorar la transparencia y la eficacia en el uso a nivel local de las regalías procedentes de la actividad eólica.
Instituciones
· Fortalecer la planeación de nuevas centrales eólicas a largo plazo, incluyendo tecnologías en espacios marinos.
· Fortalecer la información pública sobre la disponibilidad y potencial del recurso eólico en tierra y en sitios marinos para facilitar la implementación de proyectos.
· Crear y fortalecer instituciones regionales que ayuden a prevenir, minimizar y mitigar los impactos sociales y ambientales.
Capacidades técnicas y
recursos humanos
· Desarrollar programas de capacitación y certificación de técnicos y profesionistas para la planeación, instalación, mantenimiento y operación de sistemas eólicos.
· Desarrollar cuadros técnicos y tomadores de decisión del sector público para la aplicación de procedimientos operativos de la red mediante coordinación por zonas, despacho en intervalos cortos y calendarización de la producción eólica.
Investigación, desarrollo e
innovación
· Desarrollar modelos meteorológicos más precisos, de micro localización y prácticas de mantenimiento que mejoren el rendimiento y los costos de los proyectos eólicos.
· Desarrollar capacidades nacionales y regionales para el diseño y optimización de tecnologías eólicas para su operación en condiciones extremas, especialmente en zonas marinas.
· Fortalecer y desarrollar capacidades para la aplicación de sistemas de almacenamiento de energía y aplicación de tecnologías inteligentes vinculadas a sistemas eólicos que disminuyan los impactos de intermitencia a la red y a los ecosistemas.
. Establecer instrumentos de fomento para el tratamiento y reciclaje de los componentes que integran los sistemas de generación de energía, con base a economía circular para un desarrollo sustentable
Almacenamiento
. Viabilizar una mayor integración de la generación eólica a la red eléctrica, mediante la utilización de tecnologías de almacenamiento de energía, que permitan mitigar los efectos de su variabilidad y disminuir o controlar congestiones en la RNT y RGD del MEM, coadyuvando a garantizar la operación del Sistema Eléctrico Nacional en condiciones de eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad, seguridad y sustentabilidad.
Las líneas de acción en cursivas son aquellas líneas de acción que fueron actualizadas, o bien, fueron añadidas. Mayor detalle: Revisión de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios.
TABLA 16 PRINCIPALES TECNOLOGÍAS EFICIENTES PARA EL APROVECHAMIENTO DE ENERGÍA
EÓLICA
Tecnologías o
enfoques
sistémicos
Grado de
madurez
Tendencia de
desarrollo
Costo de la tecnología
Nivel de uso de la
tecnología
Global
Global
Local
Global
Local
Global
Aerogeneradores
de dos y tres aspas
Alto
Rápida
Medio
Medio
Bajo
Alto
Turbinas de eje
vertical
Medio
Lenta
Bajo
Bajo
Nulo
Bajo
Campos eólicos
costa afuera
Alto
Rápida
Alto
Alto
Nulo
Bajo
Turbinas
aerostáticas
Bajo
Lenta
Alto
Alto
Nulo
Demostrativo
FUENTE: Conuee con información de IEA e IRENA.
8.1.2.3 Energía solar
La energía solar, junto con la eólica, han tenido un crecimiento importante en los últimos 4 años, derivado del abaratamiento de la tecnología requerida para su producción. Este tipo de energía impulsa la Generación Distribuida, las redes inteligentes y la electromovilidad. El potencial de Generación Distribuida en el país en términos de irradiación solar y de disponibilidad de techos es del orden de 84 GW si se consideran las 29 ciudades más grandes de México con una superficie de 10,000 km2 y una disponibilidad en forma de techos de sólo el 10% de esta superficie.
Las condiciones de insolación de la mayor parte del territorio mexicano y la economía del calentamiento de fluidos (que incluye a los costos de inversión y a los de los energéticos asociados) perfilan un crecimiento mayor en el mediano plazo de este tipo de instalaciones. En 2022, la energía solar aportó 20,342 GWh de la generación neta total, con una contribución del 5.97 % de la misma, y un incremento de siete veces su generación en 2018. (Tablas 17 y 18).
TABLA 17 ACCIONES EN ENERGÍA SOLAR
Categorías
Líneas de Acción
Regulaciones y política
pública
· Desarrollar regulaciones para el aprovechamiento de superficies en las construcciones para la instalación de tecnologías solares.
· Incorporar elementos para la integración de tecnologías fotovoltaicas en la envolvente de las edificaciones en los reglamentos de construcción.
· Introducir gradualmente estructuras tarifarias horarias para el consumo y de contraprestaciones reguladas para la generación de excedentes, que permitan reconocer la aportación de energía y potencia de las instalaciones solares.
· Fomentar la creación de programas de aprovechamiento de la tecnología solar con aplicaciones térmicas en procesos industriales.
· Contribuir en el desarrollo de NOMs para los dispositivos e instalación de sistemas para el aprovechamiento solar con aplicaciones térmicas y termoeléctricas.
Capacidades técnicas y
recursos humanos
· Desarrollar programas de capacitación y certificación de profesionistas y técnicos en las áreas de diseño, construcción e instalación de sistemas con tecnologías solares.
· Promover el incremento de proveedores de sistemas térmicos solares certificados con aplicaciones industriales.
Instituciones
· Fortalecer instituciones subnacionales que impulsen políticas, programas y proyectos que aprovechen el potencial del recurso solar.
· Coordinar la integración de una red para el aprovechamiento de energía solar térmica en procesos industriales que vincule a los principales actores.
Mercados y financiamiento
· Establecer programas de financiamiento para microrredes eléctricas para el aprovechamiento de la energía solar.
· Fortalecer mecanismos de garantía en proyectos energéticos de gran escala.
· Crear esquemas de financiamiento que faciliten la adquisición, instalación y mantenimiento de equipos para el aprovechamiento de la energía solar.
· Desarrollar modelos de negocio que fomenten la integración creciente de la tecnología solar térmica reglamentada por normas oficiales.
Investigación, desarrollo e
innovación
· Fortalecer capacidades de investigación y desarrollo de elementos y componentes tecnológicos de sistemas descentralizados de generación de electricidad a partir de energía solar.
· Realizar estudios sobre el consumo final de energía en el sector industrial para establecer el potencial técnico y económico de la tecnología solar térmica.
. Establecer instrumentos de fomento para el tratamiento y reciclaje de los componentes que integran los sistemas de generación de energía y de calentamiento solar, con base a economía circular para un desarrollo sustentable.
Almacenamiento
. Viabilizar una mayor integración de la generación fotovoltaica a la red eléctrica, mediante la utilización de tecnologías de almacenamiento de energía, que permitan mitigar los efectos de su variabilidad y disminuir o controlar congestiones en la RNT y RGD del MEM, coadyuvando a garantizar la operación del Sistema Eléctrico Nacional en condiciones de eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad, seguridad y sustentabilidad.
. Definir una metodología que permita establecer el dimensionamiento mínimo de sistemas de almacenamiento de Centrales Eléctricas solares-FV con base a su ubicación geográfica y eléctrica
. Propiciar que las Centrales Eléctricas solares-FV participen en la regulación primaria y secundaria a través de sistemas de almacenamiento
Las líneas de acción en cursivas son aquellas líneas de acción que fueron actualizadas, o bien, fueron añadidas. Mayor detalle: Revisión de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios.
TABLA 18 PRINCIPALES TECNOLOGÍAS EFICIENTES PARA EL APROVECHAMIENTO DE ENERGÍA
SOLAR
Tecnologías o
enfoques
sistémicos
Grado de
madurez
Tendencia de
desarrollo
Costo de la tecnología
Nivel de uso de la
tecnología
Global
Global
Local
Global
Local
Global
Calentadores de agua
Alto
Rápida
Bajo
Bajo
Alto
Alto
Celdas Solares Fotovoltaicas
Alto
Rápida
Medio
Bajo
Medio
Alto
Concentradores solares
Alto
Moderada
Alto
Medio
Bajo
Medio
Almacenamiento de calor
Medio
Lenta
Alto
Alto
Bajo
Bajo
Celdas de Puntos Cuánticos
Bajo
Moderada
Alto
Alto
Nulo
Demostrativo
Celdas Sensibilizadas por Colorantes
Bajo
Moderada
Alto
Alto
Nulo
Demostrativo
Celdas de Unión Múltiple
Bajo
Moderada
Alto
Alto
Nulo
Demostrativo
FUENTE: Conuee con información de IEA e IRENA.
8.1.2.4 Geotermia
El país tiene un gran potencial de aprovechamiento de la geotermia, tanto en tierra como en mar. De acuerdo con el INERE, existe un potencial probado y probable de 6,055 MW lo que se traduciría en una generación anual de 47,561.65 GWh. La generación neta total por esta fuente energía de 2022 fue de 4,412.7 GWh (Tablas 19 y 20).
TABLA 19 ACCIONES EN GEOTERMIA
Categorías
Líneas de Acción
Regulaciones y política
pública
· Desarrollar y homologar las regulaciones técnicas y normas de seguridad, equilibrio ecológico y protección ambiental para la administración integral de sistemas geotérmicos sustentables.
· Promover la consideración de la geotermia dentro de los planes de ordenamiento para fortalecer los derechos de uso de suelo, tomando en cuenta su plena aceptación social.
· Actualizar e integrar información del recurso geotérmico con acceso público.
· Fortalecer las disposiciones, normas oficiales mexicanas e instrumentos regulatorios aplicables a la reincorporación del fluido geotérmico al yacimiento, para propiciar la sostenibilidad de los sistemas geotérmicos.
Instituciones
· Impulsar programas para el desarrollo de proyectos de media y baja entalpía mediante la promoción a desarrolladores.
· Desarrollar protocolos y campañas de concientización a comunidades cercanas a instalaciones geotérmicas.
· Promover casos de éxito de proyectos geotérmicos, en colaboración con los Centros de Investigación y Educación, para la innovación en proyectos geotérmicos.
Capacidades técnicas y
recursos humanos
· Promover programas especializados que atiendan las necesidades tecnológicas de la industria geotérmica.
· Fortalecer planes de estudios alineados con los desafíos de la industria geotérmica, en colaboración con universidades y empresas desarrolladoras de proyectos geotérmicos.
Mercados y
financiamiento
· Fortalecer instrumentos financieros para la cobertura de riesgos para la etapa de exploración en proyectos geotérmicos.
· Promover la colaboración e intercambio de experiencia entre la industria petrolera y la industria geotérmica en materia de exploración y modelos de negocios.
· Desarrollar programas de financiamiento para proyectos de aprovechamiento del recurso geotérmico.
· Difundir instrumentos financieros existentes para mitigar el riesgo durante la perforación exploratoria en proyectos de aprovechamiento del recurso geotérmico.
Investigación, desarrollo
e innovación
· Fomentar el diseño y optimización de sistemas geotérmicos con tecnologías avanzadas.
· Fomentar el desarrollo de nuevas aplicaciones para el uso del calor geotérmico.
· Promover tecnologías alternativas para la explotación mar adentro de los recursos geotérmicos.
· Establecer programas para la investigación aplicada, estancias de prácticas en campos geotérmicos en desarrollo y en el INEEL.
Las líneas de acción en cursivas son aquellas líneas de acción que fueron actualizadas, o bien, fueron añadidas. Mayor detalle: Revisión de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios.
TABLA 20 PRINCIPALES TECNOLOGÍAS EFICIENTES PARA EL APROVECHAMIENTO DE GEOTERMIA
Tecnologías o
enfoques
sistémicos
Grado de
madurez
Tendencia de
desarrollo
Costo de la tecnología
Nivel de uso de la tecnología
Global
Global
Local
Global
Local
Global
Sistemas
Hidrotermales
Alto
Rápida
Alto
Alto
Alto
Alto
Sistemas de
calefacción
urbana
Alto
Moderada
Medio
Medio
Nulo
Medio
Sistemas
Geotérmicos
Mejorados
(roca seca)
Bajo
Moderada
Alto
Alto
Nulo
Demostrativo
FUENTE: Conuee con información de IEA e IRENA.
8.1.2.5 Hidroenergía y Energías del Océano
La hidroenergía está bien establecida en México para los grandes desarrollos, pero un área de oportunidad es el desarrollo de proyectos a menor escala. El aprovechamiento de la energía oceánica es aún un potencial importante dadas las amplias regiones costeras del país. De acuerdo con el Inventario Nacional de Energías Renovables (INERE) existe un potencial de 2,126.48 MW y una generación anual de 15,947.73 GWh para pequeñas centrales hidroeléctricas, también reporta que los sitios identificados como viables para producir energía a través del oleaje son la zona norte de Baja California y la zona costera de Oaxaca, en los cuales se cuenta con una densidad de potencia de 15 kW/m (Tablas 21 y 22).
TABLA 21 ACCIONES EN HIDROENERGÍA Y ENERGÍAS DEL OCÉANO
Categorías
Líneas de Acción
Regulaciones y
política pública
. Fortalecer el marco normativo para el desarrollo de proyectos de hidroenergía de pequeña escala que garanticen el aprovechamiento de recursos de manera armónica con ecosistemas y comunidades.
. Promover e impulsar el incremento gradual del aprovechamiento de la energía oceánica.
Instituciones
. Promover la rehabilitación, modernización y repotenciación de centrales hidroeléctricas para mejorar su seguridad, confiabilidad y productividad.
. Crear y fortalecer programas de evaluación y supervisión de impactos a los ecosistemas por el desarrollo y funcionamiento de tecnologías de hidroelectricidad y energía oceánica.
. Promover la suscripción de convenios interinstitucionales incluyentes para atender localmente aspectos ambientales y sociales para la sustentabilidad de los proyectos hidroeléctricos y la energía oceánica.
Capacidades
técnicas y
recursos humanos
. Desarrollar capacidades en diseño e implementación de proyectos sustentables de centrales hidroeléctricas de pequeña escala y energía oceánica.
. Desarrollar capacidades de monitoreo, diagnóstico y control del depósito de sedimentos en embalses.
Mercados y
financiamiento
. Desarrollar e implementar modelos e instrumentos financieros para mitigar riesgos y apoyar los proyectos hidroeléctricos de pequeña escala.
. Actualizar y ampliar bases de datos públicas sobre el potencial de generación hidroeléctrica de pequeña escala y de energía oceánica.
Investigación,
desarrollo e
innovación
. Fortalecer la investigación aplicada y el desarrollo tecnológico en los distintos elementos de la cadena de valor de la generación hidroeléctrica y la energía oceánica.
. Apoyar el diseño y desarrollo de pequeñas centrales de bajos flujos cinéticos para aplicación en canales y pequeños ríos.
. Apoyar investigaciones sobre el potencial y viabilidad de proyectos que aprovechen la energía oceánica.
Las líneas de acción en cursivas son aquellas líneas de acción que fueron actualizadas, o bien, fueron añadidas. Mayor detalle: Revisión de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios.
TABLA 22 PRINCIPALES TECNOLOGÍAS EFICIENTES PARA EL APROVECHAMIENTO DE
HIDROENERGÍA Y ENERGÍAS DEL OCÉANO
Tecnologías o enfoques
sistémicos
Grado de
madurez
Tendencia de
desarrollo
Costo de la
tecnología
Nivel de uso de la
tecnología
Global
Global
Local
Global
Local
Global
Hidroeléctricas de
embalse
Alto
Rápida
Alto
Alto
Alto
Alto
Hidroeléctricas de pasada (Mini hidroeléctricas)
Alto
Rápida
Medio
Medio
Medio
Alto
Aprovechamiento de la energía del mar
Bajo
Lenta
Alto
Alto
Nulo
Demostrativo
FUENTE: Conuee con información de IEA e IRENA.
8.1.2.6 Captura y Almacenamiento de Carbono
 
La tecnología de CCUS (Carbon Capture, Use and Storage, por sus siglas en inglés) puede ser útil para que la generación energética con emisión constante de bióxido de carbono pueda aprovechar el insumo y reducir la concentración de dicho gas en la atmósfera. (Tabla 23).
TABLA 23 ACCIONES EN CAPTURA Y ALMACENAMIENTO DE CARBONO
Categorías
Líneas de Acción
Regulaciones y
política pública
. Desarrollar el marco regulatorio y la normatividad que permiten proyectos de captura, uso y almacenamiento de bióxido de carbono.
Instituciones
. Integrar redes industria y academia que permitan el intercambio de conocimiento e información para el desarrollo de proyectos factibles para el uso de bióxido de carbono para la industria.
. Promover programas de promoción y divulgación de la tecnología en las áreas de captura, uso, transporte y almacenamiento de bióxido de carbono, así como técnicas de monitoreo y programas sociales.
. Promover la vinculación con organismos nacionales e internacionales de ciencia, tecnología y gobierno, para fomentar el desarrollo de proyectos.
Capacidades
técnicas y
recursos humanos
. Implementar programas de formación de recursos humanos.
. Organizar talleres especializados dirigidos a los técnicos de la industria e investigadores.
. Promover programas de intercambio académico e industrial con instituciones internacionales.
Mercados y
financiamiento
. Fortalecer la participación en mercados internacionales de carbono, y promover e impulsar la creación de un mercado de carbono nacional y regional, a la par de evaluar la viabilidad técnico-económica para crear o sumar esfuerzos al Sistema de Comercio de Emisiones.
. Promover el desarrollo de capacidades y desarrollo de proyectos de interés para México con políticas públicas nacionales o mediante convenio de colaboración internacional que favorezca la soberanía energética del país.
Investigación,
desarrollo e
innovación
. Actualizar los instrumentos de planeación en materia de desarrollo e innovación de tecnología de captura de carbono al mediano plazo.
. Fortalecer las estimaciones del potencial de reducción de gases de efecto invernadero a partir de la aplicación de la tecnología en el sector energético e industrial.
Las líneas de acción en cursivas son aquellas líneas de acción que fueron actualizadas, o bien, fueron añadidas. Mayor detalle: Revisión de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios.
8.1.3 Desarrollo e impacto social
Como una tercera vertiente se encuentra el desarrollo e impacto social derivado de la transición energética. La legislación y las líneas de acción consideran el bienestar y desarrollo de la ciudadanía, pero es importante dar seguimiento de manera puntual a acciones especificación para la observación, implementación, monitoreo y evaluación de los efectos de los programas de transición. Materias como la equidad de género, la eliminación de pobreza energética, la atención a grupos vulnerables y la participación ciudadana son fundamentales para cada uno de los proyectos de transición. Es fundamental dar plataforma al dialogo y a la construcción colaborativa de soluciones, observaciones y mejoras de los distintos programas derivados del a Estrategia. (Tabla 24).
TABLA 24 ACCIONES DE DESARROLLO E IMPACTO SOCIAL
Categorías
Líneas de Acción
Perspectiva de
género
. Responder a consideraciones de equidad de género en la política pública energética de México.
. Los proyectos de distribución y consumo de energía observan lineamientos que contribuyen a eliminar brechas de desigualdad de género.
. En el desarrollo de los proyectos se identifican impactos socioambientales con perspectiva de género y se garantiza la participación activa de mujeres y hombres en los beneficios compartidos.
. Se garantizan oportunidades laborales en condiciones de igualdad para mujeres y hombres en el desarrollo de proyectos del sector.
Pobreza
energética
. Reducir la pobreza energética mediante la promoción de proyectos incluyentes de energías limpias.
. Desarrollar programas de acceso universal de energía alineados al Programa de Naciones Unidas "Energía Sustentable para todos" (SE4ALL, por sus siglas en inglés).
. Fomentar el aprovechamiento de los residuos sólidos rurales, para la producción de biogás, la instalación de sistemas fotovoltaicos, aislados o conectados a la red, a través de proyectos incluyentes que reduzcan la pobreza energética y contribuyan a reducir condiciones de pobreza de forma más general.
Protección a los
derechos
humanos derivada
de la explotación
de recursos
naturales
. Implementar proyectos de energía con un enfoque de protección, respeto y garantía de derechos humanos.
. Implementar actividades de desarrollo acompañadas por medidas adecuadas de prevención y mitigación para garantizar que las mismas no vulneren los derechos humanos de las personas ubicadas en una determinada área de influencia.
. Implementar mecanismos adecuados para monitorear y prevenir violaciones futuras a los derechos humanos, con la coadyuvancia de los Estados.
. Asegurar que la consulta a pueblos y comunidades indígenas se desarrolle en plena observancia de los estándares nacionales e internacionales en materia de derechos humanos.
. Asegurar que los procesos de evaluación de impacto social sean eficientes y eficaces, que incluyan beneficios compartidos.
. Inculcar la percepción de la EvIS como un proceso participativo para establecer un proyecto.
Participación
ciudadana
. Promover una activa participación de los distintos grupos sociales en la transición energética.
. Construir una nueva relación entre sociedad y gobierno, basada en la confianza y reconocimiento de la autonomía y capacidad crítica y propositiva de la sociedad, para el diseño de políticas públicas y acciones colaborativas.
. Desarrollar coordinación interinstitucional entre dependencias y entidades del sector energético para unificar estrategias y líneas de acción que impulsen la participación ciudadana.
. Aplicar los principios del gobierno abierto (i) transparencia, (ii) participación ciudadana, (iii) rendición de cuentas, y (iv) tecnología e innovación y alentar el debate sobre políticas en el tema de consumo de energía.
. Establecer los mecanismos específicos de participación de la sociedad civil, procurando aquellos de gobierno colaborativo, y de las áreas de vinculación de las dependencias federales, estatales y municipales.
. Crear herramientas de comunicación y participación por Estados o regiones.
Financiamiento
. Promover proyectos energéticos desde el sector social y con la ciudadanía.
. Desarrollar incentivos económicos y de acompañamiento para promover la creación de emprendimientos sociales y con ello el fortalecimiento del sector social de la economía, con la participación del Instituto Nacional de la Economía Social (INAES).
. Promover la formación y el desarrollo de microempresas de generación eléctrica limpia de base social en el sector rural y urbano.
 
8.1.4 Desarrollo de infraestructura integradora
Esta última vertiente se deriva en dos apartados:
a. Redes inteligentes y Generación Distribuida.
b. Almacenamiento.
8.1.4.1 Redes inteligentes y Generación Distribuida
Uno de los retos de la transición energética es el seguimiento a la descentralización en la generación de energía, la integración tecnologías de la información al mercado eléctrico, la electromovilidad y la conectividad entre sistemas de información para la formulación de redes inteligentes. (Tablas 25 y 26)
TABLA 25 ACCIONES EN REDES INTELIGENTES Y GENERACIÓN DISTRIBUIDA
Categorías
Líneas de Acción
Regulaciones y
política pública
. Desarrollar protocolos, definiciones y estándares técnicos que hagan cumplir los lineamientos de balanceo de fases, estabilidad de voltaje, calidad de energía, interferencia con radio frecuencias, interoperabilidad y seguridad informática. . Fortalecer la vinculación entre las regulaciones de los sistemas eléctricos con los sistemas de comunicación y manejo de datos.
. Evaluar la adopción de estándares internacionales para la Generación Distribuida y Redes Eléctricas Inteligentes (REI).
. Evaluar el establecimiento de tarifas en tiempo real que permitan dar valor a la aportación de energía de los sistemas distribuidos en términos de potencia y energía. . Medir los costos y beneficios de la Generación Distribuida a través de metodologías probadas y transparentes.
. Establecer tarifas de Generación Distribuida en el sector doméstico, comercial e industrial que sean justas, basándose en pruebas estándar que identifiquen los costos y beneficios que aplican a la Generación Distribuida.
. Establecer metas a mediano y largo plazo específicas para Generación Distribuida.
. Generar estudios que permitan fortalecer metas a mediano y largo plazo específicas para Generación Distribuida.
. Expandir opciones de acceso a clientes de Generación Distribuida.
. Fomentar la instrumentación del monitoreo y seguimiento de sistemas de Generación Distribuida.
. Fortalecer los esquemas de derechos y precios de interconexión de productores de energía eléctrica renovable proveniente de Generación Distribuida.
. Promover programas piloto de redes eléctricas inteligentes que mejoren la eficiencia, calidad, confiabilidad, seguridad y sustentabilidad del sistema eléctrico.
Instituciones
. Analizar la viabilidad de definir tarifas eléctricas que promuevan la Generación Distribuida y Redes Eléctricas Inteligentes.
. Establecer programas de divulgación y difusión para elevar el conocimiento de usuarios y actores del sector eléctrico para incrementar la aceptación de los desarrollos de las Redes Eléctricas Inteligentes.
. Apoyar y dar seguimiento a los esfuerzos de programas de fomento a la tecnología.
Capacidades
técnicas y
recursos humanos
. Fortalecer la creación de capacidades en recursos humanos para el diseño, instalación y operación de sistemas de Generación Distribuida y Redes Eléctricas Inteligentes.
Mercados y
financiamiento
. Establecer esquemas de financiamiento para la integración de capacidades de Generación Distribuida y de Redes Eléctricas Inteligentes.
. Apoyar programas piloto de Generación Distribuida que mejoren las economías del estado y genere ahorros para los usuarios.
Investigación,
desarrollo e
innovación
. Fortalecer programas y proyectos de centros académicos y de investigación para el desarrollo de la Generación Distribuida y Redes Eléctricas Inteligentes.
Las líneas de acción en cursivas son aquellas líneas de acción que fueron actualizadas, o bien, fueron añadidas. Mayor detalle: Revisión de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios.
TABLA 26 PRINCIPALES TECNOLOGÍAS VINCULADAS A REDES INTELIGENTES PARA EFICIENTAR
LOS SISTEMAS ENERGÉTICOS
Tecnologías o enfoques sistémicos
Grado de
madurez
Tendencia
de
desarrollo
Costo de la
tecnología
Nivel de uso de la
tecnología
Global
Global
Local
Global
Local
Global
Monitoreo y control de grandes áreas
Medio
Rápida
Alto
Medio
Bajo
Medio
Tecnologías de la información y comunicación
Alto
Rápida
Medio
Medio
Bajo
Alto
Generación Distribuida con fuentes renovables
Medio
Rápida
Alto
Medio
Bajo
Medio
Transmisión eléctrica mejorada
Alto
Moderada
Alto
Alto
Nulo
Bajo
Para la administración de la red de distribución
Medio
Moderada
Medio
Medio
Bajo
Medio
Medición Avanzada
Alto
Rápida
Alto
Alto
Bajo
Medio
Infraestructura para carga de vehículos eléctricos
Medio
Rápida
Alto
Medio
Bajo
Medio
Sistemas del usuario final
Medio
Rápida
Medio
Medio
Nulo
Bajo
FUENTE: Conuee con información de IEA e IRENA.
8.1.4.2 Almacenamiento de energía
Como fue mencionado en el apartado de energías limpias para la energía solar y eólica, el almacenamiento de energía es una parte fundamental para el soporte e integración de las energías renovables con variabilidad en su generación. Los trabajos en almacenamiento pueden proveer un mayor aprovechamiento de estas energías en la red y los mercados eléctricos del futuro, en especial en un contexto de creciente electrificación del transporte y mayor uso de baterías (Tabla 27).
TABLA 27 ACCIONES EN ALMACENAMIENTO DE ENERGÍA
Categorías
Líneas de Acción
Regulaciones y
política pública
. Actualizar los criterios establecidos en el Código de Red a fin de incorporar requerimientos que permitan la integración adecuada de los sistemas de almacenamiento de energía en la Red Nacional de Transmisión y las Redes Generales de Distribución.
. Proponer el marco regulatorio para la implementación de Sistemas de Almacenamiento de Energía Eléctrica al Sistema Eléctrico Nacional.
. Desarrollar reglamentación específica para la construcción, desempeño y retiro de los sistemas de almacenamiento de energía.
Instituciones
. Desarrollar un Mapa de Ruta que permita identificar objetivos, necesidades, retos y prioridades convergentes para el despliegue de sistemas de almacenamiento de energía.
. Publicar información del Mercado Eléctrico que facilite la modelación de sistemas de almacenamiento de energía.
Capacidades
técnicas y
recursos humanos
. Integrar el tema de almacenamiento de energía en la formación de recursos humanos en materia energética, tanto en el servicio público, como en las universidades.
Mercados y
financiamiento
. Promover el desarrollo de modelos de negocios para dar impulso a la tecnología, productos y servicios para la cadena de valor de almacenamiento de energía.
Investigación,
desarrollo e
innovación
. Promover convocatorias en los fondos del sector para el desarrollo de estudios, proyectos de investigación, desarrollo tecnológico e innovación en almacenamiento de energía.
· Promover la colaboración nacional e internacional en investigación, desarrollo e innovación en tecnologías de almacenamiento
Las líneas de acción en cursivas son aquellas líneas de acción que fueron actualizadas, o bien, fueron añadidas. Mayor detalle: Revisión de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios.
9 CONCLUSIONES DERIVADAS DE LA ACTUALIZACIÓN DE LA ESTRATEGIA
La Ley de Planeación (LP) en su artículo 3° establece que mediante la planeación nacional de desarrollo se fijarán objetivos, metas, estrategias y prioridades, así como criterios basados en estudios de factibilidad cultural; se asignarán recursos, responsabilidades y tiempos de ejecución, se coordinarán acciones y se evaluarán resultados. Además, las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal deberán planear y conducir sus actividades con sujeción a los objetivos y prioridades de la planeación nacional de desarrollo, a fin de cumplir con la obligación del Estado de garantizar que éste sea equitativo, incluyente, integral, sustentable y sostenible.
En este sentido, la LTE define a la Estrategia como el instrumento rector de planeación de la política nacional en materia de obligaciones de energías limpias, aprovechamiento sustentable de la energía y mejora en la productividad energética en el mediano y largo plazo. Además, este instrumento debe ser actualizado en distintas periodicidades con la finalidad de contar con un diagnóstico de la situación actual en cuanto al avance de la transición energética, así como analizar si los objetivos y metas planteados se podrán cumplir o si será necesario modificarlos.
Es así, que la presente actualización fue elaborada mediante un proceso de coordinación institucional, encabezado por la SENER, con el apoyo de la Conuee y aportaciones importantes del CENACE, de la CFE y de la CRE, así como del INECC, cumpliendo lo establecido en la LTE y su Reglamento.
De manera general, la actualización de la Estrategia da cuenta del avance de la política energética nacional sobre la reducción económicamente viable de emisiones contaminantes de la industria eléctrica, la generación eléctrica mediante energías limpias y del aprovechamiento sustentable de la energía para consolidar una Transición Energética Soberana, a pesar de las eventualidades importantes presentadas durante la emergencia sanitaria causada por el virus SARS-CoV-2 y las complicaciones socioeconómicas que trajo consigo.
Es importante resaltar que el progreso de la meta de generación de electricidad mediante energías limpias va por buen camino conforme lo que se planteó originalmente, alcanzando el 31.2% con generación limpia en el año 2022, gracias a una participación considerable de energía solar fotovoltaica y de energía eólica. Si bien, la tarea de aumentar la participación de energía limpia en la generación de electricidad tiene diversos obstáculos, el CENACE ha planteado escenarios en los que, mediante la inclusión de tecnologías más limpias y eficientes, y minimizando los problemas en las líneas de transmisión, distribución y de almacenamiento, será posible para México alcanzar la meta que se ha planteado en esta materia.
Por otro lado, la meta de eficiencia energética presentó un comportamiento distinto, ya que durante los primeros años (2018 a 2020), tuvo una tendencia menor a la esperada, llegando casi a una disminución del 10% entre 2018 y 2019 (cuando la meta era 2.2% anual), pero con un aumento considerable entre 2020 y 2021, como efecto de la recuperación económica postpandemia, de casi 17%, teniendo así un incremento de 0.5% promedio anual entre 2017 y 2021. Lo anterior provoca que en los siguientes años se necesiten implementar medidas de eficiencia energética más profundas, mediante las cual se logrará estabilizar el consumo final de energía en los diferentes sectores.
Además de lo anterior, es necesario que se dé una mayor coordinación entre diferentes instituciones del Gobierno Federal, no solamente en el sector energético, sino también en temas como Ordenamiento Territorial y Urbano, Infraestructura, Comunicaciones y Transportes, Economía, y especialmente con el sector de medio ambiente para armonizar medidas y robustecer esfuerzos en estos temas.
Otro aspecto que destacar es la necesidad de elaborar estudios específicos por sector y realizar proyectos de investigación sobre tendencias de consumo energético para poder obtener mejores análisis acerca de la industria eléctrica y del consumo de energía a nivel nacional, sectorial y de usos finales.
Aunque aún quedan retos a vencer, la actualización de la Estrategia muestra que México está transitando a una economía que depende cada vez menos de los combustibles fósiles para la generación de electricidad; energético que cobra relevancia en las diversas actividades económicas, no solamente a nivel nacional, sino también en el mundo, lo cual lo hace un país atractivo para la inversión, pero también refleja que se avanza en el cuidado del medio ambiente y en el bienestar de la población.
10 Anexos
TABLA 28 TABLERO DE INDICADORES DE LA ESTRATEGIA Y SUS LINEAS BASE
Indicador
2017
2020
2022
Participación de energías limpias en la generación total de electricidad.
Año base (2017):
21.1%
Fuente: SENER
26.6%
31.2%
Intensidad energética de consumo final.
Año base (2017):
295.4 KJ/MXP 2013
295.9 KJ/MXP 2014
Fuente: SENER-INEGI
257.74 KJ/MXP 2014
Fuente: SENER
300.80 KJ/MXP 2014
(año 2021).
Fuente: SENER
Indicadores de la transición energética
Nacional
Participación de las energías renovables en el consumo nacional de energía.
Año base (2017): 7.7%
Fuente: SENER.
9.74%
9.74% (año 2020)
Intensidad Energética Nacional
Año base (2017):
509.4 kJ/MXP 2013.
Fuente: SENER-
INEGI.
460.35 kJ/MXP 2013.
Fuente: SENER
583.23 KJ/MXP 2013
(año 2021).
Fuente: SENER
Participación de energías renovables en la generación de electricidad
Año base (2017):
15.7%
Fuente SENER.
21.79%
Fuente SENER.
24.35%
Fuente SENER.
NOTA: Datos correspondientes al año 2022, aun no se encuentran disponibles.
11 GLOSARIO
Concepto
Definición
Consumo de energía en centros de transformación
Se compone de la energía primaria que ingresa a los procesos de refinación, coquización y procesamiento de gas, así como la energía, primaria o secundaria, que ingresa a las centrales eléctricas para obtener energía secundaria útil.
Consumo final de energía
Contabiliza la energía que se destina al mercado interno o a las actividades productivas de la economía nacional, ya sea como materia prima (consumo final no energético) o como insumo energético (consumo final energético).
Consumo final energético
Se refiere a la energía primaria o secundaria destinada a satisfacer las necesidades energéticas de los sectores residencial, comercial y servicios, transporte, agropecuario e industrial.
Consumo nacional de energía
Se refiere a la energía que se envía a las distintas actividades o procesos para su utilización, en el sector energético y en el consumo final total.
Consumo no energético
Se refiere a productos energéticos y no energéticos derivados del petróleo utilizados como insumos para la producción de diferentes bienes.
Consumo Privado
Se refiere al valor del gasto total que las familias residentes en el país disponen en la compra de bienes y servicios de consumo.
Consumo propio del sector energético
Volumen energético que absorben los equipos que dan soporte y seguridad a los procesos de transformación.
Eficiencia energética
Todas las acciones que conlleven a una reducción, económicamente viable, de la cantidad de energía que se requiere para satisfacer las necesidades energéticas de los servicios y bienes que demanda la sociedad, asegurando un nivel de calidad igual o superior.
Energía primaria
Se entiende por energía primaria a las distintas formas de energía tal como se obtienen de la naturaleza, ya sea, en forma directa como en el caso de la energía hidráulica o solar, la leña, y otros combustibles vegetales; o después de un proceso de extracción como el petróleo, carbón mineral, geoenergía, etc.
Energía secundaria
Se denomina así a los diferentes productos energéticos que provienen de los distintos centros de transformación y cuyo destino son los sectores de consumo y/o centros de transformación
Energía útil
Es la energía realmente utilizada en los procesos energéticos finales, debido a que no toda la energía que entra a un sistema consumidor es aprovechada y depende en cada caso de la eficiencia de los equipos consumidores. Es aquella energía neta a la cual se le han descontado las pérdidas por utilización del equipo o artefacto donde se consumen al nivel del usuario. Se aplica tanto al consumo propio como al consumo final, energético.
Energías limpias
Aquellas fuentes de energía y procesos de generación de electricidad cuyas emisiones o residuos, cuando los haya, no rebasen los umbrales establecidos en las disposiciones reglamentarias nacionales correspondientes.
Fuentes térmicas
Se refieren al uso de energía en forma de un combustible sólido, líquido o gaseoso para diferenciar del uso de la electricidad.
Hoja de ruta
Establece la secuencia de pasos para alcanzar un objetivo, en la que se especifican participantes, tiempo y recursos necesarios.
Índice de independencia energética
Es la relación entre la producción total de energía y el consumo nacional de energía, tanto energético como no energético. Permite medir la dependencia de mercados externos para satisfacer el consumo nacional de energía.

Donde:

Intensidad de energía eléctrica
Corresponde a la relación entre el consumo de energía eléctrica y el PIB a nivel nacional o se puede sectorizar. Permite medir la aportación del consumo de energía eléctrica en la intensidad energética.

Donde:

Intensidad de energía térmica
Corresponde a la relación entre el consumo de energía térmica y el PIB a nivel nacional o se puede sectorizar. Permite medir la aportación del consumo de energía térmica en la intensidad energética.

Donde:

Intensidad energética del sector agropecuario
Es la relación entre el consumo de energía del sector agropecuario y el producto interno bruto de este sector.

Donde:

Intensidad energética del sector comercial-servicios
Es la relación entre el consumo de energía del sector comercial-servicios y el producto interno bruto del sector terciario.

Donde:

Intensidad energética del sector industrial
Es la relación entre el consumo de energía del sector industrial y el Valor Agregado de ese sector.

Donde:

Intensidad energética del sector residencial
Es la relación entre el consumo de energía del sector residencial y el consumo privado.

Donde:

 
Intensidad energética del sector transporte
Es la relación entre el consumo de energía del sector transporte y el producto interno nacional.

Donde:

Intensidad energética en el sector de transformación de energía
Es la diferencia entre la intensidad energética primaria y la intensidad energética final.

También se relaciona con el consumo energético del propio sector de transformación de energía como son: los procesos de las centrales de generación eléctrica, refinerías, plantas de gas, así como el nivel de autoconsumo de estos centros de trabajo, recirculaciones y las pérdidas en transformación y distribución.
Intensidad energética final
Es la relación entre el consumo final de la energía y el Producto Interno Bruto nacional (PIB). Mide la cantidad de energía de las actividades productivas de la economía nacional necesaria para generar una unidad de PIB.

Donde:

Intensidad energética primaria
Es la relación entre el consumo total de energía y el Producto Interno Bruto nacional (PIB). Mide la cantidad total de energía necesaria para generar una unidad de PIB.

Donde:

Matriz energética nacional
Está compuesta por el conjunto de fuentes de energía primaria que se consume en el país, en un determinado periodo de tiempo. La matriz energética también incluye el porcentaje de cada fuente.
Producto Interno Bruto
Suma de los valores monetarios de los bienes y servicios producidos por el país, evitando incurrir en la duplicación derivada de las operaciones de compra y venta que existen entre los diferentes productores.
Rendimiento energético
Es la relación de la energía obtenida entre la energía suministrada para el funcionamiento de un dispositivo, máquina, artefacto o proceso.

Donde:

Superficie sembrada mecanizada
Área en la que se utiliza cualquier tipo de maquinaria agrícola como tractores, rastras, sembradoras, niveladoras, trilladoras, cosechadoras, para llevar a cabo las actividades de preparación del suelo, siembra, labores culturales y recolección de los frutos. Es suficiente con una labor para que la superficie sembrada sea clasificada como mecanizada.
Superficie sembrada no mecanizada
Área en la que no se utilizó maquinaria agrícola como tractores, rastras, sembradoras, niveladoras, trilladoras o cosechadoras, para llevar a cabo las actividades de preparación del suelo, siembra, labores culturales y recolección de los frutos; en ella se utilizan animales como fuerza de tracción.
Tasa de saturación de equipos
Porcentaje de equipos térmicos y eléctricos que se poseen en los hogares mexicanos.
Valor agregado del sector industrial
Se refiere a la suma de los valores monetarios, libre de duplicaciones, producidos durante un período determinado, generalmente un año. Se calcula mediante la diferencia de la producción bruta total menos los insumos totales. Se compone del valor agregado de las actividades de la industria manufacturera, minería, construcción y la generación, transmisión y distribución de electricidad, suministro de agua y gas.
 
12 LISTA DE ACRÓNIMOS
Sigla / Acrónimo
Concepto
ADEME
Agencia Francesa de Medio Ambiente y Gestión de la Energía (por sus siglas en francés)
APM
Alumbrado Público Municipal
Baterías C.F.V.
Baterías asociadas a Centrales Eléctricas Fotovoltaicas
BIE
Banco de Información Económica
BNE
Balance Nacional de Energía
CENACE
Centro Nacional de Control de Energía
CFE
Comisión Federal de Electricidad
CIPyME
Contratos de Interconexión de Pequeña y Mediana Escala
CO2
Bióxido de carbono
CO2e
Bióxido de carbono equivalente
Conuee
Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía
COPAR
Costos y Parámetros de Referencia para la Formulación de Proyectos de Inversión del Sector Eléctrico
COVID-19
Enfermedad causada por el Coronavirus SARS-CoV-2
CRE
Comisión Reguladora de Energía
DOF
Diario Oficial de la Federación
ENIGH
Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares
Estrategia
Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios
FIDE
Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica
FIRCO
Fideicomiso de Riesgo Compartido
FV
Fotovoltaico
Gas LP
Gas Licuado de Petróleo
GD
Generación distribuida
GEI
Gases de Efecto Invernadero
GNC
Gas Natural Comprimido
GWh
Gigawatts-hora
ha
Hectárea
IMT
Instituto Mexicano del Transporte
INECC
Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático
INEEL
Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias
INEGyCEI
Inventario Nacional de Emisiones de Gases y Compuestos de Efecto Invernadero
INEGI
Instituto Nacional de Estadística y Geografía
Km
Kilómetro
LB
Escenario de Línea Base
LED
Diodo Emisor de Luz (por sus siglas en inglés)
LGCC
Ley General de Cambio Climático
LIE
Ley de la Industria Eléctrica
LP
Ley de Planeación
LTE
Ley de Transición Energética
MEM
Mercado Eléctrico Mayorista
Mt
Millones de toneladas
MVA
Mega-voltampere
MW
Megawatts
MWh
Megawatt-hora
NDC
Contribución Determinada a Nivel nacional, por sus siglas en inglés
ODS
Objetivos de Desarrollo Sostenible
ONU
Organización de las Naciones Unidas
PAMRGD
Programa de Ampliación y Modernización de las Redes Generales de Distribución
PAMRNT
Programas de Ampliación y Modernización de la Red Nacional de Transmisión
PEMEX
Petróleos Mexicanos
PJ
Petajoules
PIB
Producto Interno Bruto
PIE
Productor Independiente de Energía
PIIRCE
Programas Indicativos para la Instalación y Retiro de Centrales Eléctricas
PND
Plan Nacional de Desarrollo
PRODESEN
Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional
PyMEs
Pequeñas y Medianas Empresas
Pzs
Piezas
RGD
Redes Generales de Distribución
RNT
Red Nacional de Transmisión
SARS-CoV-2
Es el coronavirus de tipo 2 que provoca el síndrome respiratorio agudo severo causante de la enfermedad por coronavirus de 2019
SADER
Secretaría de Agricultura y Desarrollo
SCIAN
Sistema de Clasificación Industrial de América del Norte
SCT
Secretaría de Comunicaciones y Transportes
SEMARNAT
Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales
SEN
Sistema Eléctrico Nacional
SENER
Secretaría de Energía
SGEn
Sistemas de Gestión de la Energía
SIACON
Servicio de Información Agroalimentaria de Consulta
SIAP
Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera
SIE
Sistema de Información Energética
TES
Transición Energética Soberana
TES 2.0
Escenario de Transición Energética Soberana actualizado
ton-km
Tonelada por kilómetro transportada
TWh
Terawatts-hora
USD
Dólares estadounidenses
13 ÍNDICE DE FIGURAS Y TABLAS
FIGURA 1 PARTICIPACIÓN PORCENTUAL DE LA ELECTRICIDAD EN EL CONSUMO FINAL ENERGÉTICO, 2016-2021
FIGURA 2 TASAS MEDIAS DE CRECIMIENTO ANUAL EN DIFERENTES SECTORES ECONÓMICOS, 2016-2022
FIGURA 3 TENDENCIA DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO ACUMULADO DE LA INDUSTRIA ELÉCTRICA, 2016-2022
FIGURA 4 TASAS DE CRECIMIENTO ANUAL DE LAS PRINCIPALES VARIABLES DE LA INDUSTRIA ELÉCTRICA, 2016-2022
FIGURA 5 CAPACIDAD INSTALADA DE GENERACIÓN ELÉCTRICA EN MÉXICO, 2016-2022
FIGURA 6 GENERACIÓN DE ENERGÍA ELÉCTRICA NETA INYECTADA A LA RED EN MÉXICO, 2016-2022
FIGURA 7 COMPARATIVO DE GENERACIÓN DE ELECTRICIDAD POR TECNOLOGÍAS EN EL SEN ENTRE 2016 Y
2022
FIGURA 8 GENERACIÓN NETA DE ELECTRICIDAD A PARTIR DE ENERGÍAS LIMPIAS, 2016-2022
FIGURA 9 EVOLUCIÓN DE ENERGÍA PRODUCIDA DE GENERACIÓN DISTRIBUIDA, 2016 - 20221
FIGURA 10 EVOLUCIÓN DE LA CAPACIDAD INSTALADA DE GENERACIÓN DISTRIBUIDA, 2007 - 2022. (M
FIGURA 11 CAPACIDAD INSTALADA DE GENERACIÓN DISTRIBUIDA POR TECNOLOGÍA, 20221
FIGURA 12 GENERACIÓN BRUTA DE ELECTRICIDAD DEPENDIENTE DE ENERGÍAS FÓSILES, 2016-20221
FIGURA 13 PROGRESO DE LA EFICIENCIA ENERGÉTICA EN LA CONVERSIÓN DE ELECTRICIDAD A PARTIR DE COMBUSTIBLES FÓSILES, 2016-20221
FIGURA 14 RELACIÓN CONSUMOS AUXILIARES Y GENERACIÓN NETA DE ELECTRICIDAD, 2016-20221
FIGURA 15 PORCENTAJE DE PÉRDIDAS DE ELECTRICIDAD POR DISTRIBUCIÓN RESPECTO A LA GENERACIÓN NETA DE ELECTRICIDAD, 2016-20221
FIGURA 16 VARIACIÓN DE LOS COSTOS NIVELADOS DE GENERACIÓN DE ELECTRICIDAD POR TECNOLOGÍA, 2016-20221
FIGURA 17 ÍNDICE DE INDEPENDENCIA ENERGÉTICA, PRODUCCIÓN Y CONSUMO NACIONAL DE ENERGÍA, 2016-2021
FIGURA 18 SALDO NETO DE LA BALANZA COMERCIAL POR FUENTE DE ENERGÍA, 2016 Y 2021
FIGURA 19 OFERTA INTERNA BRUTA DE ENERGÍA POR TIPO DE FUENTE, 2016-2021
FIGURA 20 DISTRIBUCIÓN DEL CONSUMO NACIONAL DE ENERGÍA, 2016 Y 2021
FIGURA 21 TENDENCIA DEL CONSUMO DEL SECTOR ENERGÉTICO Y CONSUMO FINAL, 2016-2021
FIGURA 22 TENDENCIA DEL CONSUMO FINAL TOTAL DE ENERGÍA POR SECTOR, 2016-2021
FIGURA 23 ESTRUCTURA PORCENTUAL DEL CONSUMO FINAL POR TIPO DE ENERGÉTICO, 2016 Y 2021
FIGURA 24 CONSUMO FINAL ENERGÉTICO POR SECTOR1 Y FUENTE, 2016 Y 2021
FIGURA 25 CONSUMO DE ENERGÍA DEL SECTOR TRANSPORTE POR MODALIDAD, 2016-2021
FIGURA 26 PARTICIPACIÓN PORCENTUAL DE COMBUSTIBLES DEL SECTOR TRANSPORTE POR MODALIDAD EN 2021
FIGURA 27 DISTRIBUCIÓN DE CARGA Y PASAJEROS TRANSPORTADOS POR MODALIDAD EN MÉXICO, 2016-2021
FIGURA 28 EVOLUCIÓN DEL PARQUE VEHICULAR EN CIRCULACIÓN, 2016-2021
FIGURA 29 VENTAS ANUALES AL PÚBLICO DE VEHÍCULOS LIGEROS NUEVOS, 2016-2022
FIGURA 30 TENDENCIA DE LAS VARIABLES DE ACTIVIDAD Y CONSUMO ENERGÉTICO DEL SECTOR INDUSTRIAL, 2016-2021
FIGURA 31 TENDENCIA DE ÍNDICE DE PRODUCCIÓN FÍSICA DE LAS PRINCIPALES INDUSTRIAS, 2016-2021
FIGURA 32 DISTRIBUCIÓN PORCENTUAL DEL CONSUMO DE ENERGÍA EN LA INDUSTRIA POR FUENTE, 2016-2021
FIGURA 33 PORCENTAJE DEL CONSUMO DE ENERGÍA TÉRMICA Y ELÉCTRICA EN EL SECTOR RESIDENCIAL, 2016-2021
FIGURA 34 EVOLUCIÓN DE LA TASA DE SATURACIÓN DE LOS PRINCIPALES EQUIPOS CONSUMIDORES DE ENERGÍA EN EL HOGAR 2016 y 2020
FIGURA 35 DISTRIBUCIÓN DEL CONSUMO DE ENERGÍA DEL SECTOR COMERCIAL Y SERVICIOS, 2016 Y 2021
FIGURA 36 LUMINARIAS INSTALADAS PARA ALUMBRADO PÚBLICO A NIVEL NACIONAL Y CONSUMO ELÉCTRICO UNITARIO, 2014-2020
FIGURA 37 PRODUCCIÓN AGRÍCOLA EN SUPERFICIE IRRIGADA Y SUPERFICIE NO IRRIGADA, 2016 - 2021
FIGURA 38 TENDENCIAS DE LAS VARIABLES PRODUCTIVAS DEL SECTOR AGRÍCOLA QUE DEPENDEN DEL CONSUMO ELÉCTRICO1, 2016 - 2021
FIGURA 39 EVOLUCIÓN DE LA INTENSIDAD ENERGÉTICA PRIMARIA Y EL PRODUCTO INTERNO BRUTO, 2016-2021
FIGURA 40 SEGMENTACIÓN DE LA INTENSIDAD ENERGÉTICA PRIMARIA, 2016-2021
FIGURA 41 EVOLUCIÓN DE LAS INTENSIDADES DE CONSUMO FINAL POR SECTOR, 2016-2021
FIGURA 42 TENDENCIAS ACUMULADAS DE LAS INTENSIDADES ENERGÉTICAS POR SECTOR DE USO FINAL, 2016-2021
FIGURA 43 PARTICIPACIÓN DE LA INDUSTRIA ELÉCTRICA EN LAS EMISIONES DE GEI NACIONALES, 2015-2019
FIGURA 44 EMISIONES DE GEI DE LA INDUSTRIA ELÉCTRICA, 2015-2020
FIGURA 45 EMISIONES DE GEI POR QUEMA DE COMBUSTIBLES DEL SECTOR ENERGÍA, 2020
FIGURA 46 EVOLUCIÓN DE LA GENERACIÓN DE ELECTRICIDAD CON ENERGÍAS LIMPIAS, 2016 - 2022
FIGURA 47 AVANCE EN LAS METAS DE GENERACIÓN ELÉCTRICA CON FUENTES LIMPIAS 2018-2024.
FIGURA 48 EVOLUCIÓN DE LA INTENSIDAD ENERGÉTICA DE CONSUMO FINAL, 2016 - 2021
FIGURA 49 ADICIONES DE CAPACIDAD NETA DE PROYECTOS ESTRATÉGICOS DE INFRAESTRUCTURA ENTRE 2023 Y 2026
FIGURA 50 ADICIONES DE CAPACIDAD NETA DE PROYECTOS ESTRATÉGICOS DE INFRAESTRUCTURA ENTRE 2027 Y 2037
FIGURA 51 EVOLUCIÓN DE LA INTEGRACIÓN DE CAPACIDAD DE GENERACIÓN DE ELECTRICIDAD DEL PIIRCE, POR TECNOLOGÍA PARA EL PERIODO 2022-2037
FIGURA 52 EVOLUCIÓN DE LA GENERACIÓN DE ELECTRICIDAD POR TECNOLOGÍA DEL PIIRCE PARA EL PERIODO 2023-2037
FIGURA 53 PARTICIPACIÓN DE ENERGÍAS LIMPIAS EN LA GENERACIÓN DE ELECTRICIDAD DEL SEN, 2023-2037
FIGURA 54 TRAYECTORIA DE PROGRESO DE LA META DE GENERACIÓN DE ELECTRICIDAD CON ENERGÍAS LIMPIAS EN EL SEN, 2023-20371
FIGURA 55 ESCENARIOS DEL CONSUMO FINAL ENERGÉTICO
FIGURA 56 ANÁLISIS DE DESCOMPOSICIÓN FACTORIAL DEL CONSUMO FINAL DE ENERGÍA HACIA 2050, AMBOS ESCENARIOS
FIGURA 57 CONSUMO FINAL DE ENERGÍA POR SECTOR 2020-2050, AMBOS ESCENARIOS
FIGURA 58 CONSUMO FINAL DE ENERGÍA POR MODALIDAD DE TRANSPORTE 2020-2050, AMBOS ESCENARIOS
FIGURA 59 CONSUMO FINAL DE ENERGÍA DEL SECTOR INDUSTRIAL 2020-2050, AMBOS ESCENARIOS
FIGURA 60 CONSUMO FINAL DE ENERGÍA DEL SECTOR RESIDENCIAL 2020-2050, AMBOS ESCENARIOS
FIGURA 61 CONSUMO FINAL DE ENERGÍA DEL SECTOR COMERCIAL Y SERVICIOS 2020-2050, AMBOS ESCENARIOS
FIGURA 62 COMPARACIÓN ENTRE LOS ESCENARIOS DE LINEA BASE Y TES 2.0 POR SECTOR EN 20361
FIGURA 63 TRAYECTORIA DE PROGRESO DE LA META DE EFICIENCIA ENERGÉTICA, 2022-2036
TABLA 1 META DE PARTICIPACIÓN DE ENERGÍAS LIMPIAS EN LA GENERACIÓN DE ELECTRICIDAD A 2024
TABLA 2 META DE EFICIENCIA ENERGÉTICA, 2020-2050
TABLA 3 ACCIONES EN TECNOLOGÍAS VEHICULARES EFICIENTES
TABLA 4 ACCIONES EN INFRAESTRUCTURA QUE FACILITE LA INTEGRACIÓN DE DIVERSAS MODALIDADES DE TRANSPORTE.
TABLA 5 ACCIONES EN URBANIZACIÓN, PLANEACIÓN DE LAS CIUDADES Y REDUCCIÓN DE LA NECESIDAD DE MOVILIDAD
TABLA 6 PRINCIPALES TECNOLOGÍAS EFICIENTES EN EL SECTOR TRANSPORTE
TABLA 7 ACCIONES EN INDUSTRIA
TABLA 8 PRINCIPALES TECNOLOGÍAS